Copyright 2018 - Custom text here

NOCHE DE ESTRENO, NOCHE TRIUNFAL

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

NOCHE DE ESTRENO, NOCHE TRIUNFAL

"La doble Historia del doctor Valmy" de Buero Vallejo

Fue una noche verdaderamente memorable. El estreno de “La doble historia del doctor Valmy”, de Antonio Buero Vallejo, en el Teatro Jacinto Benavente, de Madrid, el 29 de enero de 1976, quedará en la historia del teatro español como uno de esos acontecimientos que subliman el recuerdo. Que hacen que uno se sienta orgulloso de haber formado parte de un equipo que ha sido capaz de producir el milagro de la participación colectiva, de alentar sentimientos tan profundos, despertar conciencias dormidas y, sobre todo, de haber estado allí disfrutando de esa ceremonia. Porque ceremonia era ver al público entregado, enardecido, contagiado, gritando y aplaudiendo con entusiasmo y con fervor. ¡Gracias, Buero, por este regalo!, decía alguien desde la platea. ¡Bravo, genial!, se oía entre aplausos atronadores. Varias veces tuvo que subir el telón y repetidas las veces que tuvieron que saludar los actores, autor y director, ante un público entregado que parecía no querer dar fin a una noche tan hermosa.

TEATRO JACINTO BENAVENTE Y BUERO VALLEJO

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

TEATRO JACINTO BENAVENTE Y BUERO VALLEJO

LA DOBLE HISTORIA DEL DOCTOR VALMY

Pasó algo más de un año, la dificultad para conseguir local fue dejando un poco de huella en el ánimo de cuantos estábamos implicados en el proyecto. Hasta que un día me llama Alberto González Vergel para decirme que existía la posibilidad de quedarnos con el Teatro Jacinto Benavente, de Madrid, situado en la Plaza Vázquez de Mella –muy cerca de la Gran Vía-, por un período de tres años, renovables. El planteamiento difería mucho del que con tanta ilusión y minuciosidad habíamos pretendido, pero era una posibilidad que había que contemplar. Algunos de los socios manifestaron su desilusión, el poco entusiasmo que les producía cambiar un proyecto tan ilusionante por una aventura asociada al teatro tradicional; algo muy manido y arriesgado que no aportaba nada, y difería mucho de nuestras aspiraciones de presentar algo nuevo, distinto, atractivo, como era el proyecto inicial de Teatro Circular, que a punto estuvo de tirar por tierra esta nueva posibilidad.

Mi aventura teatral con Alberto Gonzalez Vergel

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

MI AVENTURA TEATRAL CON ALBERTO GONZÁLEZ VERGEL

 

PROYECTO DE “TEATRO CIRCULAR”

 

Al margen de televisión. Yo llevaba varios años dándole vueltas a la idea de crear una sociedad en principio teatral, pensando en la posibilidad de expansión a otras actividades relacionadas con el mundo del cine y la televisión. Había hablado de este asunto en repetidas ocasiones con Alberto González Vergel, y aunque él es muy poco propenso al entusiasmo –es reservado y poco expresivo-, siempre estuvo a favor de esta iniciativa y yo sabía que le atraía especialmente. Se trataba de llevar a la práctica un proyecto pionero en España: un “Teatro Circular”. Contábamos con la aportación económica de unos cuantos amigos míos, todos ellos profesionales cualificados, hasta un número de veinte. Cada uno aportaría la cantidad proporcional -depositando su confianza en los buenos resultados- para crear una sociedad limitada en la que Alberto sería director artístico y yo director gerente.

UNA NUEVA EXPERIENCIA TEATRAL

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

UNA NUEVA EXPERIENCIA TEATRAL

Uno de esos días me encontré en el Café Gijón con un viejo conocido, Fernando Martínez Beltrán, autor teatral que había conseguido cierto reconocimiento en concursos teatrales –entre otros el “Lola Membrives” que patrocinaba Conrado Blanco-, tenía experiencia -algunas obras suyas se habían estrenado en provincias-, incluso, para la radio se había realizado la adaptación de alguna de ellas, además, ejercía el periodismo en Murcia, mi tierra de nacimiento, él es alicantino. En anterior ocasión habíamos hablado de la posibilidad de estrenar alguna pieza suya, pero el tiempo y las circunstancias se encargaron de dejar atrás todos estos proyectos, como ha quedado expuesto con anterioridad.

