Copyright 2018 - Custom text here

Escrito para kioscos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

 CONSIDERACIONES PREVIAS

 

                                   “Esta profesión lleva en el tuétano la maldición del olvido”.

                                                                                               César González Ruano.

 

El periodismo, que siempre fue un oficio escorado hacia el drama y la tragedia, se encuentra en medio de una tormenta perfecta. Vivimos una revolución industrial y tecnológica alucinante, a la que se suma una crisis económica imprevisible, se está además redefiniendo el oficio y, ya el colmo, buscando un nuevo cliente… Lo dicen los periodistas de ahora. El periodismo se inclina y determina de manera alarmante  por la doble vía de lo crematístico y el alarmismo social (violencia, tensión).

Es algo tan fuerte como estar asistiendo a la explotación plural del invento de la imprenta. Del manuscrito a la letra impresa. De la tipografía, la linotipia y la rotativa a las ondas, a internet. De la columna al blog; de la entrevista al  facebock  o acaso a algo inventado hace tan solo unas horas.

Apunta Vargas Llosa que no le gusta decirlo tan radicalmente, pero hay ya promulgada una sentencia de muerte contra unos  periodistas a los que veremos desaparecer lentamente o perder vigencia social. Pasarán a ser marginales cuando antes eran centrales. Al mismo tiempo, la competencia siempre es buena, “si tu disyuntiva es desaparecer o sobrevivir adaptándote, hay gente que se adapta y desde luego no es un tema de edad…”  Bueno es que haya alguien que vea un horizonte de optimismo.

POR LO QUE A MI TOCA

El mío ha sido un periodismo desarrollado esencialmente dentro del último tercio del siglo XX. Apenas si pasó la frontera del 2000. Hoy, los periodistas y los receptores conciben, elaboran y distribuyen las noticias y las codifican con distinto estilo. Es muy otra su importancia, su impacto y mucho más rápido su olvido. ¿Y su influencia? Ya diré algo de esto.

Cuando yo eché a cabalgar mi crónica profesional a lomos del periodismo, comenzaban los años 60 y aunque ya había escrito artículos, había confeccionado revistas y cursado estudios de  letras, filosofía, arte, sociología y hasta de periodismo no por ello pude decir que fuera periodista. Que éste es un oficio, profesión o arte que no se adquiere solo en las aulas sino que se lleva dentro y se va demostrando gota a gota como un suero vital y constante, aunque me equipara de la titulación correspondiente. Más aún, mi afán profesional estaba orientado hacia el profesorado.  Pero todo cambió  a los 25 años cuando accedí al periodismo. Y ya, bastante trabajo era mantenerse incólume sin consentir en darle propaganda al régimen, que era el ideal perseguido por  el mismo. El ámbito en el que tuve que ejercer mi trabajo era el final decadente y cansino de una dictadura totalitaria larguísima y agotada, cuando los primitivos ideales tenían que seguir sosteniéndose más a base de represión judicial y policíaca que por convicción de los súbitos. La ideología de aquel Movimiento franquista había estrujado lo poco que jamás había poseído. El dictador consumía sus jornadas entre caza, pesca, audiencias y discursos preparados para las sesiones oficiales y los actos atrabiliarios del régimen. Pero como todas las agonías, los estertores eran igual de peligrosos que en sus comienzos y prueba de ello fue la actividad de la brigada político-social, los tribunales especiales militares y de orden público(TOP) y los numerosos presos ideológicos, camuflados por el régimen al considerarlos delincuentes comunes. Y sobre ello, quienes nos incorporábamos a las plantillas de redactores sabíamos que una férrea censura atenazaba a las empresas y  ponía sordina a nuestro discurso informativo. Todos los resquicios que quisiéramos abrir quedaban en vano filibusterismo. Nos censuraban nuestro colegas, “cuando éramos honrados mercenarios” (A. Pérez Reverte)

A todo lo que se podía aspirar era a escribir con honestidad, silenciar la banalidad de los vítores establecidos y tratar de no mezclarse con el cóctel de aprovechados vencedores de la guerra, sin olvidar nunca –porque el error podía costar muy caro-  que la Jefatura del Estado, el Ejército, la Justicia y el Catolicismo eran intocables. Por majadería tan espesa como la difusión de una noticia de las desavenencias habidas en el Ayuntamiento de Tudela (Navarra) entre el municipio y el juzgado en torno a la utilización de un local, yo fui llamado por un juez de Valladolid después de haberse secuestrado los ejemplares del Diario Regional. Y tras mi declaración, todos y cada uno de los redactores de noticias de la agencia Europa Press tuvimos que declarar ante un juzgado de Madrid. Pero para esto ya estábamos preparados y ninguno se responsabilizó de tal noticia. Tras meses en vilo, el juez tuvo que cerrar el caso. Los jueces iban a por nosotros.

Pero sin querer alcanzar ese estrellato de ideología o estampa de periodista del régimen, se podía figurar con decoro profesional en cualquier medio, mientras el régimen se difuminaba en su propia inanidad, ruina, cansancio. Pocas gentes de las promociones cercanas a la mía pensaban incorporarse a las ideologías oficialistas. Todos éramos necesariamente rebeldes, ajenos a falangismos y franquismos, aunque muchos de ellos cobraran de nóminas derivadas de los presupuestos del Estado franquista o escribieran bajo cabeceras oficiales y oficiosas.

 Probablemente mi trabajo más auténtico como periodista (sí, ese que se ejerce siempre frente al gobierno, el que no sabe decir sí…) lo dejé reflejado en mi trabajo cotidiano en los más de diez años en que me hice cargo como Jefe de las redacciones de Europa Press, sección de noticias y Nuevo Diario de Pesa. Pero no precisamente por los reportajes, artículos, comentarios o análisis publicados en más de 50 diarios y revistas de aquella  época (1963/1974), sino por ir dando testimonio de quien no prestaba su conformidad adorable a los estertores del régimen que finiquitaba, pese a los voluntariosos y falsos aspavientos de gentes como Fraga Iribarne y su supuesta libertad de prensa; los aguerridos ministros de guerrera blanca del Movimiento (Solís, Girón, Utrera) o militares cansados de gloriosas batallas del 36-39 (Nieto Antúnez, Camilo, Pita). Porque, pese al olvido de los años sucesivos, también entonces  algunos  formamos parte de quienes no quisimos renunciar “al brillo de la conspiración, al heroísmo del descubrimiento”, que luego ha mencionado Arcadi Espada.  Caro nos fue costando ya que el despliegue seudo-libertario de Fraga clavaba los aguijonazos de multas administrativas, amenazas de cierre, sanciones persecutorias y disuasorias cuando nuestras noticias no ostentaban entusiasmo y adhesión incondicional al caduco pasteleo del Movimiento… Ese es el recuerdo más limpio que me queda tras una labor anónima, rodeado de equipos de entusiastas de su profesión, mientras dábamos voz y opinión en cuanto podíamos a los enmudecidos por tanto tiempo. Antonio Herrero como director de Europa Press y yo en la jefatura de redacción supimos de esa tensión, aunque contábamos con el apoyo de aquel hombre luego tan piedra angular en la transición que fue José Mario Armero. Pero ese trabajo, que tuvo su recompensa en la tasa de crecimiento de abonados a nuestros servicios y el eco de nuestras informaciones en todos los medios, no tiene más demostración que el propio orgullo, el saberse, de alguna manera, pionero de las libertades futuras cuando cualquier atisbo de crítica era estar siempre en el punto de mira sancionador del régimen.

Testigo directo fui de los ataques de ese régimen al viejo diario El Alcázar, a ND, al diario de la noche “Madrid”, a Triunfo, Sábado Gráfico…Interminable lista de represaliados. Fraga  me insultó ante todos mis colegas que en las madrugadas recibíamos las referencias de los Consejos de Ministros. Y todo, por preguntarle si la finalización de uno de los estados de excepción implicaría el levantamiento de la censura previa. En alguna otra ocasión me llamó con cara de enigma y cabreo a su despacho para inquirirme por el origen de algunas de las noticias difundidas por la Agencia. Siempre preferí situarme en su costado y de pie. Y más de una vez me permití alejarme del grupo de periodistas cuando él se acercaba a saludar mansamente en pasillos del Senado o Las Cortes. Ni era mi amigo, ni jamás demostró estar alineado con quienes buscábamos aires  para las libertades. Luego, para sobrevivir, se alistó a las filas democráticas. Cuestión de estilo.

Por eso, tras escapar de multas, procesos y amenazas, determiné vincularme a TVE donde atravesé la última etapa de mi profesión, no sin los sobresaltos que fueron desde el atentado a Carrero Blanco, el terrorismo de ETA, la muerte de Franco, las zozobras de la Transición…Toda una etapa en la que como decía Alberto Delgado: ¿Te has dado cuenta que desde que Carrero voló por los aires, los periodistas no hemos parado de correr para llevar a cabo nuestro trabajo? Pienso, además, que un peso enorme en el desarrollo pacífico de la Transición se debe a la ponderación con que los redactores jefes de ese tiempo, encauzaron la información cotidiana que en cataratas caía sobre las redacciones. Sin que tampoco faltaran los exaltados, hoy pasto de libros como “Camaleones, desmemoriados y conversos. Virtuosos de los cambios de idea y de chaqueta de la izquierda española” (Sebastián Moreno. La Esfera. Madrid)

ESTOS PAPELES

Los papeles que aquí se recogen pertenecen, pues, a menos de un tercio de mis años en activo, ya que los otros dos los desarrollé en labores de dirección. ¿Y cuál es la razón de que pretenda su pervivencia más allá de su prístina finalidad de salir a la calle en periódicos y revistas? Pues sencillamente porque creo que ofrecen el  testimonio claro de una época, muy cercana aún, en la que surgían nuevas realidades a diario y tantas otras se iban perdiendo. Ha sido el mío un tiempo que acababa y la víspera del asalto de las nuevas tecnologías, las nuevas formas de convivencia, la nueva relación social dentro de una vida democrática, desde el sindicalismo vertical, el SEU obligatorio, a la proclamación de sindicalismos autogestionarios y de base; desde el puritanismo sagrado hasta la pornografía por televisión. Desde Agustina de Aragón y la Santa Virreina a las Salas X.  Desde el final de racionamiento, a la Red Frigorífica Nacional y el nuevo Código de la Alimentación. Desde la  emigración del campo, al Plan de Desarrollo. Desde el aeródromo al  “superconstellations” o la propulsión a chorro.

El material empleado en esta obra,  es decir, la argamasa que la forma no es más que la expresión de un mundo, un tiempo, un  algo que se muere. Con los hombres, sus gestos y noticias que aquí he seleccionado tuve la suerte de ser testigo de una modernización de carreteras, de  ferrocarriles: desaparición de los vagones de madera; inauguración de talgos a Barcelona, Valencia; vuelos directos a Málaga, Almería; asistir al rosario de nuevos pantanos; mientras se testimoniaba el destierro del subdesarrollo de la alpargata; escribía sobre la desertización de los pueblos  con el absentismo agrícola y la superpoblaciones de grandes urbes. He conocido el inusitado festejo popular de la llegada de Jefes de Estado de EEUU; Tailandia; Túnez, Argentina… La utilización de la informática en  el CSIC, el nuevo y revolucionario instrumental médico, avances en cirugía, ciencias…La instalación de un reactor nuclear tras la C. Universitaria. Ya casi todo esto es pura rutina, pero entonces, hasta nos ponían una avioneta para inaugurar en la Rioja una escuela de formación profesional para pilotos…O se asistía al exterminio de plagas agrícolas, a los funerales del Valle de los Caídos y a las reuniones clandestinas de la célebre “Platajunta”. Formé  parte del grupo de la media docena de periodistas que por vez primera pudimos dar cuenta de los que aquellos “procuradores” legislaban desde La Cortes.  Era una alegría ver asomar por la redacción a Marcelino Camacho cuando lo soltaban de Carabanchel. Y una tristeza tener que decir a Sartorius, tras haberlo admitido,  que no podría volver a la redacción por haber sido denunciado por la Dirección General de Prensa… Cuando más de un afiliado clandestino al PCE o similar figuraba en alguna redacción, enseguida se le tachaba de nido de comunistas. No era fácil el periodismo en aquellos tiempos heroicos o del “Cuéntame cómo pasó”  por más folklore con que hoy se le quiera aliñar. 

En muchos aspectos los que entraban entonces en el ámbito creativo o periodístico fueron catalogados por  mi colega Rafael Conte como la generación de la “traición colectiva”, la de aquellos jóve­nes sedicentemente revolucionarios de 1968 que luego se vendieron al poder después de la muerte de Franco, tras ver esterilizadas sus vidas por la frustración, la fal­ta de amor…, la escasa formación política y la ambición del dinero”.

Le preguntaron a  Steven Pinker que siendo sus libros ciencia de vanguardia se vendían muy bien. Y contestó que eso le venía del consejo que le dio su editora: No trates de escribir para todos los camioneros y desplumadores de pollos del país. Lo más probable es que no lean tus libros, independientemente de lo que pongas en ellos.

Yo pude difundir mis primeros escritos a través de Sp, el Diario Madrid o Europa Press, con una abultada cadena de diarios y revistas, aunque, naturalmente con la servidumbre de que quien había de brillar, no era el periodista sino la empresa. Ascética tarea que curte a quien solo quiere contar…Comunicar, como se empezó a decir entonces.

Luego, cuando se  eliminaron las fronteras de régimen y estilo de época,  muchos se han dedicado a hacerle el juego a los partidos, fomentando las discordias y hasta poniendo en tela de juicio las sentencias judiciales. Sobre la Casa Real se difunden sátiras y juicios temerarios y del Catolicismo se ha llegado a hacer escarnio. Es tanta la primacía que se ha dado al hecho informativo que hasta la propia judicatura da una de cal y otra de arena en sentenciar a favor o contra del periodista que hurga en  vidas privadas y  otras veces se deciden a proteger el honor de las personas.  Yo nunca he entendido el periodismo partidista. Me sentí solo informador y aunque participo en la actitud de que uno ha de ser ético, no objetivo, esta mensura moral sí que ha de primar sobre cualquier otra postura. A más de actuar como auténtico compañero de compañeros, por más que su labor se desarrollara en Triunfo o en Arriba, en Cuadernos o en el Ya.

NI MÁS, NI MENOS. MÁS.

Todo ha pasado ya por el túrmix del tiempo que todo lo tritura. De ahí, al olvido. La información es sagrada y cuanto mejor se la trate y se difunda, se contribuirá al bienestar del pueblo y las instituciones. Pero todo ha de ser acotado por los límites inequívocos del honor de los otros o el daño colateral. Por tanto, la información no es más valor absoluto que los acontecimientos y las personas sobre las que se construye. Ni menos.

Sencillamente en aquélla como en esta etapa informativa ha habido honrados y sinvergüenzas.  Es algo inherente a la profesión. Lo que  ocurre es que ahora sale más a la luz el quehacer de grajos y depredadores y antes el del servil y adherido incondicional al eslogan  y la consigna patriótica. Tan bueno era aquel periodismo como el de ahora. Y también en ambas etapas se podía alcanzar los más bajos niveles del servilismo y la degradación. Acaso se observaran más las formas, el respeto y el objetivismo. Pero poco más. Por supuesto, nos guardábamos mucho de hacer ingreso publicitario mientras se hacía información. En eso ahora somos más inmorales.

Entonces la limitación fundamental provenía del régimen represivo y excluyente capitaneado por los esbirros del franquismo.  Y atentos a ello se había de trabajar si no se quería ver la empresa suspendida y aniquilada (diario Madrid), repetidamente sancionada (Sábado Gráfico, Europa Press), desaparecida por caducidad ideológica (SP, Pueblo, Ya), en pleitos con el aparato gubernamental (El Alcázar) o luchas intestinas (Nuevo Diario, Informaciones). Por todos esos estadios transité  y algo de esto es parte de lo que aquí he recogido.

Creo que una de las cualidades de que carezco es de la capacidad para echarle nebulosa a lo que pienso y escribir en clave y solo para quien se inventó la contraseña. Y algo en lo que sería dogmático e intransigente es el distinguir a rajatabla la información de la opinión. Los hechos son sagrados, las opiniones libres, sostiene uno de mis teóricos preferidos, Martínez Albertos.

Y González Ruano, con quien sostuve más de una conversación, aseguraba que para ser no ya un buen periodista, sino simplemente dedicarse a esto, hay que tener un punto de inconsciencia…

Una vez le preguntaron a uno de mis redactores que cómo  había sido yo como jefe y tuvo la nobleza de contestar, sin riesgo: “Muy hábil” (J.I.Funes). En otra, algunos presidentes de autonomías subrrayaron mi sentido de la discreción (Leguina, Rz. Ibarra, Bono). Y Celso, mi viejo colega y gallego comentó entre los que con él se sentaban en una rueda de prensa cuando yo levanté la mano para preguntar:

- Cuidado con éste, que  tira con bala.

En realidad yo me limité a preguntar al Ministro de Gobernación, Garicano Goñi, si estaba preocupado por los primeros atentados terroristas de Eta, en medio de los cuales el Gobierno se desenvolvía con dificultades. Y de entonces fue la respuesta famosa con la que me sentó:

- Eso me ocupa, pero no me preocupa.

No busco para nada teorizar sobre qué sea o deba ser el periodismo, que para tarea así están las cátedras y libros de texto.  Pero sí quiero consignar que mi trabajo múltiple estuvo siempre orientado a ser periodista y solo periodista, sin misiones sagradas, salvíficas, patrióticas y otras epopeyas. Escribir para tantos periódicos y  revistas requiere un dominio casi funambulista de fondo y forma. No es igual que escribir para una sola empresa con su misión  e ideología propias. Por eso, creo que he intentado contribuir en la medida de lo posible a fomentar la solidaridad entre los españoles,  ya que la lección más crucial de mi existencia proviene del final de una guerra fratricida donde todos los españoles, y no solo  el ejército rojo, fueron “vencidos y desarmados”. Por eso el mío fue como el cantar de Enrique Menese:

 

 “Mira qué valiente era / que quiso hacer una guerra/ sin pólvora ni banderas”.

VIEJA PROFESIÓN

No tengo duda de que el miedo a esa especie que circula sobre la desaparición del periodismo no va a tener lugar si se es mínimamente realista. Desde el siglo XVIII con la aparición privilegiada de pensadores como Kant, Hegel, los enciclopedistas.  Los movimientos y tendencias que le dieron curso legal a la moneda de la razón con la implantación del positivismo de Comte, el teísmo y ateísmo, la moral natural, la fundamentación  psicológica; Condillac y el sensualismo, la izquierda idealista con Marx… En fin cuantos abrieron las puertas a la modernidad, el mundo entró por la gnoseología superadora de dogmatismos oscuros y tradiciones que ahora se ponen en cuestión y hasta en revolución. Desde entonces y para dar testimonio, surge el periodista, historiador de la cotidianidad,  y va a perdurar, con muy variados soportes y por más enemigos le vayan siempre mordiendo los talones en forma de dictaduras, privilegios, leyes y censuras. Lo que ocurrirá es que en adelante, para transmitir noticias lo podrá hacer cualquier. Para hacer periodismo, habrá que ir mucho mejor equipado. Signo inequívoco de nuestro tiempo, aunque tanto se quiera jugar con el trapisondeo de los trileros. Hay que desengañarse, cuando se es honrado, se ejerce con unos y con otros. Y no hay que ser golfo por necesidad de triunfar porque ese es  el orín que a muchos ha corroído siempre.

 

Es imprescindible hoy para el informador superar la praxis de sentirse habilitado como quien sale de un cursillo más o menos intensivo. Es cada vez más preciso (y se nota la carencia) estar en posesión de los hondos y anchos conocimientos humanísticos (historia, derecho, filosofía, arte, economía, filología…) En una sociedad como la actual, más compartimentada de especialistas que las “mónadas” de Leibniz, es imprescindible una  especialización en algún sector de la actividad,  para que el profesional mediático pueda distanciarse de ese dictamen que pesa sobre la profesión de no saber casi nada de  demasiadas cosas. Aunque crea que sabe tanto de todas.

Desde donde se difunda la información -da igual el medio-  el oficio ha de ejercerse con calidad, rigor y ética  ya que son demasiadas las influencias interesadas que siempre  lo van a acosar,  precisamente porque aunque se quiera desmitificar, es cierto que  el  tópico Cuarto Poder, siempre va a representar un grado de influencia en todos los sectores informados de la sociedad.

Con la vida del periodista ocurre algo similar a lo que del político sostenía Luc Ferry, que “puede ser apasionante, pero nunca es  del orden de la gracia, siempre pertenece al orden del miedo y la angustia. Considero que  es  una profesión imposible”.

Si el que se considera periodista no se ha jugado el tipo a diario, si no ha practicado el funambulismo en todas sus variedades, no sabe lo que es esto.  Ver que lo que has escrito cinco, diez minutos antes con emoción o duda está en las páginas impresas o en la pantalla de televisión poco después, lleva consigo demasiado impacto y responsabilidad como para tomarse esta profesión a broma. Ni dejarse llevar por la vanidad de una firma bajo tu opinión, por mucho privilegio que esto sea. Sin perder nunca de vista lo que como le ocurría a su personaje Pereira, ahora sostiene Antonio Tabucchi, que escribimos en un universo inmerso “en el heroísmo inútil”….

 

                                          *     *

Cuando el neo periodista es aceptado en una redacción, se cree ya investido de capacidades redentoras o, al menos, capacitado con una sinergia suficientemente atronadora y potente como para poner a temblar al orbe de los injustos, déspotas y prepotentes. El redactor-jefe de turno le hace caer en la cuenta de que lo urgente es entrevistar al mantenedor de calefacciones y acaso al concejal del distrito. Con lo cual los incendiarios del universo siguen arrasando sin la reprimenda del neófito. Primera lección de humildad para el periodista. Segundo: uno tiene su preparación académica que ha de demostrar desde la primera línea de su reportaje. Y cuando quiere trazar un esquema, hacer un borrador… Otra vez el jefe de turno le aspavienta esos humos y le pide originales para las páginas de los periódicos que ya esperan. Y así, del magín al papel y del folio al teletipo, la linotipia y rotativa, lo que pensabas sería la afiligranada taracea de tu escrito, sale enjaretado, como los sonetos y comedias de Lope, “en horas veinticuatro”  en las columnas de los periódicos o revistas para airearse en ondas y pantallas. Difundirse es –no se olvide- mandar al  olvido. Porque no hay nada más antiguo, sostiene Manuel Alcántara, que un periódico del día anterior. “Esta es la gloria… de los que escriben cantares”… de los que redactan periódicos y hasta tratados de neuclotides…

Estos que aquí colecciono son algunos de aquellos papeles escritos a lo largo de algunos años en los que mi profesión hubo de expresarse a través de la prensa escrita. Y difundirse a través del kiosco. Papeles de urgencia e improvisación para un tiempo de tan múltiples transiciones cuando ni la misión del periodista era ni la denuncia ni la obra de arte porque demasiado se hacía por mantenerse incólume ante el guirigay del fin del franquismo y el inicio de la democracia.  Si se quiere ser honesto, se ha de empezar por no renunciar a nada. Ni siquiera a la ingenuidad  o el engolamiento de estos papeles publicados en múltiples medios de todas las tendencias, pero siempre acompañados de mi modesta firma y mi valiosa –por mía- independencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

I

ETAPA DE  SP

 

ALGUNOS DE LAS PRINCIPALES COLABORACIONES

1962

Además de numerosas notas, pequeños comentarios y otros escritos anónimos, sólo recojo aquí algunos de los trabajos publicados. Mi primer reportaje de página completa fue el dedicado al comienzo del curso educativo en el número 195, de 2 de octubre y titulado “Empiezan los 180 días”, en alusión a los días lectivos de que constaba dicho curso. Aunque me incorporo en octubre a la redacción, hasta el número 197 de 1 de noviembre no comienzo a figurar en el “staff” de la página 9. La abandoné por discrepancias ideológicas, pese a la insistencia con que fui llamado para que me reincorporara a la misma. Tuve que soportar el mal trago de  escribir un amplio reportaje sobre la muerte del comunista Grimau, desde el punto de vista del régimen.

Qué era SP puede verse en  la Pág.57 del nº 200, de 15 de diciembre de 1962.  Era una revista dirigida a intelectuales, políticos y profesionales de buen nivel adquisitivo y cultural. Su ideología, sin alardear de ello, era de franquismo y falangismo sin fisuras.

Nadie firmaban las crónicas, artículos, reportajes o notas ya que se consideraba trabajo colectivo y por eso estaba prohibido el uso del yo, nosotros, etc. Recojo algunos de los trabajos que redacté, al menos en su mayoría, aunque el consejo de redacción agregaba o suspendía lo que consideraba oportuno. Creo que estos reportajes son un vivo ejemplo de lo que podía significar en la época franquista escribir sin firma, en una publicación muy condicionada por el régimen (subvenciones y consignas) pero que alardeaban de tocar temas candentes y con un estilo joven, actual y ágil. Por su redacción pasaron bastantes de los mejores periodistas de su tiempo.

 

 

 

 

    

 

EL CALOR, UNA PESADILLA QUE DESAPARECE

 

“Suda uno y está nervioso, raro. Se revuelve uno por cualquier cosa sin razón. El calor es malo para los nervios.» La explicación la ofrece uno de los personajes de «Muerte en el Barrio» de Alfonso Sastre. No es raro encontrar alusiones directas al clima y al tiempo en la literatura actual.

El síntoma parece una repercusión clara de la preocupación del hombre frente a los elementos temporales. No se sabe si la comodidad, la moda, el refinamiento de las costumbres o incluso el declive de naturaleza, se han decidido aunar para presentar batalla a las temperaturas extremas, lo cierto es que el hombre —y la mujer y los niños naturalmente— no viven hoy muy dispuestos a pasar fríos intensos ni calores rigurosos.

Basta comprobar la actitud cuando se habla de Arabia o de Ceilán, donde se cuenta que el organismo pa­rece desmoronarse gota a gota; al menor movimiento el cuerpo se cubre de sudor y hasta la mano, con el simple ademán de escribir, se humedece, mientras hierve el cerebro.

 

EL HOMBRE, ESE COSMOPOLITA. —Los tratados de Geo­grafía humana aseguran que el hombre, como indi­viduo, es cosmopolita, pero con limitaciones. Precisamente las razas no son más que adaptaciones a un me­dio geográfico o climatológico determinado. No es muy posible que una familia de esquimales pueda vivir en la capital del Yemen, ni que una tribu centroafricana levante sus cabañas en las heladas regiones de la tundra.

Lo que queda bien patente, es que la historia del hombre es una aventura de lucha por extender sus posibilidades de asiento.

Las temperaturas extremas del frío y del calor han señalado al hombre las posibilidades de montar sus viviendas, fijar el terreno a sus correrías y determinar el área de su vida. En cuanto a que la ciencia ha dispuesto  de medios adecuados, se las ha valido para robar palmo a palmo el terreno a los hielos, a los fríos intensos y a los terribles soles caniculares Sin embargo  la lucha ha sido desigual cuando se ha tratado del frío o del calor. Demasiado conocidas son las conquis­tas del hombre frente al frío y el desvalimiento de la sociedad ante el sudor y los calores. Las altas montañas, las estepas heladas se han podido habitar mediante elementos aislantes; ferrocarriles colgantes han saltado los grandes picachos nevados y hoy, las montañas sui­zas, por ejemplo, constituyen sitios concurridísimos de turismo con toda la población que vive de ello.

El calor, por el contrario, se ha mantenido más irreductible. Apenas si se ha podido avanzar cuando se ha tropezado con tierras desérticas, con arenales in­hóspitos en los que el sol ponía la pica de sus rayos. Apenas si se conoce unas de estas clases de tierras ro­badas a los fuertes calores. Se sabe que en el desierto de Australia Occidental, «tierra de la maldición, del sol, de la arena, del sudor, de la sal, de la angustia, de los ojos malos y de... sir John Forrest», hay establecida  una factoría de mineros buscadores de oro. Hasta allí les son transportadas toda clase de alimentos e in­cluso el agua por potentes tuberías subterráneas. Se trata de un ejemplo de excepción. Todo lo más que se ha conseguido, por otra parte, con los desiertos, es cruzarlos a lomo de camello o de jeeps hasta parar en un oasis.

CALOR Y CIVILIZACIÓN.--«La fuerza más potente, capaz de disolver a nuestra sociedad, es el calor del verano», se ha dicho. La frase, que pudiera interpretarse como una abierta alusión al éxodo veraniego que se produce en las sociedades modernas que habitan las ciudades industriales, comerciales o administrativas, tiene mu­cho más  alcance. Mientras que el hombre,  desde el principio de los tiempos, ante las oleadas del frío, nieves y restantes elementos invernales se ha sentido fuerte e inteligente construyendo habitaciones resguardadas, vestidos de pieles y fibras, rudimentarias calefacciones combinadas de lumbres y calorías—, se ha visto demasiado indefenso ante el verano. El frío ha sido bastante más soportable para la sociedad en todos los tiempos que el verano.

El frío hizo  al hombre  fuerte, constructivo, aunador de fuerzas. Después de muchos siglos de sabia experiencia, nadie  puede arredrarse hoy ante las nevadas y los fríos.  Se sabe que la civilización tiene los medios suficientes como para combatirlos. Por el contrario, el calor produjo el  estrago en los pueblos, su retrasa El calor ha configurado las culturas más retrasadas y más pobres. El calor hizo cundir las pestes históricas que aniquila­ron ejércitos enteros. Las sequías climatológicas han  provocado la dispersión de pueblos y el contagio de numerosas enfermedades.

Sir Lauder Brunton asegura que si se bebiese sufi­ciente agua, el mundo desconocería cuantiosas enfermedades. Pero el calor y el agua, de siempre han de­mostrado una irreconciliable enemistad. En cuanto que el agua ha pasado por una zona, enseguida han surgido los árboles, praderas, animales, y el hombre ha podido montar sus tenderetes alrededor de los cuales cazaba, pescaba, se divertía y ponía en vías de posibilidad a la civilización.

Si lo que imperaba en la zona era el sol, las tempe­raturas elevadas, los vientos secos y continuos, enton­ces, las hierbas, los animales y el hombre, de común acuerdo, han dejado el lugar a las arenas.

DEFENSAS CONTRA EL ESTÍO. —La invencibilidad del calor puede decirse que está tocando a su fin. No es cierto que, en términos rotundos, el hombre se haya sentido cobarde ante el verano. Más bien los científicos aseguran  que el hombre no había logrado hasta el presente una forma conjunta tan completa para combatir los rayos del sol, los calores intensivos, la sed y todas las molestias que acarrean los veranos.

Sabido es que tanto los griegos como los romanos, disponían de cuevas especiales subterráneas para guar­dar el hielo del invierno y servirse del mismo en el verano.

Una de las formas primitivas con las que se comba­tió el calor —aparte del desnudismo— fue utilizando la nieve. Ateneo, en su «Cene dei Savi» apunta las formas de atender a los convidados, pide nieve del Olimpo para refrescar el vino y en el libro III trata del modo de conservar la nieve con toda su exquisitez.

La rigidez de Séneca no pudo quedarse sin protes­tar ante los refinamientos de los romanos que «no sólo en el verano, sino en mitad del invierno se dedican a beber nieve». También quedó extrañado ante la costumbre  de las damas de masticar hielo y nieve.

Lo que parece demostrado por Averani es que si bien todos aquellos arcaicos tragones disponían sus festines con vinos helados y con nieve, sin embargo, la forma de realizarlo era simplísima, como lo explica Plutar­co: «alrededor del frasco, ponían gran cantidad de nie­ve. Algunos previamente habían hecho hervir el agua y luego circundaban la vasija de hielo, como puede leerse en un dístico de Juvenal. Al parecer de Plinio, la invención se debe al mismísimo Nerón. No llegaron, por tanto a utilizar todas las clases de sales que ­refuerzan la propiedad del hielo para congelar fácilmente todos los licores.

 Para que el hombre pudiera disfrutar del primer helado — a la manera moderna, es decir, el sorbete tuvo que esperar a mitad del siglo XV. En esta época, Florentino Sverani dice que «Bernardo Buentalenti, hombre de sagaz inteligencia, conocido por sus nume­rosos inventos y maravillosas innovaciones, fabricó el primer sorbete».

El helado y los refrescos no llegaron a generalizarse. Se consideró como dañino el helado y todo lo que ha­cían era enfriar el agua. Hasta hace bien poco, los tra­tadistas de medicina práctica daban esta recomenda­ción para tomar el agua helada: «empápese un lienzo en agua con acetato amónico disuelto en la proporción de cincuenta y seis gramos por litro y después de bien escurrido, se aplica alrededor del botijo o cubo o bo­tella que contenga el agua. La rápida evaporación de los paños la enfriará».

Ignacio Doménech, el autor de la obra de pastele­ría y helados más completa que se conoce en España y América, cuenta cómo empezó a generalizarse el uso de los helados y su confección:

«Estos sorbetes, como los de origen oriental, los sherbet, se confeccionaban con los jugos acuosos de limones, naranjas, frambuesas y otras frutas de buen gusto y sabor. Se sabe que los primeros helados fue­ron importados a París por Catalina de Médicis, en el año 1533. Pero el secreto de su fabricación quedó en el Palacio real del Louvre. Los pasteleros, reposte­ros y confiteros florentinos llegaron a París en el séquito de la reina, incluso el famoso Renato, pero no dieron a nadie el secreto de su arte y los parisienses tuvieron que esperar todavía más de un siglo y medio antes de poder saborear los helados tanto a la floren­tina como a la veneciana, a la genovesa como a la si­ciliana».                                                                                                                    

HELADOS A LA ITALIANA. —Si al helado se le ha puesto todavía el adjetivo de «moderno», si bien se conocen es­tablecimientos de este tipo en 1789, cuando el napolitano Velloni inauguró un espléndido establecimiento en el «Boulevard des Italianes» de París, a los restantes mé­todos de que el hombre viene valiéndose para aliviarse de los rigores caniculares, se les conoce por el adje­tivo de «contemporáneos».

A comienzos del siglo xix, otro napolitano, Tortoni, se vio favorecido por los acontecimientos políticos y su café, con un surtido inacabable de helados a la na­politana, refrescos y otras bebidas, se constituyó en el Perico Chicote de todas las fiestas públicas privadas; organizó los «buffet» y puso frescura en las gentes.  Su botillería — y luego otras muchas— fueron lugar  de reunión de políticos, literatos, comediantes y gente mundana. 

LA CIVILIZACIÓN DEL FUTURO. —El siglo xx tiene una tarea  sobre sí respecto a la reconquista del bienestar humano frente a los climas extremos. El calor va  perdiendo cada día su terrible aspecto feroz, su paso va no es el de desolación desértica. Frente al mismo, la ciencia humana va equipándose de más completos métodos. Ahí están las modernas refrigeraciones de los edificios;  las fibras aislantes; el uso de telas ligeras para la confección de los vestidos;  la fabricación y uso cada día más popular de neveras y frigoríficos; la proliferación de bebidas espirituosas. Desde el punto de vista social, se ha conseguido el período de vacaciones remuneradas, con la posibilidad de que todas las clases sociales puedan disfrutar de playas y piscinas.

El filósofo mexicano, José de Vasconcelos ha dicho: «Las grandes civilizaciones se iniciaron entre los trópicos, y la civilización final volverá al trópico. La nueva raza comenzará a cumplir su destino a medida que se inventen los nuevos medios de combatir el calor en lo que tiene de hostil para con el hombre, pero dejándole todo su poderío benéfico para la producción de la vida».

Parece que la historia vendrá a dar definitivamente la razón a Vasconcelos. El hombre frente al frío adop­tó, en principio, un método de defensa: el combustible. Posteriormente el método habría de servir de abrigo y de trabajo. De ello nació el motor y el maquinismo subsiguiente.

La civilización actual se encuentra en el momento decisivo de cambiar los métodos de defensa por los de la construcción positiva de la civilización agradable en medio de los climas más calurosos.

Desde el zumo frutal mezclado con agua que reco­mendaba Federico M. Rossiter a principios de siglo para refrescar el cuerpo, hasta la inacabable lista la bebidas gaseosas y colas; desde el uso de la nieve por los ricos romanos hasta el consumo del hielo por las clases humildes, pasando por la utilización de refrigeradores, frigoríficos, trajes y piscinas, el mundo viene demostrando que la mano del hombre está dispuesta a acabar con la pesadilla del calor. (SP, 1963)

 

 

LA OBESIDAD, PREOCUPACIÓN ACTUAL

 

 

Si a  Lavoisier no lo hubiesen guillotinado los franceses en 1794, quizás la ciencia química se hubiese ahorrado  un centenar largo de años de tanteos después de que él descubriera que el alimento produce calor en los cuerpos. Como con­tra, se hubiesen dado un puñado  de pasos que el célebre científico  francés no pudo dar.  Por  ejemplo,  si el calor del cuerpo deriva alimentos ingeridos y el de los alimentos ingeridos y el metabolismo es el medio de convertir esos  alimentos en calor, tiene que haber una relación estrecha entre el metabolismo y la acumulación de grasa. Aunque desde aquí y ahora pueda parecer una pérdida, lo cierto es que, descubierto  un par de cientos de años antes, hubiese aliviado a los obesos de un  gran peso.   Pero está demostrado que la ciencia no acaba con un hombre, y lo que  Lavoisier no hizo, lo pudieron ir haciendo los científicos posterio­res. El conde de Rumford se inventó el  instrumento para medir  el: el calorímetro. Y para comparar los valores calóricos de un modo exacto, se escogió una unidad: la caloría. Desde la época de Rumford se sabe que tales alimentos proporcionan las calorías suficientes como para gritar sin desfallecimientos a lo largo de un par­tido de fútbol. Luego, el estirado joven prusiano von Helmholtz de­mostró que si el calor era transfor­mado en energía, ésta a su vez po­día ser transformada en otra ener­gía. Con todo ello hoy se puede con­cluir que la energía orgánica y el calor del cuerpo se deben a los ali­mentos. Pero que si una parte de esa energía y ese calor no son utili­zados, el cuerpo humano lo alma­cena en grasa. Lo curioso es que, como asegura el prospecto de un específico adelgazante moderno, con la grasa contenida en el cuerpo de un adulto normal se pueden fabri­car siete pastillas de jabón. Esto es, un sobrepeso inútil y perjudicial. El obeso está llamado a desapare­cer. Debería desaparecer.            

LOS GRUESOS, LEGIÓN. —No es que las estadísticas se hayan ocupado de catalogar a los hombres por la talla que vistan o el peso que arro­je la báscula de la farmacia. Con cierta aproximación lógica se sabe que los obesos forman una gran clase, tanto en tamaño como en nú­mero. En Estados Unidos se puede calcular una cifra de 20 millones de obesos. Pero no es necesario ir tan lejos; con sentarse en la terra­za de un bar, con ir a una playa o una piscina, el dato del obeso salta a la vista por su volumen y por su frecuencia.  Lo curioso del caso es que mien­tras la medicina ha tomado muy en serio la obesidad, la gente gruesa no acepta bien los conse­jos de la medicina. Claro es que toda la culpa no se puede descar­gar sobre los obesos. Es cierto, dice el dietista Lindlahr, que el número de alimentos capaces de ha­cer engordar es mayor que el de alimentos adelgazantes. Como tam­poco se suele tener un exacto conocimiento de los mismos, resulta que se está jugando a la baraja sin sa­ber el valor de la sota o el as. Por otra parle, el placer de comer es el más universal y unánimemente admitido por el hombre. Sobran, pues, razones para que los gordos formen legión.    

Así, hasta que un día el hombre y la estética se pusieron de acuer­do. Porque está visto que la medi­cina y sus consejos caían en saco roto. Ni el hombre ni la mujer co­milones se han convencido todavía de que cada medio kilo de exceso de peso pasados los treinta y cinco años hace decrecer la vida en un 1 por 100. Y que las varices, la dispepsia, los trastornos circulatorios y genitales y hasta el complejo de in­ferioridad,   son   terribles   cuervos que se ciernen sobre las volumino­sas carnes humanas.                     

LA ESTÉTICA Y EL HOMBRE, DE ACUERDO.-La primera dieta de la que se tiene noticia es casi de ayer. Se debe al doctor William Banting, en 1863. Lo cual no quiere decir que los gruesos apareciesen el pasado siglo. El Talmud habla de un rabí obeso al que extrajeron de su vientre dos canastos de grasa. No se olvide que Israel, como cuenta la Biblia, comía tantas grasas y dul­ces que se volvió pálido como la cera y que producía asco verlo de­lante del Señor. En las estelas egip­cias consta aún el retrato de la gruesa tía de Tut-tank-Amon. Y no es raro aun hoy entre los árabes, el cebar a las futuras esposas.

Quizá de un modo sistemático fuese la guerra de 1914 la que se encargara de eliminar volumen en los cuerpos, humanos. Hasta enton­ces no parecía feo el estar «llenito». La flacura de tío Sam fue para los americanos todo un símbolo. Lue­go, el cine, las revistas musicales y la literatura juntaron sus armas para presentar batalla definitiva a la grasa. Sin embargo, pese a la elegancia y finura de Irene Castle, a la languidez de Marlene Dietrich o a la estrecha cintura de la Mata-Hari todavía, los contratistas de «girls» para salas de fiestas y revistas suelen preferir cierto peso curvilíneo v rotundidades femeni­nas, de esas que hacen silbar desde los andamios. Pero hay que convencerse de que la presión que en la socie­dad ejerce el sentido de imitación, el miedo al ridículo y la diablura desencadenada de los bailes moder­nos y las cenas frías, darán al tras­te en muy poco tiempo con la voluminosidad de las damas y los caballeros.

LOS OBESOS SON ENFERMOS. —Lo que no parece que se siga admitiendo con la misma tranquilidad es que el obeso es así porque ésa es una de las maneras de ser. O porque, como suelen defenderse ciertos gruesos, «todo lo que se come engorda». El doctor Pallardo de­fiende que si se engorda es porque hay un desequilibrio energético. Lo que el individuo consume es menor de la cantidad que ingiere. En cuanto a lo que los biólogos llamarían la «causa última» de la obesidad, la ciencia médica es pro­bable que no se haya puesto muy de acuerdo. Los libros de texto divi­den a la obesidad en «exógena y endógena». La exógena se debe al exceso de comidas sobre lo que el organismo necesita, a pereza mus­cular, a sedentarismo. La obesidad endógena se supone provocada por el mal funcionamiento de las glán­dulas, por desequilibrio del metabolismo basal.

Leschke y Baier, dos autoridades en la materia, ponen la raíz de la obesidad en algo endógeno. El gor­do que come vorazmente, suele ser sedentario. Pero esto proviene de un trastorno interior. El hambre del obeso no es de comida en general, su cuerpo, como al diabético, le pide hidratos de carbono. No es cierto que cuanto coma le engorde porque el organismo tiene dispositivos compensadores que evitan la extrema delgadez y la abultada obe­sidad. ¿Qué fenómeno ocurre en el organismo de tendencia a la gra­sa?

El doctor Marañón aseguró que el 90 por 100 de las obesidades eran hereditarias. He aquí la primera causa. Pero ¿qué se hereda?, ¿la rica mesa?, ¿las ganas habituales de comer mucho?, ¿el gusto por una clase de manjares? No, lo que se hereda es la lipofilia tisular, el au­mento de la avidez que tienen las células conectivas para depositar grasas. Es decir, se hereda un me­tabolismo irregular.

La segunda causa de la obesidad suele ser cualquier enfermedad ocasional que afecte al diencéfalo o al órgano incretor. Tanto si la obesidad es heredada como producida por otra enferme­dad, ello se debe a la alteración metabólica, el trastorno de las glándulas   de   secreción   interna.

LAS  GORDAS, ESAS MÁRTIRES.- No vive hoy días fáciles el gordinflón. La estética le ha vuelto la espalda y esto es algo muy grave, sobre todo si se trata de mujeres. Los médicos que el redactor de SP ha visitado confiesan que la preocupación máxima por adelgazar se da con una diferencia muy notable en la mujer más que en el hombre. Este acude a buscar remedio también por móviles estéticos, pero en la mayor parte lo que desea es bienestar físico, eliminar el peso de su vientre y la fatiga que padece. Por el contrario las mujeres —desde los veinte a los cuarenta años-  buscan una solución de belleza  actual de su problema de excesivas carnes y para ello no dudan de someterse a la mayor clase de torturas. Su apetito  sigue ávido,  pero si el dietista lo dispone, son capaces de pasar diez días en ayuno.

MÉTODOS Y DIETAS.- Los métodos para hacer perder peso son muy variados, pero buscando una forma de compendiar podrían resumirse así: Plan  dietético impuesto por el médico; sistema combinado  de gimnasia, masajes y corrientes, y farmacopea.

Como dato interesante, hay que consignar que los baños turcos no revisten la afluencia de gruesos que se podían esperar. Los bañistas en su mayoría  suelen ser hombres de treinta a cincuenta años, clientes habituales que no pasan nunca del baño de 60º. Únicamente en las proximidades  de grandes fiestas, como carnaval o navidad, la mujer utiliza los servicios  del baño  turco para acomodarse al traje de noche, en  vez de que el traje de noche se acomode a ella.

El médico suele individualizar la prescripción con el estudio del paciente. Suprime las sopas, exige que los pescados y las carnes sean cocinados y, un día por lo menos a la semana, prescribe dieta de verduras y frutas. Procura aumentar la tasa de combustiones por fisiología, ejercicios  musculares y completa el alimento con vitaminas. Al gordinflón no le pueden permitir más de ocho horas en cama y es definitivo para  la pérdida de peso que permanezca  de pie una hora después de las comidas.

Pero  el médico reconoce que la obesidad no suele tratarse aún como enfermedad por los pacientes. Si éste dispone de dinero, entonces no acude al médico. Más bien, prefiere utilizar  las modernas clínicas de belleza y masaje. Allí se somete a una  gimnasia dosificada, masajes y corrientes galvánicas que aceleran la combustión de grasas. Porque en  definitiva, a lo que se va es a convertir a las grasas en hidratos de carbono y proteínas.

PRODUCTOS FARMACOLÓGICOS. — Pero lo más  cómodo no es privarse de una porción de platos y someterse a gimnasias y corrientes, que re­quiere fuerte complexión física y económica. La farmacia pone al al­cance de la mano una remesa ina­cabable de productos dirigidos a quemar grasas, sustituir alimentos y, en definitiva, provocar el adelgazamiento  rápido. Hace algún tiempo se utilizaban dimitrofenólicos, que aumentaban el metabolismo y producían el adel­gazamiento acompañado de hipertermia. Pero su eficacia es muy du­dosa y, naturalmente, han caído en desuso.

La moderna farmacología ha lan­zado al mercado centenares de productos y la simple catalogación de todos ellos ocuparía un espacio excesivo.

Un rápido cuestionario llevado a cabo por un pequeño número de farmacias ha arrojado esta somera lista de específicos más usados hoy:

Adelgacilina, Adrlgatón, Afatín, Amplex, Protovit, Lipograsil, Lipomín, Eventín, Símpatina, Oldín, Tiroimade, Preludín, Sal dietética, Minvitín, Metrecal, Diuralter, Esidrex, Hiposteral,  Carrugan, Limmite...

El «Adelgatón» produce el adelga­zamiento por creación de anorexia y el aumento de combustiones gás­tricas.

El «Lipomín» está dedicado a sa­tisfacer en muchos casos el «hambre nocturna» mediante un compri­mido antes de acostarse. Es antioréxico y no tiene efectos secundarios.

«Eventin» frena el apetito y es un estimulante central suave. Combate la obesidad exógena y endógena.

«Oldín» es un sustitutivo de la comida nocturna, compuesto a base de leche y vitamina B1.

«Tiroimade» normaliza el meta­bolismo basal.

«Preludín» regula el apetito de los gruesos.

«Carrugan» es el método sueco de dieta láctea.

«Minvitín» un alimento compuesto de leche, harina, vitaminas y sales minerales. Proporciona sólo 900 calorías diarias, eliminando el ex­ceso de peso sin provocar una desnutrición. Su presentación es en botes con sabor a vainilla, chocolate o café.

«Metrecal» suministra las cantida­des de proteínas, minerales y vitaminas suficientes para satisfacer los requerimientos diarios, proporcio­nando, en cambio, sólo y exactamen­te 900 calorías al día. Se presenta en polvo (sabores chocolate, vaini­lla, café y naranja) y galletas (sabor a canela).

«Limmite», preparado de galletas-sándwich, tiene dos cometidos específicos: reducir el sobrepeso y mantener el peso normal. Contiene CMC, que proporciona sensación de plenitud, sin inhibir el apetito. (15,11. 1962)

 

 

   

UN ESTATUTO PARA LA VENTA A PLAZOS

 

Las leyes de Castilla no son muy explícitas en materia de usura has­ta el siglo XIII. Alfonso el Sabio hizo un Ordenamiento para que los judíos y los moros no llevasen por vía de interés más que un tres o un cuatro por ciento al año. Natu­ralmente, no puede decirse que el Rey Sabio iniciase la modalidad de la venta a plazos, pero desde luego sí barrió el primer problema con el que se enfrenta esa modalidad co­mercial: la usura. Alfonso XI fue todavía más explícito y prohibió que los judíos diesen cantidad alguna a logro, "porque el logro es un gran pecado e vedado así en la ley de natura como en la ley de scriptura e de gracia".

Pese a todo, la usura no ha podi­do ser eliminada del comercio, pe­ro quedará aplastada una vez que la venta a plazos tome las dimensio­nes que el país necesita. Don José María del Rey, Secretario general de la Agrupación sindical de finan­ciación de ventas a plazos, ha ase­gurado a SP que 1963 será el año de máxima importancia dentro de la legislación de venta a plazos.

COMPRE AHORA Y PAGUE CUANDO PUEDA. —El que una sociedad com­pre a plazos sus coches, sus utensi­lios domésticos y hasta sus libros, según los economistas, no es un sig­no de pobreza o debilidad económi­ca, sino de desarrollo. Don Antonio Cases al referirse a los problemas jurídico-fiscales de la venta a plazos, ha señalado cómo el ahorro volun­tario es una abstención de consu­mir lo que con ese dinero puede adquirir el consumidor. "Es evidente que el proceso de la capitalización como elemento primario de la in­versión está en decadencia, puesto que las rentas de capital se apartan del ahorro influidas por las conse­cuencias de las desvalorizaciones monetarias".

La compra a plazos de cualquier clase de utensilios siempre signifi­ca que el comprador dispone de un remanente con el que hacer frente a sus gastos cotidianos o mensuales y el resto puede dedicarlo a ir ad­quiriendo lo que de una vez no po­dría.

Alfonso Barra, en una crónica de Inglaterra, decía que allí se consideraba como un signo de progreso económico el que las clases modestas deban más de lo que ganan. Esto es un contrasentido en países subdesarrollados, donde los ingresos bien escasos de los ciudadanos han de convertirse en gastos de manutención y vivienda.

PLAN DE DESARROLLO Y COMODIDAD. — Don Jesús García Valdecasas, Presidente de la Agrupación de V. a P., ha dicho a la prensa que el Plan de Desarrollo económico para elevar el nivel de vida de los españoles, va a tener como consecuencia un aumento del comercio a crédito.

Por su parte, el Presidente del Sindicato de Actividades Diversas, don Ángel Sabador, acaba de afirmar que las ventas a plazos de productos industriales ofrece en España perspectivas extraordinarias. "Una 'ordenación jurídica apropiada y una organización eficiente elevarían sensiblemente el bienestar de una importantísima fracción de la población española. En los países donde el nivel de vida es alto, también es alto el índice de adquisicio­nes a plazos".

Desde luego que el «compre hoy y pague cuando pueda» es un «slo­gan» redondo y que ejerce una enor­me atracción. Don Justo Hernando, técnico en Administración, dice que es un fuerte atractivo para el clien­te que está más dispuesto a adquirir lo que puede necesitar en un mo­mento dado y que al dar estas faci­lidades, las ventas han de ser ma­yores.

Los artículos domésticos que to­maban unos precios exorbitantes, se vieron frenados en cuanto comenzó casi una masiva venta a plazos. Pa­ra una porción de economistas, "el bajo nivel del gasto en España es el que, por otra parte, encarece la pro­ducción, obligando al empresario a planear sus programas a base de cortas series, a la medida del corto consumo. Y, por tanto, caro porque el consumo es corto". Pero, a su vez, el consumo no aumenta por el elevado precio de los artículos.

Círculo vicioso que únicamente puede romper un comercio a crédi­to en donde se compre hoy y se va­ya pagando cuando se pueda. Con ello, todo ciudadano se irá rodean­do de utensilios v comodidades, y su nivel de vida habrá aumentado a medida que deba más dinero. La paradoja es completa, pero real.

EL CRÉDITO EN OTROS PAÍSES. —Alemania  dispone de una ley reguladora de las ventas a plazos, de 1894. Se­gún esta ley, no se ha de pagar na­da al Fisco por ningún contrato de esta naturaleza. La competencia comercial, además, hace que el tanto por ciento con que se recargue el artículo sea mínimo, de un 0,75 a un 1 por 100. Los franceses tienen varias disposiciones sobre la mate­ria donde se tiende a organizar el crédito siempre de modo que no perjudique al ahorro privado. Se establece  el desembolso inicial del 25 por 100 del coste del artículo y el resto en dieciocho meses, salvo que sean vehículos utilitarios. No está regulado el recargo más que con el límite de lo que se sanciona por de­lito de usura.

En Bélgica no existen impuestos especiales sobre la venta a plazos, como tampoco existen en Inglate­rra, ni en Italia o en Suiza.

Los créditos en curso en Francia, contrastados por el Consejo Nacio­nal del Crédito en 1957, ascendían a 1.690 millones de N. F. En 1961, los créditos llegaban a 4.447 millones de N. F. (más de 60.000 millones de pesetas). Sin embargo, la rara si­tuación política de 1962 hizo que el crédito bajase en un 20 ó 30 por 100. Los concesionarios de material electrodoméstico declararon que el comprador temía endeudarse en un momento de mala coyuntura polí­tica.

Lo que en Francia supone mayor número de compradores a plazos son los vehículos de turismo. Lue­go, los aparatos domésticos (en los que invierten unos 370 millones de N. F.), radio y televisión (260 millo­nes), muebles diversos (240 millo­nes) y motocicletas (40 millones).

Pero el paraíso de la venta a plazos aseguran los expertos que está en Norteamérica en donde puede decirse que "se vive a plazos".O mejor, la fórmula concreta es "To live on the installment plan". Con ello, el americano se encuentra con una comodidad anticipada, elimina lo imprevisto y le deja sin un dólar en el bolsillo.

"Los ciudadanos norteamericanos — dice Dorothy Pembroke— contraen deudas anuales por valor de 56.000 millones de dólares. Con ello compran su «split leval» (casa de un piso en la periferia residencial), un coche y todos los aparatos case­ros, trajes, magnetófono, bombas de jardín, etc. Para ello existen gran­des almacenes que abren «cuentas permanentes con pago facilitado». A los veinticinco años, un americano tiene hoy lo que antes era el logro de una vida de sudores. Así, a mayores ingresos, más créditos.

El problema español de la venta a plazos tiene acaso dos vertientes: primero, el bajo poder adquisitivo del sueldo o salario. Segundo, la ca­rencia de una organización y una legislación clara que regulara el cré­dito y eliminara la usura que toda­vía existe.

ESPAÑA   VENDE  A  PLAZOS. —Es  curioso el hecho de que coincidan estas dos cifras: la renta per capita en España y lo que cada ciudadano norteamericano adeuda en concep­to de compras a plazos: 280 dólares. En España se venden a plazos los llamados «bienes de equipo», y de ellos, precisamente, se ha ocupado el Gobierno mediante una disposi­ción por la que se financia esa venta a plazos. Se trata de, tractores, camiones, maquinarias industriales.

El resto de los artículos, todavía se encuentra en una gran anarquía tanto desde el punto de vista de financiación o prestación de dinero (por la provincia de Cádiz aún exis­ten los prestamistas que conceden dinero a gentes analfabetas y van señalando los plazos en una caña que se ha partido en dos, una para cada parte contratante), como en la regulación del impuesto fiscal, el recargo a los artículos.

En toda venta a plazos, declara el señor García Valcárcel, existen tres aspectos. Uno para comerciantes o empresarios que adquieren «bienes de equipo» (mercancía al por mayor). Estos compradores tienen plena solvencia económica, porque al poner en servicio esas maquinarias, aumentan su renta. Está también el aspecto de la adquisición de bienes  de consumo duradero para anticipar el goce de comodidades a las clases que tienen capacidad de ahorro. En este caso, los artículos que se van adquiriendo a crédito sueles ser radios, televisores, frigoríficos, lavadoras, refrigeradoras,   aparatos domésticos, de viaje, enciclopedias y bibliotecas profesionales.

Por último, está el crédito para bienes de consumo a los subdesarrollados de la sociedad para que pue­dan adquirir vestidos, calzado, mue­bles. Estos créditos no pueden ex­ceder las 3.000 pesetas, porque nin­guno las gana al mes.

CRÉDITO AL CONSUMO. — De todos esos aspectos, actualmente sólo se ha regulado la adquisición de bienes de equino. Pero lo que interesa a la masa de consumidores es, precisa­mente, la otra regulación, la co­rrespondiente a los bienes de con­sumo. Tanto para quienes tienen po­der ahorrativo como para los débi­les (entre quienes se da más la usura).

Actualmente se conceden créditos para producir, lo cual es completa­mente natural; pero lo importante es que, a la vez, se concedan crédi­tos para vender. El diario «Arriba» apuntó que "por lo común, el indus­trial productor de artículos suscep­tibles de ser vendidos a plazos ca­rece de un suficiente capital de ma­niobra para  montar dicha modalidad en gran escala. Y, por otra par­te, los intermediarios que se com­prometen a esta financiación exigen, “por lo común, condiciones demasia­do onerosas". Por otro lado, «ABC» se decidía porque "hoy tan impor­tante como la función productora — aún diríamos que más— es la función   consumidora.

Para lograr en lo posible esta re­gulación se constituyó dentro del Sindicato de Actividades Diversas la Agrupación de empresas de finan­ciación de ventas a plazos. Las Cá­maras de Comercio se habían des­entendido del asunto y el apoyo ofi­cial se busca, pues, a través del Sin­dicato.

En este sentido se ha celebrado la I Asamblea de Agrupaciones de em­presas de financiación en donde se han tocado los puntos más vivos del problema: «Desgravación fiscal de las ventas a plazos», «El informe del cliente, base de la operación credi­ticia», «Institución para control y fomento de las ventas a plazos», «Naturaleza jurídica de la compra­venta a plazos. Porcentajes y retri­buciones», «Reglamentación» y «Agi­lidad y eficacia en el procedimien­to judicial en materia de contratos de compraventa».

Posteriormente, la Junta Directiva de la Agrupación ha nombrado los miembros dirigentes, ha puesto en circulación un boletín y trata de ca­nalizar las actividades.

HACIA UNA INSTITUCIÓN Y ESTATUTO. José María del Rey, que fue uno de los exponentes de la ponencia sobre «institución para control y fomento de las ventas a plazos», ma­nifiesta a SP que es éste uno de los más importantes pasos que han de darse. "Es necesaria la creación en España de una sociedad anónima con intervención político-económica del Estado, que soporte los efectos comerciales que surjan de las operaciones de ventas."

Para Ignacio Alonso Villalobos, quizá las Cajas de Ahorros pudieran cumplir este cometido de una for­ma directa y sería el entronque de la nueva ordenación del crédito con el Ministerio de Hacienda.

El Estatuto de venta a plazos, que precisamente  se está   ahora  elabo­rando, pretende fijar el reglamento de estas ventas y trata de eliminar ese llamado «impuesto a la pobre­za»   que   hoy  existe,  puesto  que  a quienes compran a plazos —que sue­len  ser de economía  más deficita­ria—  se  les  recarga el precio por derechos reales. La última informa­ción   en   este   sentido   recogida por SP es que el Ministerio de Hacien­da se inclina a anular esos impues­tos reales. Si a ello se agrega el de­terminar el tanto por ciento de re­cargo   y   la   auténtica   financiación, es posible —dice a SP un dirigente de la Agrupación  de ventas a pla­zos— que el  español medio pueda disfrutar de toda esa serie de comodidades que en otros países ya disfrutan desde hace tiempo, y que el que compra a plazos no haya de pagar por el artículo el doble de lo que pagaría  quien  compra al  contado".  (SP. 1963)

 

 

HISTORIA DE NUESTRO TIEMPO:

LA ÚNICA EUROPA

El cálido ambiente del Palacio del Elíseo contrastaba intensamente con la crudísima temperatura exte­rior -14º bajo cero - que había llegado a congelar las aguas del Se­na. Entre tanto, en el Salón Mural, dos  añosos   estadistas  se   estrecha­ban efusivamente al final de unas conversaciones que habían durado tras días. Charles De Gaulle, contra­diciendo su habitual costumbre de no abrazar a sus huéspedes extran­jeros, al menos en público, se incli­naba levemente para dar el típico ósculo francés —abrazo y beso en ambas mejillas— a  la persona de Konrad Adenauer, más anciano y de menor envergadura física que él. Hacía apenas  unos instantes que ambos habían concluido un tratado de cooperación entre Francia y Alemania sin precedentes próximos, de tal trascendencia y categoría histó­rica   que   tal   vez   sea capaz de modificar el rumbo, no sólo de los dos países firmantes, si­no   de   Europa   toda,   y aun   de  producir  una transformación a fondo en el equilibrio mundial de  fuerzas.   Por  detrás de las testas canosas de los dos ancianos se aso­maba   tímidamente,   y muy al fondo, lo que SP ha llama­do «la otra Europa»; «la Europa de las catacumbas», como la denomi­naba recientemente un ensayista español, la que mira menos a los índi­ces de productividad industrial o agrícola y más a las cosas del es­píritu y del patrimonio cultural co­mún. Unos minutos después, los pe­riodistas —que habían sido infor­mados en el Quai d'Orsay median­te intérpretes bilingües en francés y alemán— se lanzaban ávidamen­te sobre los teletipos para comuni­car al mundo la sensacional noticia.

UN PACTO HISTÓRICO. — El «Tratado entre la República francesa y la Re­pública Federal de Alemania sobre la cooperación francogermana» -denominación oficial del acuerdo- es relativamente breve en su contex­to y consta de tres capítulos.

En  el  primero  de  ellos  se  establece en síntesis lo siguiente:

Los Jefes de Estado y de Gobier­no de los dos países se reunirán cada vez que lo estimen necesario y, al menas, dos veces por año.

Los ministros de Asuntos Extran­jeros, Guerra, Educación y de la Juventud y Deportes conferencia­rán cada tres meses como mínimo, encomendándose a los primeros la supervigilancia sobre el cumplimiento de las cláusulas del Tratado en su conjunto.

Semejante procedimiento se ex­tiende asimismo —con reuniones ca­da dos meses— a los Jefes de los Altas Estados Mayores y, con en­trevistas de periodicidad mensual, a los altos funcionarios de los Mi­nisterios de Asuntos Exteriores (los directores generales de Asuntos Po­líticos, Económicos y Culturales).

En el capítulo segundo se ha con­certado que ninguno de los países tomará decisiones importantes que afecten a la política internacional «sin previa consulta con el otro». Además, y en el terreno militar, se prevé la multiplicación de los inter­cambios entre el personal de los dos Ejércitos; la organización de maniobras conjuntas; la cesión de bases a la Bundeswehr en suelo francés; el estudio en común de los problemas estratégicos y lácticos hasta llegar a una concepción se­mejante de las teorías logísticas y, finalmente, la investigación y fabri­cación de armamentos también en estrecha colaboración.

Otras cláusulas no menos impor­tantes se refieren a las grandes facilidades que se otorgarán a los es­tudiantes y los jóvenes en general para el incremento de los lazos de unión y cooperación mutua. A es­tos efectos se establece la equipara­ción de títulos académicos y un fon­do común que será utilizado para promover el intercambio de escola­res, universitarios y trabajadores, estipulándose también la intensifica­ción de la enseñanza del idioma ale­mán en Francia y de la lengua fran­cesa en Alemania y una intensa colaboración en las tareas de investi­gación científica.

Finalmente, se prevé, en el capítu­lo tercero, que ambos Gobiernos signatarios mantendrán a las otras «Co­munidades Europeas» al corriente del desarrollo y resultados de la co­operación y de cuantas medidas de importancia se adopten en virtud del Tratado.

LO QUE DICE LA HISTORIA. — La Eu­ropa medieval que heredó Carlos V, unida, no sólo en lo político, sino también en lo espiritual, no era exactamente un paraíso. En ella se cometían las injusticias y desafue­ros que son inherentes a la natura­leza humana. Pero la raíz filosófica en la que se cimentaba todo el edi­ficio europeo del momento prefería la felicidad de muchos a la riqueza de unos pocos, y postulaba para to­dos la fraternidad y la justicia. Para aquellos europeos el objeto de la existencia del hombre no era la ad­quisición de riquezas o de poder, si­no la felicidad, en su mejor sentido de salvación del alma.

Por el contrario, la rebelión lute­rana y, sobre todo, la moral calvinista que le dio inmediatamente sentido, hizo prevalecer —para provecho de los poderosos del momen­to— una filosofía cuyo principio básico es el egoísmo y el afán sin límites de bienes materiales y para la cual la posesión de riqueza era un claro signo de «elección divina»: Dios, favoreciendo a sus «elegidos» ya desde la Tierra con riquezas y privilegios, y castigando con el ham­bre y la miseria a los «malos», réprobos desde toda la eternidad. De aquí al capitalismo moderno —al capitalismo anglosajón particularmen­te— sólo mediaba un paso: el de la revolución industrial. Los antiguos siervos, despojados ya de sus tierras por los príncipes y señores so capa de religión, cambiaron su si­tuación —dulcificada por una moral que condenaba como «pecado gra­ve» la opresión de los pobres— por la de los modernos esclavos innomi­nados de las grandes factorías. Este capitalismo inhumano, hijo legítimo de la Reforma, donde queda de hecho suprimida la dignidad e independencia del hombre, donde todo se estandardiza y masifica con la tiranía  de los grandes el aumento constante de los  beneficios a cualquier riesgo, es por cierto anticristiano. La Iglesia romana lo condena por su intrínseca maldad no deja lugar a dudas desde el "Syllabus" a la «Mater et Magistra», en la «Rerum Novarum» y "Quadragesimo Anno». Aunque desde ángulos distintos, la crítica  a tal estado de cosas es igualmente justa y exacta… (SP.1.2.1963)

 

 

 

EZRA POUND, UN GENIO AGOTADO

 

- ¿Le gusta el avión?, ha preguntado un periodista recientemente a Ezra Pound.

- i El avión ! La única vez que he volado fue en 1945. Me llevaron desde Italia a los Estados Unidos. Iba esposado.

 

Ezra Pound, el poeta norteamericano, alto, con el pelo revuelto y mal cortado, con el temperamento de un toro de Lidia, acaba de recorrer los teletipos de todas las agencias.

“Nada me liga a la vida. Simplemente estoy en ella. He vivido siempre creyendo saber algo y ahora me doy cuenta de que no sé nada ni vale para nada todo lo que hecho”, han sido, en sustancia sus declaraciones.

Decididamente, se piensa que de aquel «gran poeta, cocinero, jugador de tenis, boxeador y músico”, al que se refiere Hemingway, hay que comenzar a hablar como en pasado.

Pound se había propuesto luchar «contra la ignorancia y el provincianismo» de sus compatriotas. Una noche de nieve salió a la calle y vio a una pobre chica de conjunto que se moría de frío. La llevó a su casa, le dio de comer y la dejó dormir en su cama mientras él dormía en el sofá. A la mañana siguiente fue, a dar sus clases. Pero la interina se creyó en la obligación provocar un escándalo. Sus compatriotas lo expulsaron de la Universidad.

Desde entonces, las melenas largas y la barba hirsuta comenzaron a recorrer España, Londres, París, Italia. En todo este tiempo, y como ha dicho B. Russell, «nadie se han dedicado tan enteramente a la poesía con tanta austeridad y devoción ni con tanto éxito». Rapallo es su reducto en donde compuso la mayor parte de sus mejores poemas con los que «hizo en poesía lo que Picasso en pintura, Pirandello teatro o Schoemberg en música” (SP, 27-IV-58).

ENCIERRO Y LIBERTAD. —Ezra Pound vivió la Segunda Guerra en la Italia de Mussolini. Con su acento norteamericano arcaico, con sus terribles ideas antiusurarias, sus maneras bruscas y su impaciencia, colmó de exasperación a sus compatriotas —los norteamericanos— quienes hasta lo encerraron en una especie de jaula y luego, sin juzgarle, sentenciaron que estaba loco y lo recluyeron en un manicomio.  Pound salió en 1958 y una de las cosas primeras que dijo fue que país estaba gobernado por un Congreso donde no había más que ignorantes.

Pero las genialidades de Ezra Pound ya han terminado. Hoy, “El mejor artífice  del habla materna” calza zapatillas y pasea su nostalgia por un piso donde no hay rastro de sus trabajos, sus poemas o sus aficiones musicales, pugilísticas o económicas.  Pasa los inviernos en Venecia, ha cumplido setenta y siete años y conserva todavía su corpachón enhiesto, sus ojos profundamente irónicos y su barba puntiaguda. Pero la impresión que produce a quienes le visitan es que ya no es hombre, sino un símbolo.

Sus “Cantos Pisanos» le han puesto en  la página de la fama literaria de los últimos  tiempos. Pero la sentencia estadounidense, la reclusión durante trece años en un manicomio,  la impotencia de una defensa y su repudio por la economía de su país,  lo han colocado en esa estampa de viejo caballero consumido, “en un analfabeto» —como acaba de confesar—. “Caigo en un letargo al principio de invierno y para mi desgracia no hago más que alimentar la  gula y la pereza”. “He perdido la capacidad de llegar a la esencia de mi pensamiento con palabras...”

Acaso los norteamericanos  pidan su cuerpo para concederle honorable sepultura, con lo que quieran borrar su triste pasado, lo mismo que quisieron hacer al concederle en 1949 el premio «Bollingen» para mejor libro de versos publicado en  EEUU durante el año.  

(SP, 1963)

 

 

RADIODIFUSIÓN ACTUAL: GENTILEZA PUBLICITARIA

 

El 16 de enero último la Policía tuvo que poner orden en una masa de miles de personas que habían irrumpido en el Palacio de Deportes de Madrid, causando destrozos en  las pistas y gritando: « ¡Fuera! ¡Fuera!»

No se trataba de ningún viejo mitin político, ni siquiera iban a presenciar el conmovedor espectáculo deportivo de dos «eternos rivales». Tan solo se trataba de un programa de radio «cara al público».

El  programa, titulado «Ustedes son formidables», pretendía hacer una recaudación de fondos para el cura de Rivas (Zaragoza) y su feligresía, quienes habían donado a los damnificados de Barcelona cuanto tenían recogido para la reconstrucción del templo.

La inventiva y poderosas dotes del locutor Oliveras consiguieron en unas horas llenar el Palacio de Deportes cobrar 10 pesetas como mínimo por entrada a cada uno de los 15.000 espectadores y adjuntar a ello unas 240.000 pesetas más. Para ello se pidió la colaboración de artistas, cantaores, toreros y, durante  una hora larga, desde el micrófono  de Radio Madrid se enardeció constantemente el ánimo de todo posible radioyente.

El éxito, según la prensa del día siguiente, fue arrollador y rotundo, a pesar  de que mosén Jacinto tuviera que retirarse medio desvanecido sin pronunciar palabra, pese a los de la masa y los destrozos producidos y pese a la hora en que el espectáculo echó  el  telón:   las 4,30 de la mañana.

Los éxitos son así en la radio. Boby Deglané consiguió 18.000 mantas y entregarlas públicamente, sabiendo  la mano derecha de los pobres lo que hacía la mano izquierda de los ricos. La emisión exigía nombres y  apellidos.

Éxitos en programas y éxitos en ventas. Ciertas industrias de productos alimenticios y otras de deter­gentes—ha manifestado a SP un dirigente de publicidad—destinan todo su presupuesto publicitario a ra­dio y otras el 255 por 100 de su ga­nancia total.

Lo normal en la radio. —El día de San Antón (17 de enero) una emiso­ra madrileña premiaba a una seño­ra con 4.000 pesetas por llevar en su bolsillo una estampa del santo del día; a otra, con un lote de productos por llevar alfileres. «Lo nor­mal en la radio —ha comentado un asiduo asistente a programas de emisoras— es lo anormal en la vida. Lo corriente es que uno no gane nada sabiendo quién sucedió a Car­los V, ni llevando extraños objetos en el bolsillo. Pero todo esto pue­den ser papeletas en esa rifa que son los concursos radiofónicos.»

«Lo que un obrero no gana en dos meses —comentaba un capataz—, ha ganado esa señora por lle­var una estampita de San Antón en el bolso. La cosa tiene narices.»

El periodismo radiofónico ha tenido que optar por la vía de la publicidad a ultranza como único me­dio de subsistencia. Los lectores que  - en una parte al menos- pagan el costo de periódicos y revistas, no existen en radiodifusión.

Al redactor de SP, en los diversos negociados del Ministerio de Información consultados, se le ha dicho con vaguedad que existen normas exactas sobre los espacios de pu­blicidad, pero que, «naturalmente», no se cumplen.

Una orden ministerial de 9 de sep­tiembre de 1959 fijaba los espacios publicitarios que podían incluir las emisoras. «Sin embargo, siguiendo las corrientes extranjeras - dice a SP don Manuel Zabala, jefe del Ser­vicio de Control de Emisoras de la Dirección General de Radiodifu­sión— se han introducido los «pro­gramas patrocinados» por casas co­merciales, y en este caso han teni­do que surgir numerosas circulares aclaratorias aumentando los cinco minutos por hora iniciales hasta once minutos de publicidad abierta, y en la práctica, un ilimitado espa­cio de «patrocinio».

La radio, espectáculo. —Ante el aspecto crematístico de la radiodifusión, los elementos que la compo­nen han de ponerse en consonan­cia. «Lo que en otros campos de la información —decía un periodista— resultaría ridículo, en radio es co­rriente. Por ejemplo, sería carica­turesco que el cronista de política internacional de un periódico comen­zara escribiendo que esa crónica la leían por gentileza de alguna indus­tria de sopas. Me pareció tristísimo el día en que vi a Matías Prats ter­minar una de sus estupendas cróni­cas deportivas recomendando unas estufas de gas butano.»

Quizá por la batalla que la tele­visión le viene presentando, la ra­dio ya no puede encerrarse entre cuatro paredes y salta cada vez más al programa cara al público, inventa inverosímiles concursos e, irremediablemente, del locutor hace un cómico (en el sentido teatral).

Dinero, dinero, dinero.— El mun­do de estos últimos diez años ha descubierto la publicidad, como el siglo XII descubrió la pólvora, el XV América y el año 1945 la bom­ba atómica.

«Es un hecho normal en la sociedad de hoy —afirma un profesor de esta especialidad— donde no se ba­raja dinero, sino capital, ni indivi­duos sino masas. La competencia en los productos, el perfecciona­miento técnico, la difusión de mer­cados han hecho que se vuelque en publicidad todo aquel comerciante que no quiera seguir guardando en su arca el buen paño que antes, sin sacarlo, vendía.»

Las emisoras de radio, sobre todo las 56 locales que existen (ya que ni las 121 de la R. E. M. ni las 209 de la Iglesia se destacan por su abun­dante publicidad), se enfrentan diariamente con el agobio impulsivo de las «cuñas», los programas patroci­nados, los anuncios por palabras y las guías comerciales.

«En los últimos cinco años —ha revelado al redactor de SP la direc­tora de Publicidad de la S. E. R. — la publicidad ha mantenido una mar­cadísima línea ascendente de radio­difusión, de tal manera que, en la cadena S. E. R., concretamente, po­demos permitimos no aceptar los típicos anuncios por palabras, sino campañas, grabaciones, etc., de rango comercial más elevado.»

El redactor de SP no ha podido recoger una información directa so­bre el capital global que las emiso­ras manejan como producto de la publicidad.

El señor De la Raya, director pu­blicitario de Radio Intercontinental, cree que ello puede perjudicar a emisoras de provincias. Para otras emisoras, la cifra es un alto secreto de la dirección. El director de un semanario ha comentado que todo esto es un secreto hasta que deje de serlo; sin que nadie se hunda, como ha ocurrido con la prensa pe­riódica, puesto que una publicación actual da a conocer la cantidad que cada periódico o revista disfruta de publicidad.

En el Ministerio de Información, y por la Delegación de Hacienda, se mantiene el control de publicidad radiada y se anotan los impuestos. Pero no están dispuestos a facilitar cifras a no ser mediante instancia. Como comentó Emilio Ro­mero en «Pueblo», «ya sabemos que el amor al silencio se extiende cada día a áreas más extensas».

Evidentemente, con sólo unas simples operaciones matemáticas ante la tarifa de precios de cada emisora, ya es posible deducir que el importe mensual no baja, en muchos casos, del millón de pesetas y, en otros, lo supere con creces.

Si se tiene en cuenta que un mensaje comercial leído directamente en Madrid o Barcelona, compuesto de 25 palabras (10 segundos) le cuesta al anunciante unas 300 pesetas; que una palabra vale 7 pesetas, o 14 si es fuera de guía; que un anuncio de medio minuto con montaje radiofónico en cadena se eleva a 8.000 pesetas y un programa patrocinado de menos de un cuarto de hora llega a las 20.000 pesetas, si se suman las "cuñas", guías, programas patrocinados, concursos y discos de la emisora a lo largo de diecisiete horas, es fácil obtener la cifra de millón mensual en publicidad.

«La radio —expone a SP un alto jefe de la Dirección General de Radiodifusión— viene sufriendo constantes modificaciones. Hoy se está estudiando seriamente todo lo referente a publicidad radiada. Ya se vela por la calidad de los programas, pero en este aspecto se quiere completar dos vacíos: una coordinación de anuncios de manera que nunca se obligue al radioyente a determinadas horas a escuchar publicidad en todas las emisoras, y el facilitar documentos técnicos para adecuar las diversas modalidades actuales de la publicidad radiofónica"

Por su parte, locutores y directivos de emisoras, sostienen que, hasta hoy, la publicidad no ha  ido en detrimento de la información  radiada, sino que, al contrario, sus progresivos ingresos han elevado la calidad de los programas. (15.2.63)

 

 

CRÓNICA DE ESPAÑA. EL CASO GRIMÁU

 

En la madrugada del pasado 20 de abril, en el patio de la prisión de Carabanchel, fue ejecutado el ciuda­dano Julián Grimáu García, cumpliéndose así la sentencia que le fuera impuesta por el Tribunal Militar competente, dictada menos de vein­ticuatro horas antes. En España, hoy, la justicia es firme y expeditiva. Mien­tras dure la causa ante el Tribunal competente, los jueces y abogados se toman todo el tiempo que les parece oportuno para asegurarse la virtualidad de la Justicia. Una vez dictada la sentencia, si la pena es capital, y si además tiene, como en este caso, perfiles de ejemplaridad, su ejecución se lleva a cabo sin pérdida de tiempo.

UN COMUNISTA EN MADRID. —Julián Grimáu fue detenido el día 8 de noviembre de 1962, a las cinco me­nos veinte de la tarde, cerca de la glorieta madrileña de Cuatro Cami­nos. Llevaba ya dos años viviendo en Madrid con diversos nombres su­puestos, pero  su ficha ante la Policía decía: «Julián Grimáu García, nacido en Madrid el día 18 de febrero de 1911, hijo de Enrique y María, y declaro ser miem­bro del Comité Central del Partido Comunista de España y me encuen­tro en Madrid para el cumplimiento de mi deber como comunista.» Esta vez no le valía ya decir que se llama­ba Emilio Fernández Gil y que se dedicaba al inofensivo oficio de repre­sentante de comercio.

En el Consejo de Guerra ante el que compareció Grimáu (mediana estatura, calvicie avanzada, cincuen­ta y dos años, traje azul claro, ba­rato, muy arrugable) no se condenó a la máxima pena al dirigente co­munista por ser comunista. Aun cuando es cierto que el Partido Co­munista está prohibido en España, tampoco es menos cierto que los hay que viven en la calle y quienes pa­san a la cárcel y cumplen condena, siempre que a esa causa no se agre­guen la de ser asesinos o estén com­plicados en diversos delitos comunes.

UN JUICIO PARA UN ASESINO. —En los Juzgados Militares de la cuesta del Reloj se celebró en la mañana del día 18 de abril el Consejo de Guerra en el que fue juzgado Grimáu. Las más graves acusaciones que, según el fiscal, pesaban sobre el que se sentaba en el banquillo —con la señal cicatrizada del hundimien­to que se produjo en la parte iz­quierda del cráneo y el torpe movi­miento   de   sus   muñecas, también fracturadas cuando se arrojó por una ventana de la Dirección Gene­ral de Seguridad— eran las siguien­tes: Fue jefe de la Brigada de In­vestigación Criminal en Barcelona durante la guerra de Liberación, or­ganizador y miembro activo de la checa de General Berenguer en la misma Barcelona, con participación personal muy destacada en la tortu­ra realizada a los detenidos, delitos de asesinato de diversas personas, actividad subversiva contra el régi­men constituido, desacato a las le­yes, etc., etc.

El acusado Grimáu —que demos­tró unas terribles amnesias, sobre todo al ser interrogado acerca de personas y lugares— se presentaba a juicio en perfectas condiciones fí­sicas. Así lo había hecho destacar la prensa ante los posibles rumores de tergiversación que pudieran apare­cer. Efectivamente, el parte faculta­tivo decía que las fracturas de am­bas muñecas y la importante lesión craneal en el lado izquierdo estaban totalmente curadas. Había ingresado en el hospital Penitenciario el 13 de noviembre de 1962 y el 19 de enero último fue dado de alta y traslada­do a la Prisión Provincial de Carabanchel. La nota aclaraba: «Anda solo, se orienta en el tiempo y en el espacio, responde con lucidez y cohe­rencia a las preguntas. Tiene buena memoria de fijación, repite con pres­teza y facilidad dígitos de cinco ci­fras. Evoca con lentitud, pero con precisión,   fechas   y   nombres.»   La nota daba otro datos sobre capacidad  de juicio y raciocinio, el pulso de 70 por minuto, temperatura  y tensión arterial, para aclarar que él mismo fue quien se lanzó por el balcón  de la Dirección General de Seguridad y que posteriormente no había sido torturado como el mismo Grimáu reconoció ante el juez.

Por delito continuado de rebeldía militar, con agravante de perversidad, se solicitó para G. la pena de muerte. La sentencia fue confirmada   el   día   19,  después de una   vista   que   duró cuatro horas. Con el escueto título de «Sentencia cumplida», los diarios dieron la noticia  de  que se había ejecutado a Julián   Grimáu   García,  condenado por el tribunal competente.

ORQUESTACIÓN UNIVERSAL. —Las manifestaciones de defensa que se habían producido en diversos países en favor del condenado a raíz de su detención y, sobre todo, de su caída por el balcón de la Dirección General de Seguridad, fueron creciendo y aunándose al iniciarse en Madrid la vista de la causa.

El día 16 por la mañana, la Embajada española en Bruselas apareció con letreros en donde se pedía la «livertad»  (con  uve) para los presos políticos  del régimen de Franco. El día 17 un centenar de manifestantes irrumpieron en la embajada,   rompieron   cristales  e incluso  contusionaron   a   algunas personas. Pedían la libertad para G.

El día 18 los manifestantes, como esperando   una   consigna  universal, surgieron   en   otros   países. En París hubo choques entre la Policía y los manifestantes ante la embajada española. Un policía resultó herido por una piedra. El partido comunista   francés  ordenó abiertamente que  prosiguieran las manifestaciones a pesar de la represión de la policía. Unos jóvenes, en Londres, portaron pancartas y dieron gritos contra el proceso que se llevaba en los juzgados  Militares   de  Madrid. Según noticias   de   Praga,   el Gobierno checoslovaco ofreció asilo político a G, después de haberse producido numerosas protestas del pueblo checo contra la justicia militar española.

En las factorías de Moscú se celebraron reuniones de activistas para manifestar su solidaridad con el dirigente comunista español. Estocolmo también tuvo el lujo de manifestantes que hicieron llegar su petición de clemencia al embajador español por medio de un agente de policía.       

Los gritos de protesta y manifestación —de voz unísona y dirigida-siguieron escuchándose el día 19 en  Lyon, en Burdeos, hasta en Roma y Copenhague, donde la Policía detuvo a una exaltada muchacha  de  dieciocho años.  En   la   Embajada   se arrojaron botellas de tinta roja y en sus cercanías aparecieron pintadas cruces gamadas. El diario comunista “Land of Folk” hizo un llamamiento a   todos   los   antifascistas para una hora de concentración ante la Embajada española en solidaridad con G.

Ya el día 20 la orquestación alcanzó su punto culminante. Los manifestantes montaron los tenderetes en las calles de Zurich, en Copenhague, Londres y Estocolmo. Naturalmente, que en todos estos lugares las Embajadas españolas y Oficinas de Turismo sufrieron desperfectos. Los mejicanos llegaron al destrozo total y en Quito hizo explosión una bomba. Hubo intentos de incendiar la Embajada en Santo Domingo. En Panamá estallaron dos bombas, y en Génova los  trabajadores portuarios se negaron a descargar durante tres días los barcos con bandera española.

No desaprovecharon esta ocasión los italianos, enfrascados en la fiebre de sus elecciones, para  arrimar lo que creían ascua incandescente a la sardina de su activo partido comunista. Los huevos podridos  que se estrellaron contra la  Embajada española ante la Santa  Sede no tuvieron respuesta enérgica por parte de la Policía hasta que una contra manifestación hispanófila hizo su presencia en las calles de Roma. El escenario de la actividad comunista italiana tuvo la anchura de ciudades como Trieste, Génova, Milán, Nápoles, Florencia y Turín.

Bélgica puso su nota romántica cuando un grupo de personas depositó un ramillete de flores en el monumento erigido a la memoria de Francisco  Ferrer.

Las primeras manifestaciones, en estas ciudades, volvieron a reproducirse  con más saña, una vez conocida la  muerte de G. En Copenhague  fueron lanzados proyectiles inflamables contra la Embajada, y este mismo sistema se empleó en  Buenos Aires  contra  el  Consulado español. Puede hablarse de un clamor general y solidario con el ajusticiado y contra la sentencia de Madrid.

Mientras los  comunistas  movían a sus militantes y amigos en manifestaciones callejeras,   la   prensa lanzaba editoriales e informaciones en todas las lenguas,   pero   con  las  mismas palabras, con los mismos conceptos, casi hasta con los mismos puntos y comas. La conclusión para los medios españoles es que ha habido un solo cuer­po de redacción y una agencia dis­tribuidora: Rusia y sus amigos.

Es significativo el artículo que con el título «Un currículo lleno de atrocidades» publicó el periódico italiano «Il Quotidiano»: «Con la acostumbrada simultaneidad, reve­ladora de un plan preconcebido, asociaciones de izquierda y ciuda­danos mal informados comenzaron a enviar telegramas pidiendo que no se condene al ex chequista Julián Grimáu García, detenido en Madrid en noviembre último, a la pena de muerte.»

El patrón de estos telegramas es el que ha sido enviado por Nikita Kruschof al Caudillo y al que éste ha contestado con energía y claridad abrumado­ras. Con casi idéntica fórmula que la del dirigente ruso han sido redac­tados los restantes telegramas.

La infatigable radio Moscú hizo calurosamente el panegírico de G, calificándolo de prototipo de las virtudes del hombre español. La BBC de Londres omitía los críme­nes cometidos por G para po­ner de relieve que en el juicio no ha podido ser probada ninguna de las acusaciones hechas contra el comu­nista ajusticiado. SP se ha encon­trado con la terrible monotonía de unas  informaciones  unánimes,  con toques a los mismos tópicos, a los mismos «sentimientos de humani­dad» a los que se refería Kruschof, al que se ha calificado aquí de hombre olvidadizo quizá, ya que en el momento de redactar el telegra­ma-tipo, no tuvo presente que él no había apelado a ninguno de esos sentimientos al fusilar a Beria, Mekkulov, Dekanozov, Gogledme, etc., hasta más de quince personalidades. Como tampoco los había tenido con Imre Nagy y el pueblo húngaro, como tampoco los tiene con los fu­silamientos de la Cuba de Fidel Castro.

UN ACUERDO DESENMASCARADO.—Pero esta rara unanimidad en asunto que, evidentemente, no incumbía a otros países, esta defensa a ultranza de un individuo no condenado por pura ideología política, sino por probados crímenes, perversidad y atentados contra las personas y el orden público, ha sido vista rápidamente por los órganos informativos más responsables. «En realidad —comenta «Excelsior» de Méjico— la ejecución de G no importa a los comunistas. Han ordenado millares de ellas en su mando de te­rror. Les interesa sólo en cuanto les ofrece una oportunidad para lanzar sobre el mundo libre una campaña de propaganda ofensiva.» El mismo «Le Fígaro», que en principio había pedido clemencia para el sentencia­do, cayó en la cuenta de la manio­bra comunista, y el 24 de abril pu­blicaba, bajo el título de «Sentido único», que «lo que no podemos admitir, aquello contra lo que seguiremos protestando con la máxima energía es la explotación política de hechos como este (el de Grimáu) cuyo espectáculo nos está ofreciendo en el momento actual el partido comunista. El  llamamiento   a  la unión lanzado  por  «L'Humanité»; las maniobras del partido comunista para atraerse  a los eternos protestantes del sentido único; las manifestaciones de  «masas»  anunciadas con gran  despliegue de propaganda por agentes   de   reclutamiento   de Thorez y Duclos, ya no pueden engañar a  nadie. Son muy numerosos, sin embargo, quienes   caen   una  y otra vez en la misma trampa».

 No obstante,  queda  demostrada, una vez  más, la  capacidad propagandista  de Rusia y  sus  amigos por la resonancia universal que tomó el caso G, que de no intervenir en el asunto, se hubiese que­dado en algo parecido a la última pena que se ejecutó en Madrid sobre Jarabo, si bien su Tribunal ha­bía de ser militar porque sus críme­nes fueron cometidos en tiempo de guerra.

La prensa española ha puesto de relieve los crímenes comunistas, las sentencias de muerte últimamente dictadas por Kruschof y las tortu­ras que se proporcionaban a los pre­sos de las checas rojas. La protesta orquestada con tan rara habilidad no es más que la repetición de los años 1945 y 1946 con los casos de Álvarez-Zapiráin y Cristino García, miembros comunistas juzgados en España por actividades subversivas. Las flores depositadas en el monumento  a Ferrer, en Bélgica, tienen un abierto simbolismo, pero ¿quién es este Julián Grimáu García que hoy se parangona con Ferrer?

INTERPRETANDO ÓRDENES. — «Un comunista recibe órdenes que luego ha de interpretar», dijo Julián Grimáu ante el Consejo de Guerra que le ha juzgado en Madrid. Por esta razón este hombre, nacido en Madrid, volvió a la capital española en mayo de 1959 para reanudar sus actividades  subversivas. Recorrió diversas provincias con los falsos nombres de "Alfonso" y «Emilio» y en noviembre último, en un autobús, fue detenido por la Policía.

Este tipo, del que recientemente ha dicho por televisión el catalán y escritor Félix Ros que «era el sembrador del espanto y de la muerte durante la época roja en Barcelona», por fortuna, para el resto de los españoles era poco conocido. Su actividad más relevante la desempeñó en Cataluña. En 1936 era miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas y del partido comunista espa­ñol. Se ha comprobado que al esta­llar la guerra aparece encuadrado en las milicias del Frente Popular y que participa en el asalto al Cuartel de la Montaña. «Por estimarlo más fructífero para nuestra causa y por disciplina», ingresa en la plantilla de la Brigada de Investigación Cri­minal, en la que frecuentemente es felicitado por sus méritos y recibe recompensas en metálico. Se hizo jefe de la checa número 1 de la plaza de Berenguer el Grande, de Barcelona.

Cuando en el juicio recientemente celebrado se han ido probando los cargos contra el ex dirigente comu­nista español, éste ha debido sentir un enorme alivio: las más graves acusaciones no han podido ser for­muladas por quienes padecieron el celo y la actividad de Grimáu: esta­ban muertos. Se había asegurado al silencio absoluto de numerosos testigos.

En Madrid fueron detenidos por orden suya, y luego asesinados, don Ismael Alonso Velasco, médico; don Francisco Cózar García, biselador, y don (Miguel Daura Ramírez. Las in­vestigaciones policíacas llevadas a cabo han demostrado que durante su período catalán, desde  1938,  se le pueden imputar: detención y tor­tura de doña Sara Jordá y doña Joaquina Sot; asesinatos de don Ni­colás Riera-Marsá; señor Sánchez Catalina, cuyo domicilio fue saquea­do y se intentó violar a su esposa; don Joaquín Serrano Ramírez; don Manuel Vara Colón; grupo de pa­triotas llamado «Grupo Villalta» o «Grupo Juan», cuyos hechos han sido reconstruidos por el hijo de don Juan Villalta Rodríguez; don Celso Mira Martínez; doña Mercedes López y don Eduardo Roma Ar­gente.

La lista podría prolongarse mucho más. Todos ellos, antes de ser asesinados, tuvieron que pasar por las hábiles manipulaciones del experto en torturas Julián Grimáu. Entre los instrumentos, comprobados por declaraciones de los raros testigos su­pervivientes, que existían en la checa para uso de Grimáu, se cuen­tan: unas placas eléctricas incandescentes que eran aplicadas en los testículos; quemaderos con soplete para los pies; un dispositivo eléc­trico acoplado a una silla, donde se colocaba a las víctimas; una cuerda de violín que, aplicada sobre la garganta, provocaba la asfixia; un si­llón de peluquería donde se maltrataba horas y horas a los detenidos; las mujeres eran encerradas desnudas con los milicianos.

La mayoría de las víctimas de Gri­máu no tenían sobre sí otros «crímenes» que ejercer profesiones li­berales, ser directores de industrias o propietarios y, desde luego, tener unas ideas distintas a las del jefe de la checa. Siguiendo ese mismo siste­ma de que son enemigos los que tienen diversas ideas, la mujer de G acaba de convocar una rueda de prensa en París para asegurar que «su marido había sido juzgado sin garantías y condenado por en­vidias personales».

Cuando tantas cuentas pendientes dejaba por arreglar G en Es­paña y que en el momento hubieran podido resolverse, huyó precipitada­mente a Francia. El partido comu­nista fue abriéndole puertas, ya que su historial tenía la calificación de brillantísimo. El último intento del partido movilizando masas, radio, prensa y telegramas ha encontrado la respuesta contundente en España. Un Tribunal militar ha puesto sobre el tapete su historia, un abogado de­fensor ha puesto su empeño en conmutar la pena (y hasta ha sido fe­licitado por el propio G y por las hijas de éste). Pero la sentencia tuvo que ser cumplida. (SP, 1963)

 

 

 

 

 

 

II

 

REPORTAJES

 

En cuanto me ha sido posible, he preferido mantener el orden cronológico en que se fueron publicando estos reportajes, con la mezcla natural de estilo y temática, como reflejo real de lo que fue aquella etapa. Tanto el diario Madrid, como la agencia Europa Press -1965-  cuando antes de crear la sección de noticias, tan solo distribuían reportajes, breves y de absoluta actualidad, sin regodeo literario y con estilo escueto y funcional. Al repasar, tanto los temas como el número de ellos, se me antoja que solo los jóvenes años pudieron soportar el tiempo que dediqué a este periodismo, al que, por supuesto, tampoco renuncio, pese a la trivialidad y ligereza de su fondo. Asistíamos al descubrimiento de nuevas maneras de vivir, cambios de hábitos sociales, hallazgos tecnológicos de la vida diaria, algo que hoy nos parece que existió desde siglos y era entonces cuando empezaba a vivirse. ¡Qué turbión fueron aquellos años 60!

 

 

 

 1963…

      

DE DIEZ A NOVENTA PESETAS CUESTA EN MADRID

EL "CUBIERTO DEL DÍA"

* Platos combinados desde treinta a ochenta pesetas

* El pollo asado sigue siendo el más caro. —el más barato, naturalmente, la sopa o consomé

* Comida dentro, por el calor, y precios fuera, por mandato

 

Á partir del día 10 de agosto tanto  los españoles como a los suizos, bel­gas, turcos o australianos que deseen saciar su apetito en un restaurante nacional se les ha aliviado de una sorpresa, demasiado pesada a veces como para poder hacer una sana digestión. La noticia fue anunciada en el BOE y en la Prensa: todos los restaurantes y cafeterías habrían de colocar la lista de precios en lugar bien visible de la  entrada.

Quedan, pues, aliviados de la sorpresa de abonar una cuenta totalmente imprevisible quienes se sienten a comer en una mesa a consumir nuestro gazpacho, la tortilla o un plato combi­nado. Desde ahora se puede pasar tran­quilo al restaurante; al final, estará el comensal capacitado -después de haber­se fruido a modo- para dormir la "típica siesta" y hacer una majestuosa digestión. Y ya ven ustedes, todo por un simple  cartelito colocado a la puerta.

AVISO A NAVEGANTES GASTRONÓMICOS.- Naturalmente que lo que aquí se dice siempre es entre hombres de buena vo­luntad, o los normales. Quizá sólo pa­ra quienes se preocupan de leer el "Bo­letín Oficial". Porque todavía son mu­chos los restaurantes que no saben qué es eso de colocar un cartelito a la entrada en donde diga que su plato de besugo cuesta tanto y tanto la pechu­ga Villerroy. Otros, en cambio, han encargado el cartel y aún no lo han traído. Generalmente no se han dado por enterados los restaurantes elegan­tes, los de gente bien, los de la calle Zorrilla y algún que otro salpicado.

Aviso, pues, a los navegantes gastro­nómicos —tanto nativos como foráneos—: entrad en estos restauran­tes, pero siempre dispuestos a la sor­presa. Comed a gusto, pero sabed que al final—iay!—se paga todo. Habréis co­mido bien, pero vais a pagar muy bien. Nada más.

GUÍA DE COMENSALES.- Si se recorre Madrid con la inten­ción de encontrar un buen cubierto,  es probable que se encuentre enseguida. Madrid dispone de restaurantes y tabernas especializados en diversos  pla­tos; en unos encontrarán, el cochinillo asado, precedidos de unas sopas servidas en cazuela de barro y comida con cuchara de palo, como dicen que las comía Don Quijote. Lugares hay en donde le ponen un cocido madrileño que parece hasta bailarse un chotis. Pero es posible que lo que se quiera saber es en dónde se come bien y ba­rato. Y donde están los precios prohibitivos.

En Madrid—a Dios gracias—hay gustos para todos y precios para casi todos. Desde el punto de vista económico, lo que da más rendimiento es el llamado "cubierto de la casa" o “menú del día”. Los precios no suelen ser muy altos en estos cubiertos y, sin embargo, los platos son abun­dantes y bien preparados. Puestos a buscar en Madrid, hace un par de años se encontraba uno en los alrededores de la Gran Vía una serie de restaurantes que disponían de un cubierto de 25 pesetas. Eran tres platos, pan y pos­tre. En ellos entraba un plato  fuerte   de judías o garbanzos, huevos o pescado y carne. Hoy encontrar ese cubierto  es  casi imposible.   En  la calle Ventura de la Vega puede encontrarse un cubierto  de 35  pesetas: paella va­lenciana con pollo y postre. Es de los más baratos de Madrid tratándose de   restaurantes. Porque si lo que se prefiere en un plato combinado en cafete­ría,  he aquí el más barato de todos:    Huevo frito,  salchicha de Francfort y    puré de patatas, 28 pesetas.

LOS PLATOS COMBINADOS.- Los platos combinados son la preferencia  de  los  extranjeros,  que  no  se   deciden a extirpar de sí el vicio de comer mal.  Están acostumbrados a sus   tierras y las cafeterías  preparan unos buenos platos internacionales, muy variados, en donde cualquiera puede encontrar su gusto. Así puede tomarse en una cafetería de la calle Goya un pla­to barato por 38 pesetas; en donde se sirven: Espárragos, guisantes con jamón y judías verdes. Muy vegetariano.

Los platos combinados oscilan entre las 80 y 90 pesetas y 30 pesetas para  un plato que contenga panaché de ver­duras y escalope de ternera. En los de 80 pesetas ya puede disfrutarse de lan­gostinos, solomillo y ensalada. El plato combinado y la comida rá­pida—cinco minutos antes de entrar en    el cine—se van simplificando. En cualquier  taberna,   cafetería   o   restaurante se puede pedir el plato más simple y  más completo: un pollo asado. Los restaurantes baratos lo sirven por 45 pe­setas. Si es en la barra  de una cafete­ría de esas que tienen aire acondicionado y bonitas servilletas de papel, por el pollo habrá de abonar 55 pesetas. Y si (como el antiguo café-café) es un "pollo-pollo" asado al "ast", entonces su precio es 65 ó 70 pesetas. Naturalmen­te,   en   cualquier   caso  hay  derecho  a   una barrita de pan.

En la cadena de cafeterías más elegantes de Madrid le ponen a usted este cubierto bien surtido de vitaminas: gazpacho, huevos fritos a la española   y pechuga de ave a la portuguesa. Todo por 55 pesetas. Es el precio medio y el cubierto más normal.

RESTAURANTES ECONÓMICOS.- Abundan en Madrid los restaurantes económicos. Pueden verse en los alre­dedores de la Puerta del Sol, calle de San Bernardo, Tirso de Molina, el Rastro. También es interesante saber qué se come y por cuánto se come en ellos.

Preguntamos al camarero encargado:

— ¿El plato más económico?

—Hombre, pues una sopa de pesca­do o consomé. Pero eso no es ni plato. Vale cuatro pesetas.

— ¿Qué precio medio tiene un plato fuerte de los que gustan a los españoles: judías, lentejas, potaje, patatas guisadas?

—Hoy no sale por un precio inferior a las nueve pesetas.

— ¿Un plato de huevos en tortilla o fritos?

—Quince pesetas.

— ¿Y la carne?

—Según la preparación y la clase de carne. Pero alrededor de las diecisiete pesetas se puede servir un buen en­trecot. Y el postre, si es fruta del tiem­po, cuesta unas seis pesetas. Si es he­lado, de diez a doce pesetas.

—En total, ¿cuánto puede salir una comida de dos platos y postre?

—Por treinta pesetas se come aquí bien.

Pues ya está dicho: en un restau­rante de tipo económico puede aliviar­se el hambre por un precio que oscila entre las 30 y las 50 pesetas. El plato más caro suele ser el pollo asado y el cochinillo. Se pueden encontrar ca­si todos los platos nacionales, desde la ensaladilla rusa al chorizo frito, pasan­do por potajes, verduras, bacalao y chuletas. Quizá la ración no sea muy abundante. Bueno, pero tampoco resul­ta demasiado cara una raja de mer­luza rebozada por 16 pesetas. ¿Qué di­cen a esto las amas de casa?

UN CUBIERTO PARA USTED.- Para completar la lista hemos preguntado a un "maitre" de restaurante con fama de bueno. Quiere decir esto con fama de no económico:

—Prepárenos usted un cubierto bueno y no demasiado caro.

—Aunque la gente no lo crea se pue­den compaginar las dos cosas; sí, señor. Bien, pues le ponemos de entrada un consomé. Luego, lubina cocida dos salsas, con ensalada buena, ahora que abundan los tomates.   Les   vendrá   perfectamente después pollo asado con guarnición de unas ricas patatas. Y helado, variado. Podemos agre­gar café y licor. Naturalmente, tanto la lubina como el pollo con blanco y tinto especial.

—Perfectamente, amigo. ¿Qué sé le paga por  el cubierto?

—Pues, con todo incluido, ciento ochenta y cinco pesetas. Está muy aqui­latado.

Todavía, para los amantes del buen yantar, nos ha proporcionado otro res­taurante un menú exquisito: Salmón del Narcea ahumado; consomé doble; carré de ternera de Castilla al asador, fondos de alcachofas Clamart, patatas delfín; rocas de helado; piña de Santa Isabel; pastas; vinos Paternina; champán Freixenet brut; café y chupito de coñac o licor. Todo esto está a su disposición sólo por 350 pesetas.

LO MÁS BARATO DE MADRID.- Está visto, todo es según el apetito  que se tenga. A veces bastará con un plato para saciarse y pagar caro: por ejemplo, en una casa de especialidades filipinas, tómese un lechón en salsa filipina.  Pagará   110  pesetas.  Pero nosotros le recomendamos que vaya a una taberna típica del Madrid típico en ta­bernas, en donde le dan el cubierto más barato de la capital: ración de cuatro sardinas, pan y caña de vino tinto por diez  pesetas.  Así  no  tendrá  que  que­jarse de que una rajita de melón cues­te ocho pesetas   y un helado en copa, veinticinco  pesetas.

Pero lo más sensacional de todo es que ya todos pueden hacer sus comidas tranquilas porque a la puerta de los restaurantes se airea la bandera variopinta de los precios. No es ya ninguna sorpresa saber que uno se come un entrecot de cuarenta pesetas y que eso es lo que pagará. Así que cantemos con los Xey: “¡Camarero! ¿Qué hay para hoy?” —/MADRID, diario de la noche, 23.8.1963

 

 

 

 

 

 

  1964…

 

TRES JÓVENES INVESTIGADORES SEVILLANOS LUCHAN PARA ERRADICAR EL HAMBRE

 

* Trabajan sobre bacterias y espinacas y estudian  la asimilación fotosintética del nitrato de las plantas.

 

Mientras al legendario Popeye lo único que se le ocu­rría con las espinacas era tomarlas en cantidades ma­sivas para robustecer sus antebrazos y nosotros nos limitamos a tomarlas según las recetas culinarias menos ascéticas, a un grupo de in­vestigadores españoles ha servido para llevar a ca­bo una investigación que aportará incontables beneficios a la humanidad. Tres sevillanos integran este grupo.

LA FOTOSÍNTESIS VE­DETTE DE LOS LABO­RATORIOS.-El periodista Raymon Cartier se ha encargado de re­cordar que «sin fotosíntesis ningún corazón palpitaría, ninguna planta crecería de­safiando la gravedad, ninguna sensación podría propa­garse a lo largo de un ner­vio, ningún pensamiento podría salir de ningún cere­bro». En definitiva, la fotosíntesis es el proceso más importante de la tierra y por ello, todos los estudios de vanguardia que se llevan a cabo en los más avanza­dos laboratorios giran en torno a esa operación me­diante la cual la energía del sol se convierte en el menú cotidiano de los seres vivos y en concreto, de los plan­tas.

Estos jóvenes investigado­res españoles, capitaneados por don Manuel Losada, han descubierto el mecanismo de asimilación fotosintética del nitrógeno que llevan a cabo las plantas; o mejor, los compuestos del nitrógeno; nitrato y nitrito y su meca­nismo para convertir en amioácidos y proteínas la luz solar.

LA IMPORTANCIA DEL DESCUBRIMIENTO.- Hasta el presente, la gran mayoría de los trabajos de investigación se habían cen­trado en el estudio del car­bono en las plantas, pero desde primeros de siglo se ha tratado de aclarar el pro ceso de la asimilación foto-sintética del nitrógeno en las plantas. Sin embargo, hasta 1964 la investigación no ha podido llevarse a ca­bo y ha sido precisamente en España y por un equipo de jóvenes investigadores es­pañoles, quienes a estas ho­ras han publicado una serie de artículos dando a conocer el hallazgo en las más im­portantes revistas científi­cas del mundo y congresos internacionales.

— ¿Qué dificultades ha en­contrado para la realización de este importante descu­brimiento? - pregunto a don Manuel Losada.

—Muchísimas. Partimos de cero, puede decirse, porque, en primer lugar, realmente carecemos todavía de tradi­ción, investigadora en España. Hemos tenido que mon­tar todo el laboratorio, se­leccionar el equipo de científicos, comprar los apara­tos adecuados, importar los productos bioquímicos que no se dan en España…

— ¿Han contado con ayu­das especiales?

—Evidente. Y gracias a ellas hemos conseguido llegar aquí. El «National Instituto of Healt», de Estados Uni­dos, nos ha proporcionado un total de 39.000 dólares, gracias a los cuales hemos podido adquirir una máqui­na norteamericana de ultra-centrifugación de casi me­dio millón de pesetas. La Fundación March nos con­cedió una ayuda de 500.000 pesetas.

TRES SEVILLANOS ROMPEN UNA TRA­DICIÓN DE INDO­LENCIA.-Uno no quiere ofender a nadie, esa es la verdad. Pe­ro sí cree no estar muy le­jos de lo cierto si dice que una vieja tradición, pesada como un mármol, ha caído siempre sobre el andaluz y su indolencia. La estampa del señorito, sus paseos, su consumición inoperante del tiempo;  o bien, su dedicación a los oficios pintores­cos y picarescos acaba de ser sepultada por tres sevi­llanos, naturales de Carmona, Écija y Utrera. Sus ha­zañas no han sido las pla­zas de toros, las jacas o el comercio de vinos y aceites. Los tres han sabido encerrar sus años jóvenes en un labo­ratorio y al cabo de un año han puesto a disposición de la Humanidad un descubri­miento que puede resolver desde las ilusiones científi­cas más teóricas hasta el hambre de los desheredados de Calcuta.

El jefe del equipo es Manuel Losada, de 35 años, na­tural de Carmona, casado, padre de una pequeña de cuatro meses, cuya fotogra­fía ha sido colocada cuida­dosamente por su esposa en el llavero para que tenga precaución al conducir.

- ¿Qué impulsó en usted la   vocación   investigadora?

- Yo estudié el bachillera­to, parte en Carmona y parte en Sevilla. Hice Far­macia en Madrid y trabajé con don José María Albareda, actual rector magnífico de la Universidad de Nava­rra. A éste debo el que me dedicase a la investigación.       

- ¿Qué otros estudios ha realizado?

— Perfeccioné estudios en dos Universidades alemanas y en Copenhague. Luego he trabajado durante cuatro años en la Universidad de Berkeley (California), con el profesor Arnon, una de las autoridades más destacadas en el mundo de la fotosín­tesis, en la conversión de la energía luminosa en energía química que llevan a cabo las plantas verdes y las bac­terias fotosintéticas. Los trabajos han sido recogidos en enciclopedias y revistas científicas.

- ¿Le miran en Carmona como un «bicho raro»?

—No, creo que no, porque en cuanto salgo del labora­torio me convierto en un hombre corriente a quien le gusta la lectura, la música —la clásica y la moderna— y salir al campo.

— ¿A estudiar las plantas?

— ¡No, a tomar el aire puro!

Los otros dos colaborado­res inmediatos son don An­tonio Paneque, natural de Écija, y don Manuel Ruiz Amil, de Utrera. Los tres, jóvenes, a cuyas órdenes trabaja un pequeño grupo de graduados universitarios. Ninguno tiene ascendencia de investigadores en su fa­milia, pero los tres han lo­grado colocar el nombre científico español en un más­til de resonancia universal.

CONSECUENCIAS  DEL ESTUDIO SOBRE   LAS ESPINACAS.- El trabajo de estos tres jó­venes investigadores se ha realizado sobre plantas de espinacas y bacterias.

