Copyright 2017 - Custom text here

BOICOT EN CATALUÑA

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

BOICOT EN CATALUÑA

RAJOY OBLIGADO A SUSPENDER SU CONCIERTO DE GAITA.

LA ORQUESTA SOBERANISTA INTERPRETA SU PARTITURA HASTA EL FINAL.

AHORA FALTA SABER CON QUÉ INSTRUMENTOS VA PARTICIPAR EL GOBIERNO DE LA NACIÓN; O SI VAN A SEGUIR TEMPLANDO GAITAS.

 

Ha llegado el momento de dejar de templar gaitas. Rajoy se está dando cuenta de que ha perdido el tren de la oportunidad y ahora se tiene que subir en marcha, con peligro inminente, con riesgo de fractura, con un enemigo que le ha tomado la delantera y le lleva a calzón quitado. De no habrá urnas para el referéndum ha pasado a ser su mayor obstáculo, están por todas partes, a tropezón limpio en su alocada carrera por intentar recuperar el tiempo perdido: en la Moncloa, en Génova, en el Parlamento, hasta los leones de Congreso juegan a  castillos con las urnas, las gaviotas del PP  pernoctan o aletean sobre urnas, y los perritos de los niños han pedido a los reyes una urna.

El Partido Popular en pleno intenta despejar el camino, y la oposición, que por los altavoces proclama su  apoyo, aprovecha la oscuridad del descampado para poner urnas en las ruedas del Gobierno. EL nuevo PSOE,  con Pedro Sánchez a la cabeza, ya demostró en su debate televisado con Patxi López que no tenía ni idea de lo quiere decir la plurinacionalidad que propone, término que confunde con un discurso  de izquierda radical vacilante y confuso, en su empecinado empeño por conseguir apoyos para echar a Rajoy con una moción de censura, aunque para ello tenga  que poner a su patria en el momento más delicado posible  y en manos de unos partidos muy poco leales con la idea de España. A lo que sin duda colabora el aburrimiento que provoca Rajoy con su  desapasionado estilo político, su asombrosa falta de respuesta ante la amenaza soberanista catalana, que los votantes identifican con galbana de verano.

Alguien de su círculo íntimo dice que Rajoy se levanta como sonámbulo de madrugada recitando el 155. Otros dicen que se le oye recitar también el 551, no se sabe si porque se le traba la lengua o porque teme que el efecto se le vuelva del revés. Puestos a especular sobre  el procedimiento a utilizar para evitar la ruptura de España y el precedente que representaría se dice también que Puigdemont ha convocado a los principales magos catalanes  y  esta es la consecuencia de que Rajoy, a través del concurso de magia de TVE, pretenda el mejor mago de España, en ambos casos con la intención de que la magia, el truco o la manipulación, consiga lo que no ha conseguido el Gobierno del  Estado, el Tribunal Supremo, o la autoridad que se le supone al Tribunal Constitucional.

Bueno, todo esto, hasta ahora, son rumores pero lo que sí puedo decir, porque lo sé de buena tinta, es que Rajoy hace futin todos los días, a modo de competición, porque está informado de que a pesar de sus advertencias, Puigdemont y Junqueras pretenden aprobar la Ley de Referéndum mediante decreto del Gobierno catalán. Y es más, él sabe,  que tanto la CUP  como ERC fuerzan para que la aprobación  se haga en el Parlament, en el pleno que se ha convocado para los días 6 y 7 de esta semana.  Y ahí está el secreto, como aquí vamos de pillo a pillo y tiro porque me toca, se pueden precipitar los acontecimientos, y Rajoy tiene que estar muy ágil para poder convocar un Consejo de Ministros en 10 minutos.

La provocación está en que el soberanismo  opte por los hechos consumados, forzando el reglamento del Parlament y aprobando en un mismo día las dos leyes de ruptura (la de referéndum  y la de transitoriedad jurídica), y, sin tiempo a que el Gobierno presente recurso de constitucionalidad.

Puigdemont y sus secuaces de retaguardia han pasado de desobedecer al Gobierno nacional, saltándose a la torera las resoluciones judiciales y las sentencias de Tribunal Constitucional, a promulgar sus propias leyes tomando decisiones que, en teoría, solo  son competencia de la Jefatura del Estado y el Parlamento Nacional. Han acobardado al Gobierno hasta tal extremo que los han convertido en marionetas, y no es  que no se  atrevan a  levantar la voz, es que esta no les sale del cuerpo: “Responderemos a la provocación con proporcionalidad” , cuando les tienen pisado el cuello y la lengua les llega a los pies. A esto se le llama pachorra monclovita. Anuncian un delito para destruir al Estado y lo toman como una travesura no punible. Están desmontando el país piedra a piedra, día a día, y la vicepresidenta regala libros y sonrisas a Junqueras, el caudillo del golpe. Y Rajoy a modo de campaña electoral con  movilización de todo el partido, sacando pecho con sus logros en el Gobierno y el papel desempeñado en la España democrática. Y la oposición: si a sus líderes les quedara algo de responsabilidad, en lugar de tanto grito de agitación y propaganda, estarían buscando la forma de parar esta locura.

5 de septiembre 2017

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar

f t g m