MI PRIIMERA EXPERIENCIA EN TELEVISIÓN

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

MI PRIMERA EXPERIENCIA EN TELEVISIÓN

Aquel año de 1960 Televisión Española había cumplido cuatro desde su primera emisión el 26 de octubre de 1956. Se emitían todavía pocas horas pero ya tenía una programación en la que se incorporaban espacios de ficción que realizaban Domingo Almendros, Fernando García de la Vega… Se hacía en riguroso directo, a tumba abierta como se decía, tras unos pocos ensayos. Los estudios estaban situados en un pequeño chalet en Paseo de la Habana, de Madrid. En ese tiempo Domingo Almendros estaba realizando una serie titulada “LA GRAN ESTAFA” en la que yo tuve la suerte de conseguir un pequeño papel que me proporcionó grandes satisfacciones, pues no solamente me dio la oportunidad de ser testigo de aquel experimento –la televisión se inventaba cada día-, sino de formar parte del grupo que tuvo la fortuna de vivir –en primera persona- aquellas experiencias de lo que más tarde sería la televisión actual.

FESTIVALL DE TEATRO NUEVO 1960: FERNANDO MARTIN INIESTA

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

FESTIVAL DE TEATRO NUEVO 1960: FERNANDO MARTÍN INIESTA

Aquel año (1960) de mucha actividad en lo que al “teatro de cámara” se refiere, se estaba celebrando el Festival de Teatro Nuevo –en el Colegio Mayor Santa María de la Almudena-, presentado por las Direcciones Generales de Cinematografía, Teatro e Información. Era un proyecto ambicioso que nació con la pretensión de reunir lo más destacado de la producción dramática, seleccionando autores de especial sensibilidad para la creación artística. Esto llevaba implícito conjugar textos y la incorporación a ellos de directores jóvenes con formación, empuje, y sobrada capacidad creativa. Es decir, atraer hacia el Festival lo más sobresaliente y destacado de la producción dramática de cada año.

PREMIO TEATRO "ASOCIACIÓN DE LA RÁBIDA" ATENEO

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

PREMIO DE TEATRO “ASOCIACIÓN DE LA RÁBIDA”: ATENEO


Ya no había tiempo para más, todo el trabajo de preparación y selección de agrupaciones que iban a participar en el concurso estaba realizado, las fechas previstas, el orden de actuaciones, jurado, premio en metálico que recibiría el grupo que resultara ganador, y la fecha de inicio el 28 de noviembre de 1960; faltaba un mes y ya no había tiempo que perder, nuestro grupo era el primero en participar –por ser los anfitriones-, y teníamos por delante un mes de ensayos –que amenazaban con ser intensos-; diseño y realización redecorados, diseño y realización de vestuario, mobiliario, atrezzo, iluminación. Todo tenía un planteamiento totalmente profesional y por tanto no había margen para el lamento en el caso de que algo no estuviera a la altura de las circunstancias.

NUEVA ACTIIDAD TEATRAL EN EL ATENEO

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

NUEVA ACTIVIDAD TEATRAL EN EL ATENEO

El Ateneo de Madrid –en aquellos años- se ofrecía como una institución cultural de gran influencia mediática en el mundo de la política, las artes y las letras. Allí dieron sus primeros pasos casi todas las figuras sobresalientes del país: por él han pasado prácticamente todos los grandes de la cultura y de la política desde su fundación, en 1835. Un ambiente intelectual crítico que va ganando cada día; el Ateneo fue una antena extraordinariamente sensible a las ideas que llegaban de fuera. Su actual sede en la calle del Prado 21, fue inaugurada por Antonio Cánovas del Castillo el 30 de enero de 1884, con un famoso discurso al que asistieron los Reyes de España, Alfonso XII y María Cristina.

Buscar

f t g m