En realidad — aclara el señor Losada— se trata de una investigación pura, pero sus consecuencias pue­den encerrar beneficios de índole práctica. El mecanis­mo de cómo se nutren las plantas puede ser fundamental para la nutrición humana. En un momento en que inquieta la superpobla­ción del mundo y es un gra­ve problema el hambre en grandes regiones, nuestro descubrimiento puede abrir cauces, tanto para el aprovechamiento de la agricultura, como para la bioquímica, fisiología y sus ciencias afines. Copyright by EP/LA VERDAD/ IDEAL/ 1964

 

 

MÁS DE 32 MILLONES PARA BECAS DE NIÑOS Y                       SUBNORMALES

 

El Patronato para el Fomento del Principio de Igualdad de Oportunidades, a través de la Comisaría de Protección Escolar, ha hecho pública la convocatoria de be­cas por valor de 32.500.000 pe­setas destinadas a niños y jó­venes subnormales.

Cualquier persona un poco ajena al problema puede creer en principio que, desde luego, se trata dé una cantidad exage­rada. Pero si bien se miran las cifras y las necesidades actuales en España, estamos por decir que la cantidad de esos 32 millones y medio no serán desperdiciados en medio céntimo.

El problema de los niños y Jóvenes subnormales hasta hace bien pocos años no han tenido el eco que merecían en casi nadie da la sociedad. En 1963, por vez primera en España se llevaron a cabo unas jornadas técnicas a través de las cuales se estudiaron problemas de sanidad, educación, tra­bajo, protección y auxilio y aso­ciaciones familiares. Los estu­dios entonces presentados por eminentes pedagagos, psicólogos, médicos y padres de fami­lia pusieron de relieve la mag­nitud del problema. Entonces fue cuando se dio esta cifra de escalofrío: alrededor de un mi­llón y medio de personas se encuentran afectadas por la presencia en su familia de un subnormal

250.000 NIÑOS SUBNORMALES

En los últimos cálculos que se han llevado a cabo, se ha dado la cifra de 250.000 niños subnormales en España. El problema, pues, no es de una insignificante minoría.

El doctor López Rosat ha de­mostrado que Según estas cifras en España se pierde dia­riamente nos ocho millones de pesetas por falta de incorporación de subnormales a trabajos apropiados.

Como fruto de las citadas jornadas técnicas surgió la Federación Española de Asociación Pro-subnormales y más de 25 asociaciones provinciales. Di­versos organismos se han cui­dado de este problema y parece que una porción de estos se, res, hasta ahora despreciados, ocultados por los propios padres, auténticas cargas para las familias, podrán recuperarse   y prestar algún servicio a la sociedad.

Pero esa fecha es aún muy lejana. Esa es la verdad. A propósito de esta convocatoria de becas publicada en el Boletín Oficial, hemos sostenido conversaciones con médicos, directores de centros, psicólogos y padres para que nos dieran su opinión, tanto sobre el contenido de la convocatoria como para que nos expusieran la rea­lidad actual del problema  de los subnormales

Cuando le hemos preguntado a un psicólogo cuántos niños subnormales podría atender un maestro especializado en una misma clase, nos ha dicho:

—En primer lugar, es indispensable que en la clase estén perfectamente diferenciadas las anomalías. Es decir, nunca se deben mezclar oligofrénicos con hipoacúsicos o deficientes motóricos. Por tanto, salvada la homogeneidad, creemos que un profesor no debe atender en una unidad escolar a más de quince niños para que su labor sea óptima.

Con este principio asentado y la cifra que se estima de niños subnormales existentes en Es­paña, hemos investigado en el Ministerio de Educación Nacional el número de profesores que actualmente están capacitados  -al menos titulados por el Ministerio para atender a niños subnormales. La respuesta ha sido esta:

- En  este momento poseen el título de profesores especializados en Pedagogía Terapéutica 375 personas. Se está realizando un curso en Madrid que capacitará a 25 más y otros dos cursos en Valencia y Pamplona, esta misma cifra aproximadamente.

Por decir, que un solo profesor  especializado —de disponer de locales— tendría hoy que atender él solo a más de 500 niños.

Pero no es éste sólo el problema. Doña María Soriano, directora del Instituto Nacional de Pedagogía Terapéutica nos ha  dicho que, en la práctica, el centro que ella dirige es el único oficial que existe en Madrid . Se atienden unos 300 niños más 80 en plan de ambulatorio.

- ¿Son muchos los niños que  esperan ingresar?

- Muchos. Siempre hay esperando más del triple de los que atendemos.       

En el  Instituto Municipal de Educación de Madrid, especiali­zado también en subnormales, desde enero de 1958 basta junio de 1964 se han inscrito 2.160 niños. De todos ellos habrán sido atendidos, o lo están sien­do, sólo 600. En el Instituto se atiende actualmente a 305 alum­nos y sólo pudieron ingresar este curso 50 nuevos cubriendo las bajas anteriores. Se calcula que por término medio suelen ingresar ceda año de 60 a 70 matriculados.

Todavía queda un tercer centro oficial en Madrid, depen­diente de la Dirección General de Sanidad y sostenido por el Fondo Nacional de Asistencia Social. En este centro nos informan que atienden a unos 200 niños afectados de diversas subnormalidades.

—Aproximadamente alrededor de mil hay siempre en puertas.

—¿Cuántos profesores tienen?

—Actualmente, 12, aparte de los médicos especialistas.

—¿Qué edades tienen esos ni­ños?

—De los 8 a los 16 años.

Como este centro sólo existe otro similar en Teruel. En otros lugares de España sólo existen algunos centros en Bar­celona, Valencia y San Sebastián. Los demás, apenas si cuentan.

LAS ASOCIACIONES PRO-SUBNORMALES

A finales de abril de 1964 se constituyó en Valencia la Fe­deración de Asociaciones, uno de sus directivos nos ha confir­mado que a partir de entonces, las asociaciones han cobrado un gran impulso.

— Lo que pretenden es mover a la iniciativa privada. No crear ellos centros, sino que las en­tidades ya existentes, sean quie­nes los creen. Y, algo muy im­portante, que en todos los gru­pos  escolares, en todos los grandes colegios, exista siempre unas secciones que acojan a estos subnormales.

Por su parte, doña María Soriano es en esto más radical:

—Creo —dice— que el problema no se resuelve sólo con becas y colegios. El problema es­colar es grave, pero no es único. Hay que buscar «salidas» a estos muchachos, que no se sientan, como hasta ahora, tan desplazados e inútiles, tan pron­to superen la edad escolar.

Por último, era preciso consultar a los padres Son; demasiados los problemas que los agobien en cuanto tienen un niño anormal. Cuidados, medi­cinas y futuro incierto.

—¿Cree que con estas convocatorias de becas podrán solu­cionarse sus problemas?

—Por algo se empieza. Pero no es suficiente. Tiene usted que saber que las convocadas el pasado curso aún no se han * concedido. Y este año puede ocurrir algo semejante.

—¿Por qué?

—Para que la beca se conce­da, el que la solicita ha de re­llenar multitud de papeles —demasiado complicados, esa es la verdad— y, sobre todo, tiene que hacer constar el centro para el que la precisa, pero co­mo no existen número suficien­te de centros, quiere decir que esos 32 millones y medio vol­verán en gran parte al Patronato que los concede.

Este es el panorama actual de los deficientes en España. Existen esperanzas de ponerlos en vías de arreglo; pero hoy, millón y medio de familias si­guen esperando el momento. Sus afanes se concentran en la preparación de especialistas: médicos, psicólogos, pedagogos. Y que todos ellos puedan tener centros donde sus hijos encuen­tren una guía, un mejoramien­to para poder incorporarlos de alguna manera a la sociedad.

(EP/ DIARIO REGIONAL DE VALLADOLID, 20.6.1964)

 

 

 

DESAPARECEN TODAS LAS MÁQUINAS DE VAPOR Y LOS VAGONES DE MADERA

EN 10 AÑOS, UNA RENFE NUEVA

Sesenta y dos mil millones de pesetas para el Plan de modernización

Dentro de tres años, la Red de Ferrocarriles cubrirá sus propios

gastos de explotación.

El Plan comprende: Renovación de vías,

máquinas, vagones, nuevas estaciones

y mejoras al personal

Dentro de tres años —exactamente en 1967— la Renfe cubrirá todos los intereses de los préstamos. En 1973 su capital patrimonial será de 57.580 mi­llones de pesetas y en ese mismo año ya podrá disfrutar de un beneficio de 760 millones de pesetas.

Todo esto significa que la RENFE va a adentrarse en un plan —no hay duda de que al fin en España se entra por la era de la planificación— que abarcará diez años y a través de ellos y contando siempre con que la economía nacional no sufra ninguna anor­malidad, quiere lograrse la total modernización del a red de ferrocarriles españoles.

LA RENFE TIENE UNA META: SANEAMIENTO ECONÓMICO.- En principio, la modernización -para la que las Cortes ya han aprobado una inversión de 62.000 millones de pesetas- consiste en conseguir la má­xima productividad y autosuficiencia económica de la red; piensan supri­mirse las actuales pérdidas en la ex­plotación y se pagarán los intereses y amortizaciones de las cargas finan­cieras, destinando a renovaciones y a equipos las cantidades que corresponden a una normal amortización téc­nica.

Una de las evidentes señales de civilización la arrojan en el mundo las fa­cilidades de comunicación. Ahora bien, pese al incremento de los transportes -por tierra y aire- lo cierto es que el ferrocarril no ha perdido su importancia ni mucho menos puede decirse que esté llamado a desaparecer.

Técnicamente es el más indicado para tráficos importantes como viajeros , la gran intensidad de circulación y transportes masivos de mercancías. Lo que resulta ineludible es que se dispon­gan de nuevos sistemas con instalacio­nes de seguridad y telecomunicación, con vías modernas sin juntas y con apoyos elásticos, maniobras automáticas, servicios rápidos, cómodos, lim­pios y de acuerdo con los adelantos del resto de los transportes.

No es posible mantener una red de ferrocarriles sin agilidad, lenta, con suciedades casi ancestrales y que ape­nas si concedía las facilidades que en otros países disfrutan los viajeros. Des­de cerca de 24 horas que tarda el correo de Barcelona-Madrid hasta los 200 kilómetros por hora del  tren que enlaza Tokio y Osaka para una dis­tancia de 515 kilómetros, hay todavía un camino que recorrer para los fe­rrocarriles españoles.

EL PASO MÁS IMPORTANTE DESDE 1941.- El medio más importante de transporte todavía en España es el ferrocarril. A su vez, esta es la empresa industrial que emplea mayor volumen de fuerzas de trabajo y después del Estado es el más importante cliente de ciertas ramas industriales. Sus volúmenes de compra y capital apenas si tienen comparación con alguna otra industria. Por todo ello, las autorida­des que rigen hoy los caminos de hierro han decidido dar el paso más im­portante de la RENFE desde su fecha de creación en 1941.

La RENFE ha sido una carga hasta el presente. Desde su creación ha su­frido una larga y elevada ausencia de inversiones. Sus deudas son cuantiosas y por lo mismo su atraso en todos los órdenes, bien patentes. Para esto no existen paliativos. Pero esta etapa ha sido solemnemente clausurada. Los 62 mil millones del Plan de Modernización tienen tres objetivos concretos: renovación técnica, renovación económica y beneficios sociales. Con la mejora técnica se perfeccionarán los servicios, aumentará la productividad, reducirá los precios de coste.

   Desde el punto de vista económico,  ya ha quedado indicado que en 1967 los ingresos de la RENFE llegarán a cubrir sus propios gastos y poco después  se podrán evitar las cargas de amortización.

En cuanto a los beneficios sociales, los propios empleados serán los primeros en disfrutarlos con retribuciones más justas, mayor seguridad en su tra­bajo, disfrute de viviendas, etc.

DISTRIBUCIÓN   ECONÓMICA   DEL PLAN.- Según manifestaciones de la propia RENFE, ésta será la distribución eco­nómica en el Plan de Modernización:

El Estado en sus presupuestos, des­tinará una cantidad anual de 26.610 millones de pesetas. Las cantidades procedentes de los ingresos de explota­ción que en cada ejercicio económico se dedican a la amortización técnica del  activo, producirán en el decenio 23.130 millones de pesetas e irán a engrosar el capital de financiación. Faltan todavía 12.260 millones de pesetas. Pero se­rán conseguidos por aportaciones y préstamos del Banco Mundial en su mayor parte. Actualmente su préstamo es de 65 millones de dólares, pero se espera que sea elevado hasta 200 mi­llones.

TERMINÓ LA ERA DEL VAPOR Y LA LENTITUD.- Uno de los elementos que acusa más fuertemente la anterior carencia de in­versiones en la RENFE son las vías. De los 15.300 kilómetros existentes, van a ser renovados 7.500 para permi­tir una mayor seguridad y rapidez. De fluidez del tráfico necesita de buenos nudos de comunicación y estaciones dotadas de agilidad y un mayor gra­do de mecanización. Van a ser cons­truidas modernas estaciones en. Zara­goza, Córdoba, León, Miranda de Ebro, Albacete y Vicálvaro, con clasificación de principales.

Tanto en éstas como en el resto de las líneas van a ser modernizados los servicios al público "no sólo por razones funcionales -dice la declaración de  RENFE- sino también en atención a la estética y comodidad".

De las transformaciones más impor­tantes puede que sea la paulatina eli­minación del carbón para sustituirlo por la electricidad y diesel. Con ello será mayor el rendimiento y más eco­nómica la tracción. La electrificación será aplicada a tramos de alta den­sidad de tráfico y la "dieselización" pa­ra baja intensidad. En 1968 ya estarán electrificadas las líneas del Norte. El "diesel" sé aplicarán por este orden: Andalucía y baja Extremadura, Galicia; Madrid-Zaragoza, Levante, Ara­gón y Castilla la Vieja en líneas no electrificadas. En resumen: 3.081 kilómetros serán electrificados y 8.500 serán cubiertos por diesel.

Se adquirirán 81 locomotoras eléctri­cas y 83 unidades-tren. Como dato in­teresante, gracias a la continuidad de electrificación, una sola máquina po­drá llegar desde Hendaya, Bilbao o Santander a Madrid y continuar hasta Córdoba, sin cambio ninguno. Para el parque de "diesel" se adquirirán 420 locomotoras de línea y 235 para maniobras. Sesenta y cuatro trenes automotores rápidos de gran potencia y 75 de mediana potencia.

Se pretende renovar el parque de coches, furgones y vagones poniendo de relieve que dejarán de circular los coches de madera; habrá instalaciones de señalización y comunicación en consonancia con toda la renovación iniciada.

Por último los empleados   de   la RENFE van a ser beneficiados con la elevación de sus salarios; mejoras de locales de trabajo,   asistencia social, centros de formación profesional y un total de 27.175 viviendas.

Una modernización que ocupará diez años, los diez años más importantes en la historia de la RENFE y de la que, en definitiva, saldremos beneficiados todos los españoles. Los chistes fáciles sobre el atraso de nuestra red de ferrocarril van a terminarse.  (EP/LA  VOZ DE AVILÉS, 1964)

 

 

MÁS DE 7 MILLONES DE ESPAÑOLES CARECEN DE PROTEÍNAS ANIMALES

* Las cifras sobre instrucción son aun más alarmantes

 

Donde quiera que exista un hombre, allí puede haber una necesidad que puede ser reme­diada por los demás hombres. Lo que ocurre, con demasiada frecuencia es que cada hombre quiere sentirse independiente remediando necesidades ajenas.

Frente a este viejo sentido de francotiradores de la caridad, ha surgido en nuestros días "Caritas", mediante la cual, de una forma unificada y coordi­nada, los cristianos pueden contribuir a remediar las nece­sidades de sus hermanos en to­dos los terrenos.

MAS DE 140 MILLONES.- En 1963, y gracias a los dona­tivos por diversos conductos re­cibidos, Caritas ha distribuido exactamente 140.004.902 pesetas. La cantidad mayor, es decir cer­ca de los 30 millones de pesetas, remediaron situaciones extremas en catástrofes públicas, situacio­nes de emergencia y pobres ver­gonzantes. Más de 28 millones se destinaron a viviendas en distintas provincias.

— ¿Qué necesidades son las que acaparan más fondos de Caritas? —preguntamos a uno de sus dirigentes. (Prefiere que su nombre no se divulgue)

—Aparte de los conceptos ya dichos, se han invertido cerca de diecinueve millones y medio en asistencia médico-farmacéu­tica. Para alimentos se han ne­cesitado 18.216.363 pesetas; más de doce millones y medio en ropero; diez millones de pese­tas en centros sociales, guarde­rías, cantinas, colonias, residen­cias, etc.

— ¿Puede Caritas atender a todos los necesitados que acu­den a sus puertas?

—Casi a todos. En realidad, si se trata de ayudas económi­cas, medicinas, etc., de una manera u otra se puede solu­cionar. Donde no podemos ha­cer nada es en los casos en que se nos presentan retrasados mentales, niños que piden in­greso en colegios internos o sa­natorios de cura, etc. Hasta ahí no ha podido llegar aún Caritas.

PROBLEMAS ESPAÑOLES.- En el programa de "Comunicación   Cristiana   de   Bienes" Caritas   ha   sintetizado,   entre otros, los  problemas más im­portantes que  tiene  planteada la vida nacional, desde el pun­to de vista de irregularidad o crisis social y en los cuales hay que poner el bálsamo de la ca­ridad.

En primer lugar, los movi­mientos migratorios. Como es sabido, de 1950 a 1960, unas 2.200.000 personas dejaron sus casas y se marcharon o a otros lugares de España o al extran­jero. La emigración crea los problemas de abandono de fa­milia, tierras sin cultivar, in­adaptación...

La "Comunicación Cristiana de Bienes" se ha propuesto lle­var equilibrio y posibilidades a todas esas familias de emigra­dos.

Otro de los grandes proble­mas es el relacionado con' la Sanidad. Según los datos faci­litados por la Secretaría Téc­nica de Caritas, en España se dan de 5 a 10 mil casos anua­les de poliomielitis El número de personas afectadas por la tuberculosis oscila entre las 30.000 y los 50.000. El número de tracomatosos se estima de 50.00 a 80.000. No está ausente la lepra de nuestro país, don­de existen de 10.000 a 20.000 localizados en Galicia, Levan­te, Andalucía Extremadura  y Canarias. En 1961 se produjeron un millón de accidentes de trabajo; 3 millones de españoles se es­tima que sufren enfermedades físicas o mentales durables y de las que un millón requiere, recuperación.

En cuanto a la vivienda, Los datos oficiales hablan aún de la existencia de unas 131.000 chabolas, cuevas, chozas, etcé­tera. De ellas, 94.000 estaban situadas en ciudades grandes. Cerca del millón v medio de viviendas carecen de instala­ciones higiénicas, y 1.233.000 no tienen agua corriente.

LA ENSEÑAZA.- Las cifras sobre la instruc­ción en España, son aún más alarmantes; existen 20.280.000 españoles que no tienen otros estudios que los primarios. A la vez, quedan aún 3.150.000 per­sonas mayores de 10 años que no saben leer ni escribir. 358 mil niños en edad escolar, no están matriculados en ningún centro de enseñanza.

La alimentación deficitaria afecta a cuatro millones de es­pañoles. La sexta parte del peonaje agrícola, la quinta par­te de los obreros de ciudades pequeñas, la quinta parte de los pequeños propietarios rurales, la quinta parte de los obreros de Madrid y Barcelona, la vigésima parte de la clase media y la vigésima parte de los grandes propietarios, no consumen las suficientes calorías. Geográficamente, Lugo, Orense, Pontevedra, Soria, Badajoz, Jaén, Almería, etc., son las que poseen el más elevado ín­dice de mala alimentación…

Pero aunque estén bien ali­mentadas, se sabe que 7.780.000 personas carecen de proteínas animales. Lo curioso es que con ser el problema tan grave, se ha concluido que si cada es­pañol aportara al programa de "Comunicación Cristiana de Bienes" el importe de un día y medio de su salario, de su jor­nal o sus normales ingresos, podría resolverse el problema en su conjunto.

Quedan aún por señalar los problemas nacidos de la in­adaptación social al medio en que se vive; las dificultades en­tre padres e hijos en las nue­vas generaciones; las faltas de recursos para solicitar présta­mos, becas, etc.

Pero todas estas cifras no constituyen un cerco de congo­ja. Caritas Nacional ha mon­tado su trabajo con eficacia constante. La necesidad más sorprendente que surja movili­za rápidamente muchas- manos camino de solucionarla Los problemas que tengamos plan­teados los españoles son un se­rio empuje para todos nos­otros. Estamos seguros de que Caritas reducirá esos números. EP. 2.6.1964

 

 

NO ES PETRÓLEO TODO LO QUE SE BUSCA

*  Agua subterránea, la esperanza secreta para tanta sequía

* Gracias   a   un   estudio   de   los   caudales subterráneos   de   agua,    España   podrá redimirse   de   la  sequía

* Actualmente  se  extraen ya 300 metros cúbicos por segundo

 

El subsuelo español presenta muchas fisuras y poros, lo que hace que además de los ríos  que conocemos en la superficie, existan otros ríos enormes totalmente desconocidos por correr a grandes, profundidades. Hasta ahora, esas corrientes han sido casi completamente desaprovechadas, pero España —que nun­ca anduvo suficientemente regada empieza a sentir mucha más sed: aumentan las industrias, se quieren ganar terrenos para, la agricultura, crece la 'población y todo ello significa que necesitamos más agua.

PLAN   GENERAL   PARA   DESCUBRIR  AGUAS   SUBTERRÁNEAS.-El Instituto de Colonización, de acuerdo con el Instituto Geológico y Minero y una empresa norteamericana, está llevando a cabo un estudio exhaustivo de las aguas subterráneas de España. Para ello se ha dividido el territorio nacional en 18 zonas más una especial para Cana­rias. Se llevan ya realizados 287 pozos; 5.500 metros de profundidad; 1.910 metros de galería y 1.134 metros de perforación con una profundidad de 131.197 metros. El caudal obtenido es de 33.243 litros por segundo.   

El estudio se ha comenzado por aquellas zonas que presentan unas necesidades más urgentes, como son Huelva, Sureste de la península, Le­vante, Cataluña y la llamada depresión Burgos-Logroño.

— ¿Cómo se lleva a cabo este es­tudio?, — Pregunto a un técnico del instituto de Colonización.

—Es un método muy parecido al que se utiliza para el petróleo, pero con la enorme diferencia del aspecto económico.

 Primero se realiza un estudio geo­lógico y técnico que es aplicado más adelante sobre el terreno, bien por medio de la cartografía o fotografía aérea. Inmediatamente después se realizan prospecciones con métodos eléctricos, sísmicos o magnéticos para descubrir las capas porosas o permeables. Los datos meteorológicos son importantísimos pa­ra determinar la cantidad de agua que puede acumularse: es decir, aquellos lugares donde llueve, los arenales o capas de pizarra. Con todo ello se obtiene hipótesis que habrá de confirmarse si todas las pruebas coin­ciden en que se encontrará agua. Se inicia el sondeo por rotación o percusión y se extrae el agua. Con ello se realiza el estudio de los niveles. Si estos bajan demasiado, quiere de­cirse que no merece la pena explo­tar la bolsa. Si el nivel permanece sensiblemente igual, entonces es cuan­do se puede gritar como Odón, pero al revés: ¡Agua!

AGUA, PROBLEMA   ESPAÑOL.- Tanto Andalucía como Levante, Cataluña, Aragón, las dos Castillas como Canarias presentan un problema grave en la península: su escasez de agua. Es cierto que antes de introducirse la búsqueda de caudales sub­terráneos, lo primero que ha do re­alizarse es un máximo aprovecha­miento de las aguas de superficie. De todos modos, la irregularidad de los terrenos hace esto imposible en algunas zonas y por ello no hay otra solución que disponer de un mapa cartográfico sobre esas bolsas líqui­das que remedien campos y ciuda­des de su sequedad.

Ocurre, no obstante, que en mu­chos casos, el pozo no es rentable. Si se consigue que un pozo arroje un litro de agua por segundo a una profundidad de 60 metros, puede costar de  50 a 60.000 pesetas.  Lo cual es rentable en el Sureste; pero no lo será en Castilla. Uno de los problemas que presenta, precisamente el Sureste es que al hacer el balance hidráulico y comparar el agua que se calcula que se filtra con el agua de los pozos y manantiales, se ve que el nivel de agua desciendo notablemente. En otras zonas el pro­blema está en que la calidad del agua no merece la pena hacer una inver­sión para sacarla a la superficie.

LOS  POZOS   MÁS  IMPORTANTES ENCONTRADOS.-Es muy probable que dentro de unos años haya cambiado esta cara de secano que España nos presenta nos ha confirmado un especialista en prospecciones de agua subterránea. Con los trabajos hasta ahora, realizados se ha encontrado agua que,  de reunirla en un cauce arrojaría la cantidad fabulosa de 300 metros cú­bicos por segundo, es decir, un gran río.

Estos son los principales pozos que se han puesto ya en explotación (fundamentalmente por regadío): En la zona de los Llanos de Albace­te se extraen 1.120 litros por segundo y 700 en salobral. En Alicante existe un gran pozo en Callosa con 1.400 litros por segundo, otro en Aspe con 3.000 y un tercero en Gata de Gorgor con 166. Para la sequedad de Alme­ría se ha encontrado agua en Níjar, 1.800 litros por segundo; Dalias con 1.500 y Huércal-Overa con 1.566. En toda la zona de Lorca y Puerto Lumbreras se extraen 1.175 litros por se­gundo; además de Jumilla con 200 litros y Mazarrón con 396.  Una de las mejores zonas es la de Valencia con 3.500 litros por segundo total. De los problemas que más urgían el de Melilla, para la que se extraen ya 262 litros por segundo.

Se ha prospeccionado ya los 1.200 kilómetros cuadrados de la costa de Huelva y se esperan los últimos da­tos de esta zona.

ORO PARA LAS TIERRAS DE ESPAÑA.- Se da con mucha frecuencia, el ca­so curioso de que los trabajadores de los sondeos encuentran a veces en sus excavaciones, piritas y otros minerales. Los hombres gritan entusiasmados:

 ¡Hemos encontrado oro!

Los técnicos los miran  con un poco de aburrimiento. Por el contrario, cuando el caño de agua brota y sal­pica las tierras, son los técnicos los que exclaman: "¡Oro, esto si que es oro!". Y los obreros los miran un poco entre compasivos y asombrados. Luego se convencen de que el agua es el verdadero oro que necesita la tierra española.

Nos hemos querido informar, por último, si en alguna de estas prospecciones se  han utilizado a zahoríes o elementos de radiestesistas.

—No. Y no es porque se descon­fíe de ellos en absoluto. Hay ingenieros radiestesistas que han hecho hallazgos estupendos, pero los mismos han fracasado en otras tantas ocasiones. Cuando se quiere hacer un estudio científico no puede confiarse en esos métodos radiestesistas.

Lo cierto es que en pocos años, en cuanto se disponga del mapa de agua subterránea y éstas pudieran ser elevadas a superficie, los españoles nos habremos aliviado de uno de los problemas de nuestros días. EP, 2.7.64

 

 

 

 

 

 

 

 

EL HOMBRE YA ESTÁ CAMINO DE LA LUNA

 

*  El lanzamiento del «Saturno I»,  primera fase  del programa

USA, que culminara en 1970

* El «Saturno» (gira ya en torno de la tierra) pesa diecinueve miI  kilos

* Un ordenador electrónico  recibe y transmite órdenes en  fracciones   de   segundo

A  fines de esta primavera, Norteamérica ha iniciado la sexta fase de lanzamientos de proyectiles Saturno, dentro del programa "Apolo" cuya finalidad es llegar a la Luna no más tarde de 1970.

MODIFICACIÓN  EN   LOS    LANZAMIENTOS.-Cabo Kennedy ha estado estos días en plena fiebre de lanzamiento. Sus bases se encontraban ocupadas por to­das las plataformas y andamiajes que han cooperado al lanzamiento del Saturno. La nave «Apolo», que acompañaba al vehículo ha sido diseñada expresamente con un limitado número de instrumentos: un módulo de mando, uno de servicio y un sistema de escape de lanzamiento.

En la primera fase,   los  8 motores colocadas del tipo H-l, desarrollaron un  impulso de 800.000 kilogramos en la plataforma 37B. Se trataba  de  la primera   vez  que  un   Saturno  —-que ha hecho ya cinco vuelos— lleva consigo una  nave  espacial  "Apolo". Su peso es de 19 toneladas. Para su segunda fase se le acopiará   un   S-LV con  motores Lox-RP  que serán    los que lancen el módulo de mando de la nave «Apolo».  

Antes de iniciarse el lanzamiento, el vehículo y la nave fueron sometidos a una serie de pruebas, tanto para comprobar todas las piezas, subsistencia y acoplamiento, como las de interferencias de radio. Esta última prueba—totalmente satisfactoria—-se llevó a cabo a una altura de 65 me­tros sobre el nivel de lanzamiento.

La novedad más peculiar de este  lanzamiento ha consistido en el ordenador electrónico para suministrar señales de corrección para que el sistema de control ajustase el  rumbo del cohete.

EN BUSCA  DE LA ÓRBITA EXACTA.-  En los vuelos anteriores del Saturno I se utilizó un mecanismo provisio­nal de guía y control para el mantenimiento de una rudimentaria órbita de vuelo. La experimentación de ahora, la llamada SA-6, utilizó un sistema de guía por ordenador mucho más completo y que es posible sea el definitivo en el momento de lanzar el hombre a la Luna.

Con este ordenador se buscaba el poder situar en una órbita exacta, la carga útil y llevar a cabo el sistema la National Aeronautics and Space Administration.

Durante 146 segundos, el vehículo que se lanzaba, estuvo gobernado por medio de un sistema de control programado de antemano. Dieciséis segundos más tarde fue quemada la segunda fase y se desprendió. En este momento entró en acción el control efectivo, del ordenador electrónico. Sólo en los 8 minutos finales de vuelo propulsado, este ordenador IBM pudo determinar el rumbo que seguiría el SA-6 para colocarse en su órbita.

LOS CÁLCULOS  DEL  ORDENADOR EN UN GRÁFICO.- Dos operaciones fueron las sustanciales del ordenador en el momento de lanzamiento. En primer  lugar hizo todos los cálculos convirtiendo los datos del tiempo, posición y velocidad en  forma de  gráfico de situación real del vehículo y comparándolo luego con la posición donde debería encontrarse.  La otra operación, una vez calculada la diferencia entre las  posiciones teóricas y real, el ordenador fue emitiendo una serie de señales  correctivas para mantener al proyectil siempre en el rumbo preciso que le hiciera entrar en órbita.     

El almacenamiento de la información que necesita el ordenador digital IBM ASC-15 empleado en el Saturno I para hacer sus cálculos de guía, en fracciones de segundo es un tambor magnético de 4.5 pulgadas de diámetro y situado en el centro del equipo. Mientras el tambor giraba a 6.000 revoluciones por minuto, 81 cabezas magnéticas flotando sobre un cojín de aire de una seismilésima de pulgada de grosor leía la información almacenada en la superficie del tambor o registraba nueva información sobre ella.

Junto a estos datos se han recibido los relativos al balanceo, grado de inclinación o desviación e, inversamente, el ordenador sigue enviando instrucciones al equipo de control analógico del Saturno a través de la unidad de proceso de señales.  Esto es estar ya camino de la luna. (EP/ Cadena, Julio 1964)

 

 

EL “CEREBRO MÁS INTELIGENTE” DE MADRID ESTÁ EN LA CALLE SERRANO.

* Trabaja día y noche y no tiene vacaciones

 

El más potente y completo calculador electrónico que funciona en España, ha sido instalado por el Consejo Superior de Investigaciones Científícas. Aunque el precio que se le hizo fue "especial", su costo sobrepasó los treinta millones de pesetas. Prácticamente, desde el mes de mar­zo pasado, el calculador no ha  dejado de funcionar e incluso para trabajos especiales no se ha detenido ni du­rante la noche. En los primeros días de septiembre el cerebro electrónico arrojaba 1.965 horas de servicio.

PODEROSA AYUDA A LA  INVESTIGACIÓN.-El calculador electrónico, para el que se ha levantado un edificio especial en la madrileña calle de Se­rrano, tiene como finalidad primor­dial: el atender las necesidades de cálculo numérico y tratamiento de la información de los distintos centros dependientes del CSIC.

--Verdaderamente, ha representado una gran ayuda para la investigación española -—me dice el director del centro, señor Fernández Arcebiarge-. No se le han sometido aún programas excesivamente espectaculares, pero su continua utilización por diversos Institutos dependientes del Consejo nos indica lo útil que ha sido su instalación.

 Antes de que se le echara a an­dar, se realizaron cuatro cursillos pa­ra un total de 233 personas, a fin de orientarlas en el manejo del calculador  y aparatos perforadores, etc.  Actualmente, la plantilla que cuida del "cerebro" está compuesta por nueve técnicos y personal auxiliar, además del especialista do la IBM que ha de estar siempre vigilando el funcionamiento.

Normalmente los ordenadores que existían en España han sido utilizados para operaciones de cálculos administrativos. Por vez primera, se han sometido al computador programas como los destinados a estudios estadísticos sobre la distribu­ción agrícola y ganadera de España, por el Instituto de Edafología.

Por otros institutos del Consejo, tales como el de Química y Física, el Alonso Santacruz, el de Óptica, se han estudiado temas de asociaciones moleculares: presiones de vapor; funciones de energía potencial de heterócidos, medidas de intensidad, de biociclos  de infrarrojos; integrales biocéntricos y tricéntricos; descompo­sición terminal del metilol; cálculos de sistemas ópticos y corrección de aleaciones; estadísticas de ajustes y estudios de las propiedades de los constituyentes del caucho.

Uno de los trabajos más importantes realizados por el calculador ha si­do el proyecto "PERT" para la construcción. Mediante este estudio  se puede saber con exactitud antes de comenzar a construir qué elementos son los que convienen utilizar con primordialidad y dónde se ha de trabajar con más esmero para que la obra se realice en menos tiempo y a menos costo.

El proyecto "PERT" que en nuestro país apenas si es utilizado, aún, co­brará mucha importancia en años sucesivos."En América se exige que con la presentación de planos, se entregue siempre el proyecto "PERT", al iniciar una obra. 

VEINTE MIL PESETAS LA HORA.- Como base para los trabajos  de mayor fuste, el calculador ha reali­zado lo que los técnicos denominan rutinas y que no es más que una serie de programas de utilización frecuente: cálculos simples de senos, cosenos, etc.

Se trabaja actualmente sólo para el propio Consejo, pero no se descarta la posibilidad, de que sus servi­cios sean utilizados por otros depar­tamentos oficiales y se llevan hoy a cabo las gestiones para que incluso empresas privadas, puedan beneficiar­se del calculador, sin el cuál, no se podrían realizar gran cantidad de operaciones por el dinero y tiempo que en ellas se invertiría.

El mantenimiento no es excesivamente costoso, ya que todos sus elementos están transistorizados, ocupa poco espacio y no gasta excesiva energía. Generalmente el costo de utili­zación por hora de este calculador suele ser de 20.000 pesetas. En España, los precios, naturalmente se han reducido a la modesta suma de  5.000 pesetas, sobre las que se hace el 80% de descuento a los departamentos del CSIC.

UN CEREBRO INCOMPLETO.- Creo que un calculador de este tipo, —me dice el ingeniero jefe del Centro— es primordial, sobre todo para un país en vías de desarrollo, por la multitud de cálculos que hay que realizar.

El calculador electrónico de la calle Serrano atiende hoy perfectamente a las necesidades del propio Consejo, aunque sea incluso utilizando las noches y no parando nunca. Pero muy pronto se quedará pequeño. Es reducido el edificio y carece aún el «cerebro» de muchos elementos que lo complementen.

—Agregándole los elementos que le faltan creo que podríamos atender a todas las necesidades españolas hasta finales del primer plazo del Plan de Desarrollo.

El completarlo es obra de millones, pero ya se está estudiando alguna proposición y es muy posible que el “7070" rinda pronto según su plena capacidad. Cuando esto sea así podrá almacenar 688 mi­llones de cifras. Actualmente sólo  dispone de 50.000.

Dispondrá, además, de cuatro unidades de discos —hoy sólo funcionan a base de fi­chas perforadas—, tendrá tres unidades de entrada y como salida tres ordenadores 1.401, mientras que hoy sólo dispo­ne de una máquina impreso­ra más lenta que el calcula­dor. La diferencia será ésta: cada ordenador 1.401 puede imprimir 1.400 líneas por minuto, mientras el actual sólo imprime 150 líneas en el mis­mo tiempo. Y si se trata de cifras y letras, podrá impri­mir 600 líneas por minuto.

Uno de los más importantes elementos de que dispondrá será de diez estaciones de consulta fuera del recinto del calculador y a distancia inferior a un kilómetro. Por tan­to, cualquier departamento del Consejo podrá hacer sus con­sultas al ordenador sin necesidad de salir de su propio lo­cal. Por último, podrá ser so­metido a varios programas si­multáneos y nutrirá su memo­ria de los programas IBM, con lo que no necesitará rea­lizar las operaciones de ruti­na, en las que tanto tiempo se invierte, puesto que se le darán resueltas por las llama­das bibliotecas de los cerebros de la misma especie que fun­cionan en muchos países.

A pesar de los millones que supone, el completar el cere­bro es una obra de gran im­portancia y a ello tiende el CSIC. (EP/ PUEBLO)

 

 

 

 

 

 

VIENEN LAS AUTOMÁTICAS QUE SIRVEN CAJETILLAS DE TABACO

 

A partir del 1 de julio el Boletín Oficial del Estado" ha vuelto a poner corno pro­tagonistas de la actualidad a dos personajes ya tradiciona­les en la vida española —el estanquero y el cerillero— y un "tercer hombre" en dis­cordia: el propietario de má­quinas automáticas. Entre los tres van a decidir, en gran parte, la comodidad futura del fumador español y del turista, con el que hoy también hay que contar.

EL MUNDO AUTOMÁTICO.- Poco acostumbrados estamos aún los españoles a ese mun­do de la máquina automática. Cuando cualquier habitante de Europa o América puede adquirir a cualquier hora del día o de la noche un bocadillo, una lata de conserva, unas medias o un tarro de caviar, nosotros miramos aún como un poco sospechosos a esos elementales trastos que nos de­vuelven una pastilla de chicle por una peseta. No se ha lo­grado todavía que podamos servirnos nuestros refrescos, billetes de "Metro" y otras chucherías que no sean el chicle, el chocolatín o el cara­melo.

Sin embargo, en el mes de marzo de este año aparecieron unas nuevas máquinas auto­máticas en Madrid, mediante las cuales se podía adquirir tabaco. Con ello parece que iniciamos un paso firme hacia el mundo de la automación, aunque sea en escala tan mo­desta y con retraso. Sin em­bargo, quien empieza com­prándose una cajetilla de ta­baco sin necesidad de entrar en el estanco, será pronto ca­paz de adquirir analgésicos, refrescos, películas para fotografía, racimos de uvas, pañuelos, artículos de perfume­ría, y con sólo echar por una ranura monedas, tirar  de un cajoncito y esperar la vuelta correspondiente.

EL TERCER HOMBRE.- El estanquero y el cerillero se desenvolvían hasta ahora en  una entente pacífica. El uno con su expendeduría y el otro, en sus cafeterías (los más acomodados), en las puer­tas de los cines y lugares de espectáculos, en las más des­templadas esquinas.

Entonces ha surgido —con la autorización de los organis­mos competentes— el "hombre de la máquina" y, me­diante unas normas aún bas­tante restrictivas, ha comen­zado a colocar sus artefactos en lugares de estrategia para el fumador.

Uno, en vista de ello, se ha lanzado a preguntar a estos tres protagonistas sobre sus "derechos" y, de todo ello, ha logrado poner en claro que dentro de unos meses, España disfrutará de un verdadero asalto de máquina automáti­cas para la venta, que ello no perjudicará a los estanqueros, sino todo lo contrario, y que en cambio, sí hará desaparecer a unos pocos cerilleros.

En el mercado español, actualmente hay sólo dos tipos de máquinas automáticas para la venta de tabaco. Las dos son de fabricación extranjera, una francesa y otra alemana. Sin embargo, se han presenta­do para su aprobación, dos modelos españoles que, muy probablemente tendrán más aceptación que los extranjeros.

—Sólo hay una fábrica en España de máquinas automáticas y trabaja de maravilla —nos dice el director de una de las casas propietarias de las máquinas—. Esas máquinas españolas llegarán a impo­nerse.

— ¿Cuánto vale cada apara­to?

—Actualmente sale por 21.000 pesetas. Nos­otros lo instalamos y hasta ahora teníamos que comprar el tabaco en la expendeduría a la que correspondiera, por la distancia; pero en adelante, podremos comprar directamen­te a la Tabacalera.

— ¿Quiere esto decir que los estanqueros perderán los be­neficios que ahora tenían?

—No. Al contrario. La Ta­bacalera llevará la contabili­dad de ventas en máquinas automáticas y los beneficios se distribuirán proporcionalmente según las máquinas que pertenezcan  al  distrito de  cada estanquero.

La marcha de instalación de máquinas, hasta ahora, ha sido lenta. Sólo cerca de 300 existen ya instaladas en Ma­drid y pronto se piensa llegar a las 500 y se extenderá a ciudades como Barcelona, Bilbao, Valencia…. Los propietarios obtienen el 10 por 100 de ganancia sobre cada unidad de venta.

LAS MONEDAS FALSAS.- —Mire usted, —me decía un estanquero— yo eso de las máquinas no lo veo nada bien. Y a mí en nada me perjudi­can. Pero ya sabe lo que es la gente: en cuanto se encuentran con la  máquina no van más que a buscar la for­ma de sacar la cajetilla con monedas o con otros trucos.

No se asustan los técnicos y propietarios de máquinas por ello. En una de las casas propietarias de máquinas me confesaron que en las prime­ras instalaciones habían en­contrado más de quinientas monedas falsas. Esta ha sido —tal vez— la causa de la len­titud en nuevas instalaciones. Se ha exigido una total ga­rantía a las nuevas máquinas para que puedan evitarse los fraudes.

— ¿Se ha conseguido?

—Tenemos en experimentación la máquina más sensacional de cuantas ha salido al mer­cado. Hasta ahora, se controlaba la moneda por el peso y el troquel. Ambos podían ser falsificados. Pero el nuevo sis­tema controla peso, troquel y aleación.

Los propietarios tienden a poner las máquinas en la ca­lle antes que en locales cerrados, que ha sido donde han encontrado más falsificaciones. Los resultados más posi­tivos los han obtenido en las fábricas y en la Ciudad Uni­versitaria, donde han tenido que reponer existencias dos o tres veces al día.

    NO TIENEN TABACO AMERICANO.- Otro estanquero me confesaba que no cree en el éxito de la máquina, porque le fal­tan las marcas de tabaco ru­bio americano y las labores insulares que tanto se venden  hoy. Los funcionarios, por ejemplo, de la Presidencia del Gobierno, en donde existe una máquina, prefieren salir al estanco de Colón a comprar rubio, del que carecen en el servicio automático.

—Pero no crea que eso es una gran dificultad. Con el tiempo se llegará a arreglar. Y sobre todo tenga en cuenta que hoy  "Celtas" y "Ducados" se venden el doble que el resto de las otras labores juntas.

Era la opinión de otro es­tanquero consultado.

Los que tienen una opinión bastante unánime, son los cerilleros. Para ellos la guerra ha comenzado muy seriamente. Su existencia peligra. En
cuanto el fumador encuentre en la calle a cualquier hora
una máquina, no le importará invertir dos o tres pesetas más y comprar tabaco prefe­rido antes de acercarse a un cerillero. Por eso, en los lugares donde éstos existen, las máquinas sufren diarias ave­rías: introducen palillos, objetos extraños y la máquina se clausura.   

—Yo no le temo ni a esas máquinas, ni a otras, —me confesaba un anciano  vendedor de la Gran Vía madrileña. Lo que nosotros vendemos son pitillos sueltos de todas las marcas y eso no lo podrá dar la máquina.

Al final, puede que todos, muy bien avenidos, se pongan de acuerdo para servir a su majestad el fumador. Pero, por ahora, la partida ha comenzado a perderla el ceri­llero. (EP/ EL FARO DE VIGO/ DIARIO DE LAS PALMAS/ PATRIA/ DIARIO DE CÁDIZ/ DIARIO PALENTINO. Julio 1964)

 

 

ESPAÑA SIGUE EL MISMO RÉGIMEN ALIMENTICIO

QUE EN ÉPOCA ROMANA

* Pero está cambiando al ritmo que exige un país industrializado

 

 

A partir de 1965 España va a ponerse a nivel de los más adelan­tados países del mundo en lo que a alimentación se refiere. Para enton­ces, se dispondrá de un Código Ali­mentario en el que, además de codificarse los alimentos, sus diversas for­mas y contenido, se delimitarán sus manera de presentación y habrá una serie de prohibiciones y normas para el consumo. Hasta ahora, multi­tud de disposiciones parciales regu­laban la presentación de algunos pro­ductos -sobre todo, de cara a la exportación- pero no había un cuerpo de doctrina general, con lo que al comerciante o al tendero se le de­jaban unos márgenes que, en algu­nos casos, podrían encerrar ciertos peligros para el consumidor.

14 EXPERTOS PREPARAN EL CÓDIGO ALIMENTARIO ESPAÑOL.-  En 1960 se constituyó una subco­misión presidida por el director ge­neral de Sanidad, señor García Orcoyen. Se presentó al Gobierno la es­tructura de un código alimentario, que fue aprobado. En el mismo se re­cogían las disposiciones antiguas, co­ordinadas, las normas de los orga­nismos internacionales como la FAO, la OMS, etc. 1963 y parte de 1964 fue­ron dedicados por entero a la redacción de capítulos, en los que trabajaba  uno o varios ponentes, según su importancia y extensión. En estos días ha sido entregado al Gobierno el Código para su revisión y próxima promulgación.

EL ALIMENTO QUE LLEGA A SU CASA Y SUS CONDICIONES.- Los expertos en alimentación se han propuesto eliminar para siem­pre la anarquía en la elaboración, presentación y venta de los alimen­tos. No es suficiente que usted com­pre el pan o beba un licor. Es pre­ciso que éste le llegue en condicio­nes de plena garantía.

El Código Alimentario español va a constar de cinco partes. En la primera  se   definen   fielmente  los   ali­mentos, su estado puro y sus alteraciones.   La   segunda   se   encarga   de las normas para la conservación, al­macenes, transportes, condiciones de elementos que rozan a los alimentos, como envases, personal que los manipula; preparación culinaria (para hote­les,  restaurantes,  con  un  apéndice    dedicado a los útiles que el hombre y   el niño emplean y que pueden llevar  sustancias nocivas, tales como  papel,  goma, lápices, tinta…

Quizá de las partes más interesantes sea la tercera, en la que se tratan todos y cada uno de los alimentos, por agrupaciones: pan, carnes, cereales, frutas, pescados…  Un segmento más, para las sustancias que pueden acompañar a los alimentos como aditivos para darle color, presentación, sabor y conservación. Se determinan qué elementos se podrán   utilizar y cuáles quedan proscritos.

PRODUCTOS COSMÉTICOS.-  Para la última parte se dejan las  sustancias  no  alimenticias que influyen en el alimento, tales como fertilizantes, piensos de animales. Pero lo curioso es que al Código no se le escapan otros elementos como son los de higiene y que tanta relación tie­nen con la cocina: detergentes, tin­tes de ropa, jabones, cosméticos y útiles, en general de limpieza.

Pregunto al doctor don Román Ca­sares, director de la Escuela de Bromatología de la Universidad de Ma­drid, sin con ello quedará completa toda la reglamentación.

—No, todo esto irá seguido de una serie de disposiciones legales y reglamentos concretos, ya que nosotros hemos fijado sólo la tesis general, di­ríamos, de lo que ha de ser el ali­mento en España.

—Doctor Casares, ¿podría usted adelantarnos algo de lo que se dispone en ese Código, sobre algún ali­mento en concreto, por ejemplo, el pan?

—En primer lugar se define y se especifica que sólo se dará este nombre al que sea de harina de trigo. Si se hace con otra clase de ha­rina, habrá de decirse: pan de ceba­da, pan de centeno, etc. Se fijan los tipos de pan que pueden fabricarse: de viena, francés, integral, de gluten... Las características en color (puede ser blanco, moreno), el olor.

— ¿Qué olor ha de tener el pan?

—Agradable, suave y exento de ranciedad. También se determina el sabor, la estructura (de miga, suave al tacto, de masa homogénea, cortezas delgadas). Se fijan los caracte­res químicos, su examen microscópi­co para que esté libre de parásitos, hongos, residuos.

Pero la auténtica novedad consis­tirá en la elaboración del "pan enriquecido" como existe en otros paí­ses, a base de gluten, suero de leche o leche en polvo, harina de soja en un cinco por ciento, huevos —un mí­nimo de 150 gramos por cada kilo de harina—, harinas de leguminosas, azúcares, mantecas, grasas, etc.

Se prohíbe la venta de pan raya­do que provenga de desperdicios. Tendrá ahora que venderse envasado y con la etiqueta de la industria que lo elabore.

HACIA EL PRODUCTO ENVASADO.- —La tendencia es a sanear el alimento y a que éste se envase para darle calidad. Con esto se consigue algo muy importante: alimentar bien al español y hacer esa exportación invisible en el estómago de los turis­tas, que, sin duda, se verán más atraídos por nuestros alimentos.

Es claro que la vigilancia habrá de ser mayor para evitar las adulteraciones. Quizá el producto se encarez­ca un poco, pero desde luego, gana­rá en calidad.

En las carnes se ha hecho una di­visión de piezas y clases. De todas ellas tendrán la obligación de expen­der en las carnecerías. Para las provincias donde se consume, se ha regulado también la carne de came­llo y en cuanto al caballo, se vende­rá en locales distintos, no podrán lla­marse carnicerías y —para los pocos analfabetos— tendrán que pintar una cabeza  de caballo a la entrada.

¿COMO SE ALIMENTA EL ESPAÑOL?-

—¿Cree que es racional la alimen­tación del español?

—Mire usted, nuestra alimentación es la normal de todo país mediterrá­neo. Desde la época de los romanos, consumimos cereales, productos hortícolas, frutos y pocas proteínas ani­males, pescados, etc. Ahora estamos pasando a la alimentación de paí­ses industrializados, en los que se im­porta más carne y pescado. Pero tanto en esto como en el horario tan irracional de España, es algo que cambiará muy lentamente. Recuer­de que un viajero extranjero, en el si­glo XVII, se quejaba de nuestras co­midas después de las dos de la tar­de. Seguimos igual, pero habrá que ir a la fórmula europea de desayuno fuerte, comida ligera de bocadillo y cena fuerte, a las siete de la tarde.

Con un Código como éste, no ca­be duda de que estaremos mejor alimentados. 1965 nos traerá ese hermo­so pan bajo el brazo. (EP/PATRIA.10.6.1964)

 

 

DEL ANTIGUO PLEXIGLÁS A LA NUEVA INDUSTRIA DEL PLÁSTICO

*  Es la tercera en importancia en España

* En menos de 20 años de existencia dispone de 2.000 empresas

 

Ya va siendo imposible en­tender nuestro tiempo si lo desligamos de algo, al parecer, adjetivo, indife­rente como son los plásticos. Cada día tenemos ocasión de decir: "Vaya, otra cosa de plás­tico". Y no nos equivocamos. Cada día salen al mercado nuevos productos de plástico o, lo que es más fundamental e interesante aún, salen nuevos productos, gracias al plástico. El CSIC co­menzó a interesarse por los plásticos exactamente en 1947. Fue entonces cuando España se incorporaba a esa nueva in­dustria que revoluciona al mundo moderno. Con menos de 20 años de existencia, la in­dustria del plástico se ha con­vertido hoy en la tercera in­dustria nacional con más de dos mil empresas.

—Es claro — me informa don Luis Martín Vicente, de la Sec­ción de Plásticos del CSIC- que esas industrias suelen ser muy pequeñas, casi familiares. La agilidad mental de los es­pañoles se ha movido mucho en estos últimos años cuando vieron que cualquier producto de plástico era colocado rápi­damente en el mercado. Con una sola maquinita en una habitación, se han establecido centenares de familias. De to­das formas, a estas alturas po­demos decir que unas 20 fábri­cas españolas están en línea de competencia internacional y pueden rivalizar con el ex­tranjero.

Los problemas que les sur­gen a las modestas empresas son los propios de esa rapidez e improvisación: la mayoría de los empresarios son autodidac­tas y se han tenido que estro­pear muchas fibras antes de que se disfrute de unos plásti­cos de calidad.

Recientemente ha vuelto a convocarse un curso de la Es­cuela de Plásticos sostenida por el CSIC. Con este curso se formará la sexta promoción de técnicos en plás­ticos.

LA   ESCUELA DE   PLÁSTICOS.- Hasta hoy existen estas modalidades: "Diploma de alta especialización en Plásticos y Caucho" para doctores, ingenieros y Li­cenciados y "Diploma de especialización en Plásticos" para técnicos sin título superior. Este último va dirigido a los técnicos de Grado Medio y será una modalidad que muy pron­to va a desarrollarse en las Universidades Laborales. En cuanto al primer Diploma, im­plica una amplia enseñanza teórica y muchas prácticas. La Universidad ha reconocido las asignaturas como válidas para Doctorado en la Facultad de Ciencias de Madrid.

— ¿Cuántos alumnos suelen tener por año?

— Generalmente sólo 20. Hay un examen de ingreso a base de matemáticas. Al final obtie­nen el título unos 15 y no se queda ninguno sin colocación. Claro es que muchos de ellos vienen enviados por las pro­pias industrias. Son personas ya maduras, excelentes alum­nos con ganas de aprender y de trabajar.

—¿Qué asignaturas se cur­san en esta Escuela?

—Para el Diploma de alta especialización las asignaturas son: Química macromolecular; Tecnología de los Materiales Plásticos del caucho; Ingenie­ría y moldes y maquinaria pa­ra plásticos; Dibujos industria­les y las correspondientes prácticas.

Casi las mismas asignaturas son para la otra modalidad só­lo que la teoría se da con me­nos intensidad y hay más ho­ras de prácticas. Asimismo, para el título que también se concede de "Técnico en Plásticos".

Las clases suelen desarro­llarse a últimas horas de la tarde ya que la mayoría de los alumnos trabajan en diversas empresas. La Escuela dispone ya de unos laboratorios muy completos y de un cuadro de profesores compuesto por nueve doctores y titulados y cinco ayudantes técnicos para prác­ticas.

IMPREVISIBLE FUTURO.- El Consejo Superior, en vis­ta del incremento que iban to­mando las industrias del plás­tico, formó sus técnicos para que investigasen en las distin­tas modalidades, asesoren a las empresas y comunicasen al mundo sus hallazgos y paten­tes. La Escuela es una manera práctica y concreta de crear una cantera de técnicos al ser­vicio inmediato de la indus­tria, fomentar las bases para una producción y disponer de un buen plantel de técnicos que coloquen a la producción nacional al nivel que los tiem­pos exigen.

— ¿Qué porvenir tiene el plástico en nuestra sociedad? —pregunto al doctor Martín Vicente, especialista en la ma­teria y secretario de la Escuela.

— Creo que cada día son más claras las perspectivas. Sobre todo la demanda va a ser ma­yor a partir de 1967. Las industrias empiezan ya a especiali­zarse y unas trabajan sobre materias primas mientras que otras lo hacen en creación de preparados. De estas  últimas existen unas veinte de talla internacional.

— ¿Cuáles son los plásticos que hoy se consideran más importantes?

— Realmente, sin caer en exageración, puede asegurarse que hoy sale un plástico nuevo ca­da año. Sin embargo, los mate­riales más importantes por sus propiedades y utilización son el poliestireno, el polietileno y el policloruro de vinilo. Hoy el mercado está invadido de fibras y nombres comerciales que van desde el nylon al tergal, pasando por los plásticos duros.

Uno de los plásticos que más se utilizaron en España fue el
"plexiglás". Luego se vio que resultaba demasiado caro. Sus
propiedades, sin embargo, son excelentes para material ópti­co, más puro que el vidrio aunque menos resistente al ra­yado. A principios de siglo ya
existía la baquelita y el celuloide. Aunque universalmente
hasta el año 25 no se conocie­ron los principales derivados de fibras.

Hoy no es concebible nuestra civilización sin el plástico. Sobre todo, en electrónica. Ni la radio ni la televisión hubiesen prosperado sin las fibras plásticas. La mayoría de los materiales utilizados en electrónica proceden del plástico. Los ingleses aseguran que ga­naron la guerra gracias al ra­dar: pero el radar no hubiera sido posible sin el polietileno.

— ¿Por qué cree que se ha producido esa invasión del plástico?

—Sin duda por sus múltiples cualidades. Es económico. No es un sustituto: tiene sus cua­lidades propias. Es ligero; tie­ne una densidad de 1,03 y  posee una fácil coloración: gran inercia química; es muy fuerte para la mecánica y no se astilla. Actualmente se in­vestiga en una de las posibles deficiencias que tenga como es la temperatura. No es raro que soporte pronto temperaturas de 500 y 600 grados y quizá hasta mil.

La aplicación a la industria de materiales plásticos es cada día más ilimitada; y puede ser empleada desde engranajes si­lenciosos a poliésteres más fuertes que los metales ligeros y pronto se van a tener que despedir hasta los metales fuertes.

El error hasta hoy ha sido que la aplicación del plástico se ha hecho de modo abusivo, quizá sin conocer sus propie­dades. Se ha aplicado a usos de gran temperatura y el plástico se resquebraja. Así algunos ceniceros o espumaderas. Pero en cuanto los equipos de téc­nicos apliquen los últimos adelantos de investigación, las aplicaciones serán más revolu­cionarias y decisivas. EP/ EL FARO DE VIGO, 26.9.1964.

 

 

 

 

 

 

 

 

1965 …

 

SE CREA UNA RED FRIGORÍFICA NACIONAL

* Instalaciones y transportes mejorarán los manjares en la mesa de los españoles

* Tratamiento, congelación y almacenaje de productos alimenticios

* Crecerá la demanda de carnes, pescados, frutas y verduras.

 

En 1948, el Instituto Nacional de In­dustria emprendió el estudio de una Red Frigorífica Nacional, a fin de que se es­tablecieran todas las instalaciones pre­cisas para la industrialización, conserva­ción adecuada y distribución de distin­tas producciones. Diversos organismos, Corporaciones y Sindicatos dieron su in­forme con lo necesario para el Plan. En 1952 se sometió el mismo a información pública, modificándose según diversas objeciones. Sin embargo, fue en 1963, a causa de los estudios del Plan de Des­arrollo, cuando se creó una Comisión interministerial encargada de activar el proyecto.

Como consecuencia de ello se elaboró un plan completo, que fue sometido al Consejo de Ministros y ha sido aprobado recientemente por el mismo.

DIECIOCHO OBJETIVOS.- ¿Qué se propone esta Red Frigorífica Nacional? En primer lugar, va a suprimir o re­ducir las mermas en los alimentos por deterioro, almacenaje o transporte. Se mejorarán las condiciones nutritivas de los alimentos perecederos, en especial las proteínas, de elevado grado de humedad, haciendo que lleguen al consumo en me­jores condiciones. Se alargará el plazo de conservación de alimentos, se revalorizarán los productos de consumo per­manente y producción en precios limi­tados, evitando la caída de los mismos.

Son en total 18 los puntos que se pre­tende alcanzar con la política del frío. En resumen, puede decirse que tiende a crear y extender una serie de instala­ciones, transportes y otros elementos, mediante los cuales aumentarán en cantidad las po­sibilidades de comercialización de artícu­los alimenticios, mejorarán en calidad los alimentos, se regularizarán los mercados y serán favorecidos los producto­res, al equilibrarse los vaivenes de pro­ducción y demanda. En definitiva, el frío va a hacer que los españoles mejo­remos los manjares de nuestra mesa.

INSTALACIONES NECESARIAS.- Para conseguir todo esto, el Sector Frío se considera dividido en cuatro gru­pos, cada uno de los cuales comprende las siguientes instalaciones y servicios:

Primero. Frigoríficos de producción e instalaciones rurales.

Segundo. Frigoríficos comerciales y transportes frigoríficos.

Tercero. Equipo frigorífico de deta­llistas: vitrinas y cámaras-armarios.

Cuarto. Frigoríficos de consumo, cá­maras de consumo y fábricas de hielo.

A estas industrias, sea cualquiera la localización de las instalaciones, se las considerará de interés preferente. Además, se les concederá prioridad en el crédito oficial.

Naturalmente que las instalaciones previstas para esta red han de reunir unas condiciones mínimas. Así, por ejemplo, para carne, la dimensión del mata­dero frigorífico será de 12.000 toneladas métricas al año. El matadero de aves ha­brá de ser capaz para un millón y me­dio de aves al año. Veinte mil litros de leche al día tendrán los centros de recogida y refrigeración lechera. Las estaciones fruteras y hortofrutícolas tendrán capacidad para tratar 5.000 toneladas métricas al año o por campaña. Los frigoríficos de pesca serán de 500 me­tros cúbicos, y las fábricas de hielo, de 20 toneladas métricas al día.

En el Plan recientemente aprobado se determina hasta la forma de llevarse a cabo la refrigeración de cada uno de los productos. Así, para la refrigeración rá­pida de la carne, establece:

"La temperatura en la zona media más profunda del producto deberá des­cender hasta tres grados centígrados en el plazo de tiempo más breve posible, que variará con la especie."

A veces no bastará esta refrigeración y habrá de llegarse a la congelación. "Se debe considerar como tal la operación consistente en enfriar la carne en todos sus puntos hasta la temperatura infe­rior a la de su punto de congelación. En la práctica comercial, las temperaturas que deben alcanzar las carnes en su zo­na media más profunda serán las de 13, 15 ó 18 grados centígrados, según el tiem­po que se deseen conservar. Todas las carnes que vayan a ser sometidas a un proceso de congelación deberán ir pro­tegidas con una envoltura de naturale­za apropiada para impedir el contacto directo de las mismas con el medio am­biente."

DURACIÓN DE LOS ALI­MENTOS.- Gracias a estas instalaciones se ha calculado la duración de cada uno de los productos tratados con el frío. La carne de vaca, a una temperatura de uno a cero grados, puede durar de diez a quince días como mínimo y cuatro se­manas como máximo. La ternera, de una a tres semanas. Un mes el tocino y tres meses el sebo. Se consiguen du­raciones verdaderamente considerables en estado de congelación. Con tempera­turas que oscilan de los 12 a los 25 gra­dos bajo cero se consigue duración de tres meses a un año, y para carne de vacuno, cordero y cerdo. También es sorprendente la duración que podrá con­seguirse para las verduras y frutas, pro­ductos que tradicionalmente sólo podían conservarse unos días en buen estado. El albaricoque se conservará de dos a cuatro semanas. De uno a cuatro meses la mandarina. Hasta cinco meses la pe­ra y la uva. Los que siguen con una vida efímera serán las fresas, higos frescos y plátanos.

Las acelgas, a temperaturas siempre de cero a un grado, tendrán una dura­ción de almacenamiento de diez a catorce días; la alcachofa, de tres a cua­tro semanas; la calabaza, de dos a seis meses; la patata, de cinco a ocho me­ses, y el tomate verde, de una a tres se­manas. La cebolla podrá durar seis me­ses, pero a una temperatura de tres grados bajo cero.

EL PLAN DE FRÍO ES INDI­CATIVO.- Todo el plan se reduce a ser indicativo, tanto para las instalaciones como para el número de productos en tratamiento. En el Código se especifica detenidamente el cuidado a que han de ser sometidos todos los produc­tos, desde que son recogidos y elabora­dos hasta que se exponen en el mercado. Como resultado de todo ello, el Plan de Desarrollo prevé para 1967 un nota­ble aumento en la demanda de pro­ductos. Así, de bovino mayor aumentará en 105,6 el índice de demanda y hasta el 211,5 para las aves. De igual manera, los españoles nos habituaremos a consu­mir más leche, más verdura y más fru­tas, a un precio equilibrado a lo largo del año, gracias a esa Red del Frió que ha comenzado ya a extenderse por todo el país. Lo importante en esto es que no quede todo en un plan minuciosa­mente estudiado, y elaborado y que la iniciativa privada se ponga a la altura de las circunstancias para que el frío industrial mejore las condiciones ali­menticias de todos los españoles. EP/MADRID, 5.1.1965

 

 

 INVADIDOS POR EL TURISMO INTERNACIONAL

* Sólo en agosto de 1964 han venido más turistas que en todo el año 1955

* España, que  era país  agrícola,  tendrá que ser  designada ahora como país turístico

 

Esa «industria sin chime­neas» que ha ido levan­tándose España año a año a base de turismo no ha dejado un solo instante de pro­ducir divisas. La varia geogra­fía española sigue recibiendo oleadas de pintorescos visitan­tes que en pacifica invasión van esparciéndose por las más atractivas costas, ciudades, ho­teles o campings. Hace tres años, cuando se estudiaba en los organismos oficiales el fenómeno turístico y su incremento en España, se preconizó —no sin cierta audacia— que para 1967 se alcanzaría la cifra anual de 13 millones de visitan­tes. Pero en el verano de 1964 puede asegurarse que esa cifra es excesivamente modesta, ya que piensa llegarse fácilmente a ella a finales del presente año.

   LOS 195.000 TURISTAS ANUALES.- Aun cuando la apoteosis del turismo es obra de nuestros días, la industria turística española data de hace ya mucho tiempo. A finales del siglo pa­sado era conocida, y en épocas de escaso desarrollo España po­día ofrecer una cifra respeta­ble de visitantes. En el cuatrienio de 1931-1934 los extranje­ros entrados en España con pa­saporte llegaron a un promedio anual de 195.000, más los 78.000 en tránsito por puertos. La guerra civil española y luego la guerra mundial, seguida del bloqueo a que fue sometido nuestro país, hicieron que casi desapareciera esa agradable y sustanciosa visita de extranje­ros. Puede decirse que España logró incorporarse a las corrientes turísticas mundiales en 1951. El aumento experimenta­do en este año, con respecto a 1950, fue nada menos que del 276 por 100, con una cifra superior al millón de turistas.

En 1905 se creó una comisión nacional que fomentara el tu­rismo mediante la divulgación y conservación de la España ar­tística, monumental y pinto­resca. Luego en 1911 existe ya la Comisaría Regia con este mismo fin. En 1928 se convier­te, por real decreto, en Patro­nato Nacional de Turismo, que tiene por finalidad, entre otras cosas, divulgar el conocimien­to de España mediante publica­ciones, estimular el desarrollo de la industria hotelera, facili­tar guías, difundir propagan­da en extranjero y crear agen­cias de turismo. Sus funciones pasaron en 1938 al Servicio Na­cional del Turismo y al año siguiente se constituyó en Direc­ción General independiente del Ministerio de la Gobernación, hasta la creación del Ministerio de Información y Turismo en 1951.

   ¿POR QUÉ VIENEN A  ESPAÑA, LOS TURISTAS? - A la sociedad actual no hay ya quien la libere de haberse constituido en una sociedad de masas. Ahí andan de cabeza los sociólogos tratando de endere­zar sus posibles entuertos. De todas formas, frente a los in­convenientes que esto tiene, uno de sus muchos beneficios es el de manejar al hombre con más facilidad, dotarlo de segu­ridades y elevar su nivel medio de vida. Esto último ha sido lo que más fuertemente ha apoyado la corriente turística contemporánea. Se han mejorado los medios de transporte en ve­locidad y precio, se ha hecho más universal el disfrute de vacaciones y son muchas las per­sonas jóvenes con gran curiosidad por los viajes y los países. Pero dentro de esto, lo curioso es que la OCDE ha publicado un comunicado por el que asegura que sigue creciendo el ritmo turístico a escala internacional, pero cada vez en me­nor intensidad. España, en cam­bio, mantiene un lugar de pri­vilegio: el turismo que recibe crece cada año, y desde 1960 con ritmo superior al europeo.

Un técnico del Ministerio de Información y Turismo, al es­tudiar las causas del creciente turismo en nuestro país, las ha dividido en dos: los factores ex­teriores y los interiores. Entre los factores exteriores, además del ritmo creciente del turismo universal, figuran las favorables condiciones económicas de los países europeos, principales promovedores de turistas para Es­paña. Su renta media les ha convertido en los mejores con­sumidores de ocio y viajes por efectos de imitación, de niveles superiores. Ha aumentado tam­bién el número de propietarios de automóviles, se desarrollaron grandemente los transportes y se han eliminado muchas tra­bas de tipo aduanero.

A estos factores hay que agregar los internos; son mu­chos los motivos naturales que brinda España a los turistas. El clima soleado, las variadísi­mas costas, ciudades pintores­cas, nuestras costumbres y riquísimo folklore, el riesgo de la fiesta de los toros... Pero no conviene olvidar que uno de los principales motivos de estas visitas es el moderado precio de la mayoría de los bienes y servicios de interés para el tu­rista. La industria hotelera na­cional —por ser muy recien­te— ofrece un panorama muy confortable y muy distinto a aquellas andrajosas posadas criticadas por nuestros visitan­tes de finales del siglo pasado.

   EL TURISMO, EN CIFRAS.- La fuente de energía más importante de la nación en el último decenio ha sido, sin gé­nero de dudas, el turismo. Los extranjeros han llegado a nues­tras ciudades, a nuestras pla­yas, y al cabo de unos veinte o treinta días se han marcha­do con su aire exótico, su piel tostada y sus maletas de recuerdos. Pero en España ha quedado algo muy impor­tante: las divisas. Sólo en un año se reúne en España la fabulosa suma de 23.077,8 millo­nes de pesetas, o lo que es lo mismo y para entendernos, lo que sería un plan de Badajoz costeado en un año.

En 1951 España alcanzó la cifra de 1.263.197 turistas. Na­die podía suponer que en 1963 la cifra llegase casi a los once millones. Actualmente ninguna industria española, por muy floreciente que sea, puede ponerse a competir con ésta de la «exportación sin desplaza­miento» que es el turismo. Los manuales de geografía tendrán que cambiar, y en vez de decir que «España es un país emi­nentemente agrícola", habrán de señalar que lo es eminentemente turístico. Sólo en el pri­mer semestre de 1964 ya se han sobrepasado los siete mi­llones de visitantes, lo que ha supuesto un 31,1 por 100 de aumento con respecto a 1963.

En cuanto a las divisas, mientras en el primer semes­tre de 1963 se llegó a 255,9 millones de dólares, en el mis­mo tiempo y en 1964 se ha llegado ya a 350,2 millones de dólares. El aumento es de 36,9 por 100.

Siguen manteniéndose en ca­beza los visitantes franceses, con un total de más de cuatro millones y medio de turistas. Gran Bretaña ocupa el segun­do lugar, con 1.519.380, y le siguen los alemanes, con cerca de un millón de turistas por año. El turismo que más ha decrecido ha sido el portugués, aunque nos visitan más del me­dio millón, en un número muy similar al de norteamericanos.

En cuanto a los meses de su visita, suelen hacerlo en el ve­rano, de tal manera que los meses de julio y agosto reúnen más del 60 por 100 del turismo total. Sólo en el mes de agos­to de 1964 han venido a Espa­ña más turistas que en todo el año 1955.

Una vez llegados a España, cada nacionalidad escoge un rincón especial. Así, por ejem­plo, los alemanes prefieren la Costa Brava, mientras que sus vecinos austriacos se desplazan hasta Canarias. Los franceses permanecen en el litoral vas­co. Los canadienses, suecos y holandeses pululan por la Cos­ta del Sol. Los suizos veranean en Mallorca y son casi sólo por­tugueses los que visitan Gali­cia. En cuanto a la capital de España, de cada mil turistas, cerca de doscientos son norte­americanos. Las costas le­vantinas —Costa del Azahar, Costa Blanca y Costa de la Luz— son las que, por su par­te, recogen a los ingleses: de cada mil extranjeros que se tuestan en sus playas, 139.22 son de dicha nacionalidad.

En definitiva, por el aumen­to que viene experimentándose es muy posible que antes de aquella lejana meta de 1967 se llegue a los veinte millones de turistas por año. (EP/ PUEBLO, 1965)

 

 

SE TERMINA LA ERA DE LA ALPARGATA

*  Se buscan un zapato popular para los pies de los españoles

* La importación de diez millones de pesetas en zapatos extranjeros ha encarecido los nacionales.

* Un zapato bueno de trabajo no debería costar más de 200 pesetas

* Por cada tres pares de zapatos que se importen, un hombre español queda sin trabajo.

Durante el año 1964 han entrado en España za­patos extranjeros por va­lor de 10 millones de pesetas. Sus precios, generalmente, han oscilado entre las 1.600 a las 1.900 pesetas. Entre otras cosas, esto ha motivado el que los mejores zapatos españoles alcanzaran también elevados precios, de 900 a 1.000 pesetas, y el resto del calzado elevara sus precios. Ahora el Gobierno trata de frenar las carreras de los precios, en vista del feo fantasma que tenemos amenazan­do las espaldas del desarrollo económico español: la infla­ción. Para ello una de las medidas que se van a adoptar es la rebaja de aranceles en ciertos productos, entre ellos, la piel. Con esto, van a entrar en Es­paña zapatos de todas las cla­ses, ya que muchas industrias europeas están deseosas de ga­nar el amplio mercado español, incluso a costa de sus primeras ganancias.

—Pero esto provocaría un gran parón en nuestras fá­bricas de calzado, de por sí débiles; significaría un gran déficit económico  y  dañaría a la balanza de pagos. - Es don Ramón Hermida, el presidente del Sindicato de la Piel, quien nos explica la si­tuación actual de la industria del calzado y las soluciones que han ofrecido al Gobierno.

—La Junta de gobierno del Sindicato de la Piel, siguien­do la línea del sostenimiento de precios o rebajas que pretende el  Gobierno, ha  propuesto la fabricación de un zapato popular.

 ¿Y QUÉ ES ESO DEL ZAPATO POPULAR?.- —Todos hemos oído hablar ya del zapato popular, en mu­chos círculos se comenta con cierto recelo. ¿En qué consiste este zapato y qué se pretende con él?

—En primer lugar, no tratamos de uniformar al espa­ñol. Queremos facilitarle el calzado de piel a los españoles que todavía no pueden usarlo y no desequilibrar con ello las rentas más débiles del país.

— ¿Supone esto una protec­ción a ciertas industrias?

—En absoluto; se seguirán vendiendo los zapatos de ahora. Sólo lanzaremos unos mo­delos especiales, explicando la calidad de los mismos, sus componentes y a un precio asequible. Para ello se reali­zarán dos modelos de mujer; dos de niños, bota y zapatos, y uno para caballero. Todos ellos en dos coloridos. La pre­tensión es la de calzarse con calidad, sin que intervengan los costos extra de la forma y el modelo. Como es natural, no vamos a calzar ahora a tantos españoles como ya lo hacen, sino que vamos a pro­porcionar calzado a quienes lo necesitan y tienen dificulta­des.

— ¿Cómo  se va a llevar a cabo?

—Se han puesto de acuerdo las distintas agrupaciones de fabricantes, curtidores de pieles, distribuidores. Antes de salir al público se hará un control de calidad ejercido por el sindicato, y sin este requisito no podrá venderse ni un par.

— ¿Precio?

— Esto es problema del Gobierno. Nosotros hemos termi­nado nuestro estudio el 5 de diciembre último y sabemos que se ha llevado al Consejo de Ministros. Por nuestra parte se ha hecho una expo­sición detallada de los com­ponentes del zapato con sus precios de costo y manipulación. Ahora es el Gobierno el que ha de decidir sí quita el impuesto que pesa sobre el zapato, y sí le parece bien el diez por ciento de ganancia que se ha dejado. Tan pron­to el Gobierno dé el visto bue­no se expondrá al público detalladamente para que sepa lo que a comprar.

—Además de calzar a quien lo necesita, sin desequilibrar su economía, ¿Se quiere conseguir algo más?

—Algo muy importante: estructurar los canales de in­dustrialización para el comercio exterior. Si tiene esto éxito, nacerán las bolsas de subcontratación para pedidos importantes del extranjero.

LA INDUSTRIA MUY ATOMIZADA.- La industria del calzado es­pañol produce anualmente 40 millones de pesetas, lo que no está, mal, pero no se ha llega­do a lo deseado. Hay pocas po­sibilidades actuales de expor­tación. Mientes Italia ha conseguido en nueve meses de 1964 exportar 39 millones, nosotros, en el año, sólo conseguimos tres millones de exportación, y unos cinco de los que se lle­van  los turistas, entre zapatos, zapatillas y sandalias. El 85 por 100 de las industrias españolas del calzado tiene menos de 20 obreros.  Las series son bastante limitadas, ya que cada vendedor quiere modelos diferentes.

— ¿Es bueno el zapato espa­ñol?

— Sí; existen zapatos muy buenos, como los de artesanía. Tienen una buena línea y quizá el trabajo esté ahora en conseguir mejor calidad por ejemplo en la suela. Ya se han aprobado por el Instituto de la Racionalización del Cuero unas normas de calidad. Pero el gran defecto del zapato español está en los fallos de la comercialización que padecemos. Las industrias no llegan al público. Por eso el zapato popular con su sello de calidad determinada puede ser un gran arranque para el comercio.

- ¿Hay muchos españoles que todavía no calzan con piel?

- Quedan todavía, sobre todo en el Sur de España. Puede decirse que ya se extinguió la alpargata, pero dura aún la rama del caucho y las zapatillas. En Rusia, por ejemplo, está prohibido calzar caucho hasta los 14 años, por el daño que causa a los pies.

- Los industriales zapateros, ¿están a favor del zapato popular?

- Hay aún falta de información pero en cuanto se enteren de la finalidad, todos estarán de acuerdo. Ya existen industrias curtidoras y cadenas de zapaterías que se han ofrecido para fabricación y venta.

— ¿Cree que el público acep­tará ese zapato?

—La mejor prueba consis­tirá en ponerlos en los escaparates. Por nuestra parte queremos hacerlo de la ma­nera más honrada, y por eso se expondrá de qué están he­chos, qué piel se utiliza, etcétera.

UN BUEN PRECIO.-

-El zapato español ¿es actualmente caro?

—Proporcionalmente, sí.

— ¿Qué precio le pondría us­ted a un zapato de trabajo?

—De treinta a cuarenta duros.

De la conversación manteni­da con el presidente del Sindicato cato de la Piel hemos concluido que el zapato popular ni es un hecho ni se puede aún saber su porvenir. Naturalmente, si  se llegan a rebajar los aranceles, el zapato popular se retira porque esto desarticularía la economía. En principio bene­ficiaría, pero a la larga perjudicaría ya que por cada tres pares extranjeros que entren en España, un hombre español queda sin trabajo en la indus­tria de zapatería.

— ¿Esto no significa  cierto proteccionismo?

— ¿Y qué país no lo es en lo que le interesa? Además, lo que se protege, en defini­tiva, es al país…

— ¿Qué rebaja significaría este zapato?

- En conjunto, un veinti­cinco por ciento del costo, ya que serian grandes las series y no habría gastos de modelos.

— ¿Esta experiencia se  podría llevar a otros terrenos, como por ejemplo a los textiles, a los televisores, a los electrodomésticos?

—Supongo. Por lo menos desaparecería esa selva incomprensible de firmas y firmas.

Pues ahí están los zapatos. ¿Quién los pone en los pies de los españoles? La experiencia será una revolución por lo que tiene de abaratamiento, de simplificación y, en definitiva, porque el beneficiario directo no va a ser solo el capital, sino el hombre del trabajo. La puerta está abierta: hay que atravesarla. (EP/PUEBLO, DIARIO SEVILLA. Enero, 1965)

 

 

LOS PERSAS, TRAGEDIA ACTUAL,

ESCRITA HACE 25 SIGLOS

* Esquilo pensó en el protagonismo  del coro sobre los personajes

* José Bódalo encarna el espectro del rey Darío

 

EL telón de la pequeña pantalla se levanta, en su programa de «Primera fila», con una obra clásica: «Los persas», tra­gedia de Esquilo. Con ello, Alberto González Vergel — como director y realiza­dor— va a dar ocasión al público español para que deguste una de las trage­dias más típicas del mundo griego y de uno de sus máximos representantes, junto con Sófocles y Eurí­pides, el gran Esquilo.

«LOS PERSAS», UNA TRAGEDIA ACTUAL.-«Los persas» es una de las tragedias primitivas del teatro universal, aunque ha sido, en general, poco conocida, salvo por los especialistas en teatro griego. Y lo curioso y paradójico, al encontrarse uno hoy ante esta tragedia, es contemplar lo viva y actual que resulta toda su temáti­ca y su planteamiento. Tanto es así que González Vergel confiesa que ape­nas si ha tenido que tocar el contenido inicial, escrito por Esquilo hace nada me­nos que unos 25 siglos.

La obra comienza mos­trando a un grupo de an­cianos de Persia, ante el palacio del rey, inquietos por la guerra que ha habi­do entre su pueblo y los griegos. No ha llegado mensajero alguno y ellos están deseosos de noticias. En el momento más oscu­ro, aparece la reina, viuda de Darío, madre del rey ac­tual. Pregunta a los ancia­nos si tienen noticias y les comunica los sueños fata­les que ha tenido. Al fin, llega el mensajero para co­municar el desastre: las tropas persas han sido vencidas y el ejército, diez­mado, ha conseguido lle­gar a Asia.

Y es ésta la nota de más destacada modernidad que tiene la obra: el pueblo no es un simple paciente, sino que exige responsabilida­des a sus gobernantes. Es algo así como si los nor­teamericanos, dentro de unos años, exigieran a Johnson explicaciones so­bre los acontecimientos del Vietnam. La situación es ajena al pueblo. Se encuen­tra embarcado en una guerra en la que no hace más que acumular desastres. Incluso existen alusiones del coro, en la tragedia de Esquilo, en donde se habla de  grandes conquistas y deseos de dominar los as­tros...(¡)

LA ADAPTACIÓN PARA TELEVISIÓN.- La adaptación hecha por González Vergel ha sido la de mostrar en toda su crudeza la tragedia del pue­blo. Como en todas las obras de Esquilo, el coro no es un elemento decora­tivo, sino el verdadero pro­tagonista: el mediador en­tre los actores sumergidos en su «agonía» y los espec­tadores. González Vergel ha puesto en escena los co­ristas — todos actores de primera línea — y dos cori­feos, a los que hace mover­se casi como en una coreo­grafía. Sus pasos, sus gestos están todos sincroniza­dos y estudiados al detalle. Se ha llevado todo con su­mo cuidado, para adaptar el lenguaje a lo televisivo. Pero conserva toda su so­lemnidad en verso, blanco y cadencioso.

Por ello, todo el juego que verán los espectadores será el de grandes planos largos, para recoger el am­biente, y primerísimos pla­nos con los rostros de las figuras, lo que será un ex­celente vehículo de la psicología de los personajes. Como novedad, hay que señalar que el coro y los corifeos utilizarán la clási­ca máscara griega en su ac­tuación y serán de dos co­lores, para simbolizar la segregación racial que va urdida por toda la trage­dia.

ESTOS SON LOS PERSONAJES.- El escenario es muy sim­ple en decoración, realiza­da por Fernando Sáenz. El Palacio de Atosa, un gran mosaico, que juega un im­portante papel, pues sal­drá siempre en planos to­mados desde una grúa muy alta; el gran desierto donde aparece el rey de­rrotado, y el ara de los dio­ses.

Los papeles principales están encargados a Euge­nia Zuffoli, el de reina ma­dre viuda; el de Darío —que sale como espectro— a José Bódalo; el mensaje­ro es encarnado por Fer­nando Delgado y, en cola­boración especial para el papel de rey, Julián Ma­teos.

Como corifeos —a los que ustedes apenas recono­cerán por sus máscaras saldrán a escena Pablo Sanz y Vicente Vega. El coro, repetimos, está com­puesto todo por primeras figuras de teatro, dada su importancia.

UN LICENCIADO EN QUÍMICA, DIRECTOR.- Todos ellos están dirigi­dos por Alberto González Vergel, un alicantino licen­ciado en Química al que, hace diez años, le entró la pasión por el teatro y, des­de entonces, ha podido apuntarse éxitos como el de «Té y simpatía», «Ejer­cicio para cinco dedos» y «El Emperador Jones», con la que se dio a cono­cer como director.

—He tenido muchas fa­cilidades — me dice— pe­ro tengo que reconocer que la obra es difícil y que hu­biera necesitado dos me­ses, por lo menos, de en­sayo. Sobre todo, los movi­mientos del coro.

Su experiencia en Tele­visión ya está probada: du­rante un año tuvo el espa­cio «Platea», y ha dirigido y realizado, después, «El segador», de Azorín, «La Cantante calva», de Ionesco y «La vida es sueño», que todavía no ha sido es­trenada en TVE. EP/ TELEGUÍA, 3.1965

 

 

EL ACEITE DE BELLOTA SALVA 150 MILLONES DE ENCINAS

 

. Su calidad es parecida al aceite de oliva y mucho más barato

 

Las amas de casa van a poder cocinar los manjares con un nuevo aceite. Su grado de acidez osci­la entre 0'3 y 7 grados. Se ase­gura que es suave y quizá un poco dulce, pero de excelentes cualidades ya que produce escaso humo y ningún olor. El nuevo aceite es extraído de la bellota. Este fruto de la encina ahora sólo se utiliza pa­ra engordar al cerdo ibérico. Sin em­bargo, hasta dentro de tres años las amas de casa no podrán disponer de todo el aceite de bellota que desean.

EL CERDO IBÉRICO PLANTEA UN GRAVE PROBLEMA.- La novedad ha sido presentada co­mo prueba en la Feria Internacional del Campo de Madrid y, a fin de ob­tener la información lo más severa y ajustadamente, hemos preguntado a don José Antonio Fiestas, químico y técnico del Instituto de la Grasa de Sevilla del CSIC.

—Desde hace algunos años se viene planteando a los dueños de encina­res el problema de la utilización de sus producciones de bellota -me explica don José Antonio Fiestas—. Dos motivos tienen para inquietarse: en primer lugar, la escasez de cerdos mo­tivada por la presencia de la peste porcina africana, y la comercializa­ción cada vez más difícil del cerdo ibérico.

Efectivamente, por noticias que uno ha podido recabar de los ganaderos, el cerdo ibérico tradicional ofrece ca­da día una comercialización más problemática por los cambios de gustos. Este tipo de cerdo ibérico, alimentado con bellota, la transformaba en grasa y ésta es cada vez menos estimada. Casi un sesenta por ciento del peso vi­vo era en grasa. Los dietéticos atribu­yen, además, a esta grasa la produc­ción de colesterina y gran número de enfermedades circulatorias.

—Ante esto, los propietarios de los encinares de Badajoz, Córdoba, Huelva, Salamanca, Sevilla, Cáceres, Ciu­dad Real, Jaén, Toledo, Cádiz, Granada y Zamora, comenzaron a pensar en sacar fruto a sus campos.

De esta manera se hicieron diversos intentos de aprovechamiento de la be­llota, utilizando el de su secada, mo­lienda y descascarado para obtener una harina deshidratada que pudiera ser utilizada en la alimentación del ganado. El aprovechamiento se impo­nía ya que las cifras que se poseen sobre la superficie ocupada por encina­res es de tres millones de hectáreas con cerca de ciento cincuenta millo­nes de árboles. De ellos 1.200.000 enc­inas se dedican al engorde de cerdos y la producción de bellota es de 600 millones de kilos.

INTERVIENE   EL  PATRONATO   "JUAN DE LA CIERVA".- Pero la harina obtenida de la be­llota presentaba otros problemas pa­ra su comercialización. Entre ellos el de su fácil enranciamiento y consiguiente deterioro.

Con estos resultados se presentó el problema al Instituto de la Grasa, del Patronato “Juan de la Cierva” en Sevilla. El análisis efectuado demostró una composición relativamente constante de un 3.8 por 100 de cásca­ra, y el resto, pulpa húmeda con un 25 por 100 de agua.

—Entonces llegamos a la conclusión de que el modo de revalorizar esta pro­ducción era efectuando la extracción del aceite causante del enranciamien­to de la harina. La pulpa desecada de la bellota arroja un 12 por 100 de acei­te y el 88 restante de harina. Esta ha­rina estaba formada en su mayor par­te por hidratos de carbono, análoga a la harina de cebada, completamen­te estable y utilizable en cualquier fórmula de pienso compuesto en sus­titución de la cebada o maíz.

Hasta ahora sólo se había demos­trado que la bellota se podía salvar. Pero, ¿qué ocurrió con ese 12 por 100 de aceite?

De las cifras anteriormente indica­das y tras las investigaciones llevadas a cabo se concluía que se podía ob­tener harina desengrasada y libre de cáscara alrededor de 270 millones de kilos y treinta millones de kilos de aceite.

EL ACEITE ES COMESTIBLE

— ¿Se demostró que el aceite era co­mestible?

— Desde luego. Se ha comprobado que el aceite obtenido de la bellota es excelente desde el punto de vista dietético, por su composición en grasos, de características similares ai aceite de oliva. No produce humo ni malos olores, lo que al mismo tiempo aumenta su rendimiento al no vaporizarse y posee un elevado índice de estabilidad que hace posible la utili­zación completa del aceite ya que no pro­duce turbios en la sartén.

La investigación de laboratorio se llevó a la fase industrial gracias a la Cooperativa Ganadera de Pozoblanco (Córdoba). Se extractaron cuatro mil kilos de harina de bellota y el ingenio ha tenido que suplir la falta de medios adecuados. Se extrajo un 11'8 por ciento de aceite y se eliminó de la ha­rina un 90 por ciento de su grasa. Es claro que como la experiencia se lle­vó a cabo con harina enranciada, el aceite alcanzó los 22 grados. Pero las experiencias posteriores han demos­trado que el aceite oscila, en grados, de 0'3 a 7.

—La Facultad de Veterinaria de Córdoba —ya que es esta provincia la que tiene una mayor utilización de be­llota— se ha ofrecido a estudiar las fórmulas más adecuadas de piensos compuestos con utilización de esta ha­rina desengrasada en proporciones has­ta del 40 y el 50 por 100. Además, la Comisión Interministerial del Política Científica, a instancias de la Or­ganización Sindical, ha financiado el programa de investigación que du­rante tres años estudiará todos los problemas de la industrialización de la bellota.

NUEVAS PERSPECTIVAS DE RIQUEZA.- Todos estos datos son particular­mente optimistas si se tienen en cuen­ta las cifras que han comenzado a barajarse y que repercutirá notable­mente en el campo. En este sentido, el señor Fiestas me manifiesta  que en la campaña 1964-65 se han tra­tado 2.200.000 kilogramos de bellota en las instalaciones de la Cooperati­va Ganadero de Pozoblanco y se han obtenido cerca de un millón de kilos de harina desengrasada y noventa mil kilos de aceite de bellota.

— ¿Qué precios tienen la harina y  el aceite?

— Cuatro y veinte pesetas, respecti­vamente, aunque ahora, por ser a tí­tulo experimental, se vende un poco más caro. Esto supone una producción por valor de 1.680 millones de pesetas. El capital de inversión para esta transformación se cifra en 800 millones de pesetas. Se prevén para la mano de obra de recogida 500 millo­nes de pesetas y para la mano de obra de industrialización 100 millones de pesetas.

Está justificada la  investigación que recae en beneficio de una de las zo­nas más pobres de España. (EP/Patria. 31.7.1965)

 

 

 

 

7 MILLONES DE VOLÚMENES

LAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS EN LA RUINA

 * Para 30 Millones de españoles solo hay 8 de volúmenes

 

El hecho de que usted vaya a una biblioteca pública, pague dos pesetas cada vez que necesita utilizar este servicio, rellene la ficha, la presente y espere tres cuartos de hora y hasta una hora para que el funcionario de turno le devuelva la papeleta di­ciendo que "falta", o bien presentán­dole, el libro que usted pedía,  aunque parezca poner las cosas demasiado negras, no hay quien sea capaz de de­cir que no es solemne verdad.

El presunto lector no deja de extra­ñarse de que él vaya con toda su ingenuidad a la Biblioteca Nacional, por ejemplo,  a pedir el libro que necesita—un libro cualquiera que se publi­có hace, tres o cuatro años—y que en tan importante recinto le digan que ese libro no está. Porque entonces, si en la Biblioteca Nacional  no está, ¿dónde puede encontrarse? El suspicaz e incrédulo puede hacer la prue­ba pidiendo estos libros:

"Diccionario de Sociología", de Fairchild, H. P.  (Traducido  por editorial Herder), O bien, "Historia de los partidos políticos", de Toreno.

OCHOCIENTAS   BIBLIOTE­CAS PÚBLICAS.- Aunque los datos son de hace un año, se puede aún jugar con ellos, por­que es en la práctica poco menos que imposible mejorarlo en este espacio de tiempo. Pues bien, los datos se refieren a que en España existen actual­mente unas 800 bibliotecas públicas, tanto de carácter provincial como municipal. Por eso resultan aminorados los problemas particulares que puedan surgirle a cualquier lector—sobre todo ahora, en época de verano, cuando los cuadros de funcionarios quedan casi desmantelados por las vacaciones. Ante la protesta de un lector por la tardanza en servirle, se oyó al funcionario razonarle: "Tenga usted en cuen­ta que también nosotros tenemos derecho a vacaciones." El problema de la biblioteca pública viene a ser tanto como si de pronto el pan escasease no en un barrio o en una ciudad, sino en el país, entero. Adviértase que en España existen 9.212 Municipios, y de ésos, sólo 800 pueden disfrutar de un local con unos volúmenes para que las gentes tengan acceso a la lectura, al recreo, a la cultura.

Está muy extendido el criterio de que en España no se lee. Los libreros se quejan mucho de que sus estableci­mientos son poco visitados, y los edi­tores opinan que no pueden editar li­bros a bajo precio porque la tirada de los mismos ha de ser muy corta y no sacarían ganancia alguna. Algún  editor ha llegado a confesar que si las tiradas de los libros (que oscilan entre los 1.000 ó 10.000 ejemplares) se pudieran duplicar o triplicar, los precios de los mismos bajarían a la mitad. Es decir, que esa novela de 160 páginas por la que usted ha pagado 100 pesetas podría costarle sólo 40 ó 50 pesetas.

El criterio es difícil de extirpar en todas esas mentes demasiado comer­ciales, porque no quieren romper ellos el círculo, vicioso. Si usted pregunta a sus amigos por qué no compran li­bros y dejan ya alguna vez esa ar­caica y molesta costumbre de pedirlos prestados, le contestarán imperturba­blemente que no compran  libros  porque están muy caros. Que no están dis­puestos a desembolsar los veinte du­ros para leer escasamente tres horas. Los mismos libreros son de esta opi­nión: los libros están caros, y por eso no se lee. Pero, naturalmente, esto no quiere decir que el hombre español no sienta afición por la lectura.

AUMENTO   DE   LECTORES EN   BIBLIOTECAS PUBLI­CAS.- Un funcionario del Cuerpo de Bi­bliotecarios contestó negativamente a la pregunta de si se había clausurado en los últimos años alguna biblioteca pública por falta de lectores.

—Al contrario, aumentan. Donde el Servicio Nacional de la Lectura ha creado alguna nueva, debidamente ac­tualizada, el índice, de lectores ha su­bido  con  una  rapidez  extraordinaria.

—¿Qué problemas tienen entonces las bibliotecas públicas más antiguas?

—Ninguno más que ése: el ser antiguas. La mayoría tienen un depósito de volúmenes que carecen por completo dé actualidad. No tienen interés para el lector de hoy los libros científicos que hablan del cine sonoro como si fuera un descubrimiento, de las máquinas de vapor o esos manuales técnicos que ya han sido plenamente superados.

—En cambio, sí pueden estar vigentes los libros de relatos, etc.

—No lo crea. Al lector le gusta leer novelas y relatos actuales. Oyen ha­blar de novelistas actuales, y ésos son los que piden. A muy pocos interesa Galdós, la Pardo Bazán, Ricardo León...

Lo cierto es que, según los datos fa­cilitados por el Instituto Nacional del Libro Español, hay bibliotecas públicas con sólo unos 4.000 volúmenes mo­dernos, que arrojan, unas 50.000 lecturas anuales. El índice es prometedor en todos los sentidos.

0,26 LIBROS POR HABITANTE.- El Instituto Nacional del Libro español (INLE) ha pedido que se au­mente en 60 millones de pesetas el presupuesto corriente dedicado al Ser­vicio Nacional de la Lectura. La peti­ción no deja de ser urgente si se tie­nen en cuenta, no la dificultad de au­mentar ese presupuesto, sino las cifras, las pobres cifras actuales de nuestras bibliotecas.

Para los 30 millones de españoles sólo se cuenta con ocho millones de volúmenes, distribuidos entre bibliote­cas provinciales, municipales y  otras, como son  la Nacional, Universitarias, Ateneos, municipales… Con esta cifra se ha ob­tenido la media de libros que corresponden a cada ciudadano. Pues bien, sólo alcanza a 0,26 libros por habitante. Como cualquier dato sólo resulta exacto en su comparación, sépase que la proporción internacional aceptable no baja de 2,5 volúmenes por habitante.

Ante la dificultad que el español si­gue teniendo para adquirir libros y montar en su casa una modesta biblio­teca, se impone que las públicas renueven su fondo y lo aumenten. En el bienio último, el INLE sólo contaba con l0 millones de pesetas y luego fue incrementado en cuatro mi­llones más. Con ello sólo se podían adquirir  140.000 volúmenes por año.

DÉFICIT DE 67 MILLONES DE VOLÚMENES.- La cifra de volúmenes que se po­dían comprar resultaba totalmente in­suficiente, sobre todo si se considera que el déficit actual de volúmenes en nuestras bibliotecas es de 67 millones. No se puede cubrir ese déficit de una vez, pero sí  se puede—y en ello se anda—ir cubriéndolo poco a poco. Con aumentar a los mencionados 60 millones el presupuesto e ir incrementán­dolo sucesivamente, no habría biblioteca que quedase anticuada, y,sobre todo, no quedaría comarca alguna que no contara con este foco y depósito de cultura y verdadero saneamiento de las mentes hispanas.  (EP/ 1965)

 

 

 

SUBDESARROLLO TELEFÓNICO 

* Ocupamos el puesto veinte en el número de teléfonos por habitante

* Hay medio millón de personas esperando la instalación de su teléfono

 

Madrid.- (Servicio especial para AMANECER.) — El país que disfruta de más teléfonos en el mundo — ¡como de tantas otras cosas!— es, naturalmente, Norteamérica, con más de 84 millones de aparatos en servicio. De cada cien habitantes, 44,26 tienen este servicio del te­léfono en su casa. Y dentro de los Estados Unidos, la ciudad más privilegiada y a la que Ma­drid v Barcelona y otras ciuda­des españolas miran ahora con envidia es Washington, en don­de el 88 por 100 de sus habitan­tes pueden comunicarse entre sí mediante el teléfono, pues son propietarios del aparato.

Se ha escrito sobre teléfonos y se seguirá escribiendo sobre los mismos en estos últimos años. El país está dispuesto a dar el estirón y las dificultades, sobre todo en lo que se refiere a los servicios públicos, también cre­ce: el tren, los autobuses, el trá­fico, el agua, el teléfono y otros tantos por el estilo están en cri­sis de crecimiento, se entiende. Aunque ahora haya muchos que prefieren quejarse y decir que todo esto ocurre por falta de perspectiva, a uno se le ha ocu­rrido tomar las estadísticas y ver cómo van las cosas.

España, en cuanto a teléfonos por cada clan habitantes, está situada en la clasificación de países europeos —incluida Rusia y sus satélites—, en el puesto 20. Por detrás de ella todavía quedan 14 países. Entre ellos, la URRS, Grecia, Polonia, Portu­gal, Irlanda y Andorra. Esto puede servir a muchos de con­suelo.

Mientras que Mónaco —el pri­mero en la tabla— posee 48,18 teléfonos por cada 100 habitan­tes; Suecia 42,25; Suiza 33,95, España alcanza la cifra de 8,05 teléfonos por cada 100 habitan­tes. Entre otros países, están situados mejor que España, Gran Bretaña, Francia. Alemania, Di­namarca, Italia, Checoslovaquia y la República Democrática ale­mana. (Esta última sólo alcan­za los 8.82 teléfonos por cada 100 habitantes.)

Con respecto a otros conti­nentes, España está en América inmediatamente después de Es­tados Unidos y Canadá. En Asia, después de Japón. En África, tras la Unión Sudafricana, y en Oceanía, muy por debajo de Hawai, Nueva Zelanda y Aus­tralia.

EL ASOMBROSO CRECIMIENTO  ESPAÑOL.- Aparte de los tópicos al uso, es cierto que España es uno de los países que han experimen­tado a partir de 1957 un cre­cimiento más portentoso, incluso comparada con  Estados Unidos, Inglaterra, Di­namarca, Francia o Suiza. Piénsese que existían en nuestro país en 1945,434.000 teléfonos y que a finales de 1964 se había sobrepasado los dos millones y medio.

Y como nota típicamente ibé­rica, ha de saberse que hasta 1953 el gasto de teléfono era de 31 pesetas y ahora de 53, mien­tras que entonces costaba la instalación de una línea 800 pe­setas y ahora 18.000.

En números  absolutos ya se  ha dicho que los Estados Uni­dos son los que gozan de más aparatos. Les sigue el Japón con cerca de 11 millones. Luego han de barajarse cifras más modes­tas: Gran Bretaña no llega aún a los 10 millones; Alemania so­brepasa bien los 7 millones y medio y con un millón menos está Rusia y Canadá. Francia e Italia han llegado ya a más de los cinco millones.

Diez países en el mundo dis­frutan de todos los teléfonos automáticos. En general son los pequeños: Mónaco, Suiza, Lich­tenstein, Gibraltar, Hong Kong e Israel.Los países desarrolla­dos alcanzan una automatiza­ción del 90 al 98 por 100. Espa­ña ha conseguido ya automati­zar el 79,3 de sus teléfonos. Hay que tener en cuenta, por otra parte, para no apuntarnos tan­tos demasiado fáciles, que sal­vo Andorra que no tiene ningún teléfono automático, ningún país del mundo baja del 50 por ciento de automatización, y só­lo ocho países están per deba­jo del 70 por ciento de teléfo­nos automáticos.

SEÑORES ACCIONISTAS.- La Telefónica, al rendir cuentas anualmente a sus accionistas, acostumbra a facilitarles a ellos, no sólo los informes que hacen referencia a los aspectos eco­nómicos y financieros precepti­vos, sino "aquellos relacionados con la ampliación y desarrollo de nuestras instalaciones que consideramos de fundamental interés en cuanto por la natu­raleza del servicio que tenemos a nuestro cargo trascienden la esfera nacional y constituyen un fuerte y favorable impulso a la expansión de la industria, del comercio y, en general, al de todas las actividades naciona­les”.

Hemos logrado que uno de los accionistas nos proporcione esos datos que la Telefónica guarda celosamente para ellos, y ahora que tanto se le discute a este monopolio, quizá puedan valer de algo.

APORTACIÓN AL PLAN DE DESARROLLO.- Al dirigirse a la asamblea, el presidente del Consejo de Admi­nistración de la Telefónica les comunicó que su aportación al Plan de Desarrollo, entre otras cosas, había sido el siguiente: se aumentaron 241.275 teléfonos con respecto al año 1963. Se instalaron en total 320.794 telé­fonos. Del total de 1.354.710 lí­neas que hoy tiene España, fueron 139.000 las que aumentaron en el año 1934. Barcelona y Ma­drid se repartieron la mayoría de ellas. 507 localidades poseen un servicio telefónico. Se han construido 2.204 kilómetros de línea de postes con 12 656 kiló­metros de circuito, en hilo des­nudo.

Los productos de explotación han ascendido a 4.549.218 pesetas en 1964. Aumentó con respecto al año anterior 12.1 por 100. Los gastos de explotación se incre­mentaron en un 12.7 y feos gas­tos para el mantenimiento y desarrollo de los servicios expe­rimentaren un crecimiento de 11.4 por 100.

Para el año 1965 la Telefóni­ca había previsto un considera­ble aumento en los gastos de explotación. En suma, la canti­dad de 1.540.958.398 pesetas.

El problema que como una in­sistente pesadilla cae sobre el rascacielos de la Gran Vía ma­drileña es el de las peticiones pendientes: de 317.004 que ha­bía pendientes en 1963 se pasó al año siguiente a 430.234. Nun­ca se había conocido este nú­mero.  Telefónica necesita dinero para expansionarse y atender a las necesidades del país. Las cifras son optimistas. Pero España está creciendo. (EP/10.11.1965)

 

 

HACE TRES AÑOS QUE NO SE TRADUCE LATÍN   

*  De 500 a 900 títulos se publican mensualmente

*  La mayor parte, literatura

* Discos en peligroso descenso

 

Como ha ocurrido en todos sitios y en todos los tiempos, la materia que más se edita en España, en forma de li­bro es la literatura. Pese a que se esté entrando este tú­nel ambiguo de la técnica, to­davía el número más elevado de lectores lo arrojan los aficio­nados a las historias imagi­nativas y sus aledaños.

El Ministerio de Informa­ción y Turismo ha publicado recientemente unos datos que abarcan desde 1961 hasta oc­tubre de 1965. Según esta es­tadística, la cifra récord en la publicación de libros la al­canzó el mes de febrero de 1964, con 1.150 libros. Desde 1961 la cifra media de libros que se editan mensualmente en España oscila entre los 500 y los 900. Es claro que más de 900 no se ha subido más que en dos ocasiones, mien­tras que en agosto y septiembre de 1964, no se llegaron a los 400.

Se está citando aquí la edi­ción de libros, que no ejem­plares. Pues sabido es que la producción de libros anda, desde hace algunos años, enroscada como una pescadilla en un problema sin solución aparente y que trae de cabeza a unos miles de personas. Los editores españoles lanzan al mercado ediciones bajísimas en número de ejemplares por­que «hay pocos lectores». En­tonces los precios tienen que ser lo suficientemente eleva­dos como para enjugar el gasto de esos pocos libros en­tre pocos lectores. Pero no hay más lectores porque él precio es demasiado elevado.

¿Quién rompe este círculo vicioso por algún sitio?

EL LIBRO EN CIFRAS.- Ya se ha dicho que los li­bros que más se editan en Es paña son los de literatura. Ya en diciembre de 1963 se llegaron a editar 498 libros y en febrero siguiente 447. Nunca se editan menos de doscientos títulos mensuales. Le siguen las ediciones de ciencias sociales, con cerca de 150 como media mensual,   teología y religión, de los que se publican en Es­paña unos 85 mensuales; His­toria y Geografía. Los que alcanzan un número demasiado modesto son los libros de filosofía, filología y lingüística con medias mensuales de unos 15 a 39 títulos.  El servicio  de Estadísticas del Ministerio de Información Turismo, quizá atendiendo a la imperante «baby society» (la chiquillería importante, como llamaba un correspon­sal a esa incierta y jubilosa juventud de cafetería y gua­teque ye-yé), ha incluido en los mismos apartados que los libros, las revistas y los fo­lletos, o los discos. No son demasiados los folletos que se editan y tampoco tiene ex­cesiva importancia los dis­cos. Pero no deja de llamar la atención el encontrarlos hermanados en  una estadística seria.

Así nos enteramos que la media mensual de discos edi­tados en 1961 fue de 214 y de 131 en 1962. Pero, la cifra de­be ir descendiendo peligrosamente ya que se ha llegado a cifras escandalosas en 1964: en agosto y septiembre sólo se editaron 19 títulos de dis­cos. En cambio en diciembre se llegó hasta los 100.

HACE TRES AÑOS  QUE NO SE TRADUCE LATÍN.- Dentro de las ediciones de libros tiene una gran impor­tancia la traducción de obras extranjeras. En 1961 se tradu­jeron 1.781 libros y en 1964, 2.518. Hasta julio de 1965 se habían traducido 1942 libros. De ellos, la mayoría de los ori­ginales pertenecen a Inglate­rra, país del que sólo en mar­zo último se llegaron a tra­ducir 188 títulos. Y le sigue Francia con una media anual de traducciones de más de 800 títulos. Se siguen haciendo bastantes traducciones de libros italianos, y alemanes algunos suecos y portugueses. Tan sólo de vez en cuando se traduce algún libro ruso, polaco, danés o árabe. Desde 1962 no se ha puesto a la ven­ta ninguna nueva traducción de libros latinos, ni rumanos, chinos e hindúes.

 EL DINERO QUE DAN LOS LIBROS.- La balanza comercial del libro al exterior es positiva para España. En 1964 se llega­ron a importar 478.746.000 pesetas en libros y de enero a julio de 1965 se llevan importados libros por valor de más de 325 millones de pese­tas.

Por el contrario, la exporta­ción adquiere un volumen ma­yor. En 1964 la cifra de exportación era de 1.529.134.000 pesetas.

Tan sólo en abril de 1965 se han superado los 150 millones de pesetas, de las que han correspondido 133 millones a Hispanoamérica, más de 8 millones a naciones europeas y unos 10 millones a otros países.

La exportación de libros es­pañoles más numerosa suele
ir camino de Hispanoamérica. Sin embargo, esto no guarda
relación con las importaciones ya que son los países eu­ropeos los que más libros suelen importar a España, por encima de los países americanos.

Sépase por último, que la producción editorial española está concentrada de manera rotunda en Madrid y Barcelo­na: en la capital hay 292 edi­tores de obras y en Barcelona 263. En Vizcaya hay 31 edi­tores y en Valencia 26. Las restantes provincias españolas en este sentido están muer­tas. 242 personas editan sus propios libros.

Lo más sorprendente es que en nuestro país tan sólo hay 15 casas que editan discos. 7 están en Madrid. 5 en Bar­celona, 2 en Guipúzcoa y 1 en Gerona.  EP./DIARIO DE LEÓN. 5.11.1965

 

 

EL “BOOM” DE LA PUBLICIDAD

 

* Cada año surgen y se hunden muchas agencias publicitarias

 

¿Consume usted especialmente  los   productos que le anuncian la radio, la    televisión, la prensa, los carteles? ¿O por el contrario sigue usted com­prando los productos que tradicionalmente han gustado en su casa sin importarle lo más mínimo aque­llo que cada día más vehementemente nos grita la publicidad?

La publicidad es hoy una de las industrias más florecientes, más prometedora y dudosas del país. En un año han surgido múltiples agencias publicitarias y en un año se han ve­nido abajo otras tantas, incluso al­gunas monumentales. ¿Qué ocurre en la publicidad? No se sabe porque detrás de esos carteles chillones que lo ocupan todo: autobuses, tranvías, escaleras, fachadas de derribos, etc., detrás de ellos se oculta el silencio, y la discreción profesional. ¿Cuánto le cuesta al propietario de una fábri­ca textil lanzar una nueva fibra? Si lo hace a escala modesta sólo ten­drá lo que se llama "cuñas" en la radio, un sencillo "spot" en la te­levisión a la hora más inoportuna y algún anuncio en "la "página par de" un periódico de provincias. ¿Y cuan­to habrá invertido?

Uno, también a escala modesta y sin hacerle el caldo a ninguna sopa, por mucho que estas se anuncien, va a facilitarles alguna de las ci­fras que los publicitarios han ma­nejado este verano.

