Copyright 2018 - Custom text here

Los trabajadores de RTVE se manifiestan para exigir el pluralismo informativo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

     Los trabajadores de la Radio Televisión Española  manifiestan en las calles de Madrid su descontento por la política de contenidos  que está llevando a cabo el Gobierno.

Antes de las once horas unas 200 personas se reunieron en la Plaza de Alonso Martínez, muchos de ellos ataviados con una camiseta naranja reivindicativa y otros con el chaleco multicolor de “salvemos Telemadrid” convertido en símbolo de la televisión pública. Recorrieron la Red de San Luis, situada en la Gran Vía, y practicaron sus consignas en defensa de la Pluralidad, la transparencia y el control ideológico que se observa según el comunicado leído por Maite Martín, secretario General de CC OO. 

    La manipulación de los contenidos por el gobierno de turno no es nada nuevo, se ha venido haciendo de manera sistemática desde los tiempos más remotos y es una asignatura pendiente a la que habrá que poner remedio, por tanto nada que objetar a la crítica que conlleva el intento de sus trabajadores. Sin embargo, ya es casualidad que esta se haga en vísperas de unas elecciones generales y con el Gobierno del Partido Popular, como siempre, nunca con los socialistas en el poder. Es preciso recordar que la manipulación informativa y de contenidos de RTVE alcanzó sus más altas cotas de vergonzoso dirigismo con Felipe González y el binomio Calviño-Guerra, el primero como Director General y el segundo como Vicepresidente del Gobierno, donde cualquier información era canalizada a través de un “perverso laboratorio”,  y alcanzó sus máximas cotas de desvergüenza al deshacerse de su más preciado patrimonio, la plantilla de excelentes profesionales de RTVE que fueron sustituidos, de la noche a la mañana, por un ejército de  indocumentados comisarios políticos que indiscriminadamente ocuparon cualquier parcela, especializada o no. Para seguir de manera sistemática con Aznar, Zapatero, Rajoy, y los que vendrán. Por tanto, ni es  nuevo ni nada que vaya a sorprendernos, se hace con premeditación y alevosía –o estás conmigo o contra mí-, está ahí y estará porque es imparable, venga a gobernar el que venga. Es un problema de separación de poderes que sepa respetar la independencia de los medios de comunicación.

    Lo que verdaderamente  sorprende es que unos cuantos mandados salga a modo de comparsa a montar el numerito a un mes de las elecciones generales cuando está gobernando el PP. De haber estado un partido de la izquierda seguro que estos cuantos cantamañanas, manipuladores de otros más ingenuos o necesitados, se      habrían mordido la lengua y ni una palabra más. Aquí cada palo tiene que aguantar su vela porque estos carnavales en víspera electoral ya no se los cree nadie, la tele seguirá siendo manipulada y lo que habría que desear es que por una vez, si fuera posible en España con esta clase política que Dios nos dio, por aquello de que el electorado se haya contagiado de la influencia que ejerce la Virgen de Fátima, acierte de una vez con la advertencia de que no habrá segunda oportunidad al partido que de las urnas salga elegido para dirigir los destinos de  esta hermosa  Nación  y más teniendo en cuenta que el mundo, y por tanto España, está siendo amenazado por un enemigo suicida que pide  a gritos una profunda reflexión. Es preciso que salga un gobierno fuerte, que recupere la dignidad de este país, consiga que dejemos de ser el patito feo y en las grandes decisiones, Francia, Alemania, Inglaterra, cuenten con nosotros a la hora de decidir y no estemos condicionados a ir siempre a remolque.

25 de noviembre 2015 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar

f t g m