Copyright 2018 - Custom text here

ANTOÑITA LA SINGLA (2)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

ANTOÑITA, “LA SINGLA” (2)


Así transcurrieron algunos meses en los que el público nos concedió su favor y el éxito sonreía hacia un futuro esperanzador; fuimos entrando en un estado de normalidad para poder programar con sosiego con la ayuda de un representante artístico –buen amigo- Antonio Fernández, que siempre estaba al tanto de lo que más interesaba de acuerdo con la línea que nos habíamos marcado. Nos habló de una joven bailaora, La Singla -sordomuda de nacimiento- que estaba revolucionando el mundo del flamenco, que acaparaba grandes espacios en la prensa catalana y este era el momento de traerla a Madrid; había rodado una película de éxito con el director Rovira Veleta “Los Tarantos”, en la que hacía de hija de Carmen Amaya; contaba con la bendición del genial Salvador Dalí –y de su mujer Gala- con el que aparecía en la prensa fotografiada en escenas de incondicional admiración, y con el apoyo de Vicente Escudero –el mejor bailaor de todos los tiempos- que decía que era la imagen de la genial Carmen Amaya.

(Preámbulo) LOS CALIFAS

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

LOS CALIFAS (preámbulo)

 

EL GENIAL AURELIO TENO

Más o menos por aquellos días conocí a un diseñador –orfebre mágico- de alta joyería, amigo de mi suegro, que compaginaba esta actividad con la de esculto-pintor original y sorprendente; Aurelio Teno, un cordobés con aspiraciones universales, imaginación desbordante, maestro de la prosopopeya, capaz, no solo de atribuir cualidades animadas o lo inanimado sino de inventárselas, con tan mágica realidad que era imposible no compartirlas. Acababa de llegar de París, donde pasaba largas temporadas contagiado de su ambiente y su leyenda; vivía en una especie de burbuja transparente, mezcla de realidad y sueños fundidos en una muestra de difícil identificación. Presumía -ya en aquellos tiempos- de haber conquistado los países nórdicos y de que la casa “Jansen”, de Copenhague, absorbía toda su producción; grandísimo embustero, o no, ya no lo sé, a quién le interesa saberlo.

Antoñita "La Singla" (1)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado


LOS CALIFAS, LA SINGLA Y EL FESTIVAL FLAMENCO GITANO

 


“LOS CALIFAS”: CLUB FLAMENCO


La transformación del local había llegado a su fin; Los Califas se ofrecían radiantes y originales, con modernas combinaciones llenas de contrastes: a la elegante y sobria decoración del club, con sus muros tapizadas de rojo y gris, maderas nobles, finos detalles, luces tenues y música melódica -en vivo-, se ofrecía el contrapunto –con solo bajar seis metros de escalera- de un mundo distinto; nos encontramos respirando Andalucía por todos los rincones del recinto: toneles-sillas, tapizados en terciopelo verde, cubas a modo de trono, hierros forjados, sillería en piel -Córdoba pura-, con sus rejas y sus faroles; sin olvidar la presencia del arte de Teno y sus bellos monstruos -como dijo algún cronista- por cualquier rincón del local flamenco. Los Califas se abrieron al público el día 25 de diciembre de 1964, día de Navidad; se puso en funcionamiento solamente la planta donde se ubicaba el “Club” pues el “Tablao flamenco” –en el semisótano- se retrasaría un poco, estaba pendiente de la tramitación de algunos permisos.

Buscar

f t g m