EL VERANO, CRISIS PUBLI­CITARIA.- Las cifras fuertes en publicidad empiezan a contarse a partir de oc­tubre: el trimestre del malabarismo económico. Todos quieren vender sus productos en Navidad y al final, todos compramos esos productos en Navidad. Luego vienen las pequeñas vacas flacas de enero y febrero, que ahora no lo son tanto, gracias al espejismo que todas las amas de ca­sa sufren con las típicas "ofertas y rebajas".

Pese a todo, las últimas cifras pueden revelarnos muchas cosas. Entre los meses de julio y agosto uno de los productos que más dinero se han gastado han sido las bebidas y lico­res. En televisión nada más han invertido cerca de los 48 millones de pesetas. Y entre las bebidas, un coñac gastó más de tres millones y otros tantos un refresco.  España está haciendo una campa­ña sobre la limpieza del campo y la ciudad. No se sabe si para ayudar a esta campaña, los productos de lim­pieza han emprendido una auténtica batalla publicitaria en donde se han gastado —solo en dos meses de verano y en la pequeña pantalla—cer­ca de 35 millones de pesetas. Como hace mucho tiempo, el producto que más se anunció dentro de este apar­tado, fue un detergente en polvo, que lo deja todo en superlativo.

A pesar de lo que antes se decía y de que las sopas crearon fama de anunciarse mucho, ahora resulta que le ganan las galletas y el cacao. En total, los alimentos se han anuncia­do por valor de cerca de 25 millo­nes de pesetas.

Pero a todos ellos hay otros pro­ductos que les ganan con bastante diferencia, y no solo en la época de verano como les ocurre a los refrescos, sino durante todo el año; son los aparatos electrodomésticos y del hogar. Mensualmente invierten al­rededor de 40 millones de pesetas en "spots" de televisión. Además, son los productos que se encargan más directamente de crear nuevas nece­sidades entre las gentes: ¿qué hogar no desea tener ya un moderno frigo­rífico, una aspiradora, una batidora, un televisor? Y no se detiene ahí todo. Dentro de unos años serán pocos  los hogares  en los que no se  haya introducido el lavaplatos, y el...

LOS JUZGADOS Y LAS LETRAS IMPAGADAS.- Ahora bien, son los  Bancos los que sufren las consecuencias: miles y miles de le­tras para pagar  los plazos se acu­mulan en sus cajas. Un juez de Madrid, me decía:

—Los asuntos que tratamos con más frecuencia en este juzgado son los de las letras impagadas. La gente está deseosa  de  comprar  televisión, cocinas y maquinillas, pero luego no pueden con tantas letras.

— ¡Vaya abecedario tan cruel! ¿Y qué producto es el que menos se anuncia normalmente? — me he ido rápido a  una importante agencia de publicidad.

—Ahora el tabaco y los libros. Es sorprendente porque a ambos productos se les podrían abrir unos mer­cados fabulosos.

¡A fumar! Sin embargo, recientemente, en el apartado de "ediciones" he sa­bido que una revista dedicada a te­levisión ha invertido más de tres mi­llones de pesetas en anunciarse en un sólo mes. Y no se invierte en vano.

El anuncio que durante más tiem­po han visto los telespectadores ha sido el de unas galletas con 1.375 se­gundos por mes; le sigue un coñac con 1.545 segundos, dos detergentes y una maquinilla de afeitar.

He aquí, por último, los productos que más se han anunciado en el último mes de agosto: Galletas, co­ñac, revista, máquina de afeitar, analgésico, detergente, jabón de to­cador, reloj, cerillas, camisa e inmobiliaria. ¿Se llegarán a anunciar los coches con la misma asiduidad? Llegarán en cuanto crezca el poder adquisitivo patrio. Ya se verá.

Pero no lo olviden ustedes: es ahora en octubre cuando comenzamos a estar bajo el dominio exhaustivo de la publicidad. Que haya alivio. EP/DIARIO DE CÁDIZ. 13.10.1965

 

 

       AYOLUENGO, TRES TIEMPOS

1

VALDEAJOS CELEBRÓ LA "FIESTA DEL PETRÓLEO”

* Van a comenzar las perforaciones en el Ayoluengo número 4

* La mina todavía no nos produce nada, dicen los vecinos

 

SARGENTES DE LA LORA, 16. (Crónica del enviado especial de Europa Press, en exclusiva Hoja del Lunes de Madrid.)—Valdeajos ha celebrado ayer domingo 16 las "Fiestas del petróleo" con toda solemnidad. El pue­blo hasta ayer ignorado se ha vestido de, gala, con sus calles limpias y su cielo perturbado por cohetes, para recibir al abad mitrado de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, dom ,Justo Pérez de  Urbel, y al abad de San Benito de Buenos Ai­res, dom Lorenzo Molinero. Los dos, como burgaleses, han asistido a esta fiesta, en la que se ha ben­decido la imagen de San Norberto donada al pueblo de Valdeajos, cu­ya festividad se celebra el 6 de ju­nio, fecha en que por vez primera se conoció con exactitud la exis­tencia de petróleo.

Después de la bendición de la imagen regalada por el burgalés don Manuel Munguía y señora y de la solemne misa en acción de gracias por la aparición del aceite mi­neral en la comarca, los dos aba­des, acompañados de los curas pá­rrocos, presidente de la Junta de vecinos de Valdeajos y otras per­sonalidades llegadas de la capital, se trasladaron al pie de la torreta del pozo número 1, donde un téc­nico fue explicando todo el pro­ceso hasta llegar a la realidad ac­tual, en que se puede asegurar sin riesgo que existe una gran riqueza petrolífera  bajo aquella  tierra.

EL POZO NUMERO 4

El domingo, el pozo Ayoluengo número 1 se encontraba paralizado. Se han desmontado ya las piezas fundamentales y en pocos días quedará desarticulada toda la torreta. Sólo queda en funcionamiento un grupo electrógeno, ya que los res­tantes han sido trasladados a! po­zo de Ayoluengo número 4.

Pese a que se han extraído gran­des cantidades de aceite mineral del primer pozo, se asegura aquí que no se ha dado todavía el paso definitivo para ponerlo en explo­tación. Algún técnico, un tanto optimista, ha dicho:

—Sólo esperamos a que se ponga una bomba, y   ¡a sacar petróleo!

Pero ni él mismo estaba conven­cido de su afirmación, ya que ins­tantes después agregaba que por el momento habrá de seguirse otra serie de pruebas. Allí están los grandes depósitos y abajo está el "nivel" con su riqueza. De esto ya no se puede dudar.

Se siguen haciendo exploraciones superficiales para comprobación del terreno. En la medida en que sean positivas las distintas pruebas, se irán iniciando las perforaciones.

Lo cierto es que no se va a se­guir con la perforación en el pozo número 2, sino en el número 4. A unos quinientos metros del primero  ya se ha allanado la superficie se barrieron los últimos rastrojos y ha quedado instalada una serie de máquinas dispuestas a dar juego en su día. Ahora los obreros sólo trabajan un turno de ocho y nunca por la noche. El bajo fundamental es el del traslado del  instrumental del pozo número 1— que ya no  va a ser utilizado—al número 4. La nueva superficie es de 105 por 86 metros, y el centro de esta superficie hay ciada una perforación—en don-luego actuará la corona—, con un tubo de 30 centímetros de ancho por 2,90 metros de largo.

No hay posibilidad de saber una fecha fija para el comienzo de las perforaciones en Ayoluengo número 4.

—Cuando se monte la torreta y esté todo dispuesto—. Es la única aclaración que hemos recibido. Aho­ra bien, los rumores más proba­bles indican que la torreta estará finalizada para fin de mes, y aca­so sea en esta fecha cuando comiencen las perforaciones en es­te nuevo pozo.

—Si no nos ocurren graves averías— ha   manifestado   uno   de  los que  trabajan   al  pie   del pozo—es muy probable que antes de dos me­ses hayamos descendido a los 2.000 metros.   

OPTIMISMO   EN   LONTANANZA

Frente al optimismo reinante de Ayoluengo y pese a la fiesta con que Valdeajos celebra hoy la bendición del Santo, en cuya festivi­dad se conoció la existencia del petróleo, los vecinos de este pue­blo lo miran todo como bastante lejano. Ellos siguen en sus tareas sin esperar demasiado de lo que suceda o deje de suceder en Ayoluengo.

— ¿Por qué esta actitud?, he preguntado a Antonio Ruiz, el presidente   de  la   junta  de  vecinos  de Valdeajos.

— Hombre, figúrese usted, cuando han encontrado esa mina y esperábamos recoger algún beneficio, resulta que pedimos por los nuevos terrenos que quieren explotar 5, 10 y 15 pesetas por metro cuadrado, según su valía. ¿Y sabe  usted lo que nos van a dar? Pues 1,2 y 5 pesetas el metro cuadrado. Y hasta querían volver a pagarlo a cincuenta céntimos y a treinta y cinco céntimos.

 EP/HOJA DEL LUNES, MADRID, 17.8.64

 

2

 

UN AÑO DESPUÉS

 VALDEAJOS SIGUE PRÁCTICAMENTE IGUAL, CON SUS VEINTICINCO VECINOS

* Ahora los mozos no se marchan a Bilbao, sino que se quedan a trabajar en Ayoluengo

* Mañana, 6 de junio, primer aniversario del brote del petróleo

* Se han abierto dos bares más en el pueblo

 

Valdeajos cumple un año de historia. El pueblo es mucho más antiguo, ya se sabe; pero los españoles comenzaron a saber que Valdeajos era un pueblecito situado en La Lora, junto a Sargentes, en la provincia de Burgos, exactamente el 6 de junio de 1964, fecha en que bro­tó a borbotones el petróleo en la pri­mera torreta de Ayoluengo.

EL PUEBLO TIENE MAS BARES.-Hoy, Ayoluengo tiene abiertos varios pozos, no se han terminado todavía las prospecciones y siguen levantándose torretas. El panorama de aquellos cam­pos sembrados de patatas ha cambiado totalmente. El petróleo allí encontrado parece, efectivamente, de una gran ca­lidad, y su abundancia lo hace como la mejor riqueza petrolífera del país. Hay un continuo ajetreo de técnicos, obreros, camiones...

Pero Valdeajos, el pueblecito de me­nos de medio centenar de casas, dedi­cado por entero al cultivo del campo y pastoreo de unos pocos animales, ¿ha tenido algún cambio importante en este año?

—Pues no, señor. Así, un cambio im­portante, no lo ha habido en el pueblo. Todo sigue igual, como puede usted ver.

Me lo dice ese hombre que de pronto una mañana se hizo famoso en todo el país y que fue portada de muchos pe­riódicos: don Segundo Ruiz, alcalde de Valdeajos.

—No hay lo que debería haber. Aquí se han abierto algunos bares, porque viene más personal; pero ya le digo, po­ca diferencia.

El alcalde cubre su cabeza con una boina y tiene una camisa abrochada hasta el último botón del cuello. Un hombre amable y con el que el pueblo se encuentra satisfecho.

— ¿Quiere usted decirme qué ha su­puesto para la gente de este pueblo el petróleo?

—Pues sí. Aquí han venido muchas personas y muchos han encontrado tra­bajo allí, en Ayoluengo, cuando el cam­po no necesitaba mano de obra.

LOS MOZOS YA NO SE VAN A BILBAO.-

—Antes del seis de junio del año pa­sado usted nos decía que la gente joven del pueblo no quería quedarse y que todos se marchaban a Bilbao. ¿Ocurre eso también ahora?

—No, señor. Eso es una cosa que he­mos conseguido. Muchos mozos se que­dan a trabajar ahí, en los pozos, y ya no se van a Bilbao.

—Entonces, ahora trabajan ustedes la tierra y el petróleo, ¿no?

—Claro. En tiempo de la siembra y recolección se trabaja el campo, y lue­go, en el petróleo.

Otra de las cosas que han cambiado en el pueblo, y me lo cuenta el alcalde, es el precio de la tierra. Aquellos cam­pos medio abandonados fueron vendi­dos a cinco pesetas el metro cuadrado. Hoy su precio oscila desde las 12 a las 20 pesetas. Tuvieron sus dificultades pa­ra que la Compañía explotadora acep­tara los nuevos precios, pero parece que al fin se consigue.

— ¿Y no se han abierto pensiones o casas de comidas?

—No; ya le digo, un par de bares, y se sirven comidas. Pero otra cosa nueva no la hay. Eso sí, ahora viene mucho personal los domingos y días de fiesta. Siempre tenemos turistas que vienen a ver todas esas torres y depósitos y lue­go se acercan al pueblo.

UN PUEBLO DE VEINTICINCO VECINOS

— ¿Usted sigue trabajando en el campo?

—Sí, señor; yo, en el campo.

— ¿Y no ha habido un puesto para usted en el petróleo?

—Pues es una cosa que no se me ha ocurrido. No he ido a mirar a ver si había trabajo. Pero con el campo ya ten­go bastante, ya.

— ¿Han aumentado los vecinos del pueblo?

—Somos ahora veinticinco, los mis­mos.

—En este momento, ¿qué es lo que más les preocupa a ustedes: el petróleo o el tener buena cosecha de patatas?

—Mire usted, las dos cosas. Claro, a nosotros, en el pueblo, nos preocupa te­ner una cosecha buena; pero también queremos que el petróleo siga saliendo y cada vez más.

Valdeajos sigue allí mismo, con sus modestas casitas, sus calles empinadas y sus gentes afanosas; un poco impa­cientes quizá, porque el petróleo y su riqueza pasan de largo por el pueblo.

—El día seis—me dice el alcalde, don Segundo Ruiz—vamos a tener aquí una gran fiesta. Yo no sé la de gente que va a venir desde Bilbao, Santander y Burgos. Vamos a tirar tantos cohetes como el año pasado en la fiesta que celebramos. Y se beberá vino y cham­pán. ¡Qué sé yo! Más de veinte auto­cares hay anunciados.

— ¿Y están ustedes contentos con te­ner la bolsa de petróleo más importante de España?

—Pues sí. ¿Por qué no? Ahora esta­mos más distraídos. Vienen más foras­teros y turistas y eso siempre gusta.

Don Segundo Ruiz, a quien le queda de mandato por lo menos año y medio, se siente optimista y cree que por lo me­nos las carreteras se las arreglarán y que algo de lo que produce Ayoluengo se quedará en Valdeajos de La Lora. Es una esperanza. EP/ MADRID, 5.6.1965

 

Y 3

EL PETRÓLEO DE AYOLUENGO ES EL DE MEJOR CALIDAD DE EUROPA.

* Se abrirán 70 pozos con una producción de 100 millones de litros al año.

* Pero no llegará a cubrir el cinco por ciento del consumo nacional

* Técnicamente el lugar más adecuado para el refinado del mismo sería Bilbao

 

Si todo el petróleo que se calcula hay bajo los páramos de la Lora, en la provincia de Burgos, se destinase a una sola familia, ésta tendría para su consumo, con cocina, calefacción, etc., para más de siete millones de años.

— ¿Se pueden calcular ya sus reservas y posibilidades de producción?

—Con certeza no se pueden deter­minar, como se ha hecho constar en un informe pasado al ministro de Ha­cienda, hasta que se hayan llevado a cabo pruebas completas en todos los pozos y se realice el programa de investigación previsto para 1965, que consiste en once sondeos en el anticlinal y ocho más fuera de él.

De cualquier manera se puede ya calcular aproximadamente la riqueza que va a suponer para un futuro inmediato  el  yacimiento de Ayoluengo. Una vez que finalicen todos los sondeos, se puede decir que podrán extraerse unos 2.000 barriles  por día, lo que supone que cada pozo puede arrojar 8.500 toneladas al año. En total vendrán a ser Cien millones de litros de petróleo al año.

 Si se tiene en cuenta su excelente  calidad, ya se puede deducir el beneficio que para la industria nacional va a significar la plena explotación de Valdeajos y su comarca.

Baste decir que los motores Diesel que actualmente trabajan en los sondeos, lo hacen con el petróleo que se extrae en Valdeajos, en crudo, sin necesidad de que pase por la refinería.

 De una manera inmediata, los técnicos no han determinado aún cuándo se iniciará la explotación de los  pozos. Lo más importante es terminar cuanto antes los pozos. Para ello,  actualmente trabajan  en Valdeajos  tres sondas con 25 hombres cada una.  Hay además unos 60 auxiliares y 30  directivos; en total, 165 personas. Tampoco, se ha determinado aún  dónde se construirá la refinería. Existen diversas posibilidades. En primer  lugar se podría levantar en él mismo  Burgos, con lo cual la zona se industrializaría rápidamente. Otra de las posibilidades sería traer el petróleo en crudo por un oleoducto hasta Aranjuez, lugar de mucha agua, ya que la refinería lo necesita, y abaste­cería, al consumo de Madrid y sus al­rededores. Pero técnicamente parece que el lugar más adecuado es Bilbao.

—Por ahora, sin embargo, la producción de Ayoluengo no justifica por sí misma la creación de una re­finería. Estas se suelen levantar pa­ra el tratamiento, como mínimo, de dos millones de toneladas al año y hasta ahora Ayoluengo sólo puede llegar a las 850.000 toneladas. Bil­bao podría ser la refinería para petróleo de importación y tratamiento del nacional.

Otra de las posibilidades que apun­tan los técnicos es la del montaje de una refinería de bolsillo, sobre vago­nes de ferrocarril. Estas tienen capa­cidad para unos 2.000 barriles dia­rios y absorbería muy bien la produc­ción  de Ayoluengo. Naturalmente, esto sería una solución más económi­ca que técnica.

EL CINCO POR CIENTO DEL CONSUMO NACIONAL .-SI la refinería se instalase de bolsi­llo en Burgos, toda esa zona, Valladolid y la Rioja consumirían todo el petróleo producido por Valdeajos. 

—El consumo actual de petróleo en España es de 10 mil millones de metros cúbicos, es decir unos 10 mil millones de litros. Se ha calculado que  la plena explotación de Ayoluengo sólo llegará a cubrir del 5 al 7 por 100 del consumo nacional.

Sin embargo, el gran valor que ha tenido este descubrimiento de petróleo ha sido el de intensificar los sondeos en otros lugares, el proporcionar optimismo a nuestros técnicos y dar la satisfacción de que haya sido  precisamente una empresa nacional  la que por vez primera encontraba  una fuente de riqueza de importancia.

— ¿Podrá esto producir algún abaratamiento de la gasolina?

—No parece que pueda esto realizarse. En realidad, el petróleo crudo tiene hoy un precio muy bajo; una peseta el litro. Todo lo que podría rebajarse la gasolina podría ser una peseta. Téngase en cuenta que el ingreso en el tesoro por impuestos sobre carburantes es de las más   importantes.

Efectivamente,  el impuesto sobre carburantes produce un ingreso  de 20.000 millones de pesetas, y si esto se rebaja, el Estado habría de sacarlo por otro sitio. Valdeajos no está llamado a solucionar este asunto.

Estos son todos los datos y cifras de Ayoluengo en su primer año de existencia facilitados por el equipo técnico que atiende a la prospección. (7.7.65. Copyright by EP )

 

 

DESAPARECE EL HISTÓRICO HOTEL GAYLORD

* Por allí pasaron los principales personajes comunistas como Líster y El Campesino

* En sus salones Hemingway escribió algunas de sus novelas

 

 

Con relativa frecuencia los cro­nistas de la capital de España nos tienen acostumbrados a esos artículos en los que lamentan que la piqueta demoledora vaya res­tando del paisaje madrileño vie­jos edificios, cafés de abolengo, calles y monumentos de esos que en otras épocas hicieron la «sal­sa» del Madrid clásico. Hace bien poco el hotel Florida desapareció de la plaza del Callao y los cronistas nos dieron la noticia de la desaparición de cafés como el Levante y el del Prado.

Ahora le ha tocado el turno a un viejo hotel que, en un sentido muy distinto, tuvo un papel tristemente célebre durante el trie­nio 1936-1939.

Se trata del hotel Gaylord, que se levantaba en la calle de Al­fonso XI, en esa zona tranquila que va desde el Prado al Parque del Retiro. He dicho que se le­vantaba porque a esta hora es muy posible que del Gaylord no queden más de dos palmos de muros en pie. Un buen día —y de esto sí que hacen unos cinco años— el Gaylord, apareció cerra­do. El polvo y la suciedad se acu­mularon en sus cristales y en se­guida tuvo el aspecto tétrico del edificio vacío y abandonado. Pero hace unos meses fue rodeado por una valla y a primeros de marzo unos obreros con sus modernos cascos se encaramaron en sus te­jados y comenzaron a demoler el edificio.

En 1936 el hotel Gaylord era uno de los más confortables de Ma­drid junto a algún otro de la Gran Vía y el mismo Florida, que ha cedido su solar a unos grandes almacenes. Cuando la misión rusa vino a España en ayuda del ejército republicano, (los rojos) creyó que el lugar más sosegado era el Gaylord, y allí que­daron instaladas sus oficinas.

Desde entonces, apenas si exis­te un solo libro de los que ha­yan tratado el tema de la guerra española que no haya menciona­do este hotel.

Entre el pueblo corrió la creen­cia de que los rusos se habían apoderado totalmente del hotel. Lo cierto es que sus salas y sus habitaciones no las ocupaban más que gentes directamente ligadas con la política del Gobierno de la República. Y en su puerta había soldados con bayoneta. Algunos de los extremis­tas españoles al visitar a algún cabecilla rojo allí hospedado ha­bían encontrado el lugar excesiva­mente lujoso para los tiempos que corrían. La comida era demasiado buena.

Después de alguna misión peli­grosa, los cabecillas eran invita­dos, como compensación, a una comida en el Gaylord.

Pero el lujo no lo era todo en aquel hotel. Su ambiente revestía también una singularidad. El ma­logrado novelista norteamericano Ernest Hemingway —que escribió allí parte de algunos de sus li­bros— dice que aquel era el lu­gar en el que se encontraban los famosos generales campesinos y obreros españoles que se lanza­ron a las armas sin preparación alguna y allí sufrieron su prime­ra desilusión cuando comprobaron que muchos de ellos ya hablaban ruso, asignatura que evidentemente no habían podido aprender en su contacto con las tierras españolas.

Uno de los aspectos más típicos del Gaylord era su ambiente, en el que se podían captar demasia­das noticias y comentarios que en cualquier otro lugar hubieran sido demasiado peligrosos. Por ejem­plo, en sus salones se podía saber tranquilamente que Valentín Gon­zález, «El Campesino», jamás ha­bía sido campesino, sino un ex sargento de la Legión Extranjera que había desertado y luego se ha­bía puesto a las órdenes de Abd-el Krim. Aunque en realidad, cual­quiera de los asiduos visitantes del hotel, al verlo aparecer por allí con su aspecto brusco y su barba negra, podría decir que ha­bía sido campesino.

Los rusos no se percataban en hacer bromas sobre los muertos en la batalla de Pozoblanco, y en una de sus poltronas no era raro encontrar al antiguo albañil Enri­que Líster, el gallego que manda­ba una división, y que allí depar­tía, en un perfecto ruso, junto a Juan Modesto, andaluz, que se ha­bía dedicado al oficio de ebanis­tería, y  luego el de la política. El era uno los hombres en quienes más con­fianza tenían los rusos porque demostraba una inteligencia supe­rior a la de El Campesino y Lís­ter.

Lo que no se podía dudar es que el Gaylord era —como asegu­ra Hemingway— el lugar más ade­cuado para completar una educa­ción al estilo ruso; allí se apren­día lo que de verdad había en la guerra y las grandes mentiras que circulaban.

La huida de los rusos, al fin, de­jó sin vida al Gaylord, y poco a poco fue languideciendo. De su puerta-cochera desaparecieron los centinelas con bayoneta. Ahora su propietaria, la duquesa de Medinaceli, que lo heredó del duque, lo ha vendido a una Compañía de Seguros y Reaseguros italiana.

El Gaylord se va a convertir en una modernísima casa para oficinas. Es el sino de los tiempos.  EP/ ARRIBA, 19.3.1965

 

 

 

 

 

 

 

ESPAÑA: 12 MILLONES, POBLACIÓN ACTIVA

 

* 3 millones son mujeres

* Caso 200 mil, buscan trabajo en el extranjero en 1964

* La industria española es la que ha experimentado un mayor incremento de pues­tos de trabajo en el primer año de desarrollo

 

El campo – que es la pesadilla de España -  lo han abandonado cerca de 300 mil personas que era  lo previsto hasta el final del Plan. Son cerca de tres millones de mujeres trabajadoras. En resumen, salvo nuevos datos posteriores, el ministerio de Tra­bajo estima que la distribución por sectores de la población ha superado las previsiones del Plan, acercándose a la situación estimada para 1965.

Acaba de facilitar la Dirección Ge­neral del Empleo, del ministerio de Tra­bajo, los últimos datos sobre una visión de conjunto del empleo en el año 1964.

El Plan de Desarrollo tenía prevista la disminución de 69.000 puestos de tra­bajo en el sector agrícola. En cambio, en los demás sectores tiene previsto el aumento de 188.000 nuevos puestos.

La realidad va siendo ésta. En el sec­tor industrial se han creado 135.400 nuevos puestos, lo que supone 20.400 más que los previstos en el Plan de Desarrollo. Por lo que se refiere a ser­vicios, el ritmo de crecimiento ha sido sensible para las actividades comercia­les y otros servicios. La Renfe ha dis­minuido 5.000 puestos, pero el resto de los transportes terrestres ha aumentado.

Los datos tocan aspectos tan impor­tantes como la población activa española, el incremento de los puestos de trabaje, emigración; paro y éxodo del campo. Todos ellos revisten un espe­cial interés, ya que se trata de recoger los primeros resultados de la puesta en marcha de ese esperanzador y todavía inquietante Plan de Desarrollo Econó­mico y Social.

La tasa de crecimiento de la pobla­ción activa llevó un ritmo claramente ascendente hasta 1959, año de la esta­bilización. Hasta 1958, el ascenso había sido de 1,75. Pero en 1960 se produce una tasa de signo negativo. A partir de 1961 comienza de nuevo el ritmo de crecimiento, pero sin alcanzar el nivel de 1958, 42.000. En conjunto, se han creado 112.000, lo que supone 39.000 más de los previstos. El incremento mayor ha co­rrespondido a las industrias metálicas y la construcción, que absorben por 100 del aumento. Las extinciones trabajo han correspondido en un 76 por 100 a las industrias textiles. Desde el punto de vista geográfico, las extinciones se localizan, sobre todo, en Barcelona y Madrid.

Resulta significativo que en la agri­cultura haya habido una disminución total de 176.547 puestos de trabajo, dán­dose las bajas más fuertes entre los trabajadores autónomos y eventuales. En relación a lo previsto por el Plan de Desarrollo, la disminución de pues­tos se ha excedido en 107.500.

El saldo total arroja un incremento de puestos de trabajo de 247.400. Si a éstos se le quitan los 176.500 desaparecidos, se obtiene sólo 70.900. Esto ex­plica el incremento del paro y el nuevo saldo migratorio.

EMIGRACIÓN: MAS SALIDAS DE LO PREVISTO.- Los tradicionales emigrantes a Amé­rica han disminuido sus viajes a par­tir de 1958. Europa, en este sentido, era más productiva. En 1963, sólo mar­charon al Nuevo Continente 703 perso­nas. Pero en 1961 salieron a Europa 107.557 productores. Las cifras de la emigración son sólo estimadas, ya que gran parte de ella se realiza al margen del ministerio de Trabajo. Se estima que pueden alcanzar la cifra de 200 mil.

La emigración a Europa asistida ha ascendido a 102.145, y la no asistida ha sido de 68.414,10, lo que supone un to­tal de 170.559 trabajadores que han abandonado España en el año. Ahora bien: después de su experiencia y de traerse unos ahorros, han regresado 90.431 personas, lo que arroja un saldo migratorio de 80.129 productores. La mayor parte de nuestros emigrantes marchan a Francia, Suiza y Alemania. El saldo de emigración a América ha sido de 800 personas.

Puede deducirse que la corriente emi­gratoria a Europa ha aumentado tanto en las salidas como en los regresos. Estos últimos como consecuencia de las fuertes salidas de los tres últimos años. Todavía sigue siendo la emigración algo superior a lo previsto.

El mayor porcentaje de migraciones interiores ha correspondido—por este orden—a Badajoz, Córdoba, Granada y Jaén. Y las ciudades que han recibido más de 10.000 emigrantes son: Barce­lona, Madrid, Valencia, Bilbao, Zarago­za y Alicante. De 302.603 emigrantes que arrojaron las estadísticas en los tres primeros trimestres de 1963, han pasado a 358.247 en el mismo período de 1964. Es decir, un aumento del 16,4 por 100.

Desde los años de la posguerra, el paro ha tenido un ritmo descendente en nuestro país, exceptuando los años 1946, 1954, 1959 y 1960. En 1964, el paro ha aumentado cerca de un 29 por 100 con respecto al año anterior. Se nota una cierta nivelación en el sector agrí­cola, pese a que en los últimos meses del año el paro agrícola ha subido mu­cho.

Por último, las cifras sobre el éxodo del campo son así de escuetas: en 1964 han abandonado los pueblos 215.500 per­sonas.

Estos son, en resumen, los datos fa­cilitados por la Dirección General del Empleo. Como diría el poeta: NI más ni menos. Más. EP.MADRID, 27.4.1965

 

 

SENTENCIA DE MUERTE A LA "MOSCA DEL MEDITERRÁNEO"

* 10 mil moscas nacen diariamente en investigaciones agronómicas de madrid.

* Su alimentación vale dos mil pesetas mensuales.

* Se esterilizan con rayos gamma, se sueltan y ahorrarán al país muchos millones.

 

Diez mil moscas nacen diariamente cerca de la Ciudad Univer­sitaria de Madrid. Varios ingenieros agrónomos, bajo la dirección de don Manuel Arroyo, están empeñados, desde hace tres años, en acabar con la terrible «Ceratitis capitata», la conocida mosca medi­terránea. Y para ello, en las jaulas especiales de que dispone el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas, llevan cultiva­das unas 50 generaciones de tales moscas.

Se trata de  una plaga muy extendida en España, sobre todo en la zona sur, regiones mediterráneas y  Canarias. Ataca a melocotones, albaricoques, caquis, ciruelas, higos, manzanas, naranjas, peras, y, a veces, a las uvas. Empieza con las más tempranas y termina con las más tardías del año (naranjas). Afecta más a la fruta blanda, como higo, ciruela…Mide unos 4-5 milímetros. Es algo más pequeña que una mosca común. De colores vistosos. La larva mide 7-8 milímetros, blanca y sin patas.

¿Es posible que quieran termi­nar con la mosca mediterránea haciendo que nazcan diariamente unas diez mil?

UNA IDEA DE KNIPLIN  SALVARA NUESTRA FRUTA.-Desde 1916 se sabía que la apli­cación de los rayos X en determi­nadas dosis producían la esterili­zación de ciertos animales. Pero tuvo que pasar el tiempo y, en 1938 el norteamericano Kniplin tu­vo la idea de combatir las plagas, no destruyéndolas directamente, si­no lanzando frentes de insectos a los que se quería eliminar, pero es­tériles en una producción de cua­tro por uno o más, según sea la especie.

La idea ha sido recogida por científicos españoles, quienes se han dedicado con auténtico afán a eliminar del campo español una de las plagas más dañinas para todos los frutales: la mosca me­diterránea.

—De ochenta a noventa plantas, entre las que están casi en primer lugar los naranjos, son atacadas por la «Ceratitis» —me explica el ingeniero señor Arroyo en su de­partamento de fitopatología. La plaga puede usted oír que es te­rrible y que, desde el punto de vista meramente económico, puede pro­ducirnos, y nos produce, un enorme trastorno, sobre todo de cara a la exportación.

Pero la mosca mediterránea tie­ne sus días contados si la técnica sigue por los pasos que lleva da­dos hasta ahora.

LA   MOSCA,   DEL   LABORATO­RIO AL CAMPO.- El abuso de los insecticidas en el campo está produciendo actual­mente un trastorno en las plagas, y de continuar por este camino, no será extraño que lo cause en las personas. Solo que, por fortu­na para nosotros, en España los productos agrícolas más sometidos a tratamientos de insecticidas no son los alimenticios. Pero desde que los americanos experimentaron en las islas de Curacao el método de «esterilización de machos» con­tra un «barro» del ganado, la pla­ga de la mosca mediterránea pue­de caer dentro de este método de lucha, y creemos que algún día será acorralada y en muchos lu­gares incluso exterminada.

—Las pruebas de laboratorio son totalmente satisfactorias. En los pasos dados no hemos tenido, por fortuna, ni un solo fallo. La próxi­ma etapa será la experimentación de campo.

Un buen día se recogieron ejemplares de esta mosca y se insta­laron en unas jaulas especiales en Madrid. Se habían estudiado sus ciclos y costumbres. En realidad, en algunas zonas viven todo el año; en otras, al aguantar poco el calor, emigran o mueren. Se les facilitó una comida compuesta de plátano, levadura de cerveza y vitamina, y se instalaron en un lugar perfectamente ventilado y limpio con los aparatos necesarios para que la mosca encontrara có­moda su existencia y pudiera lle­var a cabo todas sus funciones.

Las instalaciones actuales son capaces de llegar a producir hasta setecientas mil diarias. Cada ma­ñana, a estas moscas enjauladas, se les retiran, de un aparato es­pecial, los huevecitos que han puesto el día anterior y que se co­locan en cajas especiales, a vein­ticinco grados y con alimento abun­dante, hasta que las nuevas mos­cas nacen.

Unas dos mil pesetas mensuales se gasta el Instituto de Investigaciones Agronómicas en sustentar a estas moscas. Un dinero que luego supondrá el ahorro de miles de pe­setas, una vez que se haya conseguido eliminar la plaga.

—Disponemos ya de moscas na­cidas en el laboratorio. ¿Cómo se combate a las que vuelan sueltas por los campos?

—Mediante rayos gamma se es­terilizan. Esta operación se reali­za en el centro de El Encín, en Alcalá de Henares. Se irradian al séptimo día, quedan esterilizadas y se llevan al campo para que   aviven allí.

De esta manera, cuando están todavía en pupa, como se llama en entomología, pueden ser traslada­dos con más facilidad y en una caja pequeña caben miles de es­tas moscas.

 Lo curioso es que, en teoría, los que han de ser esterilizados son los machos. Pero naturalmente, salvo que se trate de una plaga excesivamente peligrosa, no pue­de en el laboratorio separarse a machos de hembras, por el tiem­po y personal que esto implicaría. Entonces se irradian todos y la suerte ha dado que las hembras no se reproduzcan. Una vez puesta la «Ceratitis» en el campo, aviva y hace su vida ordinaria, sólo que cada vez irá habiendo menos moscas por la esterilización de los machos llevados hasta allí y por no ser  fecundadas por ellos las hembras naturales. De esta ma­nera terminarán sus días en las zonas del Levante español, donde tantos estragos producen.

TENERIFE, ISLA  IDEAL.

-Sin embargo —me agrega el señor Arroyo—, esto es aún muy problemático. Hemos de realizar todavía la experimentación sobre el campo. Hasta aquí, todo ha ido bien. Pero hay que seguir traba­jando.

El lugar perfectamente adecuado para ello sería en concreto Tenerife. El centro con el Teide aislaría a la mosca hacia la costa y en toda ella se llevaría a cabo la investigación del porcen­taje de moscas existentes y se sol­tarían cuatro o más para cada  una de ellas. Hay algo que aún  no se ha llegado a saber con exactitud y es el radio de vuelo que tienen estos insectos, dato muy importante para el estudio de la zo­na que se desee tratar y número de insectos necesarios.

—Una forma muy cómoda de estudiar este radio de vuelo seria criar en laboratorio determinado número de insectos con alimento normal al que se la ha añadido un número de insectos con alimento de fósforo-32. Soltados los adultos en el campo, pueden reco­nocerse después con facilidad empleando un contador «Geiger» portátil y determinar así la distancia, desde el lugar de captura al de suelta. En laboratorio, los insectos quedan perfectamente marcados y los ensayos efectuados han sido completamente satisfactorios.

Una vez hecho el experimento en Tenerife o zona análoga, y con resultado feliz, el Instituto de In­vestigaciones Agronómicas está en condiciones para emprender la lucha en la Península después de realizadas las prospecciones en los distintos terrenos, estudiadas las corrientes migratorias y las defensas naturales ofrecidas por la configuración geográfica. Lo importante es garantizar que por donde va pasando la masa estéril no queda luego ninguna mosca. Para  comprobarse esto, se distribuyen por los campos unos frascos caza­moscas con fosfato amónimo, que atrae a las moscas.-

SE BUSCA UN ENEMIGO: EL «DACUS» El  problema  ahora,  más  que científico o técnico, es económico: se ha de disponer de personal y  elementos. Pero los ingenieros con los que he hablado, señores Arro­yo y Jiménez, son optimistas y creen que sus investigaciones se verán coronadas por el éxito. Por fortuna  para los  agricultores  y para España.

Es claro que ahora poca gente se dedica a este trabajo: cuatro ingenieros y algunos ayudantes. Y a su vez, han de atender a otros miles de problemas y estudios de plagas que como consulta le llegan diariamente a sus despachos. Otra investigación sobre la que ahora es­tán también empeñados y que se presenta cargada de dificultades, es sobre el «Dacus», terrible insec­to de la aceituna. EP/INFORMACIONES,29.10.1965

 

 

ASÍ ES LA CAJA DEL BANCO DE ESPAÑA

* Se tardó en construir dos años y medio y tiene mil metros de muro macizo

* Hoy, la caja subterránea contiene más oro que nunca en la historia de la nación: 677 millones de dólares

 

 Hasta ahora, las monedas universalmente admitidas eran la libra y el dólar. Pero de pronto ha sobrevenido una conmoción en el mundo de las finanzas: la libra, moneda firme, comenzó a tambalear­se. Y el dólar, después de las presiones de algunos Estados, es proba­ble que no pueda sobrepasar el bache. Esto significa que puede vol­verse al viejo patrón oro. El dorado metal se ha puesto de actuali­dad, y los países tratan de almacenarlo, como indiscutible e inquebran­table respaldo de su riqueza.

Pero ¿dónde está el oro que  respalda la riqueza de España y que garantiza nuestra estabilidad monetaria en los grandes negocios y en las mo­destas compras?

Exactamente a 35 metros de profundidad, bajo la rasante de la calle de Alcalá, junto a la típica Cibeles madrileña, y en la llamada "Cámara subterrá­nea" del Banco de España.

Este "fortín económico", el más preciado del país, se empe­zó a construir a fines del año 1932, después de concienzudos estudios sobre la geología del terreno y análisis del material que iba a ser utilizado. Un perito en la materia asegura que la instalación total (2.500 me­tros cuadrados, de los que 1.500 corresponden a espacios libres, y los 1.000 restantes al macizo de los muros) costó trece mi­llones de  pesetas.

DOS AÑOS DE TRABAJO.-Para construir la cámara se extrajeron 22.000 metros cua­drados  de   tierra  durante  dos años y medio, con un costo de más de nueve millones de pesetas. Las puertas fuertes son de acero blindado especial, construidas en Nueva York. Una de las puertas pesa dieciséis to­neladas y la otra quince. Para poder bajarlas hasta su actual emplazamiento se utilizaron ca­bles especiales de acero, que quedaron totalmente inútiles después de la operación. Costó 18.000 pesetas.

En el Banco de España, don­de no puede perderse ni una peseta, todas estas cuentas han quedado perfectamente anota­das. Pero hay otras cuentas más curiosas todavía. En algu­nos momentos llegaron a traba­jar en su construcción más de 260 obreros; pero se paralizaron las obras a causa de fre­cuentes huelgas y reivindicacio­nes de los obreros. Incluso se sospechó que se hiciese algún sabotaje en las entibaciones que soportaban todo el macizo de tierras y que se pudiera produ­cir un desplome. Pero hubo una constante vigilancia y la obra se llevó a feliz término, no sin que la Comisaría de Po­licía tuviese que nombrar agen­tes para la seguridad personal del arquitecto-director de la obra, amenazado por los cabe­cillas revoltosos.

ASCENSOR.- Naturalmente, para bajar basta la cámara —una de las mejores en su género, con mu­ros de hormigón de acero fun­dido y armado con redondos de acero especial— se ha de utili­zar un ascensor, que le deja ante un puente deslizante, que, al correrse al interior, imposi­bilita la entrada. Normalmente, la cámara está rodeada de una zanja de agua que la inunda hasta una altura superior a la primera puerta de acceso. Si usted traspasa esta puerta se creerá, de pronto, que está en el panteón de los reyes, de El Escorial. A uno y otro lado están las puertas acorazadas y los suelos brillantes, de mármol. La galería interior que la rodea tiene en sus esquinas unos espejos que hacen posible ver desde cualquier esquina lo que ocurre en las otras.

El   dinero   está,   pues,   bien guardado: la cámara es, prácticamente, invulnerable.

La cámara ya no tiene más misterios. En su interior, unas estanterías escuetas a las que asoman, en vez de los policromos lomos de los libros, el dorado metal hecho lingotes. Se trata, sin duda, de una bibliote­ca cara y a la que no se per­mite el acceso más que a contadísimas personas. Allí está el corazón de la vida económica del país y ha de mantenerse bien cuidado y secreto.

Las últimas cifras que me han sido facilitadas demuestran que en esta cámara del subsuelo de la Cibeles se encierran en la actualidad reservas de oro por valor de 677 millones de dólares.

ORO Y DIVISAS.- El oro español acumulado a lo largo de los últimos siglos sufrió diversas vicisitudes. El crédito del Ban­co de España salvó en más de una ocasión el prestigio del Gobierno a punto de bancarrota. El oro procedente de América y las posesiones españolas casi se había consumido; pero en la primera guerra mundial se consiguieron operaciones saneadas, que proporcionaron oro abundante a las arcas del Banco. De poco les valió a los españoles, ya que en 1939, el oro había desaparecido, camino de Rusia, de donde, naturalmente, no ha regre­sado. Entonces España disponía de más de 575 millones de dólares oro.

Pese a ello, en veintiséis años, el país ha logrado recuperarse y superar sus reservas de oro. Hoy, la cá­mara subterránea guarda más oro que nunca hubo en sus estanterías.

En 1958 España disponía de 57 mi­llones y medio de dólares oro. En 1959 la cantidad ascendía a 67,6 millones de dólares oro. Pero el aumen­to de reservas, de una manera regu­lar y notable, ha venido a partir de los años sesenta.

Como prueba de ello, puede verse que en febrero  de 1965 existían,  como se ha dicho, 677 millones de dó­lares que, con la reservas de divi­sas, suponía 1.426.800 millones de dólares.

RITMO.- El aumento español se ha hecho a un ritmo anual de unos 130 millones de dólares, como promedio de los doce meses. Ahora bien, en 1964 no se ha­bía comprado oro hasta el mes de di­ciembre, en que se hizo una operación para adquirir treinta y nueve millones y medio de dólares oro. La operación volvió a repetirse en enero y febrero de 1965. En enero se compraron 30,9 millones de dólares oro, y en fe­brero, 30,6 millones.

Esto hace concebir que, por el mo­mento, no se han hecho compras ma­sivas. Sin embargo, si el ritmo men­sual de compra, empezado en diciem­bre de 1964, continúa, habrá que pen­sar en que España se ha decidido por la compra masiva de oro que refuer­ce el valor de su peseta y que preten­de desprenderse de sus divisas.

Lo que cabe resumir es que el aumento de reservas ha sido espectacular a partir de 1958. EP/EL ALCÁZAR.11.5.1965

 

 

 

 

 

 

YA SE SUPERAN

LOS 12 MILLONES DE  POBLACIÓN ACTIVA

 

* Cerca de diecinueve millones de personas están inactivas.

* Todavía hay más de 2 millones de analfabetos

 

(Especial para  LA   GACETA   DEL  NORTE.).--La estadística se ha metido en su casa --aunque usted no lo sepa— y acaba de extraer unas conclusiones importantísimas. Hasta ahora, para saber con qué manos contaba el país a la hora de aplicarlas al trabajo, nos fiábamos de los censos generales de población que se hacían cada diez años. Unas cifras y unos datos demasiado dudosos.

Los Estados actuales se preocupan --y con razón, al decir de técnicos, y economistas tan de moda— por el estudio de todo lo relacionado con la actividad económico-social. Se precisa hoy, ante la planificación, saber con exactitud la fuerza laboral disponible en el país, en di­versas regiones, la edad de esa población activa, los puestos de trabajo y sus modalidades.

Como consecuencia de la investigación llevada a cabo por miembros del Instituto Na­cional de Estadística (INE) durante el año 1964 a través de 75.000 familias por trimestre, se ha obtenido la primera estadística de amplitud nacional, puesta al día. Naturalmente, que la estadística —como antes le decía— ha entrado en domicilios, pero no se ha detenido ahí: también pasó por asilos, cuarteles, instituciones y orfanatos.

En cada hogar se han estudiado estos datos: número de miembros, componentes activos y situación del cabeza de familia. ¿Quiénes son los que trabajan?

Aunque los sociólogos han disputado mucho en torno a la definición de población ac­tiva, hoy parece estar ya bas­tante claro el concepto. Por eso, los técnicos españoles han entendido que la población ac­tiva está compuesta por el conjunto de personas que su­ministran mano de obra dis­ponible para la producción de bienes y servicios. «La pobla­ción activa la constituyen, de una parte, todas las personas que tienen empleo y de otra, aquellas que no teniéndolo, es­tán buscando o están a la expectativa de alguno. Los pri­meros son los ocupados y los segundos los desocupados o sin trabajo. Entre los prime­ros han de considerarse tam­bién los que están en situa­ción de subempleo, es decir, aquellas que no trabajan por tiempo normal y podrían o de­searían hacerlo y su rendi­miento y sueldo se vería aumentado si se les permi­tiese trabajar más.

Entre la población inactiva se cuentan los retirados y ju­bilados, los menores de 14  años, los mayores de esta edad pero que son escolares o estudiantes, las personas de­dicadas a labores del hogar sin fin lucrativo y los que no ca­ben en los grupos anteriores. Todos estos apartados han sido científicamente clasifica­dos por el INE, ateniéndose a los datos aprobados por orga­nismos internacionales como la Oficina Internacional del Trabajo de Ginebra.

ESTOS SON LOS QUE TRABAJAN

Según todo ello, los prime­ros datos que nos encontramos son los de activos y no activos, por grupos de edades. En el segundo trimestre del año 1964 había 11.611.800 activos. La cifra aumentó en el cuarto trimestre hasta los 11.707.600 activos. En lo suce­sivo nos vamos a atener a las cifras recogidas en el último trimestre, por tener mayor ac­tualidad.

De los 11.707.600, poseen ocupación o empleo 11.477.400 y han trabajado 11.321.700, mien­tras que han dejado de hacerlo 155.700. Están compren­didos en edad activa y no han trabajado por falta de empleo 230.200. De ellos hay que contar a 18.500 personas que por primera vez buscan empleo.

El número mayor de personas activas, está entre los que tienen de 40 a 44 años: 1.303.100. Sólo 966.600 personas hay activas entre los 25 y los 29 años, pero esto se debe a que son los nacidos entre 1935 y 1939 y entonces fue mucho más bajo el número de naci­mientos. El número de para­dos es mayor que el que re­gistran las Oficinas de Colocación de Sindicatos. Ello es natural, ya que allí sólo figu­ran los que van a inscribirse, mientras que en la encuesta se ha contado a todos. De cualquier forma, los parados no llegan al 2 por ciento de la población activa, porcentaje pequeño dentro de las compa­raciones internacionales.

Por 8.926.800 varones activos, España tiene trabajando 2.780.800 mujeres, que se re­parten entre los 14 y los 70 o más años. De 14 años hay 40.200 mujeres trabajando y de 70 y más años, 49.200. Mientras que los varones de esas mis­mas edades son 95.800 y 135.700 respectivamente.

Y ÉSTOS SE GANARON EL DESCANSO

 Son exactamente 18.929.300 las personas no activas en Es­paña, que se desglosan de la siguiente forma: no trabajan por ser menores de 14 años, 7.685.300 niños; por ser estu­diantes, 965.900; por dedicarse a las labores del hogar, 8.255.700; están jubilados, 1.294.700 personas. Y por otros diferentes, conceptos, 727.700. Como casos verdaderamente curiosos, la encuesta nos ofre­ce estos datos de personas no activas: de 25 a 29 años hay en España 27.700 personas que no trabajan. De ellas, 16.300 son estudiantes; 100 jubilados y 11.300 no activos por otras causas. Esto referido sólo a varones. Por razones de los estudios nadie hay inactivo en nuestro país más allá de los 39 años. Y entre los 35 y 39 años sólo existen 700 inacti­vos.

MÁS  DE 3 MILLONES DEDICADOS A LA AGRICULTURA.- Los trabajadores, según su situación profesional y su ra­ma, de actividad, se distribu­yen así: sólo la agricultura, ganadería y similares dan tra­bajo a 3.947.000 personas. En número de empleados le sigue el comercio, con 1.173.400 personas; la construcción y obra públicas, con 889.600 trabajada res; los servicios   personales con 77.800 empleados, y los últimos, los servicios de esparcimiento, con sólo 48.200 trabajadores.  Los  servicios  de  la Administración   pública ocupan a 426.700 personas. El mayor número de mujeres activas está dedicado, como en los hombres,   a   la   agricultura: 798.400 y le siguen en el mis­mo orden las ocupaciones de los varones. 1.300 mujeres tra­bajan en minas de carbón y otras extracciones, aunque su­ponemos que se trata de los servicios administrativos.

500 TÉCNICOS TITULA­DOS SIN TRABAJO.- Existen en España 119.400 técnicos y profesionales titula­dos superiores; 34.100 trabajan en el sector privado y 32.600 en el sector público. 500 están parados.

El mayor número de para­dos lo arrojan la agricultura, con 100.700 y les siguen los obreros de la construcción, con 21.400. El menor número de parados está entre bomberos, policías, guardas, mecáni­cos do precisión, trabajadores de tabaco, limpiadores y atletas. No existe paro ninguno en los siguientes apartados: direc­tores, gerentes y propietarios administrativos; sacerdotes y miembros asimilados a órde­nes religiosas; funcionarios públicos, lavanderas, limpiadores en seco y planchadores, fotó­grafos y trabajadores de ser­vicio, deportes y diversiones.

LOS ANALFABETOS TAMBIÉN   CUENTAN.- La encuesta del INE ha tenido en cuenta también la si­tuación de los analfabetos. En total asegura que existen 2.220.600. De ellos, son varo­nes 645.300 y mujeres 1.575.300. El mayor número de mujeres analfabetas son miembros no activos y dedicadas a las labores del hogar: así hay 1.069.200 mujeres. En cuanto a los varones, 396.200 analfa­betos tienen un empleo y es­tán parados 372.100.

Por lo que respecta a los hogares, existen unos 400 de 12 personas con más de ocho miembros en activo y unos 300 con el mismo número de activos, compuestos de más de 12 personas. Los hogares espa­ñoles formados por cuatro personas son los más numero­sos: existen 1.797.400 y la ma­yor parte de ellos sólo poseen un miembro activo.

Esta es España tal y como la reflejan las últimas y más exactas estadísticas oficiales.

EP/LA GACETA DEL NORTE, 1.12.1965

 

 

 

 

 

1966…

 

LA MAESTRA DE AVELLANEDA:

* “No tengo el alumno más caro de España; tengo cinco alumnos”

* «Vivimos contentos sin luz eléctrica, sin transistores ni televisión”

 

Aunque con retraso, los perió­dicos llegaron a Avellaneda. Des­de Logroño a San Román de Ca­meros y desde allí, a la aldea —a once kilómetros— donde se termi­na un tortuoso camino que arran­ca de una carretera de tercera. Llegaron los periódicos y produje­ron conmoción en el pueblo: se publicaba la noticia de que en Avellaneda existía el alumno más caro de España. Para él sólo tenía una  maestra.

LOS VECINOS ENMUDECEN.-La noticia atrajo a los periodis­tas hasta la perdida Sierra de Ca­meros. Pero sus gentes —sus es­casos 30 habitantes— pusieron du­ro   adobe  a   las  manifestaciones.

—No, aquí no vengan a pedir­nos que hablemos. No les diremos nada, que bastante mal nos han puesto   en  los  periódicos.

Me lo dice un labriego que, a la puerta de su casa, prepara el largo varal de la reja de un ara­do. Trabaja afanoso ayudado por otro.

—Pero yo no soy del pueblo y no puedo decirles nada. Vayan a ver a la maestra, que vive en casa del Alcalde.

La casa del Alcalde hace a la vez de oficina de Correos. El Al­calde pedáneo, Pedro Martínez, es­tá con el ganado perdido por los riscos. La alcaldesa —con un pa­ñuelo negro que le cubre la frente y la cabeza- dice que ella no quie­re decir nada. De pronto, una  chica joven, con una bata, se aso­ma a la ventana:

—No les diré nada. Vayan a Lo­groño, traigan al Inspector de Pri­mera  Enseñanza y entonces hablaré.

Es la maestra. Señorita Maribel Gómez. 19 años, natural de Lo­groño y que regenta la escuela por oposición. Ni al fotógrafo le da tiempo de sacar su máquina. Se oye una conversación en el in­terior como si la alcaldesa tratara de convencer a la señorita maes­tra para que hable a los periodistas.

— ¡Qué interés han tomado us­tedes de pronto por este pueblo! Olvídense de que existe y no ven­gan más, que ya he tenido yo de­masiados líos.

NI   LUZ  NI   RADIO NI TELEVISIÓN.- El periodista cree que esto puede ser un ataque momentáneo y decide darse una vuelta por la al­dea. No pasan de las 20 casas. To­das apiñadas en torno a una placita que lleva el nombre de "Valentín del Valle". El edificio de la escuela está solitario a su mano de­recha conforme se entra al pueblo. El pueblo parece deshabitado. Tan sólo en una calle está el hombre del arado y su amigo. Sale de la casa una mujer joven, otra muchacha de unos 15 años y un pequeño de seis.  

— ¿Cómo te llamas? pregunto al niño.

Pero   no   sabe  contestarme.

— ¿Cuántos  años  tienes?

—Dile los años que tienes —le dice su padre—. Dile con los de­dos que tienes seis.

Le regalo una pastilla de chicle que el muchacho deslía y se mete en la boca.

—No te la tragues, que eso sólo se mastica.

— ¿Y le podemos hacer una fo­to a este niño tan guapo?

—No lo piense siquiera. No que­remos fotos ni nada, se han di­cho bastantes cosas de aquí que no nos han gustado.

— ¿Y qué es lo que han dicho de  malo?

—Pues es poco: que ni sabemos lo que es la luz eléctrica ni lo que es una televisión, ni una radio de  esas...

—Sí —ayuda la mujer—, una transistor.

—Y si no lo tenemos —sigue el hombre del arado— es porque no lo queremos. Porque podemos com­prarlas,  pero  vivimos así mejor.

Y ahí lo tienen ustedes: más que mediado el siglo XX, una al­dea de España tiene todavía más de dos docenas de personas que viven felices, cultivando la tierra, llevando a pastar cabritos, cuidan­do cerdos en la planta baja de la casa y sin necesidad de saber lo que es una radio ni una televisión. ¿Es que no hacen bien?

Porque si los periódicos han di­cho que no tienen luz eléctrica, los periódicos no han dicho ninguna mentira. Sólo que hay que ver los rostros de estas gentes pa­ra comprender que no les inte­resa  esa  civilización.

JULIÁN, EL ALUMNO MÁS CARO. - A nuestra tertulia llega Julián García, el muchacho de 12 años que provocó la noticia.

— ¿Tú eres Julián García?

— Sí, señor.

— ¿Y vas  a  la   escuela?

— Sí, Señor. Pero no quiero de­cir nada.

Otro. Al muchacho lo han alecciona­do bien. Tan pronto ve la cáma­ra, corre y se oculta en la casa.

— ¿Que  han  dicho  mal de ti?

—Que como en el recreo pan con  tocino.  

  • la madre aclara que es men­tira, que al niño no le gusta el tocino y que tiene buen jamón pa­ra
  • uno puede atestiguarlo, por­que son buenos los cerdos que hemos visto en el pueblo, sí señor.

— ¿Hay  más  alumnos  en  la  escuela?

—Sí, señor, sí que los hay. Y es falso que nada más haya un niño para una maestra.

Cruza la madre del muchacho. Vestida de negro. También con pañuelo en la cabeza.

—Tú, a no decir nada. Bastante mal  nos han  puesto  a todos.

Y lo mismo dice una anciana que cruza con un cubo de plás­tico.

Seguimos la vuelta por el pue­blo. Puertas cerradas, gallinas por las calles; los perros duermen al sol, junto a las casas. Hay un si­lencio largo en estos picachos per­didos  en la sierra.

Regresamos por si la maestra se ha conmovido. Salió al recreo a las once. Son más de las doce y la clase no se reanuda. Quizá sea porque teme salir estando allí los periodistas.

 Vuelve a decirnos por la ventana que nos vayamos. Le pedimos que desmienta todo lo que han di­cho de malo para ella y Avellaneda.

—Pues   lo   primero   que   no   es un  sólo   niño   el   que  asiste   a  la ■ escuela. Que hay cinco.

— ¿El   mayor?

—Una alumna de 14 años. Otro de doce y  otros  pequeños.

—Nosotros en todo el pueblo hemos visto a ésa muchacha, al niño de 12 años y otro de seis.

—Pues los tengo  en mi  clase.

LA  ESCUELA  NO  SE CIERRA.- La maestra hace cinco meses que vino al pueblo. Vive en casa del Alcalde. En la escuela hemos po­dido ver una bicicleta con la que se desplaza a San Román de Ca­meros.

En el camino habíamos pregun­tado, ¿cree usted que estará allí esa maestra que tiene un solo ni­ño  en la escuela?

—Pues sí, ¿por qué no?— nos dijo la dueña de la fonda de Ca­meros—-. Si fuera sábado, quizá se habría ido a San Román.

En la escuela hay cinco pupitres para niños, una mesa y un sillón para la maestra, una estufa, una pizarra   y  una   verja.

Al fin, una de las mujeres, al vernos dar vueltas, nos dice:

—Pues no crea usted que no sentimos el recibirles así. Porque aquí nos portamos bien con todos. Son pocos, claro, los que van por allí. El tendero que les lleva provisiones y los de la repobla­ción de pinos, tarea en la que tra­bajan la mayor parte de los hom­bres del pueblo.

—Aquí vivimos del ganado: los cabritos y las ovejas. También te­nemos berzas.

Y no hay nada más en el pueblo. Ni taberna ni tienda. El se­ñor cura, don Juan María Zapata, reside en otro pueblo cercano, en Agamil de Cameros.

— ¿Y tienen ustedes miedo a que les cierren la escuela?

—No podrán cerrarla porque así lo dejó dicho el que la fundó, que era uno de América. Y como hay niños,  tendrá   que haber maestra.

Eso   es   todo  lo   que   se   puede saber  de  Avellaneda,  sus  habitantes —que alumbran sus noches con  carburo—, su maestra y sus alum­nos. Un pueblo de donde también se  va  la   gente,  mientras  los  que quedan viven  tranquilos, quizá es­perando un día tener lo suficiente para   levantar   la   casa   camino   de Logroño, Pamplona o Bilbao. EP/EL CORREO GALLEGO, 12.3.1966

 

 

ESPAÑA DISPONDRÁ DEL PRIMER “FERRY HIDROFOIL” DE NAVEGACIÓN TRANSOCEÁNICA DEL MUNDO

 

 

En el mes de junio España dispondrá del primer trasbordador “Hidrofoil” para navegación transoceánica del mundo. La ope­ración de venta acaba e ser firmada entre la casa norteamerica­na propietaria del diseño y la es­pañola que va a utilizarlo, en prin­cipio para hacer la travesía Bar­celona - Palma - Ibiza - Barce­lona.

El "Hidrofoil" es el primer bar­co del mundo que ha planteado una guerra seria al avión, ya que su velocidad nada tiene que envidiar a la de los avienes. Anteriormente ya se habían realizado barcos de este tipo, pero todos con destino a la Marina de los EEUU. Ahora, por primera vez, este tipo de hidro podrá ser empleado con fines co­merciales, para transportar viaje­ros, no sólo en pequeñas, sino en largas distancias. La prueba está en que además del "Delfín", que entrará en servicio en el próximo mes de junio se está en tratos pa­ra la adquisición de otros dos "Hi­drofoil" más con destino a la na­vegación con las Islas Canarias.

SOBRE  OLAS  DE  CERCA  DE DOS  METROS.- Pido al representante en España de la casa norteamericana propietaria de los planos, Mr. Henry Sánchez que nos exponga  todos los datos sobre este barco " planea­dor". Porque, en realidad, el bar­co, durante su travesía apenas to­ca el agua, tiene capacidad para elevarse a más de tres metros so­bre las olas, pero normalmente lo hace cerca de dos metros, ya que el pasajero podría marearse.

— ¿Qué velocidad puede alcan­zar el "Delfín"?

— El modelo que acaba de ad­quirir España y que se está ac­tualmente construyendo en Hamburgo, alcanza la velocidad de 50 nudos.

— ¿Por qué se construye en Hamburgo?

—Estamos estudiando las posibilidades de que algunos de los
elementos   de  este   "Hidrofoil" puedan construirse en España. Pero, por ahora, no es posible ya que gran parte del barco está constituido por un acero especial y para producir éste tendría que levantarse una fábrica.

Por lo pronto, la firma española piensa utilizar el barco en las 132 millas náuticas que es la ruta del turismo español en agosto de este año.

— ¿Cómo puede alcanzar esa velocidad?

—El "Delfín"  es un "Hidro­foil" especialmente diseñado para  ello en la navegación de alta mar. Dispone de tres aletas, una en popa y dos en los costados, que puede doblarse. Cuando se pretende sobrevolar el agua, se colocan en posición vertical, sumergidas. El vuelo está impulsado por un mo­tor de gas de 3.600 HP que mueve una hélice de ángulo variable del tipo "KeMeWa". El impulso va transmitido directamente a la popa.

CARACTERÍSTICAS DEL "DELFÍN".- Cuando el "Delfin" no necesita la velocidad propia suya al filtrar en algún puerto, las aletas que lo hacen flotar y elevarse se colchan hacia el cielo. En este caso, sobre su propio casco. El "Hidrofoil" tiene una fuerza de 216 HP de mo­tor diesel.

El "Delfín" adquirido por una empresa marítima española tiene capacidad par 88 pasajeros. Mide de eslora cerca de 23 metros;  de manga, cinco metros y medio; de puntal, un metro y medio; despla­za 59 toneladas; velocidad de cru­cero (con las aletas), 50 nudos; velocidad con casco, 10 nudos; y le basta y sobra con 4 tripulantes.

Otra de las características de este barco-avión es que un piloto automático mantiene la misma distancia siempre de altura entre el casco y las olas del mar, cuando éste se encuentra enfurecido, para evitar los continuos altibajos de las olas. Al llegar a puerto y para poder atracar en lugares de unos píes el "Hidrofoil" levan­ta sus aletas con lo que dota al barco de una extraordinaria mo­vilidad y capacidad de atraque.

—El vuelo sobre agua entre Pal­ma de Mallorca y Barcelona po­drá hacerse en un par de horas, el mismo tiempo que ahora se emplea con el avión y con la ventaja de que no habrá que des­plazarse al aeropuerto con tanta antelación y el desembarco es más rápido.

AREA DE 200 MILLAS O MÁS.

—¿Qué área puede alcanzar este "Delfín"?

—Actualmente alcanza las 200 millas. Pero esto no es problema. Podrá alcanzar muchas mas, ya  que todo consiste en adaptarlo  para poder llevar más combustible  y esta operación es realmente fácil.

El precio de cada uno de estos barcos planeadores es actualmente  de un millón de dólares. Realmente resulta caro. Pese a ello, por los  resultados que produce, tras éste que se construye para España son  muchos países los que adoptarán  este mismo sistema. Recientemente la misma empresa norteamericana ha recibido el encargo de negociar la construcción de un nuevo "Hiórofoil” por cerca de cuatro millones de dólares para la Marina norteamericana. Será el modelo llamado "PG (H)

— ¿Por qué se dice que este español será el primero, en el mundo?

— Como ferry y en las medidas en que está concebido, es el primero. No así el sistema de navegación, que ya ha sido explotado.

 La misma casa comenzó a construir aparatos muy semejantes  casi en 1930. Pero con el sistema de aletas, hace ya diez años que  construyó el primero para la "Navy USA". Estaba provisto de dos  aletas y batió el récord de "Hidrofoil Gaft" con una velocidad de  78 nudos. En 1958 por primera vez  se emplearon las aletas plegables  y cóncavas y pertenecía el vehículo al Departamento Naval de Investigación de la Marina de EEUU. Velocidad, 60 nudos. Por la misma casa fue diseñado y mandado construir el primer barco con sistema de "Hidrofoil" para navegación oceánica para la Administración marítima USA. Se hizo  una prueba de dar la vuelta totalmente a Norteamérica, alcanzan­do una velocidad de 63 nudos. Actualmente la Marina posee el pla­neador más potente del mundo, que desplaza 300 toneladas. EP/EL CORREO GALLEGO,10.4.1966

 

 

 

 

ÁFRICA, EN SERIO 

 

1

  EXPLOTADA POR OCCIDENTE

* Pero la actitud mágico-religiosa retrasa el desarrollo

El Gobierno español, a través del Ministerio de Comercio  pidió  al profesor Arquer que visitara diversos países africanos y con su informe y el estudio conjunto con importantes personalidades del continente negro, se planificarían métodos de incrementar las relaciones de España con nues­tros vecinos del continente del sur.

EL MOSAICO AFRICANO.- Don Joaquín de Arquer Armangué es un joven doctor in­geniero, desde hace dos años. Profesor de Comportamiento Hu­mano en la Organización del Instituto de Estudios Superio­res de la Empresa (IESE) de la Universidad de Navarra, con se­de en Barcelona.

Los países visitados han sido Madagascar, Kenia y Nige­ria. Países que por si mismos dan la tónica de todo el con­tinente. Y a él pregunto:

- ¿Cuál es, a su modo de ver, la situación actual del conti­nente africano?

—Es, como todos, un mosai­co abigarrado de razas, pue­blos y culturas muy diferentes. Pero tienen un denominador común: tienen  dos básicas actitudes, una mágico-religiosa y otra científico-investigadora. Los africanos no han tenido dificultades vitales climáticas y ambientales para luchar con­tra los elementos y poder vivir. Ello ha conducido a una falta de actitud investigadora y a una pasividad ante los fenó­menos naturales, considerados como manifestaciones mágicas de fuerzas desconocidas.

-—Pero África ha tenido un largo contacto con Occidente.

Y ello la ha colocado ante una nueva situación. África es consciente de haber sido explo­tada por Occidente. Pero, a la vez, el africano ha conocido nuevas formas de vida, nuevos bienes. Ya no puede vivir co­mo antes. Por eso le pregunto por las dificultades actuales.

—Carece de recursos ahorra­dos en forma de capital, no tie­ne instalaciones adecuadas pa­ra aprovechar los recursos de la naturaleza, ni vías de comunicación. Su "renta per cápita" es muy inferior a la del occidental y no dispone de mercados y medios de distribución de sus productos.

—¿Qué elementos ha consi­derado usted especialmente en su visita a esos  países ?

—Cuando se pretende reno­var hay que programar y para ello hay que conocer la situa­ción material y la actitud men­tal colectiva. Teniendo en cuen­ta mi dedicación como profe­sor, he estudiado especialmen­te la actitud humana de estos pueblos.

EL PODER DE LOS DIFUNTOS.- Y esta es en breves palabras, las conclujsiones a las que ha llegado:

- La población es rural. No al­canza la urbana la cifra del 10 por ciento. Las riquezas mine­rales conocidas no se han lle­gado a explotar. Las materias primas de los yacimientos o no se aprovechan o son exporta­das. Raramente se industria­lizan en el país de origen. Las actividades pesqueras son prác­ticamente inexistentes a esca­la industrial. En Madagascar no hay flota pesquera y en Nige­ria, sólo un español establecido en Lagos se ha dedicado a aprovechar el camarón. Por el contrario, hay gran diversidad de productos agrícolas y no les falta el agua. Concretamente, en Madagascar se han hecho es­tudios y puede convertirse en uno de los mejores países del mundo de producción agrícola. La renta per cápita es muy baja y apenas si llega para comprar simiente. Sin embar­go, no se observa hambre y es­to por lo primitivo de las re­laciones comerciales: los pro­ductos no se venden, se true­can o consumen. En Kenia se logran fabulosos avances en el cultivo del trigo. Hay en este país tribus exclusivamente ve­getarianas y otras que se alimentan solo de carne. Los "ma­sías" basan su alimentación en sangre y leche de res. Hay carne de caza, no de sus propios ga­nados. La silvicultura representa otro sector prácticamente inexplotado y de enormes recur­sos. Lo mismo que las vías de comunicación.

— ¿En el aspecto estrictamen­te humano?

— Hay muchas tribus. En Ke­nia, 18 diferentes. En Nigeria, 250. Les falta el trabajo organi­zado contra las fuerzas de la naturaleza. Por ello no hay cooperación entre ellos, no tie­nen confianza en sus conciu­dadanos; confían más en el eu­ropeo porque ven en él al hom­bre que domina los fenómenos y recursos naturales. Los difun­tos ejercen un tremendo poder ya que piensan que puede cau­sar muchos males si no se le da el culto debido. Cualquier afri­cano siente la obligación mo­ral de hacer todo lo posible por sus parientes. Y si uno ha logrado hacer cierta fortuna, los demás acuden a vivir a sus expensas, sin posibilidad para el ahorro y la inversión. La costumbre de la poligamia en mu­chos países contribuye a la magnitud de las familias, cla­nes y tribus.

DECRECERÁN LOS  NACI­MIENTOS.- El africano común se siente asombrado ante la técnica. En 1945 la esperanza de vida me­dia en Kenia era de 32 años, hoy se alcanzan los 43. Hoy hay 50 mil nacimientos anuales por mil defunciones. Pero se espera que disminuyan los nacimientos con las nuevas cos­tumbres: las hijas dejarán de venderse y los varones habrán de marchar a grandes ciudades pero dejarán de ser apoyo direc­to de la familia. La proporción entre médicos por habitantes es de uno por cien mil. En Nai­robi, por ejemplo, de 250.000 habitantes, existen de 25 a 30 mil jóvenes parados.

—Realmente y dentro de tantos, ¿cuál le parece el problema más  grave de África?

—No sé si el más grave, pero uno de los más graves es el educativo. En Madagascar, país privilegiado, el analfabetismo alcanza el 40 por ciento, la educación primaria se desen­vuelve a escala familiar y es muy escaso el número de per­sonas que llegan a la enseñan­za secundaria. Se abren universidades, pero carecen de medios para contratar un profesorado extranjero que resida habitualmente en África.

Otro de los problemas es la falta de grandes empresas. Los europeos han preferido recoger los recursos y exportarles, en vez de elaborarlos en suelo africano. Menos del diez por ciento de la población se de­dican a actividades empresa­riales.

¿QUE OCURRE HOY EN ÁFRICA?.- Como consecuencia de sus contactos más frecuentes con otros pueblos —me explica don Joaquín de Arquer— han visto una gran diferencia de vida. Faltos de elementos de juicio para explicar las razones que la originan, asisten hoy al na­cimiento en ellos de nuevas necesidades que, por el mo­mento, no tienen forma de sa­tisfacer.  Y agrega:

- Es cuestión de justicia y de interés de toda la huma­nidad les proporcione los medios suficientes.

—¿Cómo?

—Atendiendo a la compleji­dad de problemas que se les plantean tanto físico-económi­co (escasez de capital, falta de bienes de equipo, de transpor­te interior, inadecuado conoci­miento de materias primas, prospección del subsuelo...), problemas humanos (actividad pasiva y fatalista, actitud cien­tífico-investigadora de bajo nivel, falta de espíritu critico; actitud mágico-religiosa obstacularizadora del progreso; desconfianza entre hombres; paternalismo por parte de oc­cidentales; excesiva fuerza de vínculo familiar; religiones animistas; costumbres ancestrales primitivas; bajo nivel de valores morales...) Proble­mas educativos empresariales por falta de mano de obra cua­lificada, bajo nivel de ense­ñanza, poca estabilidad en cua­dros ejecutivos extranjeros, problemas fiscales.

Consecuencia: habrá que sa­ber aprovechar algo más que la energía física del hombre y llegar a esa gran reserva que es el aprovechamiento intelectual. Facilitar formación a to­dos los niveles, fomentar la cooperación y combatir los hábi­tos opuestos al desarrollo. A través de la empresa consciente­mente montada pueden resol­verse todas estas dificultades.

—Pero solo amando al hom­bre africano como hermano se­rá posible conocerle y desarro­llarle, llegando a la meta de la integración de todos los pueblos.

Es un objetivo. Inalcanzable se se hace lo que hasta ahora.

  1. 10.4.1966

 

2

CAMERÚN PIDE ORIENTACIÓN A ESPAÑA

* El ministro de Asuntos Económicos asegura que si no se les ayuda, nunca prosperarán los africanos

 

 

Durante varios días anduve preguntando a los  ministros  y  representantes  de los países africanos presentes en el Congreso Hispano-Africano de Cooperación y Comercio celebrado en Santa  Cruz de  Tenerife por qué se interesaban en el mercado español y qué le pedían  a España. Pero fue el ministro de Asuntos Económicos y del Plan del Camerún, Daniel-Massuke, quien me sorprendió a mí con esta misma pregunta. Quería saber por boca del hombre de la calle – el periodista- lo que España deseaba de los países africanos

Ministró de Asuntos Económicos de de Camerún, Massuke es un hombre fuerte de complexión y pensamiento. Cuando en el brindis de una comida ofrecida par el ministro español de Comercio se levantó  para hablar, no tuvo reparo en decir: Nos interesa el intercambio comercial y  humano. En África partimos de cero. Fue él quien en otra ocasión me dijo:

—Para negociar son importantes tres cosas: honestidad, productos interesantes y humanidad.

Como puede apreciarse, el elemento humano es algo que está vivo en estos nue­vos países africanos. Camerún se constitu­yó como república el 1 de octubre de 1961. Había sido colonia alemana y después de la guerra de 1918 se la dividieron Francia e Inglaterra.      

Después de la independencia se han unido los dos Camerunes, —me explica el Ministro- pero en el Norte queda un trozo del viejo Camerún que se lo ha quedado Nigeria y lo ha hecho contra la voluntad de los Camerunes.

--¿Están ustedes dispuestos a conquistarlo por la fuerza?    

-No. Nunca la emplearemos. Queremos ser fieles a la ONU y no utilizaremos me­dios violentos. Pero tenemos la esperanza de que un día este trozo forme parte de la gran familia actual del Camerún.

La extensión del Camerún es de 475.000 kilómetros cuadrados y tiene cuatro millones y medio de habitantes, de los que 17.000 son europeos. No es su capital —Yaundé— la que más habitantes tiene, sólo 90.000, sino la ciudad con el principal puerto al Atlántico, Duala, con 150.000 habitantes.

EL AGOBIO DE LOS AFRICANOS.-El señor Massuke me habla durante lar­go rato del principal problema que tiene planteado su país y otros africanos en el orden comercial y económico.

— Existe una depreciación de la materia prima en los intercambios del mercado mundial. Pensamos que hasta que las ma­terias primas no lleguen a cotizarse de una manera razonable, los intercambios con otros países serán muy difíciles. En esta si­tuación, los países del Tercer Mundo estamos encerrados en un grave problema y es el de no poder pagar los productos de equi­po que adquirimos y que nos son absoluta­mente indispensables para nuestro desarro­llo.

— ¿Qué salida le ven ustedes al problema?

- Nosotros pedimos a los países amigos que nos ayuden a encontrar la solución. Nuestro problema es el de los países no industrializados y necesitamos desenvolvernos industrialmente pero a base de nuestros productos agrícolas y materias primas: la madera, el maíz, mijo, plátanos, café, cacao, cacahuete, caucho, tabaco en rama.

— ¿Qué productos son los que ustedes han vendido más a España?

—Ocupa el primer lugar el café, por va­lor de 929.740 dólares, las pieles y cueros con 301.299 dólares y la madera con 284.345 dólares. En total hemos vendido productos por valor de 1.620.196 dólares.

— ¿Y qué compraron en España?

—Confecciones y textiles, 173.573 dólares; bebidas y vinos, 164.564 dólares, también productos petrolíferos, maquinaria, frutos, sal, hortalizas, conservas, calzado, papel, cerámica, aceites y manufacturas de caucho. Total, 408.867 dólares.

BUSCAN ALGO MÁS EN ESPAÑA.- En su comercio tienen prefe­rencia Francia y los países de la C. E. E.

—Pero lo que nosotros buscamos no es sólo este intercambio, sino el de los hombres que nos ayuden e inviertan. Necesitamos ser capacitados para revalorizar nuestras materias. Por eso creo que España sería nuestro gran intermediario con la gran experiencia de su propia trasformación.

— ¿Y cómo se podría realizar esta ayuda, por parte del Estado o de las entidades privadas?

— Quizá sociedades mixtas. Tenga en cuenta que nuestra economía es liberal. Pero de un liberalismo planificado.

— ¿Qué nivel ocupa su país dentro de los países del África Ecuatorial?

— Es uno de los primeros. Aunque esto es muy relativo. Digamos que ocupamos un lugar honorable. La renta per cápita asciende constantemente en estos cinco últi­mos años.

Daniel Massuke es ministro por primera vez. Cumple ahora un año en su ministerio  y nunca ocupó ningún otro cargo político en su país, aunque ha trabajado en el Ga­binete del Presidente como encargado de Misión. Está casado y es padre de siete hijos.

— Existen actualmente dos importantes partidos políticos en mi país. El Presidente pertenece a la Unión Camerunesa. El Vi­cepresidente al Partido Democrático del Camerún. Uno es del oriental y otro del occidental.

La mayoría de los habitantes profesan la religión cristiana en el sur, mientras que los del norte son mahometanos. En cambio, la religión africana del animismo va dis­minuyendo mucho. EP/LA  REGIÓN. 3.4.1966

 

 

Y 3

EL MITICO NEGUS DESEA VISITAR ESPAÑA

* Haile  Selassie, y su país son respetados por todos

 

DESDE LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA PARA EP.- Etiopía tiene 22 millones de habitantes, de los que tan sólo medio millón se concentran en la vie­ja capital Addis Abeba y 150.000 en Asmara, que es el principal puerto del país. Este, que es uno de los más antiguos de África, quedó constituido en sus actuales límites a partir de la integración de la colonia italiana de Eritrea en 1952. Hoy se encuentran en vías de desarrollo y buscando posibili­dades de hacerse fuerte y desenvolverse con digni­dad en el conjunto de los jóvenes países africanos.

He tenido la oportunidad de conversar larga­mente con el Ministro Asistente del Plan de Desarrolló, en cuyas manos están los destinos econó­micos y comerciales de Etiopía.

10 AÑOS DE MINISTRO.- Worku Habte Wold es un hombre joven, de una mirada afectuosa y acostumbrada a reflexionar de­tenidamente sobre los problemas. Piel negra y ce­rebro formado en Inglaterra, donde se graduó co­mo Bachiller Económico.

—Desde hace diez años —me dice mientras to­mamos un café negro en el bar de la Universidad de La Laguna—he venido desempeñando diversos ministerios. En el que más tiempo he estado ha sido en el Ministerio de Finanzas.

- ¿Desde cuándo está encargado del Plan de Desarrollo?

—Desde hace cuatro años.

Wortu Habte Wold se ha reunido con los repre­sentantes de 18 países africanos y hombres de ne­gocios españoles en el Primer Congreso Hispano-Africano de Cooperación y Comercio celebrado en Tenerife.

—Hemos venido porque nos parece una reunión altamente interesante en el momento económico en que nos encontramos.

— ¿En qué productos están interesados?

—En todos, pero principalmente en productos industriales, construcción de barcos, todo lo refe­rente a la pesca en la que estamos nosotros en una etapa incipiente. Es para mí muy satisfactorio el ver el interés de muchos hombres de negocios en entablar contacto con mi país.

LO QUE OFRECEN A ESPAÑA.- Es la primera vez que el señor ministro visita España y sus gentes le han parecido hospitalarias y afectuosas. Hay diversos acuerdos ya establecidos con España para intercambiar productos, pero a raíz de este Congreso piensa que van a incrementarse. Abre su enorme cartera de ministro y me muestra sus últimos datos: importaron de España productos por valor de 364.439 dólares y exportaron 932.264 dólares. Balanza a su favor.

— ¿Qué productos suyos pueden interesar a los españoles?

— Productos tropicales, café, todo el café que quieran, semillas oleaginosas, cacahuete. En los úl­timos años, lo que se han llevado los españoles por orden de cantidad han sido: semillas oleaginosas, pieles, cueros y materias albuminoideas. Nosotros hemos comprado, sobre todo, aparatos de comuni­cación.

EL PROBLEMA ETIOPE, HOY.- Me dice el ministro que estamos en el inicio de unas negociaciones de las que mucho se espera. Ya es un índice el interés de tantos hombres de negocios españoles por Etiopía.

- Nosotros ahora hemos de hacer comisiones y organismos de negocios para que se entiendan con los españoles. Hemos de visitarnos mutuamente para ver nuestras necesidades esenciales.      

— ¿Por qué cree que España puede estar en condiciones de abrir mercados en África?         

—Sobre todo, España, creo yo, nos puede ayudar al mostrarnos su proceso   de   desarrollo, sus hombres  nos proporcionarán pedagogía para desenvolvernos.

— ¿Cuál es el principal problema que tiene plantado Etiopía hoy?

—Desde el punto de vista interno, como usted sabe, mi país está totalmente estabilizado. Nuestro Emperador goza de un gran prestigio y es querido también en el extranjero. Nuestro principal problema radica en el desarrollo económico y social, y todo ello a base de una planificación.

Y estoy hablando con el hombre sobre cuyos hombros recae toda la planificación. Es muy posible que para impulsar las relaciones amistosas que ya existen entre nuestros dos países, el Negus visite muy pronto España.

—Usted sabe que el Emperador es muy amigo de Franco, y
su visita seria muy beneficiosa porque cimenta nuestra relaciones en todos los países que visita.

UN MINISTRO, DE COMPRAS.- M. Habte Wold sale esta tarde de compras por Santa Cruz de Tenerife acompañado de una bella azafata española.

 - ¿Qué recuerdo piensa llevarse de España?

— He de llevar regalos a mis cuatro hijos. Tengo tres niñas y un niño, pero no sé bien toda­vía qué llevar. Buscaré algo tí­pico, pero que se use, que sea ne­cesario y bello.

Está interesado también el mi­nistro en incrementar el turismo entre su país y el nuestro.

—Disponemos de magníficas lí­neas aéreas con Madrid. Des­pués de un vuelo muy corto, los turistas españoles se encontrarían bellezas naturales, impresio­nantes saltos de agua; estamos limitando con Kenia y hay caza mayor.

— ¿Qué turistas son los que más los visitan ahora?

—Hay muchos norteamerica­nos, ingleses y de otros países de Europa.

— ¿Y hacia dónde van los etío­pes?

— Estamos deseosos de salir a hacer turismo, pero todavía lo hacemos muy poco.

Al hablar con un ministro africa­no, se ha de comentar la actual efervescencia de África desde el punto de vista político.

—Vemos todos estos movimien­tos con muchísimo interés. Otros países están aprendiendo mucho de nuestra estabilización políti­ca. Hay demasiados cambios en esos países, y los Gobiernos ha­brán de estabilizarse para que progresen los Estados, pero nuestro principio es no interve­nir.

—Ustedes mantienen relaciones con Rusia. ¿Qué significa hoy el comunismo  en África?

—Etiopia no está alineada en ningún bloque. Procuramos la amistad con todos. Personalmen­te pienso que Rusia no es nin­gún enemigo, ya que en mi país no se acepta su doctrina, sino asistencia comercial y económica. También tengo entendido que España tiene ciertas relaciones comerciales con Rusia. Nosotros defendemos, por encima de todo, nuestra independencia: nada existe más grande e importante.

El ministro señor Habte me in­siste en esta idea y agrega que precisamente cree que las relacio­nes comerciales con España van a ser excelentes porque ambos países mantienen este mismo princi­pio.

Recoge su cartera y se prepara para hacer su día de tiendas en Tenerife. Luego lo vería llegar con mantelerías y juguetes. Los minis­tros —aunque sean del Plan de Desarrollo— también tienen su corazón. EP/INFORMACIONES.4.4.1966

 

 

9 DE ABRIL DE 1966

HOY  DESAPARECE LA CENSURA DE PRENSA

* Opinión de la calle: lo que quiere que publiquen los periódicos

 

A partir de hoy, 9 de abril de 1966, inicia la Prensa española una nueva etapa, la etapa sin censura previa. La nueva Ley entra en vigor y los medios informativos —dentro de las normas dictadas en esta disposición— podrán abordar temas y as­pectos que hasta hoy estuvieron ausentes de sus páginas. Desde 1938 el Gobierno español estimó que la información había de someterse al pre­vio examen a fin de conservar los principios y las directrices buscadas por el régimen. Hoy, 9 de abril de 1966, el sistema será distinto: los pe­riódicos, revistas y otros medios de difusión que lo deseen, podrán some­ter sus originales a una consulta previa. Pero el gesto es totalmente po­testativo.

Estamos, pues, de cara a una nueva situación en la prensa española. ¿Qué va a ocurrir? ¿Qué derrotero adoptarán los distintos órganos de expresión del país? Hecho un sondeo entre diversas personas y profesionales, la opinión es muy rica por su variedad y contenido. Los hay pe­simistas. Otros creen que habrá mucha más variedad en los periódicos.

   La pregunta que el periodista ha hecho en esta ocasión es la siguiente: Desaparecida la censura el día 9 de abril, ¿qué temas le gustaría que los periódicos abordasen y que hasta ahora no se ha hecho?

Y para ello, hemos preguntado a diez personas de profesiones absolutamente dispares: jóvenes, personas maduras, hombres y mujeres. Los resultados los tienen ustedes en los renglones que siguen. Uno no ha puesto, ni quitado una sola coma de sus declaraciones. Usted, ¿con quién está  más de acuerdo?

  DON LUIS PÉREZ ARRANZ (Médico, 55 años de edad)

—Espero que de ahora en adelante se hable con libertad y crudeza  de la falta de realidad que existe en las palabras de los estadistas al referirse a la comprensión de los pueblos. En sus discursos todos terminan invariablemente con el deseo de paz y todo no es más que retórica vacía. Es un buen deseo que no se lleva a la realidad. En la prensa y medios de información habría que preguntarle a todos ellos: ¿Qué ha hecho usted de verdad, por esa comprensión entre los pueblos? La verdad es que estamos distanciados y una de las distancias mayores es la de los idiomas. ¿Por qué no se ayuda más al «Esperanto»? El fomentar que una minoría domine los idiomas es causa de muchas divisiones é incom­prensiones absurdas.

MARÍA DEL PRADO (Telefonista, 23 años)

—No se me ocurre ningún tema especial porque creo que todos han sido ya tratados por la prensa. De todas formas, hay uno que yo he vivi­do más cerca por mi familia y creo que no se ha expuesto en toda su realidad. Y es que se hable de verdad sobre el estado en que se encuen­tra el labrador, la gente del campo que apenas si puede vivir porque sus tierras son pequeñas y no encuentran otra salida que seguir en ellas. Yo he leído que se arregla todo lo referente a la agricultura, pero luego he visto que en el campo hay cosas que van muy mal. La prensa debe hablar de ello para que es solucione.

ALBERTINA GÓMEZ (Profesora, 30 años).

—Tengo bastante contacto con extranjeros de religión no católica. Me hablan de que encuentran bastantes dificultades en nuestro país. Algu­nos no pueden alcanzar la nacionalidad española por su religión. Ahora me gustaría que la prensa abordase con amplitud el tema del Estatuto de los acatólicos que incluso se estudió en Consejo de Ministros y que, una vez terminado el Concilio se esperaba ver publicado y sin embargo hay sobre él el mas absoluto silencio. Y esto no creo que esté en conso­nancia con la nueva línea de la Iglesia.

ENRIQUE MARTÍNEZ CARRERO (Agente de Seguros)

—Le voy a ser sincero y voy a contestar a su pregunta: lo único que espero y pido a partir del día 9 es que todo lo que se diga en los periódicos sea verdad y que los pe­riodistas no se inventen las cosas.

MANOLO CISNEROS  (Estudiante, 5.º de Econó­micas)

—Me gustaría que se trata­sen temas de crítica que ja­más he visto. Crítica política, crítica a gestiones del Gobier­no, crítica económica, porque la que teníamos hasta ahora era muy escasa y además, téc­nica. Que se criticasen proble­mas generales del país, y por último, crítica de los proble­mas sociales fundamentales de España. Le diré algún ejem­plo: ahí está una ley aproba­da y que yo creo que será di­fícil de llevar jamás a la prác­tica: la Ley de Bases de Segu­ridad Social de 1963. Y otra Ley que encuentro muy dis­cutible, la que se está estruc­turando ahora sobre la Segu­ridad Social Agraria. En cam­bio, la Ley de 1940 del Subsi­dio Familiar, Ley modelo que tuvo una resonancia extraordinaria en el extranjero, se ha tergiversado de tal forma que ya apenas si se aplica. Bueno y por último, espero que de ahora en adelante, haya más espacio dedicado al fútbol.

MARÍA CUADRA (actriz)

- Deseo que la prensa se ocupe seriamente del cine y el teatro. En todos los sentidos. Creo que la desaparición de la censura acusará el sentido de responsabilidad de los españoles y se escribirá en se­rio, por ejemplo del cine es­pañol que actualmente es el hazmerreír de toda Europa. Y a esto no hay derecho.

DON FRANCISCO MORENO (Industrial)

—Espero que la prensa pue­da tratar todo lo relacionado con la cosa tributaria. Hasta ahora casi todo se ha quedado en palabras: se dice que se le van a quitar las cargas a la pequeña industria cuando la realidad es que la pequeña empresa está desapareciendo absorbida por la gran empresa y la empresa estatal. Y lo mis­mo puede decirse de la agri­cultura. ¿Por qué no se criti­can esas revisiones con carác­ter retroactivo que de vez en cuando hacen tanto los Ayun­tamientos como las Diputacio­nes y la misma Hacienda? Los agricultores no tienen dinero ahorrando, viven al día y no pueden hacer frente a esos impuestos imprevistos.

CONCHITA GONZÁLEZ VILLORÍA (Ama de casa)

—Me gustaría que los pe­riódicos escribiesen ahora so­bre el próximo futuro de Es­paña tras el régimen actual representado por Franco. Qui­siera saber a través de la prensa qué puede suceder en el orden político, cómo que­dará nuestra economía, qué pasará con la religión, las cla­ses sociales. Todo esto intere­sa, creo yo, a todos los espa­ñoles y poco se ha escrito de ello.

DON EMILIO DE FIGUEROA (Administrativo de Artes Gráficas)

—Mire, el 16 de febrero de 1964, finalizó el período del convenio colectivo de Artes Gráficas. Se empezó a hacer una renovación del mismo, se­gún estaba dispuesto. Los tér­minos en que estaba redactado no convencieron nada a los patronos. Entonces se dijo que elementos comunistas se ha­bían infiltrado en esa elabo­ración y se dejó así el conve­nio. Hoy, en 1966, seguimos sin convenio. Espero que aho­ra, con libertad de prensa, al­guien pueda decir con clari­dad qué ocurre, tanto con es­te convenio como con oíros semejantes que tanto afectan al trabajador.

LUIS LÓPEZ NAVARRO (Camarero)

—Yo lo único que quiero que digan los periódicos son todas esas cosas que pasan a los trabajadores y que ellos no pueden arreglar, míen iras que si algún periódico lo es­cribe, ya tienen más conside­ración. Son las cosas da los sueldos, las horas extraordina­rias, los médicos, la participa­ción en la empresa. Y, en fin, que cuando pidamos algo los trabajadores no se diga que somos comunistas, que no puede usted imaginarse lo que molesta esto al obrero.

El periodista a trascrito los deseos de diez personas. Un pequeño sondeo de opinión del que nadie puede ni debe extraer consecuencias. Tan solo son eso: opiniones. Cada uno tendrá la suya. El 9 de abril está a las puertas y todo se irá andando. EP/EL DIARIO DE ÁVILA, 9.4. 1966

 

 

 

 

 

 

  1976 …

 

 

(PARA LAS PAGINAS CENTRALES DEL DOMINAL DE “YA”)

 

1

¿ES NORTEAMÉRICA ACTUALMENTE LA PRIMERA POTENCIA MUNDIAL?

 

* USA no podrá atender a las nuevas necesidades tecnológicas (Nikolas Valery)

* El  imperialismo de Estados Unidos seguirá existiendo, pero cada vez con más dificultades (Carlos Berzosa)        

* Se ha desnivelado su número de amigos y enemigos (P. J. Irazazábal)

*El papel de América, esencial en el mundo capitalista (James F. Petras)

* No hay crisis del capitalismo (E. Merigó)

* El éxito en la próxima década sólo lo tiene asegurado Norteamérica (C. Bustelo)

* Son los más podero­sos, pero han perdido el futuro (J. L. Sampedro)

 

¿SIGUE  SIENDO NORTEAMÉRICA  LA PRIMERA  POTENCIA  DEL MUNDO?

En el juego democrático de las elecciones de los Es­tados Unidos, uno de los candidatos, y como legítimo recurso en la dialéctica electoral, ha lanzado esta pre­gunta. No importa ahora quién fue el autor del fata­lismo. Lo cierto es que el cohete crujió en el aire como una tormenta seca, ha hecho estremecer la espina dor­sal del ciudadano USA y ha puesto a toda máquina a la última generación de ordenadores electrónicos para comprobar si era verdad que algo había fallado en los pronósticos que aseguraban el "number one" para el Tío Sam o, por el contrario, había comenzado a venirse abajo el imperio que ahora cumple sus primeros doscientos años.

 

— ¿Es cierto que los Estados Unidos han dejado de ser ya la primera potencia del mundo?

Desde los trece Estados que, cansados de soportar molestas férulas, se unieron un buen 4 de julio en Filadelfia y firmaron su de­claración de independencia, allá por el 1776 hasta la ancha ventura casi paradi­síaca contada por Raymond Cartier en sus "Cincuenta Américas" hay toda una historia de errores y éxitos. De intervencionismo, ayu­das al exterior y "maldita gloria" en la que los americanos ejercieron como cabos  de gastadores abriéndole filas a la investigación, la publicidad, el chicle, celuloi­de, proyectiles, visitas a la Luna y lanzamiento de saté­lites al espacio.

PRIMER DESEQUILIBRIO, LA TECNOLOGÍA.- Respetando hasta donde hay que respetar el poderío USA, uno empieza ya a en­contrarle desconchones a su edificio, sobre todo si se ha­ce un ligero recorrido entre los expertos. Hay que pre­guntar a Nicolás Valery, de la revista "New Scientist", para que nos oriente, por ejemplo, en este próximo futuro y las relaciones Europa-Estados Unidos.

Apunta Valery que "la mayoría de las predicciones de los años sesenta vaticinaban que Europa podría quedarse totalmente estancada debido a la conmoción tecnológica que se había producido en América, pri­mero como respuesta a la guerra fría y luego como programa inmediato para obtener la victoria en la ca­rrera del espacio".

Sencillamente, la preocu­pación norteamericana por la balística, la ingeniería automática y la energía nu­clear les ha puesto a los americanos en situación de privilegio en el mercado de venta de ordenadores, electrónica, aviones y centrales nucleares. Pero se ha des­abastecido al resto de la tec­nología.

Y asegura Valery: "Antes de que finalice esta década debemos aprender a distri­buir las proteínas que in­dudablemente podemos pro­ducir y suministrar, a resol­ver los problemas del agota­miento masivo de los recur­sos naturales, a desconectar la bomba de relojería del crecimiento demográfico y a hacer que nuestras agota­das ciudades empiecen a funcionar de nuevo con efi­cacia."

Pero todo esto va a re­querir un esfuerzo tecno­lógico que los Estados Uni­dos no pueden suministrar.

¿Por qué?. Pues porque USA ha obtenido muchos millones de dólares con la explotación de satélites para co­municaciones, observaciones meteorológicas y militares y ha dejado vacía al resto de la tecnología. La res­puesta, por tanto, tiene que venir de la propia Europa.

 Este, apuntan los científi­cos, ha sido un primer paso en falso del poderío norte­americano.

DONDE LOS NÚMEROS CANTAN.- Pero los estrategas sen­tencian que donde se pierde una batalla no por eso se tiene perdida la guerra. Es claro que si uno se dejara llevar por las primeras apariencias de los números llegaría a conclusiones tergiversadas. Sepan ustedes, por ejemplo, que Rusia está por encima de Norteamérica en número de habitantes, en el tanto por ciento de creci­miento de natalidad anual y en población activa.

Mas a la hora de someter a la calculadora la opera­ción para obtener resulta­dos claros en cuanto al ma­yor nivel de vida o a los "signos externos de rique­za", como prefieren denomi­narlo los funcionarios de Hacienda en España, enton­ces tenemos que concluir que ni Rusia, ni Japón, ni Europa entera superan a USA en renta por habitan­te, en PNB, en consumo de energía por habitante, en producción de vehículos o en uso y tenencia de apara­tos de radio, televisión o te­léfono.

Las conversaciones SALT (iniciadas en 1969) para el control de armamentos nucleares no han hecho más que poner de relieve  la   carrera de los dos colosos del mundo (URSS y USA). Por una parte, los rusos aventa­jan a los Estados Unidos en rampas de lanzamiento de cohetes intercontinenta­les en el número y dimensio­nes de los ingenios desde tierra y, por su parte, es­tán a la cabeza los ameri­canos en los MERV (sobre todo con el nuevo proyector MARV, de múltiples cabe­zas nucleares) y en bom­barderos.

FIN DEL IMPERIO USA.- Carlos Berzosa, profesor de Estructura Económica de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresaria­les de Madrid, ha escrito nada menos que un centenar y medio de páginas para esclarecer a la gente si es cierto que ya ha sonado el fin del imperio de los EEUU. Parece, pues, un poco petulante por lo menos que tratemos aquí de liqui­dar el reto en poco me­nos de cuatro mil palabras. ¿A qué conclusiones ha lle­gado el profesor Berzosa?

— Si se dieran dos alternativas en la hora actual del mundo, que consisten en la victoria del so­cialismo o la pérdida de la hegemonía USA en el bloque desarrollado, podría concluirse que el telón ba­jaba sin remisión para el imperio norteamericano. Pero ninguna de las dos alternativas tienen, por el momento, carta de ciudada­nía en el mundo contem­poráneo.

En cuanto a la pérdida de hegemonía, no supone la finalización del imperialis­mo norteamericano, pero sí significaría cambios y modificaciones importantes. Pero la situación está muy lejos de producirse, pues debido a la crisis mundial, se lleva a cabo un refortalecimiento de la posición de Estados Unidos en el bloque de países centrales.

Síntomas:   desde   que se produjo la crisis petrolífera, la moneda USA no ha vuelto a ser devaluada. Los países europeos aparecen como más pro-americanos y hasta incluso alguno, como Italia, ha tenido que ser apuntalada seriamente en su economía por los ame­ricanos.

Y por lo que se refiere a la segunda alternativa, es decir, que el socialismo se colocará en el podium de vencedor, dice Berzosa que “no puede darse a corto plazo debido a los recursos eco­nómico, político e ideológico que posee el capitalismo, en función de una consolida­ción conseguida en un pro­ceso histórico. Su derrumbe no es inmediato, sino que vendrá determinado por lar­gas luchas políticas, que va­yan consiguiendo victorias parciales, lo que supone de­rrotas decisivas para su contrario".

Conclusión: "El imperio USA sigue existiendo, pero cada vez con más dificul­tades, ya que las luchas se recrudecen en la periferia, en el centro y en el pro­pio EEUU. ¿Has­ta cuando?". Esta es la opinión de Car­los Berzosa.

 

SE DESNIVELÓ SU NÚMERO DE AMIGOS.- Los especialistas en polí­tica norteamericana han presentado toda una secuen­cia plástica de hechos que enfilaron al país hacia una catástrofe irremediable: el fracaso del Vietnam—mas­ticado empalagosamente desde las altas esferas po­líticas hasta el último rincón del hombre del pueblo, la caída de Camboya, el  escándalo Watergate que ocasiona el hundimiento más inmisericorde de un presidente y el que llegue a la Casa Blanca un presi­dente que no pasó por las urnas... Quizá todo esto hi­zo surgir esa nueva filosofía política tan a nivel empírico que le hizo a Kissinger acla­rar:

"Aunque ya no somos el país predominante en el mundo, somos, inexcusable­mente, uno de los países po­derosos. Aunque ya no po­demos imponer nuestras so­luciones, pocas soluciones son posibles sin nosotros. No hay ningún otro país tan comprometido en ayudar a construir un futuro mejor."

Ante este matiz de la situación pregunto a un cono­cido comentarista de políti­ca internacional, don Pa­blo J. de Irazazábal:

— ¿Es cierto que los Es­tados Unidos están llegan­do a su ocaso?

— Me gusta contestar con palabras propias, pero hay sobre este tema un impor­tante trabajo del profesor de Sociología de la Univer­sidad del Estado de Nueva York, en Binghamton, Ja­mes F. Petras, que tiene tal claridad que no me resisto a copiarle uno de sus párrafos: “Los juicios históricos sobre el ascenso y caída de la hegemonía americana están apoyados sobre un análisis coyuntural.

Este análisis ha sobreestimado los defectos de estructura y subestimado la dinámica interna, la potencia política y el conjunto de las estructuras profundas que facilitan el resta­blecimiento y la reconsolidación de la hegemonía americana.

Para apreciar correc­tamente   la   situación,  en conjunto, de los EEUU, conviene establecer los fundamentos de la po­tencia americana a escala mundial antes de pasar al análisis de acontecimientos particulares y de sus conse­cuencias.

Los principales instru­mentos de poder global de los Estados Unidos son:

Primero, el estado impe­rial.

Segundo, las relaciones políticas y sociales que rea­vivan la producción de los EEUU.

Tercero, la interde­pendencia asimétrica entre los demás países capitalis­tas avanzados y los EEUU.

El Estado imperial ame­ricano juega un papel esen­cial en el centro y en la periferia del mundo capita­lista, en la creación de con­diciones de acumulación de capital a escala planetaria. Interviene también, de manera decisiva, en la formación de estados de la periferia”.

- Hay poco más que decir – concluye Irazazábal-. Bastan las referencias a cifras y datos, desde la intervención política a los números concretos de los presupuestos fiscales para poder afirmar que el “ocaso” norteamericano es solo producto de opiniones subjetivas.  Otra cosa sería decir que el número de amigos o de enemigos de la política y el desarrollo norteameri­cano se han desnivelado en relación con los años de la inmediata posguerra mun­dial. Pero las filias y las fobias no tienen nada que ver con los hechos o con las opiniones objetivas.

SIN DUDA, PRIMERA POTENCIO MUNDIAL.- Eduardo Merigó es economista y director de Sofemasa. Veamos cuál es su opi­nión sobre el tema:

—Tengo muy pocas dudas de que los EEUU siguen siendo la primera po­tencia mundial en lo que se refiere a los armamentos, militarmente. De todos mo­dos, mi punto de vista per­sonal es que para ser una primera potencia mundial se ha de fijar uno en el aspecto económico. Y yo di­ría que EEUU en este sentido ha salido bien de los resultados de la cri­sis del petróleo, en todo ca­so, con relación a Ios países europeos. Más aun, tanto a los EEUU como a la Unión Soviética la crisis del petróleo les ha favorecido en el sentido de que los dos tienen grandes reservas energéticas. USA tiene el liderazgo en energía atómica y posee las reservas de carbón más importantes del mundo.

FALSA LA CRISIS DEL CAPITALISMO

—Pero hay otra crisis, la de la inflación.

—Ante esta crisis los Es­tados Unidos se han recuperado muy bien. Están en estos momentos teniendo tasas de inflación extremadamente bajas, de las más bajas del mundo, y al mismo tiempo tienen unas tasas de crecimiento del producto nacional muy elevadas. Hay todavía un nivel de desem­pleo muy alto, pero está dis­minuyendo. Yo creo que la capacidad de adaptación de la economía americana ha sido verdaderamente formidable. Lo que estuvieron di­ciendo aquí los economistas de izquierdas durante esta crisis de que ha sido más o menos crisis del capitalis­mo ha demostrado ser to­talmente falso, porque pre­cisamente los países que mejor han aguantado han sido los países ultra capitalistas, como USA, Alemania o Suiza. En este aspecto no veo yo que la capacidad de creatividad de la economía americana y su potencial competitividad y de crecimiento se ha­ya deteriorado en absoluto.

— ¿En dónde está el gran resorte de este país?

—Lo más fundamental, en mi opinión, en la eco­nomía americana que ha­ce que siga siendo no solamente muy fuerte, sino con una gran vitalidad es el enorme consenso social que existe en ese país. Allí la inmensa mayoría de la población cree en el sistema económico que tiene. Y si hay diferencias, son com­bates entre personas que tienen más o menos todos la misma ideología, mientras que los países europeos estamos enormemente divididos por opiniones ideológicas radicalmente opuestas.

— ¿Y dónde dejamos a la Unión Soviética  entonces?

—Yo creo que su potencia no está más que en lo mi­litar. El comunismo buro­crático, tal como se practi­ca en los países del Este, ya no ejerce atracción sobre nadie. El que está ejerciendo presión en los países del sur de Europa es otro comunis­mo distinto del burocrático, y no sé y no creo que sea viable. Pero está muy claro que los países del Este ya no tienen atractivo en nin­gún sitio.

LA DERECHA AMERICANA ATIZA EL MIEDO

—No me cabe la menor duda que los EEUU continuarán siendo la primera potencia mundial, y no veo razón alguna para pensar que lo dejarán de ser en un futuro próximo.

Contesta a mi insistente pregunta el economista don Carlos Bustelo, director de Ferrovial. Para él resulta puro alarmismo creer en las afirmaciones! de una supues­ta debilidad americana en armamento nuclear o con­vencional. Deben aceptarse con reservas esas asevera­ciones expuestas en época de elecciones.

—La derecha americana —dice—, como toda dere­cha, sabe bien atizar el mie­do y el reflejo xenófobo pa­ra conseguir votos y el apo­yo de grupos de intereses muy poderosos.

- Vamos a entrar en el terreno puramente económico.

- En este terreno, sobre el que puedo hablar con más conocimiento, todos los in­dicadores disponibles apun­tan hacia una consolidación de la hegemonía americana en los próximos años. Evi­dentemente, la economía de los EEUU se ha resentido de la grave crisis de los dos últimos años, pero ha conseguido salir del ba­che antes que ninguna otra, y hoy se encuentra ya fran­camente en marcha hacia una nueva fase de prosperidad. En términos macroeconómicos —continúa— conviene recordar que el PNB americano es como cuatro veces el de Alemania o el del Japón y como dos veces el de la Unión Sovié­tica; y si consideramos los niveles relativos de produc­tividad y eficacia —en la agricultura, industria y ser­vicios— del progreso tecno­lógico y de recursos dispo­nibles, la conclusión es que esa diferencia más bien tenderá a aumentar en el futuro y que en realidad, no será alterada por los reajusten monetarios ínternacionales que han ocurrido; el hecho de que la relación del dólar con otras monedas haya experimentado importantes co­rrecciones no quiere decir que la economía americana haya dejado de ser lo que era.

— ¿Conclusión?

— Si hay alguna econo­mía, en condiciones de afrontar con éxito los problemas y las exigencias de la próxi­ma década—energía cara, lucha contra la contamina­ción, defensa de los recursos naturales, etc. — esa econo­mía es la americana.

SON LOS MÁS PODEROSOS, PERO NO LOS MÁS FUERTES.- Pero no todas las vertien­tes de la opinión económica vienen a concluir así. No, señor. Y sin ir más lejos, le he pedido al catedrático de Economía don José Luís Sampedro, que recientemen­te ha publicado un estudio sobre las fuerzas económi­cas en el mundo de hoy, que me dé su conclusión. Por eso le pregunto lisa y llana­mente:

— ¿Son los Estados Uni­dos la primera potencia mundial?    

— Juzgando por las bom­bas o las multinacionales, seguramente, sí. Pero ¿eso es la fuerza o solamente el poder? Cuidado, amigos; no hay que confundir. Años atrás—me explica—un pre­sidente norteamericano vociferó que bombardearía el Vietnam hasta ponerlo de rodillas. Creía en sus aviones. Pero los vergonzosos bombardeos no doblegaron al hombre sin máquinas. Se dirá que USA no aplica to­da su fuerza. Se alegará cuántas veces impone su vo­luntad por el mundo, haciendo de gendarme del planeta o con gendarmes nati­vos (y detrás la CÍA). Pero justamente se recurre al gendarme cuando se padece inseguridad. Sí, los podero­sos tienen miedo: lo gritó Neruda, el fuerte. Por eso respondo que EEUU son aún los más pode­rosos pero ya no son los más fuertes. Poseen más cosas que nadie, pero han perdido ya el futuro. (El ca­so es frecuente. ¿Acaso no vemos mandar todavía a los que ya no son los más fuer­tes? La prueba: reconocen hoy, bien a su pesar, los de­rechos que con violencia ne­gaban ayer.) Los más fuer­tes son otros, los dueños del futuro. Los motores de la historia, que avanza al im­pulso de los oprimidos, por­que el cambio nunca lo quie­ren ni lo traen los podero­sos. Es decir, hay más fuer­za en la paciencia china que en la ansiedad USA o en la ambición soviética. Y esa paciencia sostiene a millo­nes de hombres y mujeres, compatriotas de todas las periferias del mundo. Inclu­yendo, claro está, a mis amigos y amigas de Moratalaz. YA, 1976

 

 

 

 

 

 

 

2

 

MÁS DE 400 MILLONES DE PERSONAS

VAN A HABLAR ESPAÑOL

 

* SIETE profesores, entre ellos cuatro sociólogos, califican el fenómeno difusor de nues­tra lengua.

* Sólo dos periódicos hispano­americanos — argentinos — se reciben en la Hemeroteca Na­cional.

* La exportación de libros españoles se halla estacionaria.

* En siete siglos de historia, el español es la lengua universal.

* Dentro del lenguaje escrito, la comunidad castellana se nutre principalmente' de tra­ducciones.

 

Según las previ­siones estadísti­cas, en el ya cer­cano año 2000 más de 400 mi­llones de personas hablarán español. Naturalmente, la mayoría de estos hablantes vivirá en el continente ame­ricano, y sólo una mínima parte en la tierra que fue cuna de la lengua: España. Voy a tratar de presen­tarles algo de lo que puede significar este panorama, no limitándome sólo al hecho gramatical, sintáctico o cul­tural, sino, casi fundamen­talmente al sociológico, por­que creo que el cesto de ce­rezas que aquí les traigo viene con las frutas entra­madas.

 

FERNÁNDEZ POUSA:

"LA PENURIA DE LA PRENSA".-Empecemos por algo tan sencillo como esto: si el con­tinente americano engloba al mayor número de hispano-parlantes, si esto coincide con un auténtico floreci­miento de las letras y de la narrativa, si el continen­te está por explotar en sus vertientes tecnológicas, so­ciales, económicas, etc., pa­rece caerse de su peso que se le habrá de prestar una atención especial a todo lo americano. Pues bien, ¿adi­vinan ustedes, por traer un ejemplo bien claro, cuántos periódicos hispanoamerica­nos se reciben en España? No traten de adivinarlo, porque se lo voy a decir en seguida, sin mucho es­fuerzo: dos. Tan sólo dos periódicos argentinos llegan con regularidad a nuestra Hemeroteca Nacional.

—Bueno, verá usted—me explica su director, señor Fernández Pousa—, nosotros hemos preferido que todo esto lo lleve mejor el Ins­tituto de Cultura Hispáni­ca. Son muchos los periódi­cos del continente y muchas nuestras complicaciones.

Y en el Instituto me aclaran que con periodicidad no se recibe absolutamente nin­guno.

—Comprenda usted: el envío por avión saldría muy caro. Y cuando se mandan por barco, pues claro, tar­dan en llegar, y unas veces vienen unos y otras otros. Recortes de prensa sí tene­mos muchos.

Por su parte, altos fun­cionarios del Instituto Na­cional del Libro Español me aseguran que no existe últi­mamente incremento en la venta de libros a Hispa­noamérica. 'Ninguna de las casas especializadas en distribución de periódicos ex­tranjeros importa prensa hispanoamericana.

 

LÓPEZ DE ZUAZO:

"SE HABLA BASTANTE MAL".-Precisamente el lenguaje de nuestro tiempo se está desenvolviendo hoy a través de la prensa. He aquí lo que dice el profesor López de Zuazo, de la Facultad de Ciencias de la Información, que acaba de realizar su tesis doctoral sobre "El lenguaje periodístico en el español de hoy".

—Dentro del lenguaje pe­riodístico hay que distin­guir entre el lenguaje de los periodistas de radio y televisión y el impreso. En general, hoy se habla bas­tante mal la lengua española; pero de esto no tienen la culpa sólo de periodis­tas, sino toda la sociedad: si un ministro dice: "He Ilegao a los Estaos Uníos, donde he hablao con el pre­sidente del Senao", la culpa del defecto de pronunciación no es del periodista, sino del ministro.

— ¿Qué diferencias hay entre la prensa diaria de España y la hispanoameri­cana?

—Muchos periódicos lati­noamericanos se muestran muy influidos por las cos­tumbres   inglesas,    nortea­mericanas. Las principales diferencias son: el abuso de las mayúsculas en las iniciales de nombres, verbos, pronombres y hasta preposiciones; la supresión exa­gerada de partículas ("Ve­hículo Mata Hombre", "Ma­tan Balazos Joven", "Le dan Balazo Obrero". "Argentinos Doblegan Suizos"... son ejemplos de un solo día en la República Dominica­na); los anglicismos (bas-ketbol, ranking, hit...); los americanismos, distintos de las voces de la Península, y los neologismos técnicos o políticos, que a veces di­fieren de los neologismos de España.

— ¿Puede implicar esto una fragmentación de la lengua?

— No existen peligros de fragmentación, como ocu­rrió con el latín. Pero sí resulta incómodo tener que aprender numerosos localis­mos o corregir películas y ediciones de libros, según cada país. Habría que fomentar el conocimiento mu­tuo: que España lea los dia­rios y revistas de Hispano­américa y que allá nos lean. Que las Academias de la Lengua vayan unificando términos, sobre todo neolo­gismos, y que obedezcan escritores, periodistas, profe­sores...

 

DÁMASO ALONSO:

"EL CASTELLANO HACIA AMÉRICA".- Pero el español no se va a quedar ahí, y se anda ca­mino ya de superar los 400 millones de hispanohablan­tes. ¿Qué importancia va tener este hecho?

 Hay que acercarse a la Real Academia Españo­la para que su director, don Dámaso Alonso, opine sobre ello:

—¿Es un hecho muy im­portante que puede tener enormes consecuencias para las relaciones con la veinte­na de países, incluida Espa­ña (el único situado en Eu­ropa), y esto nos ha de ha­cer meditar sobre el cuidado que debemos poner en el idioma.

— Meditemos un momen­to en voz alta, señor direc­tor.

— Es evidente que el cen­tro de gravedad del caste­llano se desplaza a América a más velocidad. El número de hablantes nacidos en España es una cantidad relativamente menor que el enorme número de hablantes de países americanos. Me temo que aquí el público, y muchas veces los periódicos y los medios de comuni­cación, apenas se dan cuen­ta de este fenómeno de co­rriente, de este centro de gravedad.

— ¿Qué medidas se toman o se deben tomar?

— Es necesario que la gente esté convencida que el castellano es un idioma de grandes destinos: hay que cuidarlo de manera supranacional, no pensando únicamente en  lo que corresponde a España, sino en la intercomunicación de cientos de millones de parlantes. Las Academias son el único organismo rector de la lengua, y se reúnen cada cuatro o cinco años en un congreso, que es el único que posee autoridad para dictar normas en el uso del castellano. Esta asociación de academias tlene personalidad jurídica propia, ya que está apoyada en un pacto con los Estados y hace funcionar una comisión Permanente que es la encargada de servir de intercomunicación de ramas y  Estados que hablan castellano.

 

MARTÍN ALONSO:

"SIETE SIGLOS DE HISTORIA".-Según el lexicógrafo Mar­tín Alonso, el español que hoy hablamos, es un idioma románico, como el rumano, el dálmata, el italiano, francés, el catalán, el gallego y portugués. Tiene su origen en el latín vulgar de los mercaderes, que se convirtió en diversos dialectos hispánicos, entre los que prevaleció el castellano, adquiriendo categoría de oficial en el siglo XIII.

Y el castellano, como lengua literaria, que nació en las cancillerías de Fernando III y Alfonso X, tuvo su base en el dialecto de Toledo (con elementos ex­traños y modalidades leone­sas), se proyectó luego ha­cia el Nuevo Mundo, agre­gando a la trascendentalidad del idioma su universalidad.

En siete siglos de existen­cia, el español se ha exten­dido por todo el mundo, y actualmente cerca de 350 millones de personas se comunican en español. Vein­tiún países lo tienen esta­blecido como lengua oficial y es utilizado en cinco con­tinentes.

 

MARTIN VIVALDI:

"ALGO MÁS QUE LO LINGÜÍSTICO".-He recabado la opinión autorizada de un profesor, un hombre como don Gon­zalo Martín Vivaldi, que además de haber escrito su famoso "Curso de redac­ción" y otros libros, está en contacto diario con el idioma desde su cátedra.

—Para el idioma, el hecho puede ser positivo o negati­vo. Depende de lo que haga­mos con él. Pero yo no soy pesimista ni lingüística­mente melodramático. No creo que la lengua española o castellana cambie mucho para dentro de treinta o cuarenta años. Las lenguas cambian muy lentamente en los idiomas no suelen producirse las mutaciones bruscas. Lo importante es que conservemos lo esen­cial de nuestras estructuras sintácticas. El problema lexicográfico es de menor cuantía: a mayor diversidad de vocabulario, más riqueza idiomática.

Es cosa sabida -agrega- que las lenguas son un re­flejo de los pueblos que las hablan. Por tanto, si que­remos que el español del año dos mil signifique algo en el mundo habrá que ir pen­sando en algo más que lo puramente lingüístico. Si los países hispanohablantes (o hispanoescribientes) con­tinuamos siendo  países  de “pronunciamientos", "guerrillas", "corridas de toros" y "folklore", pues... ésa se­rá nuestra principal fuente de divisas idiomáticas. Lo demás tendremos que importarlo. El colonialismo científico genera el lingüís­tico. Si continuamos vivien­do de préstamos científicos, si, siguiendo a Unamuno, dejamos que "inventen ellos", no tendremos más re­medio que importar todo el vocabulario  (y hasta algunas pequeñas estructuras sintácticas) que la ciencia, la investigación o la técnica “made in"… donde sea nos impongan.

 

JIMÉNEZ BLANCO:

"UNA MULTINACIONAL DE LA LENGUA".- Esta opinión nos hace dar el salto hasta la sociología. Desde el punto de vista de esta ciencia, ¿qué va a su­poner esta multitud hablan­te?

El profesor Jiménez Blanco, catedrático de So­ciología de la Autónoma de Madrid, cree que el fenóme­no va a tener una repercu­sión inmediata en esta comunidad.

- Se incrementarán ex­traordinariamente los me­dios de comunicación, el contenido de los mismos y, si se me permite hacer una profecía, será fácil pensar en una multinacional de la lengua.

Entiendo también que la comunicación de la lengua puede convertir a España —mucho más desarrollada que los países hispanoparlantes—en una fuente de ayuda técnica, de desarrollo de la tecnología en esos países, y creo que esta unión, que tendría un sentido eco­nómico, seria base, como lo ha sido en Europa, para uniones ulteriores de más alcance. No estoy pensando, desde luego, en una unión de tipo político entre España e Hispanoamérica» pero si en algo semejante a un mercado común hispano­americano. Creo también que no solo va a aumentar el número de hispoanohablantes sino el de los que, además de hablar saben leer y escribir esa lengua, lo que va a intensificar el tráfico de comunicación y se llegará a una unidad cultural apenas iniciada.

-— ¿España mantendrá la hegemonía lingüística o es­tará en igualdad con el resto de los países?

—Creo que estará en plan de desigualdad, pues posiblemente para el año dos mil, de esos cuatrocientos millones de habitantes, Es­paña podrá tener, como mu­cho, unos ochenta. Es decir, una parte no demasiado grande en el conjunto. Esta diferencia numérica hará, además, que prevalezca la norma norteamericana so­bre la española.

 

GONZÁLEZ PÁRAMO:

"EL CASTELLANO PUEDE QUEDAR FRACCIONADO".-En este mismo terreno so­ciológico, don José Manuel González Páramo me asegura:

— Como el español en cuanto idioma no está hoy apoyado por una estrategia similar a la que produjo los efectos de nuestra coloniza­ción y nuestra hegemonía del XVI y no tuvimos la inconstancia de Inglaterra o
el país francés con casas de cultura, misiones culturales, etcétera, el hecho de que a finales del siglo cuatrocientos millones hablen nuestra lengua se deberá a una serie de méritos propios e históricos del mismo. De lo que no estoy tan seguro es de que las lenguas subnacionales del mundo hispano-parlante, galaico, vasco, catalán, guaraní, etcétera, no deterioren y fraccionen a través de lo vernácu­lo una lengua que nos pone en condiciones de unir más estrechamente y de trans­mitir con mayor fidelidad nuestros valores. "Pensar en un idioma" modula las reacciones a través de los valores y disvalores de quie­nes lo hablan y tiene consecuencias prácticas en la conducta y en el hacer.

 

CARLOS LERENA:

"PODER Y POLÍTICA SOBRE EL IDIOMA".- — ¿Qué hace, qué signifi­ca el castellano hoy en el mundo?—pregunto a don Carlos Lerena, doctor en Ciencias Económicas y profesor de Sociología de la Complutense.

—La posición del caste­llano en el universo lingüís­tico no sólo ni principalmen­te está en función del nú­mero de los que hablan nuestra lengua, sino en fun­ción de la posición que ocu­pa el conjunto de pueblos que la habla en la estruc­tura del poder económico y del poder político, y ello a escala mundial. La lengua no es, desde luego, un sim­ple epifenómeno de la in­fraestructura económica, como lo reconoció, por ejem­plo, José Stalin en 1950. Sin embargo, la sociología muestra cómo el campo lin­güístico es el lugar de ex­presión de tensiones y de fuerzas antagónicas que tie­nen su base en el campo de la estructura social.

No cabe duda de que en este sentido—añade—la de­pendencia económica y la política del área sudameri­cana y del área española, con relación a otros países, concretamente a EEUU, desemboca, a la pos­tre, en una dependencia den­tro del campo lingüístico. Dentro de ciertas esferas clave, por ejemplo, la inves­tigación  científica,   es   patente el dominio de la len­gua inglesa. Dentro del len­guaje escrito, la comunidad castellana se nutre princi­palmente de traducciones. Como es sabido, en ese trasvase los españoles figu­ramos en uno de los prime­ros puestos del mundo. Por lo demás, esta dependencia, como es bien visible, se tra­duce en una invasión de nuestro léxico, incluso al lé­xico ordinario, de palabras ajenas a nuestra lengua. Una invasión que encuentra su apoyo, para vergüenza nuestra, en instancias, in­cluso estatales y poderosísi­mas, como es el caso de Te­levisión Española, viene acompañada de un fenóme­no aún más grave en térmi­nos lingüísticos: la modifi­cación fonética, semántica, sintáctica.

- ¿Hemos  sabido  defen­der nuestro poderío?

—- No se ha sabido históri­camente potenciar, ni tan siquiera reconocer. Durante decenios hemos tratado de sofocar la variedad lingüística interna, considerándola con culpabilidad y como una oscura amenaza. Por otra parte, en cuanto a la comu­nidad lingüística castellana, objeto secular de cantos triunfalistas, no la hemos dotado de una eficiente po­lítica cultural para defen­derla y para potenciarla, por ejemplo, a través de una mínimamente válida política de la industria del libro y, en general, de una in­dustria de la cultura.

— Eche una mirada al pa­sado y luego al futuro.

— Pienso que es necesario acabar definitivamente con las secuelas del espíritu de la guerra civil en este cam­po (expresada de modo paradigmático en aquel slogan "habla la lengua del imperio), sustituyéndolo por una efectiva defensa de la comunidad lingüística de los pueblos hispánicos. Induda­blemente, la defensa de lo que los españoles—y en ge­neral Ios hispanohablan­tes—debemos ser y repre­sentar en el mundo pasa por la defensa de nuestra len­gua. Cuando un hombre, o una comunidad, o un pueblo, luchan por potenciar su len­gua sólo hacen expresar su derecho de sobreviviencia y de superación. Simplemente gritan como aquel persona­je de Unamuno: “No quiero que me arrebaten mi yo".

JOSÉ LUIS ABELLÁN:

"CUIDADO CON LOS EQUÍVOCOS".- También el profesor de sociología don José Luis Abellán me comenta que el hecho de que cuatrocientos millones de hombres hablen español a finales de siglo debe ser medido con ponde­ración. En principio—dice— es un dato optimista, puesto que parece estar así asegu­rada la lengua para el futu­ro. Pero no hay que «extraer unilateralmente consecuen­cias políticas, sociales o cul­turales. El dato cuantitati­vo habría que relacionarlo con otros indicadores: nive­les de alfabetización, índi­ce de desarrollo económico, número de titulados superiores, escolarización, grado de conciencia social y políti­ca por parte de la mayoría de la población, etcétera.

- Es cierto que un conti­nente de bajo nivel puede ser presa de las ambiciones de los poderosos. En este sentido, ¿qué grado de colo­nización cultural padece­mos?

—Sabemos que hoy gran­des editoriales norteameri­canas y japonesas editan en español y venden sus libros en los países hispanoameri­canos; estamos asistiendo con ello a una sutil penetra­ción de otras mentalidades y otras culturas en el ámbi­to hispánico. La gran tenta­ción es convertir a aquellos países en un gran mercado para los excedentes de pro­ducción del mundo desarro­llado, o lo que es peor, a costa de "anglizar" (valga el neologismo) aquel conti­nente.

— ¿Papel de España?

—No es necesario que "tantos millones de hombres hablemos inglés", como de­cía Rubén Darío. Basta el cambio en la mentalidad y en la escala de valores, es decir, la sutil conversión de la personalidad de un pueblo o de un conjunto de pueblos. En este sentido, me parece que es ineludible una conti­nua conciencia vigilante pa­ra evitar semejante "trans­mutación de valores", y Es­paña no debe ser ajena a esa vigilancia y a esa conciencia.

 

QUÉ SIGNIFICA EL NÚMERO.- Y cierro el recorrido de opiniones con don Gonzalo Martín Vivaldi:

—El número significa po­co. Es el substrato cultu­ral de un país lo que hace que suba la cotización de su lengua. 'Esperemos que para el año dos mil, esos futuros cuatro cientos mi­llones de hispanohablantes sean y signifiquen algo más que una simple cifra..., sin peso especifico cultural ni lingüístico.—

 PAÍSES DONDE SÉ HABLA ESPAÑOL

EUROPA:

España; españoles residentes en países europeos. ASIA:

Israel.

AMÉRICA DEL NORTE:

Méjico (lengua oficial); Estados Unidos (nume­rosas comunidades); Canadá.

CENTROAMÉRICA Y ANTILLAS:

Guatemala, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Panamá, Cuba, República Dominica­na (en todos ellos, como lengua oficial). Puer­to Rico (compartido con el inglés).

AMÉRICA DEL SUR:

Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Pa­raguay, Chile, Argentina, Uruguay (en todos ellos como lengua oficial), Brasil.

ÁFRICA:

Guinea Ecuatorial.

OCEANÍA: Filipinas.

LENGUAS MÁS HABLADAS DEL MUNDO

  1. Chino: más de 700 millones.
  2. Inglés; más de 320 millones.
  3. Indi-urdu: más de 250 millones.
  4. Español:1940: 129 millones. 1969: 229 millones. 1976: 250 millones. 2000: Se calcula de 400 a 600 millones.

 

EXPORTACIÓN DE CULTURA EN LIBROS A HISPANOAMÉRICA

1975:

Se exportaron libros por un total de 5.587 millo­nes de pesetas, lo que representó el 62.61 por 100 de la exportación total de libros espa­ñoles a todo el mundo. No existe incremento con relación a los últimos años. 1976:

En el mes de abril se exportaron libros por valor de 447 millones de pesetas, lo que representó el 60,59 por 100 del total de exportaciones en un mes.  Fuente: INLE - YA, 1.8.1976

 

 

 

3

LA AERONÁUTICA DE CARA AL FUTURO

 

Por primera vez los mismos aviones aparecen en el mercado más pequeños

  • De un crecimiento anual del 15 por 100 en tráfico aéreo programado para la década de los setenta, se ha bajado a un 6 por 100
  • Más de 1.500 millones de dólares cuesta hacer un nuevo modelo de avión
  • La cri­sis del combustible y el medio ambiente están transformando a la industria aeronáutica
  • Es­paña cuenta en la aeronáutica mundial
  • Varios modelos de avión condenados a muerte por el ruido de sus motores

 

El 6 de octubre de 1973 se daba el primer jaque mate a la estrategia política de Israel en el Oriente Medio. Pero al mismo tiempo, los árabes ponían su firma a un decreto mucho más impor­tante y de mayores repercusiones en el mundo. Primero: racionarle al universo el consumo del petróleo.

Por eso, desde entonces, la aeronáutica mundial ini­ció su cuenta atrás después de los diecisiete días de la guerra del Yom Kippur; porque fue entonces cuan­do terminó—se dice que para siempre—la gloriosa historia del gigantismo aéreo. Por vez primera en la historia de la aviación apare­cieron en el mercado los primeros aviones acortados. La década de los 70 ha visto bruscamente truncada la trayectoria triunfalista de la aeronáutica. ¿A dónde va la aviación cara al fin de siglo? ¿Qué nuevos avio­nes van a ir poniéndole sa­turación al espacio? ¿Ha servido para algo toda la costosa y larga experiencia de la astronáutica?

LOS DUEÑOS DEL AIRE.-Actualmente, los princi­pales países en cuanto a construcción aeronáutica son los   Estados   Unidos y   la  Unión Soviética. En un es­calón inferior hay que si­tuar a Francia y el Reino Unido. Todo esto por lo que se refiere al gran transporte comercial. Pero hay unos cuantos países que también cuentan a la hora de cons­truir aviones ligeros o co­merciales de pocos pasaje­ros: Holanda, Alemania, Italia, España, etc.

Según los datos que pue­den obtenerse en las revis­tas especializadas, la prima­cía en la aviación comercial la ostentan los EEUU, que mueve nada menos que al 46 por 100 de todos los pasajeros que vue­lan en el mundo (sin contar a la Unión Soviética).

En la Unión Soviética, el transporte está planificado desde el Gobierno, que orienta el transporte de pa­sajeros y la fabricación de aviones. Pero si existiesen datos publicados, se podría llegar a la conclusión de que ambos países mueven cifras muy similares por lo que se refiere a número de pa­sajeros y posiblemente en cuanto a número de aviones que fabrican.

Según he podido saber de fuente competente, los rusos mantienen la tendencia de fabricar sus aviones única­mente para el mundo orien­tal o el que está bajo su influencia económica, ya que los aviones hay que financiarlos para construirlos y, por tanto, el desarrollo del mercado está muy ligado al crédito bancario. De cual­quier manera, hay que decir que China ha adquirido muy recientemente aviones de transporte de fabricación americana.

DE LA MINIATURA A LA GRAN POTENCIA.- Me sirve de guía en todo este mundo de la aviación contemporánea el jefe de In­geniería de Desarrollo de la Dirección   de  Material  de Iberia, Julio Fernández Palomero, ingeniero aeronáu­tico, profundo conocedor de esa aeronáutica del futuro que tanto va a suponer para todos los países.

No hay báscula apropiada actualmente para pesar y decidir la primacía de EEUU o de la URSS en el terreno de la tecnolo­gía. Puede decirse que am­bos están ai mismo nivel, aunque lo curioso es que han llegado a esa cota por cami­nos  totalmente   diferentes. USA ha tenido siempre el problema de la falta de po­tencia en sus motores y, por tanto, su gran tarea ha sido   disminuir  el   peso  de   sus  aviones sin reducir sus actuaciones. Ha ido por el camino que, en otro terreno,   tan perfectamente dominan   los japoneses, el de la tecnología de la miniaturización.

Para los soviéticos nunca el peso debería ser problema, y por eso puso su afán en construir sus mo­tores con un elevado índice de empuje y ha desarrolla­do en ese sentido su tecno­logía, consiguiendo, final­mente, los motores más po­tentes del mundo.

ABOLIDOS LOS ERRORES EN LA NAVEGACIÓN.- Tan pronto se ha movi­do la ficha anterior sobre el tablero de la tecnología aeronáutica, salta inmedia­tamente la pregunta:

- ¿En qué han contribui­do los vuelos espaciales pa­ra perfeccionar a la avia­ción comercial?

- No hay duda. La tecno­logía espacial ha tenido una aplicación directa en el des­arrollo de elementos de múl­tiples campos, no sólo de la aeronáutica, sino en el mé­dico, dietético, etc.

—Hay que tener en cuenta—me dice el ingeniero Fernández Palomero—que en el campo espacial el jue­go se desarrolla a través de créditos gubernamentales a las empresas para el des­arrollo de los nuevos siste­mas. Estos desarrollos, una vez aprobados en el campo espacial, se utilizan en el campo militar y, posterior­mente, en el civil.

Y como dato curioso pue­de decirse que una aplica­ción inmediata para el cam­po de la aviación comercial fue el hecho de que, a partir de 1968, todos los avio­nes cuentan para su nave­gación con sistemas que le permiten la navegación de forma totalmente autónoma de las estaciones de tierra. El piloto, mediante un te­clado, fija la ruta que debe seguir el avión, introducien­do en un ordenador las co­ordenadas geográficas de los puntos que va a seguir el avión. El sistema se deriva del empleado por las naves Apolo. Cada equipo de éstos tiene un costo de alrede­dor de diez millones de pe­setas.

Aviones como el Jumbo (B-747) llevan tres siste­mas totalmente idénticos, lo que le permite asegurar que el fallo total es práctica­mente nulo. La precisión de estos sistemas es tal que en un vuelo, por ejemplo, Nue­va York-Madrid los errores de navegación son inexis­tentes.

¿QUIÉN SE ATREVE HOY A CONSTRUIR AVIONES?- De veinte a cuarenta mi­llones de dólares vienen a costar los aviones más usua­les de hoy. Así, un B-727 está por debajo de este pre­cio, en unos quince millo­nes de dólares. El Airbus (A-300B) cuesta alrededor de veinte millones. Un DC-10 puede variar entre los veintisiete y treinta mi­llones de dólares. Y está en­tre los treinta y cinco y cuarenta millones el B-747.

Como se ve en los avio­nes de capacidad alta, el precio está en relación con el número de motores, y cualquiera   puede aplicar una regla nemotécnica de dos motores, veinte millones de dólares; tres motores, treinta millones de dólares, y cuatro motores, cuarenta millones de dólares, es decir, diez millones de dólares por cada motor que lleven. Merece destacarse aque­llos de transporte supersónico, que, por sus especia­les características, forman un grupo muy pequeño y que en el momento ac­tual, al ser series muy re­ducidas, son de un precio demasiado alto. Por ejemplo un Concorde viene  a costar alrededor de se­tenta millones de dólares.

—Pero, bueno, todos éstos son modelos conocidos, y en el mercado ¿qué costaría lanzar un modelo nuevo?

—Partiendo de la tecno­logía actual puede costar  1.500 millones de dólares.

— ¿Y hay alguien que esté dispuesto a gastarse aho­ra esta cantidad para lan­zar un nuevo avión?

—Pues ésa es una pregunta de mucha actualidad, dada la situación económica mundial.

EL YOM KIPPUR Y LA CRISIS AERONÁUTICA.- Hasta 1973, los cálculos en el crecimiento anual de la aeronáutica eran meridianamente optimistas. Da cifra media se estipulaba en un 15 por 100 de crecimiento de tráfico anual. El salto de los soldados de Sadat des­de el canal hacia el Sinaí y los desesperados intentos de los sirios en adueñarse de los altos del Golán pusie­ron en danza a los dueños del petróleo. Aquella guerra fue una toma   de  pulso  de  igual a igual con los judíos: la estrategia de los carros blindados y la toma de pos­tura para racionar los gri­fos de la gasolina. De en­trada, ya en ese año se se­ñala el gran estancamiento en el transporte aéreo.

Y ésta fue la situación, descrita por Fernández Palo­mero:  "Los aviones de gran ca­pacidad no consiguieron cu­brir gastos, lo que originó que muchas compañías que tenían flotas muy numero­sas pusieran en venta sus aviones antes de seguir ope­rando con rentabilidad ne­gativa. Esta crisis dio lugar a una ausencia total de pe­didos de nuevos aviones y, por lo tanto, los fabricantes se vieron forzados a una re­ducción drástica en sus plan­tillas de personal."

La crisis duró, práctica­mente, dos años. A partir de 1975 comienza a experi­mentarse un alivio y un cre­cimiento. Según las predic­ciones, el crecimiento del tráfico anual puede llegar a ser del 6 por 100 en años venideros. Todo esto ha su­puesto una transformación sustancial en la fabricación de aviones, porque los pe­didos serán menores y con menor demanda de asientos. Se necesitarán aviones para la próxima década a ritmo de adquisición menor, afir­ma el Jefe de la Ingeniería del Desarrollo, pero ¿quién va a fabricar estos aviones?

Por lo que se sabe, no van a ser los fabricantes quienes acepten en exclusi­va los riesgos que aportará el futuro. Querrán involu­crar a los gobiernos, puesto que el círculo formado por línea aérea-pasajero-gobierno, en cuanto al precio del transporte aéreo, re­dundará de forma importan­te en la fabricación de los aviones en la próxima dé­cada.

En resumen, nos espera para el futuro aviones de menor capacidad, consumo energético menor y fabri­cados mediante uniones de grandes fabricantes. Ya hoy tanto Boeing como Douglas están en contacto con fabricantes franceses para hacer una cooperación. De hecho ya el Airbus, por ejemplo, ha sido una coope­ración de varios países, Es­paña entre ellos.

¿POR QUÉ NUEVOS AVIONES?.- Hay una pregunta que hacer de la manera más rá­pida: ante esta situación de crisis, ¿por qué harán fal­ta nuevos aviones en la década   de   los   ochenta?

Y la respuesta tiene todos estos ingredientes: sencillamente porque, aunque poco, aumentará el tráfico en un 6 por 100. Ahora bien, la crisis del petróleo ha hecho que los costos operativos de los aviones sean hoy muy altos. Se necesitan muchos pasajeros para cubrir esos costes. Según los últimos datos de IATA, un DC-10 tiene unos costes directos operativos de 1.928 dólares por hora de vuelo. Un Jumbo (B-747), de 2.440 dólares en el mismo tiempo. El com­bustible representa de un 25 a un 30 por 100 de coste total.

No caben más que dos salidas o aumentar el tamaño del avión para que el trans­porte sea masivo o reducir los costes operativos. La economía mundial no favo­rece el primer camino, por­que el crecimiento de pasa­jeros es muy débil, luego se ha de reducir el tamaño del avión para eliminar costes.

La primera tarea que tie­nen encomendada todos los fabricantes es la de reducir el combustible, como terri­ble pesadilla de la aeronáu­tica de hoy y del futuro.

LOS AVIONES DEL FUTURO.- Está claro que la fabrica­ción se ha de adecuar a las demandas y se han de intro­ducir  nuevos   aviones   con gastos menores en aquellos puntos con demanda infe­rior a la que hubo en los gloriosos años de la aeronáu­tica gigante.

—Pero ¿qué aviones pueden ser esos de la próxima década?

—Varias compañías aéreas han hecho ya sus estudios, y de ellos se deduce que, dependiendo de su capaci­dad, pudieran ser de ciento diez plazas, ciento sesenta, doscientas veinte y doscien­tas cincuenta plazas, este último con un radio de ac­ción medio y el resto en un   radio   de   acción   corto-medio. Conservar los aviones de gran capacidad ac­tuales para rutas intercontinentales o en aquellos puntos donde verdaderamente vean cubierta su gran oferta de pasajeros.

—Decididamente, ¿el gigantismo aéreo pasó a la historia?

—Por el momento, sí, aunque yo soy de la creencia que al final de este siglo veremos aviones de una ca­pacidad muy alta en rutas como Madrid-Barcelona. Pero siendo realistas te­nemos que pensar que hoy la tendencia es adecuar el tamaño al transporte exi­gido. Como curiosidad pue­de decirse que las transfor­maciones que sufrían los aviones antes de la crisis del combustible consistía en aumentar el número de  pasajeros, pero últimamente han aparecido en el mercado versiones acortadas del B-747 y se tenían estudios para acortar el DC-10.

OTROS CONDICIONANTES DE LA AERONÁUTICA DEL FUTURO.- Un avión tiene una dura­ción fiscal de diez y quince años, según la legislación de cada país. Pero desde el punto de vista aeronáutico, la duración es ilimitada. Su­fren un mantenimiento muy completo,  se   les   cambian componentes y se les revisa durante intervalos de tiempo que garanticen la seguridad de su operación. Cuanto más años tengan mayor es su rentabilidad. De hecho, en este fenómeno se basa la existencia de las compañías "charter" junto al factor de la contra­tación de vuelos llenos.

Pero es que las compañías aéreas tienen, además, que captar al pasajero, ofrecer­le comodidades, horario de­terminado, regularidad y todo a un coste relativa­mente bajo. Por eso tienen que ir pensando cada vez en nuevas máquinas que cumplan estos cometidos.

Tienen que renovarse los aviones, pero ¿qué condicionantes serán los que imperen   en   la   próxima   dé­cada?

—Además del combustible, que habrá de encontrar so­lución, y yo creo que la energía nuclear será un fac­tor decisivo, lo que ocurre es que no se sabe demasiado bien cuándo y cómo un con­dicionante más será el medio ambiente.

— ¿Tendrán que someterse a ello los fabricantes?

-Ya pesa hoy de forma muy importante en la fabri­cación de aviones. Estados Unidos y Europa son los dos continentes que más preo­cupación tienen a la hora de estudiar los problemas que puedan afectar al medio ambiente.

Cuando se acusa a la aeronáutica de ser uno de los más severos enemigos de la naturaleza y contribuyente innegable de ruidos y hu­mos, ahora acontece que el ruido y la contaminación son dos campos que están transformando el transpor­te aéreo. Ello está requi­riendo tecnologías nuevas que permitan un medio de transporte  menos  contami­nante que los actuales.

Hoy está en proyecto una legislación, suscrita por to­dos los países que pertene­cen a la Conferencia Eu­ropea de Aviación Civil (en­tre los que está España), que obligará a sustituir los aviones DC-8 y B-707 para el año 1986. Para entonces no se admitirá el ruido que producen en los aeropuertos.

He preguntado si la tec­nología actual estaba pre­parada para este desafío de la naturaleza. Está claro que sí, pero en algunos casos hay dificultades. Nada que oponer con respecto al rui­do. Los aviones de la próxi­ma década—me dice Julio Fernández Palomero — ten­drán niveles de ruido que no superarán los 90 dB (decibelios) de ruido expuesto. Para tener una referencia comparativa, se puede seña­lar que el ruido medio de una calle de Madrid es del orden de los 70 a 75 decibelios.

— ¿Y en cuánto a la con­taminación del aire?

- Elproblema aquí es más complejo, ya que la combus­tión del petróleo produce gases tóxicos siempre, pero se pueden reducir en el caso de los óxidos de carbón o azufre. Pero es muy difícil de solucionar en el caso de los óxidos de nitrógeno. Las normas sobre los niveles má­ximos autorizados en el fu­turo ya se han editado, pero la tecnología diremos que hoy es marginal en cuanto a la obtención de los valo­res requeridos.

LA RAPIDEZ YA NO ES UN OBJETIVO.- Hasta hace bien poco pa­rece que estaba claro que la aeronáutica contemporá­nea presentaba como una de sus grandes conquistas la de la rapidez. Después de la última crisis sufrida, ¿se ha ido también al garete este objetivo de la aviación?

— Si nos referimos a si el Concorde cubre un objeti­vo de la aviación, mi opinión es que no. Para que el transporte aéreo sea rápido, eI primer punto a solucionar es el transporte al aeropuer­to y la espera en el mismo antes de tomar el avión. De poco vale volar Madrid-Nueva York en tres horas y media si se pierden dos horas antes y dos después.

El factor preponderante hoy en la aviación es la pun­tualidad: cumplir una mi­sión en un tiempo progra­mado de antemano, a una velocidad razonablemen­te establecida.

Para salvar la hazaña del Concorde habrá que agregar que es un avión con el precio de pasaje normal, algo más caro que el normal, y que fundamentalmente trans­porta pasajeros que quieren ser tratados de una forma muy selectiva.

SATURACIÓN DEL ESPACIO.- Finalmente, entre los con­dicionantes de la aeronáuti­ca del futuro hay que contar el factor saturación del es­pacio aéreo. Pero éste es un problema que se presentará en toda su crudeza en el próximo siglo, si es que el planteamiento de la vida humana sigue por los cau­ces trazados actualmente. En este caso se tendría que volver al gigantismo aé­reo, con aviones del orden de los mil pasajeros, lo que significará una transfor­mación muy importante en esta clase de transporte.

Por lo que se refiere a la aviación del futuro en otros aspectos, todo queda ya dentro de la pura futurología especulativa, sin base en estudios serios. La aero­náutica está planteada den­tro de una sociedad muy ac­tual y en ella se desenvuel­ve. Será la propia sociedad la que irá haciendo surgir otros nuevos condicionan­tes, pero por ahora se es­capan a los estudiosos del tema.

POPEL DE ESPAÑA EN LA AERONÁUTICA ACTUAL.- Importa saber qué pa­pel desempeña España en todo este mundo de la aero­náutica contemporánea y del futuro. La respuesta es que juega España un papel im­portante de acuerdo con lo que el país representa en el mundo.

—Si comparamos el PNB de España con los países fabricantes de aviones ve­mos que nuestra contribu­ción a la aeronáutica es más importante que en otras ra­mas de la industria. Aunque si todo dependiera de los ingenieros aeronáuticos, nos gustaría un papel más pre­ponderante.

España desarrollará sis­temas de colaboración para los aviones siguientes: DC-10, A-300B (Airbus) y V-727, en el campo civil, y en el campo militar, con los aviones de fabricación fran­cesa.

—Y, por otra parte, ya España está construyendo y ven­diendo un proyecto totalmente nacional de avión de despegue a corto, en versio­nes civil y militar, el Casa C-212 Aviocar.

Ya, 19.12.76

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

S  E  R  I  E  S

 

 

Estas series completas se publicaron en los más de 40 diarios de la red suscrita a los servicios de Europa Press y algunos especiales, como el diario Pueblo de Madrid.

 

 

 

 

 

1.- LA ESPAÑA ATÓMICA (4 capítulos)

2.- CEREBRO ELECTRÓNICO (5 capítulos)

3.- LUCHA CONTRA CÁNCER (2 capitulos)

 

 

 

 

 

LA ESPAÑA ATÓMICA

 

 

1

LOS PELIGROS DE LA RADIACTIVIDAD

* Ningún temor: Los alimentos, el aire que respiramos y el agua están vigilados minuciosamente

* La sierra de Albarrán, deposito seguro de material contaminado

* Allí hay cabida para residuos durante un siglo

 

 

LA mañana en que el delegado ruso y el norteamericano firmaron el acuerdo por el que se prohibían las pruebas nucleares en la atmósfera, la Humanidad se levantó aliviada de un peso enorme. Pero ahora, cuando tanto se oye hablar de la utili­zación pacífica del átomo, las gentes vuelven a preguntarse un poco angustiosamente: « ¿Estamos de verdad fuera del bombardeo radiactivo?» La uti­lización industrial de la ener­gía nuclear en España va to­mando cada día más amplitud al iniciarse varias centrales nucleares, ¿pero signe el suelo es­pañol libre de radiactividad? ¿Y los productos alimenticios y la atmósfera y el agua no pueden contaminarse?

  UNA   CATÁSTROFE ATÓMICA  EN   MA­DRID

Aseguran los expertos que cuanto se relaciona con ener­gía nuclear está tan seguro porque antes de los resultados científicos se ha pensado en la seguridad de su tratamiento. Es lo mismo que afirmó hace poco Whipple, jr.: «Se han pre­visto todos los peligros antes de que éstos fueran verdade­ros.» La realidad ha demostra­do que en el mundo sólo ha­brán ocurrido una docena de accidentes mortales por tratamiento de elementos radiacti­vos desde que el hombre se de­dica a utilizar la energía nu­clear. Incluso, algunos de estos accidentes han sido provocados por verdaderas heroicidades, como el del científico norte­americano que murió en el acto de separar las «masas crí­ticas», en 1945. Pero con ello evitó una catástrofe mayor.

«España puede estar tranqui­la», ha sido la respuesta de uno de los expertos en el reac­tor atómico de la Moncloa cuando le he preguntado si po­dría ocurrir alguna catástrofe. De cualquier modo, insisto, los científicos hablan del «acciden­te máximo previsible»; es de­cir, aquella catástrofe que en algún caso — rarísimo — puede suceder cuando se anda entre isótopos, alfa o beta y uranio.

—¿Podría en Madrid suceder alguna catástrofe?

Don Eduardo Ramos Rodrí­guez, jefe de la División de Me­dicina y Protección de la Junta de Energía Nuclear (JEN), tiene que hacer un gran esfuerzo para «imaginarse» esta catástrofe.

—No. No sucedería realmen­te nada. Las posibilidades son estadísticamente las mismas, co­mo ha señalado un profesor norteamericano, que de tantos reactores como surcan el aire, uno de ellos viniese a caer en un estadio de fútbol que estu­viese abarrotado de espectado­res. Pero con todo, vamos a suponer que esa catástrofe sucediera.

— ¿Cómo y cuándo seria esto posible?

—Bueno, pues supongamos un terremoto, algo que cortase el suministro constante de agua en el reactor, que se rompiesen las paredes de protección del mis­mo. Entonces se produciría la caída inmediata de las com­puertas, una mínima explosión y el escape de una nube radiac­tiva.

—Madrid, ¿seguiría donde es­tá hoy?

—Por supuesto. Esa nube po­dría ser localizada por nuestro equipo detector. Su radiacti­vidad no sería mayor de un dos por ciento de la potencia del reactor y los vientos de Madrid la llevarían en seguida hacia el nordeste o al sudeste. Todo eso sería la catástrofe de Ma­drid.

 UN   AVIÓN   CONTA­MINADO   LLEGA   A BARAJAS

Las medidas de protección y seguridad que se vienen toman­do en cuanto toca de alguna manera con la energía nuclear son minuciosas. Sesenta hom­bres, entre los que se encuen­tran 15 técnicos superiores, tienen a su cargo el estudio y re­visión de estas medidas de pro­tección.

Existe el grupo de seguridad, compuesto por ingenieros y fí­sicos, que estudian y determi­nan la sustancia de las pare­des del reactor, posibilidad de infiltración, nubes radiactivas, tipo de isótopos que pueden transportar, etc. Aparte de ello, existe la protección intrínseca, en donde interviene un equipo de médicos, químicos…, y cuidan las zonas de trabajo del personal de la JEN, minas, reactor. Se siguen las normas dictadas por la OECD. To­dos ellos tienen a su cargo el examen de las ropas, mesas e instrumentos de trabajo. Cada individuo lleva un dosímetro de película fotográfica que es exa­minado, por término medio, ca­da dos meses, para ver el gra­do de contaminación que pue­de haber contraído.

— ¿Se ha descubierto alguna vez una dosis fuerte de radiac­tividad?

—En realidad, la radiactivi­dad a la que se ha llegado es a un diez por ciento del mínimo admisible y esto no solo en vestidos, sino tras el examen médico de vías respiratorias y digestivas y el estudio posible en la «especie», ya que hay mu­chos problemas que parecen ra­diológicos y que son en reali­dad químicos.

—La protección parece total en cuanto al personal que tra­baja directamente con la ener­gía nuclear, pero ¿y la pobla­ción civil?

Hace algún tiempo, la JEN recibió una llamada urgente desde Barajas. Acaba de llegar un avión holandés al aeropuerto y se había promovido un pequeño conflicto: los viajeros no querían descender porque aseguraban que se encontraban contaminados. La Policía acompañó al equipo móvil se socorro de la JEN. El KLM pudo seguir para Ca­racas, puesto que se trataba de una falsa alarma.

«Coma usted tranquilo sus verduras, consuma leche y via­je sin miedo». Este podría ser el slogan que proclamase la pureza en cuanto a radiactividad del suelo español, la atmósfera y los productos. El Instituto de Investigaciones Agronómicas proporciona alimentos, tierras y productos que son examina­dos periódicamente. Los pues­tos de observación de Madrid, Barcelona, Valencia, Las Pal­mas y San Fernando detectan la atmósfera.

UNA NUBE RADIACTIVA DA LA VUELTA AL MUNDO

Una semana después de la primera explosión atómica francesa, el puesto español de observación, instalado a unos 1.000 kilómetros (en Ifni), de­tectó la nube producida por la explosión. La nube había dado la vuelta al mundo, y entonces pudo ser observada, porque el viento la llevó en sentido con­trario.

No se ha dado ningún caso de verdadera contaminación en España, tanto en la atmósfera como alimentos. El mínimo ad­misible para las personas es de 100 mr. y no se llega ni al 10 por 100 de esta cantidad.

¿QUE SE HACE CON LOS   RESIDUOS   RADIACTIVOS?

El equipo móvil de detectores de la JEN está constante­mente dispuesto, como cual­quier vehículo de bomberos, para seguir la nube radiactiva, determinar su expansión y pre­venir, en combinación con el  Servicio de Protección Civil, cualquier accidente.

No se escapan del riguroso examen las aguas; El canal de Lozoya tiene unas aguas ra­diactivamente puras, y los ma­drileños pueden estar seguros con su río Manzanares, exami­nado desde la superficie hasta sus aguas.

Todas estas medidas hacen que el personal que trabaja con el desímetro al bolsillo proceda con la más absoluta tranqui­lidad.

A uno de ellos preguntamos:

— ¿No tiene miedo, por ejem­plo, a los residuos?

—No; los más pequeños se destruyen aquí, normalmente, por incineración.

—Y cuando se trata de ropas contaminadas, guantes u otros elementos sólidos, ¿qué se hace con ellos?

—Para esto, las medidas son va más rigurosas. Suelen guar­darse en bidones a los que se ha recubierto con una capa interna de diez centímetros de cemento. En el centro se colo­ca el material radiactivo. Se ta­pa y se suelda. Entonces se examina si existe alguna infiltración y luego son trasladados a lugar seguro.

LA SIERRA DE ALBARRÁN, DEPÓSITO SE­GURO DE MATERIAL RADIACTIVO

Ni el chofer ni los ayudantes de transporte sienten el más mínimo «respeto» por la mer­cancía de cinco o seis bidones que hayan de llevar desde Ma­drid u otro lugar a la mina abandonada de la sierra de Albarrán. El material contamina­do va seguro en los bidones. Se depositan a unos cien metros de profundidad, en una galería cavada en pura cuarcita, y se pone un tabique de la misma para separarlos. Allí hay cabida para residuos durante un siglo. Allí están seguros de no conta­minar el aire, el agua ni a per­sona alguna.  

—Naturalmente, si en el camino el camión tiene un acci­dente, ¿qué ocurre?

—Para eso está—nos dice el doctor Ramos—nuestro «jeep» de socorro, que puede inmedia­tamente aislar la materia y acotar las zonas peligrosas.

Mucho más peligroso que to­do esto es el traslado de residuos de uranio que se emplea como combustible del reactor.

— ¿También se sepultan en España?

—No. Existe un convenio con las compañías norteamericanas y han de ser trasladados allí. Para ello, primero se dejan en­friar, con lo que pierden gran parte de su fuerza. Luego se encierran en cofres blindados de plomo y, según las normas internacionales, se transportan por barco, y hasta su destino han de ser acompañados por coches especializados, y todo el personal habrá de ir provisto de dosímetro.

En resumen, la energía nu­clear puede asegurarse que en­cierra menos peligro de lo que se piensa, porque, como asegu­ra el hijo del premio Nobel Whipple, los peligros han sido estudiados y previstos antes de que se estudiaran los beneficios pacíficos de la energía nuclear.  Copyright by E. P.

 

 

 

2

EN 1970, ESPAÑA PUEDE SER UNA POTENCIA NUCLEAR

En Zorita de los Canes comenzará a funcionar una central nuclear que producirá 300 mil kv.-

* Las reservas españolas de uranio pasan ya de las 10 mil tontéalas.

 

 

 

3

LA CIENCIA NUCLEAR YA NO ES TEMA SOLO PARA SABIOS.-

 

* Cerca de 80 mil personas se han interesado por la exposición átomos en acción.

* Más de 8 mil alumnos han seguido cursos intensivos de ciencia nuclear.

 

 

 

 

Y 4

LA CIENCIA NUCLEAR SUSTITUIRÁ LA FORMACIÓN HUMANÍSTICA

 

* Hacen falta técnicos y cambio de mentalidad en la sociedad

 

La industria papelera ac­tualmente, gracias a sus medios técnicos, permite regular el espesor de sus producciones con un error del 12 por 100. Ahora bien, si en vez de esos medios técnicos se emplean radioisótopos, este error disminuye hasta el 3 por 100.

Los recursos naturales del te­rritorio español, se ha dicho, se encuentran prácticamente al tope máximo de rendimiento. En vista de la falta de petróleo, de gas natural y de carbón suficiente, así como de más sal­tos de agua, está comprobado que la energía eléctrica que se consiga por medio de combusti­ble atómico será competitiva con la que se produzca por combustible convencional en el plazo de 1968-1970.

Puede decirse que a partir de 1958, funcionando ya la JEN y la creciente intervención del capi­tal privado, se abrió para Es­paña un campo nuevo.

 

HACEN   FALTA TÉCNICOS

Uno  de  los expertos norteamericanos en la energía nuclear nos ha confesado, en la reciente exposición de Átomos en Acción, que las perspectivas españolas son completamente optimistas desde al punto de vista energético.

-Es preciso fomentar vocaciones científicas. Aunque qui­zá esto ya parezca desfasado. En realidad, hemos podido comprobar la enorme afición que por el tema científica existe entre los jóvenes estudiantes españoles, que han abarrotado las salas de los cursillos cobre energía nuclear

— ¿Entonces?

—Es ahora más importante el encauzarlos. España tiene uranio y carece de otra clase de combustibles. Pronto puede que entre en funcionamiento un reactor nuclear de gran potencia, el de Zorita. Este éxito de la empresa privada estoy seguro que atraerá a otras.

- ¿Qué cree que puede esto significar?

- En primer lugar, que es urgente la preparación de expertos.

 

UN CAMBIO DE MENTALIDAD EN LA SOCIEDAD

Seguimos conversando con científicos norteamericanos y españoles dentro del recinto de la exposición.

—Ya está comprobado —nos asegura uno de los profesores españoles— un extenso campo de aplicación de la energía nu­clear. A través de las radiacio­nes, por ejemplo, se ha conse­guido la esterilización de los machos de ciertas plagas que afectaban al ganado vacuno. Es­ta técnica se ha llevado al te­rreno de la agricultura y se ha conseguido esterilizar tubérculos, con lo que éstos se conser­van perfectamente en lugares sin refrigeración sin que se de­terioren.

— ¿Existen otros campos más de aplicación práctica?

—Por efectos de irradiación se ha conseguido el mejoramiento de la madera, se per­feccionan las propiedades de los plásticos.

El átomo se emplea, además, como indicador y control en industria. Los isótopos Cobalto 60, Hierro 59, Berilio 7 y Ní­quel 63 ayudan al estudio de metales y sus mezclas. No se escapa a su influencia la medicina, la biología y quién sabe qué otras aplicaciones no le estarán reservadas a la ener­gía nuclear, dentro, siempre, del campo constructivo.

—Pero, sobre todo —nos ha confesado un científico —, lo más importante es que se está produciendo un auténtico cam­bio de mentalidad en la gente.

Es a uno de los profesores españoles, don José Hortal, a quien abordamos para que nos diga su parecer con respecto a este proceso de cambios de mentalidad. El está en contacto directo con la juventud estu­diantil y tiene años de expe­riencia:

—En España es pronto toda­vía para decir que ese camino se está produciendo. Es posible que un futuro muy próximo nos dé unos resultados sorprendentes. Ya es conocida la inclinación actual de la juventud por las materias científicas. El ensayo de los cursos celebrados duran­te el mes de abril y parte de mayo en Madrid, en torno a la exposición Átomos en Acción, nos ha llenado de sorpresas. La ciencia nuclear es precisa, requiere una preparación y un espíritu adecuados, y estoy se­guro que proporcionarán un cambio de mentalidad, pero re­pito que es prematuro asegu­rarlo como hecho de hoy.

— ¿Hacia donde cree que iría esa mentalidad?

—Sin duda, hacia una visión más científica, menos humorís­tica y más técnica.

Las acusaciones de otros tiempos a las ciencias como engendradoras de un extraño positivismo han quedado supera­das. ¿Estamos, pues, gracias a los continuos descubrimientos de la ciencia nuclear, ante una etapa distinta de formación? Quizá el bachillerato tienda más a formar al hombre a través de la ciencia precisa de las fór­mulas, los números y las radiaciones.

La era atómica, que tuvo su principio en las terribles des­gracias de las explosiones, no ha terminado su proceso revolu­cionario, sólo que ahora la re­volución va por senderos de paz y va a cambiar, más que el aspecto externo de las ciudades, la mentalidad de los individuos. EP./PUEBLO. Junio, 1964

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL FUTURO ES HOY

 

 

 

1

 

PASCAL LANZÓ EL PRIMER MECANISMO PENSANTE

 

* Babbage, pionero del cerebro electrónico, murió en el olvido

* Se ha estrenado en París una ópera compuesta, en parte, por un autómata.

La vida del hombre en el es­pacio es una ecuación de cator­ce variables biológicas. El que se resuelva esta ecuación sin el más mínimo fallo es lo que ha­rá posible que un hombre pues­to en órbita pueda regresar a la tierra. Pero no hay peligro: la ecuación puede ser calcula­da y resuelta minuciosamente por un cerebro electrónico, sin el más mínimo riesgo.

 

LA BASE DEL MUNDO FUTURO

El cerebro electrónico no se ha limitado a transformar a la sociedad moderna; la realidad es que la ha condicionado hasta tal extremo —como ha afirma­do un científico y filósofo con­temporáneo— que «ya no es po­sible concebir el progreso del mundo, en ningún orden, sin los cerebros electrónicos»,

Pero ¿qué es en realidad un cerebro electrónico? ¿Cuál es su mecanismo? ¿Qué funciones desempeña   en   el   mundo   de hoy?

Desde  que Blas Pascal, en 1642, para ayudar a su padre, recaudador de contribuciones en Normandía, inventó un me­canismo capaz de abreviar las operaciones, hasta el último modelo de ordenador electróni­co que realiza dos millones de operaciones por segundo, el ce­rebro no es, después de todo, más que un mecanismo de es­tricto perfeccionamiento matemático. Los dos problemas que el mundo de hoy presenta al hombre, en su trabajo son: el manejo de enormes cantidades de datos y referencias y la obtención de un resultado rápido y eficaz en su manejo. El ce­rebro electrónico es quien, a partir de tres datos, está llama­do a resolver estos problemas al hombre.

Lo cierto es que hoy, gracias a esas máquinas puede decirse que las bases del mundo futuro están ya trazadas. Existe ya una refinería de petróleo que funciona sólo accionada por cerebros electrónicos, y una fábrica de pastas de papel. Y en Niza, se puede visitar la que será «biblioteca del futuro». Allí, en un recinto de dimen­siones muy reducidas se ha concentrado todo el saber hu­mano. Pero no hay un solo li­bro. Basta con pulsar al botón de la ciencia sobre la que usted precisa un dato para que la cin­ta magnetofónica le proporcio­ne los conocimientos requeri­dos. Si lo que desea es un do­cumento o la transcripción de un  libro,  en  pocos minutos lo tendrá resuelto.   

Pero antes de marcharnos al futuro, volvamos al pasado.

 

CEREBRO, NOMBRE EXAGERADO   PARA   UNA MAQUINA

Después del "maquinismo pensante" de Pascal, el filósofo alemán Gottried Leibniz cons­truyó un calculador mecánico que resultó ser una máquina completamente automática, ca­paz de realizar cualquier clase de operación aritmética. Basado en los diseños de Leibniz, el con­de de Stanhope (1753-1816) cons­truyó dos nuevas máquinas cal­culadoras. Pero tanto éstas co­mo las que diseñó, en el XIX el Inglés Charles Babbage las llamadas "Difference Engine" y «Analytical Engine»— eran pro­totipo y no hechas en serie. Babbage logró una subvención del Gobierno británico para la realización de sus máquinas. Pero los costos y los lentos progresos y, hasta los continuos cambios de diseños, le hicieron perder esta subvención. Bab­bage —el pionero de los cere­bros— murió en 1871 olvidado de todos y sin suponer siquie­ra que la segunda de sus má­quinas iba a ser el primer paso para los actuales ordenadores.

Bien accionadas a mano, con gasolina o electricidad, las má­quinas fueron avanzando en su mecanismo y velocidad. Sobre todo, a medida que el hombre ha ido precisando más datos para su trabajo y el cerebro y la mano humana no han po­dio dar a basto para la de­mandas de la sociedad. Así, la máquina fue teniendo un lugar preferente en las oficinas, las Industrias y las universidades. En algo parece que se vino exagerando  desde  el   principio,  y es en la  nomenclatura que se  aplicó. Realmente hacia falta tener mucha imaginación para llamar “cerebros”  a aquellas primitivas máquinas que, por lo rudimentario de sus entrañas y por el espacio que necesitaban para su “memoria”, ocupaban habitaciones enteras y tenían un aspecto ridículo. En una universidad americana se conserva un museo con los primeros cerebros automáticos, muchos de los cuales se construían en muebles de estilo isabelino, con sus patitas adornadas y todo.

LA ELECTRÓNICA DA EL SALTO AL VACÍO

El doctor Herman Hollerith, norteamericano, fue el primero en lanzar las máquinas de ficha perforada en 1889. El paso fundamental en la historia del cerebro vino cuando se pudo aplicar la electrónica al meca­nismo. Desde entonces, se pu­dieron dar dos pasos fundamen­tales: aumentar hasta límites insospechados la velocidad de los cálculos y, sobre todo, acu­mular más «memoria en menos espacio».

Es, en este momento, cuando hay que descubrirse para recor­dar al recién fallecido «padre de la cibernética», doctor Norbert Wiener, profesor de Mate­máticas del Instituto de Tecno­logía de Massachussetts. El investigador sobre la teoría de la probabilidad, relatividad, lógica matemática y cibernética —palabra inventado por él hizo que sé Interesaran por las nue­vas ciencias matemáticas, físi­cos, economistas, etc., de todo el mundo. En definitiva, la ci­bernética no es más que un complejo de ciencias relaciona­das con la comunicación y el control en los organismos vi­vos y en las máquinas, es decir la mutua correspondencia entre el hombre y el maquimismo. Es ahora cuando puede aplicárse­les al ordenador la nomencla­tura de  "cerebro".

El desarrollo de la electróni­ca data del año 1940 y siguien­tes. Pero ocurre entonces que sólo se utilizaba para aplicacio­nes militares e incluso las casas especializadas en esta materia son militarizadas por su importancia bélica. Con sus trabajos se llevan a cabo la fabricación de tanques, cañones y distinto material con previsión justa y número suficiente de ellos, y hasta se diseñan los nuevos aviones, y la bomba atómica.

Con el final de la guerra sus aplicaciones  se extienden a la industria, al comercio, a la eco­nomía, a las ciencias y la tecnología en general.

EL PASO HACIA EL TRANSISTOR

En 1948 se lanzan los prime­ros ordenadores electrónicos de válvulas termoiónicas para cálculo. Las aplicaciones son ya variadísimas y van desde el control de las plantillas de obre­ros en las grandes fábricas, has­ta la determinación de las pie­zas que han de fabricarse du­rante años para abastecer el mercado y mantener un «stock» constante, composición de ma­teriales que han de intervenir en la bóveda de una presa, sim­plificación de operaciones de aritmética, geometría, lógica… La máquina es el elemento indispensable para siem­pre que se quiera tener un da­to al día.

En el teatro Odeón, de París, se ha estrenado hace poco una ópera, presentada por el japo­nés Yennis Xenakis, y que ha tenido un colaborador extraño: el cerebro electrónico. La críti­ca ha tenido que reconocer que se trata de una melodía perfec­ta. En uno de los solos de pia­no, Xenakis se había limitado a facilitar al cerebro electrónico una serie de elementos musica­les: escala, compases, tiempos, etcétera. El cerebro dio como resultado una melodía maravi­llosa. Incluso puede asegurarse que en ella no hubiera cabido la más mínima falta de armonía, ni una sola disonancia.

¿Quiere decirse que hemos dado ya el paso hacia el «cere­bro pensante»? Quizá no este­mos aún en ese momento, pero sí muy cerca. Lo que ha ocurri­do es que en el mundo del ordenador se ha producido una nueva revolución: se ha incorpora­do el transistor.

En 1958 la casa IBM lanzó al mercado su llamada «Segun­da Generación». Se trataba de una serie de ordenadores total­mente transistorizados. Con ellos se consiguió una notable reducción de tamaño y la am­pliación de la «memoria», que tiene ahora la dimensión de un grano de sal. La velocidad de cálculo es de millonésima de se­gundo.

Son estos los cerebros que han permitido, entre otros, la elaboración del ambicioso pro­yecto «Mercury», por el que Von Braum pretende poner un hombre en Marte, y que ya ha dado los excelentes resultados de los hombres puestos en órbita por  los EEUU.

Recientemente,    la    llamada “Tecnología de la Lógica del Estado” ha permitido la mane­cilla de la microminiaturización de los circuitos internos de los ordenadores. El paso ha hecho posible que los transistores, diodos y conexiones que, en circuitos integran la extracta­ra interna de estas máquinas, se han reducido de manera que los cincuenta mil transistores de uno de estos cerebros po­drían caber en un dedal.

Con ello se ha dado paso a la que la Prensa y científicos de todo el mundo han saludado entusiásticamente como “Tercera Generación” de cerebros electrónicos. El momento fue considerado como el más importante de la historia de los ordenadores. El nuevo cerebro se llama 360, y su aplicación viene a resolver los problemas de acondicionamiento en el mundo del espacio, en el que las medidas han de estar reducidas al mínimo.

Con esta nueva generación, además, se han superado las tradicionales limitaciones y se han unificado en un único sistema los ordenadores para usos comerciales y científicos: en este momento se dispone de una capacidad de memoria prácticamente ilimitada y de toda una escala de velocidades operativas.

Quizá tampoco convenga olvidar que el cerebro electrónico está desplazando con sus operaciones a miles de brazos, miles de cerebros humanos.

La civilización ya no es posible sin los ordenadores electrónicos, pero entonces, ¿marcha el hombre hacia su propia aniquilación?

 

 

 

 

 

 

 

 

2

ARMA POTENTE CONTRA LA ENFERMEDAD

 * Puede diagnosticar la leucemia

 

Con frecuencia se piensa que un ordenador electrónico lo constituye una máquina sola, cuando en realidad está formado por varias unidades sistematizadas. Tres tipos de unidades forman el sistema: unidades de entrada de datos por medio de fichas perforadas, cintas de papel, cin­tas magnéticas, etc. Unidades centrales de tratamiento de la información, donde están las memorias centrales, for­madas por núcleos de ferritas, capaces para almacenar datos de cualquier materia y disponibles para su trata­miento. Los datos que pueden recoger oscilan, a veces, desde los 8.000 a los 8 millones de caracteres. Y por último, unidades de salida de resultados por medio de fichas perforadas a gran velocidad.

ESTA    DIS­PUESTO PARA CUALQUIER CLASE DE OPERACIÓN

Este sería el esquema del computador: con un montón de fichas de la altura aproximada a un corte de helado puede tenerse recogida toda la información, necesaria para un vuelo espa­cial o para la construcción de un pantano.

Pero, con frecuencia, el cere­bro ofrece otros servicios más completos y complejos. El lla­mado sistema IBM 360 disponte de unidades periféricas para dar los resultados de forma gráfica en planos, esquemas, mapas… Pueden también  serle más cómodos los resultados proyectados en una pantalla  de tubos catódicos e incluso responder a cualquier consulta sobre la materia de manera verbal y a través de un teléfono.

Tampoco tiene usted que preocuparse si no tiene cerca el cerebro; puede contestarle si usted le llama a distancia. Su funcionamiento es según el sistema aritmético binario y en el decimal. Su fidelidad es exacta siempre que en su memoria los técnicos hayan incluido las órdenes necesarias para su comportamiento.

Una vez instruido, el cerebro está dispuesto para ofrecerle cualquier resolución al proble­ma más complicado que pre­sente la investigación y la téc­nica contemporánea: desde el cálculo de la órbita de un co­hete hasta el estudio de electroencefalogramas, recuperación de inválidos, estudio de textos y gestión y dirección de em­presas.

¿EL   HOMBRE   O   LA   MÁQUINA?

Pero la pregunta que cons­tantemente asalta al hombre en estos instantes en que el cerebro electrónico viene tomando serias posiciones en la sociedad, es si, después de todo, la máquina nos aniquilará, tras haber acaparado todos los puestos de trabajo. ¿Se cruza entonces el hombre de brazos?

Una de las casas especializa­das en computadoras ha destinado la cantidad de cinco millones de dólares a fin de que en la Universidad de Harvard se  estudie,  en el   término   de diez años, todo el problema que  causa en la sociedad la llama­da "automación".

"La tecnología de hoy —ha dicho un científico contemporá­neo— brinda, de manera extraordinaria, posibilidades para el dominio de la enfermedad y la pobreza, para la elaboración do niveles de vida y para el aumento del tiempo de descan­so. Pero al mismo tiempo pre­senta problemas de magnitud considerable. Los estudios de Harvard serán de utilidad en el reconocimiento y análisis de los efectos del cambio tecnológico y la automación sobre las personas, la economía y el gobierno".

Aunque el programa de la Universidad no se ha dado a conocer, se sabe que las discu­siones preliminares comprende­rán problemas como los métodos de previsión de desarrollos tecnológicos y nuevos avances de automación; diferente im­pacto en estructuras laborales e industriales; procedimientos de decisión en la industria privada y el gobierno, los cambios inherentes en estructuras orgánicas.

El programa será completado por otros estudios de investi­gación en diversos terrenos del comercio, la política y la eco­nomía; y luego, estos resultados serán dados a conocer a alumnos, escuelas, universidades, Gobiernos…

La máquina gana terreno, pe­ro el hombre no se va a sentir arrollado por ella; al contrario, será su mejor manera de com­batir el hambre, el paro, la en­fermedad.

PLANTA   DE   ORDENADORES  PARA USOS   MÉDICOS   Y   BIOLÓGICOS

La más importante planta de cerebros electrónicos se ha construido en el Centro de Ciencias Médicas de la Uni­versidad de los Ángeles, de California.  Tiene una misión específica: luchar contra las enfermedades   y   descifrar   los enigmas médicos y biológicos y la prevención de los trastornos que puedan   presentarse al organismo humano en circunstancias especiales, como a los astronautas durante su vuelo.

La capacidad de esos cerebros permite tomar medio  millón de decisiones lógicas por segundo y cuenta con dos unidades de almacenaje de información por discos magnéticos con capacidad cada uno de ellos para 56 millones de caracteres.

El doctor Louis Lasagna, pro­fesor de la Johns Hopkins Me­dical School, aseguraba en un reciente articulo que "el orde­nador electrónico puede ser el arma más moderna en la lucha contra la enfermedad".

Lo importante es que con este paso está muy cerca el día en que, a través de una gran ca­dena de cerebros en todo el mundo, en un momento dado cualquier médico pueda obtener la respuesta a cualquier duda el diagnóstico de los más emi­nentes especialistas sobre una enfermedad. Bastará facilitarle a la unidad de recolección los datos sobre las características que presenta el enfermo, sínto­mas, sospechas y elementos concretos. En un momento, el cerebro facilitará el diagnóstico exacto o los pasos para una in­vestigación sobre tal enfer­medad.

Los hospitales y las clínicas de   muchos países, entre ellos España, han comenzado a automatizar incluso sus trabajos administrativos.

El cerebro electrónico antes mencionado está ya trabajando, no sólo en la investigación de enfermedades como el cáncer, la  leucemia,  dolencias  cardíacas, trastornos mentales, etcé­tera, sino que se ocupará de análisis médicos avanzados, en cuanto a la organización de sis­temas cerebrales durante el sueño, la fatiga, ingravidez, vi­bración, oscuridad prolongada y otras condiciones especiales, como son todas las relacionadas con la astronáutica.

El adelanto que todo esto ha supuesto  para el hombre puede  claro en este solo hecho: una onda eléctrica de diez segundos de duración  registrada en un análisis especial de elec­troencefalograma de un pacien­te requiere, para una evalua­ción, el equivalente de 225 mi­llones de multiplicaciones. Con una calculadora de mesa, un hombre tardaría setecientos años en resolver las operacio­nes. Con un cerebro electróni­co, el trabajo queda concluido con sólo quince minutos.

Como dato histórico, es inte­resante saber que ya cuando el Premio Nobel F. Sanger llevó a cabo su investigación sobre los aminoácidos, en la cual invirtió 10 años. Si hubiese empleado un ordenador electrónico le hubiera dejado nueve años libre en su investigación para realizar  otros   trabajos.

ESTOS  HAN  SIDO   LOS  RE­SULTADOS    MÉDICOS

Una de las aplicaciones más importantes que se vienen ha­ciendo con los cerebros elec­trónicos es la de recuperación de inválidos. Con ello, cualquier invalidez es sometida al cere­bro, quien determina —según el extenso programa que con­tiene— con qué métodos podrá recuperarse el enfermo y qué otros tendrán  que ser rechazados.

Hasta ahora ha logrado además determinar las cantidades exactas de “radium” aplicables a cáncer de boca y lengua. También se han efectuado estudios sobre la respiración humana; se han diagnosticado enfermedades mentales por análisis de  electroencefalogramas y diagnósticos oculares.

El paso más asombroso se ha dado ya con precisión y sin ningún riesgo de error con que ha diagnosticado las enfermeda­des y ha acometido investiga­ciones de gran volumen médico.

 Hasta ahora, las aplicaciones más conocidas de los ordenadores electrónicos eran las aplicadas a recopilación de datos de orden administrativo. El paso hacia la medicina no ha sig­nificado más que una nueva aplicación, pero no la única. Los datos siguen siendo revolucionarios cuando se estudia su aplicación a la ciencia, la astro­náutica o la investigación.

 

 

 

 

3

UN ORDENADOR  ELECTRÓNICO PUEDE SER EL MEJOR ABOGADO DEFENSOR

* Se ha hecho posible la realiza­ción del xb 70, el mas potente bombardero del mundo.

* Pregunte cuanto quiera sobre la flota mercante del mundo: el Lloyd contestará en el acto

 

 

En el aeropuerto de Barajas existe un cerebro electrónico al que son sometidos los aviones antes del vuelo. Mediante este reconocimiento, y en el breve espacio de unos segundos, se logran todos los datos necesarios para saber, según la clase de avión de que se trate qué carga puede llevar, distribución de la misma y seguridad de su vuelo.

Resulta impresionante pasar revista en un momento a las aplicaciones a las que se ha llegado con los modernos ordenadores. Las grandes industrias controlan su producción, el movimiento del personal. Los centros médicos pueden diagnosticar los casos más difíciles; la ciencia está entrando, pues, por el camino de las soluciones abiertas a muy corto plazo.

EL ABOGADO ELECTRÓNICO

En la Universidad norteamericana de Pittsburg se está llevando a cabo una de las experiencias  más interesantes en  el terreno del uso de la documentación jurídica bajo la dirección del profesor Horty. Para ello se cuenta con un  cerebro  del tipo 7070 y otro 1401.

La experiencia es la siguien­te: más de treinta mil textos del Centro de Medicina Legal han sido transcritos a cintas magnéticas,   después   de   unas operaciones previas de verificación por medio de un programa del cerebro electrónico. Ca­da una de las palabras de los textos es conservada con la in­dicación de la numeración de los artículos de la Ley, frase y emplazamiento de la misma. Se han analizado 353.000 frases, y ha originado un diccionario de 24.000 palabras. Ahora, cual­quier abogado puede consultar al ordenador en lugar de meterse en   una   biblioteca  para   saber las sentencias anteriores y los artículos del código. En pocos momentos el cerebro puede dar­le al abogado la solución a su caso, el camino por el que ha de emprender su defensa o su acusación y cuantos datos precise para el proceso. ¿Saben cuántos tomos habría que repasar hasta ahora mediante el clásico Aranzadi?

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICA

Hasta ahora los investigadores de  textos antiguos en torno a numerosos datos astronómi­cos, guardados en archivos y bibliotecas, y que recogían es­critos bizantinos, griegos, ára­bes, hebreos, turcos o hindúes, se habían visto detenidos en su   investigación   por   la   gran cantidad de cálculos que exigían sus trabajos y, como con­secuencia, muy pocos de estos textos habían podido ser fecha­dos. Pero el problema ha sido resuelto en muy poco tiempo, gracias a un cerebro electróni­co. Valiéndose de él, el desta­cado investigador de las mate­máticas doctor Bryant Tuckerman, del centro de Investiga­ción Thomas J. Watson, de IBM,   en   Yorktown   (Nueva York) ha formado unas tablas astronómicas que   ayudarán  a estudiosos a la consecución de un nuevo avance en el conocimiento de las matemáticas y ciencia antigua. Las tablas ofrecen posiciones planeta­rias, lunares y solares desde el año 2 al 1649 de nuestra Era. Esto, que ha sido calificado de "efemérides astronómica” ha constituido una ampliación de otra anterior que cubre el pe­riodo del año 601 antes de Cris­to al año 1 de nuestra Era, y que fue realizado por el mismo investigador en el año 1962.

CINCO MIL VUELOS SIMULADOS EN UN CEREBRO ELECTRÓNICO

Las aplicaciones de los cere­bros electrónicos no se acaban en ese mundo de la ciencia de investigación.    Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos en cargaron a  North American Aviation la construcción de un nuevo modelo de avión, al me­nor coste. Para ello hubieron de elaborarse millones de da­tos, en cuyo cálculo intervinie­ron los ordenadores electróni­cos 7094.  Se  obtuvo una  cinta magnética de unos 40 kilóme­tros, y se perforaron cincuenta millones de tarjetas. Mediante los cerebros se simularon más de cinco mil vuelos. Por fin, el modelo se encontró listo, y hoy es el bombardero XB-70. Cuan­do salió de la planta 42 de las Fuerzas Aéreas de Palmadle, al borde del desierto de Mojave, Las Vegas, los técnicos e ingenieros lanzaron un suspiro de alivio. Todas las listas y esquemas de las lí­neas eléctricas, con sus respec­tivas instrucciones, habían sido preparadas por ordenadores e impresas; 30.000 segmentos llevaba la instalación eléctrica. El nuevo avión será capaz de al­canzar una velocidad tres ve­ces superior a la del sonido. Gracias al cerebro en la elabo­ración de datos se invirtieron dieciocho mil horas.

Y se había obtenido el resul­tado apetecido: llevarlo a cabo con la mayor eficacia y con el menor gasto posible.

 

 

15 M. DE DA­TOS SOBRE LAS FLOTAS MERCANTES   DEL   MUNDO

Existe en Londres la organi­zación de investigaciones sobre navegación mayor del mundo. Cualquiera que desee fletar un barco para una misión concreta y conocer los puertos donde puede fondear o lo que tardará en tal travesía, podrá preguntarlo a la Lloyd. Cual­quier compañía petrolera puede saber al segundo cuántos barcos se encuentran en ese mo­mento navegando a motor, su consumo diario de fuel, la per­manencia en alta mar y otras estadísticas por el estilo. El registro   Lloyd   publica   anualmente una guía de siete centí­metros de gruesa sobre las flo­tas mercantes del mundo con referencias de 40.000 buques.

A lo largo del año y median­te los 3.500 empleados, inspec­tores situados en los puertos de todo el mundo, se envían a la casa Lloyd constantes datos. Con ellos se elabora la infor­mación, pero se tarda en ello algunas semanas. Sólo hace dos años, Lloyd adquirió un aparato electrónico para solucionar los problemas operacionales que se plantean a los buques del mundo.

Quince millones de datos va a almacenar el registro Lloyd de navegación, con lo que se habrá logrado el archivo más monumental en la historia de la navegación, con la enorme ventaja de estar al día continuamente y útil para ser utili­zado en cuestión de segundos.

¿Hemos tocado ya el límite al que puede ser llevado el em­pleo del ordenador? Todo lo contrario: la primiti­va utilización de los cerebros sólo para el manejo de núme­ros y operaciones ha comenzado hace bien poco a ampliarse hacia todos los terrenos. La utilización hacia métodos científicos y de investigación va a comenzar muy pronto a dar sus sensacionales batallas en el mundo.

 

 

 

 

4

LA BIBLIOTECA DEL MUNDO FUTURO

 

* No contiene ningún libro, pero en cinco segundos puede obtener  la película  de lo   que  usted desee  saber

* Un ordenador electrónico ha resuelto la  disputa   de si la Iliada y  la   Odisea  fueron  escritas por   Homero

 

Mientras la ciencia de los cerebros electrónicos marcha a un paso supersó­nico, los hombres seguimos caminando al ritmo de las 24 horas del día, un par de  brazos y un trozo de masa gris. Quiere esto decir que, en la mayoría de  los casos, apenas si ni siquiera esta­mos capacitados para seguir ese ritmo vertiginoso que marca la electrónica.

 

Realmente nos hemos acostumbrado ya—pero sólo de oídas— a que un ordenador maneje millones de datos en fracciones de segundo. Sólo nuestro asombro Ilesa a su apogeo cuando observamos los resultados. Anteriormente se ha mencionado que ya existe la que puede llamarse «bibliote­ca del futuro». ¿En qué consiste y cuál es su fundamento?

La División de Sistemas Avanzados de la IBM ha hecho recientemente una demostración con un nuevo método para lograr una información: en el pla­zo de cinco segundos podrán seleccio­narse y utilizarse millones de documentos impresos, mecanografiados o en fotografía, que se encuentren almacena­dos en un registro central. Es la base de la biblioteca futura.

Se obtiene una diminuta imagen del documento, apta para proyectarse o transcribirse sin necesidad de ser saca­da de su almacenamiento. Así se archi­varán millones de publicaciones cientí­ficas, dibujos de proyectos, cálculos de ingenieros, historiales, títulos, artícu­los, etc.

El sistema se denomina «Walnut», no ha sido puesto aún al comercio y se estudia ahora la manera de que las in­dustrias puedan obtener de ello los me­jores resultados. Su funcionamiento es similar a la biblioteca. Sin embargo, en sus estanterías no existen volúmenes si­no, cubetas cargadas de imágenes, foto­grafías de documentos y libros reduci­dos a una milésima de su tamaño ori­ginal. En principio, se pasan en micro­film de 33 mm. Luego esta imagen se reduce a otra película que contiene 99 imágenes. El catálogo de la biblioteca es un registro magnético. Cuando la imagen ha pasado á la película, se per­foran los documentos en el registro magnético. La película no puede ya extraerse del sistema, es decir, en esta biblioteca no pueden prestarse libros, con lo cual no hay un solo documento que pueda extraviarse.

Las cubetas —que sustituyen a los volúmenes— contienen 200 celdillas de plástico de  películas, con un total de 990.000 imágenes. Por tanto, en cada cubeta pueda encerrarse aproximada­mente unos 3.000 libros de tamaño co­rriente.

Hasta ahora el sistema «Walnut» puede tener 100 cubetas, lo que viene a ser un equivalente a trescientos mil libros.

SOLO UNOS SEGUNDOS, PA­RA ENCONTRAR  EL  TEXTO

Supongamos que usted desea conocer una historia de la Guerra de Secesión. Basta con rellenar un impreso con cier­tas palabras claves. Obtiene en seguida una cinta perforada que se pasa a la máquina. Con ello se produce la bús­queda electrónica en el índice magné­tico y usted obtiene en seguida la lista de títulos que pueden interesarle y que se han identificado con las palabras que usted indicó. Inmediatamente des­pués, las fichas perforadas y que co­rresponden a los documentos seleccio­nados, se sacan del fichero y se im­prime en película virgen, o inmediata­mente se expone a los rayos ultravio­leta y se revela inmediatamente me­diante un procedimiento de calor seco.

Naturalmente, hemos tardado más en contarlo que el tiempo real de la ope­ración. Desde que usted obtiene la fi­cha hasta que puede leer el documento revelado han tardado medio segundo. Con la copia obtenida del documento, puede volver a imprimirse a tamaño normal y colocarse en un proyector. En total, la búsqueda de información por medio del registro magnético —que señala con precisión el sitio dónde se almacena la imagen-ofrece la docu­mentación requerida en el plazo de po­cos segundos.

Según ha revelado el jefe del siste­ma Mr. Johnson, el proceso de la información llegará a realizarse no solo de manera escrita, sino en forma de voz humana.

LA FILOLOGÍA PASA POR EL CEREBRO ELECTRÓNICO

Hemos entrado en el mundo de los libros, en la Filología. El cerebro electrónico no se ha mostrado indiferente a sus problemas y ya ha comenzado a  trabajarse con ordenadores para resolver muchos de los viejos conflictos sostenidos por sabios y para mejorar las relaciones humanas. Veamos.

Un erudito alemán aseguró en el siglo XVIII que la "Iliada» y la “Odisea" no eran obra de un hombre, sino de una colectividad. La paternidad de Homero quedó destruida. Ahora el profesor James McDonough, de la Universidad de Columbia, aliado con un ordenador electrónico, acaba de  resolver definitivamente el problema.

Para esto, examinó los 15.693 versos de la «Ilíada» y a cada una de las 250.000 sílabas que encierran esos ver­sos. El contenido métrico de cada uno de ellos fue señalado en una ficha per­forada, En este trabajo tardó seis me­ses, y la máquina le arrojó los resul­tados en un día. Sin la ayuda del orde­nador hubiera tenido que escribir cien­to doce mil fichas de índice, clasificar­las y archivarlas en 157 cajas. Al final se hubieran invertido de 20 a 40 años para obtener los mismos resultados: la Iliada y la «Odisea» pertenecen a un autor, que puede ser Homero, y no a un conjunto de rapsodas.

 

 

EL PERIODISMO EN LA ERA DE LOS ORDENADORES ELECTRÓNICOS

Una de las empresas que con más propiedad precisa la velocidad en su mecanismo es, sin duda, la que se dedi­ca a la información en el mundo contemporáneo. Los sucesos se precipitan y el hombre de nuestro tiempo necesita cada día estar más rápidamente infor­mado. El periodismo viene pasando por etapas revolucionarias desde la primi­tiva imprenta hasta las noticias a tra­vés de Radio, Televisión… Es un hecho conocido cómo a través de los tele­tipos y, sobre todo, del «telex», las noticias pueden circular por el mundo en­tero en pocos minutos. Pero la revolución que ha supuesto la electrónica en diversos campos no podía faltar en el periodismo. Esta revolución ha comen­zado cuando el periódico «Daily Oklahoma City Times» estuvo componiendo a modo de demostración práctica, durante 36 días, todas sus páginas, con el ordenador electrónico 1.620.

El British Museum incorporó un ejemplar de la primera edición electrónica del "Daily Oklahoma" a su colección, como verdadera pieza histórica. Los periódicos como «The New York Times», «The Daily News», «The Wash­ington Evening Star», etc., incorpora­ron rápidamente el ordenador a sus ta­lleres, en vista de las amenazantes huel­gas de personal.

Hasta ahora, la revolución más im­portante de los últimos años, en lo que se refiere a la Prensa había consistido en la linotipia automática, que, asocia­da al teletipo se convertía en teleminotipia con lo que un periódico podía ser lanzado  a gran distancia. El mismo que a las seis de la mañana salía en Washington, a esa misma hora ya podía leerlo un ciudadano de Londres. Pero ahora, el sistema del «Ordenador 1962» se puede asociar a la linotipia automática y las páginas del periódico saldrán confeccionadas sin otros mediadores de imprenta. Con ello se conseguido   el   avance   importante  de ahorro en capital y tiempo: se pueden incluir más  noticias  de  última hora, mejor ordenación de las páginas y la posibilidad   de   conectarlo simultáneamente a unas 20 linotipias.

EL LIBRO, EN ETAPA DE  REVOLUCIÓN

Hasta ahora, para que el libro pudiera salir a la calle una vez escrito por su autor, tardaba varios meses en pasarse a imprenta, confeccionarse, corregirse y encuadernarse. El método electrónico aplicado a la Prensa, es perfectamente admisible para la edi­ción de libros. No importa que el libro esté escrito en idioma distinto. Someti­do al cerebro, en pocas horas habrá hecho la traducción, lo habrá trascrito y, en el término de unos días, las librerías podrán contar con miles de ejemplares.

Las últimas aplicaciones en este sen­tido que se conocen son la del ordenador electrónico capaz de traducir los caracteres chinos al inglés y el nuevo método para editar libros para ciegos.

Se está preparando un gran «diccionario-máquina» chino-inglés, mediante el cual los textos más complicados chi­nos podrán ser traducidos. El sistema tiene dos unidades: una de entrada y otra de memoria, de gran capacidad, con sus circuitos de proceso asociado. Por el sistema de entrada se permite al operador, aunque no sepa chino, codificar 8.500 caracteres. Al cerebro se le están facilitando, además de los caracteres, normas científicas suficientes ya que es conocida la diferencia de los idiomas. El problema principal ha sido el traducir a máquina la codificación de los caracteres chinos, esto que no es difícil en las lenguas indoeuropeas, sí lo es en las lenguas  que se escriben con miles de caracteres distintos.

Por último, un ordenador 709 ha co­menzado a traducir inglés al sistema Braille en la imprenta "América para el Ciego", en Louisvilie (Estados Unidos). El ordenador electrónico se está utilizando ahora en la elaboración de ocho libros. En sus programas utiliza las complejas reglas de Braille para traducir al inglés los 246 caracteres del grado II de Braille. Lo complicado de estos caracteres, que combinan seis puntos en relieve como representación del alfabeto, números y puntuación con 183 contracciones, etc., no representan obstáculo para el ordenador  electrónico que es capaz de traducir un promedio de 1.000 palabras por minuto.

Según ha manifestado Mr. Davis, vicepresidente de la imprenta la experimentación con el ordenador electrónico ha mostrado que son realmente posibles muchas técnicas nuevas en la traducción del Braille. Se vislumbra ya el día en que las máquinas serán capaces de elaborar una página para su entrada directa y traducción en el ordenador electrónico. En síntesis, el futuro solamente limitado por nuestra imaginación.

Pero el futuro ha comenzado ya sin que nosotros podamos advertirlo.

 

 

 

 

 

y  5

EL "RAYO DE LA MUERTE" Y EL PLASMA

 

* La maquina se asemeja cada vez más al cerebro humano

* La tela de araña ha sido sometida al cerebro electrónico para descubrir el sentido de simetría del hombre.

* El viaje de ida y vuelta a la Luna ha sido ya teóricamente resuelto por el ordenador «7094»

 

Hoy no duda nadie que el hombre llegará a la Luna. Para 1970 EEUU, a través de su «Proyecto Apolo», pondrán en el satélite a tres astronautas en una jornada de ida y vuelta, para la que dispondrán de sie­te días. No por cercana, la empresa será más fácil. En estos momentos se está llevando a cabo una gigantesca ma­niobra, en donde se conjugan el pro­yecto «Apolo» y el «Géminis» con miles y miles de operaciones, investiga­ción y cálculos matemáticos previos de precisión minuciosísima. Naturalmente, cuando la nave vaya y vuelva con sus astronautas, habrá que pensar que ello ha sido, en gran medida posible, gra­cias a una de las operaciones más fa­bulosas que hasta el momento haya realizado un cerebro electrónico.

La operación «Apolo» sé está reali­zando hoy con ayuda del Ordenador 7094. El director técnico de la División de Investigaciones y Desarrollo Avan­zado de la A. V. C. O. Corporation, de Wilmington (Massachussetts), ha decla­rado que debido al estricto itinerario de trabajo fijado para el programa «Apolo» por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos, se adquirió un cerebro de gran capacidad y de velocidad «ul­tra-rápida» que fuera capaz de enfren­tarse con las complejas operaciones ma­temáticas del diseño de la nave.

UN SEGUNDO, DIVIDIDO EN 100.000 PARTES

Más de cien programas, que en su mayoría tienen que ver con estudios avanzados de reingreso en la atmósfera y desarrollo de diseños para la “operación lunar" se le ha sometido ya al cerebro electrónico.

Dos son los más graves problemas que han de resolver los técnicos en el viaje espacial: en primer lugar, cuan­to se refiere al escudo térmico de la nave (para lo que son necesarias mi­les de operaciones previas). Ese escudo es el que protegerá a los astronau­tas a su regreso a la atmósfera. La elevadísima temperatura de miles de gra­dos centígrados que tendrá que sopor­tar el vehículo cuando regrese a una velocidad de cuarenta mil kilómetros por hora ha de tener su defensa en esas hojas de alcachofa de la nave. Los cálculos para esta protección los lleva a cabo el cerebro 7094. Al mismo tiempo, se le ha sometido el diseño de vehículos avanzados de reingreso de los proyectos balísticos intercontinentales «Minute Man» y otros vehículos dis­puestos para las misiones a Marte y Venus.

El segundo problema es el de la precisión operacional  para  llevar  a cabo el alunizaje y la vuelta. Como es natural, la precisión ha de ser tal, que no puede tratarse de segundos, ni décimas, ni centésimas de segundos. Es cuestión de cienmilésimas de segundo. Ahora se está experimentando un reloj elec­trónico de control de los programas de los cerebros electrónicos que participan en este ambicioso proyecto.

Hasta ahora, el cronómetro ofrece un tiempo extremadamente preciso en in­tervalos de hasta diez microsegundos, es decir, que divide un segundo en cien mil partes. Con ello, los horarios de es­ta complicada misión podrán calcular­se con la precisión más exacta que se conoce en la Historia. De manera auto­mática, los cerebros electrónicos sumi­nistran una medición exacta previa a los lanzamientos para comprobar la exactitud de sus propios programas y como simulación antes de que se lleven a cabo los lanzamientos auténticos.

Quizá una de las consecuciones de este reloj electrónico, más espectaculares, es el análisis que puede llevar a cabo de los programas, creando un tiempo artificial dentro de los cerebros electrónicos más rápido o más lento que el tiempo verdadero. Comprimiendo el tiempo, se pueden revisar velozmente los programas en su total realización. Si el tiempo se alarga, se estudian en detalles las características del progra­ma.

CUATRO ASTRONAUTAS RE­GRESAN DE LA LUNA

Cuatro astronautas norteamericanos han «volado» en una aeronave del pro­yecto «Géminis» simulada, efectuando varios descensos a través de la atmós­fera terrestre. Son los primeros vuelos simulados que se realizan gracias a un cerebro electrónico. Sentados en su aero­nave, cada astronauta pudo manipular la misma durante ocho minutos de du­ración en el momento de entrar el vehículo a la atmósfera terrestre a la altura en que suele desplegarse el paracaídas de frenado. He aquí cómo un técnico explica el experimento:

«Durante esta parte del reingreso, el empuje aerodinámico lo origina el gran vehículo biplaza del «Géminis» al caer a través de la atmósfera. El empuje de­be ser controlado con objeto de que el vehículo no pueda quedarse corto ni largo, ni desviarse hacia otro lado del punto de contacto predeterminado. El empuje se controla mediante el giro de) vehículo en torno a sus ejes longitudi­nales, con sus chorros de control, cosa que puede hacerse automáticamente '-Con el ordenador electrónico IBM coloca­do a bordo, calculando los errores y lanzando señales de gobierno a los cho­rros de control, o manualmente por los pilotos, que hacen las correcciones con un poste de mando según la informa­ción aparecida en la carlinga.»

Como consecuencia del experimento, Richard R. Carley, jefe de control y guía de la Oficina del proyecto «Géminis» del Control de Aeronaves Tripuladas, dijo: «Nuestros regresos simulados fueron afortunados, induciéndonos a pensar que nuestros pilotos no ten­drán dificultad alguna en el gobierno seguro, del vehículo para conseguir aterrizajes precisos.»

EL  CEREBRO, CAMINO  DEL FUTURO

Es cierto que hasta el presente —y pese a todas las revolucionarias inno­vaciones que el cerebro ha conseguido en el mundo—-, éste no funciona sino a través de los programas que el hom­bre le facilita. Su labor ha sido la de poner velocidades imprevistas y resolver los más complicados problemas, pa­ra los que se hubieran necesitado miles de hombres y de años. Pero siempre con la ayuda del hombre.

El cerebro, como se ha visto, ha te­nido ya aplicaciones al mundo de la industria, al comercio, la navegación, el arte, las ciencias de la investigación fi­lológica, la medicina... Se habla ya hoy de los cerebros capaces de transmitir pensamientos y algo parecido se viene efectuando con ciertas bases de subma­rinos. Sin embargo, el futuro es del to­do imprevisible. El hombre, como se ha dicho, no puede superar su habitúal forma de pensar, acomodando sus fa­cultades, mientras la evolución de la máquina adquiere velocidades ultra-rápidas, inasequibles al pensamiento hu­mano, a esa misma velocidad. Sin duda, que el futuro perfecto será la «máqui­na pensante».

Ya se está investigando la manera de suprimir en el mecanismo del cere­bro los transistores y accionarlos por más centros y fluidos. Es muy probable que para ello sea una realidad muy pronto la aplicación al cerebro, del llamado «Rayo de la muerte». El «Láser» será un efectivo transmisor de datos para procesar sobre haces. Con ello au­mentarán notablemente las velocidades actuales y la capacidad de cálculos. Si la cibernética continúa su progreso, es cierto que vamos hacia la máquina-cerebro. Lo que venga después, sólo está limitado por nuestra imaginación. Los nuevos fluidos pueden aparecer de un momento a otro. En algún centro de investigaciones ya está en tratamiento el plasma humano, que podrá ser uti­lizado por los ordenadores. Si el japonés Yannis Xenakis pudo obtener un sorprendente solo de piano para su reciente  "ópera," ¿qué podrá conseguirse en lo sucesivo?

LA TELA DE ARAÑA, SOMETIDA AL ORDENADOR

La última aplicación sobre la que tenemos noticias es la que se refiere a la tela de araña. Actualmente, se ha sometido el tejer de la araña a un cerebro electrónico, el cual nos dará los resultados de ese tejer. Por lo visto, este insecto del orden de los arácnidos, tiene de la simetría un sentido muy similar al hombre; es lo más parecido que exis­te en el mundo de los vivientes. Su es­tudio va a arrojar posibilidades para el estudio del cerebro humano y sus po­sibilidades. ¿Había usted sospechado que de una tela de araña puede arrojarse luz sobre la mayoría de las enfermedades mentales que padece el hombre?

Ahora sólo importa que no se maraville demasiado ante las aplicaciones que se nos anuncien de los últimos mo­delos de cerebros electrónicos. En esta ciencia —como en Granada— todo es posible.  Copyright by EP.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GUERRA AL CÁNCER 

 1

40 MIL MUERTES AL AÑO OCASIONA EL CÁNCER EN ESPAÑA

* Mientras se encuentra la droga definitiva, el único tratamiento es el quirúrgico y la radioterapia

¿Puede llegar un día en que parra la Medicina no existan secretos? ¿Estará muy cerca ya el día en que el cáncer pueda ser vencido? Hasta ahora y respecto al cáncer puede decirse que nos encontramos en la   «Edad de las flechas». La estrategia ha de evolucionar todavía mucho, pero no conviene olvidar el gran adelanto que supuso la flecha en un campo de batalla.

Mientras tanto, el número de casos de enfermedad y muerte producidos por el cáncer crece de manera alar­mante; solo en España alcanzaremos este año las 40.000 muertes. Esto da lugar a frecuentes discusiones sobre los conocimientos que actualmente se poseen, con respecto a la naturaleza origen y posibilidades de lograr un éxito curativo. Este éxito no existe todavía, y sin embargo, a cada paso que se da, surgen las especulaciones, el sensacionalismo que sirve de pas­to a la credulidad de las gentes.

   En los últimos decenios, gracias a las investigaciones quimioterapéuticas,  una porción de enfermedades han desaparecido prácticamente de los cuadros patológicos; las medicinas, los comprimidos, las drogas  y vacunas  han sido una buena ayuda para ello. Esto no ha hecho más que exaltar  la esperanza y la ilusión de que nos  encontramos muy cercanos al día en que se descubra una terapéutica y has­ta una prevención del cáncer.

Pero desgraciadamente, advierte el doctor Erich Walter (quien me ha facilitado cuantiosos datos sobre la ma­teria), sabemos demasiado poco toda­vía sobre el origen del cáncer para llegar con lógica y sistema a tener  cierta esperanza de conseguir al me­nos un éxito parcial en esta investigación. Todavía no es posible hablar de esquemas fijos para un buen tratamiento. La estadística social y geográfica del cáncer, su presentación en distintos órganos hacen que sea muy variado e incluso contradictorio.

LOS ÚLTIMOS DESCUBRIMIENTOS DE LABORATORIO

El profesor Etienne Wolff, embrió­logo, profesor del «Collede de France»  acaba de comunicar a la Academia de Ciencias francesa sus últimos descu­brimientos. Durante 37 meses ha culti­vado un cáncer gástrico y durante 16 meses un cáncer de colon en tejidos embrionarios de hígado o de riñón de gallina, que ya habían sido tratados «in vitro». Con ello se pretendía ais­lar las sustancias que provocan el crecimiento del cáncer de las otras sus­tancias que el tumor extrae de esos tejidos. Estas son muy difíciles de identificar cuando el tumor las deriva de un tejido vivo y por eso el profesor Wolff cultivó un cáncer humano sin la presencia de un tejido vivo pe­ro con unos estratos de cierta forma de levadura. Comprobó que así el cán­cer se duplica de tamaño en una semana. Pero en el mismo medio, sin tales extractos, el cáncer deja de subsistir.

¿Qué problema se ha solucionado con esto?

Parece que así se ha simplificado bastante el problema del análisis bioquímico de los factores que determi­nan el crecimiento canceroso. La investigación se enfoca ahora hacia esos microorganismos que se encuentran en los extractos de la levadura. Pero to­do se encuentra aún en período de laboratorio.

Otro profesor francés, Maurice Guerin, director del Centro Nacional de Investigación Científica, que se ha de­dicado durante 40 años al estudio del cáncer ha logrado curar tumores can­cerosos en los experimentos que ha realizado con un generador de campos magnéticos superpuestos, asociados en un sistema de ondas oscilantes de ba­ja y alta frecuencia. El aparato ha si­do ideado por el ingeniero francés Antonio Priore.

Hace unos lustros el cáncer era una enfermedad sin solución. ¿Estamos lle­gando al momento de despejar defini­tivamente la incógnita?

LOS  ÚNICOS  TRATAMIENTOS: EL  RAYO  Y EL ACERO

 Hasta el momento existen dos ti­pos de tratamiento que, según los científicos, han tenido algunas posibi­lidades curativas: el tratamiento quirúrgico y el radioterapéutico.

Alguien había afirmado que existía una guerra entre «el rayo y el acero». Pero no es exacto. Se complementan. Para unos casos es más útil el trata­miento quirúrgico: sobre todo cuando el cáncer —precozmente diagnostica­do— puede extirparse sin dañar otros órganos vitales.

Por su parte, los rayos han evolu­cionado de tal manera, que son aplicables aún a enfermos en estado muy crítico. Ambos tratamientos presentan una desventaja: el daño que sé puede hacer a los tejidos sanos. Pero es aquí donde el tratamiento de los rayos ha logrado una revolución sorprendente desde  que  en  1896  los  descubriera Roentgen.

ETAPAS FUNDAMENTALES DE LA RADIOTERAPIA

Aunque las esperanzas parecen estar hoy puestas en el hallazgo de una droga, sin embargo, la radiación tie­ne por mucho tiempo un importante papel en la lucha contra el cáncer.

Por otra parte, especialistas tan im­portantes como Walter aseguran que el futuro estará en la combinación de la quimioterapia y la radioterapia. Mientras aquella puede ejercer su ac­ción en todo el cuerpo, los rayos se concentran en la zona dañada para evitar su crecimiento y eliminar las células dañinas.

Es importante saber que los rayos se emplearon desde el primer momento para diagnóstico y curación. Un año después de su descubrimiento hay ya informes científicos sobre su efica­cia en el campo de las curaciones en la piel, pero la «dureza» de aquellos rayos no los hacían aún aplicables a la terapia profunda. Desde 1903, todo el afán de la técnica ha sido encon­trar unos rayos con más capacidad y penetración.

A nadie se le podría ocurrir que la alta tensión que se transporta en cables por toda una nación, pudiera ser concentrada en un pequeño tubo pa­ra producir rayos X. Pero estos ra­yos también hubieron de ceder su puesto a los «gamma» y a la radiación de electrones. Los rayos de Roentgen y los «gamma» son análogos en su na­turaleza. Están producidos por muchos isótopos radioactivos artificiales, son ondas magnéticas igual que la luz y el calor. Pero en cambio los electro­nes son una radiación «material» o «corpuscular» constituida por partícu­las elementales cargadas negativamen­te, distribuidas en las órbitas del áto­mo. Con su empleo y en el estado actual de la ciencia se ha conseguido un tipo de radiación de mayor efecto.

LA INVESTIGACIÓN ATÓMICA SORPRENDE A LA MEDICINA

Tres son las formas actuales de la radioterapia. La llamada convencional o con rayos X, con una potencia de hasta 500.000 voltios. La dificultad que ha presentado siempre es que se dañan los tejidos cutáneos sanos al atravesar la piel y ser absorbidos por los tejidos óseos.

La radioterapia recibió su gran impulso de un campo que nada tenía que ver con la medicina: las investigaciones atómicas. Con los reactores nu­cleares v la posibilidad de crear arti­ficialmente isótopos radioactivos, sin conexión con la electrónica clásica, se consiguió el cobalto 60 que emite una radiación semejante a la del radium o rayos «gamma» y equivale a unos tres millones de voltios. Este em­pleo de la energía atómica ha recibido el nombre de «bomba de cobalto» aunque sus usos sean absolutamente pacíficos. Se necesitarían, sin embargo hasta cuatro kilos del escasísimo radium: para conseguir la intensidad de radiación que hoy se consigue con 20 ó 30 tramos de cobalto 60 y a un precio mil veces más bajo.

La bomba de cobalto implicaba un daño mínimo en tejidos y mayor profundidad y penetración de la facilitada al naciente mediante los rayos X. Su potencia puede llegar hasta los cinco millones de voltios.

Pero el último paso se ha conseguido recientemente con el llamado «Betatrón». La bomba de cobalto ya ha­bía conseguido localizar el tumor y en movimiento circular penetraba para evitar la destrucción de otros tejidos. Pero la radioterapia ha conseguido ahora las más altas energías de radiación y otro cambio mucho más fundamental. La bomba de cobalto tiene un espacio de tiempo para su activi­dad. Pierde energía con el tiempo. El «Betatrón» produce él mismo la radia­ción de electrones en lugar de la radiación Roentgen. La curación que proporcionaban los rayos X y los gam­ma la producían los «electrones secundarios» de los que estos rayos eran simple vehículo. Con el «Betatrón» se consigue disparar esos mismos electrones con una potencia de más de 40 millones de voltios. Con esto pueden alcanzar cualquier profundidad y loca­lizar —en movimiento circulatorio— cualquier tumor aislándolo del resto de los tejidos sanos.  Este es, pues, el último grito de la ciencia en el tratamiento del cáncer. En el mundo existen aún pocos apara­tos de «Betatrón», Concretamente en Europa sólo dos. Pero España va a ser el tercer país que lo posea.

Próximo y último capítulo: «ESPAÑA,  TERCER PAÍS  DE EUROPA   QUE   INSTALA   EL «BETATRÓN».EP/ÁREA, 17.6.1965

 

 

 

 

 

 

  2

EL “BETATRÓN” ÚLTIMO ADELANTO EN EL TRATAMIENTO DEL CÁNCER

* Cuesta 22 millones de pesetas y la instalación otros 5 millones

 

 

En el Instituto Nacional del Cáncer, detrás de la Ciudad Universitaria de Madrid, ha comenzado a construirse el Búnker en el que se instalará el más moderno de los aparatos destinados a la lucha contra el cáncer: El «Betatrón». El bunker tiene por misión el evitar el peligro de radiaciones. El «Betatrón» que va a instalarse en Madrid —y que será el tercero de su género en Europa, pues solo existen en la ciudad sueca de Örebro y en Pavía (Italia) — tiene una energía de 12 millones de megavoltios.

En otros lugares existen de 18, 22 y 35, pero sólo aplicados a estudios de física o producción de isótopos experimentales.

40.000 MUERTOS POR CÁNCER

El Instituto Nacional del Cáncer, atiende anualmente  cerca   de   mil consultas y en sus 140 camas han recibido    asistencia    1.350   enfermos. Además de los rayos X y otros aparatos  específicamente   destinados  al diagnóstico y tratamiento del cáncer, el Instituto cuenta con una de las mejores Bombas de Cobalto de Es­paña.

Según los últimos datos, en 1956, 20.000 personas murieron de cáncer en España. Fueron 37.000 los muertos en 1961, y probablemente este año se alcancen los 40.000. Naturalmente, las cifras son alarmantes y ello ha sido la causa de que las autoridades sanitarias decidieran dar el paso trascendental de adquirir el Beta­trón.

-— ¿Qué beneficios se conseguirán con él?

—Para la medicina —me han infor­mado los especialistas del Instituto Nacional del Cáncer— los beneficios son trascendentales aunque para la gente hay que agregar que no es el Betatrón el remedio definitivo contra el cáncer. Por desgracia, to­do lo más que podría hacerse sería prolongar unos seis meses de vida de los enfermos graves.

Y ya es sabido que hoy, la pro­longación de la vida por unos seis meses, puede traer consigo la salva­ción si en ese espacio de tiempo la medicina logra encontrar el remedio definitivo.

 

23 MILLONES CONTRA LA MUERTE

Sólo existe una firma alemana de­dicada a la construcción del Beta­trón. Cuando la casa facilita los ins­trumentos adjunta hasta los planos de la instalación y todas las condi­ciones técnicas. El Betatrón de la Ciudad Universitario saldrá en un tren especial desde Alemania, con ejes intercambiables y llegará hasta el mismo Madrid, a la estación de Las Peñuelas. La instalación  costará 5 millones de pesetas y el Betatrón, 22 millo­nes. El Plan de Desarrollo ha sido el que ha hecho posible esta inversión. El Betatrón va dentro del bunker, o refugio que ha de reunir unas ca­racterísticas especiales por el peligro que podrían llevar consigo las radia­ciones. El que se está construyendo en Madrid tiene unas paredes de 1.65 metros de espesor. En el centro de esta pared lleva una banda de asfalto y el resto es de hormigón, pero un hormigón especial hecho con bariolita o silicato de bario, para que absorba las radiaciones.

El hormigón se hace por primera vez en España. Se creyó al principio que no disponíamos de él y se iba a importar de Francia. Pero re­sultó que el francés era el exporta­do de España. Así pues, se han contratado los servicios de una mina en exclusiva ya que se necesitan nada
menos que 1.000 toneladas de este hormigón. El Instituto de la Construcción y del Cemento, "Eduardo Torroja" es el encargado de examinar cada una de las paletadas que se echen.  

La instalación lleva 12 Km. de ca­bles; el techo tiene un espesor de 1,10 metros más una plancha de 15  centímetros de plomo con un peso  de 32 toneladas. Si no se pusiera esa placa de plomo, el techo habría de alcanzar los 3 metros de espesor. Se ha encargado del montaje a un  físico de la JEN, bajo cuya Inspección se llevarán a cabo los trabajos de instala­ción. El aparato tiene un peso total de 22 toneladas y la cabeza girato­ria del mismo, que se sitúa encima del enfermo, pesa 7 toneladas.

Tres Ministerios hay    implicados, en la traída del aparato desde Alemania: el Ministerio de la Goberna­ción, del que depende la Dirección General de Sanidad que lo solicitó. El Ministerio de Industria y el de Comercio para la importación.

Según me asegura el técnico de la casa Siemens Electromédica, que es la única firma que lo produce en Europa, el aparato podrá quedar perfectamente instalado y listo para su funcionamiento en enero de 1966.

Al mismo tiempo que España, ha solicitado también su instalación la Unión Soviética y dentro de unos años es posible  que funcionen una veintena en todo el mundo.

SE PODRÁ TRATAR EL CÁNCER DE ESÓFAGO

—Los efectos biológicos sobre el tumor —me dicen en el Instituto Nacional del Cáncer— son los mismos que los de la bomba de cobal­to. Pero su mayor potencia les nace tener más intensidad sobre el tumor y con un mínimo daño para los tejidos posteriores ya que tiene lo que los técnicos llaman una gran caída. Es decir que sus efectos no atraviesan el cuerpo.

— ¿Existe algún tipo de cáncer que pueda específicamente ser tratado con el Betatrón?

—Hasta ahora, por ejemplo, el cáncer de esófago no podía ser tratado con rayos. Pero el Betatrón lo consigue. Tanto en este como en todos los que se presenten en tejidos profundos, el Betatrón es el único mediante el cual se podrá realiza una eficaz radioterapia.

— ¿Va a suponer el betatrón, el de­suso de los rayos X y la bomba de cobalto?

—Al contrario, será un elemento de compensación. Para unos casos son más indicados los rayos X y pa­ra otros los Gamma. En los países donde existen los tres procedimien­tos, se siguen utilizando aproximadamente en este porcentaje: los rayos X en un 10 ó 20 por ciento; el Co­balto, en el 50 por ciento y el be­tatrón en el 30 ó 40 por ciento restantes.

En realidad nunca llegarán a sustituirse. Lo que sí es posible que desaparezca es la aplicación del ra­dium, por su costo y mayor peligro. Las experiencias con el Betatrón se iniciaron hacia 1920, pero siempre para estudios de Física. Muy recientemente es cuando se ha podido construir el aparato y los elementos que transformen la electricidad normal en un equivalente a más de 40 mi­llones de vatios. Por eso, el búnker lleva adjunto un gran transforma­dor, que quizá sea el más potente de España.

LA  MÁS  SEGURA  AVANZADILLA CONTRA  EL  CÁNCER

Las experiencias con el Betatrón aplicado a la medicina son todavía muy escasas. De cualquier manera los especialistas en radioterapia aseguran que es el último avance de la técnica y de indudables resultados en el tratamiento del cáncer.

El Instituto del Cáncer ha enviado ya a un doctor a especializarse en el mando del Betatrón a Alemania. Por lo demás, las experiencias en nuestro país son nulas.

En definitiva, el Betatrón permite una mayor garantía sobre los enfermos a los que se aplica. Las dosis son más fáciles de controlar ya que nunca varían, lo contrario que ocu­rre con la bomba de cobalto al ir perdiendo su potencia. Además, en muchos casos va a suplir con gran ventaja el tratamiento por radium en la lengua, piel y tumores superficiales.

Las gestiones que se han hecho han sido prolijas, pero dieron resultado. Tres Ministerios en danza y más de un centenar de personas tra­bajando en la instalación del apara­to médico más costoso del país. Lo lamentable de todo esto es que tan sólo pueda prolongar la vida en la mayoría de los casos. Pero los sa­bios no pretendieron otra cosa con el Betatrón, o no pudieron pretender» la, para ser más exactos. Copyright by EP 18.6.1965

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENTREVISTAS CON…

 

 

 

 

 

1963

 

 

RAFAEL GARCÍA SERRANO,

SU GENERACIÓN Y SU OBRA

 

* La generación de la guerra no renunció a nada, excepto a la paz

* Mis obras no son monotemáticas, pero todas tienen el escenario de la guerra, con ello quiero distraer y explicar

* Así es un hombre de la generación  de 1936

 

 

 Rafael García Serrano es periodista, acaba de cumplir cuarenta y seis años, pertenece a la generación de los que "hicieron la guerra"; tiene un amplio bigote, escaso pelo, unos ojos distribuidos por muchas cosas, unos gestos vivos, en los que se nota, como en sus palabras, que los años lo han introducido en la madurez.

Nació, en Pamplona y ha sido direc­tor y redactor de "Arriba", subdirector de "Arriba España", de Pamplona director de "Haz" y de emisiones de Radio Nacional  para América. Actualmente pilota la revista española de cinematografía "Primer Plano".

Contando a toda prisa, García Serrano ha escrito 14 obras y miles de artículos: desde "Eugenio, o la proclamación de la primavera" (1938), "La fiel Infantería" .(1943)', "Las ojos per­didos" (1958), "La paz dura quince día" (1961), pasando por "Los Sanfermines), hasta «La ventana daba al río", publicada en este mismo año, y sólo por citar  las que han sido más conocidas y sin que tengamos que parar de contar, porque los años y el afán de escribir de Rafael García Serrano no se han gastado todavía y ya tiene en preparación una nueva novela y el "Diccionario para un macuto", del que ya conocen muchos lectores por lo que ha ido publicando en la Prensa diaria.

Entre la selva de sus libros, el autor debe preferir alguno, incluso hasta quizá otro tenga reconcentrado su despre­cio. Se lo pregunto.

—Puede que el libro que me guste más sea "Los ojos perdidos", y el que más quiera "La fiel Infantería" por su desdichada y absurda peripecia. Hay, hay efectivamente uno que prefiero olvidar, incluso por pose,  pero a cambio de no olvidarlo yo, la gente no tiene ni idea de él.  Es un libraco de versos, mí primer libro; algo fatal.

Uno creía, por las polémicas escuchadas que el libro que el autor quería olvidar era "Eugenio, o la proclamación de la primavera". Pero no, ahí está "Eugenio" con su Juventud y su ga­llardía. 

UNA GENERACIÓN: SU REALIDAD Y SU LITERATURA-. Cuarenta y seis años puede ser la edad serena para soportar la retahíla  de preguntas de los que vienen detrás. A las generaciones de hoy les interesa cómo, porqué, para qué dieron sus pasos los de generaciones anteriores. García Serrano perteneces a un momento preciso y crítico en la última Historia de España: la generación de la guerra, de los alféreces provisionales, la de quienes hoy ocupan puestos de responsabilidad en el país como políticos, hombres de empresa, pensadores, padres de la­milla. ¿Cómo piensa hoy esta genera­ción?    

—Se le conoce como encuadrado en la generación de 1936. ¿Es cierto?

-Sí; así se le llama, aunque etiquetar cronológicamente a las generaciones puede dar lugar a errores.

—¿Cómo ha sido esa generación y qué aportaciones ha hecho a España?

—Es la generación de la guerra, la que no renuncia a nada, excepto a su paz. Ha sido y es una generación, no sólo de grandes sacrificios, sino de grandes sacrificados. Quiso más que ninguna. Hi­zo mucho y siempre le pareció poco lo que hacía. Su capacidad para superar desengaños y amarguras es increíble. Nunca fue muy comprendida.

— ¿Qué diferencias ha tenido con la generación precedente  y con la actual?

—Fundamentalmente, más generosa que su antecesora. En cuanto a las di­ferencias con la actual, es posible que estén más en la circunstancia vital que en cosas verdaderamente esenciales. Ahora está de moda decir que la gente de hoy es muy frívola y que  no vale para nada. A  mí esto me parece injusto. Supongo que lo que hace falta es proveer a los jóvenes de su aventura, y en estas condiciones casi todos son iguales.

—De cualquier modo, ¿qué cree que ha aprendido la gente de hoy de aque­lla generación, o de qué le es deudora?

—Nada; no ha aprendido nada, como es de reglamento. Tampoco le debe nada, porque los que vienen después tienen automáticamente derecho a todo lo que pudieron hacer los que vinieron antes. Eso de la contabilidad generacional, no lo he entendido nunca.

—Su generación interesa a España no sólo por su ideología, sino por sus hombres. ¿Cuáles" son los más representa­tivos? ¿Los que ocupan puestos polí­ticos? ¿También los otros?

MANOLETE,    GENERACIÓN DEL 36.- La respuesta es amplia, casi diríamos que con dimensiones epopéyicas. Los mejores, los más representativos de esa generación, piensa García Serrano que son… los que murieron. Pero no, no es totalmente exacto.

— Basta echar una miradita a los pe­riódicos para saberlo. Como indicativo elegiré, por ejemplo, el mejor periodis­ta de mi generación: Ismael Herráiz. No es por presumir, pero mi generación ha dado tipos muy buenos en todo. Manolete, pongo por caso, era de mis quintas. Y muy poca más edad de­bía de tener aquel "fuísta" que ahora anda de general del Ejército rojo creo que por  Manchuria.

— ¿Cómo ve a la juventud que ahora tiene treinta años, que apenas conocieron sus gestas y ahora va a poner mano en la vida española desde puestos de responsabilidad?    

-—Soy profesionalmente confiado. Y, además, confío mucho en la gente joven, aunque no sea más que porque siempre tiene más posibilidades de rectificar sus errores que la gente vieja. Ojalá  sea una generación con suerte.             

 Me gustaría hablar de España, de la visión actual y futura que  esta generación tiene  de España  y sus hombres. Pero ya aquí asoma la ironía de Rafael  García Serrano, que prefiere la suges­tión irónica a las palabras llanas.

— ¿Qué puesto ocupa España en el mundo actual?

- Su puesto de siempre, en el extremo sudoeste de Europa, aunque a juzgar por el verano que ha hecho, quizá la hayan cambiado de sitio.

- ¿Qué será España en un futuro próximo en el concierto de las naciones?

- ¿Qué concierto?

- Es verdad. Quizá debía preguntar sobre este endiablado "twist" o "bossa-nova".

IRREMEDIABLE PROPIETARIO

—Volvemos al hombre y a  su obra. Usted ha hecho una obra. ¿Está definida? ¿Qué ha pretendido? ¿Qué pro­yectos tiene?

—Mi obra no está hecha. Lo que hay de ella sí que es bien definido. Preten­do entretener y explicar. En cuanto a proyectos, el único que tengo es ver si puedo acabar de pagar un piso que tuve que comprar sin la menor gana de ser propietario.

—Se ha dicho que sólo ha escrito li­bros sobre el tema de la guerra espa­ñola. ¿Es para usted una acusación o un halago?

 —Sí, casi  todos mis libros son así. Pero no son monotemáticos. Se trata de un solo escenario—la guerra—, en donde se levantan los temas políticos, sociales, amorosos… Pero, además, es­cribo sobre esto para compensar a otros que no escriben y con el deseo de que quede algo en el lado nacional. Vamos, que no parezca que sólo escriben bien los vencidos.

RETRATO FINAL INSTANTÁNEO.- A un hombre—quizá también a una generación—acaban por definirlo o perfilarlo mil detalles en miniatura. Ahí van las anécdotas de este periodista:

— ¿Qué tabaco fuma?

— Rubio; pero ahora, como siempre, estoy intentando dejarlo. Lo habré he­cho unas ciento y pico de veces.

- ¿Su baile ?

—El "riau-riau" de las vísperas de San Fermín.

— ¿Música?

—Confieso que las marchas militares. El oírlas me ponen de buen humor.

- ¿Su "hobby"?

— Colecciono soldaditos de plomo.

— ¿Qué libro lee ahora?"                                                                          

— “Glosas a la ciudad", de Ángel María Pascual, un asombroso escritor de mi generación, muerto hace años.

— ¿Masticó alguna vez chicle?

—De niño le di bastante al chicle, y luego, siempre que he viajado en avión, no tanto por los oídos como porque masticando se disimula mejor que uno sabe que va montado en un pedazo de hierro.

— ¿Qué película le ha gustado más últimamente?       

—“Tutti a casa", italiana, tanto por razones artísticas como porque es un perfecto testimonio histórico, incluso con algunas cosas como de leyenda.

— ¿Cómo distribuye su día?

—Madrugo mucho y escribo a mi gus­to a Primera hora. Por las mañanas voy a "Primer Plano". Y por la tarde leo y escribo.

— ¿Usa corbata en el verano?

—Generalmente, no. Y en cuanto puedo evitarla, no me la pongo ni en otoño, ni en primavera, ni en invierno.

Efectivamente, Rafael García Serrano lleva una camisa "polo" azul, sin cor­bata, chaqueta "sport" y en la solapa la estrellita de alférez provisional.

MADRID, Diario de la noche. 23.10.1963

 

 

PADRE FÉLIX GARCÍA, ¿FUTURO ACADÉMICO?

* Poeta, investigador y autor de más de 30 libros

* Preocupado por la estéril inquietud de nuestro tiempo

 

De la orden de San Agustín, ha sido el padre Félix G. un escritor bastante conocido por estar cerca de intelectuales y hombres de letras. A muchos de ellos los asistió como padrino de sus bodas, junto a  otros estuvo a la hora de su muerte. Y al margen de ello, ha sido un escritor preocupado por su tiempo y sus gentes. Últimamente se dedicó a publicar artículos incisivos preguntándose  por el papel de los profesionales en el mundo actual. Ante el rumor de suceder en la Real Academia al doctor Eijo y Garay, he requerido su atención para preguntarle:

—En su conjunto, ¿le inquieta nues­tra sociedad más por su forma de pen­sar o precisamente por lo que no piensa?

—La sociedad actual no peca por fal­ta de pensar y de inquirir, sino por con­vertir su pensamiento en inquietud es­téril y por pensar con inconsecuencia y no pocas veces para su propio daño. En cambio, encuentro que el pensa­miento cristiano se ahonda y se perfi­la más cada día y vuelve a inspirarse en la clara fuente de la tradición para ponerse al día y mirar a un futuro mejor.

—Como escritor, ¿por qué escribe esos artículos y deja al margen los es­pecíficamente literarios o los de biógra­fo o investigador?

—En realidad puedo decirle que es­cribo según los temas más urgentes que nos trae la realidad cotidiana, Y alter­no los artículos de tipo moral o social con los literarios y exegéticos según lo reclaman las circunstancias.

—¿Se considera usted un escritor mayoritario o minoritario? ¿Piensa incluso que esos términos son exclusivistas?

—Yo oreo que ningún escritor, a no ser los dedicados a la investigación pu­ra, científica o erudita, puede conside­rarse minoritario. Cuando se escribe en diarios y revistas de gran circulación, entonces se escribe para la mayoría. Si se hace en revistas especializadas y de menos circulación, entonces es lógico que sea para una minoría más prepa­rada.

Pregunto al padre Félix García por su obra, sus preferencias. Titubea, no se decide a la elección:

—Sin mucha seguridad en mí mis­mo podría aventurar estas preferencias: de mis libros de versos acaso tenga predilección por "Palabras interiores"; de los en prosa, no quisiera dejar a un lado "A través de almas y libros" y "Semblanzas y paisajes"; de mis trabajos críticos de ediciones clásicas, pre­fiero "Obras completas castellanas de fray Luis de León"; de entre los co­mentarios a escritores clásicos, me que­daría con "San Juan de la Cruz y otros ensayos"; de las diversas traducciones realizadas, "El espíritu de la liturgia", de Romano Guardini, y "El bien del matrimonio", de San Agustín. Eso es lo que salvaría, de primera intención, de entre los treinta y dos, o acaso más, libros publicados.

—¿No se olvida de alguno?

—Por lo menos, no quisiera olvidarme de "El retorno al espíritu".

MISIÓN  DEL ESCRITOR: VIVIR LA  REALIDAD.- Más de 32 libros es todo un cargamento de letras, pensamientos, posturas, intenciones y realidades. Estamos an­te un escritor. Por eso es obligatorio  preguntar cómo piensa qué debe ser el escritor de hoy.

—El escritor, en general, instalado en  nuestro tiempo, debe, come es lógico vivir e interpretar nuestra tiempo con estilo y sensibilidad, con penetración y viveza, con aire y arte para llegar y ganar a los hombres de hoy, que es lo que pretende todo escritor que viva la • realidad de hoy. El erudito y el inves­tigador también, a su modo, lo qué pretende es la actualización del pasado.

    -Desde él punto de vista religioso,   el escritor de ahora ¿está más intere­sado por este tema o quizá más ilustrado solamente?

—No cabe duda de que hoy lo  que  más apasiona y tienta al escritor, en ge­neral, es el tema religioso, con toda su   problemática enorme y trascendente. E interesa vivamente no sólo al que es religioso  de pensamiento y en  la prác­tica, sino también al que vive marginalmente a las prácticas religiosas. El escritor de hoy,  incluso el profano, está mucho más ilustrado en cuestiones religiosas que el de hace unos decenios, y no digamos que el del siglo pasado, que de religión apenas sí conocía unos cuantos tópicos o unos conceptos bur­dos. Bastaría observar en confirmación de ello—es decir, del interés por lo que es cultura religiosa—la cantidad de li­bros de toda índole, de exposición pro­funda o de simple exposición,  que tra­tan de problemas morales y religiosos, y el interés excepcional que despierta la marcha del Concilio, tanto en lo que se refiere al orden dogmático como en el litúrgico y moral.

Cree el padre Félix García que las  letras están influidas sinceramente por este espíritu religioso, quizá por una especie de exigencia íntima de buscarle a   la vida actual, en tensión y disparatada, un sentido y un fundamento. Pero lo importante es que ya no se puede con­fundir lo religioso con lo “piadoso” o "devoto", como ocurría antes.

CONOCIÓ DE CERCA A ORTEGA, BAROJA, MARAÑÓN...

—Usted conoció de cerca a las gran­des figuras de nuestra última historia del pensamiento y la literatura. ¿Cómo era Ortega, Baroja, Pérez de Ayala, Gregorio Marañón...?

—En los grandes hombres y gran­des españoles que usted me cita yo ad­miraba muchas cosas. Tratados de cerca, se descubría en ellos muchos más valores que los reconocidos públicamente. En Ortega, extraordinario en tantos as­pectos, yo admiraba la magia incompa­rable de su palabra; en Baroja, su sinceridad, a veces desgarrada: en Pérez de Ayala, su cultura extensa y profun­da, la agudeza de su pensamiento; en Marañón, su capacidad humana, su bondad  sin límites. Y en todos ellos, su sentido de los valores trascendentes.

Buen conversador - tan bueno como escritor— la conversación continúa so­bre la "generación del 98", los llama­dos "nietos" del 98, del tema de la generación y los grupos de escritores...

EL LENGUAJE EN EL BANQUILLO. UN POSIBLE ACA­DÉMICO

—Como posible académico de la Lengua, ¿quiere definir cómo ve el lengua­je  que actualmente utilizamos los es­pañoles?

El lenguaje literario actual ha ga­nado, sin duda, en riqueza, en expresividad, en ritmo, en variedad. Hoy se escribe, por los que saben escribir, un lenguaje rayano en la perfección. Hay, en cambio—-y eso es lo lamentable—, una anarquía, una deformación, una vulgaridad e incorrección en el lengua­je corriente y en el publicitario que asusta. En el lenguaje hablado impera el barbarismo impuesto por la inedu­cación y el "gamberrismo". Las nove­las traducidas son, en su mayor parte, disparataderos del idioma. La radio nos proporciona cada día -aparte sus sec­ciones serias en que intervienen gentes de formación literaria—su sesión de frases hechas, de tópicos, de muletillas y de "improvisaciones" que no tienen desperdicio. Los doblajes del cine nece­sitan de vez en cuando un peinado o un escardado de mano dura. Y de la tele­visión, tan eficaz y tan inmediata, ya se ha dicho y repetido lo suficiente. To­do el esfuerzo que se ponga en todos los órdenes para lograr el mayor adecentamiento y nobleza del lenguaje, será siempre merecedor de todo elogio y acogimiento.

Pues esto es todo. Ahí está el hombre, su forma de pensar, el peso de su obra, que habrá de contar,  y la perspectiva de un sillón académico. Se nos quedaba en el macuto una pregunta muy de acuerdo con los artículos últi­mos del padre Félix García.

- Si mañana tuviese que escribir un artículo, ¿qué preguntaría usted?

—Pues es posible que se me ocurriera preguntar: "Y de los interviuvadores,¿qué?"                                                                                                                       

—Pues, reverendo padre, de los interviuvadores, ya lo ve, esto. Poca cosa  y muchas gracias. MADRID Diario de la noche, 11 de noviembre de 1963

 

1964

 

 

 MONSEÑOR RUBIO,  JOVEN Y OBISPO

* “Hay en estos momentos un problema abierto, agobiante, áspero para nuestra  juventud

 

A primera vez que llegué a  Salamanca tenía 15 años. No se me ha borrado, desde entonces, su re­cuerdo. Son las primeras pa­labras que le escucho a mon­señor Mauro Rubio Repullés, recién nombrado obispo de Sa­lamanca.

Se trata de un hombre jo­ven, que llegó maduro al sa­cerdocio. Su vocación nació a los 22 años de edad. Había na­cido en Montealegre del Cas­tillo, Albacete y fue en 1941 cuando ingresó en el Seminario. En 1948 ya era sacerdote y Robregordo (Ma­drid), su primer destino.

—Allí permanecí por tres años. Luego amplié estudios en la Universidad Gregoriana de Roma y a mi regreso fui nombrado Consiliario Nacional de la Juventud Obrera Cató­lica.

También desempeñó el doc­tor Rubio una cátedra de Teo­logía del Seminario Hispano­americano, de Madrid, duran­te diez años. En 1959, fue nom­brado Consiliario Nacional de la Juventud de Acción Católi­ca y posteriormente profesor del Instituto de Pastoral de la Universidad Pontificia de Sa­lamanca.

Desde entonces ha permane­cido muy vinculado a esta ciu­dad universitaria tanto por su profesorado como por su ac­ción apostólica. Es monseñor Rubio Repullés un hombre de una madura juventud, reposa­do, con esa espléndida vir­tud que es la alegría.

Cuando intenté ponerme en comunicación con él, hablé primero con su madre, por te­léfono. Le di mi enhorabuena por el nombramiento de su hi­jo, a los 45 años, como obispo de Salamanca,

— ¡Imagínese la alegría que es para una madre tener un hijo obispo!— fueron sus palabras.

Durante muchos años don Mauro  ha estado en con­tacto con gente joven. Es un tema que le gusta.

—Hay en estos momentos un problema abierto, agobiante, áspero para nuestra juventud: me refiero a la emigración, tanto si se trata de la marcha al extranjero, como al éxodo rural hasta las grandes capi­tales españolas.

Monseñor Rubio, sin embargo, no debe, no pue­de ser pesimista: cree que este problema puede abordarse y se abordará a fin de dar una clara solución a tantos proble­mas morales, sociales y huma­nos como la emigración plan­tea.

— Yo creo  que la juventud vive de espaldas a la Iglesia ¿es así?

La pregunta es quizá dema­siado rotunda y general. El señor Obispo la recoge con se­renidad e incluso como quién tiene ya destreza consumada:

— No; toda la juventud con­serva, más o menos oculta, la fe cristiana. La gran masa de la juventud quizás esté muy influida en sentido negativo por el ambiente materialista general y la despersonalización característica del mundo ac­tual.

Al lado de esto —agrega el obispo Rubio —, es maravilloso comprobar la pre­sencia del minorías, muy abun­dantes—valga la paradoja— con fe práctica para la vida entera, doctrina y afán apos­tólico.

— ¿Hay diferencia, sr. Obis­po, entre la juventud de ayer y la de hoy?

—La juventud de hoy —con­testa con reposo—se manifies­ta con más inquietud en todos los campos con menos tiempo para todo y con la preocupa­ción de su futuro. Existe la gran incógnita del mañana; es curioso que ese porvenir pre­ocupa hoy mucho más que an­tes. Y mientras se prepara ese futuro, son bastantes los que quedan desplazados de la pro­fesión que hubieran deseado. Pero en conjunto, es una ju­ventud más valiosa que la de ayer y en cuanto se sitúa ante el mundo de la religión lo ha­ce de una manera más cons­ciente. Los jóvenes de hoy son como más viejos, como más maduros, que los de ayer

Está visto que en la juventud de nuestro tiempo se ha operado un cambio notable por su preocupación del futuro y su lucha constante por el pre­sente. Hay una savia nueva en la vida de la sociedad. Por eso nos interesa saber la opinión de un nuevo Obispo, sobre la iglesia que lleva XX siglos de existencia.

-La Iglesia es eternamente joven, se renueva incesante­mente. En estos momentos con­ciliares la Iglesia dará pasos de gigante. Tiene especial impor­tancia, en nuestros días, la claridad que se está haciendo en el tema de ¡os laicos en la Iglesia con su doble misión de evangelización y consagración, de todas las estructuras temporales.

—Por último, monseñor, una pregunta un tanto comprome­tedora: ¿Cree que la Iglesia necesita Obispos jóvenes?

—Depende de lo que se en­tienda por joven. Hay jóvenes que son viejos, y ai revés. Na­die podrá poner en duda que el Papa actual es un hombre joven. Lo que la Iglesia nece­sita siempre es que quienes la sirvan como Obispos puedan darle lo mejor de "su alma, de su cabeza y de su corazón, en cualquier edad o circunstancia.  EP/EL FARO DE VIGO, 19.7.1964

 

 

DOLORES MEDIO, ESCRITORA

+ Premio para una maestra

+ La vida cotidiana de una escritora asturiana en Madrid

 

Dolores Medio acaba de obtener el Premio Sésamo, de cuentos; Un premio literario de los más cotizados. Dolores Medio es ya una figura conocida. De cual­quier forma, el motivo nos da excusa para colarnos en su casa y preguntarle:

— ¿Unos cuantos datos, personales?

—Nací en Oviedo. Siempre fui una niña inquieta.

A los cinco años ya escri­bía cuentos, y a los doce, una novela larga, que, afor­tunadamente, no se pu­blicó.

— ¿Estudios?

—En la Normal del Magisterio de Oviedo. Vine a Madrid a cursar Pedagogía, encontró que la Facultad estaba cerrada. Estudié en la Escue­la Superior de Educación.

— ¿Ejerciste?

—Sí, durante muchos años, en Nava (Asturias). Pero, por lo visto, mis mé­todos pedagógicos eran de­masiado revolucionarios.

— ¿Tu primera novela enserio?

 —«Nosotros los Rivero», que obtuvo el Premio Nadal en 1952. Pero el primer premio literario fue el Concha Espina, de cuentos, en el año  1945.

-¿Qué haces ahora?

—Escribo. Continuamente leo, escribo; esa es mi vida. Y siempre esperando, no sé bien qué, pero esperando.

— ¿Qué escribes ahora?

—El segundo y tercer te­mor de «Los que vamos a pie». Como sabes, el primer tomo ya se ha publicado con el título «Bibiana». Escribo colaboraciones para periódi­cos y una novela corta para niños.

—Nos introducimos en el mundo del niño. El Premio Sésamo que te han premia­do, ¿es de asunto infantil? 

—Lo es, pero no para niños, sino que tiene como protagonista a un niño. Me interesan esas edades en que se despierta a la vida.

— ¿Qué es el cuento in­fantil?

—Yo he escrito un libro para niños: «El milagro de la noche de Reyes». Si quieres que te responda, el cuento infantil es lo más difícil de escribir; porque hay que encerrar ilusión, romanticismo, sencillez.

- ¿Por qué te interesa lo infantil?

—Porque soy maestra; esa es mi verdadera  vocación.

—Define al maestro.

—Uno de los cuatro personajes más importantes  en la vida del país, junto con el sacerdote, el periodista y el verdadero político.

— ¿Qué es la escuela?

—Para mí, la basé total de la sociedad y de la verdadera democracia: allí se
inicia la educación fundamental del hombre. Una educación rodeada de mitos, si se quiere, pero que luego, despojada de lo accesorio, ha de ser quien  salve al hombre en el futuro

—¿Escribes algo para el niño?

—Sí; quiero escribir una novela corta basada en un programa    de radio    «Los formidables». De aquel niño que dicen que robó un mo­nedero y el maestro lo per­donó. El maestro, desde lue­go, no es «formidable», por­que el gesto de perdonar al niño implica un sentido de culpa en éste, y eso es antieducativo.

—¿La obra a la que guar­das más cariño?

—«Diario de una maes­tra».

—¿La que menos te ha gustado?

-  "El  pez sigue flotando".

-¿La que más te ha costado escribir?

—«Nosotros los Rivero».

—¿Son autobiográficas tus obras?

—No. Un poco la primera y el «Diario de una maes­tra». Pero en el resto no existe nada de autobiografía.

 SERVICIO, Sindicato Nacional del Magisterio. 1964

 

 

DELGADO BOGAEERT, MINISTRO DE REPUBLICA DOMINICANA

+ Tras la rebelión de Santo Domingo

* El comunismo se adueña del país y fusila al grito de ¡al paredón!

 

 Rogelio Delgado Bogaeert, hasta hace poco ministro de Educación de Ia República Dominicana, se en­cuentra de paso estos días por Madrid. El momento por el que está pasando la República Dominicana nos ha hecho llegar hasta él para recabar alguna información sobre la situación actual del país.

-A mi entender, la rebelión, en sus orígenes más que a móvi­les puramente políticos—me dice el doctor Rogelio Delgado— pudo haber obedecido a problemas económicos. La situación de mi país, desde el punto de vista económico es muy crítica. Existe un gran desempleo y una enorme restricción monetaria lo que ha producido mucho malestar. Quizá, naturalmente, se hayan mez­clado ios problemas políticos, ya que los partidarios de Bosch siempre continuaron luchando por la vuelta al poder del presidente constitucional. Las últimas noticias nos informan que el comu­nismo se ha apoderado de la situación y se está fusilando como se hizo en Cuba al grito de las turbas: ¡Paredón! ¡Paredón!

El doctor Delgado Bogaeert, como el resto de los miembros del Gobierno actual de la República dominicana, no es político. Están, respaldados por el ejército, pero ni son militares, ni per­tenecen a partidos políticos. En concreto, el doctor Delgado ha sido maestro y agregado cultural de su país en España, antes de llegar a la cartera de Educación.

— ¿Qué opinión tiene usted so­bre el presidente Juan Bosch?

—Fue elegido libremente y por una gran mayoría de un 60 o 70 por ciento. Sin embargo, el día del golpe de estado, apenas si hubo reacción más que por parte da la extrema, izquierda, que desarrollaba su ideología con entera libertad. Esto produjo en ellos una enorme decepción y fue precisamente el partido del «14 de junio», que no votó en las elecciones de Bosch, el que se levan­tó en las montañas hace aproximadamente año y medio.EP. 1964

 

 

MARTÍN VILLA, DEL SEU A LA POLÍTICA SINDICAL

 

MADRID.- (especial para "DIARIO DE LAS PALMAS". — Martín Villa, el nuevo presi­dente del Sindicato Nacional del Papel y Artes Gráficas, me recibe en el que hasta ahora ha sido domicilio social del Sin­dicato del Papel, Prensa y Artes Gráficas. Ahora la Prensa ha formado sindicato aparte.

—Hasta ahora he estado dedicado a una política juvenil.
Puede decirse que es ahora cuando me incorporo decididamente
a la política del país, a través de un Sindicato que tanta conexión
tiene con mi propia profesión.        

Rodolfo Martín Villa, natural de Santa María del Páramo (León), es un hombre joven que no puede ocultar sus 29 años: Y su profesión es la de ingeniero industrial. Nos sentamos a dialogar, casi al siguiente día, después de su toma de posesión del Sindicato. Martín Villa es de palabra fácil y precisa rápidamente ios conceptos. Me asegura que. es enemigo de pontificar y que, desde luego, no tiene vocación ninguna de profeta para hablar sobre el Sindi­cato al que se incorpora.

DE LA UNIVERSIDAD A LAS ARTES GRÁFICAS

—En este momento —me dice- no soy más que un hombre que ha pasado de la política universitaria a la política de la Organización Sindical, en una rama que creo muy importante para el país. Pero no caigamos en el tópico de querer hacerlo más importante que ningún otro.

El nuevo presidente del Sin­dicato Nacional del Papel y Ar­tes Gráficas no ha ejercido nunca su profesión de ingenie­ro. Tan pronto aprobó la últi­ma asignatura se incorporó a la vida política en la que venía actuando desde hacía  tiempo como Jefe de Distrito Universi­tario de Madrid, desde 1958 a 1962. En esta fecha fue nombrado jefe nacional del SEU, hasta julio de 1964, en que aca­ba de cesar.

—No puedo conocer actual­mente los problemas fundamen­tales que pueda haber en el Sindicato. Como español medio, conozco algunos de estos proble­mas. Pienso que puede hacerse una interesante labor, sobre todo, tan pronto como se adapte un método qué está en el tér­mino medio entre la libertad planificada del Plan de Desa­rrollo y los Planes Quinquenales; Se trata de la llamada "ac­ción concertada". Mediante ella muchos de los problemas que hoy tienen las industrias de Ar­tes Gráficas y los fabricantes de papel, podrán' desenvolverse mucho mejor.

 Para Rodolfo Martín Villa el Sindicato —que ha sido separado de la Prensa y con ello se ha hecho más homogéneo— desempeñará un papel importante en la industria del país. Y es esto lo que le ilusiona en el momento actual. - Cree que la formación   profesional es algo que ha de incrementarse grandemente en las Artes   gráficas. Además  tiene una importante misión cultural a través de la publicación de libros.

Pero a cada instante, vuelve a repetir que no quiere ponti­ficar, que ni a su edad ni a su actitud le va lo dogmático. El pretende,   hacerse    cargo     del Sindicato, ponerse en contacto con los industriales y producto- res y desde abajo comenzar a trabajar. Repite   esto   muchas veces   y   hay que convencerse. En cuanto hablamos de conve­nio colectivo, modernización e importación de maquinaria,   el nuevo presidente del Sindicato me promete   una   información exacta, pero dentro de unos meses.

EL  S.E.U.,  POSIBILIDAD  PO­LÍTICA  DE LA JUVENTUD

—Su vida política hasta ahora la ha desarrollado en un mar­co exclusivamente universitario, joven. ¿Cuál ha sido su experiencia?

—Creo que es la única posibilidad de formación política para la juventud. Es innegable. Mi experiencia incluso ha sido mucho más rica en otros puestos, que en la jefatura del SEU.

—Desde ese puesto de observación, ¿cómo ve a la juventud, universitaria española?

—Creo que vive muy preocupada por su formación profesio­nal. En fin, creo que se estudia más, pero a la vez, es razonable que más difícilmente se preocu­pe de los deberes comunitarios.

—¿Cree que la juventud de hoy no respondería ante una llamada semejante al 36?

—Pienso que sí. Pero como esa llamada no existe —vivimos los 25 años de paz— tampoco la juventud vive en esa actitud de hace más de veinte años. Hoy  se está evolucionando en todos los terrenos —me continúa diciendo—, yo mismo he de dejar el SEU porque ya no pertenezco a esa juventud que va empujando, que es nueva.

En, cuanto a la preocupación profesional del estudiante, el periodista se ha interesado por la opinión del nuevo presidente del Sindicato con respecto a la capacitación profesional de la Universidad hoy y la absorción de profesionales universitarios por parte de la sociedad.

El tema es complejo y muy distinto. Quizá para, las necesi­dades actuales, todavía la Uni­versidad no capacite totalmen­te a los profesionales. En cuan­to a la sociedad, existe ya un movimiento  de desarrollo muy fuerte   y   una gran revalorización    del   titulado.   Por todas  partes puede decirse que  vivimos momentos de esperanza. EP. 24.7.64.

 

 

 

FERNÁNDEZ SORDO, PRENSA, RADIO, TELEVISIÓN Y PUBLICIDAD

* Hay que darle vitalidad  a las leyes

 

MADRID.—(Especial para DIARIO DE LAS PALMAS).— El nuevo Sindicato de Prensa, Radio, Televisión y Publicidad ha surgido cuando la madurez del tiempo lo ha per­mitido y exigido. Su nuevo Presidente es el hasta, hoy delegado provincial de Información y Turismo en Asturias, don Alejandro Fernández Sordo. Hombre vinculado a diversos cargos políticos del Movimiento, primero como jefe de distrito del SEU, Jefe lo­cal del Movimiento, en Oviedo, Vieja Guardia y antiguo concejal del Ayuntamiento de Oviedo. * El señor Fernández Sordo es abogado en ejercicio y profesor adjunto de Derecho Adminis­trativo de la Universidad de Oviedo además de profesor ti­tular de Derecho Sindical y Cor­porativo de la Escuela Social.

Después de veinte años en la Vicesecretaría de Educación Po­pular en Oviedo y en la Delegación de Información y Turis­mo, los temas relacionados con la información le son especialmente familiares.

—Creo que este Sindicato —me explica— es nuevo, no so­lo por la fecha de su creación sino por su mismo contenido. Es una especie de Federación de Sindicatos, me decía Solís días pasados. Es cierto ya que todos coinciden en la misma fi­nalidad informativa y en la profesionalidad.

Cree el señor Fernández Sor­do que es éste el gran momento en que ha aparecido con enor­me pujanza la conciencia de profesionalidad en los medios de información. Ahí está el Estatuto del Periodista y la pró­xima Ley de Prensa.

—Pero como yo no soy de los que cree —agrega— en la vara mágica de la disposición impresa, lo que  tendremos   que , tratar es de darle vida a todo esto.

EL TRABAJO DE  TODOS.- Hay algo que está constante­mente en primera fila de la conversación, es una especie de estribillo del que está persuadido el Presidente del nuevo Sindicato.

—Mire, aún no puedo hablarle de los problemas sustanciales que tiene planteados y a los que va a enfrentarse este Sindi­cato. Sería presunción por mi parte. Sí sé una cosa; que esto va a ser labor de todos los profesionales. Es decir, yo iniciaré una serie de contactos, pero no como principio, sino como esencia de este Sindicato.

La autencidad que todos los profesionales pongan en ello se­rá el resultado de este nuevo sindicalismo.

Para don Alejandro Fernán­dez Sordo, es muy importante convencerse de que la empresa que integra esta familia sindical es de índole muy diversa a otras. Las empresas periodísticas no lo son exclusivamente por su ca­rácter económico; implican una finalidad distinta. Pero   a   su vez, quienes integran la empre­sa de la información —propie­tarios o directivos y- productores— son en muchos casos pro­fesionales. Están unidos en los mismos intereses. Esto junio al bagaje cultura de los componentes, hace que se pueda hacer un sindicalismo efectivo, nuevo y que sea una especie de modelo para otros sindicatos.

UNA GESTIÓN PARA TODOS

—Pero mi trabajo siempre estará ceñido —agrega el nuevo presidente— a la coordinación de intereses. Lo que yo haga se­rá una labor de gestión. No soy yo el que determinará los cauces por donde hemos de ir, si­no ios profesionales.

— ¿Cree que habrá  alguna vez interferencias de actividades con las Federaciones de Prensa?

—No, en absoluto —me contesta rotundo— y no las habrá porque todo ello sería, perjudi­cial para nosotros". “Nosotros estaremos para cooperar con las Federaciones, para llevar hasta su realización fiel esa concien­cia de profesionalizad nueva.

— ¿Realmente cree usted que es hoy el momento de este Sin­dicato?

—Sí. Hoy se unen los profesionales del periodismo, hoy han surgido las grandes agencias de publicidad. Es el sindicato de hoy y el que puede dar todavía la medida de la vitalidad del Sindicalismo español, abierto a los momentos más interesantes de las profesiones.

En definitiva, aquí tenemos a un hombre totalmente persuadido de que el sindicalismo ha de comenzar por los sindicatos, un hombre de despacho abierto que no reconoce en sí otro valor que esa voluntad de coordinación y diálogo. EP. 27.7.64

 

1965

 

VICENTE PASTOR, ¡TORERO!…

* Por primera vez en el sanatorio de toreros

* Tuvo una cogida espantosa: la cornada de sus 87 años

* Cinco cogidas en su vida, pero esta es la más peligrosa

 

El próximo 30 de enero cumplirá Vicente Pastor 87 años. Si hiciéramos una en­cuesta y preguntáramos al hombre de la calle por un tal Vicente Pastor, nos asom­braría comprobar que pocos conocían ya al que fue famo­so espada. Así es la gloria, don Vicente.

Lo pensaba esto mientras lo contemplaba en la habita­ción número cinco del Sana­torio de los Toreros, postrado en el lecho, bien arropado hasta la barbilla Por prime­ra vez en su vida, don Vicen­te Pastor ingresa en el Sanatorio de Toreros.

— ¿Es que nunca le cogió el toro?

— No, hombre, es que en mis tiempos no existía el sanatorio.

Está contento porque el urólogo le ha dicho que no necesita operarse. Al princi­pio se creyó que era cosa de próstata.

—Pero para unos días esta­ré en mi casa.

Vicente Pastor tiene los ojos muy vivos, casi inquie­tos. Cuando el fotógrafo le dice que le va a tirar algunas fotos, el viejo torero anima su rostro con un esfuerzo, pero no se da cuenta que la boca la tiene demasiado apretada.

—Maestro, usted se ha visto con grandes morlacos, ¿cuántas cogidas ha tenido en su vida?

—Cinco. Cinco veces me cogió el toro, pero yo creo que esta de ahora es la peor. Es la cogida de los años.

Habla Vicente Pastor con dificultad, como susurrando las palabras. La verdad es que nunca fue muy hablador. Aquí en el sanatorio se pasa los ratos en silencio. Junto a él su sobrina, la que siempre lo acompaño. Han llegado muchos periodistas. Recuerdan su gloria pasada.

— ¡Hay que ver!, como yo pienso —me dice la sobrina— que ahora vienen más que cuando él toreaba. También vienen los amigos.

Y los amigos se sientan junto a la cama, le cuentan co­sas y Vicente pastor los escucha en silencio con su cara de enorme bondad.

LOS MILLONES DE DON VICENTE

—Don Vicente, si usted toreara ahora, ¿cuántos millones tendría en cada bolsillo?

No se casó este torero fa­moso por su valentía, por su bondad. Vive con su sobrina allá por la madrileña calle de Embaja­dores y es un asiduo contertulio del Círculo de Be­llas Artes.

Ha hecho un gesto impre­ciso, ha levantado las cejas y luego:

— ¡Qué se yo! Tendría lo mismo que los demás. Ni más ni menos.

Es modesto. Pero eso sabe­mos que no se lo han dado los años. Siempre fue así.

—¿Sigue usted de Cerca la Fiesta, maestro?

—Sí, voy todavía a los to­ros. Me gusta.

—¿Y qué diferencia encuentra usted entre ayer y hoy?

—Pues ninguna. Ahora hay buenos toreros, como enton­ces.

Pero el que viene al quite en este memento es un ami­go:

—Lo que había entonces era más toros que ahora. Más to­ros de estos que les pasan a lo toreros por la cintura. En­tonces no se arrimaban, los pitones pasaban por la bar­billa. ¡Aquello eran toros! ¡Y por eso había más cogidas!

—Don Vicente ¿qué hace cuando está bien de salud?

—Poca cosa. ¡Ay, estos años! Me levanto tarde y después de co­mer me voy al Círculo de Be­llas Artes. Allí estoy toda la tarde.

—Bueno, pero ¿de qué ha­bla usted? ¿De política?

Hace un gesto en el que se le concentran todas las palabras que no pronuncia. Viene a decir algo así: "Que no, hom­bre, que no, a mí eso de la política ni me va ni me viene No me interesa para nada. Ja­más he hablado de esos asun­tos.

Yo le entiendo, le sigo en su leve discurso verbal y mental. Se le trasluce. Pero insisto:

—Entonces, ¿de toros? ¿Dis­cute sobre los toros y los toreros?

—No. Eso es el público que no entiende el que discute, yo no me enfado. Ni ahora, ni cuando estaba en el ruedo y la gente se enfurecía.

Puede uno dar fe de ello: este hombre no ha podido en­fadarse nunca, lo proclaman sus ojos. Pero para confirmar­me, se lo preguntó a su so­brina.

—No, él ha sido siempre un hombre muy bueno con su fa­milia y muy leal y callado. Nunca le he oído un grito.

Está comprobado que Vicen­te Pastor pertenece a otra época, hasta a otra estirpe… 

—Yo hablo poco y, en el Circulo, pues estoy oyendo a los demás. Allí veo a Miguel Ligero, a  Pedro Escartín, a mucha gente, todos muy buenos amigos.

No tiene más preocupación este hombre, un poco acobar­dado ahora en el sanatorio,  pero con la pequeña espe­ranza de que le dejen mar­char a su casa y volver a asis­tir cada tarde al círculo de Bellas Artes y más adelante poder asistir a los encuentros del Real Madrid.

—Mire usted, es lo que sien­to, que no puedo ahora ver los partidos.

Forofo de fútbol, contertu­lio de artistas, altos funciona­rios jubilados, don Vicente Pastor, "El Soldado Romano" decano de los toreros españoles ha sido cogido esta vez, dando una larga torera en esta plaza de su existencia. Contra los 86 largos años hay pocos antibióticos, pero hay mucha esperanza.

- ¡Suerte, maestro!  Y que Dios nos la reparta a todos. EP / EL FARO DE CEUTA.19.10.1965

 

 

 

DELGADO, MINISTRO DE BOSCH  EN DOMINICANA

* Demasiada  democracia después de la dictadura De Trujillo

 

El ex ministro de Juan Bosh me habla, como quien se quita un peso de encima del que fue su Presidente en Dominicana. Mire,Bosch desciende de catalanes, es un gran escritor; de una enorme facilidad de palabras y que llegaba, digamos, con gran rapi­dez a la mente de los pobres y al pueblo en general. Siempre les hablaba con parábolas y despertaba una gran simpatía. Es un idealista demócrata y me parece que mi país no estaba prepara do para tanta democracia como él quería que existiera.

— ¿Quizá la larga influencia del régimen de Trujillo?

- Los treinta y tantos años de dictadura férrea han influido mu­cho. Por otra parte, se ha repe­tido constantemente una frase fatal: que no se había derramado suficiente sangre, Había muchos que pedían más enérgicas re­presalias contra los partidarios de Trujillo. Todo esto ha desconcertado mucho al país.

Cuando fue derrocado el doctor Bosch, se formó un triunvirato con los doctores Emilio de los Santos. Ramón Tapia Espiral y Enrique Tavares Espasillat.

—De tendencia moderada y podríamos decir que de derechas. Poco después renunció don Emilio de los Santos, como conse­cuencia del levantamiento en las montañas. Se nombró al doctor Donald Reid Cabral. Luego re­nunció don Ramón Tapia Espiral y se nombró al doctor Ramón Cáceres Troncoso y por último renunció Tavares Espasillat, sin que fuera sustituido.

—En cuanto a Reid Cabral, ¿qué tendencia era la suya?

—Como la de todo el país, moderado. Claro que ya no se sabe que son las derechas y que son las izquierdas porque todo está influido. Desde el primer momento tuvo el apoyo de los Estados Unidos. Creo que es un buen individuo, con magníficas intenciones y entregado de lleno al trabajo.

Donald Reid Cabral es abogado y copropietario de una agen­cia de coches.

- ¿Cuál ha sido realmente la postura del ejército?

—Un caso curioso: se dice que gracias al ejército Bosch consi­guió su abrumadora mayoría de votos. Pero luego lo encontraron muy débil con la extrema izquierda y ellos impulsaron su caída.

PROBLEMA   NACIONAL: LA   AGRICULTURA

—¿Cuál es el problema nacio­nal más importante que tiene planteado su país en estos últi­mos años?

—Sin género de duda, como le he dicho, el económico. No sé el dinero que los Trujillo y sus amigos sacaron del país. Pero piense que se dice fueron unos ochocientos millones de dólares. Y esto en un país con tres millo­nes de habitantes representa una sangría de consideración alar­mante. Nuestra fuente de riqueza es la producción de azúcar, café, cacao y tabaco que exportamos a los Estados Unidos y otros países europeos. Es decir, que la agricultura es nuestra fuente de riqueza. Pero últimamente ha habido una enorme sequía y ello ha desfavorecido al Gobier­no, al igual que el precio del azúcar que hoy se cotiza a la mitad de lo que se pagaba el año pasado.

EXISTÍA TOTAL LIBERTAD.- Comparativamente con otros países de Centro y Suramérica, la República Dominicana tiene una de las rentas más elevadas. Pero me asegura el doctor Del­gado que a sus problemas eco­nómicos hay que sumar el de la educación. Alrededor del 60 por ciento son analfabetos. Existen dos universidades, una estatal y otra de la Iglesia con 6.000 uni­versitarios.

Por otra parte, hay un gran desnivel social, pese a que con el Gobierno actual  se habían dado pasos muy importantes.

—Desde la caída de Trujillo, los sueldos de los obreros habrán subido en un trescientos por cien.

— ¿Existía actualmente libertad en su país?

—Había absoluta libertad de expresión. Únicamente no podían ejercerla los partidos de extrema izquierda. Pero la demasiada libertad ha sido en contra del Go­bierno, que ha sido muy critica­do. Por otra parte, hay unos cuatro o cinco partidos políticos muy fuertes como son el: Re­volucionario Dominicano (par­tidario de Bosch), el partido Re­formista, que dirige el ex - presi­dente Joaquín Balaguer, el Libe­ral Evolucionista (que dirige uno de los que tomaron parte en el ajusticiamiento de Trujillo, Luis Amiama Tió), la Unión Cívica, que fue el principal opositor de Bosch y el Revolucionario Social cristiano. Y quizás unos 5 o 6 más.

SE NECESITAN HOMBRES DESINTERESADOS.- Internacionalmente el país es­taba en las mejores relaciones con sus vecinos y con la O. E. A. Los problemas con Haití se estaban arreglando y sólo se te­nían rotas las relaciones con Cu­ba. Bosch había desenterrado la lucha de clases y enfrentado a negros con blancos y por ello al­gunos lo tacharon de comunista.

— ¿Esperaba usted esta rebelión en su país?

—Sabía que existía ese males­tar, pero no la esperaba. Creo que hemos dado un paso atrás. Me apenan las muertes y la pér­dida económica que todo esto va a suponer.

El doctor Delgado fue de los fundadores y primer presidente de la Asociación de agregados culturales americanos y filipinos en España. Tiene una enorme preocupación por los problemas educacionales.

- ¿Cómo cree que evolucionará la República Dominicana?

- Sin  estar allí, es difícil saberlo. Creo que los norteameri­canos habrán desembarcado por las razones que ha dado John­son. Yo tengo fe en mi país y creo que merecemos mejor suer­te, aunque sea repetir una frase muy usada. Nos hacen falta un grupo de personas desinteresa­das que quieran trabajar por el país. Y creo que ese grupo puede encontrarse sin derramamiento de sangre. EP/DIARIO DE PONTEVEDRA, 4.5.1965

 

 

 

 

 

 

ADIÓS SEÑOR PRESIDENTE

DON ESTEBAN BILBAO (86 AÑOS) PRESIDIÓ DURANTE 22 LAS CORTES ESPAÑOLAS

* Podría figurar entre los cinco españoles más cordiales

* Su momento más emocionante: al pronunciar el discurso de la sucesión a la Jefatura del Estado.

 

Si los muchachos de nuestro Bachi­llerato estudiasen hoy preceptiva oratoria, uno de los personajes a los que tendrían que dedicar especial atención sería a don Esteban Bilbao y sus discursos. Si  se escribiese un libro sobre las diez personas más simpáticas de España, apuesto a que el marqués de Bilbao Eguía ha­bría de figurar entre los cinco pri­meros.

He ido a las Cortes Españolas—uno de los edificios más suntuosos y dig­nos del viejo Madrid—para que el que ha sido hasta ahora su presidente me contara algo sobre su vida. Un día llegaron los representantes de una productora de cine pidiendo que se les abrieran las puertas del Congreso para filmar una escena en la que se viese a un diputado salir del recinto.

— ¡Qué disparate!—dijo don Esteban Bilbao—. ¿Cuándo se ha visto que un diputado salga por esa puerta?

Efectivamente, por la escalinata de la carrera de San Jerónimo no sube más que el Jefe del Estado. Y esto en la apertura de la Legislatura. Sin embargo, hoy, don Esteban Bilbao ha salido con este periodista de EP y su colega gráfico, José Cuadrado, precisamente para dejarse hacer un par de fotografías cerca de los leones fun­didos con el hierro de los cañones moros.

A la una de la mañana, su automó­vil llega diario y puntualmente a las Cortes. Don Esteban baja con presteza, se toca el ala del sombrero y penetra en el edificio mientras es­cucha el taconazo del policía arma­do. Hay un revuelo por los pasillos: el conserjes—uniforme azul y el ga­lón dorado—van abriendo puertas:

—Buenos días, señor presidente.

LE FALTA TIEMPO PARA ESCRIBIR SUS MEMORIAS.- El señor presidente, cuando llega a su despacho, ya viene con medio trabajo realizado. Todavía allí le espe­ra un buen montón de correspondencia y una serie de visitas.

— ¿Y qué quiere que le cuente de mí? —me dice el presidente, que se conserva a sus ochen­ta y seis años con una agilidad sorprendente—. Todo lo que puedo con­tarle se ha escrito en la Prensa. La última vez que vino a verme un perio­dista estuvimos dos días hablando.

—¿Y no está usted escribiendo sus Memorias?

— ¡Pero si no tengo tiempo! Me las han pedido varios editores, pero no puedo. ¡Y mire usted que tendría co­sas que contar!

No ha perdido su sonrisa un solo instante. Como disponemos de poco tiempo, yo no hago más que ensar­tar  preguntas. Don Esteban escucha e inmediatamente contesta el dato exacto.

—Sí, la memoria me funciona muy bien. No estoy enfermo de nada. Ha­go vida normal y como frugalmente.

—Bueno, me han dicho que le gus­ta mucho la "rabada".

Ahora se ríe de buena gana este hom­bre sencillo, amable y cordial.

—Sí, me gusta muchísimo comerla en la plaza de toros. Pero mi esposa siem­pre le advierte a mi secretario cuando salgo de viaje: "¡Que no coma rabada!"

— ¿Cuál es su comida normal, señor Presidente?

—Por las mañanas, cuando regreso de misa, un poco de café con leche. Al mediodía nunca salgo de la sopa, pes­cado y carne; lo que yo digo, que no salgo de "sota, caballo y rey". Y por la noche, un plato de verdura y un va­so de leche.

—Don Esteban, usted viene a las Cor­tes por la mañana y casi todas las tardes, ¿cuándo se divierte usted?

— ¡Oh!, eso es algo que tiene poco lu­gar en mi vida. Mire usted, hace más de cuatro años que no he ido al teatro ni al cine. Sólo alguna que otra vez, los domingos paseo con mi esposa por el Retiro. El sol y yo  somos poco amigos; no nos vemos apenas.

Las vacaciones de verano las pasa en la villa de Durango, de la que es natu­ral su esposa, doña María Uribasterra. Allí tiene una biblioteca casi tan esplén­dida como en su casa de la calle Al­fonso XII, frente por frente al Retiro.

El secretario me dice: "Yo no he vis­to un hombre que se divierta tanto como don Esteban, con los libros y la mú­sica. Esa es su vida."

UNA   FOTOGRAFÍA   DE   1915.- Cuando he llegado al despacho de su casa ha comenzado a buscar unos pa­peles:

— ¿Ve usted cómo tengo el despacho? ¡Si es que no tengo tiempo para nada! ¿Cómo quiere que escriba mis memorias?

Allí veo discos de Mozart y Beethoven. Colecciones de política, diccionarios. Cuadros dedicados. Uno de ellos, del Papa Benedicto XV.

—Lea, lea usted la fecha; eso es lo importante.

Me lee él mismo la dedicatoria, tras calarse unas diminutas gafas. Es la bendición del Papa, a él y su esposa, como agradecimiento a lo que ha trabajado en favor de la Iglesia. Está fecha­da el 17 de septiembre de 1915.

—iFíjese! Ya entonces había yo tra­bajado por la Iglesia.

Lo dice satisfecho, pero sin vanidad, sin engolamiento. Lo mismo que cuando me cuenta toda su vida política, sus primeros años de sufrimiento, tras ha­ber conseguido dos licenciaturas—Dere­cho y Filosofía—y haber abierto su bu­fete.

Fue tradicionalista y lo sigue siendo. Desde joven comenzó a formar ruido en España por sus ideas. De 1910 a 1911 fue procesado tres veces por su campaña, contra la Ley de Asociaciones y Con­gregaciones religiosas. Su vida política había comenzado en 1904, en que fue elegido concejal en Vitoria.

—¿Cuál ha sido el momento más emo­cionante de su vida, don Esteban?

— ¡Hijo mío!—es su expresión cor­dial—. Han sido muchos. Podríamos comenzar a hablar y no acabaríamos. Creo que guardo tres recuerdos: uno, la de­fensa como abogado, de un alcalde de un pueblo, de Vitoria, acusado de ho­micidio y al que logré salvar. Hay otro momento que nunca podré olvidar: mi discurso en el que hoy se llama Teatro Calderón, de Madrid. En las plateas es­taban grandes oradores del momento: Vázquez de Mella, Cambó, Juan de la Cierva, don Antonio Maura... Fue el 27 de marzo de 1920, y allí expuse muchas de las ideas que luego se han hecho rea­lidad: la Iglesia "Madre y Maestra", el Sindicato mixto, legislación protectora para el trabajador.  El discurso fue muchas veces interrumpido para aplau­dirme.

MUY BIEN, BILBAO, MUY BIEN.- —En su periodo al frente de las Cor­tes Españolas, ¿tiene algún recuerdo de especial emoción?

—Sí: el 7 de junio de 1947, cuando pro­nuncié el discurso sobre las normas pa­ra la sucesión en la Jefatura del Es­tado. Aquel día estaba muy preocupado. Más que otros días, y sepa usted, que yo, que he andado en tribunas toda mi vida, siempre me preocupo antes de hablar. Aquel día temblaba; era un verdadero momento histórico. Perdí todo el mie­do en cuanto empecé a hablar. Y fué un éxito: los quinientos procuradores, puestos en pie, aclamaban a Franco.

Don Esteban parece que todavía hoy vive aquel momento. Luego han venido muchos trabajos rutinarios, muchas le­yes. Su recompensa: haber llegado a su edad al frente del máximo Organis­mo legislativo de España y conservar las palabras que Franco le dijo al día siguiente de su célebre discurso.

—"Muy bien, Bilbao; muy bien", me dijo Franco.

Y esas palabras no se le borran de la mente. Don Esteban se conserva ágil, tiene mucho nervio. El secretario me dice:

—Yo no he visto una persona tan bon­dadosa como él. Apenas se enfada nun­ca; aunque es un poco distraído, no deja un día de dictarme su Diario. Des­de hace dieciséis años.

Los ratos más tranquilos para don Es­teban y su esposa es cuando vienen a visitarles sus sobrinos.

—No tenemos hijos, pero nuestros so­brinos nos hacen pasar muy buenos ra­tos. Sobre todo, los más pequeños, por­que los mayores, al saber que su tío es presidente de las Cortes, ya me mi­ran con demasiado respeto.

Cuando hemos llegado a su casa nos dimos cuenta de lo que a este hombre le gustan los pequeños. Allí, en el por­tal, estaba el hijo del portero. Lo acari­ció con ambas manos y le preguntó por el colegio; luego sacó una moneda y se la entregó. 

La charla sigue. Llegamos al descan­sillo:

—Esperen al ascensor. El quinto man­damiento es no matar, y conviene que no se maten ustedes, que esto es un quinto piso.

Así es de sencillo, cordial y efusivo este hombre, que durante tantos años ha estado en la Presidencia de las Cor­tes Españolas.  (EP / Diario Madrid, 4.10.1965)

 

 

 

JOSÉ MARÍA RODERO,

* Actor más por obligación que por devoción.

* Hubiera preferido ser cualquier cosa antes que actor.

 

Las carteleras del teatro Español anuncian una obra basa­da en el libro del «Buen Amor»: «Quién quiere una copla del ar­cipreste». José María Rodero —a él le disgusta que se le llame don José María— es el protagonista. Fue también el protagonista de la novela de Rudyard Kipliag «En tinieblas» para la televisión.

SOLO ELIJO LAS OBRAS QUE ME GUSTAN .- —No es necesario que ponga ninguna ficha mía. Soy ya de­masiado conocido del público y podrían creer que es una toma­dura de pelo. Basta solamente con que ponga: «José María Ro­dero, el protagonista de «La he­rida luminosa», «El concierto de San Ovidio», «Calígula», «El ca­ballero de las espuelas de oro», son quizá las mejores obras que he interpretado en los últimos años.

José María Rodero —muy correc­to y elegante en su manera de ves­tir y en sus gestos— es un hombre nervioso e inteligente. Su conversación es fluida pero peca a veces de concisa. A uno le gustaría escucharle hablar en largos parlamentos, como en esos monólogos  que a veces hemos visto en escena. Es difícil. Según él, los papeles tiene que estudiarlos mucho. Tiene  retentiva, pero mala memoria. Al  día siguiente es capaz de olvidarse de lo que aprendió.

NO ACEPTO LAS  TARIFAS DE TELEVISIÓN.- Le pregunto si para él es igual  hacer teatro que televisión. Casi  se muestra conforme.

—Verá, la televisión es algo intermedio entre el cine y el tea­tro. No encuentro gran diferencia  ni  dificultad  especial.   Es cierto que los actores preferimos tener  delante  al  público,  pero esto no quiere decir que no hagamos tan bien la televisión como el teatro. De hecho, los buenos actores de teatro han demostra­do que pueden hacer buena tele­visión. El inconveniente está en que   generalmente   se  da  poco tiempo para ensayar y aprender. Ya sé que técnicamente es im­posible  dar más. De cualquier manera, yo exijo mi tiempo, aun­que sé que siempre exijo poco.

 Están esperando para volver a escena. José María Rodero parece mucho más joven de lo que es, aunque realmente sea un hombre joven, esa es la verdad. Pero sus facciones le permiten hacer toda­vía de galán joven.

—Y si tuviera pelo, mucho más joven todavía. Tengo dos hijos. Bueno, no diga más que eso que tengo dos hijos y que he te­nido una suerte enorme con ellos. Pero no diga más, ni la edad que tienen, no vayan a creer que soy más viejo de lo que soy.

Es esposo de la actriz Elvira Quintilla, y se le nota cara de sa­tisfacción cuando habla de su fa­milia.

Volvemos al tema de la televi­sión.

—Realmente no soy partidario de prodigarme mucho en televisión. Esta es una de las causas por las que no trabajo mucho allí. Pe­ro otra es que no acepto sus ta­rifas y así se lo digo. Sin em­bargo, tenga presente que no he tenido inconveniente alguno en trabajar, cuando a mí me ha gus­tado la obra, gratis. Porque quie­ro a televisión, que conste. Las obras de televisión que recuerdo con más satisfacción personal son tres monólogos de Armiñán. Uno es este de los que se van a examinar, sí, «El opositor». Y luego, «Un payaso» y «Un negro». Eran muy buenos. He tenido suerte en las cosas que me han ofrecido, me han gustado.

—Usted me ha dicho que no ha­ce sino aquellas cosas que le gus­tan, ¿cuáles son sus gustos?

—Me gusta lo dramático, lo que no sea demasiado simple, aquello que mire hacia el inte­rior, que presente dificultad. Lo que no me puede gustar es repe­tir un texto. Eso lo sabe hacer cualquier español, que para eso todos somos unos actores feno­menales. En este sentido recuer­do que en mi vida de teatro, las mejores temporadas son las que pasé con Tamayo. Como persona y como organizador me satisfizo plenamente. Yo personalmente no soy partidario del director, aunque no puedo quejarme y por llevar mis años de teatro todos me dejan bastante libertad de acción.

—¿Qué obra escogería usted per­sonalmente para interpretar?

—Ninguna. Por propio gusto no haría teatro. Lo hago más por deber que por vocación, so­bre todo en estos últimos años. Ahora, si me ofrecen una obra y reúne las cualidades que an­tes le he dicho, no dudaría en interpretarla.

—Entonces, ¿qué haría usted por propio gusto? Es decir, ¿cuál sería su ocupación favorita?

—Me gustan los trabajos ma­nuales. Leer es una pasión. Pero sobre todo, la caza.

—¿Y lo hace con frecuencia?

—El cazar no puedo, por mi trabajo. Hay una cosa que yo echo mucho de menos en mi vida: cantar. Me hubiera gusta­do mucho poder hacerlo. Pero no sé absolutamente nada. EP /  INFORMACIONES, 22.11.1965

 

 

 

GONZÁLEZ RUANO, OTRA VEZ CASI CADÁVER

* "Esto es muy pesado, todos los años me muero una vez".

* Está a punto de salir su próximo litro: "Mis queridas mujeres"

 

TRES días lleva sin escribir Cé­sar González Ruano. Tres días enfermo de gravedad, des­pués de un ataque fuerte de asma complicado con neumonía. El famo­so escritor ha estado una vez más a las puertas de la muerte.

—Sí, también esta vez ha ido en serio —me dice desde su lecho, to­davía con el rostro muy blanco y los ánimos muy decaídos. Menos dolorosa que el año pasado, pero más fuerte. La verdad es que esto es muy pesado, todos los años me muero una vez.

Le recuerdo que hace algunos años él pronunció una conferencia
en el Colegio de Médicos de Mur­cia bajo el título: «Mis enfermedades»…

—Sí, es cierto, lo recuerdo. Y ya ve, entonces yo tenía menos enfermedades que ahora. Estoy asustado. Yo estoy mal de los pulmones y de los bronquios por tanto fumar. No me encuentro bien.

Lo cierto es que César González Ruano es cada año protagonista de una entrevista muy seria con la muerte. Quizá un día nos entere­mos sin previo aviso que ha muerto.

«MIS QUERIDAS MUJERES»

Acaba el escritor de deshacer su casa de Cuenca. 31 habitaciones de complicada y nutrida decora­ción van a encerrarse en su piso de la madrileña calle de Ríos Ro­sas. Si alguien pretendiera un día hacer inventario sumarísimo de cuantos cacharros, objetos de arte, libros y extraños utensilios se en­cuentran en casa de don César, sin la menor duda necesitaría diez o doce tomos abultadísimos para re­gistrarlo todo. Allí lo he encontra­do en su habitación, en una cama policromada de estilo catalán, en cuyo respaldo se alzan dos colum­nas doradas, cabezas de ángeles ta­llados, cristos mutilados, iconos y rodeando toda la habitación, bus­tos, cuadros, fotografías dedicadas: Alfonso XIII, Jean Cocteau, Azorín...

Habla el escritor con cierta difi­cultad pero sin haber perdido su tono rotundo, fuerte y autoritario Acaba de marcharse el peluquero y sobre la cama tiene los periódicos del día.

—He hecho vida normal hasta hace unos tres días. Me dio el ata­que estando en una visita. Ya en estos últimos días estaba un poco cansado, me notaba mal. Pero no creí que iba a ponerse la cosa tan oscura.

—De todas cuantas cosas le ro­dean, ¿qué es lo que más sentiría dejar?

Lo piensa un instante, se pasa la mano por la barbilla y esboza una sonrisa:

—Creo que de todo esto, lo que más sentiría dejar es el café. Pero el café como local. Aquí en mi casa no he escrito nunca ni un sobre.

Con González Ruano se perderán muchas cosas en España: el escri­tor semibohemio que gusta ro­dearse de objetos extraños: desde tallas antiquísimas, cuadros valio­sos, cestas para la pesca de la langosta, maniquíes de dimensiones naturales de guerreros japoneses hasta unos seis mil libros, todos ellos perfectamente ordenados.

—¿Qué libro tiene entre manos?

—Se va a editar la segunda edi­ción de «La memoria veranea» Y uno nuevo: «Mis queridas mujeres».

—¿Qué mujeres son esas?

—Todas. Es una recopilación de cuanto he escrito sobre las muje­res.

DON CESAR Y LA FAMA.- González Ruano tiene un criado en casa que le abre a uno la puer­ta y sale hasta el ascensor y se des­pide con una reverencia. Y un ma­yordomo. Una época entera de la literatura y el periodismo se encie­rra en González Ruano.

—¿Cómo pasará usted a la his­toria de la literatura?

—Hombre, creo que muy mal.

En medio de su gravedad, toda­vía se atreve a tener humor. Luego me dice que no lo sabe, como tam­poco sabe si un día la Real Academia dispondrá de un sillón para él. Ha escrito varios libros y algunos centenares de artículos. De todos, el que lo ha dejado más sa­tisfecho ha sido «Mi medio siglo se confiesa a medias» (que son sus memorias).

—¿Y la televisión? ¿Qué le ocu­rrió a usted en la televisión?

—Aquello no era para mí. Me pu­de observar y vi que quedaba como un palo. Y es una pena porque lo pagaban bien. Pero no resultó. Por otra parte, yo he trabajado muchos años para conseguir una fama. La televisión la da, pero es de dos fi­los. Si tomo un taxi, de cada cien, diez taxistas saben quién soy porque me han leído. La televisión au­menta hasta 50 el número de los que me conocen. Pero no porque me lean, sino que dicen: «Este es el tío de la tele». Y la verdad, no me­rece la pena.

No se le puede molestar más. Cé­sar González Ruano estuvo al borde del colapso, casi el definitivo. Ahora, desde la cama, irá ordenan­do la colocación de la casa. Un pro­blema difícil. Porque ¿dónde va a colocar esas «sacras» que hemos visto en el pasillo? ¿Y ese dorsiano angelote con los brazos articulados?...

Pero González Ruano está aún en el extraño y caprichoso reino de su casa. Copyright by EP /  El Heraldo de Aragón. 17.10.1965

 

 

 

HANS-JOACHIM PHILIPP

* Periodista alemán

* Recorre España en busca de sus hombres, arte y religiosidad

 

Recientemente escribía Miguel Deli­bes que había recogido la opinión en Alemania de que allí las nuevas gene­raciones se preocupan poco de escribir. Los que quieren ganar dinero lo pue­den hacer en cualquier parte; pero que buscarlo a través de la literatura y el arte resulta siempre más problemático. Acaba de pasar por Madrid en su detenido recorrido por la mitad de la Geografía española—un joven periodista y escritor alemán, de esos, sin duda, que tratan de hacerse difícil la exis­tencia a través del arte y las letras. Se llama Hans-Joachim Philipp y es­cribe para diversos periódicos católicos. Entre tantos hombres importantes —desde ministros a actores, pasando por todas las gamas—como ponen su presencia en la veraniega y variopinta España, quizá no revestiría un interés demasiado notable el entrevistarse con uno de estos visitantes—un hombre en el umbral de la madurez, nació en 1927—si no tuviera para el lector espa­ñol algo más emotivo: H-J. Philipp, periodista católico, escribe principalmente sobre temas españoles en los periódicos alemanes. Su opinión actual sobre alemanes, españoles, cató­licos y Prensa resulta ya más cargada de interés.

Lo primero que pido a Philipp es que haga su propia presentación: en un castellano lento, matizado y expre­sivo va explicando que nació en Alfeld an der Leine. Su padre desapareció en la guerra, en 1944. Su madre le pudo ayudar a estudiar el Bachillerato; pero al ingresar en la Universidad tuvo que ayudarse trabajando primero con los célebres editores Matthias-Grünewald-Verlag y luego de portero en un cine de Mainz. Marco perfecto para estudiar Filosofía, Historia y Literatura (espe­cialmente Kafka, Carossa y Büll). Lue­go estudia Historia y Filosofía de las Artes con el hombre más impuesto en arte español de Alemania: Heinrich Lützeler. Al terminar sus estudios tra­tó de ponerse a trabajar.

—Para el intelectual, el universitario, ¿es fácil el trabajo en Alemania?

— ¡Oh, sí! Cuando su padre es cono­cido y persona de influjos. Pero si usted no tiene esos influjos, entonces es tan difícil como en cualquier otro país. A mí me interesaba el periodismo, pero los sueldos que me ofrecían eran de­masiado bajos: 160 marcos al mes, es decir, lo que puede costar un traje y menos que el alquiler de una habita­ción. Pero al fin encontré mi puesto en un periódico católico. Allí escribía so­bre asuntos ascéticos. Actualmente es­cribo sobre todo en «Echo der Zeit» y «Das Wort».

— ¿De qué matiz ideológico son estos periódicos?

—Católicos.

—Entonces, hábleme de la situación actual de la Prensa católica en Alemania hoy

—No conviene engañarse; aunque yo sea periodista católico he de reconocer que existen muchos periódicos de la Iglesia, pero que su influencia es muy pequeña. Suelen ser malos periódicos. Tenemos un Congreso cada año, y es algo que nos preocupa. La Prensa ca­tólica fué prohibida por Hitler; pero, después de la guerra, los ocupantes aliados permitieron la salida de perió­dicos de todas las tendencias. La Pren­sa católica data de mil novecientos cuarenta y cinco o mil novecientos cua­renta y nueve. Su fondo de noticias se nutre del servicio de Prensa K. N. A. Casi cada diócesis tiene un periódico; pero los de mayor tirada y presenta­ción son el «Ruhrwort», de Essen, la región minera y el de Aachen. Como semanario, es inmejorable el «Der Christlicher Sonntag», pero minorita­rio, para intelectuales.

—El periodismo ¿refleja la situación del catolicismo alemán?

—Quizá. El catolicismo alemán tuvo su momento difícil en la guerra. Luego, la nueva juventud entró con ideas nuevas—quizá muy influenciadas de Francia/—sobre la misa, la comunión, el movimiento litúrgico. A ello ayudó la  gran personalidad de Romano Guardini y un conjunto de obispos jóvenes y abiertos: Dópfner, arzobispo-cardenal de Munich, voz muy potente del Con­cilio; el obispo de Münster y el de Essen, Franz Hengshach, que entre los mineros ha conseguido un fuerte movimiento católico. Sin embargo, ahora, la gente prefiere ganar dinero. El ca­tolicismo se va diluyendo.   

Y Philipp hace un movimiento con las manos como si tocase un piano a veloz ritmo.

—La riqueza alemana ¿ha perjudicado al catolicismo?

—Sí, en algunos aspectos. En otros, no. Por ejemplo, el diez, por ciento de los impuestos es para la Iglesia. Como esto es demasiado dinero, se han levan­tado muchas parroquias y existe un ar­te eclesiástico moderno muy avanzado. Pero el dinero particular ha disminuido el ansia por la búsqueda de Dios. Se vive demasiado cómodamente para preocuparse por la espiritualidad.

-¿Existe hoy algún movimiento religioso en su país como contrapeso a ese materialismo?

—Sí, los grupos minoritarios de Equipos de Nuestra Señora. Es impor­tado de Francia. Son pequeñas reunio­nes de matrimonios en torno a un sacerdote. Se hace meditación y luego cada uno ora públicamente en nombre de todos. He encontrado estos grupos en Cataluña, pero en ningún sitio más de España.

—Alemania siempre tuvo un catoli­cismo bien fundamentado por su con­tacto con el protestantismo: ¿En qué situación se encuentran hoy católicos y protestantes?

—El protestantismo se desvanece en el pueblo. Sus teólogos buscan el con­tacto con la Iglesia, pero el pueblo no. Según hablé con un inglés camino de Toledo, en Inglaterra se dan hoy mu­chas conversiones. No así en Alema­nia. Se es católico por tradición: en los pueblos del Sur, esta tradición se va haciendo materialista y hueca. En cam­bio, en el Norte hay más profundidad. Los intelectuales arrastran a la gente de educación hacia el catolicismo vivi­do profundamente. El mundo obrero ocupa un lugar aparte. Puede decirse que su situación es similar a la fran­cesa.

Hans-Joachim Philipp escribe prefe­rentemente sobre España y ahora ha recorrido Cataluña, Zaragoza, Guadalajara, Madrid, Toledo, Ávila, El Escorial, Valle de los Caídos, Salamanca, Burgos, Valladolid...

LE INTERESA ESPAÑA POR…

— ¿Por qué le interesa España?

—Es un país muy difícil y mi pro­fesión periodística y mis estudios de arte me han presentado siempre a Es­paña con un gran atractivo lleno de contrastes. Me he interesado y he es­crito sobre Goya, el Greco, Rivera; los pintores clásicos españoles usan mucho el negro, el marrón y el amarillo. Visi­tando España he encontrado que estos colores son los de la tierra y los hom­bres del país; he tenido una gran im­presión al ver a las mujeres vestidas de negro en tantos pueblos y ciudades. Y las tierras pardas y el amarillo del rostro de los hombres. Velázquez es la realidad. En Goya, lo oscuro invade la realidad. En «Don Quijote», el pueblo es metafísico y ve una realidad metafísica que  es más real que la misma tie­rra. No sé, estoy trabajando con estas  teorías.

—¿La pintura moderna española que más le interesa?

 —Los tres más modernos del mundo: Picasso, inabarcable; Dalí, el Quijote de Port Lligat, con el que he te­nido una curiosa entrevista, y Miró, el primitivo. Los tres pintores son com­prensibles desde que se pisa tierra española.

— ¿Qué literatura española le intere­sa y qué se conoce en Alemania?

—Se conoce poco. Más que a nadie, a Ortega. Luego, Unamuno, Madariaga, Lorca, el «Santhi Andía», de Baroja. Y de literatura actual. García Hortelano y Gironella.

La conversación se hace ahora más improvisada, más cordial. El periodista alemán dice que nos visita porque le interesa el catolicismo español y la vi­da social de nuestro país. Buen amigo de España, buen escritor sobre España, sus lectores alemanes van a tener aho­ra más cabal conocimiento de nuestros libros, nuestros cuadros, los hombres y las cosas de España. A Philipp no le ha interesado—-como a tantos turis­tas—e sol, las playas, los precios. Hu­biese ido a otros países. Han sido las gentes, la historia, los museos, las igle­sias y catedrales las que pusieron en movimiento a un hombre joven, grue­so, con tres maletas, dos cámaras fo­tográficas y unas alforjas, con todo lo cual tiene que hacer malabarismo en nuestros trenes para desplazarse por la Geografía española.— MADRID, Diario de la Noche. 2.10.1965.

 

 

CON…

ANTONIO MARÍN

* Le falta una pierna y es profesor de baile flamenco

* De su academia han sido alumnos Mariemma, La Chunga y El Güito

 

Para visitar a Antonio Marín tiene uno que enma­rañarse en el mismísimo corazón del Rastro ma­drileño. Allí, en lo más profundo de un sótano, en el fres­co de una cueva decorada desde el suelo hasta el techo con enormes carteles de toros y ferias, fotografías de grandes bailarines y un continuo ras­gar de guitarra, sentado en su silla, está el profesor de baile flamenco Antonio Marín.

El periodista se ha converti­do en improvisado aprendiz de baile flamenco y se ha metido de rondón en el estudio. Desde el pasillo se oye un continuo taconeo acompañado de gui­tarra.

En el «tablao», una bailarina y dos bailaores con sus ajustados pantalones y sus re­cios zapatos rojos de tacón alto. Hay un ritmo monótono y acompasado. El maestro An­tonio Marín, desde su silla, que casi es un trono faraónico, de­tiene a los bailarines. Les hace repetir, volverse de espaldas, taconear a un lado y a otro, mover los brazos. Al fin, todos sudan y caen rendidos.

Estoy ante un maestro de baile, a quien le falta una pierna. Un hombre fuerte, joven, de treinta y tres años, con el pelo ensortijado, que vive el flamenco.

— ¿Cómo ha podido llegar a ser maestro de baile flamenco?

—Era el único recurso que tenía en la vida. En 1949 me amputaron la pierna. Bailaba en un teatro de Bur­gos. En el otro lo hacían Antonio y Rosario. Al dar un salto caí fuera de las candilejas. Me herí, y cuando quisimos darnos cuenta se me ha­bía gangrenado la pierna. Se acabó mi carrera artística.

Antonio Marín me cuenta es­ta tarde, mientras va dando instrucciones precisas a sus dis­cípulos, su mala suerte. Sus padres eran artistas. El en la vida no sabía otra cosa que poner su ritmo y su arte en los «tablaos» y escenarios. En­tonces, a pesar de faltarle una pierna, tuvo que dedicarse a enseñar lo único que sabía.

— ¿Cuántos años lleva ense­ñando baile?

—Quince años.

—Antonio, ¿siente usted nos­talgia de las tablas?

Me mira. Luego se le pierde la mirada allá en el «tablao», donde ensayan los discípulos de turno.

—Mi vida ha sido esto. Me hierve la sangre en ocasiones.

Cuando no consigo que marquen  los pasos me dan ganas de dar un salto y ponerme a taconear...

Los más famosos bailarines pasaron por su academia

En la pared, toda una deco­ración con rostros de bailari­nes famosos. Le pregunto por ellos. Antonio Marín me los en­seña despacio. Son los que han pasado por su academia. El no quiere decir que lanzó a nadie; casi no le gusta decir que ha enseñado a bailar a nadie. Pero ahí están en la pared los famo­sos. «Para Antonio, mi profe­sor. La Chunga», hay escrito sobre una fotografía. Allí está El Güito, ese torbellino flamen­co; allí están las figuras de An­tonio Gades, Mario Amaya, Mariemma y Paco Alba...

A uno no le da tiempo a apuntar. Más arriba, como pre­sidiéndolo todo, como figuras casi míticas de todos los tiem­pos, están Carmen Amaya, Pi­lar López y Antonio.

— Entre tantos discípulos co­mo pasan por aquí, ¿es fácil descubrir a la verdadera figura?

—Eso se conoce en seguida, se ve la personalidad. Cuando vino El Güito, yo me di cuen­ta de lo que sería.

—¿Qué es lo más importante en un bailarín?

—Su personalidad, oído y fa­cilidad de movimientos.

—El aprendizaje en la aca­demia, ¿qué da a los bailari­nes?

—El conseguir eso tan ma­ravilloso que es unir el arte personal con una buena técni­ca. ¿No ha visto usted lo bo­nito que es saber bracear y za­patear al mismo tiempo y con los dos brazos y los dos pies?

Primero Antonio, después yo

Por la academia pasan mu­chos muchachos y muchachas con ganas de triunfar. Se ve mucha piel oscura, mucho co­lor verde de aceituna. Pero el cansancio es lo que mata a los aprendices. Vienen muchos, ven que el triunfo hay que labrarlo con demasiado trabajo y se van. Los buenos son los que se quedan.

—Maestro, ¿tiene ahora al­guna buena figura  por aquí?

—Sí, precisamente ahora to­ma lecciones Sarita Lezana, la protagonista de «los Tarantos». Estupenda bailarina. Y ahí tie­ne otro muchacho que promete.

Lo llaman Aurelio Galán (El Estampío). Un chaval de catorce años, ajustado de carnes, que no hace más que darle a los tacones. Trabajó en «Los Tarantos» como hermano de Julieta.

—¿No vio usted la película? Yo me acuerdo todavía de Car­men Amaya; yo bailé con ella. ¡Qué buena era! Todas las no­ches me iba a cenar con ella y su marido.

—Estampío, ¿qué piensa ha­cer ahora?

—Seguir aprendiendo. Me falta mucho. Luego ya vere­mos.

—¿Su mayor aspiración?

—Bailar, bailar muy bien.

Aurelio es sevillano; conoció a Mikaela y por medio de ella trabajó en «Los Tarantos». Ahora aprende durante siete u ocho horas diarias.

—¿Cuál es el mejor baila­rín?

—Antonio — me contesta ro­tundo.

— ¿Y después?

— Después quisiera ser yo.

Y sigue bailando sin parar, como  un  verdadero  estampío.

El maestro Antonio Marín no quiere que me vaya sin conocer a su hija. Tiene seis años y Pilar López acaba de impo­nerla la medalla de oro del bai­le en  una emisora madrileña. Se llama María Paloma.

—Vamos a ver, María. ¿Qué te gusta a ti bailar?

—El flamenco, ¿no lo sabia usted?

—No, mujer; si nunca te lo había preguntado.

—Y a mí —sigue diciéndome—me gustaban mucho Car­men Amaya y Pilar López...

El periodista ha tomado ya su lección de flamenco. Ahí se quedan con sus ocho y nueve horas diarias de trabajo Anto­nio Marín y sus flamencos dis­cípulos. Un hombre que luchó en su vida y que antes de hun­dirse buscó la salida dentro del arte que llevaba en la sangre. EP./ PUEBLO, Verano, 1965

 

 

 

CON…

 PINTO BARBOSA,  MINISTRO  PORTUGUÉS DE FINANZAS

* Futuro financiero español: progreso y recuperación

 

"Los pueblos de la península Ibérica sabemos como pocos en el mundo que la capacidad de resistencia de las naciones se mide, en última instancia, por la capacidad de resistencia de los individuos que las componen. Tal como en tantos momentos del pasado, el futuro de los portugueses depende de su capacidad de sacrificio, que en innume­rables veces ha llegado a ser máxima, y no en las riquezas naturales ilimitadas con que Portugal nunca pudo contar."

Así finalizó su reciente discurso en el CSIC el ministro de Finanzas portugués, doctor Pinto Barbosa, que se encuentra estos días en España.

Converso con el doctor Pinto Barbosa en la Embajada portugue­sa. Es el ministro hombre amable, parco en palabras y preciso en sus contestaciones. Tiene una idea to­talmente clara y responsable de la misión que le corresponde en el mundo a los países ibéricos.

— ¿Cuál ha sido, señor ministro, el objeto de su visita a España?

—Me trajo a España el propósito de devolver la visita que hace un año me hizo en Lisboa mi colega don Mariano Navarro Rubio, ilustre ministro español de Hacienda.  Gustosamente me he trasladado a Madrid, y mi estancia en la bella capital española, acompañado de mi mujer, está siendo muy agra­dable. Estamos encantados con las innumerables gentilezas de las entidades  oficiares españolas.

— ¿Qué organismos españoles ha visitado y qué impresión ha recibido de ellos?

—Además del cambio de impresiones con mi colega español, con quien me une una sólida amistad, tuve ocasión de visitar al Banco de España, modelo de institución. También me ha dejado una impresión excelente la Fábrica de Mone­da y Timbre y el Museo Numismá­tico, en ella integrado, que hace honor a España, por lo que de­muestra de vigorosa moderniza­ción, sin perjuicio de característi­cas tradicionales.

PROGRESO Y RECUPERACIÓN

— Interesaría conocer su opinión en torno al ac­tual estado financiero de España, ¿cuál es?

—Desde el punto de vista financiero, España se está transforman­do cada vez más. Son ya importantes los resultados obtenidos, tanto en lo que se refiere a la moneda como a la balanza de pagos, y muy significativos son los esfuerzos ac­tuales con respecto a la reforma fiscal. Por mi parte, considero franca­mente prometedor el futuro finan­ciero de España, que en las últi­mas décadas llevó a cabo una no­table obra de recuperación y pro­greso.

—La actualidad española la ocupa, en diversos campos, nuestro Plan de Desarrollo, ¿qué opinión le merece?

—Hasta donde yo puedo valorar, opino que el Plan español de Desarrollo ha de contribuir de forma muy acentuada al progreso econó­mico y social de España. En este sentido, a su país se le ofrecen todavía más amplias perspectivas de progreso, ya que no le falta mi marcado espíritu social, bien enraizado en el concepto cristiano de la vida, común a las naciones peninsulares.

NO HAY EN PORTUGAL PELIGRO DE INFLACIÓN

—Desde el punto de vista finan­ciero, ¿cómo se encuentra en estos momentos Portugal?

—En la conferencia que tuve el honor de pronunciar el pasado día 13 en el CSIC expuse, con la mayor claridad posible, los tra­zos más típicos de la fase actual de las finanzas portuguesas. Llamé sobre todo la atención hacia el he­cho de que Portugal está soportan­do el aumento de cargas resultan­tes de la defensa de ultramar, sin que hasta la fecha haya sido afec­tada la estabilidad financiera. Y resalté que la aceleración del des­arrollo económico es el mejor so­porte de la propia política finan­ciera de apoyo a la defensa.

—¿Qué nivel de vida existe hoy en su país?

- El nivel de vida que hoy existe en Portugal es consecuencia, por un lado de circunstancias desfavorables, tales como una pesada herencia de insuficiente aprovechamiento de los recursos naciones y, por otro, de factores favorables, como el ambiente de paz social, la garantía de estabilidad política y de progreso merced al trabajo que el país ha llevado a cabo en los últimos treinta y cinco años.

— ¿Existe actualmente en Portugal algún peligro de in­flación?

—Hasta donde se puede prever, tal peligro, de forma relevante, no existe. Mas esto no significa que no se deba estar atento para ata­jarlo si se manifestase, incluso en proporciones reducidas, pues Por­tugal no está dispuesta a renun­ciar a la conquista de tantos años, que es la estabilidad financiera.

—En este sentido ¿considera que el escudo está estabilizado o piensa revalorizarse?

—De momento, y por no ser necesario, no se ha pensado en adop­tar medidas tendentes a alterar o reajustar el valor de la moneda portuguesa.

—Y ahora, señor ministro, unas preguntas de tipo familiar. ¿Cuántos hijos tiene?

—Dos, que, por cierto, estudian cursos superiores de economía y finanzas.      

—La vida oficial, ¿le deja mucho tiempo para sus aficiones? ¿Cuáles son éstas?

—Realmente, la vida oficial poco tiempo me deja libre, y todo éste es poco para las muchas lecturas que, por formación profesional y por deber de mi cargo, estoy obli­gado a hacer. Por otra, parte, para mí, la dedicación al ministerio es un auténtico placer.

La visita del ministro portugués a otros organismo oficiales espa­ñoles reclama la presencia del doc­tor Pinto Barbosa. Le agradezco mucho esta a modo de conversación, llena de sinceridad y hasta familiaridad de ilustre vecino y guardo el recuerdo de tener en el país hermano un gran amigo que ahora nos conoce mejor. EP/YA, 16.5.64

 

 

 

 

 

CON…

 

 

 

CON

ÁNGEL VALBUENA PRATS, CATEDRÁTICO Y CRÍTICO

* Mas de 20 obras sobre el teatro en España

 

Por su obra como historiador del teatro español, nuestro ilustre
colaborador don Ángel Valbuena Prats, catedrático de Literatura de
la Universidad de Madrid, ha ob­tenido el premio de la Dirección
General de Cinematografía y Teatro.      

—Me ha cogido de improviso. Realmente no sé por qué obra en concreto será, y, desde luego, no lo esperaba.

Don Ángel Valbuena Prat es un hombre modesto, investigador consciente, intelectual riguroso que ha dedicado gran parte de su vida a la historia del teatro en España, desde su tesis doctoral sobre los «Autos sacramentales» de Calderón, hasta la última «His­toria del teatro español», donde estudia desde el «Auto de los Re­yes Magos”, hasta la obra recien­te de Alfonso Sastre.

MÁS DE VEINTE OBRAS SOBRE TEATRO

—Creo que en total habré publi­cado más de veinte obras dedica­das al teatro, aparte de mis libros sobre la «Historia de la Literatu­ra», «Poesía sacra» y «Poesía española».

—¿Por que ha dedicado usted tanta atención al teatro?

—Es una afición, un interés especial. No sabría explicarlo. Me atrae especialmente todo lo teatral y creo que encierra unos grandes valores. Prácticamente en nuestra literatura de todos los tiempos lo que sobresale siempre es lo dra­mático: autores como Calderón y Lope son cumbres no superadas. Junto a ellos, la gran novela de Cervantes, cumbre también, en el género de los entremeses.

-— ¿Por qué le parecen hombres-cumbre Lope y Calderón?

—Lope, por la gran amplitud de su temática. Calderón a través del teatro llega a lo puramente inte­lectual, y es el gran precursor de la plástica y la musicalidad.

— ¿Quién es el autor olvidado de nuestra literatura?

—Creo que, por lo menos prefe­rido, está Moreto. Aparte de «El lindo don Diego» y «El desdén con el desdén», no es conocido. En su tiempo tuvo gran influencia, pero ha corrido una suerte distinta, por ejemplo, a Ruiz Alarcón, su­pervalorado y que no llegó a la talla del trío Lope, Calderón y Tirso.

—Demos un salto. ¿Qué le pa­rece el teatro español contempo­ráneo?

Creo que hay valores muy destacados, como Casona, Buero Vallejo, Iriarte, López Rubio, Calvo Sotelo y Alfonso Sastre, entre los últimos.

Valbuena Prat se entusiasma cuando se habla de teatro. Diría­mos que en una sola parrafada querría incluir toda la historia de la literatura. No le gusta olvidar a nadie de los que tengan verdadero valor, y una de sus preocu­paciones es sacar a luz pública aquello que merezca la pena ser recordado.

—Ha sido un gran acierto, por ejemplo, el renovar el «Don Juan» de Zorrilla. Semejante camino ha­bría que emprender con obras de nuestro romanticismo, de García Gutiérrez; el «Don Álvaro», del Duque de Rivas obras de Hartzenbusch, e incluso de Ayala, Tamayo y hasta Echegaray.

—Pero los aspavientos y retóri­ca de este teatro, ¿cree que irían bien con el público actual?

Es que precisamente lo que habría que analizar es el teatro que carece de esa elocuencia, co­mo «Dos fanatísmos» y “Él hijo de don Juan”, de Echegaray.

— ¿Realmente cree que el Teno­rio de Zorrilla resiste una crítica seria?

Sí. Resueltamente. En defini­tiva, pese a los ripios que pueden ser tomados en broma, tiene ver­dadero dramatismo y ha barrido a los innumerables «donjuanes» que han existido. Es el único que queda.

DE   BENAVENTE   A   ALFONSO PASO

—Se dijo que Benavente era nuestra gran cumbre. ¿Qué opina de esto?

—Aparte de sus indudables méritos, que los tiene, Benavente puede decirse que es el iniciador de un teatro superficial, vacío, in­trascendente. Luego, él supera a la propia sociedad que lo encumbró con ironía y sátira; pero, sobre todo, es un fruto de su época. Ca­si de esta época es Valle Inclán, sobre el que siempre indiqué sus grandes valores teatrales, como en las «Tragedias bárbaras» y los «Esperpentos».

Cuando le pregunto sobre la aportación al teatro del 98 y el modernismo, don Ángel se queda un momento pensando. No hay forma de salvar a casi nadie. Real­mente su aportación es casi nula.

En cambio, la generación del 27 tiene algún valor. Ahí está Jardiel Poncela con su gran renovación del humor, que luego han seguido con personalidad Mihura y Tono.

—En nuestra literatura contem­poránea teatral hay alguien que es polémico: Alfonso Paso. ¿Qué opina un historiador sobre él? ¿Qué quedará de Paso?

—Paso es un autor desigual, pe­ro con una gran capacidad teatral, muy bien preparado intelectualmente y con sabio dominio de la sátira. Pero que se deja llevar en demasía por los gustos del pú­blico.

— ¿Qué ocurre con el público de teatro español?

Eso es un laberinto. Es muy difícil definir. Muy caprichoso. Acepta obras buenísimas con otras muy malas. No tiene orientación ni criterio. Creo que es de los pú­blicos más difíciles del mundo.

— ¿El cine y la televisión, han hecho la guerra al teatro hasta dejarlo en crisis?

No creo que haya crisis de tea­tro, y el cine y la televisión ja­más podrán destruir al teatro. Ocurre que obras de teatro tienen mayor éxito en cine y hasta están mejor hechas por la facilidad de planos y otros medios. Esto sucede, por ejemplo, con «La plaza de Berkeley» o «La muerte de un viajante». Pero el valor último siem­pre reside, en la obra literaria. El teatro siempre será un rico arse­nal para el cine y la televisión.

—¿Qué es lo que más le intere­sa como historiador del teatro es­pañol de última hora?

Existe un valor enorme por llevar temas eternos al mundo de hoy en Alfonso Sastre, «Escuadra hacia la muerte», «El pan de to­dos», etc., son obras maravillosas. Ahora estoy tratando de conocer a los últimos.

— ¿Qué dirá la historia del tea­tro a lo Ionescu?

—Pues mire usted, que tiene in­dudables valores; se hace eco de un mundo descuidado, existencialista, absurdo, y lo expone en tablas con ironía, con penetración y a veces con superficialidad. Pero no se desdeñará.

La entrevista es interminable; ante nosotros desfilan Grau, Muñoz Seca, Delgado Benavente; los novelistas contemporáneos más destacados para, este profesor, que son Zunzunegui y Cela...

—Pero la obra que de verdad siempre me ha impresionado más es, sin género de dudas, el «Qui­jote», y con él todo lo de Calde­rón.

Y don Ángel Valbuena, que ha paseado las obras de nuestros hombres de letras por Universida­des españolas y americanas, des­pués de recorrer todo el panora­ma pasado y actual de la literatura, sigue anclado fiel a sus clásicos. EP / ARRIBA, 17.12.1964

 

 

CON

JESÚS TORBADO (Soldado en Valladolid), 

* Premio Alfaguara con “Las corrupciones", la novela  de  las  esperanzas  fracasadas

* Para Enrique Llovet la mayoría de las 146 novelas "pecan de gran monotonía temática y escasa profundidad"

 

Por primera vez se concede en Madrid un premio literario de cierta importancia. De la impor­tancia que dan hoy día 200.000 pe­setas. Porque el premio de nove­la «Alfaguara» todavía no ha te­nido tiempo de acreditarse por su fondo; tan sólo por su cuantía. Su primer ganador ha sido Jesús Torbado, soldado en Valladolid, periodista, con su novela «Las corrupciones».

A las dos de la madrugada des­pertaron a Jesús Torbado, que dormía en su cuartel de Valladolid. El muchacho apenas pudo de­cir que gracias, que estaba muy contento y que ya tenía esperan­zas de conseguir el premio.

Cuando hablo por teléfono con él,  ape­nas si ha podido pegar ojo. Si­gue en el cuartel.

—Claro, me avisaron anoche, y ya apenas si he dormido. Hoy mismo cojo el tren para Madrid.

SU  PRIMERA  NOVELA LARGA.- Jesús es de León. Periodista. Ha viajado mucho, y su cuartel general—antes de ser soldado—lo tenía fijado en París.

—De verdad que tenía mucha esperanza en este premio. La no­vela me gustaba, creía que era buena, y ahora lo creo más.

— ¿Has escrito otras novelas an­teriormente?

—Novelas largas, ninguna. Pero sí cortas, y muchos cuentos.

Ganó el Premio «Provincia de León» 1965, «Ciudad de Ponferrada» 1961 y el «Internacional de cuentos», del «Diario Regional», en 1963.

—Esta novela tiene 400 folios, y la escribí en mes y medio, traba­jando unas doce horas diarias.

—¿Dónde la has escrito?

—En París. Ya sabes que allí trabajaba como corresponsal de varias publicaciones. Claro que de donde yo sacaba el sustento dia­rio era como traductor en una re­vista francesa. Porque las cola­boraciones no dan para mucho.

— ¿Escribes, ahora algo?

—Hombre, aquí, en el servicio militar, me sobra mucho tiempo. Todas las tardes me quedo en la oficina escribiendo. Pero sólo cuentos y artículos. Para escribir una novela larga, que ya tengo en la cabeza, necesito más tiempo seguido. Así no soy capaz de es­cribir.

—¿Qué lees, clásico o contempo­ráneo?

—Me interesa más lo contempo­ráneo.

—¿Novelistas preferidos?

—No quiero nombrarte a Cer­vantes, porque parecería pedante. Di que me gusta mucho James Joyce, Albert Camus, Hermán Hesse.

—¿Españoles?

—Como escritor, Camilo José Cela. Me gusta Baroja.

—¿Qué?

—Que también me gusta Baroja y alguno que otro más.

PREMIO PARA PISO. - La línea se pone mal. Torbado ha escrito en «Las corrupciones» una novela negra: el protagonista va perdiendo su fe en Dios, el amor a los hombres y la confian­za en la propia persona. Es la no­vela de las múltiples esperanzas fracasadas.

—¿Qué vas a hacer con el pre­mio?

—Hombre, pues creo que terminaré haciendo como todo hombre joven que quiere casarse: com­prarme un piso.

Tiene novia en Madrid, pero le quedan todavía unos meses de ser­vicio militar. Unos meses de es­pera, mientras emprende la carrera de una novela larga. ¡Que haya suerte, amigo! Porque desde aho­ra, se le exigirá mucho. Incluso que supere la desesperanza de «Las corrupciones».

VOTACIONES.- Los periodistas estábamos, invi­tados a cenar mientras el Jurado —compuesto por Fernando Lázaro Carreter, José M. Martínez Cachero, Enrique Llovet, Ricardo Sanabre, José Arozena y Jorge G. Trulock hacían sus deliberaciones. Ellos tuvieron más suerte,cena­ron sentados. Los demás —casi un centenar de invitados— tuvimos que hacer juegos malabares para sostener un plato con su corres­pondiente cubierto, una barrita de pan, un vaso de cerveza, los papeles y el cigarrillo que ofrecía el amigo.

Viérades—que diría el cronicón— allí a Camilo José Cela consumir su lubina en un rincón acompaña­do de lenguaje grueso, del poeta José García Nieto y dos o tres es­critores y artistas de los que en­cuentra usted en todos sitios. Por aquellos lares —de un céntrico restaurante, que se dice para evi­tar publicidad— andaba el direc­tor general de Información, don Carlos Robles Piquer; doña Car­men Castro, el comandante y poe­ta López Anglada, el secretario de «Ínsula», José Luis Cano; Juan An­tonio Cabezas, Manuel Vázquez-Prada... Consumimos la accidenta­da cena y a las once y doce minutos el señor Vizcaíno leyó la primera eliminatoria: de las 146 obras presentadas al premio pasa­ron a la votación de esta noche 25. De ellas, nueve obtuvieron vo­tos. Pasaron a la segunda votación ocho. Quedaban seis votaciones. Lentas y torturantes, porque el humo se hacía espeso, la conversación más animada y las horas más entradas en madrugada Vázquez-Prada dice que su hija está traduciendo a Cela al alemán.

— ¡Pero qué loca está! —contesta Camilo.

LO  QUE  ESCRIBE  CELA, SECRETO

— ¿Qué escribe usted ahora? —le pregunto al académico de la Len­gua.

—Eso pertenece al secreto del sumario—es lo que dice siempre—. Mire, tengo abiertas cuatro carpe­tas y ahí escribo todos los días. Si sale con barbas...

Etcétera.

LOS   TRES  «FUERTES»   DE  LA NOCHE

Las votaciones han ido saliendo dolorosamente como un parto len­to. Han caído: «Marcha de la Ca­rroña», de Emilio Vera; «La ciu­dad de los seis puentes», de F. Ja­vier Silva; «Crónica Naveira», de E. F. Granell, y «El retorno», de Pablo de la Fuente. Quedan en la sexta eliminatoria los tres novelistas fuertes de la noche: Víc­tor Alperi, Francisco Umbral y Jesús Torbado. Cae sin remisión el más consagrado de ellos: Víctor Alperi, con su novela «La batalla de aquel general». Los periodistas piden los domicilios de los fina­listas. Torbado está en Valladolid, Umbral no tiene teléfono. Poco después lo consigo. A la una me­nos diez se da lectura a la vota­ción final: Jesús Torbado, «Las co­rrupciones», cuatro votos. Francis­co Umbral, «Travesía de Madrid», un voto. Aplausos en la madrugada.

ANALISIS DE UN PREMIO.- —Para otro año —me dice En­rique Llovet— habrá que exigir una mayor profundidad de temáti­ca. Algo que hay que señalar tam­bién es la monotonía. Todos cuen­tan su viaje a París o a Alemania, alguno se atreve a ir hasta Estocolmo. Tienen una aventura y regresan. Es un tema de novela, no cabe dudar pero eso lo pueden ha­cer también los becarios congo­leños.

—¿Estilísticamente cómo son las novelas presentadas?

—Hay una marcada acentuación del objetivismo, novela testimo­nial y un enorme porcentaje de autobiografía. Primeras novelas.

—¿Y Corpus Barga?

—Ha pesado sobre nosotros. Pe­ro verdaderamente no era novela, sino biografía, y varios capítulos han sido ya publicados.

—A la hora de la verdad, ¿quié­nes han contado?

—Los tres últimos. La novela premiada puedo decirle que es una gran novela. Muy bien escrita y de un tema que me ha apasio­nado.

—¿Futuro de este muchacho que a sus veintidós años ya consiguió 200.000 pesetas?

Creo que estamos ante un gran escritor. EP/ARRIBA, 1.1.1966

 

 

 

 

CON…

MARÍA ELVIRA LACACI, PREMIO ADONAIS

* Poemas entre las chabolas de vallecas

* Escribe por las mañanas. Pero desde que se casó las mañanas son para las labores del hogar

 

El premio «Crítica 1964» correspondiente a poesía ha sido otorgado a una mujer que sólo tiene tres libros en la calle: María Elvira Lacaci. Su tercer libro, "Al este de la ciudad" ha obtenido el galardón más preciado en; el país por todos los escritores. Su cuantía eco­nómica es nula, pero es el gran espaldarazo que se concede por los hombres que de una ma­nera habitual se dedican a la crítica de libros en los medios de difusión españoles.

María Elvira Lacaci es natural de El Ferrol. Hace unos doce años que reside en Madrid y está casada con el novelista Miguel Buñuel. En 1956 se le concedió el premio "Adonais" de poesía a su primer libro "Humana voz". Su segundo li­bro, "Sonido de Dios" ha tenido un fabuloso eco por su hon­dura espiritual. Ahora, ante el premio concedido, hemos entrevistado -a esta joven poeta, que se encuentra entusiasmada.

—¿Cuál es, María Elvira, su obra preferida?

—Hasta hoy, la que más me llena es "Sonido de Dios". Qui­zá la crítica literaria no crea que ésta es mi mejor obra, pero es la que más he sentido. Sobre ella se han hecho muchos estudios e incluso un teólogo español ha llegado a decir que tiene atisbos de una mística. Claro está que debe ser una mística intuitiva.

-En cuanto "Al este de la ciudad", su última obra, ¿qué ha significado para su autora?

María Elvira explica que ésta obra ha sido el resultado de un choque fuerte con la realidad que vivió algún tiempo. Tuvo que residir en el madrileño barrio de Vallecas. Allí entre cha­bolas, gentes maduras en la miseria, compañeras de dolor y la desgracia, la hicieron enfrentarse con el dolor:

-La miseria --dice- se tenía que hacer eco en mi corazón. Ha sido commo un verdadero grito de amor y de protest por la solidaridad humana.

¿Te   ha  hecho  ilusión  éste premio?

- Mucha.

— ¿Por qué?

—No sabría contestarle del todo. Siempre qué he visto que concedían este premio he pensado que me gustaría poseerlo. En cualquier otro premio, siem­pre intervinieron gentes que quizá no conozcan muchos temas. Aquí sólo deciden los críticos- literarios ¿hay alguien que pueda conocer mejor el va­lor literario de un libro?

EL POETA. REDENTOR DEL MUNDO.- María Elvira escribe y vive cotidianamente su poesía, lA poesía del mundo y las cosas, ¿qué es lo que piensa un poeta de su propia misión en el mundo, es un ser inútil, desfasado?

—No podría opinar lo que son los demás poetas —me dice María Elvira—, en cuanto a mí y a mi poesía, creo que pretende ser una especie de salva­ción para el hombre. El poeta tiene que darse a los demás, comunicar la belleza de las cosas, descubrir el amor para todos.

-Y tú, como poeta, ¿qué pedirías a los hombres?

—Sinceridad, amor a los demás. No sé.

— ¿Cuál es su poeta preferido?

- Quizá muchos. Como piezas de museo, me gustan Lope, Garcilaso... De ahora, me quedo con Vicente Aleixandre, con el norteamericano Thomas Merton...

"HISTORIA DEL CORAZÓN", EL LIBRO QUE MAS ME HA CONMOVIDO.-María Elvira Lacaci trabaja en las tareas de la casa, escribe y lee. Sus mejores horas para escribir son, las primeras de la mañana. Después, en cuanto el sol se encarama alto sobre ios rejados, va perdiendo inspiración. Ella dice que ahora, desde que está casada, escribe menos, precisamente porque las tareas de la casa coinciden con ésas primeras ho­ras mañaneras.

— ¿Cuál ha sido el libro que más le ha conmovido en estos últimos años?

—Sin duda ninguna, "Historia de corazón" de Vicente Aleixandre.

— Una pregunta, María Elvi­ra, ha escrito tres libros, mu­chas poesías sueltas, ¿por qué lo hace   ¿Por qué escribe?

—Cada libro mío ha tenido un motivo quizá distinto, "Hu­mana voz" fue un encuentro conmigo misma, con mi sufri­miento, con mi propia persona. Tuve necesidad de este des­ahogo. «Sonido de Dios» supu­so mi acercamiento a Dios pero hecho mansedumbre, Yo soy un espíritu religioso, pero nunca me han gustado las palabras duras de los predicadores, porque imaginé a Dios todo dulzura:   mi  libro ha querido expresar  esa  espiritualidad       se­rena. Y el último  de "Al este de la ciudad",  como le dije es el  grito y la protesta el dolor humano, por la miseria de los demás.       

- Sabe que Juan Ramón Jiménez dedicaba su obras “a la minoría siempre" y Blas de Otero, "a la inmensa mayoría", ¿para quién escribes María Elvira Lacaci?

- Para el mundo entero, dice, mientras se ríe de su seguridad y su deseo. Si hubiese alguien más, para ellos escribiría.

LO  QUE MAS TEME  ES  EL DOLOR

María Elvira fea escrito tam­bién cuentos V narraciones. Guarda en el archivo de su mente muchos temas agrios, crudos y tuertes que ha vivido, pero no quiere escribirlos. Prefiere las narraciones imagi­nativas y esto lo hace para eva­dirse de la realidad como un "hobby".

¿Prepara ahora  algo?  

—   Sí, quiero dedicarle un li­bro a mi madre que está muy
delicada. Ella dice que no en­tiende mi poesía porque no tiene rima. Pero ahora se ha
puesto  muy contenta porque el libro que estoy escribiendo todo son sonetos.

—¿Qué es lo que más le gustaría en la vida?

—Me gustaría tener un hijo, dice un poco soñadora,

—¿Lo que más teme?

—El  dolor,  quizá porque he convivido mucho con él. 

EP /El Alcázar, 6.5.1964

 

CON…

GREGORIO PRIETO, EL DIOS DE LOS MOLINOS

* Se ha celebrado el Primer Congreso  de  «Molinología»

 

HACE más de 20 años que Gregorio Prieto comenzó a "molinear". Como quijote solitario, sin escudero siquiera que le gritara por tamaña locu­ra, inició su andanada por los an­chos caminos de  La Mancha en pos de esos gigantes destruidos en que habían parado nuestros antaños molinos de tierras panie­gas.

PRIMER SIMPOSIO INTERNACIONAL DE MOLINO LOGIA.- Quizá la Prensa no se haya he­cho eco suficiente de esa reunión que acaba de celebrarse en Lis­boa y Estoril en torno a la "molininología". Exactamente doce representaciones de diversos paí­ses se han reunido, todos ellos movidos por la eficaz actividad del señor Dos Santos Simoés pa­ra tratar del presente y el futuro de los molinos de viento. Por parte de España y con invitación oficial ha asistido el célebre pin­tor don Gregorio Prieto, quien ha presentado una ponencia estéti­ca, cultural y turística.

—Esto ha sido muy importan­te —me dice en su estudio el pin­tor—. Es el milagro del santo en la casa del vecino, lo que nos ha­cía falta a nosotros para darnos cuenta de la importancia de los molinos. Portugal ha dado mues­tras de tener un gusto exquisito en esta materia y la organización ha sido verdaderamente maravi­llosa. No puede pedirse más.

Los eruditos no están muy de acuerdo'" con el comienzo de los molinos de viento. Hay quien asegura que sus comienzos fue­ron en Persia. Por fortuna para España, ya se tienen datos de ellos en el siglo XIII. Pero, evi­dentemente, el padre de ellos, el que los ha hecho internacionalmente famosos, ha sido Cervantes  en "El Quijote".

—Don Gregorio, ¿qué es la  molinología?

—Es el nombre internacional que se ha dado a la ciencia que trata todo lo referente a los mo­linos. Lo que con todo esto se pretende es que esas piezas que se alzan en los campos de mu­chas partes del mundo, sean con­servadas en su plenitud y se res­tauren todos los que ahora están en ruinas.

En Portugal se ha determina­do que todo molino ha de tener como misión la de moler. Naturalmente, en Portugal esto pue­de llevarse a cabo, así como en Holanda y Dinamarca. Es Espa­ña, la mayoría de ellos —por aho­ra— no cumplen esa misión. Pe­ro a finales de octubre se va a inaugurar el Consuegra, el pri­mer molino museo que además muele y cuya harina primera conserva Gregorio Prieto.

 

SOY EL DIOS DE LOS MOLINOS

—Ahora son muchos los que se atribuyen la paternidad en esta inquietud de echar a andar los molinos y rescatarlos de su esta­do de ruinas. Pero de eso no me asombro. Yo tengo el espíritu de un fundador y por eso unas veces soy furioso y otras dulce y hago concesiones. Lo importante aquí no son sino los molinos. Yo me siento una especie de dios mito­lógico de los molinos; he estudia­do, los conozco todos y habré dibujado miles de ellos. Precisa­mente aquí tiene usted el origi­nal de un libro que se editará en breve sobre los molinos de to­do el mundo.

Me enseña Gregorio Prieto los 300 folios que componen el libro e innumerables grabados que lo ilustrarán. Entre ellos destaca especialmente el Primer Molino Museo, propiedad del pintor de Valdepeñas. Reconstruirlo y ade­centarlo vino a costar medio mi­llón de pesetas.

— ¿Por qué este afán suyo tan molinero?

—Son una pieza muy importante. En primer lugar, conviene no defraudar al extranjero que nos visita. Todos conocen el "Quijo­te” y quieren comprobar si es cier­to que alguna vez aquel maravi­lloso loco que fue don Quijote pudiera enfrentarse a los gigan­tes de cuatro manos. Pero, ade­más, son lugares muy adecuados para museos. Por fortuna, todo esto está ya en marcha y son mu­chas las personas y los pueblos interesados en que sus molinos sean los mejores del mundo.

Los medios actuales técnicos han hecho que la misión primor­dial de los molinos, el moler, que­de en segundo término, para dar paso a su sentido estético y tu­rístico. Sólo en Portugal y Ho­landa hoy conserva todavía su misión ce moler.

—Los más gigantescos son los holandeses. Los más bellos y po­pulares, los españoles. En Por­tugal se conservan muy bien y les tienen enorme cariño. El Go­bierno de los Países Bajos da grandes sumas de dinero para su conservación. Lo mismo que ocu­rre en Suecia y Dinamarca. En el simposio nos hemos reunido expertos hasta de Finlandia, pa­sando por Francia, Inglaterra, Grecia...

—¿Qué regiones españolas sien­ten ahora más inquietud renova­dora por los molinos?

—Sin duda La Mancha, Bilbao, Canarias y Baleares, donde sabe usted que los utilizan como sa­las de fiestas. Hasta en La Toja quieren ahora construir uno. Ya le digo que esto está en mar­cha y que pronto nacerá con mu­cha fuerza la Asociación de Ami­gos de los Molinos, cuyo único miembro, por ahora, soy yo.

—¿Qué costaría hoy hacer un molino?

—Siendo su aspecto decorativo y no siendo muy grande, puede costar unas 150.000 pesetas. Más adelante conseguiremos que, ade­más, todos muelan.

—¿Cuál es actualmente su es­peranza?

—Hacer uno en Madrid donde se sitúe el Museo monumental de todos los molinos del mundo.

Con el deseo de que esa espe­ranza se cumpla, dejamos a Gre­gorio Prieto en su estudio par­ticular rodeado de cuadros, en­tre los que destacan los nume­rosos dedicados al tema de los molinos. EP/EL DIARIO VASCO, 29.10.1965

 

CON…

CRIADO DE VAL, SOS: EL IDIOMA ESPAÑOL EN PELIGRO

* Prensa, radio y televisión deben cuidar el lenguaje

¨Se va a estudiar el lenguaje de las grandes ciudades hispánicas:

Méjico, Buenos Aires y Madrid

 

El lenguaje español actual está corriendo una grave crisis que puede desembocar en un problema enorme: el de que llegue un día en que los que hablamos esta lengua no lleguemos a entendernos. La vigilan­cia que hasta ahora han mantenido las Reales Academias sobre el uso y la admisión de  palabras, podríamos decir que se ha quedado pequeña, para este diluvio auténtico de extranjerismos, derivaciones, neologis­mos, etc., que vienen y van con la rapidez de los modernos medios de comunicación.

EL CAOS DE LOS TECNICISMOS.- Es posible que nosotros emplee­mos de una manera palabras co­mo dictáfono, marketing, infraes­tructura, fimlet, missile, Globe-Trotter, fuel oil. Pero, ¿qué dig­nificado dan a estas mismas pala­bras en Guatemala, en Lima o en Chile? ¿Las conocen? Más aún, ¿eran necesarias para el caste­llano?

Se acaba de celebrar en Madrid la I Reunión plenaria del Consejo directivo de la Oficina Internacio­nal de Información y Observación del Español, en la que intervie­nen unos veinticinco expertos de todo el mundo.

El secretario general de la re­unión, don Manuel Criado de Val, nos ha explicado detenidamente la finalidad de esta reunión.

—Aunque ya ha habido otros contactos entre expertos de espa­ñol, tanto de América como de Eu­ropa, sin embargo, esta es la pri­mera reunión plenaria y a la que se le ha dado enorme trascenden­cia, porque realmente la tiene. El español actual está en peligro de desintegrarse. La nueva técnica, la industria y los nuevos métodos de publicidad, mercados y métodos de difusión están haciendo cambiar nuestra lengua. Si no se toman me­didas especiales, corremos el ries­go de no entendernos.

—¿Qué principales temas, abor­daron ustedes en la I Reunión?

—Se estudió el español actual de las grandes ciudades como Madrid, Méjico y Buenos Aires. La influen­cia del tecnicismo, la colaboración con la Comisión permanente de las Academias de la Lengua y Real Academia Española; la campaña de difusión y defensa de la lengua; preparamos el II Congreso del pre­sente futuro de la Lengua Espa­ñola y, por último, la creación de la Escuela de Investigación Lin­güística.

—De todos ellos, ¿cuál cree usted qué es el tema más urgente?

—Por las repercusiones perniciosas que va teniendo, creo que es el de la influencia de los tecnicis­mos y la admisión de palabras extranjera;  sin  discriminación.

—¿Por qué se estudia el lenguaje de las ciudades? ¿Es distinto al de otros lugares?

—Tradicionalmente, se ha estu­diado el habla rural y su evolución. Pero ahora resulta que la mayor transformación se origina en las ciudades donde convergen mundos muy distintos. Es en las grandes ciudades donde existe una gran potencia de innovación, y por eso se hace preciso un serió estudio sobre su lenguaje en todas las ca­pas. Concretamente, vamos a es­tudiar esas tres grandes ciudades hispánicas, donde la industria y la técnica tanto han renovado.

— ¿Por qué piensa usted que el máximo peligro está en los extran­jerismos?

—La sociedad está cambiando. La vida se acomoda a la técnica, sur­gen problemas sociales nuevos. Las palabras que designan nuevas si­tuaciones, nuevos elementos son in­dispensables. Ahora bien, el pro­blema está en que para designar una misma cosa se introducen has­ta tres, cuatro y más extranjeris­mos. ¿No le parece que a ese rit­mo podemos llegar a no entendernos?

MANO ABIERTA PARA LOS NUEVOS VOCABLOS.- Tradicionalmente, la Real Aca­demia ha sido muy severa en la admisión de neologismos, sobre to­do si éstos traían un tinte extran­jero. De cualquier manera, la tan­tas veces citada técnica y las mo­dernas ciencias hacen necesaria la introducción de nuevos vocablos. Por ello pregunto al señor Cría-do de Val si en esta reunión ple­naria existió también ese sentido restrictivo del nuevo vocablo.

—Creo que no. En realidad, cuan­do lo estimamos necesario, prefe­rimos un extranjerismo. Lo que pretendemos es que sea sólo uno y no dos para designar una misma cosa. Pero no estamos cerrados a las nuevas palabras. El problema está en las distintas influencias. Mientras nosotros tenemos más ga­licismos, los hispanoamericanos re­ciben un influjo más señalado del inglés. Lo curioso es ue existen zonas americanas que son todavía más tradicionales que España en su lenguaje.

—Como en la reunión no se ha conseguido, quedó nombrado un servicio de urgencia que determine y aconseje las palabras que deben utilizarse con la rapidez que nuestro tiempo requiere. A la vez, la Escuela de Investigadores Lin­güísticos va a formar grupos com­petentes que mantendrán un buen ritmo sobre el estudio de la lengua y sus aplicaciones y problemática, de hoy.

—Todo lo que se haga es poco. Piense usted que lo verdaderamen­te internacional de nuestro país es el lenguaje. Lo hablan veinte paí­ses, millones de personas. Por me­dio de él podemos enlazar nuestras comunes inquietudes. Sería penoso que esto lo perdiéramos.

LA TELEVISIÓN DESFIGURA EL LENGUAJE

—¿Han contado ustedes con los medios de difusión?

—Efectivamente, creemos que son los vehículos más importantes hoy, y por eso se invitó a representan­tes de las Direcciones Generales de Información, Prensa, Radio y Te­levisión. Hoy se está de vuelta en filología de que el uso es arbitrario e irresponsable. Por eso la Prensa, radio y televisión tienen un papel de primer orden. Y a este propósito es lamentable lo que hoy ocurre con la televisión, puede de­cirse que está desfigurando la lengua y produce un enorme descon­cierto.

La manera de trabajar de los lingüistas es ahora con un do­ble criterio: evitar la entrada in­discriminada de la palabra extran­jera. Pero más que esto, ejercer una acción más eficaz para di­fundir las palabras poco usadas y aquellas recién nacidas para que sean bien empleadas.

Como ejemplo de la anarquía que ha habido, me cita que la palabra «jersey», que en España ha sido admitida y que es sinónimo de sué­ter, se pronuncia en América «yersi» y significa tejido de punto fi­no, de seda, rayón, algodón, etc. La palabra chaqueta tiene ahora estos tres nombres en distintos paí­ses: americana, saco, paleto. Y la cazadora: chamarra, yaquet, casa­ca, campera, chompa. Y la pren­da llamada «overol», puede llamar­se, según la región, mono, mamelu­co, buzo, fatiga o chándal.

Se está tratando la defensa de la unidad del español por primera vez como centro de una región que une a personalidades como el presiden­te, señor Rivas Saconni; filólogos de la categoría de Dámaso Alonso, Rafael Lapesa., Ángel Rosenblat, Samuel Gili Gaya, Eugenio Caseiu, Rafael de Balbín. etc

Copyright by E/P. 19.6.1965

 

 

 

 

 

CON…

ISAAC MONTERO OBTIENE EL PREMIO "SÉSAMO” DE NOVELA 1964

* «Una cuestión privada» es lo descripción de una mala conciencia

* El autor tiene 27 años, es licenciado en derecho, filosofía, periodista, pero trabaja en una empresa de publicidad.

 

A Isaac Montero, en sus 27 años, le ha dado tiempo a ser madrileño, obtener título de periodista, estu­diar Derecho, Filosofía y Le­tras, casarse, tener dos hijos y ahora llevarse limpiamente un reñidísimo premio con su novela de 100 folios, «Una cuestión privada».

La noche del 13 de mayo concentra en las célebres «Cue­vas de Sésamo», desde hace ya muchos años, a un buen pu­ñado de escritores: gentes normales, barbudos, extraños, des­peinados, pero todos buscado­res de la gloría literaria. La noche del 13 de mayo de 1964 no se parecía en nada a una noche de mayo, más bien lo parecía de agosto. En las «cuevas», había vino por las mesas, mucho humo y mucho nerviosismo. Los finalistas aguardaban rodeados de sus amigos y acompañados fiel­mente cada uno de ellos de su particular esperanza.

Mucho después de la media noche el jurado, compuesto por Melchor Fernández Almagro, Vega Pico, Rodríguez de León, Vázquez Zamora, Ramón Nie­to, Carlos Vélez, Dámaso San­tos (ausente) y Juan Antonio Cabezas, dio a conocer el fa­llo: los siete votos que se lle­vaba «Una cuestión privada» alzaban d e f i nativamente a Isaac Montero con el trofeo. En seguida el centelleo de los flash y los bolígrafos de los periodistas buscan ai joven escritor. Como una lluvia impla­cable, las preguntas caen so­bre él. Montero, con aparente tranquilidad, con un vaso en la mano, va contestando como dudoso a todo.

— ¿Desde cuándo escribe?

—Desde hace muchos años.

—¿A qué se dedica? ¿Qué ha hecho hasta hoy'?

—Estoy en una empresa de publicidad. He hecho Derecho, Filosofía y Letras y periodis­mo en la Escuela Oficial. He dirigido «Noticia» y formé parte del cuerpo de redacción de «Acento»; durante dos años he llevado las páginas de ex­tranjero del diario «Pueblo».

VEINTICINCO MIL PE­SETAS PARA UNA MA­LA CONCIENCIA.- Le pedimos al joven escritor que nos diga en qué consiste su novela.

—No sé. Si acaso, yo podría decir que es la descripción de una mala conciencia. Sucede en Madrid, durante una sola noche y tiene dos personajes que se mueven en torno a un recuerdo, a un suceso que tuvo lugar durante la guerra civil española.

El premio tiene una bolsa de 25.000   pesetas; esas   pesetas que todo escritor joven busca como punto de apoyo para mu­chas cosas. A la tópica pregunta de qué va a hacer Isaac Monte­ro con ellas, él contesta sencillamente:

— ¡Gastarlas!

Como es natural, a todo es­critor que empieza hay que buscarle sus «maestros», los grupos de donde procede. Isaac Montero obtuvo en 1959 otro premio, el «Sésamo» de cuen­tos.

— ¿Quiénes son sus autores?

—Muchos, quizá yo admire, pues, desde Quevedo a Valera, Galdós, Sánchez Ferlosio…

— ¿Influencias?

—Realmente en una novela de cien folios hay poco espa­cio para que existan influencias; hay descripciones de es­tados espirituales.

Las  preguntas   siguen   cayendo sobre el premiado, qué muestra ya un poco su can­sancio; pero no deja la ama­bilidad olvidada en ningún rincón:

« ¿Desde cuándo escri­be? ¿Por qué escribe? ¿Está bien pagado el escritor en Es­paña? ¿Qué método tiene de escribir? ¿Cuál es su meta?

—Escribir. Este ha sido mi punto de apoyo. Pero aunque no me hubieran concedido el premio, seguiría escribiendo.

— ¿Está escribiendo algo ahora?

—Sí, una novela larga, sin título todavía.

— ¿De qué trata?

—Prefiero no decirlo. Hemingway dice que eso es como descargar la batería.

Y ahí se queda, rodeado de amigos, humo, una pequeña gloria y nuevas amistades, el joven premio «Sésamo», Isaac Montero.

RAMÓN NIETO: LA GUERRA CIVIL EN LOS JÓVENES ESCRITO­RES .-Casi de paso, mientras In­tentamos salir de las famosas «cuevas», me encuentro al novelista Ramón Nieto, que también obtuvo hace años el premio «Sésamo» y ha sido miembro de jurado. Le pre­gunto así de golpe ¿Por qué premiaron «Una cuestión privada»?

—Porque era, sin duda, la mejor.         

—¿Qué temática ha predominado en los finalista?         |

—Quizá   dispar.   Pero   las conciencias ha sido en dos temas: el erótico y la guerra civil española. Pero no  como recuerdo   histórico,   sino  con conflictos personales surgidos en el momento actual.

Un año más, el «Sésamo» dio el empujón a un nuevo escri­tor. Esta vez, también joven y lleno de promesas.  EP/ EL ALCÁZAR.

 

CON

 FRANCISCO JAVIER DE SALAS,

ÚNICO EXTRANJERO MIEMBRO DE ACADEMIA DE ARTES BRITÁNICA

* Después de Picasso ningún pintor español contemporáneo pasará a la Historia del Arte

 

Es don  Francisco Javier de Salas  el primer español y al único extranjero a quien se ha nombrado miembro honora­rio de la Academia de Artes británica. La noticia ha tenido ana enorme repercusión en el ambiente cultural y artístico londinense, ya que la Royal Academy of Arts es quizá la más importante de Inglaterra y, desde luego, la de más tra­dición, ya que su historia se remonta basta dos siglos atrás.

—Estoy muy contento real­mente con el  nombramiento —me ha dicho el señor de Salas, en su despa­cho de la subdirección del Mu­seo del Prado-—, y ha venido a ser como el premio a una serie de gestiones en el mundo artístico y cultural londinense durante los años en que he permanecido en la capital in­glesa.

EL ESPAÑOL MÁS CONOCIDO EN LONDRES.- Desde 1947, ha sido direc­tor del Instituto de España en Londres y agregado cultural de la Embajada española.

—Yo salí de Cataluña sien­do catedrático de Arte de la Universidad y director de Be­llas Artes de Cataluña, y aho­ra, después de estar en Lon­dres, en 1962 he vuelto a puestos semejantes: subdirector del Museo del Prado y catedrático de Historia del Arte de la Uni­versidad de Madrid.

En Londres es, prácticamen­te, la persona más conocida en el ambiente cultural y artístico, por sus continuos contactos con académicos, artistas, etc. Una de sus últimas gestiones fue el montaje de la gran exposición de Goya en Londres.

- Ya   le   digo:   creo   que   mi nombramiento ha sido el reco­nocimiento de todos mis es­fuerzos por mantener siempre unos lazos muy cordiales con todo lo artístico de los dos paí­ses. Aun hoy, sigo siendo agre­gado cultural honorario de la Embajada de España en Lon­dres.

EL  ARTE.  DESDE   LA INFANCIA.- Me interesa conocer   cómo   nació  en  él  la vocación artística.

—Prácticamente, yo he cre­cido entre obras de arte. Mi familia ha sido siempre gran aficionada a las colecciones. Es muy conocido en Cataluña mi abuelo Eduardo Bosch, y su hermano, Pablo Bosch, que do­nó toda su colección al Museo del  Prado.

Mientras contesta a mis preguntas, juega con unas ¿normes tijeras que tiene so­bre su mesa. Su rostro es habitualmente  sonriente   y   amable.

—He escrito bastantes cosas: libros y trabajos, sobre arte. Antes de la guerra, un libro de nada menos que setecientas páginas, que ha pasado por multitud de vicisitudes. Era un trabajo sobre el erudito valen­ciano Marcos Antonio de Orellana. Se terminó once días an­tes del 18 de julio de 1936, con lo que todos los ejemplares que envié por correo no llega­ron a sus destinatarios. Luego cayó una bomba en la edito­rial. Total, que el libro no está ni en el Museo del Prado. Lue­go he escrito un libro sobre Goya y sus pinturas de la fa­milia de Carlos IV; Velázquez, y, con Sánchez Cantón, un li­bro sobre las pinturas negras de  Goya.

ES MUY DIFÍCIL PASAR A LA HISTORIA

— ¿Cuál es para usted la máxima expresión de la pin­tura?

—No existe una sola: son muchas máximas. Depende de los diversos momentos de la vida por los que uno atravie­se. Esto es muy importante en el arte: las preferencias van cambiando  con  el tiempo.

—-Cada vez me gusta más Velázquez, y cada vez entien­do más la pintura de los rena­cientes y clásicos, como Ra­fael… Me asombra siempre, y me intereso muchísimo, por ese monstruo que es Goya, y nuestro contemporáneo Picasso.

—¿Cree usted que, desde 1900 hasta nuestros días, qui­tando a Picasso, habrá algún pintor español cuya pin­tura será estimada por mucho tiempo?

 – Creo que ninguno.

-¿Está, entonces, la pintura en decadencia?         

—No; no está en decadencia y existen buenos pintores. Lo que ocurre es que pasar a la historia...

—¿Cómo es la vida de un hombre que en el mundo de hoy se dedica sólo al arte?

—Para mí es muy interesan­te. Lo que ocurre es que a los demás le interesa muy poco.

–¿Cuál es su trabajo actualmente en el museo?

—Sustituir al director cuan­do está ausente, recibir muchas visitas y multitud de consultas, y llevar, entre otras cosas, los talleres de restauración. Es una obra de rutina, pero nece­saria: también los cuadros necesitan   ir  al médico._

 - ¿Se  interesa la gente hoy por el arte?

—Sí. Yo creo que sí. Por lo menos, aquí recibimos a cientos de miles de visitantes, y son gente de pueblo, que hasta vienen con sus pequeños para acostumbrarlos.

—Si tuviera que salvar algo del Museo del Prado, ¿qué se llevaría?

—Todo. Lo que ocurre es que los cuadros grandes me iba a costar más trabajo salvarlos.

Después de quince años en Londres, don Francisco Javier de Salas ha conseguido ingre­sar en la más importante cor­poración académica del Reino Unido. Pero su sencillez y su ama­bilidad, pienso yo que están to­davía más arriba que sus indu­dables  méritos artísticos. EP/EL ALCÁZAR, 3.7.65

 

 

DON RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL

* A  través de su secretaria

 

EL gran don Ramón, nuestro más  eminente hom­bre de letras del momento ocupa, una vez más la primera página de los perió­dicos. No ha sido la noticia que a todos los españoles hu­biera colmado de júbilo —el Premio Nobel— sino la otra, la nueva de que ha sufrido una trombosis cerebral cuan­do trabajaba en su despacho. No podía ser en otro sentido.

Ahora, mientras el presiden­te de la Real Academia Espa­ñola se debate entre la muer­te y esa vida ya tenue —96 años— pero cargada de mé­ritos, he querido saber algo doméstico, familiar de nuestro filólogo y  he conseguido conversar  con una persona muy alle­gada a su trabajo. Es quien compartía con don Ramón Menéndez Pidal su más estimado capricho: el trabajo.

Se trata de doña Carmen Ugena, la mujer que ha sido durante 19 años secretaria del investigador Ella esta muy acongojada porque la noticia de la enfermedad de Menéndez Pidal la supo por los pe­riódicos. Ella llevaba varios días en cama sin poder asis­tir a casa de don Ramón y cuando se encontraba mejor y estaba dispuesta a incorporar­se a su trabajo, le dieron la noticia.

—Puede usted imaginar —me dice con una voz temblorosa—; no sabría explicarlo. Mire, para mi don Ramón es algo muy grande, muy  grande y en estos mo­mentos estoy acongojada, no sé qué hacer.

—Dígame algo de don Ra­món, ¿cómo era él en su tra­bajo?

—No, no puedo decirle na­da. Hágase usted cargo. Ade­más, prefiero antes hablar con doña Jimena, su hija.

LA JORNADA DE TRABAJO.- Tuve que esperar 24 horas para que me contara algo. Ya esta­ba doña Carmen más serena, aunque su aspecto era de una gran tristeza.

— ¿Cuántos años ha sido se­cretaria de don Ramón?

—Diecinueve.

—En todos esos años, ¿qué le ha llamado a usted más la atención de él?

—Sin duda ninguna lo tra­bajador que ha sido siempre.

-¿Cómo era su jornada de trabajo

—Se levantaba diariamente a las ocho y media. Ensegui­da  comenzaba su  trabajo  de la mañana hasta la una y me­dia o las dos en que pasaba a comer. Luego, por la tarde, trabajaba hasta las diez de la noche. Así, todos los días.

— Y ¿qué preferen­cias culinarias tenía?

—-Era frugal, pero alguna vez su hija me dijo que había estado en banquetes y que había comido opíparamente y sin embargo no se quejaba de molestias ningunas. Tenía muy buena salud y, sobre todo, era muy ordenado.

- Dormía  la típica siesta española?

- Sí. El tenía primero una distracción, pasear por su jar­dín al final   del   trabajo. Y luego, unos minutos de sies­ta.

— ¿Qué trabajo era el que usted hacía con don Ramón?

—Consistía en despachar correspondencia y copiar sus ma­nuscritos.

Un trabajo, que según la propia doña Carmen, cuida­ba especialmente el gran his­toriador. No dejaba ni una so­la carta sin contestar. Tampo­co se acostumbró nunca don Ramón a escribir a máquina. Todos esos libros que ustedes ven en las bibliotecas y en las librerías escritos por el pre­sidente de la Real Academia Española, han sido escritos con la concienzuda paciencia de su letra menuda, llevada a mano por su pluma.

—La letra de don Ramón —me explica doña Carmen Ugena— es muy pequeñita, redonda, pero muy clara. Nunca tuve dificultad con su letra para pasar a  máquina los escritos. Y eso que a ve­ces en un mismo renglón ha­cía varias correcciones, unas encima de otras. Pero se en­tendía perfectamente.

—¿Y dice que siempre escribía a ma­no ?

—Sí, siempre y además, con pluma estilográfica. Tampoco le ha gustado nunca utilizar el bolígrafo.

— ¿Qué trabajo ha sido el último que preparó para  él?

—El libro "El compromiso de Caspe", que ya está publi­cado. Pero ahora seguía pu­blicando varias cosas, además de la dirección de la Historia de España.

Se refiere a la monumental y definitiva Historia de España. Esta era la diversión de don Ramón: su despacho de traba­jo rodeado de folios, cuartillas, libros, textos, citas y junto a él una secretaria discreta a la que iba pasando sus cuar­tillas escritas con su letra pe­queñita.

Don Ramón, a los ojos de su secretaria es todo un caballero afanado constantemente por la gran vocación del trabajo científico como investigador de nuestra historia y nuestra literatura. EP/ LA VOZ DE ASTURIAS, 16.3.1965

 

 

CON

CARLOS LEMOS SE PASA A LA TELEVISIÓN

* No ha abandonado el teatro, tan sólo descansa

* En los festivales estuvo 15 días durmiendo en autocar.

Carlos Lemos me ofrece whisky de una botella forrada en cuero. Nos sentamos y se saca el paquete de cigarri­llos. Hay que fumar negro. Carlos Lemos tiene en su casa 150 ceniceros de todo el mundo. Dice que es su vicio y su diversión. Carlos Lemos, eL hombre-base del teatro español a lo largo de más de una década, el galán, el prota­gonista de tantas y tantas obras de teatro, trabaja ahora de manera inten­siva en televisión.

QUINCE   DÍAS   DURMIENDO EN AUTOCAR.- Lo encuentro un poco cansado cuan­do conversamos. El fotógrafo dispara su cámara incesante. Ha trabajado —dice— durante todo el día grabando unos programas en Prado del Rey y es­tá un poco fatigado. Pero conversa con gusto.

—Seria irrespetuoso si dijese que trabajar en televisión es para mí una manera de divertirme. No. Es además, un trabajo muy noble y del que estoy satisfecho. Quiero hacer de todo. El teatro sólo no es suficiente aunque yo siempre lo haya hecho de manera pri­mordial. También he hecho cine y aho­ra televisión. Mi primer programa fue con Juan Guerrero Zamora. Pero antes había aparecido en la televisión en al­gunas escenas de «El cardenal de España» o el «Enrique IV», de Pirandello. También hice tres o cuatro programas cortos. Ahora es cuando estoy haciendo televisión en serio.

Carlos Lemos quiere hacer recalcar lo bien que le va en esta nueva faceta de farándula. Está satisfecho. Con lo que pagan, cómo lo pagan. Con quienes tra­baja y quienes dirigen. Para él son to­dos excelentes compañeros dispuestos casi a diario a hacer el milagro espa­ñol de que todo salga bien.

Carlos Lemos no hace teatro ahora. Una temporada madrileña en la que no apareció ni como Tenorio. ¿Qué ocurre, se retira del teatro?

—He venido de hacer Festivales de España, una obra que mantiene el fue­go sagrado del arte en provincias. Pe­ro es muy duro. Se ha dado el caso de que quince días hemos dormido en ca­ma de hotel y otros quince en autocar. Han sido cuatro meses agotadores. Aho­ra tengo que hacer una obra para Tamayo, pero a él se le cumplía el tiem­po de «Madre Coraje», así que o iré para el   Sábado  de Gloria o en   la temporada próxima. Yo procuraré que sea en la temporada próxima para po­der hacer televisión a gusto. También he hecho cine y en diciembre volveré a rodar una película.

TREINTA Y CINCO AÑOS LLE­VA   DEDICADO    AL   TEATRO.- En el sistema de cooperativa Carlos Lemos ha rodado «La llamada». Han conseguido venderla para Europa y América y le han sacado cuatro veces el dinero puesto. Está muy esperanza­do en que sea un buen éxito en Es­paña.

—Más de 35 años llevo dedicado al teatro. Mi padre era maestro de escue­la y gran aficionado. Aunque no quería, me arrastró al teatro, desde Ciu­dad Real, porque yo soy manchego. Y aquí me tiene. He hecho papeles de los que guardo un recuerdo entrañable: el Enrique IV, el Cardenal, Willy de «La muerte de un viajante», miles de Te­norios y de Otelos. Personajes de dra­ma, de comedia, de alta comedia, de humor, históricos... He hecho de todo y el teatro ha sido para mí como un sacerdocio al que me he dedicado con todo entusiasmo.

También ha hecho ocho ó nueve películas. Ha recorrido América durante dos años con la compañía «Lope de Vega», de Tamayo.

—Yo admiro a Tamayo. Es un hom­bre que sabe lo que quiere el público. Y un gran conocedor del teatro. Ha hecho dinero, cierto, pero siempre con obras importantes.

Carlos Lemos está casado con una mujer a la que él debe el ser hoy optimista y normal en su vida. Tiene un hijo de 30 años en Argentina. Apenas puede dedicarse a diversiones especia­les fuera, de su trabajo. Tiene una casita en Alicante desde hace cinco años y sólo ha pasado en ella veinte días. Cree él que sería un agricultor exce­lente: le gusta cuidar las plantas, el jardín. Cuando tiene un momento li­bre, lo dedica a leer cosas de teatro en su biblioteca.

Se levanta a las diez de la mañana, hace cuarenta minutos de gimnasia, desayuna, saca a pasear a su perro y a trabajar. Prefiere el horario americano, pero la cocina española.

—Soy un hombre  normal, tranquilo.- Es cuanto fuera de las tablas se puede decir de él.

Acabamos con el whisky. Po­dríamos seguir hablando toda la no­che. Carlos Lemos se levanta y nos acompaña hasta la puerta. Aprieta fuer­te la mano. Estoy seguro de haber dejado atrás a un amigo, un hombre sincero y que quiere demostrar a todos los que le rodean que los estima y que es un excelente compañero. EP/IDEAL. 21.1.1966

 

 

 

 

 

 

CON

CHARLES H. MALIK (EX PRESIDENTE DE LA ONU), EN ESPAÑA:

ESTOY EN EL PAÍS DEL FUTURO

 

* En Barcelona ha participado en el programa inter­nacional del IESE

* Las  reservas espirituales de España jugaran un decisivo papel en el mundo

* La ONU ha evitado guerras que en otros tiempos hubieran sido inevitables.

 

Se encuentra en Madrid  el que fue presidente de la Asamblea General de las Naciones Uni­das durante el período de 1958-59, M. Charles H. Malik. Es la primera vez que visita España.  Malik ocupó importantes cargos en su país, El Líbano, entre ellos los de ministro de Asuntos Exteriores y Educación y embajador en Washington.

EL MUNDO INESTABLE.- Es actualmente catedrático de Filosofía de la Universidad Americana de Beirut y está muy relacionado con el mundo de las finanzas y la política. Su primer viaje a España se debe a su participación en el IV Programa Internacional del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa, de la  Universidad de Navarra, en Barcelona.

La indudable autoridad de esta figura en el campo internacional me inclina a preguntarle su opinión sobre el momento actual del mundo y, concretamente, sobre Argelia.

—No estoy demasiado al corriente de los hechos, por haber ocu­rrido durante mi viaje. Puedo decirle que ha sido una sorpresa la caída de Ben Bella. Sin embargo, he de agregarle también que todos estos países de África y Asia no están estabilizados en nin­gún sentido y nunca hay que sor­prenderse demasiado de lo que ocu­rra en ellos.

— ¿Incluso su propio país, El Lí­bano?

—No. Yo considero a mi país con una madurez distinta, casi diríamos a nivel de un país occidental.

—Usted ha ocupado la presidencia de la ONU en un momento lleno de interés. Ahora parece es­tar de moda el lanzar severas crí­ticas contra este organismo inter­nacional. ¿Cuál es la opinión de un hombre como usted, que lo ha vivido por dentro?

—Creo que el principal papel de la ONU, y que nunca le agra­deceremos bastante, es que haya evitado cuantiosos derramamientos de sangre. Allí donde ha surgido el conflicto ha estado siempre pre­sente: Palestina, Suez, Chipre... Ha tenido un papel extraordinario en la independencia de los países afro­asiáticos y ha evitado, sin duda, guerras civiles e internacionales que en otros tiempos fueron inevi­tables. Sinceramente, creo que la ONU merece todo nuestro apo­yo.

—Quizá uno de los problemas que afligen hoy al mundo sea el del enfrentamiento Occidente-Oriente. ¿Piensa usted que pueden llegar a entenderse en nuestros días?

—Comprendo muy bien lo que quieren decir por Occidente. Pero, en cambio, es difícil entender el concepto de Oriente. Podríamos decir que actualmente hay tres ideas distintas: Oriente, igual a mundo  comunismo; o bien mundo de viejas   tradiciones, o el nuevo concepto de China, distinto al de Rusia o a la  India. El mundo comunista está dominado   por   el   materialismo,   el     ateísmo y la colectividad. En este   sentido es incompatible con la es­piritualidad y el individualismo de Occidente. SÍ, serÍa posible la unión con ese mundo tradicional, tanto por sus valores culturales como económicos y políticos. Incluso és­ta sería la mejor defensa contra el materialismo comunista. Por úl­timo, la China es el antagonismo total de Occidente. Pero no des­carto la posibilidad de una coexistencia con el mundo soviético.

ESPAÑA, EN EL PANORAMA MUNDIAL.- Charles-Habib Malik es un hom­bre alto, fuerte, con un rostro se­rio, pero de una conversación ama­ble, sosegada y larga. Cuando em­pieza a hablar de España lo hace con un enorme cariño.

-Estoy verdaderamente impre­sionado —esta palabra nos la repite mucho a lo largo de la conversa­ción— en este primer viaje que ha­go a España. Impresionado de una manera favorable. Quizá ustedes lo hayan oído a mucha gente, pero no tengo más remedio que destacar que estoy conmovido por mis en­cuentros con el pueblo español, su hospitalidad, su sentido de independencia, sus energías, su espiri­tualidad.

Se ayuda en su conversación con la mano derecha, y cuando habla se ve en él al profesor de Filo­sofía: su mente es clara y expo­ne sus ideas siempre con extraordinaria precisión y orden jerár­quico.

—Si le pidiera una impresión con­cisa de su viaje a España, ¿qué diría?

—Estoy seguro —contesta tajan­temente— que he pisado el país del futuro. España tiene grandes rique­zas naturales y espirituales y ha jugado un papel decisivo en la historia de Europa y de Occidente. Y ese papel será más importante aún en el futuro. Me ha impresio­nado muchísimo el arte de su país, sus rasgos de religiosidad. Mi vi­sita a Ávila y a los lugares en que vivió Santa Teresa no se me olvi­darán jamás. Esa espiritualidad española y esas energías naturales están hablando claramente del fu­turo de su país.

—¿Cuándo cree usted que ese fu­turo puede ser un presente?

—Creo que para ello España pre­cisa unas cuantas cosas. Primero, acelerar su desarrollo material, ex­plotar sus recursos naturales. Pe­ro ella ha de agregar el volcarse más hacia el mundo exterior y par­ticipar en asuntos internacionales. Al mismo tiempo que expresa su interés de una manera directa por asuntos mundiales y su intervención en ellos, podrá eliminar pe­queñas preocupaciones internas.

Pienso que sus nombres han de preocuparse seriamente por su des­tino y su política. En el terreno es­piritual y social es donde España puede ofrecer una verdadera orien­tación al mundo. Quizá sea necesa­ria una mayor apertura para expresarse y más participación direc­ta en los asuntos públicos. Sin em­bargo, es esta una cuestión que no quiero juzgar en mi calidad de vi­sitante. Por último, ese futuro del que les he hablado será un pre­sente, en la medida en que se acele­re el desarrollo de Europa. Espa­ña es una parte del todo, pero ciertamente una parte muy privi­legiada.

—Es usted muy amable al hablar así de nuestro país. ¿Lo dice, qui­zá, por ser nuestro huésped, o lo diría igual en cualquier lugar?

—Mire, querido amigo, yo soy un hombre amante de la verdad y la digo allí donde la encuentro. Los recursos espirituales de Espa­ña creo que son fundamentales en esta hora del mundo. Lo mismo que puedo decirle que respeto enor­memente al General Franco, y creo que lo merece todo un hombre que ha derrotado al comunismo.

UNA ESPIRITUALIDAD, UNA FILOSOFÍA.-No insistimos en ello, pero…

—Es interesante que un profesor de Filosofía como usted esté inte­resado por problemas religiosos, so­ciales, políticos y económicos. ¿Piensa usted que la filosofía ac­tual tiene mayor preocupación por estos temas que por los tradicio­nales y abstractos?

—De una manera más o menos profunda, todo el mundo tiene hoy preocupaciones por conflictos so­ciales. En el mundo se ha produ­cido un fenómeno bastante univer­sal, que podríamos llamarlo la so­cialización del intelectual. La filosofía tomista y las encíclicas de los Papas miran de una manera especial estas cuestiones sociales. Numerosos filósofos se dedican a cuestiones teóricas relacionadas con la política, las relaciones internacionales, el bienestar de los pueblos. Creo que es un campo muy propio del saber filosófico. La Fi­losofía no puede estar hoy ausen­te de los problemas que agobian a los hombres.

Charles Habib Malik realiza aho­ra un viaje por Andalucía. Quiere dejarse a un lado de sus alforjas las preocupaciones para disfrutar de la tierra, de la hospitalidad de las gentes y del arte español. EP/INFORMACIONES, 28.6.1965

 

CON…

ANDRÉS MEJUTO, ACTOR Y GRANJERO 

* Preparaba oposiciones para Aduanas cuando García Lorca lo fichó para el teatro

* Actor  y ahora  propietario de una granja avícola

 

Tenia 19 años y se paseaba por la madrileña calle de Alcalá para descansar de sus inacabables horas de es­tudio. Era, como otros tantos españoles, opositor: se preparaba para el cuerpo pericial de Aduanas. Se detuvo ante la cartelera de un teatro. Se le acercó un señor y le dijo a bocajarro:

- Usted puede ser el protago­nista de esta obra.

—Claro, yo puedo ser el pro­tagonista de esta obra y cuaren­ta cosas más. Pero no lo soy.

—Se lo digo porque el papel le viene a su medida.

—De acuerdo, amigo, pero yo en mi vida he hecho teatro. Así es que malamente podría hacer­lo.

Le invitó a que fuese con él al ensayo. Estaban los actores en­sayando. Pero no había protago­nista. Le dieron el papel, lo leyó y se presentó en escena.

El estudiante era Andrés Mejuto. El que lo invitó, Federico García Lorca.

-¿Qué paso? —le pregunto al Andrés Mejuto de hoy, ya con el pelo blanco, con la planta de un vaquero del Oeste americano.

—Ahí tiene usted los periódi­cos, Está mal que yo lo diga. Un verdadero éxito. Recuerdo, sobre todo, la crítica de Cañabate. Pe­ro yo no entendía los elogios. Se­guí trabajando y estudiando. Hi­ce el «Peribáñez o el comendador de Ocaña» para inaugurar el es­cenario del Capitol, allí también bajo la dirección de García Lorca pero el actuar era para mí co­sa tan fácil que, ya le digo, no entendía los elogios.

 AMIGO DE LOS ANIMALES.- Andrés Mejuto viene a hacer teatro, cine o televisión desde el campo. Vive en una granja y lo veo descender de su  coche  con sus botas camperas, un grueso y amplio jersey y un chaquetón ba­jo el brazo, en el que trae envuel­ta a su última adquisición, una perrita llamada «Linda».

—Estaba la otra noche pidien­do en el Café Gijón unos men­drugos de pan duro para mis cin­co perros y el limpiabotas me di­jo: «Pan no hay, pero si quiere perro». Le dije que sí y me trajeron esta perrita. Yo no pue­do negarme. En mi granja ten­go gallinas, ocas, perros, de to­da clase de animales.

Las gallinas las tiene en plan comercial; los otros animales só­lo porque es amigo de la natu­raleza.

—Yo en mi vida normal me considero un hombre alegre, afa­ble, cordial, bastante sincero. Si tengo ratos malos o pesadumbre, no nacen de mí, sino que me lo traen los demás.

Enciende un cigarrillo negro y cruza las piernas. No hacía falta esa declaración de equipaje es­piritual. Basta ver a Andrés Mejuto, conversar, para deducir rá­pidamente que se está ante un hombre lleno de cordialidad. Unos ojos profundos y vivos, una barba blanca, recortada, casi de varón bíblico y unas manos du­ras y elocuentes en su simplici­dad. Me sigue hablando:

—Quizá por todo esto, lo que más me gusta es la naturaleza, me encuentro bien en ella. Cuan­do trato de descansar y divertir­me, lo que hago es escultura. Me pasó con esto como en el teatro. Un buen día me di cuenta que podía hacerlo, que no me salía mal y así paso mis ratos de ocio.

TEATRO, CINE Y TELEVISIÓN.- Cuando termina su trabajo en la ciudad vuelve el coche o en­fila la carretera de Valencia, en cuyo kilómetro 25 tiene su gran­ja.

—He hecho varias cosas en televisión.  No muchas,  pero  si algunas. Recuerdo especialmente la obra de un irlandés, ¿cómo se llama? Sí, Sean O’Casey, «Juno o el pavo real». También hice el auto de Calderón, «La vida es sueño». Y «Los hermanos Karamazof». Naturalmente, soy el padre de los hermanos. Pero no crea que esta barba la llevo por eso. Me la dejé cuando trabajé con Orson Welles. Luego me ha ido sirviendo para todo lo que he hecho y me la he dejado.

Linda, la perrita de Andrés Mejuto, se ha entretenido, mien­tras conversamos, en desatarme los cordones de los zapatos. Es confiada y amiga de todos, como su dueño. No se asusta ni del flash.

— ¿Cómo se dedicó usted por entero al teatro?

—La culpa fue de García Lorca. Yo tenía que estudiar. Mi pa­dre, que era militar, no me dejaba. Pero Federico se encargó de convencer a mi padre. Yo, por otra parte, consideraba a los ac­tores como seres sobrenaturales. Nunca podía suponer que luego mi vida iba a estar en los esce­narios. Hice teatro, también ci­ne y ahora televisión. Ya sabe que he estado unos 18 años en América, allí también hice cine, radio, pero sobre todo, teatro. La televisión me gusta, pero consi­dero que el actor español es un héroe. Se da poco tiempo para hacer una buena interpretación y hay que hacer un gran esfuer­zo. De todos modos, yo creo que para un actor, la televisión puede ser tan importante como el teatro: es la expresión más sin­cera y directa del actor. Tanto en el cine como en la televisión, se actúa un poco coartado por la técnica. Y dentro del teatro, lo que prefiero son los papeles profundamente  humanos tanto dramáticos como de comedia. Aunque se ha dicho muchas veces, me gustan los que son de carne y hueso. Quizá uno de los pa­peles que más me haya llenado en mi vida haya sido el del rey Atreo, del Tiestes de Séneca. Es un papel que lo tiene todo: encie­rra a Segismundo, al rey Lear, a Hamlet. Y dentro del teatro lo que me entusiasma es la tragedia griega.

Se está bien en el camerino de Andrés Mejuto. Hay una luz di­fusa que reparte una pantalla de pergamino. Linda juega por la alfombra verde. Suena bien allí la voz opaca de Andrés Mejuto:

—No puedo entender la maldad, aunque traiga beneficios para el que la ejerce. Yo soy un hombre tranquilo.

A Andrés Mejuto no se le pue­de llamar por teléfono. Está ais­lado en su finca. Y allí vive fe­liz.

—Soy  el único de mi familia que se ha dedicado al teatro. No tengo hijos, pero dentro de unos días va a actuar en televisión mi ahijada, de tres años y medio. Creo que lo hará bien.

Lo dice ilusionado, lleno de entusiasmo, como descubriéndo­nos un secreto íntimo.

EP/EL DIARIO VASCO, 8.4.1966.

 

 

 

 

ME ENTREVISTAN… Ver periódico de HONDURAS

 

 CON…

LOLA CANALES…  ME ENTREVISTA

* Juan Rodríguez Ruiz, Director de TVE. MADRID

* Cuatro millones ven el programa regional

 

El Centro Regional de Madrid es, junto al de Cantabria, el último que se ha puesto en funcio­namiento. Explica JRR. La fecha oficial de su constitución es diciembre de mil novecientos ochenta y tres. Madrid ha sido la ma­dre nutricia de todos los centros regionales desde que yo dirijo estos progra­mas; en el año setenta y cinco, teníamos diecinueve provincias pertenecientes a Aragón, Castilla-León, Cas­tilla-la Mancha y Extremadu­ra, que luego se han ido segregando. En este momen­to, Madrid ha quedado como Centro Regional  para la Co­munidad de Madrid, pero atiende también a Extrema­dura y Castilla-la Mancha hasta que estén creados sus propios centros.

— ¿Y cuándo tendrá lu­gar la creación de estos nuevos centros?

— Hay presupuesto y pro­yecto para el de Castilla-la Mancha, que se hará en Toledo, y que ya cuenta con el terreno. Para finales del ochenta y cinco o principios del ochen­ta y seis, cada región tendrá su Centro y el de Madrid quedará, única y exclusivamente, para su Comunidad.

—Actualmente, desde el "Pirulí" se emite para las tres regiones. ¿Es así?

—Efectivamente. Ahora emitimos tres telediarios dis­tintos: el de Madrid, a las dos y media; el de Extrema­dura, a las dos, y el de Cas­tilla-la Mancha, a las dos y cuarto. Como objetivo inme­diato, tenemos el contacto con la red para que se lleve a cabo la regionalización de estas zonas y podamos hacer los tres programas de manera simultánea, igual que hacen los distintos re­gionales. Hay que reconocer que existe un cierto «pique» por la diferencia de horas y es preciso buscar la forma de que exista una ecuanimidad para las tres regiones.

-¿Qué función cumple este tipo de programas en la propia región y cuál es su audiencia?

En la última reunión que hemos tenido los direc­tores de Centros Regionales se ha puesto de relieve que es necesario estudiar una reforma de los horarios, por­que las dos de la tarde es una hora muy difícil. Concre­tamente en Madrid, aunque no se ha hecho un estudio todavía, la audiencia debe ser mínima. No es así en Castilla-La Mancha y Extremadura, zonas eminentemente agrícolas en las que la mayoría de la población está en casa, pues es la ho­ra del almuerzo. Ahí se tiene enorme audiencia, los "estudios dan cifras tan sorpren­dentes como que eI regional lo ven cuatro millones de personas, para un informativo, es una excelente cifra. La misión que cumplen los regionales es bastante moderna -data de hace seis años— y la considero imprescindible. Las regiones cuentan así con su propio telediario, con su propia in­formación de elementos re­gionales y locales que, en una programación nacional, no  tienen cabida.

-¿Con qué medios técnicos contáis para  realizar los regionales? 

—Nuestro problema básico es, todavía, la dotación técnica y personal. Nosotros  no somos un centro típi­co, como el resto; ni siquiera  somos como Murcia o Cantabria; estamos peor porque dependemos de los Servicios Informativos, no  tenemos dotación técnica pro­pia (estamos ayudados y amparados por los servicios Informativos que nos ceden estudios, magnetoscopio, personal técnico, cáma­ras...) y disponemos de un número mínimo de redacto­res y productores y de dos realizadores. Nuestra esperanza está en la creación del Centro Regional en el paseo de La Habana, donde ya se realizan las obras. Ha­brá una buena dotación an­tes del próximo otoño, aun­que todavía no podremos funcionar, porque el personal depende de las oposicio­nes que se, están realizando y en septiembre comenzará el turno libre. Cuando termine este examen, empezare­mos a emitir desde allí.

—¿Cuál es el contenido del programa regional?

—Hay un espacio para cada una de las tres regio­nes que emitimos, contando siempre con los corresponsales. Luego están las tele-revistas, comunes a todas ellas. Los lunes tenemos «Paisaje abierto»; los mar­tes, «Ventanilla cero»; los ¡miércoles, «Mixto con...»; los jueves, «Punto por pun­to», y los viernes, «Fin de semana». Cada uno de es­tos espacios atiende a un sector más o menos monográfico; el  primero sería la forma de vida de los distintos  pueblos; el segundo, información sobre consultas de tipo administrativo, tales como  entender el recibo de la luz o matricular un tractor; tos miércoles, un personaje importante de la región, desde el punto de vista humano; tos jueves, información de las actividades culturales de la región, y los viernes, una pequeña guía sobre qué hacer y cómo divertirse en el fin de semana.

—¿Con el traslado ai pa­seo de La Habana, habrá cambio de director?

—No está previsto. Pare­ce que todo seguirá igual, aunque nunca se sabe.

—¿Cuál es la filosofía de este programa para el director del Centro Regional de Madrid?

—Por eso sí que me pue­den quitar o me pueden de­jar como director. Yo entien­do que la programación re­gional tiene que ser muy experimental, lo que comparte todo el equipo que trabaje conmigo, que no pasa­rá de quince personas. Hay que señalar que todas son voluntarias, que han venido aquí por su propio deseo. Si televisión puede permitirse el lujo de hacer un  pinito experimental, no cabe duda de que es en el Centro Regional. Estamos inauguran­do una nueva fórmula de programación, emitimos pa­ra unas comunidades muy jóvenes que apenas tienen conciencia comunitaria y vamos a intentar creársela con optimismo, con alegría. No queremos programas formalistas, sino más bien con cierta informalidad en su forma de ser. Tampoco son ri­gurosas las secciones qué antes te enumeraba para cada día de la semana. Si dura un trimestre, bien, pero no nos dolerán prendas pa­ra cambiar si entendemos que no agrada. Lo primero es atender a aquellas cosas típicamente regionales que necesiten ser conocidas.

-¿Cómo sabéis los espacios que tienen más aceptación?

Hemos pedido por la pantalla, en los tres programas, que nos escriban a un apartado de correos, y la gente escribe —siempre hay personas dispuestas a escribir—, también llama por te­léfono. A esta programa­ción, que no está excesiva­mente estimada en la Casa, la gente la quiere, porque habla de sus propios pueblos y de los problemas de su región o localidad y se sienten completamente identificados con ella.

— ¿El programa regional es el «patito feo» de los informativos?   

  De alguna  manera, sí es así. Por  eso, en este sentido experimental, la gente que trabaja conmigo sabe que hay un acuerdo para que a cualquier clase de programa que se me proponga, se trate de ponerlo en imagen, siempre que ha­ya medios y naturalmente, tenga una calidad. Lola Canales. TELERRADIO

 

 

J.R.R. JEFE DE NACIONAL DE TVE

* Actualmente ocupamos el 80 por ciento de lo que se emite 

* Quizá se esté abusando de la información de tipo político, pero responde a la actual situación del país

En distintos capítulos vamos a ofrecer una panorámica general de la labor que se realiza en los Servicios Informativos d TVE. Más concretamente nos ocuparemos de la información nacional, internacional y programas informativos no diarios. Comenzamos por tratar la información nacional y que, diariamente o con otro ritmo de tiempo se emite en las pantallas de TVE.

Dentro del volumen noticioso que todo programa informativo tiene, no hay duda que la in­formación nacional debe o de­biera tener un puesto' de privi­legio. En este aspecto, los ser­vicios informativos de TVE cumplen con ese deber de in­formar de aquello que supues­tamente puede interesar al pú­blico en general   y   quizás ese interés puede recaer sobre todo aquello que acontece en nues­tro país o que, por lo menos, se refiera a él. Para saber de este tema, hemos hablado con el je­fe de información nacional, Juan Rodríguez Ruiz.

—Rodríguez Ruiz, ¿cuál es la misión del departamento del que es usted responsable?

—Mi trabajo consiste en coordinar la información nacional (esencialmente la política, social  y económica) en todos los espacios informativos diarios y en los de tipo periódica habi­tuales o extraordinarios. Lleva consigo también un trabajo de asesoramiento y documentación de contenidos y asistencial al comité de dirección de los es­pacios  informativos.

— ¿Qué volumen de informa­ción nacional se ofrece en los distintos espacios informativos, tanto diarios como no diarios?

—Actualmente el volumen de información nacional en los
espacios informativos, oscila en­tre el cincuenta por ciento de
la información total, que se le dedica en el primero y segundo telediario y el  sesenta por ciento   que   suelen   emitir los programas semanales.

—¿En qué modo se selecciona   el material que va a ser emi­tido?

—Uno de los cambios funda­mentales que han experimentado los informativos de TVE, ha sido, especialmente, el de la ela­boración propia del material que se emite. Nuestras redacciones trabajan actualmente con los mismos medios que cual­quier otra redacción, es decir, teletipos, corresponsalías, correspondencia oficial y privada, etcétera. Puedo asegurar que prácticamente un setenta por ciento de la información que  sale en pantalla ha sido  "levantada y tratada por nuestros  redactores.

—Reportaje, entrevista, infor­me... ¿qué género periodístico priva?

—En los telediarios priva el informe, la noticia escueta y, alguna entrevista o reportaje muy breve. En los espacios se­manales tienen cabida los re­portajes • más amplios, el co­mentario, la crónica testimonial, etcétera.

—¿No se da una especial im­portancia, en perjuicio de otras secciones informativas, a la in­formación de tipo político?

—Los informativos de TVE no son más que un reflejo de lo que ocurre en la sociedad (quiéranlo o no los suspicaces) y en este sentido los teledia­rios no se libran del agobio, la pesadez y sobreabundancia de una temática política. Esto no quiere decir que, como en cual­quier publicación escrita, no se atienda a otros sectores tales como la educación, economía, deportes,  etcétera.

— ¿Se piensa en el receptor de la noticia a la hora de ofre­cer la información?

—Se piensa en el receptor al seleccionar la noticia, al escribirla  y al emitirla. Se pie isa -en ese receptor múltiple e in­definido que puede escucharnos desde las parameras castellanas hasta los mas selecciona­dos grupos intelectuales de la nación. Es una de las servidum­bres grupos intelectuales de la nació». Es una de las servi­dumbres de este medio que más nos obliga y nos condiciona.

—¿Cómo debe ser la infor­mación en un medio audiovisual? ¿El medio obliga, periodística­mente?

—Ante todo clara. Incluso, en algunos momentos hasta rei­terativa. Objetiva, pasando pre­viamente todos los elementos que configuran la noticia pero ai momento de emitirla ha de salir depurada e ilesa de inten­cionalidades subjetivas.

—¿En qué modo ha influido o está influyendo la actual si­tuación política de España en la información que se ofrece al espectador?

De modo decisivo, aunque personalmente, opino que quie­nes nos ocupamos, aunque sea modestamente, de difundir esta información política, estamos tocando los límites de apabullamiento y el cansancio del pue­blo soberano. Creo que son fie­bres explicables y deseo que transitorias. LANZA, Ciudad Real.30.1.1977.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 DE  CINE

 

1965

 

CINEMATOGRAFÍA ESPAÑOLA,

ESCASA PRODUCCIÓN

Se solicitó permiso para realizar 227 películas al año

(8 cómicas y 41 policiacas)

 

Exactamente una película más del doble que en 1963 se solicitaron en 1964: es decir, 227. Esto en lo que se refiere a largo metraje. Los que llevan una marcha astro­nómica en España son los realizadores de películas publicitarias mientras que los permisos solicitados y concedi­dos en 1964 han ascendido a 2.536. En 1963 fueron 1.642. La publicidad sigue ganando terreno en el cine y puede asegurarse que en España existen dos o tres casas de las más importantes del mundo en la materia por la calidad de sus dibujantes y técnicos.

En el año último fueron soli­citados 112 permisos para pe­lículas de coproducción. Se de­negaron 12 permisos.

De un tiempo a esta parte, es sabido que muchas productoras extranjeras prefieren venirse a España para rodar sus películas por  bajo costo de extras y alquileres. En 1963 se solicitaron 26 permisos y se concedieron 20. En el último año las so­licitudes llegaron hasta 46 y diez menos se concedieron. En cambio, los que no trabajan apenas en nuestro país son los productores extranjeros de películas publicitarias. Tan solo se hizo una película en todo el año 1964.

Las coproducciones más frecuentes han sido las hispano-itaiianas, 22 en total.

132 PELÍCULAS DRAMÁTICAS

De todas estas películas realizadas en España, veamos ahora; su distribución por géneros.

Las películas históricas que tan solo hace unos años eran las preferencias del cine espa­ñol ha dejado paso franco a las de tipo dramático. Así, en 1964 sólo se hicieron 10 películas his­tóricas y 132 dramáticas. Están éstas a la cabeza y le siguen las comedias con 117, las de aventura con 69. Mucha menos importancia han tenido las po­liciacas. Se hicieron 49 en 1963 y sólo 41 en 1964. Aunque no sean de mucho relieve, también la película musical tentó a los españoles con 22 películas, por 12 que se hicieron en 1963. La tradicional gracia española só­lo tuvo expresión en 8 películas cómicas (téngase en cuenta que no hay ninguna registrada en los cuatro últimos años), 8 do­cumentales se hicieron y una de dibujos.

Las clasificaciones por cate­goría no han interesado nunca demasiado al público, que sólo busca buenas películas. Pero al repasar la último estadística facilitada por el Ministerio de In­formación y Turismo, hemos podido comprobar que en 1964 sólo una película ha sido clasi­ficada como de "Interés Nacio­nal" y ninguna de "Interés ci­nematográfico".

14 PELÍCULAS APTAS PARA MENORES

Por parte de lo censura, se clasificaron así la mayoría de las peilículas fueron clasificadas sólo aptas para mayores de 18 años. En total unas 225 películas. Para mayores    de    14 años se clasificaron 75. Los me­nores solo pudieron ver en todo el año 14 películas, aptas para ellos y todos los públicos, 62. Un poco de cambio existió con res­pecto a 1963 ya que aquel año sólo hubo 4 películas aptas pa­ra menores, pero, se señalaron 113 para todos los públicos.  Europa Press. Diario de Las Palmas, 20 Abril, 1965

 

 

 

LAS 40 MIL PERSONAS QUE VIVEN DE LA INDUSTRIA DEL CINE PASAN MOMENTOS DE ANGUSTIA

Se impone una regulación de la competencia entre Cine y Televisión.

 

 

 Se impone una regulación de la competencia entre el Cine y la Televisión.

Unas 40.000 personas están comenzando a vivir unos momentos angustiosos si se agrava la situación entre dos medios de difusión que hoy están en litigio: cine y televisión. Son las 40.000 personas que viven actualmente del cine en los ocho mil locales de que dispone España.

«Filmespaña» acaba de dar a conocer un tra­bajo de R. del Valle Fernández, en donde se abordan los problemas y las perspectivas que aguardan al cine y a la televisión en nuestro país:

Mientras el cine se ha desenvuelto con len­titud, la televisión ha dado pasos de gigante. Se impone, según el trabajo del señor Del Valle, que a la televisión se le señalen ciertos límites para no ahogar las posibilidades de otros espec­táculos.

Es claro que lo que aquí no puede argumen­tarse es que cada palo aguante su vela, ya que la televisión está amparada por todos sitios, mien­tras el cine tiene que luchar contra impuestos, horarios, precios, etc.

El cine en España ha vivido despreocupado de los restantes medios de difusión sin conside­rarlos en absoluto enemigos. Pero por vez pri­mera su seguridad ha comenzado a tambalearse; la televisión ha comenzado a hacerle muy seria­mente la competencia. Es lo normal en todos los países, al comienzo y mientras se expande por todo el país, las salas van quedando vacías. Luego, al paso del tiempo, vuelven a recuperar­se, quizás después de que ha pasado la fiebre de la televisión. Sin embargo, esta crisis suele traer un resultado positivo para el cine: el edu­car a una gran masa para que vea películas.

LA TELEVISIÓN PUEDE PARALIZAR LA VIDA DEL PAÍS.- La televisión ha entrado de lleno en la vida de los españoles y la transmisión de un aconte­cimiento importante es capaz de paralizar la vi­da del país. Esta realidad es tan evidente que so­ciólogos y educadores están interesados en el es­tudio de este fenómeno trascendente que, a no dudar, tendrá una importancia decisiva en la vi­da de las generaciones futuras.

Baste recordar que en 1956 se inauguró el servicio de televisión en España de manera dia­ria, y en 1962 se llega con la red a casi todos los límites del país. La segunda etapa de TVE se ha iniciado ya: los estudios se llevan a Prado del Rey. Por tiempo de programación, España es el segundo país de Europa. Se llevan a cabo las instalaciones de UHF y las autoridades asegu­ran que existen ya millón y medio de televiso­res.

Reconoce el autor del trabajo que aquí se comenta que varias han sido las causas que han contribuido al absentismo del cine: turismo, mo­torización, aparatos de reproducción de sonido, anhelos de disfrutar de espacios libres y, sobre todos ellos, la televisión. ¡Qué futuro!

Sin embargo, frente al fenómeno evolutivo de la televisión, el cine pasó por largos años de es­tancamiento hasta que se llegó al color, la expansión de la pantalla, inclusión de nuevas téc­nicas, etc. Las empresas suelen ser de tipo fa­miliar y modestas, salvo algunos circuitos de grandes capitales. En cuanto a la producción ci­nematográfica, con enormes dificultades, se ha venido manteniendo, con la ayuda estatal. En to­tal, los Servicios de Estudios del Banco de Bil­bao han evaluado los servicios de espectáculos en 10.214,2 millones de pesetas. El 60 por cien­to corresponde aproximadamente a la cinemato­grafía. Tienen, pues, importancia dentro de la economía nacional.

DESIGUALDAD EN LAS CONDICIONES DE TRATO.- Él cine tiene un trato inferior a la televisión. Los espectadores tienen que pagar, es de propie­dad particular, los ingresos son los de taquilla, tiene impuestos del Estado, provincia, municipio, protección de menores, Sociedad General de Au­tores; gastos de alquiler, energía eléctrica, per­sonal y material; hay obligatoriedad de progra­mar una película española por cada cuatro ex­tranjeras. Censura previa y labor policial en los recibidores de los cines para impedir la entrada de menores.

Por el contrario, la televisión es de propiedad estatal, sus ingresos son por publicidad, es gra­tuita, carece de impuestos; tiene libertad de programación y puede importar telefilms y pelícu­las que luego no pagan impuestos.

Del Valle se inclina porque la televisión siga siendo propiedad estatal, pero que su misión ha de ser informativa, «en ningún caso ha de ser la de emitir espectáculos que lesionen cualquier tipo de interés.

Lo que se pretende es que se llegue a un mu­tuo entendimiento. Que se promulguen las dis­posiciones necesarias para que nadie salga per­judicado. No existe problema especial ni en la producción ni en la distribución cinematográfi­ca. La competencia empieza en la exhibición. Los espectáculos dados por televisión en cual­quiera de sus modalidades de programas vivos o grabados suponen grandes pérdidas para la exhibición cinematográfica. Los programas fil­mados son cada vez más frecuentes en TV. En 1960 el 48 por ciento de los programas fue en directo y sólo el 32 por ciento filmado. En 1964 se hizo en directo el 33 por ciento y el 61 por ciento filmado.

Se hacen necesarios acuerdos bilaterales por ejemplo en la explotación televisiva de las pe­lículas: número de proyecciones al mes, días y hora de la proyección, edad de las películas y fijación de los precios mínimos que han de pa­garse por la puesta en antena. También habrá de tenerse en cuenta el horario de programa­ción de espectáculos de televisión de manera que no resulte demasiado lesivo para el cine. En su­ma, el litigio que se inicia ha de ser cortado por su raíz sin que la industria del cine llegue al estado de verdadera necesidad. Hay tarea para rato. EP. 17.11.65

 

 

 

 

CON… ANTIGUAS GLORIAS

 

ESTRELLITA CASTRO

* He pasado más hambre que el perro de un payaso, pero también he cantado más que un grillo

* Empezó a los 8 años y sigue en la brecha y hasta hará una película con El Cordobés

 

—Si yo le contara a usted todo lo que yo he pasado, habría para un libro; pero de verdad, un libro.

A Estrellita Castro no tiene uno que hacerle más que una sola pregunta para que ella misma empiece a hacer ges­tos y contar cosas. Ella ha estado en los mejores teatros y en los pueblos más inhóspitos: ha visitado casi todo el mundo y ha pasado sin arrogancias ni vergüenza desde la miseria al bien­estar y a la gran consideración social. En su Sevilla nativa era hija de una lavandera malagueña y un gallego en­fermo. Tenía doce hermanos. Hoy tie­ne un gran nombre, muchas amistades y un público que no olvida. Entre el ayer de los ocho años, cuando empezó a cantar en Sevilla, y el hoy, en el camarín de la sala de fiestas más castiza de Ma­drid (¡Ojo, voy al Molino Rojo!), mi colega, reportero gráfico, Pepe Cuadrado y yo hemos intentado que nos cuente lo que ha sido su vida en el cine.

PRIMERA PELÍCULA:   1934.- Lo primero que recuerda Estrellita Castro de su infancia es que cuidaba niños y que su padre la enseñaba a cantar. A los ocho años se presentó en público y a los doce ya le daban tres duros diarios, además de los que le tiraban al escenario. Aquello era en el salón Novedades, en La Campana, de Sevilla. Desde entonces ya no se detu­vo nunca el tren que puso en marcha esta mujer. Hasta hoy. ¿Cuántos años hace? Es difícil calcularlo. Además, no hace falta.

En Barcelona le dieron 40 duros dia­rios y tenía trece años. Cuando vino a Madrid, en el Romea actuaban la Argentinita y Ofelia de Aragón. Ella era la "estrella" de la primera parte y, al terminar, el público se marchaba de la sala.

No hay manera de detener a Estre­llita cuando empieza a contar sus peripecias: Rafael de León le compuso su primer repertorio; don Juan Carcellé fué su empresario.

—Veamos. ¿Dónde nació el nombre de Estrellita?

—¿Dónde va a ser, alma mía? En la pila bautismal; allí, al lado de la Gi­ralda y junto al patio de los Naranjos. Yo me llamo Estrella Castro.

—¿Tuvo que luchar mucho para lle­gar a la popularidad?

—Yo me río de los que ahora dicen que trabajan. Mi madre y yo hemos recorrido España entera en borrico y en trenes de tercera, en los que no ha­bía ni retrete. Y al llegar al pueblo y no ver a nadie, anunciar el espectáculo con un latón y un palo y yo misma gritando: "Pasen a ver a la gran ar­tista Estrellita Castro." Le digo a us­ted que he pasado más hambre que el perro de un payaso, pero también he cantado más que un grillo, y he ga­nado mucho dinero y muchas amista­des, y España entera me ha querido mucho, desde los milicianos a los na­cionales.

— ¿Cuándo hizo su primera película?

—Fue en mil novecientos treinta y cuatro, y se llamó "Rosario la Corti­jera". Me dieron mil pesetas. Traba­jaban Rafael Duran, con trescientas pesetas, y el Niño de Utrera, con tres­cientas cincuenta.

— ¿Tuvo éxito?

— ¡Digo! Todavía la dan hoy en todo el mundo. Mire: después de mi primera película pasé al circo Price, donde el célebre Ramper me consagró "estre­lla". Y de allí me marché a la Argen­tina a ganar cuatrocientas pesetas dia­rias durante seis meses. Cuando volví me presenté en el teatro Colisévm, del maestro Guerrero, con "Mi jaca". ¿Es que todavía no se canta "Mi jaca"? De mi repertorio y escritas para mí eran "Échale guindas al pavo", "Ojos verdes", "La bien paga" y "Vargas Heredia".

— ¿Quiénes le escribían las letras?

—Los mejores siempre: los maestros Quiroga, Castellano, Rafael de León y Perelló. Precisamente cuando estaba en Sevilla rodando los exteriores de "El barbero de Sevilla", me pidieron que le cediera "Ojos verdes" a Conchita Piquer, y así lo hice.

TREINTA Y SEIS PELÍCU­LAS DESDE 1934

—En Alemania hizo usted algunas películas, ¿cuáles fueron?

—Muchas: "Suspiros de España", "Mariquilla Terremoto", "Patio anda­luz"... Pero luego los italianos me lle­varon a Cinecittá, y allí hice "Los hi­jos de la noche" y "La marquesita gi­tana". Y ya, al terminar la guerra, en España hice "La gitanilla", de Cer­vantes Saavedra, con la que obtuve el primer premio como actriz y era en castellano antiguo. Me pasé tres meses como loca hablando en alto. ¡Dios mío de mi alma! Luego vino "La patria chica" y "La maja del capote", con Rayito. Siempre he trabajado con los mejores: Concha Cátala, Carmen Carbonell, Juan Calvo, Manolo González, Salvador Soler Mari...

—¿Cuántas películas ha hecho en su vida?

—He hecho treinta y seis. En muchas de ellas siempre me acordé que don Fernando Delgado, el director dé cine, me decía: "¡Si es que eres doña María Guerrero!"

—¿Qué películas le han dado más popularidad?

—Yo creo que "Suspiros de España", "Mariquilla Terremoto" y "El barbero de Sevilla". Eran películas muy taqui­lleras.

NO HA PENSADO NUNCA EN RETIRARME

— ¿Qué es lo que más dinero le ha dado?

—Hombre, el cine. Aunque en algu­nas de las primeras películas me pagaron muy poco, pomo en "El barbero de Sevilla", porque me llevaron a prue­ba, como los melones.

Pero no me dice Estrellita el dinero que ha ganado. Mucho, aunque tam­bién mucho ha gastado: nueve sobri­nos, huérfanos de padre y madre, a quien sustentar; un hermano de die­ciocho años, enfermo, y las muchas per­sonas que se acercan a su casa y nun­ca se van de vacío.

—Yo no sirvo. Si tienen necesidades, ¿por qué no voy a socorrerlos? Y mire usted: me traen chiquillos y niñas pe­queñas para que las enseñe a cantar. Les digo que ya no puedo. Yo era an­tes más feliz, cuando no tenía más que un carro con su burro, un colchón y un botijo para recorrer pueblos y pue­blos con mis padres y mi hermana Glo­ria, que era una bailarina muy mala.

En 1962 se le impuso la medalla de plata al Mérito en el Trabajo. La úni­ca actriz a la que se concedía este dis­tintivo. Se le rindió un homenaje en el Price y las butacas se llegaron a pa­gar a 800 pesetas.

—Estrellita, ¿no ha pensado usted nunca en retirarse?

—No. Tengo la voz como un cañón. Puedo cantar ocho coplas seguidas y no me canso. Además, ahora es posible que haga una película con mi compadre el Cordobés.

—¿Cuál es su mejor recuerdo en la vida artística?

—El cariño que me tiene la gente. Mire: todavía la gente se arremolina cuando me ve. Así es que siempre ten­go que salir de noche, como los sere­nos. En Málaga, este verano, ¡si viera cómo me llevaban las mujeres las biz­nagas para que me las pusiera en el pelo!

—¿Y su recuerdo más triste?

—Estando en Méjico, donde inauguré la televisión y Cantinflas me entregó el trofeo a la mejor actriz, me avisa­ron que mi madre estaba enferma en Madrid. Cuando vine, ya había muer­to, iQué momento más amargo, con lo que yo la quería! Era en mil novecien­tos cincuenta y tres.

Y Estrellita sigue contándome triun­fos y penalidades mientras va colocándose flores chillonas en la cabeza y da el último toque al caracol gitano de su frente. De un momento a otro saldrá al escenario por milésima, por diezmilésima vez, y todavía con ánimos de seguir.

—El Escorial—me dice—, ¿no es una maravilla del mundo? ¡Digo, y tiene más años que yo!

Es verdad. EP/MADRID, 9.1.1965

 

 

GINA LOLLOBRIGIDA, LA MÁS GUAPA Y LA MÁS RICA

* 15 millones de pesetas por película

. Pero el pequeño Milko no quiere que ella haga cine

 

Gina Lollobrígida me recibió en su suntuosa villa de la Vía Appia Antica, Una mansión señorial al viejo estilo romano, donde no fal­ta ni un solo detalle que pueda demostrar la riqueza de que go­za. Cuando ella pasea por los salones y me acompaña al des­pacho donde vamos a conversar, se le nota un especial regusto en mostrarme los cuadros, los cor­tinajes y las alfombras.

A esto hay que agregar que Gina se encuentra ahora en un momento de su vida artística en el que ha superado viejos com­plejos.

—Estoy muy satisfecha de mis tres últimas películas. Creo que ha pasado ya el momento aquel en el que todo el mundo alababa mi belleza y no destacaba mi ta­lento artístico.

El nombre real de Gina es Lurígina. Además de su villa en Roma posee un maravilloso chalet en Suiza y un apartamento en París.

—Mis tres últimas películas ¡pueden comprobarle a todo el mundo que no he sido estimada lo suficiente. Sobre todo "Mare Motto" es una excelente película.

 

QUINCE MILLONES DE PESETAS POR PILME

Cuando estamos dialogando entra a saludarla su pequeño hijo Milko. Sin ninguna otra ceremonia llega hasta la bellísima Lollobrigida y le da un beso.

—Cada mañana viene y me acaricia. Luego me dice: "Mamá, te quiero mucho. Eres tan rica." Evidentemente, el pequeña Milko, que habla con la misma perfección el inglés y el alemán como el italiano, no se equivoca: su madre es muy rica. En cada película de las que hace gana unos quince millones de pesetas, además del diez por ciento del ingreso bruto del filme. Es lo que se dice tener un estrellato a magnífico nivel.

Gina tiene especial interés en hablarnos esta mañana de su hi­jo Milko. Cuando descansa de sus actividades artísticas quiere sen­tirse madre y ello lo demuestra, entre otras cosas, cuidándose per­sonalmente de su hijo y hablando de él.

—Es claro que Milko no quiere decir que me quiere por el di­nero que tengo. Lo que ocurre es que al pequeño se le metió en la cabeza que ya tenemos dema­siado dinero como para que yo me dedique a trabajar. Más bien prefiere que me quede en casa con él como hacen las mamás de sus compañeros.

Naturalmente, si nos traslada­mos al pequeño cerebro de Milko tendríamos que decir otro tanto.

MILKO QUIERE HACER CINE

—Detesta que nos separemos. Me cuesta mucho consolarlo cuan­do tengo que salir al extranjero. Pero tengo que explicarle que si no gano dinero no podría comprarle tantos trajes y juguetes y tampoco viviríamos en esta casa tan bonita.

Gina nos cuenta con complacencia todo el diálogo de su hijo, mientras acaricia con su mi­rada la casa y se pierde por uno de los ventanales, Milko, que es un avispado muchacho, le con­testa que su papá trabaja y que no hace falta más.

El niño tiene razón, Milko Skofic, el doctor yugoslavo que se casó con Gina, dejó la medici­na y se dedicó a producir la ma­yoría de las películas de su esposa y dirige, además, una casa editorial.

De cualquier manera, Gina insiste en que tanto ella como su papá pueden llevar una vida tan agradable gracias a que también ella trabaja. Y el niño, ilumina­do por una gran diosa idea le contesta:

—Ya está, mañana tú te quedas en casa y yo me maquillo y voy a hacer las películas.

Reímos de buena gana. Como Milko la ha visto maquillarse en el estudio, piensa que cuantos trabajan tienen que empezar por maquillarse.

En compensación, Gina le dedica todo su tiempo cuando se encuentra en casa. Pero su tiempo es muy breve porque la producción cinematográfica la está llamando continuamente. Porque son estos los mejores años y ella los aprovecha para que millones de liras entren  en la arcas de "La mujer más bonita del mundo". “Aldo Pignatelli”. EP/HOY, 28.2.1965

 

 

 

IMPERIO ARGENTINA

* Con 4 años se presentó por primera vez en un escenario

* En 30 días aprendió alemán para hacer la versión de “Morena Clara”

 

 

La primera película que hizo Imperio Argentina fue a los 14 años, pero la primera vez que se presentó en un escenario fue a los cuatro años y medio, acompañada por su padre a la guitarra. En la familia no había antecedentes artísticos y tampoco pa­rece que la actual señora, doña Magdalena Nile del Río, vaya a dejar descendientes artísticos, porque de los dos hijos que ha tenido, el varón murió y su hija está casa­da y tiene dos hijos. Imperio Argentina —guapa hoy como siempre y de una mara­villosa elegancia— es ya abuela, pero lo primero que me dice es que ella no se considera «clase pasiva».

—Yo aún estoy en activo y dispuesta a trabajar tan pronto como tenga un ofrecimiento que merezca la pena.

—¿No tiene ofrecimientos para hacer ci­ne?

- Sí, muchísimos, y para actuar en teatro. Pero el ritmo que hoy se impone, la impro­visación y la chabacanería no van conmigo. Por eso no acepto.

DE "PETIT IMPERIO" A «IMPERIO ARGENTINA".-A los 6 años Magdalena Nile era en los escenarios de su patria "Petit Imperio". Lo de «Imperio» le vino de Pastora imperio a quien envidiaba. Y lo de «petit», por lo pequeña. Andando el tiempo fue Jacinto Benavente quien le cambió el hombre en Lima por él que se ha hecho universalmente famoso de Imperio Argentina.

—Aquellos eran unos años muy felices. Me acompañaban mis padres y mi hermana para que actuara y estudiara. Pero a mi me tiraba más el canto y el baile que los libros.

—¿Ganaba mucho entonces?

—No lo sé. Lo que recuerdo es que mi pa­dre cobraba en oro por mis actuaciones en Argentina, Bolivia y otros países y que llegué a ver una maleta entera llena de mo­nedas de oro.

—¿Cuándo se presentó por primera vez en España?

—Fue el año 1925 en el actual Calderón con un espectáculo folklórico.

—¿Cuál fue su primera película?

—«La hermana San Sulpicio» en una ver­sión muda el año 1927.

Por primera vez llegó a España en 1923. Ella desde entonces se ha sentido tan española como argentina. Su madre era espa­ñola, su padre gibraltareño y su abuelo de Manchester.

CONTENTA NO SE ESTA NUNCA.

— ¿Recuerda lo que le pagaron por su pri­mera película?

—Sí, 28.000 pesetas.

—Bien cotizada.

—Naturalmente, desde que empecé a hacer cine dejé por completo el teatro. Mi forma de trabajar ha sido la de hacerlo to­do lo mejor posible: las dos cosas a la vez eran incompatibles. Vuelvo a decirle que por eso no hago ahora cine, por esa forma de trabajar tan a prisa, a barullo. Aquí están destruyendo el cine sólo por sacarte el máximo dinero en el menos tiempo posible.

—¿Cuántas películas ha hecho en su vida artística?

—Creo que alrededor de 23. Pero todas ellas sometidas a gran disciplina y con reparación consciente.

—¿Está contenta con lo que ha sido su vida artística?  

—Al momento de hacer una cosa, gusta. Pero contenta no se está nunca. Siempre se quiere más.

—De todas sus películas, ¿con cuál se quedaría?

—Quizá por anécdotas y lo difícil del personaje, con «Carmen la de Triana». Fue una españolada que me dio gran satisfac­ción artística. Allí fui dirigida por mi ma­rido Florián Rey y trabajaban Rafael Rivelles, Margarita Simó... Lo curioso es que me propusieron si quería hacer la versión en alemán. Pedí 30 días para aprender alemán y a los 28, después de haberme encerrado con una profesora, estaba dispuesta a cantar y hablar el alemán.

Las críticas del tiempo agregan que no se le notó que fuera española.

— ¿Qué otras películas suyas han sido más populares?

—Mire, ahora se ha puesto en Tánger una semana de producciones con películas mías. Mis películas fueron muy populares y he dado millones de pesetas y las han visto millares de personas. Ahí están «Morena Clara», «Nobleza baturra». Pero si le digo la verdad, yo nunca he visto una sola pe­lícula mía.

Imperio Argentina vive ahora con su her­mana y dos perritas, una de ellas llamada "Charo" porque es de Rosario de Santa Fe.

—Se pone brava, ¿sabe? , me dice la hermana de Imperio Argentina. Pero ya es­tán muy educaditas.

LLEVO MUCHO TIEMPO EN EL CANDELERO

— ¿Qué hace usted ahora?

—Demasiadas cosas. He presentado un programa para Festivales de España. Tengo que decirle que a última hora ha sido acep­tado. Me ha dolido, pero no lo digo con amargura. Y sin embargo, me gustarla llevar muchas cosas de España por ahí. Yo personalmente. Porque ni soy  vieja ni me siento vieja, lo que ocurre es que llevo mucho tiempo en el candelero ya algún malpensado puede ocurrírsele que tengo dema­siados años.

Uno puede certificar que cualquiera que hable con Imperio Argentina puede darse cuenta de que es una mujer activa y sin complejos.

—Entonces, ¿usted ha sido célebre o es?

—No he sido, sino que soy. Y si no soy todo lo que debiera es porque no quieren.

—¿Qué exige usted para trabajar?

—Nada, sólo que sea cine a la altura europea.

—¿Cuál ha sido su última película?

—«Ama Rosa». Ya sé que se le criticó por folletón. Pero también «Lo que el viento se llevó» era un folletón.

Se ganó con la película más de millón y medio de pesetas.

—Si se lo propusieran, ¿haría de extra?

—Nunca. Creo que tengo una categoría y exijo unas condiciones artísticas mínimas.

—Usted ha sido muy famosa también por sus canciones. ¿Cuál cree que ha sido la más popular?

—Quizá «La piconera», «La falsa moneda», «¡Ole, catapún!»...

TSHOMBE LE ADEUDA 90.000 PESETAS.- La conversación se prolonga todavía mu­cho tiempo. Imperio Argentina me cuenca el pleito que tiene nada menos que con el jefe del Gobierno del Congo, Tshombe. Le exige el abono de las 90.000 pesetas por las conferencias que desde su chalet puso el secretario del jefe del Gobierno congoleño.

-Puede decirse que yo le he preparado tí regreso triunfal al Congo. Me dedico tam­bién a preparar un festival en beneficio de Pacorro, el torero que pasa ahora un mal momento económico. Estoy detrás de la pla­za de las Ventas y de El Cordobés. Además, vamos a ver si conseguimos que cinco céntimos de cada localidad de espectáculos se dedique a proteger la casa de los artis­tas.

Con todo esto. Imperio Argentina tiene tiempo para levantarse temprano, estudiar —ella habla cuatro lenguas—, mantenerse en forma y pesar sólo 49 kilos (en el contrato que tenía antes con una productora figuraba que sólo podía pesar 45 kilos). Su vida la hace como si mañana tuviera que empezar a rodar o a trabajar en un esce­nario. 

—Hemos hablado del ayer y del hoy de Imperio Argentina. Pero ¿y mañana?

—Quiero presentarme a hacer comedia y me gustaría algo de Antonio Gala o Alfre­do Mañas. Además, voy a poner en Málaga un «tablao», pero con distinción.

Ahí tienen ustedes a la famosa Imperio Argentina, para la que aún no se ha eclipsado la estrella de su popularidad.  EP / LAS PROVINCIAS, VALENCIA, 29.1.1965

 

 

LINA YEGROS,

DE SOR ANGÉLICA A ESPOSA DE UN COMERCIANTE DE TEJIDOS

 

Cuando llamé a Lina Yegros y le dije que quería hacerle una entrevista, ella se quedó sorprendida. « ¿Cómo se le ocurre esto si yo hace mu­cho tiempo que estoy alejada del cine?». Fue lo que me dijo. Tuve   que  convencerla   de   que trataba de realizar una serie de reportajes sobre «los que alcan­zaron la gloria en el cine espa­ñol». Se tuvo que convencer.

¿QUIÉN PUEDE ACORDARSE DE MÍ? - Al día siguiente fui a casa de Lina Yegros, en la madrileña calle de Alcalá.

— ¿Pero quién puede acordar­se de mí?, me dijo.

Uno sabe que son todavía mu­chas personas las que recuer­dan aquellos maravillosos ojos claros, aquel personalísimo es­tilo de una muchacha que dio títulos cuajados de popularidad a nuestro cine y que durante mucho tiempo puso su arte más puro en las escenas de los me­jores teatros. Y después de al­gunos años de silencio, hoy, mu­chos de aquellos admiradores van a volver a saber qué hace ahora aquella bella actriz de nuestras pantallas y nuestros escenarios.

Lina Yegros nunca fue vanido­sa y ahora cuesta trabajo que nos hable de sus triunfos.

—Mi vida ahora es muy senci­lla. Es la vida que deseé mucho tiempo. Tenía verdadera hambre de hogar y aquí me tiene, cuidan­do mis cacharros, haciendo labor y siempre junto a mi marido, vi­viendo los dos nuestra segunda juventud.

Lina no ha perdido su belleza deslumbrante. Ahora madura y reposada. No quiere que diga que la parroquia es quien práctica­mente tiene la exclusiva de su actividad con los pobres, a quie­nes acompaña al dispensario, los visita y les lleva cariño y «esas cosillas que se recogen para ellos»:

—Empecé trabajando en el teatro a los 16 años. Mi primer papel fue mudo, en «La tragedia de Marichu». En el segundo ya tenía que decir una frase muy enrevesada y hacía de criadita en la obra   de Jacinto  Benavente “Literatura”.   Ganaba   12,50  pe­setas.

Se casó poco    antes de que la compañía  marchara a la        Argentina, tenía 18 años. El marido murió y ahora está casada en segundas nupcias   —hace  nueve — con un comerciante de te­jidos.

—Desde entonces yo me he ido al mundo de mi marido. Vivo fe­liz y aunque recuerdo mis activi­dades artísticas nunca las añoro. Si alguna vez me pon­go nerviosa, hago que se me va­yan los nervios haciendo punto.

LAS LÁGRIMAS DE SOR ANGÉLICA.- Su primera película fue «Sor Angélica». Un resonante éxito popular por el que cobró en 1934, 6.500 pesetas. El coste de la pelí­cula fue de 300.000 pesetas y en dos se ganó con ella más de cinco millones. El productor se compró una casita a la que llamó «Sor Angélica». Fue la película que la puso en la cumbre de la fama. Luego le siguieron «El se­creto de Ana María», «El octavo mandamiento», «La bien paga­da», «Quien me quiere a mí» y «La Millona». Cuando acababa de rodar ésta y se encontraba en Navarra, camino de San Sebas­tián, estalló la guerra. Su carrera quebró la línea ascendente de ar­tista. Sin embargo, de después de la guerra son sus películas: «Manolesca», «Polizón a bordo», «Un piso de mujer», «Un marido a precio fijo», «La condesa Ma­ría», «La leyenda de Navidad», «La dama de armiño», «Venda­val»...

—Hasta 1942 los directores me habían encasillado en el papel de dulce llorona. Con «Un marido a precio fijo» hice el papel más alegre y moderno. Lo que la gen­te no sabía es que muchas de las lágrimas que derramaba en las películas eran de verdad. Pero aquellos tiempos ya pasaron y ahora soy muy feliz en mi casa.

—Usted conquistó la gloria del cine: los periódicos la proclama­ban como una gran actriz y la gente la aplaudía. ¿Está contenta de eso? ¿Qué le queda de todo aquello?

—Mire, en Málaga, en los años después de la guerra, estaba con mi compañía de teatro actuando. Un día, al entrar, la gente me reconoció y me rodearon. Se acercó una viejecita y preguntó: «¿Qué pasa?». Le contestaron, «es Lina Yegros», la protagonis­ta de «Sor Angélica». Y ella se marchó desilusionada diciendo: « ¡Bah, yo creía que vendían acei­te!» ¿Ve usted lo que dura la gloria? Sin embargo yo guardo maravillosos recuerdos: fui siem­pre muy bien tratada por compa­ñeros y directores y he tenido muchas recompensas, aunque pienso que si yo hubiera hecho cine hoy sería millonaria. Enton­ces cobraba unas doce mil pese­tas por película.

Del convento, a los ruedos con "El Cordobés"

— ¿Por qué no hace cine aho­ra?

—He hecho algunos papeles en cine y teatro. Mi última obra de teatro fue con Rafael Rivelles en «La muralla». En cine, en 1958, «Te doy mi vida» (¡Dios mío, qué folletón!), luego “Cariño mío” con Vicente Parra. “Canción de cuna” en la que volví a ser monjita, «Teresa de Jesús, “Rosa de Lima» (en la que era madre de la Santa, María Mahor). En el 62, del convento me lancé al rue­do con «El Cordobés» en «Apren­diendo a morir», «Los guerrille­ros», «Las gemelas» dirigida por Antonio del Amo, y la última «Bochorno», dirigida por Orduña.

Luego me explica que si no ha­ce cine no es porque no le gus­te, sino porque en España no existen guiones especialmente hechos para su edad. Además, el público me recuerda como enton­ces, ¿para qué defraudarlo?

— ¿De qué película guarda me­jor recuerdo?

—«Sor Angélica» era un fo­lletín, pero me dio fama. Hace poco me dijo Lola Flores: «Eso eran películas y no la técnica de hoy. Yo la vi ocho veces y las ocho lloré». De la que guardo mejor sabor de boca es de «Un marido a precio fijo»; de alguna escena de «Bochorno» y de mis campañas de teatro. Sin embar­go, aunque nunca fui ambiciosa, hoy pienso que me hubiera gustado hacer algo mejor o no ha­ber sido artista. Ya ve, yo no hi­ce nada por lograr la fama. Me vino sin buscarla. Quizá como compensación, la fama no me ha dado mucho dinero, pero me ha dado la felicidad en mi vida.

La conversación con Lina Ye­gros —que ahora tiene un enor­me parecido a Michele Morgan— se hace interminable. Casi como una jovencita enamorada, le co­ge la mano a su marido y los dos se miran a los ojos. En una pe­queña ausencia de ella, él me ha confesado que es la mejor esposa del mundo. Los dos viven solos; salen todos los domingos al cam­po.

La nostalgia llega alguna vez a su piso de la calle de Alcalá; pero es una nostalgia dulce y tranquila. La verdad es que cuan­do me despido, Lina sigue sor­prendida de que la Prensa quie­ra ocuparse todavía de ella. Uno piensa que lo merece. EP /  EL DIARIO VASCO. 1964

 

 

CON…

MIGUEL LIGERO

MAYOR RECOMPENSA DE SU VIDA AR­TÍSTICA: CONOCER A LA QUE HOY ES SU ESPOSA

* No trabaja en teatro ni televisión porque no le convencen

Los contratos

Miguel Ligero viste un traje joven, lleva una corbata clara, una pulsera en la muñeca iz­quierda y fuma tabaco negro. Aquel conocido “Pepe Conde” habla con un acento típica­mente madrileño y presume, con razón, de una prodigiosa memoria. Sin ningún papel por delante, me ha ido citando nombres de directores, fechas de películas y sueldos que co­brara por aquellos remotísi­mos años 30. Miguel Ligero, un icono del cine español.

SU ENEMIGA EL ALGEBRA.- Miguel Ligero —como casi todas nuestras figuras cinema­tográficas— llegó al cine des­pués de pisar muchos escena­rios de teatro. En su caso, con mucho papeles de teatro chico a sus espaldas.

—Mire usted, yo he sido muy mal estudiante. Tengo que de­cirle que eso del álgebra no me entraba en la cabeza; pero en cuanto me ponía por delante una obra de teatro, me la aprendía entera. Un día com­pré en el Rastro "La villana de Vallecas" y "El alcalde de Zalamea». Aquello fue lo que le dio la puntilla al álgebra.

La primera obra en la que tuvo que decir algo fue "La condesa está triste", de Arniches, en el Infanta Isabel de Madrid.

Y el primer paso en el cine, en 1931, con "Su noche de bo­das", para el que fue contra­tado por la Paramount. Con esta misma productora hizo cinco películas: "Doña Menti­ras", "La fiesta del diablo", "Sombras de circo", "Salga de la cocina" y la primera citada.

—Mi primer éxito fue "Su noche de bodas”, además por primera vez tenía por compa­ñera a una gran actriz, con la que iba a conseguir la mayor parte de mis triunfos: Imperio Argentina.

LA HUMANIDAD DE PEPE CONDE

—Miguel Ligero, ¿cuántas películas han hecho que llegue usted a tener la fama que goza dentro del cine español?

—-Pues mire usted, aunque le parezca mentira, yo soy un hombre de pocas películas. Ha­bré hecho sólo unas cuarenta. Pero de todas ellas, las que a mí me han dado fama han sido "Pepe Conde", de López Ru­bio, con Pastorita Peña; "Morena Clara" y "Nobleza baturra”, con Imperio Argentina, y "La verbena de la Paloma" en su primera versión.

—De todas esas películas, ¿cuál le satisface a usted más?

—Pues creo que ese personaje Pepe Conde. Tiene una humanidad de miedo.

Hablamos de la nueva ver­sión de "La verbena de la Pa­loma". Cree que fue un verda­dero acierto de Sáenz de Heredia y que Conchita Velasco desarrolló un buen papel.

— ¿Qué diferencias encuen­tra usted entre Imperio Argen­tina y Conchita Velasco?

—Es difícil compararlas. Im­perio era una mujer que artís­ticamente se hacía valer. Es­cogía muy bien sus papeles. Ahora, en general, no pasa esto: una actriz tiene un día un papel magnífico y mañana, a lo mejor, la vemos anuncian­do coñac o cualquier cosa en la televisión.

ESTA CONTENTO CON  SU FAMA

— ¿Por qué no hace ahora teatro ni televisión?

—Porque no existen buenos contratos. No me interesa tra­bajar quince días. En cambio, el cine paga mejor. La televi­sión destroza la mayoría de las obras. Es una pena.

—Usted consiguió la fama. ¿Está contento?

—Sí; estoy contento, y creo que volvería a repetir mi ca­rrera si me quitara de encima estos años.

—¿Piensa en algún papel que le gustaría hacer?

-—Me encanta un papel de los Quintero de "El centenario". Es un hombre que va a cum­plir el siglo y vive rodeado de mucha familia.

LA   MEJOR   RECOMPENSA.- Miguel Ligero sigue fuman­do su cigarrillo negro y accio­na lentamente al hablar. Dice que siempre ha tenido un mie­do terrible al ridículo y que es un cobarde de espanto. Por eso selecciona mucho sus pape­les. Aunque tenga que estar mucho tiempo sin asomarse a la pantalla.

Este es en la actualidad Miguel Ligero: un hombre pa­cífico, ya abuelo, que vibra aún con el cine y que desertó hace mucho tiempo del esce­nario.

—¿Cuál es la mejor recom­pensa que ha recibido en su vi­da artística?

—Haber conocido en el tea­tro a Blanca Pozas, una mara­villosa mujer, con la que me casé y con la que vivo muy feliz.

Dejo a Miguel Ligero que pase su tarde en el Círculo de Bellas Artes. Mientras nos des­pedimos me dice que de ver­dad le hubiera gustado trabajar con Greta Garbo y que es una pena que el cine español se dedique al Oeste y no ex­plote de verdad los temas es­pañoles. EP / EL ALCÁZAR. 5.12.1964

 

 

ANTONIO RIQUELME, UN SATÍRICO EN LA PANTALLA

Antonio Riquelme es ese tío serio, fino y socarrón que tanto nos ha divertido en montones de películas. Todos los que piensen que Riquelme es sevillano —o andaluz, por lo menos— está en un completo error, aunque tam­bién lo hayamos visto cuantiosas veces con un sombrero de ala ancha en un patio sevillano...

DISFRUTA DE LA JUBILACIÓN .-Encuentro a Antonio Riquelme en su casa madrileña en la calle de Pelayo. Allí pasa la mayor parte del día. Es un hombre que no entró en el ajetreo de la vida moderna, o que supo desprenderse a tiempo de ella. Ahora, su mayor diversión consiste en calzar­se sus zapatillas, sentarse en su butacón pasar las horas con su familia en casa. Goza de su ju­bilación sin inquietudes ni de­sasosiegos.

Le pregunto sobre sus comien­zos en el mundo del cine. $u actividad en las pantallas se remonta a la prehistoria del séptimo arte.   

—Mire usted, yo comencé en 1917, el mismo año de la  revolución rusa. El cine estaba en sus comienzos y puede decirse que se trabajaba de incógnito porque las caras, de puro negras no se distinguían.

Riquelme, que es madrileño de la cepa más pura que puede encontrarse, no tuvo sus comienzos artísticos en su ciudad natal sino en Valencia. Fue en la com­pañía de "Suárez y Santiago" y con la obra "Doña Desdenes".   

—Entonces ganaba yo como actor de teatro cinco pesetas diarias. Luego, cuando hice la primera película, en 1917, me abonaron 50 pesetas.

Antonio Riquelme me lo cuen­ta como si hubiera sido ayer cuando le dieron esa cantidad. Y es curioso que desde entonces a la fecha, que él recuerde, ha hecho unas 200 películas. De muchas de ellas apenas si se acuerda. Pero jamás olvidará esos diez duros que le abrieron las puertas del cine.

—¿Recuerda usted qué película era y qué papel interpretaba?

—Perfectamente lo recuerdo; se llamaba "Los sueños de Palomeque" y hacía el papel -de compa­dre

Ya tenernos en escena al alegre compadre de tantas obras, de tantas cintas. El humor va bien con el carácter y su vida . En la vida real, Riquelme es un hombre abierto, sencillo, cordial, sin presunciones. Por eso cuando le pregunto de qué papel está más satisfecho y qué obra le ha llenado más, me dice:

—De ninguna, porque he sido, siempre y soy muy exigente conmigo mismo y siempre pensé que pude hacer más de lo que hice

— ¿Quiere decir entonces que no está usted satisfecho de su labor artística en el cine?

—Al contrario, estoy satisfechísimo y si volviera a empezar, se­ría lo que siempre he sido. He disfrutado de momentos de gran satisfacción. Solo que trataría de evitar los  ratos de amargura.

CUANDO EMPEZÓ SU FAMA

—Veamos, don Antonio, entre  esas doscientas   películas   interpretadas por usted, alguna debió darle más dinero. ¿Cuál fue?

—Todas por el estilo,    ¿sabe? Ninguna sobresale por su cuantía, créame.

 -¿Y cuándo cree usted que empezó su fama  porque como actor de complacencia, se le ve que no guarda rencor, ni recelo, ni amargura.

—- Sin lugar a dudas yo empecé a ser conocido por el público con "Una morena y una rubia". Le debo mucho yo a esa película.  

- ¿Recuerda usted en su vida artística si hay algún actor o actriz con los que haya trabajado más a gusto?

- Con todos, con todos los que he trabajado ha sido siempre muy a gusto. Me lo dice con una enorme cara de complacencia; se le ve que no guarda mal sabor, ni recelo ni amargura.

– ¿Qué papeles cree usted que le han ido mejor?

—Mis éxitos siempre han sido con papeles en los que hacía tipos de sainete. A la gente les di­vertía mucho. Pero a mí personalmente los que mejor me han ido siempre han sido los papeles de época.

EL PAPEL QUE VALIERA UN MILLÓN

—Usted ha puesto sus indudables cualidades al servicio del ci­ne y el cine le ha dado la fama. ¿Pero qué papel que usted no  ha hecho le hubiera gustado interpretar?

—Aquel papel que por su importancia, me diera a ganar un millón de pesetas.

Se le alegran los ojos a Anto­nio Riquelme con la misma viveza que cuando entran sus cuatro nietos, los hijos del ya celebra Juan Riquelme.

—Son cuatro diablillos y me divierto mucho con ellos.  No conviene que alteremos más su descanso. Riquelme guarda muy buenos recuerdos de su vi da artística. En cuanto a los momentos dolorosos, piensa que eso es lo corriente en cuantos se han dedicado por entero ai teatro y al cine.

Alma robusta la de este hom­bre, el compadre, el malicioso de tantas y tantas películas, que divirtió a miles de espectadores con su arte. Desde aquella pri­mera película hasta su última. "La pandilla de los 11". EP/ Diario SEVILLA, 8.3.65

 

 

ISBERT, MEDIO SIGLO DE CINE

EL PRIMER HOMENAJE SE LE RINDIÓ EN 1917

 

A José Isbert no hubo forma de meterle en la cabeza que tenía que estudiar para ingeniero. Su padre era ingeniero geógrafo. Su suegro y su cuñado, de caminos. Y él prefirió las tablas. Ahora el Ministerio de Información y Turismo acaba de concederle un premio por su vida dedicada al teatro y al cine. Es el último de los que ha logrado, porque don José ya tiene en su haber el premio como "Productor ejemplar", concedido por Franco; la Medalla al Mérito en el Trabajo y la de Oro, de Carbayas, de Oviedo.

ISBERT,   UN   ACTOR   DEL   CINE MUDO.- Isbert empezó el año 1912 a hacer cine. Cuando apareció por vez primera en las pantallas, ya tenía una experiencia como actor de cuarenta años en el teatro. Naturalmente que en sus primeras actuaciones cinematográficas no necesitó hablar: hacía cine mudo. La primera película que recuerda es "¿De verdad, cuándo te suicidas?", a la que siguió "Costa Azul".

La conversación en estos momentos con José Isbert es difícil. Después de la operación que sufrió en la garganta, apenas si puede hablar. Espera poder recuperar su voz dentro de poco; pero ahora hay que entenderse con él con el lenguaje universal de la mímica y echando mano de la pluma y un bloc.

— ¿Cuántas películas ha hecho en su vida?

—Unas ciento y pico. El pico creo que son unas diecisiete, pero no estoy seguro.

—De ellas, ¿cuáles recuerda con más agrado?

—"Historias de la radio", "Bien venido, Mr. Marshall", "El capitán Veneno", "Él cochecito" y "El verdugo". La última que he hecho ha sido "Román y Dalila", en una colaboración para una película norteamericana. Fue en noviembre del año pasado, y ya me encontraba mal, tanto es así, que cuando llegué a Barcelona me tuvieron que operar.

EN 1948 DEJÓ EL TEATRO

— ¿Qué película le dio más fama?

—Usted perdone, la fama la traía ya del teatro. Mi primer homenaje fue en Buenos Aires como primer actor, en 1917. Luego, en 1921, dirigí la compañía de Lola Membrives. Fue en 1948 cuando ya dejé completamente el teatro.

— ¿Por qué? ¿No le gustaba?

—Me di cuenta que no podía hacer compatibles las dos dedicaciones: al teatro y al cine, y tuve que decidirme por el cine. Luego, la película que me dio mayor popularidad fue "Bien venido, Mr. Marshall".

Como todos los actores, Isbert pasó sus momentos de apuros. Sin embargo, no puede quejarse de haber sido un actor mal pagado.

La pura verdad, al principio, durante dos meses, estuvo recibiendo ochenta duros diarios. Por la película "Costa Azul" le dieron trescientas mil pesetas, y la primera película española —las anteriores fueron en París—, "El bailarín", supuso para él el caudal de diez mil pesetas.

—Pero supongo que después cambiarían las cosas, ¿no?

Isbert junta las manos y pone los ojos en el cielo, como queriendo decir: "Gracias a Dios que cambiaron".

—A partir de "Bien venido...", todo cambió; mi ficha  empezó a cotizarse bien.

La esposa de Isbert agrega que la pena ha sido que sólo desde entonces empezara a ganarse dinero. Pero no se quejan. Viven en un hotelito en la Colonia de los Pinares, de Madrid, donde disfruta de silencio, espacio y tranquilidad a cualquier hora.

EL  RECUERDO  MÁS  ALEGRE  Y EL MAS TRISTE

— ¿Qué personaje de los que ha interpretado le gusta a usted más?

—Sin duda, un pequeño papel de médico que hacía en "El capitán Veneno"; era alegre, pero con mucho corazón. También tenía otro papel parecido en "Historias de la radio".

—¿Cuál es el recuerdo más alegre de su vida artística?

Piensa un momento y en seguida escribe:

—La noche del estreno, en el Lara, de una obra de Linares, "Como hormigas". En un mutis tuve que salir cuatro o cinco veces a saludar.

—¿Y el más triste?

—Cuando debuté en el Infanta; aquella misma tarde fue enterrada mi madre. La gente se había enterado y me aclamó durante varios minutos. Pasé una noche terrible, pero el público se rió más que nunca.

—¿Si empezara ahora usted su carrera artística, cambiaría algo?

—No puedo variar nada, porque la virtud mía principal, según el público y la crítica, ha sido la naturalidad, y eso es difícil cambiarlo. Mire, precisamente esa naturalidad mía fue interpretada por algunos empresarios como desgana por el trabajo.

En este sentido me cuenta que en un papel en el que tenía que reírse lo hizo de tal manera, que a pesar de que el público aplaudió, la empresa me llamó y me dijo: "Sabemos que se ha reído usted en el escenario, tenga cuidado; y que no vuelva a suceder".

Ahora José Isbert se ríe de buenas ganas.

—¿Qué papel le gustaría hacer en su vida?

—Todavía me gustaría hacer muchos. Aparte de mi garganta, estoy mejor que nunca de salud y voy a cumplir ochenta años. Esto se pasará en seguida y volveré al cine. Me entusiasma hacer el personaje de "El hombre que ríe", de Víctor Hugo, y "El mercader de Venecia», de Shakespeare.

—Vamos a ver, don José, actualmente, ¿qué hace usted?

—Pues, hombre, muchas cosas: administrar mi finca, leer y pintar tonterías. ¿Le parece poco?

LAS MEMORIAS DE JOSÉ ISBERT

—¿No ha pensado en escribir sus Memorias ?

—Claro. ¿Quién no lo ha pensado? Incluso tengo ya escritas unas cuatrocientas cuartillas. Pero tome nota de esto: la noticia la han dicho ya por lo menos mil periódicos y todavía no se ha interesado ni un solo editor. No voy a ir ahora pordioseando para que publiquen una cosa que no les interesa. Mejor están para mis herederos, que no son pocos.

—¿Cuántos?

—Mi esposa, siete hijos, dieciséis nietos y la imaginación proyectando...

—Al final de su vida artística, ¿qué le gustaría que dijera la gente de usted?

—El aplauso y el recuerdo es el mejor premio para un actor que durante más de medio siglo toda su actividad, observación, lecturas y estudios los ha dedicado a procurar que pasaran un rato feliz tantos millones de personas. Yo puedo decir como aquella actriz francesa a quien preguntaron si le gustaban los aplausos que le prodigaban, y contestó: "Bien pueden aplaudir y quererme, porque a ellos he dedicado mi vida y mi corazón". Lo demás, sepa usted que son modestias falsas.

Así es este hombre sencillo, simpático y claro. El único madrileño con apellido Isbert que figura en la guía de teléfonos de Madrid. El hombre que hizo reír a millones de españoles se dedica ahora a pintar y a ver la televisión en su chalet, apartado, hasta que llegue de nuevo su hora de entusiasmarnos ante las pantallas. Que sea pronto, don José. EP / EL ALCÁZAR, 29.12.1964

 

 

 

ANTONIO GARISA QUE FUE MALETILLA.

* Como actor, soy humano, humorista y serio al 50 por ciento

Antonio Garisa es alto, grue­so, con bigote y calva, eso lo saben cuantos lo ven en pantalla y ahora,  cada sábado al atar­decer, donde viene presentando esa especie de Quijote mo­derno, que en un afán de arreglar  asuntos,   todos   los   estropea.

—Me gusta el papel —me dice cuando le pregunto sobre la serie—. Es muy humano, aún dentro del desenfoque de la realidad en que se mueve mu­chas veces. Pero es un papel que me viene muy bien. Ahora el público tiene la palabra.

Por ele momento se ríe.

VEINTICINCO AÑOS DE TEATRO.- Antonio Garisa empezó a trabajar en teatro en 1940. Es de Zaragoza y siempre mani­festó una enorme afición por el teatro. Una vez dentro, Ga­risa se amoldó a toda clase de papeles. No había más reme­dio. Para encontrar satisfac­ción le bastaba aprenderse su papel, salir al escenario y ac­tuar. Luego extendió su afición al cine, y hasta la fecha lleva apuntadas en su agenda unas 28 ó 29 películas.

—Desde luego, también he he­cho en el cine toda clase de pa­peles. Es igual, a todo me acomo­do. Claro que de todas las pe­lículas las que prefiero son aquellas en las que he hecho de protagonista.

Piensa él que ésas son las que más fama le han dado, y por eso las prefiere. Su última película ha sido "Historias de la Televisión".

— ¿Dentro de la televisión, con qué actuaciones suyas está más contento?

—Aparte de esta serie de Noel Clarasó, en la que hago de pro­tagonista, yo creo que salieron bien "Treinta grados a la som­bra", que fué mi primera ac­tuación y los programas de "Escuela de maridos".

—Hablando de maridos, ¿está casado?

—Sí. Y tengo una hija. Tiene veintiún años, y no ha mostra­do nunca el más mínimo inte­rés por entrar en el mundo ar­tístico de su padre.

UN HUMORISTA SERIO.- Cuando uno va a hablar con Antonio Garisa, lo primero que se le ocurre es que será un hombre de los que tienen siem­pre un chiste a punto. Es más bien un hombre serio. Muy pre­ocupado y atento cuando se en­cuentra en su trabajo.

Le pido que se defina co­mo actor, y me contesta escue­tamente esto:

—Soy humano.

No agrega nada más. No quiere ponerse adjetivos más sonoros, porque le viene mal a su sinceridad, a su cortesía.

—Y fuera del escenario o del plató,   ¿cómo   es  Antonio   Ga­risa?

Ahora no contesta tan rápido. Lo piensa. Pierde su mirada detrás de lo oscuro de las ga­fas. Quizá no se encontraba preparado para definirse así, de prisa y con pocas palabras. Por fin lo decide:

—Soy un hombre normal. Eso es, normal.

Escueto, lacónico este hombre. La entrevista la hace rápida, casi sin tregua para el párrafo largo. Habla así. Es realmente un hom­bre normal, y a mí me parece que le cabe perfectamente su definición. Sin excentricidades, sin petulancia y extraños pos­tizos, tan frecuentes en la vida artística. Claro que lo que uno va buscando es saber si fuera de la escena Garisa es ese hom­bre campechano, humorista y gracioso que tantas veces he­mos visto.

—Bueno, pues soy mitad hu­morista y mitad hombre. Y en cuanto a la vida, puedo decirle que no la veo ni oscura ni color de rosa. Yo diría que la veo bastante clara.

— ¿Sin nubes?

—Bastante clara.

Decididamente, Antonio Gari­sa es un hombre normal al que le gusta moverse por la carre­tera del centro, sin desviaciones a los costados. Diríamos que hasta tiene mucho de diplomá­tico este hombre correcto en su vestir y que escoge minucioso sus palabras.

TORERILLO ANTES QUE ACTOR.- Desde hace tres años lleva junto con Ramón Clemente su propia compañía de teatro, y en estos días ha iniciado su gira por el Norte, para terminar en Zaragoza por las fiestas del Pi­lar y conquistar luego Madrid.

— Yo veo mi fu­turo alternando cine, teatro y televisión.

—Usted, como actor, prefiere todo por igual, pero, ¿y como espectador?

—Como espectador, los toros. Es mi gran afición, y tengo muy buenos amigos toreros. Yo creo que ahora es cuando se dan en España los mejores to­reros. Ahí están El Cordobés, de Paula, Palomo Linares, Bienvenida, Miguelín…

Intento que me diga de todos ellos cuál es su preferido. Pero no hay forma. Diplomacia. Sin embargo, ustedes tienen que sa­ber que Antonio Garisa, cuan­do muchacho, se dedicó a los toros, y por tierras de Aragón anduvo con Camardiel toreando algunas vaquillas. Pero lo de la espada y el capote lo olvidó, y ahora es un hombre feliz con sus variados papeles de actor. EP/EL ALCÁZAR, 24.8.1965

 

 

AMPARO RIVELLES

 

* No piensa retirarse en mucho tiempo

* Se fue a México hace 7 años y no volverá sino de visita a España

 

Amparo Rivelles se marchó hace siete años a Méjico. Entonces todavía se la "llamaba "Amparito". Ahora ha vuelto a pasar las Navidades con su madre, María Fernanda Ladrón de Guevara. Los contratos que tiene con la televisión mejicana le han obligado a pasar sólo unos días y volverse  a Méjico.

Amparo Rivelles sigue siendo aque­lla estrella guapa, esbelta y dulce. Sólo que uno la encuentra ahora un po­co lejana, tal vez reservada y con un bien aprendido acento mejicano en sus palabras.

— ¡Cómo no, mi amor, si llevo allá siete años y no tengo pensado volver a España!

Se lo dice a uno de los innumerables amigos que han asaltado la tranquili­dad de la casa de su madre de la ca­lle Flor Baja. Allí fui para que Ampa­ro Rivelles me hablase de sus recuer­dos como estrella del cine español. Aquel cine que ella inició en 1944 y que duró hasta bien entrada la dece­na del 50 con muchas películas de hon­do sabor español. Aquellas películas que protagonizó con Rafael Durán, Antonio Vilar, Calvo...

—En 1940 hice la primera película: "Mariguana". Me dieron 10.000 pese­tas y yo creía que iba a ser la última película de mi vida. ¡Qué mala era!

Ella dice que entonces tenía 14 años y que ya hacía pinitos con su madre en el teatro, pero no había pensado jamás dedicarse totalmente al cine. Pero luego le ofrecieron contratos y. los aceptó. Naturalmente, Amparo Rivelles —mientras sacude delicadamen­te el cigarrillo entre sus largos dedos— asegura que por fortuna el ci­ne le dio muchos más "pesos" que el teatro. Es lo que ocurre.

ESCOJA  USTED UNA  PELÍCULA.- Me cuenta Amparo Rivelles los me­jores recuerdos de sus tiempos de ci­ne, aquel espíritu de sacrificio y colaboración que existía en los tiempos heroicos del cine español. No tenían horarios. Es más, por restricciones eléctricas, frecuentemente tenia que rodar durante muchas horas seguidas y de noche. Nadie protestaba.

— ¿Cuál es su recuerdo más alegre?

—Muchos. Sobre todo aquellos estre­nos a los que íbamos con traje de no­che y había muchas luces y mucha ex­pectación. Aunque luego saliese una con la cara de larga hasta la cintura.

Entre todas sus películas, ella re­cuerda a "Malvaloca", "El clavo", "Fuenveovejuna", "La calle sin sol", "La duquesa de Benamejí".

— La que más le haya llenado en su vida.

—No es posible: quizá por motivos sentimentales yo me quedaría con "El clavo" y "Malvaloca".

Le pido que me siga hablando de sus motivos sentimentales, pero pre­fiere poner punto y aparte a todo ello.

—Ahora ¿qué preferencias tiene, cine, teatro, televisión?

—No, prefiero nada. Lo que verda­deramente me cansa es hacer la misma cosa durante mucho tiempo. Aho­ra estoy encantada con hacer televi­sión en Méjico, porque se cambia mu­cho.

—De todos los actores con quienes ha trabajado, ¿recuerda a alguno es­pecialmente?

—Con todos he trabajado muy  a gusto. No es por halagarlos, pero siem­pre se portaron todos muy bien.

—Insisto, ¿no recuerda especialmen­te alguno?

—Sí, quizás Rafael Durán en "El clavo" y "Eloísa está debajo de un almendro".

Sus gestos, sus palabras y casi sus intenciones, todo es medido en esta mujer que dejó tan alto el estrellato del cine español. Ahora su conversa­ción llega a resultar distante, un poco fría. ¡Aquellos fueron tiempos remotos, demasiado remotos para ella!

—Mi fama en Méjico ha sido, por lo menos, tanta como la que alcancé en España —me dice mientras aplasta el cigarrillo en un cenicero de plata—. Yo entré con el pie derecho desde el primer momento y tengo que darle las gracias a cuantos me ayudaron, desde directores al público.

—¿Recuerda a España?

—Siempre y con mucho cariño. Es­paña es muy bonita, pero no la recuerdo con tristeza.

—Eso significa que allí no le va mal.

--Al contrario, muy bien. He hecho varías películas, entre ellas "El esque­leto de la señora Morales", premio de crítica de Londres, con Arturo de Córdova. También "Los novios de mis hi­jas" y he tenido premio de interpre­tación en "Historia de un canalla".

SU VIDA ESTA BIEN COMO ESTA

—Amparo Rivelles llegó a la cum­bre en su vida: adquirió fama y dine­ro. Es decir, tuvo la gloria en sus ma­nos. ¿Cambiaría hoy algo?

—He tenido fama y la sigo teniendo. Soy todavía primera figura y espero que sigan habiendo papeles que se acomoden a mi edad. De mi vida no cambiaría nada. Si volviera a empezar todo lo haría lo mismo porque estoy encantada.

Este es el día —uno cualquiera— de Amparo Rivelles: Se levanta a las 7,30. Se baña, se maquilla y va a los estudios de TV. Termina a las 5,30 ó 8 de la tarde. Vuelve a casa, se baña y descansa mientras ve la TV. Esa es su distracción favorita.    

—¿Quiénes eran los mejores de su tiempo?

—Rafael Durán, Antonio Vilar, Ana Mariscal, varios.   

—¿Cuál es su recuerdo más amar­go del cine?

- Si hubo algunos, todos los tengo olvidados.

Amparo Rivelles apenas si va al cine. No conoce lo último español. A Méjico sólo van las películas comer­ciales. Ella trabaja y trabaja porque se siente joven y con muchas fuerzas.

—Los papeles que más me gustan son los de viejecita. Tengo ilusión de haber "Doña Macabra", de 80 años. La película que volvería a hacer es "La mujer X".

Casi mientras habla, sale de com­pras y asiste a algunas reuniones con sus antiguos compañeros españoles. A Amparo Rivelles le llegó la hora de salir de Madrid, ¿cuándo volverá? No lo sabe, pero ahora piensa que sí vendrá de visita. Méjico es ya casi su patria. Ni por nuna sola vez me ha mencionado a Alfredo Mayo.

EP/PATRIA. Granada, 22.1.1965

 

 

 

ROCÍO DÚRCAL

ENCONTRÓ SU APELLIDO A CIEGAS Y SOBRE UN MAPA DE ESPAÑA

* Le gusta,  la popularidad

* No le gusta,  decir cuánto  gana

 

Hace ahora unos tres años comenzaron a ver a una chica delgadita, avispadilla y muy simpática llamada Rocío DúrcaI. Ella, de verdad, se llamaba – y se llama, claro— María de los Ángeles. Lo de Rocío vino cuando se trató de hacer la primera película. El nombre era bonito y le iba bien. Pero donde no atinaban sus promotores era en el apellido. Se necesitaba un apellido nuevo, Y se encontró la solución: un día la  huérfana de apellido, se colocó ante un mapa de España, cerró los ojos y giró su mano sobre el mapa como si se tratara de una ruleta. Su dedo se detuvo en  la provincia de Granada y desde entonces ese fue su apellido: Dúrcal.

Rocío Dúrcal no tiene todavía edad suficiente como para ocultarla. Quizá dentro de un par de años sea difícil que nos lo diga: a mi no me ha resul­tado difícil.

—Nací el 4 de octubre de 1945 en Madrid. Siempre he vivido aquí, antes en la plaza de Castilla y en la calle Bravo Murillo. Ahora vivo en Vallehermoso, 20 con mis padres y seis her­manos.

A ella le gustaría el baloncesto y la natación y, como todas las chicas de su tiempo —que es este—, soñaba con las pantallas y los discos. Pero no sospechaba que ese mundo lo tuviera tan cerca. Un día, Luis Sanz la descubrió en televisión y desde entonces, la sometió al martirio continuo de las pruebas. Al final, en vez de marcharse a casita para seguir haciendo «sus la­bores», Rocío pasó a los estudios para hacer la primera película.

— ¿Cuándo fue esto?

—En diciembre de este año será el tercer aniversario. La película, «Canción de juventud».

—¿Cuántas películas has hecho hasta ahora?

—Sólo cuatro, fíjese qué pocas.

Uno se queda un poco perplejo del empuje de estas jóvenes estrellas que, con cuatro películas en tres años y un puñado de discos, se sienten aún como fuera de juego.

Las películas de Rocío han sido: «Canción de juventud», «Rocío de la Mancha», «La chica del trébol» y «Ten­go 17 años». Le pido a Rocío que me diga cuál de ellas ha tenido más im­portancia para ella y para el público.

—Un poco de cada una de ellas for­man un bonito recuerdo —me contesta.

UN LEMA: RESPETO, PACIENCIA Y SUPERACIÓN.- Rocío Dúrcal ha hecho ya varias veces televisión y en septiembre va a inaugurar su actividad en otra faceta muy importante el teatro.

—Me va a dirigir Adolfo Marsillach en una comedia de Norman Krasna, «Un domingo en Nueva York» y la presentación será en Madrid, en sep­tiembre. La verdad es que tengo un poco de mieditis.

Lo dice tan seria y tan convencida, que casi uno no tiene más remedio que creérselo.

—¿Qué crees que es lo más difícil para quien empieza a hacer cine?

—Bueno, eso es muy difícil de decir así, porque lo más difícil puede resul­tar lo más sencillo. Yo pienso que hay que tener una gran vocación, estudiar, tener respeto a los demás y sobre todo, ambición artística.

Se coloca ahora esta muchachita de 19 años en una postura muy seria y filosófica. Lo siente. Me cuenta que a ella no le exigieron unas cualidades especiales, o por lo menos, no se lo dijeron. Sólo sabe que le hicieron algunas pruebas y, como si se tratara del examen de reválida, aprobó. Por eso está donde está. Pero si ella se pusiera como arbitro exigiría un gran respeto a la profesión y al público.

—Además, hay que tener mucha pa­ciencia y afán de superación.

LOS JÓVENES EN EL CINE ESPAÑOL

—Rocío, ¿qué papel desempeñan hoy los jóvenes en el cine español?

—Creo que lo que pueden aportar es juventud sobre todo, ambición por llegar. Pero hay muchos valores jóvenes a los que todavía no se les ha dado una oportunidad para que triunfen.

—Fuera del cine y de la canción, ¿qué aficiones tienes?

—Todo lo relacionado con el deporte, sobre todo la  natación.

—Si tuvieras que escoger entre el cine o el amor, ¿qué decidirla?

— No puedo contestar —me responde fulminante como el rayo.

—¿Te lo tienen prohibido?

— ¡No! —protesta la estrella—.  Es que el amor todavía no ha llegado.

Rocío dice «todavía no» y supongo la cantidad de corazones que seguirán guardando la esperanza.

SOBRESALIENTE EN LA ASIGNATURA DE LA RESPUESTA

—¿Qué película o personaje te gus­taría interpretar?

—Siempre el próximo

—Señorita queda usted aprobada y sobresaliente en elegancia para contestar.

Se ríe. Aprovecho la ocasión para saber si le gusta ser popular.

—Me gusta todo, me gusta el ca­riño y el aprecio del público para con nosotros. Sobre todo, tenga en cuenta que hace muy poco tiempo que disfruto de todo esto.

—Me gustaría hacerte una pregunta que fuera la que mas te gustara de todas ¿Por  qué no te la haces tú misma?

—Sí, sí,  me gustaría que me preguntara: «¿Va a tener unos meses de vacaciones?». Y me gustaría  contestar: ¡Sí!

Y ahora dime esa pregunta que ni yo, ni ningún otro periodista de gustaría que te la propusiera.

—Bueno, pues esta misma: ¿Cuánto gana usted?

Decididamente, nos quedamos sin saber lo que gana, pero nos hemos enterado de que Rocío Dúrcal es una joven es­trella   reflexiva,   llena de  afán  de trabajo, con un gran sentido del respeto y ¡enormemente simpática! EP . 1964

 

 

 

 

 

 

EL DUQUE DE WINDSOR ACTOR DE CINE

. “La historia de un rey” presenta su vida desde su infancia hasta la abdicación al trono.

 

Los ingleses han vuelto a ver en el trono al hombre que con el nombre de Eduardo VIII fue rey de Inglaterra durante trescientos veinticinco días. Naturalmente, el trono que ha vuelto a ocupar el actual duque de Windsor ha sido de celuloide, puesto que se trata de la película que Mr. Jack Le Vien acaba de presentar en Londres bajo el título "La historia de un rey".

 

En su quehacer cinematográ­fico, Jack Le Vien ha toca­do ya el tema biográfico de grandes personalidades, como en la película que hizo sobre sir Winston Churchill. Ahora acaba de confirmar sus pode­rosas dotes para esta clase de filmes con la película del duque de Windsor que tiene una duración de hora y tres cuartos, sin que en ningún tiempo de­caiga el interés.

El film abarca la vida del hombre que durante su vida ha tenido hasta siete nombres ofi­ciales, sin contar el familiar "tío David", como lo llamaba la actual  reina de Inglaterra.

En una de las secuencias de la película, narrada magistralmente con voz en «off» por Orson Welles, se dice:

"Nací primero Eduardo de York y después fui llamado príncipe Eduardo de Cornwall y York. Después, príncipe Eduar­do de Gales. Más adelante, du­que de Cornwall; luego, príncipe de Gales, rey Eduardo VIII y ahora, por último, duque de Windsor."

PERMISO.- Un permiso especial de la rei­na permitió que las cámaras se emplazaran en Balmoral para el rodaje de la película que ahora se acaba de estrenar.

Casi toda la cinta ha sido rodada en Inglaterra y una parte de ella en la villa situada en Gif sur Yvette, cerca de París, donde pasan gran parte de su tiempo los duques.

Sin embargo, la mayor parte de la cinta es un documento, inédito hasta ahora, sacado de la filmoteca del palacio real de Buckingham: 16.000 metros de película, en los que se recogen muchos momentos importantes de la vida del que iba a ser rey de Inglaterra.

Naturalmente, con todo lo ro­dado se podía haber hecho una película de seis horas de dura­ción. El protagonista se tuvo que someter no sólo al maquillaje correspondiente para apa­recer ante la cámara (por cierto que el encargado de maquillarle ha sido Serge Groffe, el hombre que normalmente maquilla a Maurice Chevalier y al general De Gaulle cuando éstos aparecen ante las pantallas de televisión), sino que ha tenido que contestar a no menos de cien preguntas para que sirviera de fondo a la narración.

INFANCIA.- Antes de que el director de la película, Hifrry Booth, diese la voz de "Se rueda", el duque de Windsor se daba los últimos toques ante un espejo y con un pequeño peine negro.

Cuando empezó a rodarse la película, la prensa - hizo notar que se trataba del primer caso que se daba en la historia del cine: normalmente es un actor el que encarna el papel del rey. Ahora se trata de un ex rey el que actuaba como actor...

La película ha adoptado un digno tono de narración desde su nacimiento, en el reinado de la reina Victoria —para lo que han sido utilísimos los documen­tales prestados por el palacio de Buckingham—; su actividad du­rante la primera guerra mundial y los viajes internaciona­les del príncipe de Gales, cuando su destino era ocupar el tro­no del imperio británico.

EMOCIÓN.- Momento de especial emotivi­dad reviste el de la ascensión al trono del Reino Unido con el nombre de Eduardo VIII. Desde entonces, la película se reviste de un especial dramatismo, hasta  el  día 10 de diciembre de 1936. A las nueve de la noche, millones de súbditos de su ma­jestad aguardaban impacientes el mensaje prometido a través de los micrófonos de la BBC, de Londres. Iba a hablar el pro­pio rey Eduardo VIII.

Efectivamente, a las nueve en punto se oyó la voz firme, pero embargada por una impre­cisa tristeza, del rey. El monarca se dirigía por última vez a sus súbditos para exponerles su decisión irrevocable: renun­ciaba en favor de su hermano a! trono de Inglaterra. Su nue­vo rey sería Jorge VI.

Todos recordaron aquella no­che a Wallis Simpson, por el amor de la cual su rey abdicaba. El primer ministro, Baldwin, podía haber presentado una ley al Parlamento sobre matrimonios morganáticos. Pero se opuso. Si Eduardo VIII quería conservar su trono ha­bía de renunciar a la señorita Wallis Simpson. Pero el amor pudo más.

Hoy, Wallis Simpson conser­va al duque de Gales; pero In­glaterra perdió a su rey.

El momento ha sido perfec­tamente captado por Jack Le Vien, quien, por otra parte, no hace una investigación más pro­funda ni expone otros motivos de renuncia al trono, ya que sobre ellos se ha especulado en estos veintinueve años.

ACTOR.- La película pasa de forma muy inteligente desde las foto­grafías en color sepia a los tro­zos rodados recientemente, mez­clándolos con las películas de archivo.  Esos  trozos  que  nos dan al duque cuando era muchacho y provocaba gran admi­ración en las gentes.

La labor de los duques ha sido breve y digna. El aparece con un traje "príncipe de Gales" color marrón claro y cor­bata azul, con su impecable "nudo windsor". Ella viste un traje amarillo, muy sencillo y elegante, con un collar de per­las, y explica con dulzura algu­nos de los momentos más trascendentales para la corona británica, incluso el momento de la abdicación.

Quizá por falta de documen­tos de la época, no aparece en la película el viaje que el du­que hizo en un crucero por las costas españolas en 1934, en el yate "Rosaura". Varios amigos le acompañaban y, entre ellos, figuraba la actual duquesa. Fue aquella la época en que los du­ques se enamoraron. Una galer­na les obligó a buscar refugio en el puerto de La Coruña, y allí pasaron varios días. Puede decirse que allí se fraguó la ab­dicación al trono.

KENNEDY.- Ahora, el duque, después de sus recientes enfermedades, des­cansa en su villa, tras de ha­ber sido el protagonista de una vida apasionante y de una película que ha costado 25 millones de pesetas.

Jack Le Vien, concluido su trabajo, se dispone a rodar una nueva película biográfica, esta vez sobre el que fue presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy. EP / EL ALCÁZAR, 10.5.1965.

 

 

 

 

 

HELENIO HERRERA SE PASA EL CINE

* “Puede que cuando me vea Kirk Douglas, se muera de envidia…”

 

De Helenio Herrera conocemos todos su vida y  sus peripecias, como entrenador de fútbol, Este  sudamericano que ha dado la  vuelta al mundo y ha hecho  que su nombre salte a los titulares de todos los periódicos con  sus declaraciones sobre el fútbol, sigue siendo noticia. H. H.  —sin dejar el balón ni sus declaraciones— pasa a un campo  en el que hasta ahora no había  destacado: actor de cine.

El periodista Martín Girard  (Gonzalo Suárez) escribió un libro titulado «Once y uno», al que —sin decirlo abiertamente— llevó las hazañas y las 'problemáticas del Club Barcelona La novela ha tenido el  eco suficiente como para que  la lleven al cine.

PROTAGONISTA,  EL FÚTBOL

—Naturalmente que lo que  vamos a hacer no es una película sobre el Barcelona, sino que será sobre un equipo de fútbol cualquiera. Los protagonistas serán -me dice su productor ejecutivo, señor Molero— los jugadores y su entrenador.

     Los jugadores aún no están  designados, pero el primero que figura  en  el  elenco  es  nada  menos que el famoso Helenio Herrera.

Lo encuentro con un impecable traje azul, y su corbata  blanca con listas grana. Helenio Herrera está dispuesto, como   siempre,   a   hablarnos   de  cuanto  queramos.  Su  nuevo fichaje le hace aparecer mucho más jovial y divertido que de ordinario.

—¿Quiere   decir   que  va   a  dejar el fútbol por el cine?

—No. No pienso dejarlo; las  dos cosas son compatibles.

—¿Ha hecho  alguna vez   cine?

—Sí, claro, con un tomavistas  que tengo.

 Pero su afición a la fotografía y al cine van ahora en serio. Helenio Herrera va a ser el entrenador de ese equipo de fútbol que protagonizará la pe­lícula sobre la novela «Once y uno». La película no tiene aún título y el guión se escribe en estos momentos por el autor de la novela y Miguel Rubio. Seguimos preguntando a Hele­nio Herrera por su carrera cinematográfica:

—¿Le han hecho ya alguna prueba para esta película?

— Sí. Y ha sido sensacional. Yo no tenía miedo ninguno, porque sé que soy muy foto­génico. Si los estadios no me han preocupado nunca, comprenderá que me preocupan menos todavía las cámaras. La televisión puede dar fe de ello.

—Naturalmente, usted gana mucho con el fútbol. ¿Le han ofrecido buena cantidad para hacer esta película?

—Sí,  ha sido   una  cantidad respetable, satisfactoria.

—¿Quiere esto decir que si  triunfa en su primera película es capaz de dejar el fútbol?

—   ¿Por qué no? Todo sé puede hacer y, desde luego, yo creo que puedo ser tan figura en cine como en fútbol. No me disgustaría nada dedicarme a hacer cine. Todo se puede ha­cer.

Miguel Rubio, uno de los guionistas, me dice que, desde luego, las pruebas, hasta ahora realizadas en Oviedo, han sido muy buenas y que esperan que el éxito de la película sea com­pleto.

—Helenio, sin haberse pre­sentado en su vida en un plató, ha demostrado una naturali­dad sorprendente y unas cua­lidades extraordinarias para su papel. Le viene como anillo al dedo, además, por ser un entrenador de fútbol, del que siempre tanto tiene que decir.

Helenio Herrera ni sonríe ni se pone demasiado serio cuando  oye que le alaban  en  su nueva carrera cinematográfica.   Se puede decir  que está totalmente convencido de que para   él no existe la más mínima dificultad en su papel.     

— ¿Qué cree que puede ocurrir en el mundo del cine cuando su nombre figure entre los nuevos actores?

—No creo que ocurra nada, salvo que  el mismísimo Kirk
Douglas se morirá de envidia. Pero a eso ya estoy acostumbrado.      

La película va a empezar a rodarse en esta temporada. Se realizarán primero los exteriores en diversos campos de fútbol de España e Italia. Cuando  el señor Herrera comience  sus vacaciones en junio próximo no podrá dedicarse a descansar; sus vacaciones ya han sido sacrificadas en aras de la pantalla. En los meses de verano tendrá que someterse al maquillaje, a las instrucciones de la productora y a las órdenes del director.

—¿Podrá someterse a que otros le ordenen lo que ha de hacer?

—Yo soy siempre muy disciplinado y no tengo inconveniente a someterme por el porvenir de mi nueva carrera.

"Nada más. Helenio Herrera nombre internacional como en­trenador de fútbol, escritor de  un solo libro, «Yo, Helenio He­rrera», tendrá que ser citado de ahora en adelante como actor de cine. No le faltan bue­nas cualidades. EP / PUEBLO, 1964

 

 

 

 

JULITA MARTÍNEZ NO VE LA TELE

16 PELÍCULAS HA HECHO Y ACAPARÓ TODOS LOS PREMIOS NACIONALES

Julita Martínez se levanta a las doce de la mañana. Y pese a la hora, puede decirse que es una gran madrugadora, porque las cua­tro de la madrugada la sorpren­den todavía con un libro o con los papeles de su próxima obra en la mano.

Da algún paseo con su hija de seis años, come --no demasiado— y en seguida, ensayo, primera fun­ción de teatro de la tarde sale a cualquier cafetería a tomar un bo­cado, y luego, segunda función. Cuando regresa a su casa —un sexto piso en una zona bonita de Madrid— comienza la tarea de aprender nuevos papeles y leer.

—Sí, me gusta leer, y leo mucho.

—Bueno, ¿pero cuándo ve la te­levisión?

Julita Martínez se echa a reír y baja los ojos, como si la hubié­semos sorprendido en un pecadillo infantil.

—Es que no tengo televisión.

No puede verla, claro.

Julia Martínez, una actriz que ha hecho montones de papeles —importantes papeles— en la pe­queña pantalla, no ve la televisión.

—Pero le prometo —me dice muy seriamente, mientras enciende un cigarrillo— que compraremos una y que la veremos siempre que sea posible.

Y coloca la mano sobre mi bloc de apuntes, como haciendo el juramento. Hay que creerla.

Pero la verdad es que no he ve­nido a ver a Julia Martínez para comprobar si tiene o no televisor, sino para que me cuente cosas de su vida artística.

 UNA VIDA PARA EL TEATRO.- A uno le gustaría que fuesen us­tedes, lectores, uno a uno los que hablasen con Julita, para que com­probasen su sencillez hablando, su facilidad expresiva, ayudada por unos anchísimos ojos —ribeteados de un negro picarón—, sus manos, su gesto todo. No es actriz mien­tras habla. Quiero decir que no se pone en escena, como los actores malos.

—En televisión ya he hecho mu­chos papeles y me gusta trabajar en ella. Lo que ocurre es que mien­tras se hace teatro es muy difícil.

Pero sin que sea quitarles una ilusión, sepan ustedes que Julita Martínez —que empezó su vida ar­tística en Cataluña como actriz de teatro— prefiere siempre el teatro a la televisión y al cine. Ella es de Santander, pero desde pequeña vivió en Barcelona. Allí se desper­tó su vocación artística y allí co­menzó a trabajar, hasta que vino a Madrid, a la compañía de Antonio Vico. Desde entonces nunca ha querido traicionarse y ha he­cho todo el teatro que ha podido, aun a costa de otras cosas quizá más brillantes.

—Desde luego, lo que más me gus­ta es el teatro: es donde me en­cuentro más a mí misma, donde creo que tengo más posibilidades. La televisión la veo yo como un teatro filmado; más fácil que el teatro, porque se puede una co­rregir.

—¿Por qué le gusta más hacer teatro?

—Tendría que contestarle ahora con un tópico.

—No importa.

Y a su respuesta vuelve Julita a poner el prólogo de su risa fres­ca y abierta.

—Encuentro en el escenario una comunicación con la gente, consi­go mejor meterme en situación y ser otra mujer que interpreto.

DIECISEIS PELÍCULAS Y MUCHOS PREMIOS.- Julita  empezó a hacer cine... porque un día Paco Rabal la propuso para un papel. La últi­ma película la hizo hace tres años y fue «Bombas para la paz», con Fernando Fernán-Gómez.

—Y mi primera película, «Hay un camino a la derecha», con Pa­co Rabal. Todavía estoy enamora­da de aquel papel que hice. Además, se llevó todos los premios del año: Quijote de Oro, en el Festi­val Cinematográfico de Málaga; Concha de Plata, en el de San Se­bastián...

Era el año 1953. Desde entonces, aunque no ha llevado demasiado bien la cuenta, cree que ha hecho dieciséis películas. Todos los pre­mios que ha obtenido en su vida artística los ha obtenido como ac­triz dramática. El último lo ha con­seguido este mismo año, el de la crítica catalana, por «Sí, quiero», de Alfonso Paso, que ha hecho con su marido, Ricardo Garrido.

—Sin embargo, en esta obra ten­go un doble papel: cómico y dra­mático. Los dos me gustan mucho.

Y estoy seguro que los dos los  hace bien. Y mejor que yo lo sabe Juan Guerrero Zamora, el director, que prefiere a Julia Martínez y con el que ha trabajado cuantio­sas veces.

—¿Quiere usted meterse con al­gún director, con algún actor? Le damos campo libre.

—No; conmigo se han portado muy bien. Sobre todo Guerrero Zamora, un hombre que deja una gran libertad, pero que sabe lo que lleva entre manos. Y como actor prefiero a Rabal, por su sinceridad.

Julia Martínez, como todos los humanos, tiene sus proyectos. Ade­más de comprarse el televisor va a hacer más teatro, y acaban de ofrecerle otra película. Pero no quiero adelantar acontecimientos. Muy pronto, Julita volverá a la pantalla grande en el puesto que le corresponde. EP/MADRID, 18.8.1956

 

 

VIVIEN LEIGH CAMINO DEL TERCER OSCAR

* Tras el casting de “lo que el viento se llevó” nunca esperó que se le diera el papel.

 

De ella dijo Tennesse Williams, que era no sólo una estupenda ac­triz sino una dama en la que desta­caba lo más importante: Su bondad de corazón. Se refería a Vivien Leigh.

Aunque sus preferencias siempre estuvieron, en el teatro' y Ira desta­cado como gentil intérprete de las obras de Shakespeare, la fama la conquistó en las pantallas con «Lo que el viento se llevó».

SU REGRESO A HOLLYWOOD.- Ahora, después de varios años de ausencia, Vivien Leigh ha vuelto a Hollywood. Y la encuentro junto a Stanley Kramer, su nuevo director en la película «La nave del mal». Nos sentamos y conversamos.

Vivien ha logrado detener a la primavera en sus ojos. Prodiga una sonrisa encantadora y habla un per­fecto inglés. Ella nació en la India, exactamente en la población bengalí Darjeeling el 5 de noviembre. ¿Saben ustedes cuántos años hace de esto? 51 exactamente. Su padre, de origen francés, Ernest Hartley era corredor de Bolsa en Calcuta y su madre, Gertrudie Robinson era irlandesa.

A los ocho años se presentó por primera, vez en escena. Pero no fue en la India sino en Inglaterra, en el colegio de monjas del Sagrado Corazón, de Roehampton.

—Por primera vez interpreté a mi autor preferido, Shakespeare en «Sueño de una noche de verano». Fue entonces cuando decidí ser ac­triz.

Fue una decisión tomada en plena niñez pero con una gran madurez. Desde entonces se dedicó a estudiar y a preparar de la manera más cons­ciente para su futuro.

- Dejé el colegio a los 14 años y fui a estudiar a un convento irlandés de Italia. De allí pasé a la escuela de Mlle. Manivele en París, donde estuve un año. Después en la escuela de la Baronesa Von Roeder, en Baviera y, por último, en la Real Academia de Arte Dramático de Londres.

 Entonces fue cuando gustó a los clásicos ingleses y franceses en sus versiones originales. Y a los griegos, en versiones inglesas.

 LA SONRISA DE VIVIEN

—¿Vuelve usted al cine porque eso es lo que más le atrae?

—No. Precisamente ahora he pre­sentado en Broadway «Tovarich» en teatro. Siempre he preferido el tea­tro aunque mis grandes premios hayan sido en el cine.

Efectivamente, Vivien posee dos Osear. Uno de ellos por la Scarlet O'Hara de «Lo que el viento se llevó» y el otro por Blanche Du Bois de, «Un tranvía llamado deseo». Cada una de sus visitas a Hollywood han representado para ella un triunfo resonante.

—Mi debut profesional fue con el «Cinturón verde» en el teatro Queen's de Londres.

Vivien mira de vez en cuando a Stanley Kramer por si es preciso interrumpir la entrevista para con­tinuar el rodaje. Kramer la calma con la mirada y Vivien vuelve a son­ar;  mientras me cuenta que su pri­mer éxito no lo obtuvo en su pri­mera presentación profesional sino algo más tarde con «La máscara de la virtud».

—Aquella noche ocurrió algo gra­cioso. Entre los espectadores se en­contraba Sir Alexandíu Koraa y me contrató para hacer cine  durante cinco años. En el contrato se decía, que haría dos películas por año.

Después de sus primeros triunfos y   sus   continuos   trabajos,   Vivien Leigh conquistó el puesto de prime­ra dama del teatro y del cine inglés.

—¿Está contenta ahora con este  rodaje?

—Sí. Creo que será una maravillo­sa película. Además, aunque prefiero el teatro, me gusta hacer cine por  lo que tiene de variedad.

— ¿Volverá usted  a conquistar otro Osear?

—iEs eso tan difícil! Realmente pondré todo lo que sé en la pelícu­la.

UN  PAPEL  INESPERADO   LA HIZO FAMOSA.- Se interrumpe la conversación, ha tenido que volver al plato. Se mueve casi como una bailarina; es grácil, delicada. Se diría que la escena o el plato han dejado de tener secre­tos para ella.

Me había contado todas sus repre­sentaciones teatrales con obras como «Hamlet», «Dulce Ofelia», «Enrique VIII»...

—Nunca podía imaginarme —me dijo—• que mi popularidad iba a estar en el cine. Jamás sospeché mientras me probaba para «Lo que
el viento se llevó», que iba a ser fácil que me dieran un papel. Entonces era prácticamente desconocida fuera de Inglaterra. Ahora,
mientras la veo ir y venir bajo las órdenes de Stanley Kramer, pienso
en sus resonantes éxitos teatrales, en sus Osear y en las series de Televisión, donde actuó con Robert Taylor.       

Vivien conquistó la escena a los ocho años y hoy todavía Hollywood la contempla admirado.  EP/DIARIO PALENTINO, abril,1965

 

PETER FINCH, GRAN ENTUSIASTA DEL FLAMENCO

* Por fin aceptará trabajar en Rusia, pero pide que  le paguen con caviar y vodka

 

PETER Finch es un español de adopción. A España vie­ne para pasar buenos ratos, para cazar y para trabajar. En películas, que es 16 suyo. Aun­que ya se sabe, que este rubio in­glés —afincado hace tiempo en Norteamérica— también trabajó de pastor, fue luego camarero en un restaurante y reportero.

VIVA EL FLAMENCO Y OLÉ.- Una de las últimas veces que lo hemos visto en Madrid fue en un tablao flamenco. Seguía sien­do alto, rubio, musculoso, con ojos castaños y estaba muy tosta­do por el sol. Hacía poco que ve­nía de Israel. En aquellos desiertos había trabajado junto a Sofía Loren en la película «Judith».

—Y en España, ¿qué hace us­ted, amigo?

—Ahora, trabajar.

Se ríe y parece que a la risa quiere darle un símbolo picarón.

—Trabajar con Melina Mercuri y Romy Schneider. La pelícu­la la dirige Jules Dessin.

—Tiene 49 años —oigo que dice alguno de sus acompañantes—. En España Peter Finch tiene siempre varios acompañantes. Buenos amigos que le descubren el misterio de las canciones es­pañolas, la alegría de una maña­na con la escopeta al hombro y el rumbo dudoso de una botella de vino tinto al rumor de los ta­coneos flamencos

Pero Peter Finch, que podía presumir de jovencísimo, no lo hace. Por eso sabe uno que na­ció el 28 de septiembre de 1916 en Londres. Puede echar la cuen­ta. Peter es joven.

—¿Le gusta el flamenco?

—Me entusiasma.

—Se entusiasma nada más oír las palmas —dicen sus amigos, mientras beben tónica y vino tinto.

Finch se alisa él cabello con su mano y mira fijamente a las bailaoras y a los bailaores. Sigue su ritmo. Luego no sabe explicar­se muy bien porque siente ese entusiasmo. Pero tampoco lo sa­ben los más iniciados.

 PETER EN NÓMADA.- La fama de Peter Finch es que no puede parar demasiado tiem­po en el mismo sitio. Quizá le venga eso desde su infancia. Cuando era niño lo llevaron a la India con su abuela. Los perio­distas ya han contado que allí su abuela tuvo la ocurrencia de meterlo —quizá con demasiado sentido del humor sajón— en un monasterio budista. Le raparon la cabeza y le pusieron una túni­ca de seda amarilla. Tenía nue­ve años y aquello le duró poco porque sus padres se lo llevaron a Australia.

—Sí, allí estudie en la escuela de Down Under Land. Crecí, de­jé la escuela y me puse a tra­bajar.

Y me contó sus diversos ofi­cios.

—También viví algún tiempo con tribus aborígenes —y otra vez se ríe picarón mientras gui­ña un ojo.

Allí, en Australia, empezó a hacer teatro. También radio. In­gresó en el Ejército y al licen­ciarse formó compañía propia.

Los amigos siguen bebiendo tinto con soda. Y en el tablao se sigue dándole al flamenco.

El padre de Peter era un dis­tinguido hombre de ciencia y al­pinista. Quizá de él heredó las cualidades de ser un nómada. Porque cuando no está ante las cámaras, se le puede encontrar en Roma, encerrado en su apar­tamento, o en los bosques de Aus­tralia, o en la costa vasca pin­tando o sale a alta mar en otras costas españolas.

—Lo raro ha sido encontrarle aquí —me dice uno de los acom­pañantes.

—Sí, ya es raro —contesté yo. Y le pregunto al divo de la noche: ¿Cuáles son sus mejores pe­lículas?

—«Historia de una monja» con Audrey Herpburn, «La vida de Oscar Wilde», que provocó mu­chas controversias» y «Esclava y seductora», con Anne Bancroft.

Peter Finch ha visto actuar a Lucero Tena y no puede contenerse. Ha tenido que ir a felici­tarla. Es el momento que yo aprovecho para contarles un se­creto. Finch había recibido ya pro­puestas para trabajar en Rusia. Pero no se atrevía porque decía que los rusos no pagan. Ni en rublos, ni en libras ni en dóla­res. Y no era cuestión de arries­garse. Luego se ha enterado que Charles Chaplin ha logrado que los rusos paguen sus derechos en especies. Entonces él ha decidido aceptar el contrato para trabajar en Rusia. Y pedirá que le pa­guen con caviar y vodka.

—Lo almaceno todo en un fri­gorífico y así en Navidad convi­do a mis amigos con caviar y vodka.

Pero les repito que es un se­creto. Por favor, a nadie se lo cuenten. EP/EL DIARIO VASCO, 12.1.1966

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JAQUES PERRIN, EMMA PENELLA Y SARA LEZANA

* Ahora actuará con película basada enPenella y Sara Lezana Busca", de Baroja

 

No es la primera vez que Jacques Perrin viene a España. Pe­ro juraría que es la primera vez que este muchacho se ha encon­trado ante tantas docenas de flash disparándole a granel en sus propias narices.

Pero el francés —un muchacho con aspecto de estudiante de pri­mero de carrera—, ha soportado con dignidad la lluvia de estos modestos focos mientras se toma­ba un vaso de coca-cola y contes­taba (en francés o italiano, se­gún de donde vinieran los tiros) sus proyectos, su historia y sus discos.

PERRIN  EN  FOTOGRAFÍA.- Jacques Perrin apareció de pronto en el sótano de un bar —elegante, eso sí, pero iluminado sólo con el artificio eléctrico— cuando todos los periodistas habían picado aceitunas, maíz y cacahuetes y se habían tomado un par de co­pas. El avión había tenido la cul­pa del retraso.

—¿Cuántas veces ha estado en  España?

—¿Qué edad tiene?

—¿Es tan tímido como lo pare­ce en algunas películas?

—¿Con qué estrellas va a trabajar?

- ¿Qué es para tí el cine?

Jacques Perrin movía su cabeza con parsimonia, el flequillo le caía desairadamente sobre la frente. Sonreía. Daba un sorbo a su vaso y contestaba:

—He rodado hace poco una película aquí en España: "El caba­llero de la rosa roja". Fue una película hecha muy de prisa y con intenciones demasiado comercia­les.

De donde se deduce que al mu­chacho no le gustó demasiado su papel. Vamos, que él aspira a otra cosa.

—Tengo 24 años, aunque real­mente parezco más joven. Por lo menos eso me dicen siempre. Pe­ro esto no es malo, sobre todo cuando se va envejeciendo.

Yo apostaría algo a que este muchacho no va envejeciendo.

—No me considero tímido. Que yo sepa. Soy normal.

 

Lo iba a yo a decir y él a demostrar cuando hicieron  su aparición en escena  unas implacables  mujeres a las que no le faltaba el más mínimo centímetro de belleza, medido por el código más exigente. Emma Penella y Sara Lezana:

—Pretendo hacer un cine serio y responsable. Pero reconozco que no todos mis papeles   han   sido siempre así.

JACQUES, EL FAMOSO.- A Jacques Perrin le conocieron todos los españoles y las españo!as en aquella inolvidable pelí­cula en la que trabajaba con Claudia Cardinale: "La chica de la maleta”. Era un muchacho víctima de un raro ambiente aristo­crático al que de pronto se le abre una ventana a la vida a través de la frescura de una muchacha del pueblo. Se le vio también en otra genial interpretación, junto a Marcelo Mastroianni en "Crónica familiar". Presentado en el Festival de Venecia en 1982…

Pero el muchacho ha trabajado además con Rosanna Schiaffino, Ives Montand, y Simone Signoret, Catherine Spaak, Michele Morgan...

—¿Y ahora?

—Voy a hacer una película ba­sada en la novela de Baroja "La busca". Trabajo con Emma Penella y Sara Lezana.

 

LOS  INTÉRPRETES  Y  EL DIRECTOR.- Las dos están ya presentes, una a su derecha y otra a su izquier­da. El muchacho las mira y con­versa con el francés de Emma. Y aunque no están todos presentes, sabemos que también interven­drán con él Daniel Martín (acom­paña esta tarde a Sara Lezana), Hugo Blanco y Lola Gaos. Tam­bién se encuentra allí, rodeado de fotógrafos, de humo de cigarri­llos, copas, canapés de anchoas ahumadas, tortilla española y ja­món cocido, el director de la pe­lícula: Angelino Soler.

—Es la primera película que voy a dirigir. He sido crítico de cine en algunas publicaciones, labor que he alternado con la de ayu­dante de dirección en varias pelí­culas, entre ellas. "El cochecito", de Ferrari. He colaborado en guio­nes cinematográficos, entre ellos "Amador", de Francisco Regueiro; "La caza", de Carlos Saura, y de este mismo “Pipermint frappé”.

—¿No ha hecho usted cine ante­riormente?

—Sí, un cortometraje, "Gara­batos", sobre el mundo de los ni­ños a través de dibujos infantiles.

Nos despedimos del joven valor de la cinematografía europea, Jacques Perrin, que sigue conversando con Emma y Sara. Desde luego, no es tímido, aunque lo parezca. EP. 1965

 

 

 

AQUELLAS NOTICIAS

 

EL CINE PIERDE ESPECTADORES EN ESPAÑA

Madrid. —En la reunión trimestral celebrada por la Vicesecretaría Na­cional de ordenación Económica.-se ha facilitado un informe según él cual se ha notado una clara dismi­nución de espectadores en las salas de proyección de cine en el primer trimestre del año en curso. Parece que son varias las causas de esa dis­minución, entre otras, el aumento de aparatos de televisión, los cines no comerciales y la subida de impuestos y precio correspondiente al alquiler de las películas, lo que ha repercu­tido sobre el bolsillo del espectador.

JORGE MISTRAL, MALA PRENSA EN MÉXICO

México. — La prensa mejicana ha hecho un comentario poco halagador para el actor español Jorge Mistral, que lleva ya algún tiempo haciendo cine en América. Un periódico reco­gía la frase de que en España decían que Jorge Mistral le caía mal a me­dio México. Y el mismo periódico agregaba: «Pero la verdad es que en España se encuentran mal informa­dos, pues le cae mal a todo México».

LOS LADRONES ROBAN A UN DETECTIVE

Londres. —Amigos de lo ajeno han visitado la casa de un famoso del cine. Se trata de Sean Connery, el que encarnó en la pantalla al héroe de las novelas de Ian Fleming, agente secreto «James Bond». No se ha dicho nada sobre la clase de robo que se ha efectuado en casa de este «de­tective».

ARTISTAS EN LA  LISTA NEGRA DE LOS ÁRABES

Bagdad.—El Irak ha decidido ex­tender su lista negra de artistas a los que se hará el boicot en su país como consecuencia de la enemistad árabe con Israel. Entre otros nom­bres conocidos, figuran los del direc­tor Otto Preminger y los artistas Jerry Lewis, Edgard G. Robinson, Danny Kaye, Paul Newman, Harri Belafonte, Frank Sinatra, Elizabeth Taylor, Juliette Greco, Sofía Loren, varios can­tantes  y el autor francés Marcel Achard. Pues que cierren taquillas.

 

LA PROTAGONISTA DE «EL MA­YOR   ESPECTÁCULO   DEL   MUN­DO», PARALITICA

Modena. — La elefantina «Mary», que actuó como protagonista de la película de Cecil B. de Mille, «El ma­yor espectáculo del mundo», ha quedado paralítica y no podrá actuar en ninguna otra película. Se encuen­tra en Mirándola, cerca de Modena, atacada por una artritis crónica.

 

ALAIN DELON DA LA VUELTA AL  MUNDO EN TRES SEMANAS

París.—La Metro Goldwyn Mayer ha organizado al joven galán francés Alan Delon una serie de viajes que constituyen una vuelta al mundo en tres semanas. De México ha marcha­do a Los Angeles, para recoger a su esposa. De ahí voló hacia, París y México otra vez y desde este país a Tokio, con regreso a París. Donde quiera que va, lleva consigo a su fa­milia y una nodriza que cuida de su hijo de un año de edad.

 

FRANK SINATRA ASALTA UN TRASATLÁNTICO

Hollywood. — El famoso actor y cantante Frank Sinatra, ha sido con­tratado como jefe de una banda de malhechores para que asaltasen al trasatlántico “Queen Elizabeth”. Tal asalto se realizará en una película para la firma Paramount en el pró­ximo septiembre.

 

UN  MILLÓN DE PESETAS A LA SEMANA PARA  «PERRY MASÓN»

Madrid.—El famoso «Perry Masón» de la Televisión, Raymond Burr, ha sido contratado para hacer una pe­lícula en España. El ha aceptado ya que, por lo visto, las condiciones eco­nómicas no son del todo malas. Sa­bemos que se le pagará un millón de pesetas semanales

Copyright By Europa Press

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C R Ó N I C A S

 

 

1964

ESPAÑA, ESCAPARATE MUNDIAL EN NUEVA YORK

* Zambra, folklore y 23 salas de muestrario de arte, cultura, música, industria y el quehacer de los españoles

 

CRÓNICA DEL ENVIADO ESPECIAL JRR.- En Londres y en 1851 tuvo lugar el primer certamen de carácter mundial, cuya repeti­ción tiene ahora lugar en Nue­va York. Desde entonces, París, Viena, Filadelfia, Melbourne, Amsterdam, Nueva Orleans, Chicago, Milán y Bruselas han sido las  ciudades que han montado ese escaparate monu­mental, en donde cada país se ha asomado en libre competi­ción con sus más ricos pro­ductos artísticos, industriales  y comerciales. España nuevamente estará presente. Ahora, en el escaparate "mundial de Nueva   York.

CIEN MILLONES DE PERSO­NAS PARA UNA FERIA.- Más de 42 millones de per­sonas visitaron la última Feria Mundial, que tuvo lugar en 1958 en Bruselas. Pero esta ci­fra no superó el récord mar­cado por Nueva York, 18 años antes, cuando visitaron su Fe­ria 44.700.000 personas. Para la Feria Mundial de 1964-65, en la misma ciudad, a la que con­curren más de setenta países, se ha previsto un total de cien millones de visitantes. Esta oportunidad y el mo­mento pujante de la economía española decidieron que Espa­ña, aunque con cerca de año y medio de retraso, decidieran concurrir al gran mercado del Nuevo Mundo. Con ello se pre­tende ofrecer una síntesis de la personalidad española y airear convenientemente las tantas veces tergiversadas rea­lidades de nuestro país. Como recientemente ha declarado -el señor García de Sáez, comisario general de España para la Feria Mundial de Nueva York, «España pretende exponer a sus visitantes su historia, per­sonalidad cultural, aptitudes populares, religiosidad, fiestas y gastronomía, producciones, comercio, etc.»

Cuando las cifras de importaciones han alcanzado para España unos 120.000 millones de pesetas y las importacio­nes los 50.000 millones de pesetas, no parecía conveniente que quedáramos al margen del certamen.

 «MADE  IN   SPAIN», UNA  MARCA DE PRESTIGIO. El que la Feria se sitúe en América— tan dentro del cora­zón español— y los objetivos de la misma expresados en el lema «Hacia la paz por la comprensión», han aumentado las razones por las que Espa­ña 'ha querido llevar su pre­sencia a Nueva York. Los 78.000 pies cuadrados del pabe­llón quieren dar cobijo a una serie de expresiones de diver­so género en donde quede bien asentado que la marca «Made in Spain» es una marca seria, y de prestigio.

En torno al tema central de un patio amplio y luminoso se extenderá la sinfonía del Pa­bellón español —obra del ar­quitecto don Francisco J. Carvajal,  seleccionado por concur­so entre 15 presentados— y se irá repitiendo como en estro­fas por pequeños cerrados de tapias, celosías, muros blan­queados, recintos llenos de serenidad y placidez, que evo­can la lejana tierra española. Las 23 salas del Pabellón mostrarán desde nuestro folk­lore hasta los productos indus­triales, pasando por el arte, la estadística, el Plan de Des­arrollo y la cultura. Desde el punto de vista comercial, ca­da semana se montarán salas especiales en donde se exhiban las más  selectas marcas de nuestros productos manufactu­rados y artesanía; productos textiles; manipulados de piel; habrá una semana especial para exposición de la alta costu­ra; materiales de caza y pesca; juguetería, mobiliario; máqui­nas herramientas; industria del libro; cine; obras públicas; tu­rismo; educación y vivienda. Coincidiendo con el 12 de octu­bre se celebrará la Semana de la Hispanidad.

UN DÍA EN EL PABELLÓN ESPAÑOL.- Ya se encuentran en Nueva York, las primeras 60 azafatas que con su belleza, todos cuan­tos han de crear cada día el nombre   de  España.    Sesenta azafatas serán las que acom­pañen por las salas a los visi­tantes. Para los dos restauran­tes —con sonoros nombres es­pañoles   como   «Toledo»   y «Granada»— y la típica taber­na en donde    se    degustarán fresquísimos mariscos de nues­tras costas, han salido 176 ca­mareros, especialmente prepa­rados por la Escuela de Hoste­lería. También han ido llegan­do en estos días todos los ar­tistas encargados de la decora­ción;  46 miembros del Ballet Gallego; 23 del Tablao Flamen­co de Zambra;  15 artistas de Antonio Gades;   112 de Coros y Danzas. Con ellos, el progra­ma español se pone en mar­cha.

El  Pabellón    estará abierto todo el día. A las diez de la mañana y hasta la una, se pro­yectarán   documentales —programa que variará semanalmente—. En la Sala de Espectácu­los capaz para unos 800 espectadores    de    1,30 a 3, se ex­hibirán los Coros y Danzas de la Sección  Femenina  y  más  adelante los de    Educación y y Descanso.   De 3,30 a 5,15, los visitantes podrán  asistir a la famosa    Zambra.   Tablao Fla­menco de Madrid, que bajo la dirección de Fernán A. Casa­res, presentará  a su primera bailaora Rosa Durán, los guitarristas Perico del Lunar (padre e hijo) cantaores de «jondo» de los que forman el Cuadro de Cante y Baile «grande». Volverán los Coros y Danzas a las 5,45 y el espectáculo de Antonio Gades comenzará cer­ca de las nueve. A las 10,30 subirá al escenario el Ballet Ga­llego, tras el cual se mostrarán
diversas atracciones españolas un carrusel para terminar a las 0,15 con nuevos documen­tales.      

Para la segunda fiase de la Feria están programados los espectáculos de Mariemma, Lo­la Vargas; el ballet de Antonio y el de Pilar López, Lorquiano, además de nuestros más Segovia, Iturbi, Zabaleta, Cassadó, Victoria de los Ángeles, Teresa Berganza…

En la sala de exposiciones temporales podrán mostrar sus cuadros todos los mejores ar­tistas contemporáneos, mien­tras que permanecerán durante…(Pasa  a la página 24...) EP/SUR DE Málaga. 3.5.64

 

 

 

 

DESDE RIOJA

ESPAÑA NECESITA HOY 800 MIL OBREROS ESPECIALIZADOS

* El Ejército del Aire crea en La Rioja la Escuela de formación profesional

* Se estudiarán especialidades del avión

 

CRÓNICA desde  AGONCILLO, especial para LA GACETA DEL NORTE.

Doscientos veintisiete alumnos se cuadraron marcialmente en la base de Agoncillo (Logroño) cuando el director de la Escuela de Formación Profesional Indus­trial del Ejército del Aire, coro­nel Serrano Arenas, presentó so­lemnemente el nuevo estandarte que la Diputación y Alcaldía de Logroño entregaban a la Escue­la. Una descarga cerrada resonó en los campos riojanos a la orilla del Ebro. Antes, la madrina había recogido el estandarte ben­decido y lo había entregado a los alumnos-soldados, pidiendo que lo honrasen en la paz y lo defendieran en la guerra. «Si así lo hacéis, Dios y la Virgen os lo premien. Y si no, que os lo demanden».

ESTUDIANTES   SOLDADOS DEL  EJÉRCITO   DEL  AIRE.- Hace unos meses se publicó una convocatoria de ciento cincuenta plazas para alumnos de la Es­cuela de Formación Profesional Industrial del Ejército del Aire,  en Logroño. En el próximo mes, de setiembre se celebrarán los exámenes de ingreso. Merece la pena pasear la curiosidad, aunque sea por unos breves momentos por esta Escuela y sus alumnos porque nos pueden enseñar muchas cosas.   

El 22 de julio de 1961 se creó en Agoncillo —a 7 kilómetros de Logroño— la Escuela. Pero, a pe­sar de la fecha de creación, no es nueva, sino renovada. Antes se llamaba Escuela de Aprendi­ces y allí los soldados aprendían rudimentos de oficios que guar­daban relación con los menesteres del Ejército del Aire.

Pero España necesita hoy 800.000 obreros especializados; el Ministerio de Educación a tra­vés dé la Dirección General de Enseñanza Laboral ha hecho fre­cuentes llamadas a la sociedad para que coopere en la formación de estos especialistas. Todo ello ha impulsado al Ministerio del Aire a hacer de la antigua es­cuela de aprendices este centro de Formación Profesional Indus­trial.

Está situado en ¡a misma base aérea de Agoncillo y, en parte, se han aprovechado antiguos pa­bellones, pero como sus planes de estudios, estos pabellones han sido de tal manera reformados que hoy presentan elegantes aspectos de salones de estudio, cla­ses para distintos oficios, un bonito salón de actos, capilla, dor­mitorios, etc.

Uno de los profesores me informa que se ha logrado hacer una conjunción de estudiantes y soldados. El re­sultado es sorprendente y no du­damos que se extenderá, asegura.

¿QUIENES    ESTUDIAN    EN LA   ESCUELA   DEL   AIRE?- El Director, Coronel Serrano Arenas, mes explica que en la actualidad existen las siguien­tes ramas de especialización: metal, eléctrica, electrónica, madera y automovilismo.

Todos estos muchachos pueden «doctorarse» , es decir escoger los oficios de ajustador, tornero, fresador, sol­dador-chapista, instalador-montador; electrónico, ebanista-car­pintero, mecánico o electricista del automóvil.

Hoy son 227 los alumnos que cursan estudios en esta Escue­la y en setiembre ingresarán los nuevos 150 que superen los exá­menes.

Para ingresar, sólo se admiten alumnos de 15, 16 y 17 años y superar los exá­menes.

— ¿Y exigen mucho a los aspi­rantes?,- pregunto.

— Nada, hombre, un poco de cultura general: gramática, his­toria, aritmética, geografía, ya sabe. Y, además, se les facilitan los textos que contestan al cues­tionario oficial. Como dicen los estudiantes, ¡está tirado!

UNOS  ESTUDIOS  QUE  NO CUESTAN NI UN CÉNTIMO.- Todavía seguí apuntando datos en mis papeles. Por ejemplo, uno de ellos es que los alumnos no tienen que gastar ni un céntimo en sus estudios. El Ejército del Aire les costea des­de el viaje de ida y vuelta para presentarse a los exámenes has­ta la manutención, vestimenta, libros y material cuando haya ingresado.

Los cursos son tres. Se ingresa con el grado de soldados de se­gunda voluntarios y al terminar el primer curso, se firma un com­promiso por un periodo de cinco años, de los que pasarán dos co­mo escolares y otros tres en las dependencias del Ejército del Ai­re donde podrán ejercer su pro­fesión con título de especialistas. La pequeña carrera profesional la terminan con el grado de cabos y con el titulo de «Oficial Industrial».

Además del sueldo que les corresponde por su categoría labo­ral, el ejército les pasa un sueldo de 14,80 pesetas diarias.

- Vamos a ver, ¿se acomodan bien los alumnos a esta vida de estudiantes y militares?

—La experiencia no es nueva porque, las Academias Militares, salvando las distancias, funcionan así. De todas formas, estos chicos provienen de otros ambien­tes. La disciplina militar con su seriedad los hace reaccionar muy a lo hombre en esos años mozos en que vienen. La diversidad de oficios que pueden escoger y una perspectiva de trabajo es un gran aliciente.

Prueba de ello es que la escuela está proyectada para conte­ner mil alumnos y,  en cuanto se pueda, se dará cabida a ese número.

Hoy no existe más que esta Escuela del Ejército del Aire; es muy probable que la experiencia exija nuevos centros a la medida que España va necesitando ofi­ciales especializados en los más varios y modernos oficios. EP. 30.6.64

 

 

 

 

 

DESDE BARAJAS

PERÓN VUELA HACIA ARGENTINA

* A LAS DOS MENOS CUARTO DE ESTA MADRUGADA.

* CERCA DE UN CENTENAR DE PERIODISTAS

SE CONCENTRARON EN EL AEROPUERTO

* EL AVIÓN SE DIRIGE RÍO DE JANEIRO, MONTEVIDEO, BUENOS AIRES Y SANTIAGO DE CHILE

 

 

Juan Domingo Perón, el ex Pre­sidente argentino y durante tantos años huésped de España, se ha marchado de Madrid. ¿Rumbo a...? Del casi centenar de periodistas nacionales y extranjeros que en la noche del martes al miérco­les se congregaron en el aeropuerto de Barajas, ninguno, de verdad, pudo decir si Juan Domingo Perón había embarcado en alguno de los aviones que partieron de las pistas de Barajas entre las doce de la noche y las dos menos cuarto de la madrugada. A esta última hora, los potentes motores del "Velázquez", de la Compañía Iberia, pilotado por el comandante Pombo, ponían en movimiento la gigantesca nave, que en­tilaba la dirección de la cabeza de pis­ta. Tres minutos antes de que fuera retirada la escalerilla de acceso a la primera clase, una furgoneta de Iberia se detuvo junto a ella. Dos hombres—nosotros estamos detenidos a unos sesenta metros—subieron con paso rápido, casi corriendo, eliminando los escalones de dos en dos. Los periodistas, los diplo­máticos, los partidarios y los adversarios políticos de Perón—argentinos todos ellos—gritaron:

— ¡Ese es, ése es...!

Lo único que les podemos garantizar es que vimos brillar a lo lejos los cris­tales de unas gafas. Poco después, la escalerilla y todos los medios de los servicios auxiliares de tierra eran reti­rados de junto al reactor. Iba a em­prender un viaje, que desde luego puede entrar en las páginas de la historia.

DIECISÉIS PLAZAS PARA PERÓN.- Por los mil y un caminos que los periodistas disponemos nos llegó la noticia:

—Perón tiene reservadas dieciséis plazas en el avión de Iberia que esta no­che, a la una, sale para América.

La movilización fue total, porque la noticia no fue exclusiva. Y así comen­zó la noche. A las once, los periodistas comenzaron a llegar a Barajas. Redactores de pluma y redactores de máquina. Españoles y ex­tranjeros. Cada uno de nosotros, con su particular plan de batalla. Colega hubo que aseguraba que su director no le ha­bía aceptado la idea de "llevar cinco hombres con uniformes de Iberia". Otro, con más sentido del humor, afirmó que su fotógrafo estaba vestido "de hombre de amarillo y rojo, que  son los que aparcan los aviones". Los extranjeros y los nacionales localizaban teléfonos, mantenían misteriosas conversaciones al oído de otros. Todos estábamos nervio­sos, impacientes. No se nos trataba con particular amabilidad. Se nos prohibió la entrada en la pista. Tan sólo estuvi­mos autorizados a concentrarnos en el vestíbulo de salida de extranjeros. Des­de ahí pudimos observar todas las ope­raciones de embarque. Pero a cada pre­gunta— ¡"Oiga, por favor!, ¿qué saben de Perón?"—, mutismo total. Pero había que buscar a Perón fuera como fuera. Los fotógrafos estaban situados en los implacables límites, impuestos a gritos y manotazos. Había fotógrafos en la en­trada de vehículos y en las vallas que circundan las pistas. En la oscuridad de la noche, como un destello de plata, brillaba el "Velázquez", que tenía fi­jada sin salida para la una de la ma­drugada y en el que, "según fuentes dig­nas de crédito", Perón había de salir en busca de su nueva acción política.

LOS VIAJEROS DEL AVIÓN.- Pero la noticia no llegaba. Por lo me­nos la importante. Otras, sí. Por ejem­plo, en ese avión viajaba un represen­tante uruguayo que había venido a Ma­drid para resolver la situación del visa­do de Perón, el cual, según decían, se había entrevistado a las siete de la tarde con el embajador de dicho país en Madrid. También en el "Velázquez" viajaba Enrique Güerci, que había ce­lebrado en días anteriores dos entre­vistas con Perón. Güerci es el secreta­rio general del partido de la Unión Po­pular de Argentina, que, como es sa­bido, es el partido que sirve a los pe­ronistas para votar al justicialismo.

A las doce y media llamaron a los pasajeros del vuelo del "Velázquez". Uno a uno fueron pasando por el con­trol de pasaportes. Pero en las listas de pasajeros continuaban en blanco las casillas correspondientes a las plazas re­servadas por Perón.

—Estará en el Plaza tomando unas copas—decía uno.

—No se va—agregaba otro.

Mientras alguien afirmaba:

—Hace unas horas he estado "con ellos". Y me han dicho que a lo mejor esto es parte de la "guerra de nervios". Y Perón se irá otro día.

Uno de los periodistas había sacado un pasaje "condicionado". Si Perón marchaba, él tomaría el avión. Efecti­vamente, cuando los pasajeros fueron llamados para los trámites de salida, nuestro colega confirmó su billete y se perdió entre los pasajeros. Unos perio­distas extranjeros también pasaron an­te el primer portero gracias a sus res­pectivos pasaportes. Pero sólo ganaron unos metros. En el control de Policía, marcha atrás...

A la una y cuarto todos los periodis­tas nos habíamos trasladado a la valla-límite con la pista. Intento: ver si a distancia se podía testimoniar la salida de Perón. Junto a los periodistas, den­tro de un Mercedes, dos secretarios de la Embajada argentina.

—Señores, por favor, ¿se marcha Perón?

Los diplomáticos—que para eso lo son—sonrieron diplomáticamente, y res­pondieron:

—Hemos venido a disfrutar de la paz de la noche.

El Guadarrama enviaba su mensaje helado. Temperatura, un grado sobre cero o así. Viento racheado. Paz en la noche.

Llegó una furgoneta al pie de la es­calerilla. Bajaron varias personas. Des­pués, cinco minutos más tarde, otra. Entonces fue cuando lo del grito uná­nime: "Ese, ése..." Nadie lo confirmó, pero todos lo aseguraban. Se encen­dieron los focos de los coches. Los fo­tógrafos recogían en sus cámaras la imagen un tanto lejana del "Velázquez". Un colega preguntó a unos ar­gentinos y argentinas que también "dis­frutaban de la paz de la noche":

— ¿Era ese señor el general Perón?

— ¿Qué general? ¿Qué señor?

— Bueno, eso es un pleito de ustedes.

A las dos menos cuarto, el avión em­prendía el vuelo. Un vuelo para la His­toria y para la pequeña historia de cien helados periodistas. EP/ 1ª página del diario MADRID. 2.12.1964

 

1965

DESDE LAS CORTES

LA ENSEÑANZA PRIMARIA  HA DE SER GRATUITA

* DESAPARECE EL NOMBRE DE ESCUELA POR EL DE COLEGIO

 

 

Por primera vez, desde 1936 los perio­distas han encontrado las puertas abiertas para asistir a los debates de las comisiones en el supremo organismo legislativo espa­ñol, las Cortes. Esto quiere decir que, a par­tir de hoy, el lector español podrá estar in­formado, no sólo de aquellas materias que se aprueben en los plenos, sino de la tra­yectoria que las diversas disposiciones han tenido desde que el Gobierno las somete a discusión.

La Comisión de Educa­ción Nacional de las Cortes se ha reunido, bajo la pre­sidencia de don José Her­nández Díaz, ex rector de la Universidad y alcalde de Sevilla, para debatir los ar­tículos que se modifican de la ley de Enseñanza Prima­ria.

ENSEÑANZA OBLIGA­TORIA DESDE LOS DIEZ A LOS CATORCE AÑOS.-Tres son los puntos más importantes que hoy ha de­batido y aprobado la Comi­sión primera con respecto a la Enseñanza Primaria: la obligatoriedad de asistir a la escuela; que esta en­señanza sea gratuita y, por último, la coeducación o se­paración de sexos.

En ningún momento se ha puesto en duda que la En­señanza Primaria debería ser obligatoria para todos los niños comprendidos en­tre los seis y los catorce años. El debate, que pre­sentó primeramente el pro­curador don Ezequiel Puig Maestro Amado, fue la con­veniencia de incluir en este artículo 12 la ley de 29 de abril de 1964, que ya dispo­nía la obligatoriedad de la enseñanza para estas eda­des.

LA GRATUIDAD.- Unos treinta y cinco pro­curadores asistían al deba­te del artículo 13 sobre la gratuidad de la enseñanza. El primero en hacer uso de la palabra fue un procura­dor con evidente aspecto de productor, don Ginés Cerdán Millán, procurador por el tercio sindical.

"Es muy importante lo que tenemos entre manos —vino a decir—, y estamos en el momento en que el Estado pueda evitar todo paternalismo; pero sí que pueda concederse una ver­dadera igualdad de oportu­nidades a todos los españo­les."

El artículo decía que "to­dos los españoles" tendrán derecho a la enseñanza pri­maria gratuita. Pero, ¿y los extranjeros residentes en España? Tras numerosas discusiones, en las que so­bresale la opinión de don Eugenio López, delegado nacional de Juventudes, se pide que sean incluidos los extranjeros en ello. Pero el letrado aclara que ello ya está implicado en el Có­digo Civil. Se desplaza, pues, la discusión a si la enseñanza ha de ser gratuita só­lo en las escuelas estatales, o también en las privadas. Es don Agustín de Asís quien, de manera más ro­tunda, pide que sea en todos los centros. ¿No ha de sub­vencionar el Estado, por tanto, a los centros priva­dos? Se levanta el señor Te­na Artigas para ponderar la gravedad del asunto. No existe ningún país occiden­tal donde toda la enseñan­za sea gratuita. Se dice que no interesa a España lo que hagan otros países, si­no que tiene su propia am­bición en legislación social. Insiste Tena Artigas en que en numerosas ocasiones la enseñanza primaria recibe una inestimable ayuda con creación de centros por par­te de la iniciativa privada. No se le puede imponer la carga de que sean gratuitos, sino que precisamente allí donde sustituyen la labor que no puede hacer el Esta­do, han de ser ayudados. De lo contrario, el presu­puesto español se vería so­focado.

¿ANCLADOS  EN EL SIGLO XIX? - En la discusión posterior ha bajado el número de procuradores. Tan sólo 24 quedan en la sala. Pero el debate es más interesan­te por su repercusión en la sociedad. Artículo 14: '"Se­paración de sexos". Hasta ahora, por motivos morales y pedagógicos, se ha conservado la separación de se­xos en la enseñanza prima­ria. Se mantiene el espíri­tu, pero se indica que ha­brá excepciones, como es, por ejemplo, en los colegios privados, cuando la situa­ción así lo requiera.

El delegado nacional de Juventudes llama la aten­ción de los procuradores para que este punto sea me­ditado muy en serio. El no tiene una opinión sobre el asunto, pero cree que está evolucionando mucho en es­te punto. En la televisión aparece un programa "Ap­to para menores de dieci­séis años", en donde apare­ce la enseñanza mixta. ¿Se debe dar a la ley una flexi­bilidad para que no nos que­demos anclados en concep­ciones de los siglos XVIII o XIX? Varios procuradores insisten en la materia. El señor Mendoza Guinea alu­de a escritores católicos norteamericanos y austriacos que aseguran que la re­lajación que padecen sus países las achacan a la co­educación en la edad de la infancia y pubertad. El prin­cipio de separación de se­xos ha de mantenerse por encima de todo. Sin embargo, a fin de dar a la ley mayor flexibilidad, los pro­curadores insisten en que la coeducación sea objeto de leyes y reglamentación es­pecial y que sea aplicada tanto a la enseñanza oficial como a la privada, siempre que la enseñanza no re­sulte nunca perjudicada.

LA ESCUELA UNI­TARIA.- Hay unanimidad en el ar­tículo 21 sobre la escuela unitaria. Se trata de la gran vergüenza nacional en lo que se refiere a la ense­ñanza. Un maestro no pue­de tener en su aula niños de primeras letras y mu­chachos de catorce años. Se consienten tan sólo "cuan­do el censo escolar de la lo­calidad, incrementado con el de otras próximas con posi­bilidad de transporte esco­lar, en caso de concentra­ción" no supere la cifra de los treinta alumnos?

La última nota de impor­tancia del día está para la nueva nomenclatura de los grupos escolares. Ahora se llamarán Colegios Naciona­les de Enseñanza Primaria, con lo que se equiparan a los colegios privados, evitan­do así sospechosas desigual­dades sociales.

La lección ha sido impor­tante: hemos sido testigos de una discusión puesta en razones. La Ley se estudia a conciencia.

EP /  EL ALCÁZAR. 18.11.1965

 

 

 

 

PRIMER DEBATE PARLAMENTARIO

EN BUSCA DE NUEVA LEY DE PRENSA

* LIBERTAD DE EXPRESIÓN, PRIMER ARTÍCULO APROBADO.

 

MADRID. — (Crónica desde el Palacio de Las Cortes Españolas)

A las 10,30 de la mañana han dado comienzo los debates de la Comisión de Información y Turismo sobre la ley de Pren­sa e Imprenta. Ha presidido don Francisco Abella y la ponencia ha estado constituida por don Fernando Martín-Sánchez Julia, don Alejandro  Fernández Sor­do, don Gregorio Marañón, don Eduardo Molla y don  Antón Pedrosa.

Durante la mañana sólo ha    podido ser aprobado el artículo    primero y entrar en la materia del segundo, al final del cual no se ha llegado ni en la discusión   de la tarde, aunque se prolongó hasta las 9,30 de la noche. Unos 38 procuradores ocupaban sus asientos al iniciarse la sesión  pero cinco minutos después, la sala estaba completamente abarrotada, cerca de 60 procurado­res. La expectación de la ley es importante.

La primera discusión que se planteó se refiere a la enmienda del catedrático de la Universidad de Madrid, señor Sánchez Agesta, que pide que en el artículo primero se incluya «el de­recho a obtener información” no admitido inicialmente por la ponencia. Don Antonio González insiste en su enmienda, que coincide con la anterior. Don Alberto Martín Artajo pide la palabra para apoyar esta otra propuesta, ya que es un derecho social el de ser informado y el de obtener la información. El obis­po de León, Dr. Almarcha, pide que se diga: «Derecho a la de ?ida información.» Primero la oonencia no lo acepta, ya que lo considera implícito, pero se in­siste en los argumentos. Otras enmiendas que se refieren a la sustitución del Fuero de los Es­pañoles por «leyes fundamenta­les», no son sostenidas a! final, y puesto a votación, a las 11,45 es aprobado por unanimidad. El artículo queda así: «El derecho a la libertad de expresión de las ideas, reconocido a los españo­les en el artículo 12 de su Fuero, se ejercitará cuando aquéllas se difundan a través de impresos, conforme a lo dispuesto en di­cho Fuero y en la propia ley. Asimismo se ajustará a lo esta­blecido en esta ley el derecho a la difusión de cualesquiera in­formaciones por medio de impresos».

Inmediatamente después se entra la discusión del articulo segundo, por el que se limitan estos derechos de libertad.

Varias partes tiene, y sobre cada una de ellas se han cen­trado las enmiendas. Las limitaciones generales son las reconocidas por las leyes. Hay que reconocer que en este párrafo concreto los debates han sido escasos y se aprobó tal y como se formula en el informe de la ponencia. Pero, sin embargo, fueron más amplios los debates sobre los restantes extremos: “Son limitaciones generales el respeto a la ver­dad y a la moral; El acatamiento del orden constitucional vigente, las exi­gencias de la defensa nacional, de la seguridad del Estado y el mantenimiento del orden público interior y la paz exterior; el respeto debido a las instituciones y a las personas en la crítica de la acción política y administrativa, la independencia de los tribunales  y la salvaguardia de la intimidad y del honor personal y familiar”...

Donde la discusión ha llegado a su extensión máxima ha sido en el respeto a la moral: ésta había de ser adjetivada como cris­tiana o como católica. Por con­siderar muchos procuradores que el término es muy vago con sólo decir moral. Y si se dice cris­tiana pueden darse los equívo­cos de moral comunista, moral de situación, etc, según afirmó don Antonio González. El obis­po de León se inclina por la adjetivación de cristiana, el sa­cerdote Izurdiaga por católica. Hay apoyos para ambos calificativos. Pero hay dos posiciones más: la de quienes arguyen con textos conciliares que no hemos de ser más papistas que… El Vaticano solo hace referencia a la moral   del hombre. Y la de quienes, co­mo Emilio Romero y Torcuato Luca de Tena que piden se suprima esta referen­cia. Al fin, antes de ponerse a votación ese párrafo sobre la verdad y moral, el señor Sán­chez Juliá hace una declaración sobre la convicción de todos los procuradores por la moral cató­lica. Se pone a votación, el texto de la ponencia sin ningu­na adjetivación, sólo anteponien­do la verdad —por ser más ge­nérica— a la moral. Y se aprue­ba. Hay diez votos en contra.

El debate sobre el artículo se­gundo continuará mañana. EP/DIARIOS DE LA AGENCIA.  1965.

 

 

LOS COCHES OFICIALES SERÁN DE FABRICACIÓN NACIONAL

 

CRÓNICA DESDE EL PALACIO DE LAS CORTES ESPAÑOLAS.-A las 4,50 de la tarde inició sus debates la Comisión de Presupuestos de las Cortes, bajo la presidencia de don José García Hernández. Más de cincuenta procuradores ocuparon sus asientos para estudiar 72 proyectos de ley sobre créditos extraordinarios, suplementos de crédito y siete modificaciones de plantillas.

El primero de los créditos extraordinarios que llama la atención por su cuantía es el que se concede —ya que la Comisión los aprobó con solo un voto en contra— a la Pre­sidencia del Gobierno de 100 millones de pesetas para re­gulación de los precios de ganado vacuno. A continua­ción se aprueba otro crédito de 530.199.298 pesetas al Mi­nisterio de Agricultura pa­ra subvencionar el plan de lucha contra la peste porci­na africana, que tantos es­tragos ha producido en Es­paña en los últimos años.

Sin apenas ninguna discu­sión se siguen aprobando créditos extraordinarios. Tan solo el procurador se­ñor Puig Maestro-Amado —que anunció al comienzo de la sesión que tenía el pro­pósito de intervenir, por lo menos, 25 veces— pide acla­raciones, expone dificulta­des y hace que se enmien­den, en parte, determina­dos proyectos de ley.

96.000.000 PARA FE­RROCARRILES

Con destino a satisfacer la insuficiencia   de   productos en la explotación de ferro­carriles por el Estado se concede un crédito extraor­dinario al Ministerio de Obras Públicas de 96.151.081 pesetas.

Las diócesis de Madrid-Alcalá y Barcelona reciben una importante ayuda, a través del Ministerio de Justicia, con motivo de su, elevación a arzobispados: 762.880 pesetas. Por su parte, el Ministerio de la Gobernación, para hacer frente a las atenciones asistenciales de exilados cubanos refugiados en España desde 1962 a 1965, ambos inclusive, recibe el crédito extraordinario de 10.425.010 pesetas.

Para que el Estado pue­da pagar las condenas que le han recaído se habilita un crédito para Gastos y Contribuciones y diversos Ministerios por valor de pe­setas 4.243.827.

Sara que el Ministerio de la Gobernación pague las indemnizaciones correspon­dientes al personal desalo­jado de sus viviendas como consecuencia del peligro de inundaciones en la provin­cia de Sevilla se le conce­den 12.600.000 pesetas.

Hay una nueva interven­ción del procurador señor Puig Maestro-Amado cuan­do se trata de aprobar la concesión de 531.000 pese­tas al Ministerio de Educa­ción Nacional para remune­rar a 150 profesores encar­gados de curso en las Uni­versidades durante el cuar­to trimestre del año actual.

Según el procurador, ca­da uno de estos profesores percibirá poco más de 14.000 pesetas, lo que resulta real­mente ridículo.

VEHÍCULOS DE GRAN REPRESENTACIÓN.- Entre los créditos figura­ba uno con la cantidad de 12.060.000 pesetas al Minis­terio de la Gobernación pa­ra adquisición de 50 vehícu­los de gran representación con destino a altos cargos del Gobierno de la nación. El procurador don Luis Arroyo Arroyo había pre­sentado una enmienda —y la defendió ante la ponencia, representada, entre otros, por el subsecretario de la Gobernación, señor Rodríguez de Miguel— en el sentido de que estábamos en un momento de restric­ciones públicas. "El Gobier­no —dijo— ha tenido que reconsiderar recientemente las retribuciones de los fun­cionarios."

En nombre de la ponen­cia contestó el señor Ro­dríguez de Miguel: "El pro­yecto —expuso— está pre­cisamente en la línea de restricciones y no en la del despilfarro. No se trata de un suplemento de crédito para aumentar la flota del Parque Móvil, sino de una renovación de 50 vehículos de gran representación, ya muy deteriorados por el paso del tiempo."

Varios miembros de la comisión insisten en que se exponga claramente que los vehículos han de ser de fa­bricación nacional, lo que se acepta. En cuanto al mal uso de los coches oficiales, el subsecretario de la Gobernación dice que esto era, sobre todo, cuando no exis­tía la vigilancia actual. Así se demostró que de 31.300 kilómetros que habían he­cho en un año los coches de servicio, sólo los sábados y domingos, por tanto fuera del uso oficial, se habían reducido últimamente a só­lo 3.319 kilómetros.

El suplemento de crédito es aprobado por unanimidad, así como los restantes que figuraban en el orden del día.

E.P./ EL ALCÁZAR 10.10.1965

 

 

GRAVE MOMENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

* ES NECESARIA  UNA REVISIÓN DEL PLAN DE DESARROLLO

 

PALACIO DE LAS CORTES ESPAÑOLAS.- La ponencia ante la que ayer comenzaron los debates estaba formada por el actual sub­secretario del Tesoro, señor Herrero Fonta­na, y los señores Revuelta y Tena Artigas.

Se inició la sesión en torno a la ley de Re­tribución de Funcionarios, sobre la que ha de publicarse un anexo, ya que a la hora de ver los nuevos presupuestos, las cantidades que excedían con aquella ley era de 34,82 por 100, mientras que ahora, por este mismo concepto de personal, se llega ai 40,6 por 100 de los presupuestos, con lo que se recargan éstos en unos diez msS millones de pesetas. El tema es recogido por el señor Sánchez Cortés (que fue en su día, como subse­cretario de Hacienda, quien dirigió la comisión que pre­sentó la ley luego reformada), quien asegura que no hubo equivocación alguna ni en fijar el sueldo base, ni en aplicar el siete por cien­to a los trienios ni en los coeficientes, para lo que hu­bo un compromiso por par­te del Consejo de Ministros. "Me responsabilizo de todo aquello."

El señor Herrero —de la ponencia— dice que quiere llevar paz al ánimo de todos los procuradores sobre lo ocurrido. "Lo que la enmien­da pide es que se publiquen unos anexos, y para no per­dernos en la dialéctica de los números la aceptamos y la llevaremos al seno de Go­bierno." Sin embargo, no acepta que el aumento ac­tual sea tanto como la en­mienda pretende. Pero para dejar en claro ante el país lo ocurrido se publicarán los anexos.

El señor Sánchez Cortés, serio y responsabilizado, vuelve a insistir en que si se hubiera aplicado aquel estudio —cuyo aumento su­ponía sólo 11.500 millones de pesetas—, los resultados hubieran sido perfectos. Sin embargo, se ha cambiado. Se dice que no ha habido error, pero ¿por qué se ha cambiado? Definitivamente se acepta la enmienda y el pueblo es­pañol tendrá exacta cuenta de lo ocurrido en este tema.

LA O. L T. Y LA AYU­DA ESPAÑOLA.- En la sesión de ayer tar­de, los procuradores no lle­garon a ponerse de acuerdo sobre un proyecto de ley para conceder 3.780.000 pe­setas al Ministerio de Tra­bajo como aportación volun­taria del Estado español al Centro Internacional Profe­sional y Técnico de Turín y sostenimiento de diez be­cas de estudios en dicho Centro. Tal organismo ha tratado malamente al Go­bierno español y no mere­cía, a juicio de los procu­radores, más que promesa de ayuda, pero no ayuda efectiva. En la mesa de la Comisión se presentó ayer tarde el subsecretario de Asuntos Exteriores, señor Cortina, para defender tal crédito extraordinario: lo que interesa a España es estar en estos organismos internacionales y evitar la politización. España puede influir desde allí, sobre todo, cara a Hispanoamérica.

 El procurador sindical, Fugado, autor de la enmienda, se conforma, pero pide que se eleve al Gobierno un escrito con la inquietud de las Cortes por el trato que ha recibido el Gobierno de parte de ese or­ganismo internacional.

LA ECONOMÍA ESPA­ÑOLA ACTUAL.- Es grave el momento ac­tual para la economía es­pañola, aunque no desespe­rante, puesto que estamos en momentos de adoptar se­rias medidas, viene a decir el procurador sindical señor Martín Sáez en una enmien­da previa al proyecto de ley de Presupuestos. Habla en nombre de la Comisión Nacional de Empresarios y facilita unas cifras sobre la presión fiscal, desviación de presupuestos por el Ministe­rio de Hacienda, emigración del campo, importación, ba­lanza de pagos, renta nacio­nal.

El momento es importan­te porque es la primera vez que España hace previsiones de la renta y la única vez que se van a examinar las cifras en el Plan de Desarro­llo. Por todo ello propone cinco puntos: Que no se ad­mitiera el incremento del cincuenta por ciento sin un estudio previo del Consejo de Economía Nacional ex­plicando cómo se ha llega­do a esto y que no aumenten los gastos consuntivos. Que se revise totalmente el Plan de Desarrollo y se rec­tifique. Que se establezca el porcentaje máximo a los cré­ditos complementarios y que se terminen las auto­rizaciones de transferencia de créditos. Y todo ello que sea recogido o como mo­ción o como artículos del presente proyecto de ley.

Su exposición ha sido escuchada en profundo silen­cio. Pero disiente de sus datos el actual subsecreta­rio de Hacienda, señor Va­lero. Este asegura que los  presupuestos actuales no son desmedidos y que ni dañan ni modifican al Plan de Des­arrollo. Pese a ello, el se­ñor Hermida, presidente del Sindicato de la Piel, insiste en que la situación de nues­tra exportación es alarman­te y que lo que se consigna para el concepto de expor­tación es muy escaso.

La ponencia admite tra­mitar la moción del señor Martín, pero que no se res­ponsabilice ni se compro­meta a todos los miembros de la Comisión. Así es apro­bada y así se presentará al Gobierno.

Inmediatamente después la Comisión se sumerge en el debate, artículo por artículo del proyecto de Ley de Presupuestos. La emoción y la sinceridad han sido las notas predominantes en las sesiones de mañana y tarde de ayer. E.P. El Alcázar. 11.12.65

 

 

 

1966

DESDE PALOMARES, ALMERÍA

1

NO ES POSIBLE UNA EXPLOSIÓN NUCLEAR POR ACCIDENTE O ERROR.

* EL DISPOSITIVO QUE HACE ESTALLAR A LA BOMBA ES UN ALTO SECRETO MILITAR

 

(Especial para LA GACETA DEL NORTE.)- De pronto, en una esquina de esta pacífica e indefensa —atómicamente hablando— España se estrellan dos aviones y en­tre sus ruinas, nos dejan caer varias bombas nucleares. Las bombas —por fortuna, no sólo para los afectados inmediatos, los almerienses, sino para todos los españoles— no estallan. ¿Y si llegan a estallar?

La pregunta no es posible hacerla. Las bombas no pueden estallar. Entonces, ¿no será posible que los humanos nos matemos por error, por accidente? En este caso, desde luego que no. La seguridad parece que es absoluta. Así se han ma­nifestado los técnicos.

UNA CANASTA DE BALONCESTO LLENA DE PIEDRAS.- Hemos querido informarnos de esto detenidamente. La Embaja­da norteamericana me da todas las facilidades. Hablar con diver­sos agregados, recoger datos e informaciones. Todo parece que va por buen camino. Pero mi pregunta fundamental es la siguiente: ¿Qué dispositivos concretos son los que hay que poner a la tierra, puede hacer un agu­jero, como lo haría un bulto del peso caíado desde el avión? ¿Qué mecanismos son precisos para que una bomba nuclear estalle? Traspasando el vocabulario a los armamentos tradicionales, ¿en qué consiste la espoleta de la bomba de hidró­geno?

Y esta pregunta no tiene res­puesta.

Más de catorce accidentes han ocurrido en el mundo desde hace unos veinte años con bombas nu­cleares: caídas de aviones, cho­ques, incendios. Nunca ha esta­llado accidentalmente una bom­ba. Según datos oficiales de Washington, un programa de in­vestigación  de varios años, ha dado una total seguridad en la manipulación y transporte de es­tas armas. Un informe del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y la Comisión de Energía Atómi­ca, pusieron de relieve —ante los accidentes que en la carga y transporte de armas nuclea­res— que hay que distinguir entre una explosión nuclear comprendiendo la fisión y fu­sión de átomos pesados o lige­ros, y la de explosivos químicos convencionales como el TNT.

Willianv L. Laurence ha ex­plicado que, en una explosión de fisión, la fuerza explosiva es veinte millones de veces mayor que la de una igual cantidad de TNT.

EL CASO LÍMITE DE LA EXPLOSIÓN.- En Almería, las bombas no estallaron, como no han esta­llado en todos los accidentes ocurridos anteriormente, desde el primero, el 13 de enero de 1958, hasta el último que cono­cemos, el 20 de enero de 1966 en la base naval de Mayport (EE. UU.). Sin embargo, ante la violencia del accidente, pon­gámonos en el caso límite de que estos explosivos transportados estallen. Como la explosión no ha sido nuclear, no se ha liberado el vasto potencial incendiario y las enormes cantidades de mortales productos radiacti­vos que contienen las bombas nucleares. ¿Qué ocurriría, pues?

- Habría una dispersión local de materiales nucleares en forma de polvo, pero nunca serían materiales fisionables —nos dice un técnico norteamericano—. El único peligro que implicaría es si se tomaba, por ejemplo, res­pirando.

Para evitar este incidente li­mite, existen equipos preparados siempre para la descontamina­ción del área en la que ocurre cualquier accidente. A veces es necesario recoger unos centíme­tros de la capa de tierra donde cayeron las bombas, arrasar la vegetación y sepultarlo todo en depósitos impenetrables.

—En definitiva, ¿por qué real­mente no es posible una explo­sión nuclear que no sea inten­cionada?

—Una explosión nuclear no puede ocurrir a menos que una masa crítica, esto es, una canti­dad mínima de material nuclear, esté presente.

—¿Qué tamaño necesita tener esa masa crítica?

—No es ninguna cantidad ab­soluta, ya que una masa subcrítica, cuando se le somete a una densidad superior, puede con­vertirse en crítica. A veces basta el tamaño de una naranja para que, sometida a la densidad ne­cesaria, pueda producirse la ex­plosión nuclear.

—Haga usted estallar, en la teoría, una bomba.

—Aplicando una enorme pre­sión distribuida por igual en to­dos los lados de esa naranja an­tes aludida. Se produce entonces la implosión, es decir, un esta­llido hacia dentro. Esa presión la ejecutan una serie de explo­sivos convencionales que rodean a la esfera nuclear. Los detonadores han de funcionar todos al mismo tiempo. Hacen una presión de tal magnitud, que la ma­sa nuclear, antes subcrítica, por la densidad, se hace crítica y no tiene otro remedio que explotar. El detonante de bomba «H» es una bomba «A» de poca impor­tancia.

CONCLUSIÓN:

—Si a una de estas bombas se le deja desconectado algunos de los detonadores, la presión nece­saria para que aumente la den­sidad no se produciría y por tanto, la masa nuclear no llega­ría a ser crítica y explosiva. A lo más que podría llegarse es a la detonación de los explosivos químicos convencionales y la po­sible vaporización del material nuclear sin fisionar.

¿CUANDO SE COLOCAN LOS DETONADORES?- Según el profesor Lapp, son seis las seguridades que lleva la bomba. Pero realmente el meca­nismo último que la haga saltar haciendo añicos a todo lo que recogen en miles de kilómetros de circunferencia, es un alto se­creto militar. Cada país nuclear dispone de sus dispositivos, que se reserva.

En el sistema de defensa de los Estados Unidos, los aviones vuelan constantemente con bom­bas nucleares —las atómicas ha­ce algún tiempo que se dejaron para transportar sólo de hidró­geno—. Pero éstas nunca van con los dispositivos colocados.

—De tal manera es así, que puede asegurarse que las bom­bas usadas sobre el Japón en la segunda guerra mundial, no es­tuvieron completamente arma­das hasta que los aviones vo­laron sobre el Pacífico, ya muy cerca de Hiroshima y Nagasaki.

Los informes del Departamen­to de Defensa y de la AEC han asegurado que las armas nu­cleares siempre se transportan por secciones para juntarlas en el punto de destino. Exactamen­te cuando fuera dada la orden terminante e irrevocable de descargarlas sobre el objetivo enemigo.

El peligro sobrevuela las ca­bezas. Pero démosle un margen de confianza a los técnicos: la sorpresa de una explosión nu­clear por equivocación no existe. 12.2.1966

 

2

FRAGA  Y EL EMBAJADOR USA SE BAÑARON EN LAS “AGUAS CONTAMINADAS"

* LOS TRABAJOS DE BÚSQUEDA DE LA BOMBA PERDIDA DURARÁN UN MES MÁS

* FALTAN POR IDENTIFICAR CIENTO CATORCE OBJETOS METÁLICOS SUBMARINOS

 

PALOMARES, 8. —(Crónica del enviado especial de EP, transmitida por télex en exclusiva para este periódico)

A bordo de un helicóptero, procedente de la Academia General del Aire, en San Javier, llegaron esta mañana a Palomares los ministros españoles de Información y Turismo, señor Fraga Iribarne, y el del Aire, teniente general Lacalle. Les esperaban aquí el embajador de los Estados Unidos en España, mister Angier Biddle, y los mandos españoles y norteamericanos del campamento de la "Operación Flecha Rota". Los ministros y embajador entraron en la tienda del general Wilson, pasando posteriormente a otro lugar del mismo campamen­to para recibir, en primer lugar, al gobernador civil de Almería y des­pués a los alcaldes de Cuevas de Almanzora y Palomares, acompaña­dos éstos de diversas comisiones. Según después me dijeron diversos miembros de dichas comisiones, el objeto de la visita a los ministros era el de entregarles, cuantiosos pliegos con una relación de las necesida­des que tienen planteadas dichas localidades en diversos aspectos.

 

Después de esta visita, los ministros, embajador y sus acompañantes se des­plazaron para visitar los lugares sobre los que cayeron los artefactos atómi­cos del avión «B-52», que estalló al chocar con otro avión cisterna en la mañana del día 17 de enero pasado. El cruce por el poblado de Palomares fue especialmente curioso ya que saludan los lugareños a los visitantes recordando al Bienvenido Mr. Marshall.

 

Fraga y el embajador Usa se sumergieron en las heladas aguas provistos de sus bañadores y sin temor no ya al frío de las aguas, sino ni siquiera a la supuesta contaminación de las aguas, razón por la cual llevan a cabo esta hazaña. Se piensa que el ejemplo será seguido por el turismo, aunque esta mañana no tienen seguidores. 3.1966

 

Y 3

 

AL TERCER INTENTO BAJO AGUA MEDITERRÁNEA

* EL “PLAN CHARLIE USA”  QUIERE  EXTRAER LA BOMBA DEL MAR

* SE LA ARRASTRA A LUGAR MÁS SEGURO

 

 (Crónica del enviado especial de EP, J.R.R. transmitida por télex, en ex­clusiva para la cadena de periódicos de la Agencia)

A las ocho de esta mañana co­menzó a circular el rumor de que a las diez y media podríamos dis­poner de excelentes noticias. Lue­go, a las diez y media, se dijo que se iba a prolongar el plazo de espera para la tarde. La tarde ha llegado y la tarde pasó y la espera de esa noticia, que, aunque no se produzca hoy, está en el ambiente como inminente aparición, se ha prolongado.

Fue mediada la mañana cuando el consejero de información de la Embajada de los Estados Uni­dos en Madrid, Mr. Bell, y que es  el enlace entre campamento Wilson y la propia sede de la re­presentación diplomática, llegó a la tienda del general Wilson, una de las pocas que se mantienen en pie de lo que no hace muchas jor­nadas era como una pequeña ciu­dad militar, que ya ha empren­dido la retirada. Mr. Bell y el general conferenciaron durante dos horas. Mr. Bell salió de su entrevista con el general Wilson, jefe en tierra de «Flecha Rota», con el rostro sonriente. Pero también con una sonrisa se excusó ante el grupo de periodistas de no po­der formular ningún comentario sobre el largo tema de conversa­ción que se había desarrollado en la tienda de campaña.

A las ocho de la mañana la si­tuación en la mar era de la de trece navios en situación de ope­raciones. Por cierto que la fase final de la operación ha recibido el nombre de «Plan Charlie», con el que se conoce toda la serie de maniobras que se realizan para la recuperación del «objeto 261». Lleva ese nombre en honor del hombre-rana Charlie Lindbergh, hijo del famoso piloto norteame­ricano, y bajo cuya dirección tra­bajan todos los especialistas sub­marinos que están dedicados a la «gran pesca». Del mismo Charlie Lindbergh son los diseños y rea­lización del «Curv», que tan de­cisiva parte está teniendo en es­tos últimos momentos.

 Ni el «Curv», ni el «Alvin», ni el «Aluminaut» fueron vistos en las primeras horas, en las que eran muy favorables las condiciones meteorológicas. Al no ser vistos sobre la superficie del mar a bor­do de sus respectivas «nodrizas», se supuso que estaban trabajando en las profundidades. A las once y media, el «Alvin» fue izado a bordo del «Fot Snelling», e inmediatamente comenzó a circular la noticia —uno a veces no se expli­ca cómo dentro del mayor rigor en la ley del silencio salta la noticia como si se diera por tele­tipo instalado entre el barco y la playa— de que se había dado a la bomba nuclear —objeto 261— el tirón inicial, con el que había sido izada unos metros desde la difícil posición que ocupaba casi en el fondo de la sima. Este ter­cer intento parece ser que se ha visto coronado por el éxito, ya que hasta el viernes se habían reali­zado dos. En el primero, el cable de acero enganchado por el «Alvin» se rompió; en el segundo, tras largas horas de trabajo, que­dó sujeto después de haber sido puesto en torno a la bomba. Ahora dicen—, ya con la bomba engan­chada, será el momento del «tirón final». Desde luego, el ambiente es de que el artefacto está ya casi entre las manos de sus pesca­dores.

La actividad de las escasas fuerzas norteamericanas que que­dan en tierra ha sido práctica­mente nula. Sólo obreros españo­les, manejando unas potentes ex­cavadoras, continúan en la tarea de demolición del puerto que se construyó para las operaciones de embarque de los restos de los dos aviones siniestrados y, posterior­mente, de los cerca de cinco mil barriles llenos de tierra de Palo­mares que han sido enviados al «cementerio atómico» de Carolina del Sur. Igualmente, fue escaso el movimiento de comunicaciones por mar y aire entre «Camp Wil­son» y de los barcos de la flota del contralmirante Guest. Como ya decía más arriba, el «Alvin» fue izado a las once y media a bordo de su «nodriza», pero del «Alumi­naut» y del «Curv» no se han te­nido noticias ni han sido vistos durante casi toda la jornada.

El final de ésta ha llegado hoy sin la esperada noticia. Pero sí hay en el ambiente un índice de sereno optimismo, como si nos acercáramos ya a la gran noticia de la recuperación del cuarto arte­facto nuclear que transportaba el B-52 y que cuando aparezca en la superficie del mar se convertirá en la gran vedette esperada por toda la prensa mundial. Parece ser que será autorizada la foto­grafía del mismo, siempre que su envoltura no presente ninguna fisura. En este caso, por razones de seguridad militar, el objeto 261, la bomba de hidrógeno, sería «top secret» para las cámaras de los periodistas. Desde luego, mu­chísima más publicidad que las otras tres que fueron rescatadas en tierra casi a raíz mismo del accidente, el 17 de enero, y trans­portadas en modestos embalajes exteriores de madera que decían: «motores de repuesto».  27.3.1966

 

 

 

1970

 

DESDE LUXEMBURGO

 

UN PASO MÁS HACIA EUROPA

 

* FIRMA ESPAÑA EL ACUERDO PREFERENCIAL CON EL MERCADO COMÚN

* ALEGRÍA Y OPTIMISMO EN LA DELEGACIÓN

LUXEMBURGO. (Crónica de nuestro enviado especial, JRR.) — Ocho años de impaciencia, críticas, esperanzas, demoras, negociaciones y temores acaban de terminarse a las once y cuarto de la ma­ñana del lunes, festividad de San Pedro y San Pablo, en el Centro Europeo de Luxemburgo.

Los protagonistas de este largo recorrido, entre gobernantes y gobernados, hemos sido todos los españoles. A última hora, el que estampó : u firma al pie de un folio que contenía el acuerdo preferencial entre España y la Comunidad Económica Europea ha sido López Bravo, cuarenta y siete años, mi­nistro de Asuntos Exterio­res. Por parte de la Comunidad, Jean Rey, presidente ejecutivo, y Pierre Harmel, Presidente del Consejo de Ministros del M. C. E.

Ahora empiezan no se sabe cuántos años de escalada hacia una integración más real y definitiva entre los países que forman la Comu­nidad de los "seis". Para los pesimistas, empiezan las horas angustiosas en las que l:s fauces de los gigantes europeos ejercerán de odiosos gargantúas sobre nuestros productos y nuestra ideología. Allá ellos..

Por lo pronto, nos esperan seis años en los que hemos de atenernos a la letra y al espíritu del acuerdo  firmado ayer   en Kirchbere, a pocos kilómetros   de Luxemburgo.

TÉRMINOS.- Los términos de este acuerdo son prácticamente conocidos. Baste recordar que la Comunidad concede la rebaja arancelaria del 60 por 100, ampliable al 70, para 231 millones de dólares de exportación industrial, del que supone una reducción de aranceles para el final de 'as etapas de cerca del 93 por 100. Sólo rebaja el 40 por 100 para 8,5 millones de dólares para exportación de calzado, textiles, etc.

España ofrece rebajas moduladas del 60 al 70 por 100 del 25 al 30 y del 25. En exportaciones agrícolas, las que concede la Comunidad cubren el 6 por 100 (175 millones de dólares) ver NUEVO DIARIO, 13-III-70).

CONTACTOS.- He tenido dos contactos personales con López Bravo ayer. El primero de ellos cuando, paseando por la calle, volvía de su desayuno de trabajo con Pierre Harmel, ministro belga de Asuntos Exteriores. Azul marino, corbata oscura a rayas ama­rillas. Estaba optimista. Le recriminé la hora en que nos había señalado la rueda de Prensa (3,30 horas).

- En Europa no hay otra forma de trabajar.

Y me contó su apretado programa, desde la noche del  28,   en  que  cenó  con Thorm, Exteriores luxemburgués. Ayer, tras el desayuno, fir­me del acuerdo, entrevista con Abba Eban. condecora­ciones a Harmel, J. Rey (Gran Cruz de Isabel la Ca­tólica) y Martino (Gran Cruz del Mérito Civil), co­mida con el embajador Se­dó, rueda de Prensa y su­cesivas entrevistas con W. S?heel; presidente del Go­bierno de Luxemburgo, Werner; con Luns, de Holanda; Aldo Moro, de Italia, y, po­siblemente, con Home, de Inglaterra.

CHAMPÁN.- El segundo encuentro fue a la salida de la firma. El optimismo era la tónica de la delegación española. Se bebía champaña para celebrar el acontecimiento.

"Tenemos vocación africana y una gran misión en América. Pero, sin abdicar da esos intereses, el primor, dial es hoy integrarnos en Europa", me dijo el minis­tro con una ancha sonrisa.

Por primera vez he pisa­do estas salas y pasillos del Centro Europeo. Actividad febril, sin reposo. Pregunté  a los corresponsales bilbaí­nos Osa Echaburu y Fernando Barrena, que práctica­mente han seguido todos los acontecimientos de España ante la Comunidad.

"Esto es inusitado —fue su respuesta—. Hoy se ve claramente que se ha cubierto un objetivo: hay fran­ca alegría en todos. La Comunidad y España están satisfechos.

PORTÓN.- La impresión más fuerte qne he recibido al asistir a la firma del acuerdo ha sido la de estar presente escu­chando cómo finalmente, a alto nivel internacional, y en un momento de pura técni­ca, donde se descarta toda diversión literaria o dema­gógica, a España se le abría el portón de Europa, se agradecía su gesto y se la convocaba para nuevos pasos integradores, que redundarían en el desarrollo eco­nómico y social del pueblo español.

NOMBRES.- Los nombres concretos que han sonado han sido: en primer lugar, el de López Bravo. En la alocución de Harmel ha sido especialmente relevante que dijera estas palabras:

"Nos parece Particularmente feliz el hecho de que sea usted,  precisamente, quien firme el primer acuer­do con el MEC" (refi­riéndose a López Bravo).

Pero las citas se han extendido a Ullastres: por dos veces citado por Harmel y Rey, recalcando su experien­cia, su responsabilidad y su conocimiento profundo de los problemas económicos, y su sentido del compromi­so. (Asistí también, previamente, a la firma del acuer­do con Israel y allí no hubo tales citas personales.)

ULLASTRES.- Esto me hizo recordar mi encuentro de ayer, en el hall del hotel con Ullastres, que fumaba el sabroso ciga­rrillo de después del desayuno.

"Las dos virtudes que me han hecho poner más en práctica estas negociaciones —me dijo— han sido la esperanza y la conciencia. Al final me siento satisfecho. Ahora hay que seguir echan­do aceite a este engranaje."

Por su parte, López Bravo ha hecho también un cá­lido eligió de Ullastres, calificándolo de realizador del acuerdo. López Bravo men­cionó la política de Franco, que ha hecho posible estas medidas, y a su antecesor, Castiella, que las inició.

HARMEL.- Casi sólo me quedaría el destacar algunas de las más importantes frases oídas en la  sesión  de esta mañana: Harmel ha destacado que el acuerdo viene a reafirmar la política de unión de los países mediterráneos; que se han cubierto, en parte, los deseos del Gobierno español y que espera contribuir a la prosperidad de los españoles, favoreciendo, también el desarrollo eco­nómico competitivo. Este gesto señala una nueva etapa, importante en nuestras relaciones mutuas y estoy convencido de que el espí­ritu que nos ha animado presidirá la aplicación del acuerdo.

EL REY.- "España prefirió una evolución progresiva a la precipitación, y esta sabiduría de planteamiento nos ha llevado a estos resultados —ha destacado Rey—. Ninguno nos hicimos ilusión so­bre las dificultades   de  la  empresa. Hubo siempre nu­bes. Pero todo ha quedado resuelto, el acuerdo es un éxito y el acercamiento de España a Europa será sus­ceptible de intensificarse en el futuro; este futuro permitirá a España jugar plena­mente su papel en la COM tracción de un continente europeo."

Estos son   los   resultados de un largo y paciente esfuerzo.

Pero el acuerdo - ha recalcado el ministro español— no es más que un primer paso. En la mente de todo; está la irreversibilidad práctica del proce­so y la seguridad del obje­tivo final.

LÓPEZ BRAVO.- "Mi país pertenece a Europa y tiene fe en ella. El acuerdo por etapas es el cauce apropiado para que no nazca algo monstruoso. Es un acuerdo que nos propor­ciona, al mismo tiempo, la necesidad y la posibilidad de aumentar nuestra producti­vidad y nuestra relación con el exterior. Es un buen acuerdo."

Los efectos reales serán para López Bravo: favore­cer las inversiones, incrementar los intercambios y ayudar a equilibrar nuestra balanza y favorecer el des­arrollo hasta conseguir nive­les europeos.

PRENSA.- En la rueda de Prensa con los periodistas españoles desplazados, hasta Luxemburgo, se refirió a sus contactos con los ministros europeos y su conversación con Abba Eban (las relaciones con Israel son posibles, nada hay con­tra los judíos, pero es pre­ciso que se cumplan las re­soluciones de las Naciones Unidas y se busque solución humana a los refugiados de Palestina).

El acuerdo podrá estar en vigor para el mes de octu­bre. Llueve mansamente so­bre Luxemburgo. Se ha cu­bierto una de las etapas más importantes para España en los unimos treinta años. Al menos, ésa ha sido mi im­presión al asistir de cerca a los acontecimientos de hoy.

 

 

AHORA, A COMPETIR CON EUROPA

* La firma del acuerdo con el MEC es un reto para la economía española

 

LUXEMBURGO.- Tras ocho años de dilaciones, dudas, es­peranzas y recelos, se ha firmado, por fin, un primer acuerdo económico entre España y el Mercado Común Europeo. Con este acto --uno de los más importantes de la historia de los últimos treinta años— se inicia una nueva etapa de incorporación de España a la Europa de hoy. El optimismo de las delegaciones españolas que coincidieron en Luxemburgo —a cuyo frente estaban López Bravo y Ullastres — está justificado.

Nuestro ministro de Asuntos Exteriores, además, aprovechó la coyuntura para celebrar entrevistas con diversos cole­gas suyos, entre los que destaca Abba Eban, ministro israelí del Exterior. Según declaraciones de López Bravo, tras el encuentro, España no abri­ga sentimientos antijudíos, pero considera im­portante el cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas para garantizar una paz duradera en Oriente Medio, y no es la menor de ellas la relativa a los refugiados de Palestina… NUEVO DIARIO. 30 JUN. 70, MARTES

 

 

 

BRUSELAS:

* OPINAN LOS MINISTROS DE LUXEMBURGO Y FRANCIA

En una encuesta de  urgencia he aquí la opinión de los ministros de Asuntos Exterio­res de Luxemburgo y Francia, Gastón Thorn y Maurice Schumann, respectivamente.

* GASTON THORM:

“Esta firma ha supuesto la consecución de enormes ventajas para ambas partes. Y esto me agrada especialmente que haya tenido lugar  mi país."

"Creo poder decir que se trata de un acuerdo muy im­portante desde varios puntos de vista. Efectivamente, se puede considerar a este acuerdo como muy sustan­cial por u contenido, pues­to que comporta por ambas partes grandes ventajas co­merciales."

"Para España creo que este te acuerdo tiene una significación particular, pues constituye la coronaron de los esfuerzos hechos por el Gobierno español para asegu­rar la aproximación de Es­paña hacia la Comunidad Económica Europea."

"Para la Comunidad, el acuerdo se sitúa en la línea de los acuerdos que ha con­cluido con  diferentes  países de la cuenca mediterránea, y esto con la finalidad de contribuir al mantenimiento del equilibrio económico y político en esta región difí­cil del mundo de hoy."

“Creo que puedo añadir que que el acuerdo en cuestión debería aportar una viva satisfacción al Gobierno espa­ñol, porque comporta concesiones no sólo en el terreno agrícola, sino también, y sobre todo, en el terreno indus­trial, y de esta manera está destinado a satisfacer los de­seos de la industrialización española."

"Deseo formular mis me­jores votos para la ejecución de este acuerdo, que contribuirá, estoy persuadido, a reforzar los lazos entre nuestra Comunidad y España."

* MAURICE SCHUMANN:

 "La cooperación debería extenderse y profundizarse"

"El acuerdo que acaba de firmarse marca el feliz tér­mino de los esfuerzos efectuados por la Comunidad y por España para basar sus relaciones económicas sobre bases nuevas y me congratulo en constatarlo.  Así se encuentra abierta, según el deseo y gracias al apoyo constante del Gobierno francés, la vía de una cooperación que de­bería, al término de una primera etapa y a la luz de la experiencia adquirida, extenderse y profundizarse."

"Por mi parte, estoy persuadido de que este acuerdo sólo puede contribuir a servir los intereses comunes de nuestros dos países. Pienso, en particular que la aproximación que resultará de él será de naturaleza para favorecer el mantenimiento de las mejores condiciones de equilibrio en Ia cuenca mediterránea".

 

 

 

 

VIAJES

 

 

 

 

 

VIAJE MADRID/

 / PARÍS / TEL AVIV / NEGUEV / ATENAS/MADRID

 

* Los turistas plantan un árbol antes de entrar en Jerusalén / * En el barrio de Méah-Chéarim viven los más fanáticos judíos / * Pretenden que el poder pase a los rabinos. / * Pero los hebreos ven con malos ojos a los estrictos  "Agudat -Israel"  que no fuman ni conducen los sábados y reciben mucha ayuda americana.

 

(Me invita  la Union Artist al rodaje de una película en torno a la guerra entre árabes y judíos tras el establecimiento del nuevo Estado de Israel en Palestina. Me prometen que asistirá Kirk Douglas, Yul Brinner, Senta Berger… Soy el único periodista español invitado. La agencia me envía, vía París, ya que no existen vuelos directos desde España. Allí he de obtener el visado y los contactos internacionales para llegar a Tel Aviv. Se hacen contratos con varios periódicos y revistas para distribuir mis crónicas. De todo el material he seleccionado esto:

 

Cerca de veinte siglos después de la Destrucción del Templo, Jerusalén ha vuelto a ser la capital de Israel. Con una diferen­cia: que el Templo y sus alrededores no pertenecen al nuevo Estado nacido el 14 de mayo de 1948.

 

PLANTE UN ÁRBOL ANTES DE ENTRAR EN LA CIUDAD SAGRADA

Jerusalén es una de las más viejas ciu­dades del mundo y donde más vestigios del cristianismo se han conservado. Hoy la ciu­dad es una maravillosa mezcla de civilizaciones, de ideas y realizaciones. Por sus ca­lles pasan hombres y mujeres con coloristas y variados atuendos: desde la última moda femenina hasta los arcaicos mantos hebreos y los turbantes árabes.

En la ciudad hay comercios modernos, anticuados tienduchos judíos donde se mezcla la venta de la algarroba, la cuerda de esparto, las herramientas del campo y las telas para los beduinos. En cualquier bar de la calle Ben Yehuda se puede tomar una refrescante cerveza de la marca nacional "Maccabec», comprar los más recientes dis­cos occidentales en la tienda de la esquina y llevarse medallas, monedas u otra chuche­ría de valor de cualquiera de los anticua­rios que por allí abren sus puertas.

Pero hay algo más, que, antes de entrar en Jerusalén, llama más la atención. Entre las originalidades de las agencias de viajes, creo que a ninguna se le habrá ocurrido lo que a una de Israel. En uno de sus itinerarios incluye la visita a la Acrópolis de Sanedriya —lo cual es absolutamente nor­mal por lo bello del lugar—. Pero agrega: «Se irá por la puerta de Mandelbaum —también llamada Shimchon Ha Tzadik, o puerta de Simón el Justo— y en el bosque de Keren Kayemeth,  cada   turista  podrá plantar personalmente un árbol”.

Es algo así como un viejo rito sagrado, preparatorio para la entrada en el recinto de la bíblica ciudad y homenaje a cada uno de los judíos caídos en los enfrentamientos con los vecinos palestinos.

JERUSALÉN, CIUDAD DIVIDIDA.- La entrada a Jerusalén se ha de hacer por la carretera que discurre a muy esca­sos kilómetros de la frontera Jordana, don­de tan frecuentemente se producen cruen­tas escaramuzas. Pero esa frontera de alam­bradas y torretas llega a meterse en el mismo corazón de la ciudad para dividirla. Y así dividida permanece la moderna ciudad de Jerusalén, como soportando una maldi­ción de los profetas. Los hebreos pasean hasta la puerta de entrada al Jerusalén de los Jordanes, el que guarda los lugares sa­grados. Y allí, sobre la valla, contemplan durante horas los paisajes cercanos, como en un moderno «Muro de las lamentaciones».

Los 180.000 habitantes que posee hoy la ciudad trabajan en los mas diversos oficios muy cerca hay hasta un par de Kibuxt donde se vive y se trabaja colectivamente, en esa revolucionaria experiencia del Esta­do de  Israel que tan excelentes resultado» les está dando.                                        

No hay televisión, pero en cambio pueden leer periódicos en diversos idiomas -uno en español -  y los sábados es raro el hebreo que se queda sin su función de cine. En los carteles vi anunciadas películas como “Duelo al sol”,   «América, América». 14 salas existen en la ciudad.

EL BARRIO ORTODOXO DE MEAH-CHEARIM.- La población actual de Israel es de ha­bitantes 2.332.000. De ellos, 2.069.000 son judíos; 181.000 son musulmanes; 55.500 son cristianos y 25.500 Druses, los amigos perte­necientes a Siria que tanto lucharon por el pueblo de Israel.

Externamente apenas si encuentra usted diferencia entre unos y otros. Algunos ára­bes visten su clásica chilaba. Pero si uno se adentra por el barrio ortodoxo de Méah-Chéarim, entonces encontrará un misterioso mundo de habitantes extraños para los ojos occidentales.

¿Quiénes viven en Méah-Chéarim?

El actual pueblo de Israel es democráti­co y comprensivo. El hecho de que la ma­yoría de ellos proceden de países europeos, africanos y americanos, les ha hecho de una enorme variedad y han abolido viejos fanatismos en casi su totalidad.

Tan sólo alguna vez que otra el viajero encuentra en el comedor del hotel un letrero por el que se le invita a dejar de fumar los sábados y encuentra dificultades en que tras un plato o una comida de carne, le sirvan yogur o leche. Son viejas tradiciones que los israelitas conservan. En cambio la severa ley del sábado no se cum­ple apenas.

Excepto en el barrio ortodoxo de Méah-Chéarim. Allí es donde vive la mayoría de los miembros del partido «Agudat Israel». Hombres con levitas negras hasta media pierna, calcetines hasta la rodilla, un paño blanco como peto sobre la camisa, sombre­ro a semejanza de castora, por debajo del cual aparecen unos tirabuzones ante las orejas y su barba.

Surgen por cualquier esquina, tocan las puertas de las casas y luego se llevan la mano a la frente. Deambulan en parejas y se les ve serios y ensimismados, sin alzar la voz. Cuando el turista quiere hacer uso de su cámara suelen huir y se tapan la cara.

Las mujeres llevan largos vestidos, medias oscuras y un pañuelo que les tapa total­mente y hasta la frente. Visten sin ningún sentido femenino de la coquetería. Los niños son como viejas estampas del siglo XIX, con sus pantalones por debajo de las rodi­llas, medias cubriendo las piernas y sus tirabuzones igual que los mayores. El sombrero sólo se lo ponen cuando tienen más de 12 años.

LA ESTRICTA OBSERVANCIA DE LA "TORA".-Estos seres extraños pertenecen al parti­do "Agudat Israel" fundado en 1912, aun­que por sus atuendos uno diría que vienen de siglos atrás.

En un momento y en una plaza recoleta del barrio pude charlar un momento con uno de ellos. Son muy parcos en palabras. Tienen miedo a revelar secretos, quizá a que los extranjeros se rían de ellos. Pero lo cierto es que los propios hebreos los ven con malos ojos.

—Propugnamos la estricta observancia de la «Tora» en todo el Estado de Israel. La Ley no puede ser cosa muerta a pesar de que lleguemos a ser un estado moderno. Ella ha de iluminar siempre nuestros pasos.

Pero no terminan aquí los objetivos de este partido —uno de los diez que existen en Israel—. Piden que toda la Jurisdicción pase a manos de los rabinos, depositarios de la Justicia.

—Yo no estoy de acuerdo en esto con el Gobierno de Israel —me dice el chófer, un hebreo austriaco que me ha traído hasta el barrio ortodoxo.

-¿Por qué?

—Pues porque pese a toda la democracia del mundo, no debería permitir la existencia de este partido y esta gente.

— ¿De veras no les gusta a ustedes?

— ¿Cómo puede gustarnos? "Parecen anticuados, quieren volver el país a una situa­ción de hace siglos. Hoy la Justicia no pue­de estar en manos de rabinos. ¿Qué hacen ellos por el país?

Nada. Varios hebreos me han hablado sobre ellos. Todos se quejan. Los sábados no fuman, no conducen automóviles, apenas si salen a la calle, no entran en bares...

— ¿A qué se dedican normalmente estas personas?

—   Estudian, van a la sinagoga, conversan entre ellos, escriben.

— ¿Y cómo viven?

—Los judíos americanos les envían bas­tante dinero.

Uno no puede asegurar esto categórica­mente, ya que las opiniones recogidas no demostraron demasiada simpatía por el "Agudat Israel".

Otra de las notas de este partido es que exigen la aceleración del proceso de amal­gamación de inmigrantes, la apertura al país del capital privado y el control estatal de las bolsas de trabajo y de las mutualidades.

La mayoría de ellos proceden de la Europa Oriental, Alemania y Polonia. No parece que tengan demasiado porvenir y el empuje del moderno Israel es muy proba­ble que los elimine hasta como estampa típica.(Copyright by EP/exclusiva para Las Provincias, Valencia. Viernes, 9 de julio de 1965)

 

 

               HEBREOS ESPAÑOLES EN ISRAEL

 

. En el desierto del Neguev con los españoles de  Dimona, donde  reside la mayoría de los inmigrados. /  Ahora viven peor que en Melilla, Ceuta o Tánger. /  El estado les ha proporcionado vivienda y trabajo. / Todos hablan el hebreo

 

Si usted oye que en un mediodía desolador y aplastante de sol, en mitad del campo, se le acerca a usted un hom­bre y le pide agua fres­ca, es probable que no le extrañe nada. Es normal. Pero a mí la petición me sorprendió. Eran las dos de la tarde en el de­sierto de Neguev, al sur de Israel. Se estaba rodando una película y a mi alrededor sólo escuchaba gri­tos en hebreo y en inglés. Las pie­dras del desierto parecían derretir­se. De pronto, un muchacho se di­rige hacia mi:

— ¡Agua! ¿Hay por aquí  agua fresca?

No es traducción. Lo dijo así, des­pués que nadie le había hecho caso mientras lo pidió en hebreo. Natu­ralmente, en aquel lejano desierto, donde los ejércitos hebreos del vie­jo testamento libraron tantas bata­llas con los asirios y babilonios y donde modernamente se debatieron los judíos para delimitar sus fron­teras con Jordania y Egipto, encon­trar a un hombre quemado por el sol del Neguev pedir agua en es­pañol, me sorprendió.

BENSALMÓN JACOB, EXTRA CON LOS NORTE­AMERICANOS.- Pero después de bebernos un vaso de agua —traída hasta allí por los coches cisternas por los norteamericanos— pudimos conversar largamente. El pedir agua en español no fue otra cosa que un verdadero gri­to ancestral. Y le dio resultado.

—Yo me llamo Bensalmón Jacob y vivo aquí en Palestina desde hace diez años. Pero el español nunca podré olvidarlo. Mis padres eran de Melilla y un día colgamos to­dos los negocios y nos vinimos a nuestro país.

Bensalmón tiene diecisiete años y pronto va a incorporarse al ser­vicio militar. Entretanto, ha apro­vechado la ocasión para meterse de extra en la película que se rueda en Israel por la Union Artists so­bre la vida del coronel David Marcus, norteamericano alistado en el Ejército israelí.

En cuanto Bensalmón Jacob se enteró que yo era periodista español, comenzó a llamar a una se­rie de amigos. Todos ellos me fueron saludando en correctísimo es­pañol. Todos, muchachos jóvenes que bordeaban los quince y los die­ciocho años.

Uno esperaba encontrarse en aquel país con gentes que habla­sen español, pero ese español del siglo XV que han conservado los sefarditas. Pero aquellos mucha­chos empleaban nuestro lenguaje actual sin arcaísmos.

 

HEBREOS ESPAÑOLES  EN SIMONA.- Parece que está claro que desde Jesucristo a Ben Gurión, en Pales­tina no ha habido más que ruinas y desiertos, como en Egipto, des­de Cleopatra a Nasser, no hubo más que arena. Aquel astuto judío de origen español, Teodoro Herzl, nacido en Viena en I860, tuvo on día un verdadero rapto de inspi­ración que iba a terminar con la sempiterna diáspora de tos judíos. En 1895 escribió en París la obra «El pueblo judío», en la que se propugnaba la creación de la So­ciedad de Judíos y una Compañía Judía, que se encargaran de liqui­dar todos tos establecimientos ju­díos por el mundo para trasladar­se definitivamente a la Tierra San­ta, aquella tierra que fue prometi­da por «el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob» a su pueblo. Desde entonces, el movimiento sionista fue tomando cuerpo y los judíos del mundo conciencia ­de que habían de reunirse al arrimo de sus viejas colinas y bajo los árboles plantados por sus antepasados a las orillas del Jor­dán y junto al mar Muerto.

Todavía tenía que tardar mucho tiempo y muchas desgracias habrían de sacudirse sobre los judíos hasta que los ingleses anunciaran el 13 de mayo de 1948 que el pró­ximo 15 a la hora cero darían por terminado su mandato en Israel.

Fue a partir de 1948 cuando los israelitas dispersos por todo el mundo sintieron la llamada apre­miante hacia la Tierra de Promi­sión y entonces se lanzaron a la aventura de embarcarse en enor­mes grupos hacia ese país que iban a hacer de nuevo exclusiva­mente suyo.

A esos grupos llegados a partir de 1948 pertenecen los españoles que he encontrado ahora cerca de la moderna ciudad industrial de Dimona,

—Mis padres eran de Tánger y nos vinimos en 1955 —me explica Jacob Gabay—. Cuando llegamos no teníamos dinero. Habíamos te­nido que ir primero a París y lue­go hasta aquí como pudimos. Pero ahora estamos muy contentos.

Como a pesar de ser hebreos to­dos han tenido nacionalidad española, sienten una propensión tre­menda a hablarme todos a la vez y a contarme sus odiseas.

—Mi nombre es Busagro Mijael, de Ceuta. ¿Escribirá usted en España sobre nosotros?

—Apunte mi nombre: vivo en Dimona desde 1951 y me llamo Benmergi Marco. Nos vinimos de Melilla.

—Y yo me llamo Ohana José y también soy de Melilla.

Tengo que apuntar, además, los nombres de dos españoles más, al­go más silenciosos: Dadoin Simon y Aró Bas Rafael.

¿POR QUÉ SE VINIERON A PALESTINA?.- Son demasiado conocidas las pe­nalidades de los judíos que pretendieron entrar en la tierra de Canaán, prometida por Yaveh. También se ha escrito que a su llega­da los inmigrantes eran trasladados a los campos de trabajo, don­de perdían todo su sistema de vi­da, los hijos eran educados lejos de sus padres y cada persona se preocupaba de buscar para sí su propio sustento.

Les explico esto a este grupo de españoles que me rodea armado de fusiles y trajes de soldados.

—No es así. Ahora no pasa eso —me dice Busagro Mijael—. Nosotros no hemos sido mandados a ningún campo de trabajo y cuando vinimos apenas nos quedaba dinero. Pero el Gobierno nos ayudó.

El pueblo actual apenas si admite la palabra «judío». Ellos son israelíes. Y cuando me cuentan algo de su vida antes de llegar a Palestina, me dicen que eran «hebreos».

—A nosotros no se nos quería muy bien casi en ninguna parte. Ya hemos escuchado muchos de esos cuentos que se les dicen a los niños sobre los judíos tacaños, traidores y que no buscan más que el dinero. Nosotros no somos así. Hemos venido aquí porque esta es nuestra tierra y vivimos tra­bajando para ella.

Estos muchachos trabajan ahora en distintos oficios: unos en las obras públicas de carreteras; algunos en extracción de piedras; otros, en fábricas de cemento, son mecánicos, etc.

—¿Y qué hacen ustedes aquí vestidos de partisanos con sus fusiles y cartucheras?

- Hemos pedido seis días de permiso en nuestros trabajos porque hacía falta extras para esta película y hemos venido a hacer cine. Luego, volveremos al trabajo.

—Yo tengo que incorporarme al ejército en seguida —me dice aquel primero que pedía agua fresca, Bensalmon Jacob.

Como todavía no tengo las cosas demasiado claras, pretendo que es­tos antiguos españoles me expliquen por qué se vinieron a Palestina.

—Porque es nuestra tierra y aquí no somos extraños.

—Pero bueno, después de vivir tanto tiempo, por ejemplo, en Tánger, en Melilla o Ceuta, ¿ahora se sienten ustedes israelíes?

—Si desde el primer día hemos sido tratados como israelitas. El Gobierno nos proporcionó casa en seguida. Casi todos los españoles vivimos por aquí, en Dimona.

Dimona ha sido una ciudad que ha brotado en mitad del desierto. Es moderna, pequeña, industrial. Las casas no suben más de dos pisos y las ventanas son altas para evitar la arena del desierto. En sus alrededores se pueden encontrar pequeñas manadas de camellos y cabras conducidas por los beduinos.

EL HEBREO, LENGUA NACIONAL.- —También el Gobierno se encargó de buscarnos trabajo, según lo que cada uno podía hacer. Si éramos pequeños, a la escuela. Luego, el que ha tenido capacidad para estudiar, ha hecho estudios. Nos­otros somos todos trabajadores.

Los muchachos no tienen que ex­plicármelo con demasiadas palabras. Los veo contentos, se tratan con camaradería y repartimos unos cigarrillos españoles, que ellos ceden a sus compatriotas hebreos diciéndoles:

—¡Este es tabaco español, fuma! Se vinieron a Palestina porque querían hacer un pueblo grande y donde no se sintieran extraños.

—¿Y creen que lo han consegui­do?

La respuesta me la da un chico rubio y de ojos clarísimos. Aró Bas Rafael:

—Usted es periodista y lee los periódicos. Ya sabrá que somos fuertes y que no tememos a los árabes.

—¿Viven ustedes ahora mejor que cuando residían en Melilla, en Tetuán, en Tánger?

        —¡Hombre, tan bien, no! —la res­puesta está llena de sinceridad—. Pero no nos importa porque sabe­mos que un día viviremos mejor.

Efectivamente, sus familias deja­ron buenos negocios de platería, de tejidos; negocios pequeños, pero lu­crativos. Pero arrostraron las difi­cultades. Los ahorros que tenían casi los gastaron en el viaje, pero Israel los acogió porque necesita hombres para su defensa y para la explotación de la tierra y sus inci­pientes industrias.

Lo más difícil al principio fue aprender el  hebreo. Mi padre lo ha­blaba un poco, pero yo nada —es Ohana José quien me habla—. Pero como empecé a trabajar, en segui­da fui aprendiendo.

—Además, el Gobierno tiene cla­ses especiales para los trabajadores después de terminar.

—¿Y ahora hablan siempre en he­breo?

—Sí, con todo el mundo. Pero en nuestra casa hablamos mucho es­pañol.

De cualquier manera, el hebreo, que tiene para el oído occidental muchas resonancias árabes y que es una lengua vieja, resulta gracio­so oírlo en bocas de gentes jóve­nes. Es sorprendente escuchar en la misma lengua de Jesucristo o de Saúl cómo se dice actualmente «carburat» (por carburante del co­che) y «universitat», palabras to­talmente modernas.

ISRAELITAS PARA SIEMPRE.- Antes de que vuelvan al rodaje, seguimos conversando amigablemente bajo un toldo, después de haber devorado nuestra comida, que hemos ido tomando como en un autoservicio, compuesta de file­tes, salchichón, embutidos, macarrones, zanahorias, pepinos, naran­jas, manzanas y, para beber, vino, limonada o café.

—¿Cuál es la comida normal aquí, en Israel?

—Comemos carne de cabras y le­che de camellas, pero también de vaca, y huevos, y tenemos muchas verduras, sobre todo tomates, lechugas, pepinos, unos rábanos muy grandes y zanahorias.

Ninguno de ellos está dispuesto a regresar a sus viejas ciudades. Aunque ahora trabajan en oficios que no hubieran sido los suyos, aunque ahora vivan peor, todos ellos quieren permanecer en Israel. Les atrae enormemente la idea de servir en el ejército israelí, cubier­to de gloria en tantas campañas y que tiene una disciplina castrense como pocas en el mundo.

Uno de los muchachos, que ya ha hecho el servicio militar, me explica que cada seis meses ha de regresar uno al cuartel.

—Tenemos capitanes muy jóve­nes, de veintiuno o veintidós años. Son muy duros, pero puedes hablar con ellos como con unos amigos.

—Nosotros todos somos hebreos; pero también hay aquí españoles cristianos.

—¿Pero que vienen a vivir para siempre como vosotros?

—Algunos vinieron hace mucho tiempo y son los que viven en Nazareth. Otros son ingenieros y téc­nicos que vienen con algún con­trato y luego se marchan. La ma­yoría de los que vienen para vivir aquí son hebreos.

Algunos de ellos tienen familia en España o en América. Ellos vinie­ron con sus padres y aquí han en­contrado su futuro. Ninguno se siente extranjero, pese a que quizá sus vecinos sean oriundos de Austria, Bulgaria, Rusia, África o Turquía. El hebreo, su deseo de hacer un país libre y propio, los ha unido para siempre. La ley los ampara a todos por igual. El trabajo tiene parecidas remuneraciones y es cu­rioso encontrar que casi todos per­tenecen a esa única clase social que impera en el moderno Estado israe­lita: la de trabajadores. Visten unas camisas de color caqui, muy semejantes a las de nuestro ejérci­to. Usan el pantalón vaquero norte­americano y en sus horas de labor se encasquetan un gorro sin alas del mismo color que las camisas.

Hay todavía una nota importante que me aclaran estos españoles. El pueblo de Israel siempre estuvo mo­vido por la idea del Dios del Antiguo Testamento. ¿Es hoy creyente este pueblo, como lo fueron sus antepasados?

—Hombre, nosotros creemos en Dios. Tenemos sinagogas. Pero la idea que a todos nos une no es ya la del Antiguo Testamento. Quere­mos ser un país moderno, fuerte y al que respeten todos.

El Dios de Israel les devolvió su tierra, que ellos han tenido que con­quistar con muchas balas, muchos proyectiles y muchos muertos. Aho­ra se encuentran unidos en la idea de la patria. Pero, sin duda, que volverán a encontrar al Dios de sus padres.

Después de que les estuve acosan­do a preguntas sobre su vida y su trabajo en Israel, ellos no quisie­ron quedarse atrás y comenzaron a tirotearme. Todos querían saber co­sas de España.

—Aquí conocemos poco. Hay un periódico que se edita en español y que sale en Tel-Aviv. ¿Es verdad que España está progresando mu­cho ahora?

Querían que les contara cosas del Real Madrid, cómo estaba Melilla y Ceuta, cuántos habitantes tenía ya Madrid, por qué en España no ha­bía consulado israelita...

A pesar de su lengua hebrea, re­cientemente adoptada, pese a sus nombres judíos, ellos sienten muy cerca del corazón a la patria don­de vivieron ellos y sus padres, don­de nacieron y cuya lengua siguen hablando todavía. (Exclusivo para SEMANA de Europa Press, 5 de junio de 1965)

 

 

     MUJERES EN EL EJERCITO DE ISRAEL

 

* A TRAVÉS DEL DESIERTO DEL NEGUEV

 

BEERSHEBA.- LOS árabes, después de los acontecimientos de 1948, que costaron miles de vidas de sus propias fi­las y de israelíes, no sólo no han dicho su úl­tima palabra sobre el nuevo Estado de Israel, sino que mantienen la llamada Fuerza de Libe­ración de Palestina, dispuesta siem­pre a invadir el país y rescatar las tierras que, según ellos, les perte­necen.

Pero en 1948 los israelíes salie­ron victoriosos en su lucha contra siete países enemigos, cuya mayoría numérica era aplastante. El Ejército israelí demostró una gran organiza­ción y una juventud capaz de todas las resistencias. Israel suponía me­nos de un millón de judíos, mien­tras que los pueblos árabes repre­sentaban a pueblos con más de treinta millones de habitantes. El armisticio de 1949 aseguró al país su independencia, pero lo dejó ante la constante amenaza de los países ve­cinos.

Por todo eso, Israel es un pueblo que ha de crecer y moverse cons­tantemente, a la sombra de su ejér­cito. Cuando intentaba hacer una foto en la simulada trinchera del desierto de Neguev a un viejo com­batiente, éste protestó con evidente sentido del humor:

—He hecho ocho guerras de ver­dad en estos mismos lugares contra los árabes, y en ninguna he tenido fotógrafo, ¿Por qué me saca usted ahora una fotografía?

Cada israelita casi puede decir lo mismo: desde que llegaron a la Tie­rra de Promisión, su conquista se les hizo difícil, y los descendientes de los ejércitos de Josué hubieron de ayudarse con las armas automáticas importadas subrepticiamente desde Yugoslavia v otros países

EL SOLDADO SIEMPRE ES UN HÉROE.- Todavía hoy, el viajero que se di­rige desde la capital moderna de Tel-Aviv a la vieja Jerusalén, encuentra en las márgenes de las carreteras ca­rros de combate medio destruidos, camiones y coches cubiertos de co­ronas y con lápidas conmemorati­vas. Recuerdan a los soldados is­raelíes que abrieron el cerco que los árabes habían impuesto a Jeru­salén. En los camiones llevaban ali­mentos y hasta el agua, que se ha­bía negado a los habitantes de la ciudad tantas veces maldita de la Biblia y tantas veces ensalzada por los profetas.

Una de las cosas más sorprenden­tes de este joven Israel es, precisa­mente, la juventud de sus gentes: los que trabajan y llevan en sus hom­bros toda la vida pública y militar.

UNA BÚLGARA LLAMADA JOSEPHA YACOV.- Volvía de Beersheba —moderna ciudad, capital del desierto de Neguev y donde, según el Génesis, Isaac y sus siervos plantaron sus tiendas y cavaron un pozo, y muy cerca de donde nacieron Esaú y Ja­cob— camino de Tel-Aviv, y nume­rosas personas nos hacían señales de esas que son universales en todos los «autostopistas». El sistema está muy extendido en todo el país y la gente se presta a llevar en sus co­ches a quienes encuentran en los caminos.

Nos detuvimos ante la llamada de atención de una muchacha del Ejér­cito israelí.

—Voy a Ramla, ¿puede usted lle­varme?

Naturalmente que podíamos lle­varla. Ramla es una pequeña ciudad, nudo de comunicaciones para todo el sur del país. Allí, según los “Hechos de los Apóstoles”, San Pedro “curó a Aeneas, en nombre de Jesucristo”.

Además, pensábamos enterarnos de todos los secretos del Ejército de Israel. Pero la muchacha israelita no podía ser demasiado explícita. Veremos por qué.

Vestía con falda y camisa color crema y un gorrito como de azafata, azul. Y se calzaba con sandalias israelitas. Como no estaba de servi­cio, pudo quitarse el gorro, y apre­ciamos una cabellera, recogida, color de fuego. Era pelirroja y pecosa.

— ¿Cómo se llama?

—Josepha Yacov.

Como casi todos los jóvenes ha­bitantes de este país, además de la lengua oficial, el hebreo, hablan in­glés y la lengua de su propio país de origen.

LA MUJER, EN EL EJÉRCITO ISRAELÍ.- El moderno Estado de Israel ha preferido emancipar a sus mujeres en vez de encerrarlas en sus casas. Aun cuando todavía se ve alguna que otra mujer con el rostro tapado y las largas túnicas, éstas pertenecen a las pequeñas comunidades árabes que residen en Palestina. La mujer israelí ha adoptado costum­bres occidentales: trabaja en fabri­cas, en comercios y viste como cual­quier muchacha de París o Ámsterdam.

Y hasta puede decirse que han ido mucho más lejos: sirven en el Ejér­cito durante un año y ocho meses.

—Mis padres eran búlgaros. Yo vine con ellos el año 1948. El año pasado he tenido que incorporarme al servicio militar.

—¿Pero es obligatorio para las mujeres?

—Sí. Igual que para los hombres. Empezamos el servicio militar a los diecisiete años.

—¿Qué destino tiene ahora en el Ejército?

—No puedo decirlo. Es secreto y nadie puede saber los destinos con­cretos que desempeñamos.

— ¿Pero tienen que manejar fusil y otras armas?

Al incorporarnos al servicio tenemos un tiempo de instrucción, en el que se nos enseña el manejo de las armas. Nuestro país tiene que  estar en estado de alerta, y quizá podamos serles útiles en todo, has­ta en disparar metralletas y proyec­tiles.

—¿Lleva usted, acaso, ahora algu­na pistola?

La muchacha pelirroja se sonríe y aclara que nunca suelen llevar ar­mas cuando ha pasado el periodo de instrucción. Suelen, luego, ocupar destinos auxiliares, técnicos, en ofi­cinas, teléfonos, etc.

QUIERE ESTUDIAR  PSICOLOGÍA.- Josepha Yacov no va con los la­bios pintados, ni ningún otro maqui­llaje. Le pregunto si es que el Ejér­cito lo prohíbe.

—No lo ha prohibido nunca. Las mujeres soldados que lo deseen pue­den pintarse.

Viven separadas de los varones y sus uniformes son graciosamente fe­meninos.

—¿Les gusta a las muchachas el servicio militar?

—No es demasiado atractivo. Pero sabemos que el país puede necesi­tarnos, y por eso lo hacemos con­tentas. Todos los israelitas vivimos aquí voluntariamente para hacer un gran pueblo fuerte, y las mujeres tenemos que poner nuestra ayuda para conseguirlo. Lo que ocurre es que como entramos en el servicio militar a los diecisiete años, enton­ces se corta el tiempo de los estu­dios y se produce desconcierto.

—¿Qué estudios ha hecho usted?

—He hecho enseñanza primaria y el bachillerato.

—Y cuando deje el Ejército, ¿qué piensa hacer?

—Si me sigue gustando, a lo me­jor firmo por el Ejército y me quedo en él. Pero lo más probable es que !o deje para seguir estudios en la Universidad.

Esta israelita, de ascendencia búl­gara, tiene una enorme afición por la enseñanza, y me asegura que le gustaría ir a la Universidad de Tel-Aviv o a Jerusalén, a estudiar psico­logía.

— ¿Cuánto gana una muchacha en el Ejército?

— Dieciocho libras al mes.

Hay que aclarar que cada tres li­bras israelíes equivalen a un dólar; es decir, a sesenta pesetas.

—¿Es suficiente?

—Sí, es suficiente. ¿Por qué no? No tenemos que pagarnos nuestra comida, ni la casa, ni el vestido. El Ejército paga lo que puede.

Es curioso: ni el más mínimo sen­tido de crítica. El Ejército las hace dejar sus estudios, su familia; las incorpora a filas, y en su porvenir puede estar hasta el campo de ba­talla. Y por todos sitios he escucha­do las mismas palabras de aproba­ción, el mismo respeto hacia lo esta­blecido por el Gobierno. Su única esperanza es hacer una Palestina po­tente y respetada por todos. Mien­tras tanto, sus soldados se mantie­nen unidos con el pueblo.

Tan sólo hace unos días, todo el pueblo de Israel, desde la ciudad más al norte del país, limitando con el Líbano, Metula, hasta Eilat, en el límite con Egipto, todos los ciuda­danos han guardado un minuto de silencio por la muerte de su espía Eli Cohen. Las calles de diversas ciudades —hasta ahora sólo desig­nadas por cifras— muestran ahora el nombre de Eli Cohen, y el Gobier­no se ha hecho cargo de toda su fa­milia.

Hemos llegado a Ramla, destino final de Josepha Yacov. Va a disfru­tar de su permiso del viernes y sá­bado, al que tiene derecho cada dos semanas. Cada tres meses se les concede, además, un permiso de quince días. En estas ocasiones, siempre aprovechan el «auto-stop», y les da resultado.

Algunas mujeres son pilotos del Ejército del Aire, y hasta alguien me ha dicho que algunas forman par­te de patrullas terroristas. Pero no parece cierto. Sus ojos dulces y sus rostros delicados no parecen lo más a propósito para ello.

La Señorita Yacov nos ha dejado una huella optimista de la mujer is­raelí, moderna, muy femenina y responsable. (Exclusivo para Semana, de Europa Press. 12 de junio de 1965).

 

 

 

 SE RUEDA EN EL DESIERTO DEL NEGUEV

 

“LA SOMBRA DE UN GIGANTE”

.  ES LA HISTORIA DE UN AMERICANO EN EL EJÉRCITO ISRAELÍ

.  COSTARÁ 300 MILLONES DE PESETAS

 

Melville Shavelson tiene 48 años, es alto y está tostado como un be­duino. Cuando llegué al desierto de Neguev para presenciar algunas es­cenas de las de la película que ahora dirige -«La sombra de un gigante» lo encontré enca­ramado en lo alto de unas escale­ras, con un cronómetro en mano y dando órdenes a sus ayudantes. Es­taba serio, pero nunca perdió su cal­ma. La calvicie la aliviaba de los sofocantes rayos de sol con un som­brero del oeste.

Me dijo que después de comer po­día cambiar impresiones con él y así lo hice. Shavelson estaba, junto a tu esposa dentro de un «jeep» en el que habían instalado su comedor. Casi se podía decir que hasta se encontraba uno cómodo allí dentro. Su esposa en seguida me sirvió café y un buen vaso de agua fresca.

- Si, estoy delgado, pero esto son las preocupaciones —me dijo siempre sonriendo. El trabajo aquí es duro, pero me gusta. Como sabe, estamos rodando la vida del famoso coronel Mickey Marcus, quo se convirtió en el primer hebreo general en dos mil años y que murió mandando tropas en el frente de Jerusalén en la gue­rra de la independencia de Israel. Compré el libro de Rerkman y me vine aquí para escriba el guión y rodar.

Shavelson consume de un sorbo el calé caliente. Este hombre es una curiosa mezcla de nerviosismo y jovialidad. Un hombre importante en el  mundo del cine que no pierde su manera americana de conversar, muy campechano.

DEL PERIODISMO AL CINE.- Hasta hace poco, Shavelson pro­ducía con Jack Rose, otro escritor y productor. Ahora es él el productor con Mirisch Corporation y Batjac, de Wayne.

— ¿Cómo empezó su carrera cine­matográfica?

--- Partí del periodismo. Nací en Brooklyn en abril de 1917. Estudié en la escuela secundaria de Spring Valley y en la Universidad Cornell de Ythaca. Me licencié en Letras en 1937 y trabajé como corresponsal en Broadway. Pronto pasé a la radio. Allí hice varios programas que se consideraron importantes y en 1938 me llamaron de Hollywood para re­dactar los programas de radio de Bob Hope. Mi primer guión de cine lo escribí en 1943. «Hombre maravi­lloso», para el propio Bob Hope.

LOS ÉXITOS DE BOB HOPE.- Por delante del improvisado salón dentro del «Jeep» pasan continua­mente actores, técnicos y extras con sus fusiles. Se está preparando otra escena.

Algunos de los guiones de Shavelson fueron los éxitos mayores de Bob Hope, como «El lamentable Jones». En colaboración con Rose escribió «La bahía a la luz de la luna», con Doris Day y para la misma estrella,  «Te veré en mis sueños». «Espacio pa­ra otro», con Gary Grant y Retey  Drake; «Conflictos sin cesar»,   con John Wayne (en esta película ya hi­zo de productor) y «Viviendo a lo lo­co», con Dean Martin y Jerry Lewis.

En 1945 fundaron una productora y escribieron cuantiosos guiones. Una de sus películas admiradas en Espa­ña fue «Tu mano en la mía» y «El doble», con Dany Kaye.

—He cambiado con mucha frecuen­cia de estilo para evitar que me cla­sifiquen como un tipo determinado. Yo sólo hago las películas que :me gustan Luego resulta que mi olfato me da mucho éxito.

Su esposa. Lucille Meyers asiste interesada a nuestra conversación. Le pregunto si no le molesta estar aquí donde se pierden los últimos vestigi 1-gios de la civilización.

—Siempre procuro acompañar a mi marido y ayudarle en sus películas. Mis hijos, uno de 22 años estudia en Oregón, se llama Richard v mi hija Carol, de 19 años, vive con él. Pero a mí no me importa estar en el desierto.

- Ha hecho usted,  mister Shavelson, alguna película con sus propias, ideas?              

—También he hecho alguna como " Un amor de nuevo tipo". Justo antes ­de venir aquí, a rodar; he hecho mi primera película con Paul Newman y Jeanne Godward. El titulo en español creo que es «Sa-mantha».

300 MILLONES DE PESETAS

--- ¿Cuánto dinero les costará «La sombra de un  gigante»?

— Hemos calculado que unos 300 millones de pesetas.

— ¿Actores principales?

— El protagonista será Kirk Douglas.  Con él intervienen John Wayne, Yul Brinner, Senta Berger y Sthatis Giallelis. Después de rodar aquí estas escenas de guerra, que serán las primeras de la película, marcha­remos a Roma. La película tiene que estar terminada para el próximo año en marzo o abril. Es la mejor época para el mercado cinematográfico. Se estrenará en Nueva York.

Bajo las órdenes de Shavelson tra­bajan 200 técnicos y 300 extras. Ca­da soldado israelí cobra diariamente tres pesos hebreos.

No hay más tiempo para charlar de todas sus películas. En un mo­mento me ha ido relatando y he po­dido enumerar hasta 25 películas es­critas, dirigidas y producidas por él. Ahora tiene ya programa para dos años de trabajo. (Diario Palentino, 25.6.65.)

 

UN DÍA EN JERUSALÉN CON STATHIS GIALLELIS

 

. EL PROTAGONISTA DE “AMÉRICA, AMÉRICA” NO QUIERE ABANDONAR GRECIA

 

JERUSALÉN.- ERA totalmente desconocido en el  mundo. Y de pronto un día apareció roído pri­mer» finura en una de las más importantes películas de los últimos años. Interpretaba el papel de un joven griego que, tras ímprobos esfuerzos, logra escapar de su tie­rra, aplastad* por tos turcos y marchar a América.

Cuando me lo presentaron aque­lla mañana en Tel Aviv, no pude identificarlo. Era un rostro cono­cido. Pero no sabía donde. Entonces oí a un hebreo que le decía

— ¡América, América!

Era él,  Stathis Gialelis, el jo­ven griego de ¡a película de Ella Kazan. El que se hizo famoso con soto una película, la primera de su vida.

UN DÍA EN JERUSALÉN

Tuvo la suerte dE pasar con él un día entero en la vieja ciudad israelí de Jarusalén. Stathis se en­cuentra ahora en Israel donde rueda la película. «Cat a Giant Shadow» con Kirk Douglas, Yul Brynner, John Wayne y Senta Berger. Pero hoy no rodaba y lo dedi­có al turismo.

Stathis es griego, pero habla perfectamente inglés y chapurrea con gracia un español demasiado intercalado de palabras italianas. Cuando supo que yo era español, me dijo: Vamos a pasarlo bien. Rodar con estos americanos es demasiado duro. ¿Tomamos una cerveza?

Y ya no hubo fronteras. Duran­te todo el día me fue contando sus impresiones sobre cuanto veía, su trabajo actual y su futuro.

Durante el viaje me dijo  que sólo ha hecho hasta ahora tres películas, pero que no tiene ningún deseo de hacer demasiadas si no son muy buenas. Desde el primer momento se cae en la cuenta de que Stathis es un hombre madu­ro, pese a la traición de sus pocos años. La gloria conseguida no le sirve para acumular vanidad, al contrario, habla con más experiencia, con reposo y con mucha ilusión del trabajo que le espera, de las metas que se ha fijado.

Stathis nació en Katamala hace ahora 24 años. Katamala es una pequeña ciudad perdida en el Peloponeso y conocida sólo por las excavaciones que en ella tienen lu­gar. Su padre era fabricante de ; pasteles y su madre maestra. Tiene dos hermanos y dos hermanas.

Tenia algunos ahorros, pero la   guerra civil de 1944 que siguió a la ocupación alemana acabo con ellos. El padre decidió marchar  a Atenas con su hijo Stathis, luego le siguió el resto de la fami­lia. Mientras el padre se abría camino,   Stathis   iba a la escuela y ayudaba a la casa con diversos trabajos. Desde los diez años se dedicó a una u otra clase de tra­bajo, sin abandonar nunca los estudios.

 

¡HA VENIDO ELIA KAZAN!.- Ya parecía que los problemas de la familia se habían arreglado, cuando —1957—, el padre cayó gravemente enfermo. Durante seis meses estuvo en cama y fue en­tonces Stathis quien a sus 16 años, tuvo que buscar el sustento de la familia y dinero para pagar médicos y medicinas. El padre mu­rió y el muchacho se quedó con toda la responsabilidad de la fa­milia. Se dedicó entonces a un negocio de venta al por mayor de accesorios de relojería. Pero los métodos personales por él segui­dos fueron imitados y tuvo que abandonar el sistema.

Ya para entonces había nacido muy fuerte en él la vocación al teatro Su meta estaba clara: con­vertirse en actor. Continuó traba­jando y se matriculó en la Escue­la Dramática Christos Vachliotis, e hizo de ayudanta de dirección de Nikos Koündouros, uno de los mejores directores griegos.

Fueron tres años de intenso estudio en la Escuela cuando un día leyó el anuncio en el periódico: Ha venido Elia Kazan para contratar a un actor de  endiabladas características que, por lo que se vio, reunía Stathis.

Cuantío se presentó en el teatro donde se realizaban las pruebas, se encontró con otros 200 jóvenes aspirantes. A todos los fue viendo Kazan. Se marchó y nadie sabía el resultado.

-- Pero un día recibí la noticia más importante da mi vida: Kazan me habla elegido para su película. Era la primera que iba a hacer y la primera vez que sal­dría de Grecia. Había conseguido mi propósito: dedicarme por en­tero al teatro, al cine.

Hemos llegado a Jerusalén. Muy pronto, las muchachas lo descu­bren y empiezan a pedirle autó­grafos, Es curioso, su autógrafo no es más que su nombre es­crito con letras de tipo imprenta y muy grandes La pronunciación es harto difícil, suena algo así como "Stathis Giallelis".

—Questo no mi piache —me dice con rostro resignado mientras firma uno y otro autógrafo

—¿Por qué, Stathis? A todos los artistas les gusta la popularidad.

—Es cierto. En parte dependemos de ella. Pero a mi personalmente no me agrada. Prefiero trabajar en silencio, hacer buenas películas y evitarme todo esto. 

-- La película con Elia Kazan fue para mí una gran oportunidad y me ha abierto muchas puertas. Ahora se esta escribiendo el guión para la segunda parte. Habrá cua­tro: ahora mis primeras reaccio­nes en América, otra sobre mis hijos y la cuarta sobre mis nie­tos. Esta última es probable que no la haga yo. Las otras sí.

— ¿Qué papel hace ahora en «Cast a giant Shadow»?

—Es un papel que me gusta mucho. Es un joven capitán de 21 años del moderno ejército israelí. Mi nombre es Ram y dirijo una brigada de comandos que tie­nen que luchar para que la tomen en serio. Con Douglas vuelo un depósito de municiones árabe.

— ¿Le gustaría ir a España?

—Mucho. Los españoles que co­nozco son magníficos. El pueblo es muy parecido al griego. Quise haber ido a San Sebastián el año pasado cuando nos concedieron el primer premio. En Grecia es muy conocido García Lorca y sus dra­mas son un reflejo extraordinario del pueblo. Yo haré teatro en Grecia a partir de octubre y presentaré  alguna de las obras de Lorca.

-- ¿Y no ha pensado nunca en abandonar Grecia?

—Nunca. Es mi tierra y me gus­ta. Además yo he de darle todo lo que pueda pena hacerla mejor. El dinero quo saque de la última película voy a hacer unos documentales que se titula­ran «Tú y yo». Pero ese «tú» es  el pueblo griego: su forma de vi­vir, sus esperanzas, sus dificulta­des: Mi pueblo tiene mucha espe­ranza, se ve en los niños y en los jóvenes y creo que puede resultar un buen documental.

Stathis está muy interesado por los problemas sociales de su tie­rra. Me habla largamente de sus viajes por centro Europa, ha encontrado muchos españoles, muchos italianos y muchos grie­gos trabajando.

—Siento pena por ellos. Traba­jan toda la vida y siempre tienen el deseo de volver a Grecia. Pero sólo consiguen hacerlo cuando son viejos y llegan a la tierra cansados, para morir.

Uno de los autores teatrales que reflejan mejor la situación actual de su país es J. Kabanelis. Ade­más de Lorca, Stathis conoce a Juan Ramón Jiménez, Alfonso Sastre…

Nuestro autógrafo ha sido un fuerte abrazo: Stathis es un enamorado de su tierra y un  enamo­rado de lo español. EP/Diario de Pontevedra, 27.6.65)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANÁLISIS Y OPINIÓN

 

     Estos son mis principios, dijo Groucho Marx. Y si no les gusta, puedo cambiarlos por otros. En la España de la que escribí existían muchos de esos principios de quita y pon. Un dogmatismo imperante, unívoco, totalitario hasta el final del régimen establecido por Franco. Cualquier seria discrepancia podía terminar desde en un consejo de guerra, ante el Tribunal de Orden Público o la eliminación de la vida profesional de quien  discrepara. Sabíamos quienes entonces escribíamos en  revistas y periódicos que existían personas y temas tabú. Que quien pasaba los límites estaba condenado a su desaparición y que, por tanto, el hilo conductor de nuestra reflexión se había de desarrollar en claroscuros intermitentes, con una fina y casi imperceptible ironía y solapamiento del que algunos colegas eran verdaderos maestros. O volcarse en inacabables alabanzas con todo aquello. Son quienes acaparaban puestos, condecoraciones, estipendios  e incienso. Allá ellos. Tuvieron su premio y su olvido en los años inmediatos de la democracia. Mientras tanto, algo de esto es lo que observé desde la tribuna de mis periódicos. A ver si alguien es capaz de encontrar alguna desmesura laudatoria para quienes sostenían los palos de aquel sombrajo. Así fue, así lo que conté y  por aquí anda repartido.

 

 

 

1964

UN AÑO DESPUÉS DE LO DE DALLAS 

 

 

1

* Kennedy dejo una doctrina solo apta para los gigantes

* La nueva frontera, gran revolución

* En política interior: integración racial

 

En Dallas se quiso apagar la luminaria que empezó a llamarse la "Era Kennedy". Hoy, después de doce meses ¿qué queda de aquello? ¿Qué había hecho Kennedy en tres años? Sembró en su país la semilla de la más grande revolución: desde Roosevelt los americanos carecían de una ideología sustanciosa. Dejó enhiesta una doctrina apta únicamente para los gigantes-, la nueva frontera.

Su política abrió las puertas al triunfo de Johnson. ¿Se continuará la línea arriesgada de la nueva frontera?

J.R.R., en dos serios reportajes, pone ante nuestros ojos lo que hizo y el camino que dejó abierto John F. Kennedy, asesinado hace un año en Dallas.

 

CUANDO un comentarista de política internacional enjuiciaba los cien prime­ros días del Gobierno de Kennedy decía que el pesimis­mo entre los republicanos era general. "Sabían que el nuevo presidente llegaba con un equipo de hombres de primera clase y que difícilmente se con­seguiría evitar que fuese re­elegido en 1964".

Pero el presidente Kennedy no ha podido ser reelegido. Toda la nueva energía que la juventud del presidente demó­crata traía al país quedó trun­cada. Todavía se recuerdan to­das aquellas frases de la prensa internacional en las que se repetía que Kennedy "traía poder y mucho fuelle y que era capaz de dejar huella en el mundo".

LA HUELLA DE LA NUEVA FRONTERA.- Desde Roosevelt los norteamericanos habían careci­do de una profunda doc­trina política. El mandato de Eisenhower estuvo presidi­do por una preocupación sobre todas: mantener la suprema­cía en la política exterior, evi­tar la contienda mundial. Ocho años con esta tensión habían desvalijarlo las conciencias de los americanos que ya apenas si encontraban un punto de apoyo fuerte para vencer al materialismo con un programa y una preocupación política nueva.

Kennedy ha dejado una es­tampa heroica para la histo­ria: su muerte improvisada y cruel sobre el coche presiden­cial en las calles soleadas del estado de Tejas. Pero no es esta su principal hazaña sino la última.

Kennedy llegó, a la Casa Blanca después de vencer las enormes dificultades, abultadas todavía por sus enemigos: su juventud e inexperiencia política, su confesionalidad católica y la robustez de la prestigiosa figura de Eisenhower al frente del partido re­publicano. Como contrapeso, John P. Kennedy se veía apo­yado por todas las izquierdas; sindicatos del país; clases mo­destas; negros; intelectuales; clases medias y profesionales universitarios. Es decir, por to­das las mayorías.

"Yo creo en verdad —decía un corresponsal en Washing­ton al mes y medio de la vic­toria de los demócratas— que Kennedy va a dar a los Estados Unidos soberano impulso. Pero también creo que sus pu­ños y su corazón van a .san­grar a menudo".

Ese impulso fue la obra de­cisiva de la política de "nueva frontera".

"La nueva libertad —dijo Kennedy— de Woodron Wilson prometió a nuestra nación una nueva armazón política y económica. El nuevo reparto de Franklin Roosevelt prome­tió seguridad y socorro a los necesitados. Pero la nueva frontera de que hablo no es un conjunto de promesas, es un conjunto de invitaciones al combate. Resume no lo que pienso ofrecer a los norteame­ricanos, sino lo que pienso pe­dirles. Halaga el orgullo, no el bolsillo y ofrece la promesa de un mayor sacrificio en lugar de un mayor bienestar".

"Creo que los tiempos exigen inventivas, cambios, imaginación, decisión. Os invito a que seáis los nuevos explora­dores de esta frontera nueva. Mi llamada es para los jóve­nes de corazón, cualquiera que sea su edad; para los fuertes de espíritu prescindiendo de partidos; para todos cuantos sepan responder a la llamada bíblica: Sed fuertes y valero­sos: no temáis ni desmayéis".

Las teorías de la nueva frontera comenzaron a calar hondamente en el país y fue­ron unánimemente aceptadas. Y ello supuso una fuerte re­percusión, tanto en la política interior como en el extranje­ro. "No quiero que se diga —fue otro discurso de Ken­nedy— que cuando estuvimos en el poder o cuando éramos simples ciudadanos los rusos y los comunistas chinos co­menzaron a aumentar su fuerza".

LOS "SUEÑOS DE UN PRESIDENTE MUERTO.- Cuando por primera vez el actual presidente de Norteamérica, Lyndon B. Johnson pronunció su discurso ante el Congreso poco después de haber jurado la Constitución de su país sobre el avión en el que se encon­traba aún caliente el cadáver de Kennedy, lo primero que se vio obligado a hacer fue re­coger la doctrina y las reali­zaciones del fallecido presi­dente para prometer lealmente que seguiría el camino em­prendido. No era fácil. El joven Mr. K había emprendido entre otros los siguientes sue­ños: conquistar la vastedad del espacio; lograr una asocia­ción a través del Atlántico tanto como a través del Pací­fico; crear los Cuerpos de la Paz para los países subdesarrollados; propugnar la edu­cación de todos los niños; ple­na ocupación para todos los que lo desearan y necesitaran trabajar; el cuidado de los ancianos; ataque resuelto con­tra la enfermedad mental y sobre todo, la igualdad de de­rechos para todos los norteamericanos cualquiera que fuera su raza y su color.

De todos estos sueños, qui­zá el que levante más polva­reda de todos en su política interior fue el impulso hacia la integración racial: la promulgación de la ley de Dere­chos Civiles El paso fue duro y arriesgado, pero Kennedy había citado en alguno de sus discursos el pasaje bíblico en el que se menciona la época en que había gigantes en la tierra. Y él había agregado que eso era lo que necesitaba su país. Y no tuvo miedo de convertirse en gigante  para destruir trivialidades, problemas minúsculos y arremeter contra las murallas de la di­visión racial que todavía im­peraba en alguna parte del país.

LA OPOSICIÓN A LA POLÍTICA INTERNA.-Es realmente sorprendente y en el período de las primeras elecciones nadie lo hubiera asegurado— que uno de los críticos más rotundos contra la política interior kennedyana fue el director de la "National Review", William Buckley. Este hombre, católi­co prácticamente, no tiene in­conveniente en enfrentarse resueltamente contra las en­cíclicas pontificias, sobre todo en lo que se refiere a los avances contemporáneos en seguridad social, y por eso no dudó en atacar al primer Pre­sidente Católico de los Esta­dos Unidos en lo que se refe­ría a su programa de seguri­dad social.

Pero esto no significó nin­guna fuerte muralla para los ánimos del Presidente que dio el mayor impulso a la seguri­dad social de su país en los últimos veinte años.

Otro de los problemas afrontados de lleno por la nueva Administración de Kennedy fue el salario míni­mo, establecido en 1,25 dóla­res la hora; la cuestión del automatismo y el paro. En de­finitiva, Kennedy trató de convencer a sus súbditos de que quería entrar definitiva­mente en la era de los gigan­tes frente a lo caduco de los espíritus minúsculos y pusilá­nimes.

EL PROGRAMA EXTERIOR DE KENNEDY.- Pero la mirada del presi­dente no se podía detener en sus fronteras. Ante él se levantaba cada vez más potente el fantasma del comunismo dispuesto a todo. Por eso él proclamó que de­seaba conquistar la paz, pero que no estaba dispuesto a "aceptar una paz de esclavi­tud". "Es un hecho desgracia­do -aseguró- que únicamente podamos prepararnos para la paz preparándonos  para   la guerra". Sólo se podía dialogar con Rusia cuando a ésta se le presentara una oposición fuerte  y peligrosa. Y así nació la idea del fortalecimiento atómico, proyectiles teledirigidos, ayuda a la OTAN…
Estaba construyendo una paz para el desarme, que tenía que llegar irremediablemente siempre que se presentara el indispensable bagaje de la buena voluntad.

Las Naciones Unidas son el símbolo y sustancia prima del tipo de mundo que los Estados Unidos desean construir, afir­mó el Ministro de Asuntos Exteriores de Kennedy, Dean Rusk. A través de esta insti­tución deseó Kennedy esta­blecer los fundamentos para una comunidad mundial por el Banco Mundial y el fondo medio de un amplio campo de instituciones mundiales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Pero la ONU tenía que venir ne­cesariamente estrecha para todos los planos de colabora­ción con otros países. Ibero­américa era el sector menos ayudado por Norteamérica, sólo en un 2 por 100. Kenne­dy pasó la prueba "del fuego y la cordialidad" al recorrer diversos países. Así nació la Alianza para  el Progreso. Tanto en la Conferencia de Bogotá como en la de Punta del Este, Norteamérica reco­noció las enormes dificultades financieras de Iberoamérica. Se trataba de encontrar una solución satisfactoria para 200 millones de seres huma­nos: y ese dilema se planteó Kennedy y trató de resolver­lo. Tarea difícil y valiente.

Aparte de la creación del Cuerpo de la Paz, o Volunta­rios para la Paz, valorado del modo más positivo por el his­toriador Toynbee, Kennedy supo adoptar el gesto más duro que recuerda la posguerra frente a la delicada situación de Cuba; resolvió firmemente la actitud norteamericana frente a los comunistas de Laos y el Vietnam; visitó el muro de Berlín y no se dejó doblegar por la insistencia ru­sa ante el tratado de paz por separado con Alemania.

Kennedy señala sin duda al­guna el final de la guerra fría y el comienzo de una era de prosperidad y paz —todavía débil pero con posibilidades para llegar a un mundo me­jor.

Decididamente, Kennedy se jugó la baza de la paz con el dominio del mar, del espacio y de tierra, de un modo in­cruento, pero con una presión fuerte, lo que dio a este nom­bre una talla de prestigio co­mo necesitaba Occidente.  

 

Y 2

KENNEDY GANO LAS ELECCIONES DESPUÉS DE MUERTO

Y ABRIÓ LAS PUERTAS A JOHNSON

 

Al año de morir Kennedy, ¿queda algo de su políti­ca? Se dijo que en las elecciones, su espíritu ha­bía impulsado la victoria de Johnson, ¿puede decirse que en el mundo perdura también su influencia?

La paz había sido el lema dé su corto mandato, y para lograr este objetivo de miras universales actuó así:

LA PLANIFICACIÓN DEL PRESIDENTE.- En política: Coexistencia con la URSS, con lo que se remontaba a Roosevelt. "Si, era frecuente oír en Estados que media Europa cayera en manos de los comunistas, pero eso fue en Europa. Aquí, en Estados Unidos, les cortó el paso". Al mismo tiempo Ken­nedy trató de estrechar sus lazos con la Europa libre: Fortalecimiento de la OTAN, renovación de acuerdos con Es­paña y propuesta de una Co­munidad Económica del Atlántico. "El aislacionismo —decían sus colaboradores-es un prejuicio prehistórico". Y acentuó también la ayuda al anticolonialismo sin distin­ción de matices.

En materia económico-social inició un gran programa de ayuda a los necesitados. No eran préstamos a los Gobier­nos, sino ayuda a los particulares de forma que llegara di­rectamente al individuo y fue­ran modificadas las estructu­ras, como paso ineludible pa­ra una estabilización social. Esa fue la raíz de la "Alianza para el Progreso" en Hispano­américa; del Cuerpo de Vo­luntarios para la paz y de to­dos los otros planes de ayuda.

En materia militar inició la puesta al día de las fuerzas armadas: Sustitución de los ejércitos y armas convencio­nales por unas Fuerzas Arma­das a la altura de las exigen­cias actuales: Plan mundial de defensa, a base de una guerra de 10 minutos, con proyectiles dirigidos a larga distancia, capaces de arrojar en cualquier punto del mundo una bomba atómica, y reduc­ción o supresión de bases mi­litares convencionales en el exterior.

¿QUE HA OCURRIDO EN EL MUNDO?- ¿Qué queda de todo esto? Al año de la muerte de Kennedy, el otro personaje de la coexistencia, Kruschef, ha caí­do del Poder, para ser susti­tuido por dos de sus viejos co­laboradores: Breznef y Kosiguin. La China comunista ha hecho estallar su primera bomba atómica, y todo parece indicar que Moscú va a tratar de encontrar un equilibrio en­tre Washington, y Pekín.

En Inglaterra gobiernan los laboristas desde hace unas se­manas, y se prevé una polí­tica exterior más independien­te respecto a todas las alian­zas occidentales. El General De Gaulle ha acentuado su política de " tercera fuerza " que se ha traducido en su via­je por Hispanoamérica —la espada de Estados Unidos—, su intransigencia en hacer más flexible el actual Mercado Común y en amenazar la propia existencia de la OTAN.

Alemania Occidental  perdidos los servicios de Konrad Adenauer y se acentúa la fuerza de los socialdemócra­tas, animados por el triunfo laborista en Inglaterra, una victoria social-demócrata sig­nificaría una tendencia hacia la separación de Alemania de Estados Unidos en beneficio de la reunificación del país.

Por causas diversas, en un año se ha registrado un distanciamiento entre algunas de las grandes potencias de Eu­ropa Occidental y Estados Unidos.

La política de coexistencia se mantiene expectante, por­que tratar de hablar otro len­guaje a la opinión mundial re­sultaría dificilísimo después de los pasos dados. Pero el gi­gante chino se va incorporan­do, y así como hasta hace muy poco tiempo fue suficien­te que EEUU y la URSS se entendieran para que la paz mundial estuviera garantizada, se va aproximan­do la fecha en que hay que contar  con China continental.

La ausencia de un hombre con visión mundial de los pro­blemas, capaz de aglutinarlos en una doctrina política, deja sentir sus efectos. En este orden de ideas, Kennedy no ha tenido sucesor.

LOS PROYECTOS ECONÓMICO-SOCIALES.-Es más acentuado el desconcierto que existe en Occi­dente en materia económico-social. La Alianza para el Pro­greso, que sólo había dado sus primeros pasos, ha quedado huérfana. Hay reacción en Hispanoamérica hacia la de­recha. Los partidarios de re­gímenes nacionalistas fuertes vuelven a intentar su actuación pública, Los nombres de Perón, Rojas Pinilla, Pérez Ji­ménez…

El problema de Iberoaméri­ca lo reflejaba así un periodis­ta tras correr diversos países americanos: "En el curso del último cuarto de siglo Ibero­américa ha sufrido una gi­gantesca transformación ur­bana y las grandes ciudades representan ya un porcentaje increíble. En Santiago de Chi­le vivía, en 1913, nada más que el 4 por 100 de la población del país pero en 1958 pasaba a ser el 17 por 100. En Méjico capital, viven ya más de cinco millones de per­sonas de un total de treinta y cinco. En Argentina y Uru­guay la urbanización y suce­siva proletarización de las ma­sas es tan intensa que hoy vi­ven en ciudades de más de 25.000 habitantes el 40 por 100 de la población. No obstante Iberoamérica sigue siendo un contingente agrícola vincula­do a unas estructuras de ex­portación que abarcan ape­nas una decena de productos esenciales. La propiedad de la tierra está representada, sin embargo de la siguiente for­ma: el 1,5 de los propietarios domina y controla el 52 por 100 de las mejores áreas cul­tivables... Se entremezclan en todo el contingente las zonas sumidas en enorme pobreza y otras con una riqueza impre­sionante. La provisionalidad de muchos de los Gobiernos ha hecho siempre más difícil to­da ayuda a estos países.

Por eso, cuando los Gobier­nos comienzan una reacción favorable la ayuda económico-social puede tener más claras perspectivas. El éxito alcanza­do en el momento de cercar Cuba, se pudo continuar. Pero no cabe duda que la baza mi­litar ganada en el Caribe no tuvo una consecuente victoria en la política y el Gobierno de Fidel Castro sigue tan dis­tanciado y hostil en su política exterior contra los yankis como al principio.

Por otra parte en el Brasil ha habido una fuerte reacción hacia la derecha; las salpica­duras hasta han llegado a Chile, Argentina y en el Perú se vislumbra una política de centro. También triunfaron las derechas con la vuelta de Tshombe al Congo. En cuan­to a Europa, la política norteamericana ha de mantener­se en una continua tensión con Alemania, empujada a su vez por la política de Francia e Inglaterra.

¿Hubiese cambiado ya el pa­norama survietnamita en Asia si existiera Kennedy? ¿Se ha sabido continuar su política en el sureste asiático?

Y AHORA, JOHNSON.- Es evidente que la semilla plantada por Kennedy está ahí y que no se ha perdido. El po­derío militar norteamericano se ha mantenido inalterable, el dominio del espacio no ha dado un paso atrás, pese a los espectaculares progresos rusos y más de 7.700 millones de dólares va a invertir en el pro­grama espacial. Hoy ya nadie duda de que Norteamérica mantiene el control nuclear y el dominio del espacio.

Sin embargo, al cabo del año no se pueden precisar los fru­tos conseguidos y los atrasos a que haya dado lugar la pér­dida de aquel joven hombre de Estado. Los norteamerica­nos han votado a Johnson pa­ra la presidencia, lo que es igual a haber votado al re­cuerdo y a la política de Ken­nedy. Si no la hubieran acep­tado y no tuvieran una firme convicción en sus virtudes, hoy iría camino de la Casa Blanca el senador por Arizona, Barry Goldwater. Johnson es un hombre práctico, quizá sin la altura intelectual de Kennedy, pero los años que vivió a su lado, han podido dotar al tejano de los elementos suficientes como para que llegue a malograrse esa política de paz sin esclavitud, el  predominio en el poderío mi­litar y la clara visión de que estamos en un momento que erige gigantes y barran los es­píritus pusilánimes de la es­fera. EE/ PUEBLO. 21.11.1964

 

 

 

1965 CON TELEOBJETIVO

 

7 GUERRAS HAN ESTREMECIDO AL MUNDO A LO LARGO DEL AÑO

* Las manifestaciones violentas se extendieron desde Norteamérica a Grecia.

* El avance más espectacular: los vuelos espaciales

* El Ranger IX llega a Marte, donde aún  ni se sabe si hay vida

* Unas fechas para la historia del mundo: la visita del Papa a la ONU y la clausura del Concilio Vaticano II

 

Las cortinas del año 1965 se abrieron anunciando al mun­do los coletazos espantosos de una de esas guerras no abierta­mente declaradas y no por ello menos sangrientas: las luchas del Congo. Los diarios españoles anun­ciaban que veintitrés monjas ha­bían sido puestas a salvo de ma­nos de los rebeldes congoleños. Los estallidos de bombas con su regue­ro de muertos y heridos no han dejado de ser una pesadilla a lo largo de los doce meses del año.

LAS GUERRAS DE LA PREGUERRA.- El 26 del mes de enero, el Vietnam del Sur se decidió a declarar la ley marcial en el país, aunque ya llevaba luchando con los viet­namitas del Norte unos cinco años. Es esta la guerra más extensa e intensa de los últimos tiempos y a la que al cerrarse el año no se le ve fin en bastante tiempo. Pero el polvorín del Sudeste asiá­tico prendió nuevamente en la capital de Laos, donde parecía que los problemas ce habían calmado: el 3 de febrero surgieron los con­flictos armados en Vietnam. De allí, las explosiones y la sangre da­rían un salto al otro extremo del mundo: el 24 de abril estalla la re­volución de Santo Domingo. Hay violentas protestas por la interven­ción de los «marines» norteamerica­nos, y  el conflicto se prolongará crudamente, varios meses, sin que hasta hoy, con el nombramiento de García Godoy como presidente, se hayan sofocado por completo los tiroteos en las calles de la capi­tal dominicana. El 25 de mayo, en Bolivia, donde las tropas guberna­mentales han luchado contra mine­ros y rebeldes, firman la paz. Es una conquista para el mundo, que pasaría varios meses sin nuevas revueltas, hasta el primero de sep­tiembre, en que India y Pakistán deciden dirimir sus diferencias so­bre Cachemira, no con negociacio­nes políticas, sino con las armas. Hasta el día 22 del mismo mes no se avienen a un alto el fuego, des­pués de haber asolado muchos ki­lómetros y dejar sembrados los campos de soldados y campesinos muertos y sin hogar.

La última explosión estaba reser­vada también para Asia: Sukarno se enfrenta el 1 de octubre con un cruento golpe   de   Estado, del que sale ileso. Los comunistas han pre­tendido adueñarse del Poder, pero fracasan. Como represalia, se suce­den los asesinatos, saqueos y ma­nifestaciones.

Estas son las que los historia­dores han llamado «guerras de la posguerra» y que alguno ha cali­ficado como las guerras de la pre­guerra.

MANIFESTACIONES Y VIOLENCIAS.- La violencia es un signo de nues­tro tiempo. Por eso, aunque no se llegara a conflicto armado, las ma­nifestaciones han tenido eco a lo largo de los doce meses. Basta re­cordar las manifestaciones y des­files antirraciales en Alabama, tan­to en abril como en agosto, don­de perdieron la vida algunos negros, una mujer blanca v un pastor pro­testante. Grecia sacudió al mundo y estuvo al borde mismo de la gue­rra civil, después de que el rey Constantino acento la dimisión de Papandreu el 13 de julio. El pue­blo se lanzó a la calle aclamando a! viejo primer ministro y el Par­lamento se vio envuelto en luchas personales, hasta que Stefanopoulos pudo ganar, por escaso mar­gen, la votación ele confianza que habían perdido Athanasiades-Novas y Tsirimokos.

También en Rabat se produjeron fuertes manifestaciones contra el Gobierno, pero sin mayores conse­cuencias. Y para apoyar al Gobier­no frente a los candidatos que pe­dían la autodeterminación para los territorios de ultramar, los portu­gueses montaron una enorme ma­nifestación en Lisboa. Por último, los argelinos, al enterarse de la caída de Ben Bella, en un golpe de Estado incruento del general Bumedian el 19 de junio.

Otro primer ministro que ha caído —sin sangre— en África ha sido Tshombe, destituido por Kasavubu el 13 de octubre. Pero poco después, el jefe de las fuerzas ar­madas del Congo, Mobutu, desti­tuye al presidente Kasavubu y se adueña del poder.

Dos presidentes han sido reele­gidos este año: Ajub Jam, del Pa­kistán (el 3 de enero), y el presi­dente De Gaulle, el 19 de diciem­bre, después de alcanzar el sonado fracaso al obtener sólo el 44,64 de los votos en la primera ronda. Johnson juró su cargo el 20 de enero. Los socialistas noruegos perdieron el  poder el 14 de septiem­bre y Freí fue nombrado presiden­te de Chile el 7 de marzo. Ferdinand Mar­cos derrotó en las elecciones filipinas al actual presidente Macapagal.

Para cerrar la vida política del año hay que señalar que Gambia obtuvo la independencia el 17 de lebrero; Singapur se separó de la Federación de Malasia en agosto, y Smith proclamo la indepen­dencia de Rhodesia frente a Ingla­terra. También las Maldivas son nuevos miembros de las Naciones Unidas.

LA HISTORIA TIENE UNA FECHA.- Dentro del mundo religioso se ha producido un hecho, que pasará a la historia en lugar bien des­tacado: la clausura del Concilio Va­ticano II el 8 de diciembre, y den­tro de esta línea se recordará por mucho tiempo el viaje de Su San­tidad el Papa a Nueva York y su intervención de la ONU para pe­dir la paz del mundo.

En donde el hombre llegó más lejos dentro del año ha sido, sin duda, en los viajes espaciales. El primer gran asombro lo proporcio­naron los rusos cuando el astro­nauta Leonof, el 18 de marzo, sa­lió de la cápsula y se paseó por el espacio. Al día siguiente, Bielayef y Leonof aterrizaron al oeste de los Urales, tras haber perma­necido veintiséis horas en el espa­cio. El 23 del mismo mes, los as­tronautas norteamericanos Grisson y Young dieron tres vueltas a la Tierra en cinco horas. El día 24, el cohete «Ranger» se estrella en la Luna. El 9 de abril se pone en órbita un satélite, que rápidamen­te se hizo famoso por haber hecho posible las comunicaciones televi­sadas: el «Pájaro del Alba». Los norteamericanos volvieron a lanzar astronautas —esta vez, el norte­americano White es quien se pa­sea por el espacio y obtiene foto­grafías. El cohete lanzado el día 4 permaneció en el espacio hasta el día 7, a 288 kilómetros de altura, batiendo  todos  los  records.

Todavía las experiencias espacia­les nos reservaban otra sorpresa: el 15 de julio, el «Mariner IV», an­tes de estrellarse en el desierto de Elysium en Marte, envía las pri­meras fotografías del planeta. Pe­ro no confirma si hay o no vida en Marte. El 21 de agosto, el «Gémini V» sale camino del espacio con los astronautas Cooper y Conrad. Tenían la intención de reali­zar una cita espacial con otro sa­télite. El 29 de agosto amerizó el «Gémini V». Por último, en el mes de diciembre, ha salido al espa­cio el “Gémini VII” con la espe­ranza de verificar esa cita con el «Gémini VI». La cita en el espacio se  realizó   felizmente.

LA NATURALEZA SE REBELA.- Al mismo tiempo, como para se­guir manifestando su poderío, la Tierra ha puesto su contribución de tempestades, terremotos, suce­sos y muertes. Ahí están los gran­des ausentes a la hora de cerrar este año: en enero, una actriz cé­lebre, Jeanette McDonald, y dos políticos, Churchill, cuya muerte ha sido el acontecimiento sensacional del año, y el primer ministro de Burundi, asesinado. Malcom X, ra­cista furibundo; fue asesinado el 22 de  febrero en Harlem.  El 27 de abril se descubre en estado de putrefacción el cadáver de Hum­berto Delgado, en un pueblecito ex­tremeño. Fue asesinado por comunistas portugueses, se dice. El cé­lebre doctor Barraquer falleció el 13 de abril. Stevenson, dos veces candidato a la presidencia norteamericana y en el momento dele­gado de su país en la ONU, fa­lleció de un colapso cardíaco en plena calle londinense. El 4 de no­viembre desapareció en París, y se cree que fue asesinado, el cabe­cilla de la oposición marroquí, Ben Barka. También fallecieron la rei­na de Suecia y la reina madre da Bélgica, además del emir de Ku­wait, uno de los cinco hombres más ricos del mundo.

Aunque sus nombres no pasarán a la historia, también encontraron la muerte miles de personas en sucesos como los terremotos da Chile del 26 de marzo, el terremo­to de San Salvador el 3 de ma­yo. Treinta y una personas mu­rieron en Santa Cruz de Tenerife en el accidente aéreo del 6 de ma­yo, y otros tantos en un nuevo accidente en el mismo aeropuer­to en diciembre. El suceso más es­peluznante en España fue el fue­go que destruyó dos vagones del correo Barcelona - Madrid en el pueblecito aragonés de Grisén, Y el más trágico: la muerte de dos mil personas como consecuencia de la erupción del volcán Taal en Filipinas.

LAS SORPRESAS DEL AÑO.- El año ha tenido más sucesos, pero no es este el lugar para re­señarlos todos: limitémonos a ter­minar con algo curioso, ya que por prime­ra vez nieva en el Sahara el 8 de enero. Las gentes dicen que como consecuencia de las bombas atómi­cas y los satélites…

El 30 de enero se nos comunica que los países del Mercado Común han enviado fuera setecientos mi­llones de pollos. Y, en estos mo­mentos que tanto se habla de pro­moción de todas las clases sociales, no conviene olvidarse de esa sir­vienta que, sin promoción ninguna, después de ser 92 años doméstica en la misma casa, murió a los 102 años. Se llamaba Guadalupe del Valle.

Para los españoles hay varias fechas que pueden tener su re­cuerdo histórico: el 10 de abril, el ministro de la Gobernación anun­cia que se preparan nuevas leyes fundamentales. El 24 del mismo mes se produce en las Cortes la primera interpelación de un procu­rador al Gobierno por la política agraria. El 22 de mayo, los jesuitas eligen general de la Orden al español P. Arrupe. El 15 de octubre, las Cortes dan a conocer el texto da la Ley de Prensa que pronto en­trará en discusión. El 5 de diciem­bre, el Ministerio de Asuntos Ex­teriores publica el «libro rojo» so­bre Gibraltar. Hubo un parcial cambio de ministros en julio; y el 19 de noviembre, a consecuencia de las medidas adoptadas por el Mercado Común, nuestras naran­jas entraron en crisis y aun se espera una solución...

Naturalmente que ocurrieron mu­chas más cosas, pero no habrá que contarlo todo, como la venida y fracaso de los Beatles en Madrid o el éxito de nuestros tenistas en la Copa Davis. Algo habrá que dejar para el año próximo. EP /. LA GACETA DEL NORTE. LA VOZ DE ESPAÑA. 17.11.1965

 

 

     1969

PARA LA EUROPA DEL 80

DESCONTAMINACIÓN IDEOLÓGICA

 

El papel de España en Europa, si los españoles de verdad estamos convencidos ya definitivamente que de­bemos pintar algo en el continente, tiene que trazar­se con una larga perspec­tiva. Y para ello se precisa de una política de largo al­cance. Quizá lo que haya hecho que esa meta se vea hoy a enorme distancia es, precisamente, porque esos raros maestros de dentro y de fuera se han encargado de minimizar la política pa­ra convertirla en programas chatos, dirigidos a la próxi­ma semana, para dentro de dos meses o, todo lo más, para un quinquenio. Y, den­tro de esos trazos, las ideas barajadas se han movido como amebas.

+ Es difícil detectar cuán­do uno se va haciendo viejo en las ideas. Si los demás nos lo apuntan, lo tomamos a insulto, y nos­otros mismos apenas si estamos capacitados para es­ta dura inspección. Pero sería sorprendente que exis­tiera el aparato de medir la vejez ideológica de mu­chos de los que hoy ponti­fican.

+ A veces, esos escritos o palabras, monocordes, insistentes, me recuer­dan a los anclados críticos municipales que dicen que lo importante es montar una campaña para que el Ayuntamiento empiedre las calles, cuando lo que se está necesitando es algo más allá de la supercivilizada descontaminación atmosférica. Hay artículos que suenan ideológicamente tan mal como llamarle "campo de aviación" al ae­ropuerto, "oficina de Abas­tos" a la CAT o, sencillamente, "Parte" al diario ha­blado de Radio Nacional.

+ Con escritores y políti­cos tan adaptados a la evolución inexorable de la época, puede comprenderse qué efecto producen deter­minados panfletos que caen en nuestras manos, proce­dentes de círculos comunistas del exterior, ciertas ra­diografías socialistas o re­volucionarias que pretenden imponer soluciones a tiros y petardos o conocidísimos artículos que siguen escu­rriendo la misma escasa sustancia que hace veinte años, con la diferencia de que entonces aquellas ideas eran relativamente nuevas y hoy están necesitando ju­ventud a manotazos.

+ Parece que el mundo económico y financiero necesita una planificación para su desarrollo con pla­zos no superiores a cuatro o cinco años. Y en un mi­metismo muy natural, por la incidencia de la econo­mía en los restantes aspec­tos —entre ellos el político— de la sociedad, parece que son muchos los que andan dispuestos a poner un es­trecho plan a la ideología de la gente que no llegue más allá de los años 70. Na­turalmente que estoy convencido de que lo primero que se necesita para llegar a esa Europa del 80 que tanto importa, es preciso vadear con elegancia los años 70, pero también creo que haríamos el ridículo quedándonos en el 70 entre polémicas del viejo estilo zumbón, con diálogos de in­sulto, amenazas y perpetuas discordias adjetivas.

+    Descontaminación de esa ideología diminuta, atmósfera limpia para po­der mirar al 80 sin agobios, acumulando presupuestos muy reales y optimistas; no debe ser otra la campa­ña. Un ambiente donde el legado ideológico no pueda estar bajo el control infle­xible de estrechos y arcai­cos salvoconductos. ND, 20.4.1969

 

 

 

Fue formulada por el Consejo Provincial de Trabajadores

DENUNCIA SOBRE LA POLÍTICA ECONÓMICA

 

Es precisa una respuesta a la denuncia sobre la política económica. La protesta que acaba de hacer pública el Consejo Pro­vincial de Trabajadores de Madrid es muy seria. Si cual­quier grupo de personas se hubiera atrevido a formular esta clara denuncia, no re­sultaría nada anormal que se ordenara una investigación so­bre su identificación y las ra­zones que tuvieron para en­viar a la Prensa este tipo de denuncias.

Efectivamente, varias son las graves denuncias que se detectan en el comunicado fi­nal del Consejo de Trabaja­dores celebrado el día 8:

+ Elevación continuada de los precios; últimamente con caracteres alarmantes.

+ El alza es injustificada en varios artículos. Lo que viene a significar que no se persigue a elementos incontrolados e injustos que la provocan.

+   Urge la revisión de la política económica por el actual tope salarial.

+ Escasez de vigilancia en la elevación de los pre­cios. Lo que implica una acu­sación directa contra la Co­misaría de Abastecimientos y Transportes y la Delegación de Abastos del Ayuntamiento madrileño; no creamos que se refiere a los guardias mu­nicipales.

+ Se quejan de la extensión del impuesto sobre el rendimiento personal sin ha­ber podido frenar los aumen­tos del coste de vida.

Sin ánimo de darle un al­cance mucho más importante, en principio, este comunica­do demuestra un claro enfrentamiento con la actual polí­tica de los Ministerios de Ha­cienda, Trabajo y la Comi­saría del Plan de Desarrollo Económico y Social. Es de suponer que 61 Consejo de Trabajadores, en sus estudios realizados y expuestos en la última reunión, habrá manejado datos, números e infor­mes cabalmente elaborados, y de los que se desprendan resultados capaces de pro­vocar esa alarma. Creo que no se habrán limitado a pro­porcionar una fácil publicidad a sus conclusiones a través de la Prensa, cuya misión, evidentemente, no es sólo el tener al tanto a la Adminis­tración de los problemas eco­nómico-sociales.

Se entiende que esa nota, con la protesta y esa discon­formidad con los problemas que señala y que son una au­téntica denuncia pública, ha­brá sido dirigida a los altos organismos del país, por el conducto adecuado, de forma más extensa, más detallada y con irrefutable aportación de datos para probar todos sus extremos. Algunos de ellos francamente no concuerdan con los informes oficiales, como el que se refiere al coste de la vida, que, según el INE, sigue bajando en un —0,1 por 100 desde enero.

De cualquier manera, la Prensa ya aireó el problema.
Como en otras ocasiones, es­peramos respuestas y solu­ciones.

Aunque como en tantas ocasiones, esa respuesta nunca se produce.  ND, 10.5.1969

 

 

 

 

ANTE EL XX CONSEJO OLEÍCOLA INTERNACIONAL

PELIGROSA COYUNTURA DEL ACEITE DE OLIVA

 

Ha comenzado en Madrid la XX Reunión del Consejo Oleícola Internacional. Uno de los objetivos del Consejo es la regulación del mercado internacional del aceite de oliva. Concretamente, ahora estudia las cifras estimati­vas de la producción mundial y la situación actual de los mercados, y de modo espe­cial examinará los balances y las políticas oleícolas na­cionales.

PRIMER PAÍS.- España ocupa el primer puesto en la producción mun­dial de aceite de oliva. De la superficie que se dedica a árboles y arbustos (el 8,6 por 100 del territorio) corres­ponde a olivar el 4,3 por 100. En la producción de la última campaña, 1968-69, que se elevó a 1.361.000 toneladas, correspondió a España 500.000 toneladas, seguida de Italia con 350.000 y Grecia con 150.000. La cifra mante­nida por el Ministerio de Agricultura es de 418.000 to­neladas, lo que supone un 61,99 por 100 de aumento so­bre la campaña anterior.

A esto hay que agregar las cifras previstas en orujo de aceituna (40.000 tonela­das), aceites de semillas nacionales (40.000 toneladas) aceite de cacahuete (20.000 toneladas) y aceites de semi­llas de importación (120.000 toneladas). Como las disponibilidades el 1 de noviembre de 1968 eran de 197.000 toneladas, el total de aceite de que se dispone en España es de 917.000 toneladas. Pero como el consumo previsto y la exportación no alcanzan más que a 580.000, resulta un excedente de 337.000 toneladas, según datos recogi­dos de "Oleo", revista de aceites y grasas.

PROBLEMAS.- Con ser España el primer país productor de aceite, re­sulta que es Italia el país que más vende por aquello del Mercado Común. Si Es­paña no consigue en breve plazo un acuerdo de prefe­rencia para el aceite con la CEE, no sólo Italia y Grecia, sino Marruecos y Túnez harán sombra al mer­cado español. La producción de aceite tropieza tradicionalmente con la irregulari­dad de las cosechas, some­tidas a mil factores.

El Sindicato del Olivo ha señalado, además, otros problemas: determinación de las áreas rentables de cul­tivo, incremento de la pro­ductividad y mecanización de las labores de recolección para reducir costes. En cuan­to al precio, se cree que es ruinoso por el desfase exis­tente entre coste de pro­ducción y venta. Se busca una reorganización de la exhortación, hasta ahora dis­persa y sin orden, con el consiguiente envilecimiento de precios.

Pero a estos viejos pro­blemas hay que agregar los que señala Muñoz-Escalona, del Departamento de Econo­mía Agraria del CSIC: Pudiera ocurrir que la po­lítica exportadora a ultran­za no fuera el mejor modo de resolver los problemas del aceite, pese a los benefi­cios a corto plazo que esto significaría. Es más venta­josa la política de regula­rizaron y estabilización de exportaciones eliminando los "bandazos" de los últimos años.

Otro nuevo problema: el consumo de aceite de oliva en España no está de acuer­do con la evolución de la renta por habitante. Según "Estudios sobre la econo­mía del aceite", entre 1910 y 1935 creció el consumo, con una tasa de 3,7 por 100 anual. Pero de 1952 a 1968, le tendencia fue decreciendo con una tasa de — 0,46 por 100 anual.

SEMILLAS.- Esto significa que se con­sume menos aceite de oliva y entran en las cocinas los hasta hace bien poco repu­diados aceites de semillas, abundantes y más baratos, y a los que el exquisito gus­to del español se va acomo­dando para daño del aceite virgen de oliva.

Tan grave es el problema, que, pese a que se alcanza­ra una cifra óptima de ex­portación —lo que es muy difícil por las causas seña­ladas—, todavía habría ex­cedentes en España merced al poco consumo que hacen las cocinas indígenas. El presidente del Sindicato del Olivo dice que el FORPPA aprobó una propuesta en­viada al Consejo de Minis­tros y que contenía acuer­dos de tan vital importan­cia como éstos: "Separación del envasado, en la misma planta, de los aceites de oliva y de semillas para evi­tar adulteraciones; contingentación de las importacio­nes de aceites de semillas para evitar que perturben nuestra economía un desproporcionados stock y la fija­ción de derechos ordenado­res a determinados aceites de semillas para evitar com­petencias desleales." Pero no se ha cumplido en nin­guno de los acuerdos funda­mentales.

La economía olivarera es­pañola —dice Muñoz-Esca­lona— se encuentra desde hace tiempo aquejada de muy graves males. Prime­ro, en el sector productivo; más tarde, pasaron a la comercialización, y, por últi­mo, empiezan a tocar al consumo. Las semillas son las que han sabido aprove­char la situación.

La XX Reunión del Conse­jo Oleícola Internacional puede ser una buena oca­sión para tomarse en serio la peculiar situación en que se encuentra una de las principales riquezas del campo español. ND, 21.5.69

 

 

 

A PROPÓSITO DE LOS PUNTOS SINDICALES

EN ENSEÑANZA CASI TODO ESTÁ DICHO, PERO MUY POCO HECHO

 

Los cinco puntos en los que la Organización Sindical basa su informe sobre el "Libro Blanco" tienen im­portancia sustantiva en la reforma de la enseñanza: Socialización, igualdad, uni­dad, libertad y participación. Pero todavía es más impor­tante que los Sindicatos pi­dan que toda la reforma pueda llevarse a término siempre que el presupuesto del Estado dedicado a la materia sea del 20 por 100, y más adelante alcance el 4,5 de la renta per cápita. Actualmente no llega al 15 por 100 del presupuesto.

CRITICA.- Las 1.800 personas que han intervenido en la encuesta base del informe sindical han coincidido en pedir y exigir determinadas posturas que provocan esta simple respuesta: "Señores, lo que ustedes piden, ya existe." Es curioso y tremendo: en esta España de tan ubérri­ma legislación, de tan co­piosísima declaración y dis­curso, se ha conseguido to­do. Verbalmente. Porque ahora llega la Organización Sindical y pide socialización de la enseñanza. (¿Y qué es la enseñanza estatal sino una socialización?) Y que se llegue a una igualdad de oportunidades. (¿Pe­ro no tenemos un Patronato que distribuye los fondos del Principio de Igualdad de Oportunidades?) Y se pide unidad y libertad. (¿Alguien le obliga a inscribir a sus hijos en un determinado cen­tro?)

Lo más importante de to­do esto es que la Organiza­ción Sindical tiene razón y por eso sus peticiones las hace con esta palabra: "au­téntica". Así la igualdad de oportunidades pide que sea "auténtica" y que la socia­lización se haga en el sen­tido de una "auténtica" pro­moción global de la clase trabajadora.

Vamos a pasarnos mucho tiempo en este país pidiendo que sea "auténtico" lo que ya disfrutamos a través de la palabra y el "Boletín Oficial". Y no estaría mal comenzar por la enseñanza y hacer que la enseñanza básica sea básica y que la selección para la enseñan­za superior se haga por la capacidad y la vocación y que el sistema de oposicio­nes tenga una mayor efec­tividad que el actual.

Salvando algunos puntos tales como el presupuesto, la enseñanza profesional y la participación trabajadora en la  dirección educativa, el resto de lo apuntado por el sindicalismo ya existe. Mejor diríamos: adormece, vegeta, está legislado, pero no es "de verdad".

DIRECTIVOS.- Hay un punto en el que hay que apuntar la discre­pancia; pide el informe que a través de la enseñanza básica pueda el que la re­cibe ocupar cualquier pues­to directivo en cualquier función.

Que pueda si tiene cuali­dades, desde luego; no pon­gamos coto a esa libertad, pero que el método ha de ser distinto, evidente. La terrible crisis de dirigentes que sufrimos desde hace años, la debilidad de mu­chas empresas españolas con suficiente potencial hu­mano y económico, la si­tuación de inferioridad con otros países está pidiendo a voz en grito que el pues­to de directivo exija un ac­ceso serio, sistematizado y mucho más responsable que el actual. Carecemos de di­rigentes a escala internacio­nal y de dirigentes a esca­la nacional. Crisis de man­do que exige preparación, no sólo humana, sino aca­démica. "N-D" DOMINICAL, 1.6.1969

 

 

 

PRECIOS AL POR MAYOR Y OFERTA MONETARIA

DOS SEÑALES DE ALERTA VUELVEN A FUNCIONAR

 

Una vez más, el Instituto Nacional de Estadística ha lanzado los últimos datos oíi-fíales sobre la situación de las señales de alerta que es­tableció el II Plan de Des­arrollo. Y uña vez más, el país puede vivir tranquilo, según estas mismas fuentes, ya que de las cinco señales de alerta tan sólo han fun­cionado dos. No hay que alarmarse, entre otras cosas porque, como aseguran los especialistas, una cosa es la señal de alerta y otra la alar­ma. Y aquí, que se sepa, no hay ninguna.

Insistencia

No hay apenas novedad en la nota oficial. Hay deficien­cias tozudas que no hay ma­nera de retorcerles el cuello, y eso es lo que viene ocu­rriendo con los precios al por mayor y con la oferta moneta­ria, que son las señales con el persistente piloto al rojo. La cobertura de las exporta­ciones sobre las importacio­nes, la reserva de divisas, la producción industrial 3' la re­lación entre el desempleo y la población activa marchan a ritmo normal, con sus altiba­jos, sus modestos sustos de subidas o detenciones, pero con normalidad. Pero en lo que habrá que ir pensando es en buscar algún que otro titán capaz de detener a esos precios al por mayor y a la oferta monetaria que andan por ahí sin las ataduras pre­vistas.

Coyuntura

La señal de alerta de los precios al por mayor ya sonó en el primer trimestre del año. La diferencia de la me­dia de los índices del tri­mestre diciembre 1968-febre-ro 1969 fue de 2,37 con res­pecto al trimestre anterior. Ahora, la diferencia ha sido de 3,38. Recuerden ustedes: la anormalidad entonces se achacó a la ya clásica "co­yuntura estacional". Y la cul­pa de esa coyuntura la tenían las modestas verduras, las hortalizas y, en general, los productos alimenticios, que en esa época del año salen al mercado en cantidades míni­mas. Ocurre, por lo visto, que la coyuntura estacional se prolonga a los casi seis pri­meros meses del año, porque ahora la alerta es más eleva­da, si cabe la expresión. De­terminados informes económi­cos coincidían en responsabi­lizar del alza de precios a los productos alimenticios, bebi­das y tabacos.

Esto quiere decir que el consumidor habrá de poner también alerta a su bolsillo porque la prolongada subida de estos precios, tarde o tem­prano —más bien temprano— incidirán sobre el precio al por anenor

Oferta monetaria: grave

Es mucho más grave lo que ocurre con la oferta moneta­ria. La señal de alerta viene sonando desde noviembre del año 1968. La señal funciona cuando se sobrepasa el 3,3. En noviembre se supe­ró el 3,4; en diciembre el 3,9; en enero el 4. Se anunció en­tonces que la señal podría ser grave por producirse, además, en época en que crece la ofer­ta monetaria. La señal se en­cuentra ahora en 3,9. Entonces el Gobierno decidió atajar el problema con la emisión de pagarés del Tesoro, que po­drían suscribirse desde el 25 de marzo en las instituciones del crédito del Banco de Es­paña.

La medida, al parecer, no ha dado resultado. Espero que se busquen nuevos caminos. Urgentes, para que nadie pierda el sueño con estas di­chosas señales de alerta. ND, 28.6.1969

 

 

 

 

HACIA LOS MIL DÓLARES DE RENTA

CARA Y CRUZ DEL BIENESTAR ESPAÑOL

 

 

 

España mantiene las riendas tensas dentro de una favorable evolución económica. De mantener los pies en el suelo y pese al más riguroso espíritu crítico de que se quiera hacer gala, hay que con­cluir con los estudios oficiales y de esfera privada que el resultado es más bien optimista: aumenta la productividad en casi todos los sectores; la ex­portación mantiene un signo positivo mientras que la tendencia de la importación decrece.

Las balanzas comerciales, pues, se encaminan a la ni­velación. Cambia la pobla­ción activa: hace diez años, el 45 por 100 pertenecía a la agricultura. Hoy, sólo el 26 por 100. Aumenta la indus­tria y el consumo.

LA OTRA CARA

Siendo esto así, hay que reconocer, en el mismo pla­no de realidades vivas que debajo de este fenómeno de evolución económica positi­va se encierran muchas dolorosas situaciones persona­les y colectivas.

La mejora de la renta "per cápita" y de la economía nacional y las privadas no han aparecido en el país gracias a ninguna lámpara mágica ni a ningún fácil milagro. Detrás de todas las planifi­caciones ha estado siempre la disponibilidad de un pue­blo capaz de soportar racio­namientos, estabilizaciones, oscuros mercados, salarios ínfimos y disponibilidad pa­ra ese fenómeno ya casi de masas del pluriempleo. Y las empresas han tenido que almacenar mucha paciencia para esperar el momento de un supuesto "boom" de con­sumidores, mientras aguan­taban restricciones crediti­cias, cupos, presiones fisca­les, impuestos de tráfico y un sin fin de pintorescas ba­rreras administrativas.

EL PUESTO DE ESPAÑA

Lo cierto es que, pese a todos esos ejercicios de as­cética, económica realizados por todos y pese también a la evolución optimista, toda­vía España no ha podido li­berarse de ocupar su puesto entre los cuatro o cinco úl­timos de todos los países oc­cidentales. Porque como se ha dicho, la evolución espa­ñola ha sido obra más cer­cana a la biología que al ful­minante relámpago de la ge­nialidad de unos teóricos.

En el estudio sobre la si­tuación económica de los 21 países de la O.C.D.E. en 1967 (ver Nuevo Diario del 1 de junio), España ocupaba el puesto undécimo respecto a la tasa de aumento. Con respecto a lo que pudieran llamarse signos claros de desarrollo (coches de turis­mo, teléfonos, aparatos de televisión, consumo de ener­gía eléctrica, gastos públicos de educación), España figu­ra situada inmediatamente antes de Grecia, Portugal y Turquía, y detrás del resto de los países. Las cifras ofrecidas, evidentemente han cambiado, pero el lugar ocu­pado por España no ha sido abandonado. En algunos as­pectos tan sólo figuramos delante de Irlanda, (teléfo­nos), pero nada más.

Conviene, por tanto, no ofuscarse cuando se ofrecen cifras y cifras de produc­ción nacional, porque los da­tos no tienen validez real si no existe el término de com­paración de los otros paí­ses con los que pretendemos nivelarnos. Ya es significa­tivo que en la producción industrial mundial anden por delante de España, no sólo países como Estados Unidos, Rusia y Japón, sino Alema­nia oriental, Polonia, Hun­gría, etcétera.

Yo estoy seguro que Espa­ña antes de 1975 habrá con­seguido los mil dólares de renta per cápita. Lo que hay que saber también es hasta dónde habrá llegado la renta de los italianos, belgas o franceses para ese mismo año. Porque entonces nues­tro desnivel seguirá deján­donos en condiciones poco igualitarias.

 López Rodó ha dicho en Bilbao que si hubiese que bautizar a la próxima dé­cada se habría' de hacer con el nombre de integración. El volumen de intercambios con los países de la Comunidad Económica Europea se ha multiplicado por seis desde el año 60. A la integración total se llegará —agregó el ministro— al ritmo que mar­que la progresiva competitividad de la economía espa­ñola.

La clave está en eso, en el ritmo. Para el ministro comisario del Plan de Des­arrollo, la España de hoy no es sólo un país más rico que el de años atrás, sino que la vida de los trabajadores ha mejorado a un ritmo que para sí quisieran otras na­ciones. Uno quisiera que eso se refiriera precisamente 3 esas naciones con las que —queramos o no— hemos de competir y con las que nos hemos de vincular den­tro de Europa.

Como prueba de que el ca­mino es difícil, pero no está en absoluto negado a los es­pañoles, ahí está el síntoma de evolución del comercio exterior español. Lo que resultaría trágico es que esa marcha quedara de alguna manera truncada porque no lentía a la inflación la ofer-lenta a la inflación, la ofer­ta monetaria o la fuga pre­cipitada de los precios.

ND, 10.7.1969

 

 

 

 

Mientras se soluciona el problema de la alta tecnología

SE PIERDE EL 18 POR 100 DEL PRODUCTO

 

 

Entretanto se busca el lu­gar más honroso en España para la alta tecnología y la Administración y la sociedad se acosan y se convencen mu­tuamente de la necesidad de invertir más en alta investi­gación, no estaría mal que también se ocupara más la empresa española en lo que pudiéramos llamar la técnica y la industria de andar por casa.

La alta tecnología e investi­gación y su nivel están en re­lación directa con la riqueza de un país. Y quiérase o no, si una administración dedica cifras modestas a la enseñan­za elemental, a la agricultu­ra, a la producción industrial, ello no tiene más remedio que guarda cierta relación con la debilidad de su tecnología.

Pero donde este perfecto si­logismo no concluye es apli­cándolo a esa otra industria y técnica de los bienes de equipo, la construcción, etc.

ARTESANÍA Y SERIE

En cuantiosas ocasiones se ha acusado a los productos españoles de una enfermedad endémica: su mal acabado. La producción en serie no ha sido bien asimilada por el industrial ibérico. Mientras nuestra tradicional artesanía sigue siendo modelo cotizadísimo en el mundo, la fabricación seriada es un mal ejemplo que podemos ofrecer a las próximas generaciones. Ahí están las ferias de ar­tesanía española en Norte­américa, países europeos, Ja­pón, etc., en las que los vi­sitantes literalmente se quitan de las manos el calzado, los cueros, los muebles, salidos de nuestros artesanos.

Pero un país no puede con­tentarse con eso hoy, cuando todos los mercados han cam­biado de signo. Y por eso, sin hurtarle un céntimo a los triunfos de la artesanía, uno se contentaría etnás si la otra técnica resultara más eficaz. Para decirlo con nomenclatu­ra más actual: que existiera un mayor control de calidad. El tradicional achaque de los productos patrios de su mal* acabado es, en definitiva, un defecto en su calidad.

PÉRDIDAS

Es cierto que un determina­do papanatismo español ha venido encumbrando sin dis­criminación al producto ex­tranjero tan sólo por el he­cho de nacionalidad foránea. Pero estamos ya un poco cu­rados de este criticismo bara­to. Lo cierto es que muchos de nuestros productos, que po­drían competir en precio y ca­lidad con los extranjeros, se quedan en manifiesta inferio­ridad con ellos. Y cuando uno tiene Que echar mano de unos buenos grifos, tiene que esco­ger unos italianos, y cuando se necesitan herrajes para puertas y ventanas, se han de preferir los alemanes o. los in­gleses, y ciertas pinturas ame­ricanas y menaje de cocina francesa, y maquinaria agrí­cola italiana...

La consecuencia de no ha­ber entrado aún con pleno convencimiento en el perfec­cionamiento de la efielad, es que las pérdidas ocasionadas son del 10 al 18 por 100 del producto nacional bruto. Re­cientemente se ha puesto de manifiesto por la Asociación Española para el Control de la Calidad que la situación de la industria española no es favorable. "Muchas empresas españolas que pertenecen a sectores muy evolucionados del mercado o exportan a paí­ses más desarrollados que el nuestro, están en condiciones de valorar la influencia deci­siva de la calidad en su su­pervivencia." pero no ocurre así con la gran parte de nues­tra industria, que todavía no se ha convencido que el mer­cado hoy evoluciona implaca­blemente hacia un mercado de compradores, donde úni­camente podrán mantenerse los mejores.

CHAPUCEROS

Y si la calidad no se cuida, habremos de seguir soportan­do el negro calificativo de chapuceros o mediocres. Cuan­do es verdad que, al igual que los artesanos, los españoles tienen capacidad para perfec­cionar sus productos sin va­lerse de la trampa de colocar­le el «artel de los precios a alturas astronómicas. ND, 9.8.1969

 

 

 

 

 

 

 

EN MI OPINIÓN:

¡SE NECESITAN MÁS IMPUESTOS DE LUJO!

Algunos de ellos son simples cargas sobre el consumo.

 

Algunos impuestos de lujo son simples cargas sobre el consumo. No son demasiados los impuestos sobre el lujo que la Comisión de Hacienda de las Cortes está apro­bando estos días. Son, en cambio, muchos los procu­radores que, no se sabe bien por qué, tratan de que la Comisión deje sin efecto algunos de los im­puestos solicitados por el Gobierno. Así se ha podido saber que algunos piden que no se graven los dis­cos, otros los televisores; otros se consternan porque haya impuestos sobre los platos de cerámica o sobre las maletas.

IMPRESCINDIBLE.- Aunque sé que no es po­pular lo que pido, sin em­bargo, es preciso que exis­tan muchos impuestos de lujo. Hace unos años, qui­zá un poco alegremente, como se está viendo aho­ra, se quitaron impuestos sobre pasta dentífrica, ja­bón de tocador y utiliza­ción de aparatos de radio. Ahora se tiene que volver a imponer el gravamen so­bre adquisición de radios y televisores, a pesar de los argumentos de un procu­rador de que la televisión es un medio de educar al pueblo y que no convenía que la educación se consi­derase un lujo.

Y a lo que iba: son im­prescindibles más impues­tos, más imposiciones a las empresas, más restric­ciones. No es admisible el derroche, el despilfarro, mientras los conquenses siguen oyendo años y años la misma respuesta a su demanda de canalización de regadíos: no hay con­signación en presupuesto; hay que esperar turno. Y mientras, las gentes de León esperan durante años sus indemnizaciones, y los almerienses buscan ampa­ro a sus tierras, y los granadinos emigran, y emi­gran los campesinos de cualquier lugar donde aún queda un puñado de cam­po. Son primero otras res­puestas más optimistas, más reales antes de que al plato, al televisor, a la maleta, al lavaplatos o al disco se le suprima el im­puesto.

DESARROLLO.- ¿Y saben ustedes por qué última razón?

Primero, porque España no es todavía un país desarrollado que pueda permitirse el lujo de ver a todos sus habitantes co­miendo en plato de loza, comprarse cerámica y ad­quirir aparatos de televi­sión como se compra un billete de cercanías.

España necesita seguir sometida a una planificación económica de pasos bien contados; jugarse un poco los cuartos a la in­flación para que el dinero se mueva alegremente sin excesos, que luego nos caen los jarros fríos de las estabilizaciones y las nue­vas paridades, que son vi­cios de los economistas que se contagian a todos los bolsillos.

  • como España es po­bre tiene que imponer car­gas pesadas contra el lujo. O, por lo menos, lo que un país pobre ha de seguir considerando como lujo, aunque sus vecinos lo dis­fruten como lo más na­tural del mundo. (Se hace casi monstruoso y chocan­te considerar ahora como lujo al lavaplatos, la cer­veza, el coñac, todo lo que precisamente ese medio educativo del país que es la televisión anuncia como imprescindible en su ho­gar. Pero lujo es, según lo reconoce el Gobierno.)
  • hay otra razón más honda: es que España no ha sabido hacer todavía la reforma de los impues­tos de manera racional, seria, profunda y tajante. Y como no ha sabido ha­cerlo —y es esa una de las grandes vergüenzas contemporáneas del país—, en vez de aplicar el bis­turí del impuesto a los magros capitales, a quie­nes de verdad disfrutan, derrochan y viven, se hace la sangría a todos los ciu­dadanos, considerando im­puesto de lujo lo que en realidad no es más que un impuesto sobre el consu­mo, como ha sido ya pro­clamado por algún procu­rador. Pero esto, aparte de ser menos social, es más asequible, más fácil y más inmediatamente pro­ductivo para

 LUJO VERDADERO.- Es decir, que en vez de pagar el lujo los chalets, las fincas, los yates, las repletas cuentas corrien­tes, las diversiones exóti­cas… lo pagamos us­ted y yo cuando queremos comprar una modesta botella de whisky para be­bería con los amigos o cuando buscamos una la­vadora porque la mujer es trabajadora por cuenta ajena. Usted, mis amigos y yo pagamos desde que subimos al autobús hasta lo que compramos en las rebajas, porque todo va a los impuestos indirectos, esa gran tajada nacional de nuestro tesoro público.

Y por eso, para recor­darnos siempre esa vigen­te vergüenza nacional del impuesto indirecto y para que se sepa que todavía no somos país desarrolla­do y no conviene escan­dalizar al débil, señores procuradores, ¡más im­puestos de lujo!, ND 15.8. 1969

 

 

SE DECLARA LA GUERRA AL JUGUETE BÉLICO

El Ministerio de Educa­ción y Ciencia va a llevar a cabo una clasificación cien­tífica del juguete infantil. Objetivo: definir qué se en­tiende por juguete educativo y didáctico y tratar de des­terrar al juguete que elimi­na la creatividad infantil y el deformador juguete bé­lico.

El decreto, que ha sido aprobado en el último Con­sejo de Ministros, puede ini­ciar un camino positivo den­tro de las nuevas líneas pe­dagógicas o, como tantas disposiciones, puede quedar disecado como pieza de museo en la voluminosa co­lección legislativa española.

EL JUGUETE BÉLICO.- Personalmente no estoy en contra del llamado ju­guete bélico de una manera radical, y creo que no lo es­tán más de cuatro ilustres pedagogos del país, quienes han defendido públicamente la indiferencia educativa de tal juguete. La pistola, la escopeta o el tanque de juguete pueden ser un perfec­to escape de la agresividad natural del niño. Sin mayo­res problemas ni retorcidos complejos. Hacerle la gue­rra sin más puede resultar inútil y acaso contraprodu­cente. Ahora bien, en tor­no al juguete infantil hay todo un montaje, que es el que arrastra todos los males y deformaciones para el niño, y ahí es donde, creo, debe ponerse el énfasis.

JAMES BOND.- Porque si nos fijamos bien, los niños ahora no utilizan para sus juegos las simplo­nas escopetas de madera de hace diez o quince años. Los niños juegan con equi­pos completos al estilo Ja­mes Bond:  rifles con teleob­jetivo, pistolas con silencia­dores y otras armas reali­zadas a la perfección. Ahí empieza el problema. ¿Dón­de está en esos juguetes la creatividad y la imaginación infantil? Pero existe algo peor: el niño ya no juega a la caza del león o al desfile marcial. Normalmente trata de imitar a ese extra­ño héroe de nuestro tiem­po que es el Bond de tur­no, Mannix o Napoleón Solo, el Halcón Maltés… Y en torno a ellos se ati­borra de infraliteratura de criminales, salteadores y de­tectives y espías malamente digerida a través de pelícu­las y tebeos.

Si se hace la guerra al ju­guete y se deja a sus aires la orquestación de tebeos, pelí­culas y cuentos, lamento de­cirles a los expertos del Mi­nisterio que vamos a hacer muy poco, apenas nada.

DELINCUENCIA.- Todavía un último dato: existen en España ya algunas casas dedicadas a la edición de buenos juguetes. Son juguetes que fomentan la creatividad infantil, un apren­dizaje sin ñoñerías, la saluda­ble expansión. Ahora bien, casi todos esos juguetes —que son de importación, bien directa o de patentes— tienen un brutal defecto: sus precios. Hasta ahora, apenas si son aptos nada más que para clases pudien­tes.

Y esto está mal, porque si alguien necesita de un nuevo e intensivo giro en su sistema educativo es el niño de las ciases débiles. El presidente del Consejo Superior de Menores aca­ba de declarar que la causa fundamental de la delincuen­cia juvenil está en la crisis cultural que sufre el país y los movimientos migrato­rios. El paso del campo a los extrarradios de las ciu­dades industrializadas lle­va consigo el desplaza­miento del hombre y su proclividad a !a delincuen­cia.

No está mal que el Minis­terio empiece la batalla por el juguete. Pero que se haga la guerra completa. Que de­trás del juguete siga una planificación a rajatabla de los sistemas educativos de cara a esas masas que hoy se vuelcan sobre las defor­mes urbes industriales. Re­sulta sorprendente pensar en el porvenir que aguarda a esos 400 mil campe­sinos que abandonarán sus hogares durante el II Plan de Desarrollo para subirse en los andamios, sepultar­se en las naves o barrer las calles de las grandes ciudades. El desplazamien­to de estas gentes y la de­sorientación educativa de sus hijos es evidente que no va a quedar arreglada con la campaña sobre el jugue­te bélico.

Aunque no hay duda de que siempre hay un primer peldaño que remontar. Si a ello se agrega la voluntad de poner en marcha un plan de alcance nacional de cin­co años, con implicación de más de cien mil profesiona­les para acometer el proble­ma de la delincuencia (ac­tualmente hay unos 70.000 niños controlados), no quie­ro decir que nos encontre­mos en vísperas de espec­taculares soluciones, ni si­quiera que éste sea el camino más eficaz. Pero ya digo que siempre hay un primer peldaño.

 

 

Ya hay banderas soviéticas en puertos españoles

INCREMENTO DE INTERCAMBIOS CON LA UNIÓN SOVIÉTICA

 

Acaba de firmarse el canje de notas por el que se establecen relaciones consulares y comerciales entre España y Hungría. Es muy posible, se dice en círculos bien informados, que se pueda llegar a acuerdos semejantes con Bulgaria, Checoslova­quia e incluso la Unión Soviética.

En fechas próximas, de 500 a 700 barcos rusos re­calarán en aguas españolas de Tenerife. El hecho, insó­lito hace muy pocos años, casi tampoco es noticia hoy, puesto que, aproximada­mente desde el último vera­no, la Prensa ha ido dando cuenta de las repetidas es­calas rusas en las islas Ca­narias.

Esto lleva a plantear nue­vamente ante los españoles la situación de las relacio­nes diplomáticas con un Es­tado considerado como el gran enemigo de España. ¿Hay cambio de mentali­dad?

Evidente. Y por muy cie­gos que se quiera ser, el cambio se ha ido producien­do a lo largo de los años. Para quienes siguen la po­lítica exterior española el hecho ha ido teniendo di­versas escalas, difícilmente localizables en fechas, pero inexorables en sus resulta­dos.

Hay algo también claro: Razones históricas e ideoló­gicas   siguen   distanciando diametralmente  a Rusia y España.

Pero la ideología polí­tica es una cosa y las realidades económicas son otras. Los contactos comerciales españoles con la URSS datan de hace algunos años. La única novedad que se ha agregado a lo existente es la reanudación de un acuerdo sobre re­laciones marítimo-pes­queras entre la URSS y  España y que se con­cluyó en febrero del 67.

Posteriormente —y sin que se haya aún firmado acuer­do ni convenio— existen una serie de contactos entre hombres de ciencia para llevar a cabo investigaciones oceanográficas.

Dentro de la reanudación del acuerdo marítimo-comercial, se incluyen los aspec­tos de la pesca (que se realizan en el interland del Sahara; el comercio bi­lateral, todavía sin dema­siada importancia en volu­men y divisas, y el acometer este comercio con fletes propios. Es decir, has­ta hace unos años, los bar­cos rusos no podían anclar en puertos españoles si no era bajo bandera de otro país. Ahora no es raro en­contrar un barco con ban­dera soviética en aguas de Ali­cante, Barcelona o La Co­ruña.

INCREMENTO.- Sin embargo, no existe ningún acuerdo bancario con la URSS. Todas las operaciones comer­ciales y los pagos por utilización de puertos, etcétera, se llevan a cabo a través de terceros, no directamente entre rusos y españoles.

Tampoco han existido conversaciones a nivel oficial. Se ha llevado to­do a nivel de delegacio­nes técnicas. Puede decirse que estas relaciones se verán incre­mentadas. Primeramente, sin embargo, con otra serie de países de Europa Oriental, como existen con Rumanía, Polonia y ahora Hungría. La política espa­ñola, se dice en círculos po­líticos, es en este aspecto coherente y constante y la realidad ha de llegar a so­breponerse por encima de recelos y nostalgias. En el mundo, Rusia está demos­trando, en muy largos años, una  seriedad  diplomática en sus relaciones con otros países.

BENEFICIOS.- Pero es que, en definiti­va, el nuevo papel de las relaciones con la URSS reportan a España estos be­neficios, que en términos notables se llamarían ne­tos.

*  Éxito diplomático al desviar  la flota pesquera rusa de Gibraltar hacia territorio espa­ñol, con lo que pierde ca­da vez más importancia el Peñón para ganarlo los puertos españoles, concretamente el de Te­nerife.

*  Enormes ventajas económicas por utilización de puertos y quizá más adelante por el alquiler de terrenos para factorías de trans­formación pesquera y el logro de divisas con la exportación de pro­ductos textiles, etcétera.

* Beneficio para la ciencia española al entrar en contacto con los más importante» científicos rusos en in­vestigación oceanográfica.

La  realidad se impone en los recelos. Quizá esté amaneciendo ya el día en que estas relaciones puedan llegar a formalizarse de ma­nera más tangible. ND, 19.12.1969

 

 

 

 

 

Nuestro país puede cambiar su postura

POLÍTICA NUCLEAR DE ESPAÑA

España no ratificó en su día el Tratado de no Prolife­ración de Armas Nucleares. Pero el hecho apenas si produjo escándalo a nadie. Esa abstención no significaba que Es­paña se apuntara de manera decidida en el bando de los belicosos y exaltados de la hora contemporánea. Sencillamente España había hecho como la mayoría de los 95 paí­ses que lo habían firmado, pero que luego no lo ratificaron. Tan sólo veintidós naciones pusieron al pie del documento su ratificación.

En casi poco más de una se­mana, el panorama internacio­nal ha cambiado. El Tratado que había nacido muerto —o quizá muy vivo, pero con intenciones fácilmente diagnosticables— ha cobrado una vigorización especial. ¿Qué ha ocurrido?

Quizá la pregunta más exac­ta sería, ¿qué va a ocurrir?

¿MUERTO?.- Son varias las razones que es­grimen los expertos en política nuclear sobre la paralización del Tratado.

+ Razones de tipo militar. Es el caso de naciones con vecinos belicosos e incontrolables, como la India con la China. Si desistía de su potencia nuclear, ponía en peligro su propia exis­tencia.

+ Razones de tipo técnico. Hay países en los que la utilización de la energía nuclear les es imprescindible para su desarrollo por su propia comple­jidad geográfica, ecológica, etc. Como Brasil, pongo por caso.

+ Razones militares y técni­cas. Y son muchos los paí­ses que unían las dos razones para abstenerse de ratificar la no proliferación de armas nucleares. Así, Israel, Japón, Ar­gentina. Y, por supuesto, África del Sur y Portugal.

Pasada la hora de la guerra fría, el mundo ha seguido mu­cho tiempo agazapado en sus pa­rapetos ideológicos sin fiarse de­masiado de las señales de amis­tad que le lanzaban sus vecinos del globo.

ESPAÑA.- El caso de España, según los observadores, entraña circunstan­cias peculiares y esas circunstan­cias no se olvidaron a la hora de no estampar la firma de ratifica­ción.

Son evidentes —se comenta— las razones militares de España: no pertenece a ningún bloque militar de defensa automática. Su garantía se basa en sí misma y en el convenio con los Estados Unidos sobre ayuda para la mutua de­fensa. Pero los observadores des­tacan que no se trata de una ga­rantía de juego automático y que son evidentes los cambios a que se pueden llegar al término del convenio.

Las razones técnicas españolas se basan en dos hechos fundamentales: España es el segundo país europeo de producción de uranio y es de las primeras potencias europeas en energía nuclear. Aparte optimismos desfasados, las razones han constituido un peso suficiente en el Gobierno.

ESPIONAJE.- En la práctica, el Tratado fo­mentaba un auténtico espionaje atómico. Los países habrían de permitir la revisión de sus instalaciones, sus fábricas. Y esto era algo muy duro para las po­tencias que querían avanzar en la técnica de la energía nuclear, aunque fuera para fines distintos a los militares.

Pero para España había aquí otra desventaja: nuestro país no es miembro de la Junta de Go­bernadores de energía atómica de Viena, organismo encargado de la inspección. No tiene puesto per­manente en esta agencia. Por tan­to, sus razones difícilmente po­drían ser expuestas y escucha­das de cerca.

Decididamente España no rati­ficó el Tratado y su gesto no fue insólito.

CLIMA.- Las circunstancias parece que han cambiado casi de la noche a la mañana. La espoleta pudie­ra quitarla ese posible tratado de no agresión entre la URSS y Alemania federal, que pudiera ser de una extraordinaria impor­tancia dentro de la historia con­temporánea.

Estos son algunos de los hechos que pueden crear el nuevo clima en el mundo:

1 Alemania firma el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares con todas sus conse­cuencias, e inmediatamente se ratifica laURSS y los EEUU. Eran los tres ele­mentos que habían dejado en suspenso a casi el resto de los países.

2 Las conversaciones de Hel­sinki señalan una nueva ma­nera de dialogar y de llegar a entenderse. El control y el des­arme han de partir de uno mismo. Es una nueva diplomacia la que aquí se inicia.

3 En un ambiente sin disten­siones, se quiere llegar a ce­lebrar una conferencia de seguri­dad europea.

4 Firma del Tratado de desnuclearización de fondos sub­marinos en la Conferencia de Desarme de Ginebra, entre Ru­sia y Norteamérica.

CAMBIO.- La consecuencia de esta onda, sin dude, habrá de llegar a Es­paña. Su postura, según los ex­pertos, puede desglosarse así:

+ España es partidaria de fa­vorecer un desarme general, y su tendencia es la de aminorar las tensiones en cualquier región del mundo.

+   No quiere, en modo alguno, perder un papel atómico en Europa.

+ Hace constar que no perte­nece a ningún bloque mili­tar, y está ausente de los orga­nismos de control.

Salvadas estas circunstancias —y parece que, a juicio de quie­nes siguen de cerca esta política, son salvables sin riesgo—, es se­guro que España adopte una nue­va postura ante el Tratado de no Proliferación de Armas Nuclea­res. Quizá sin que transcurra mucho tiempo. ND. 18.12.1969

 

 

1969

FRASES POLÍTICAS (curiosas y arriesgadas) DEL AÑO

 

He aquí algunas de las fra­ses políticas que salieron a la luz a lo laro del año 69 en España:

ENERO

"Vamos a cumplir con nuestro deber de defender la patria y el progreso de España... Ningún hombre de bien y de paz tiene nada que temer ni perder; se trata de medidas perfectamente li­mitadas, que serán aplicadas de modo flexible por el tiempo nece­sario." (Fraga, al dar cuenta del estado de excepción. Día 24.)

"El Caudillo no está enfermo." (Vicente Gil, médico del Jefe del Estado.)

FEBRERO

"Nuestro deber es controlar espiritualmente el futuro de España." (Refiriéndose a la Falange, Martí­nez Emperador.)

"Todo ciudadano tiene perfecto derecho, y hasta pudiéramos decir que el deber de tener su criterio acerca de la cosa pública, dentro, naturalmente, de los cauces que las leyes señalan y con sujeción a las mismas. Ni se debe hacer deporte en el templo, ni ciencia en el circo, ni política en la Universidad." (Ca. rrero Blanco.)

"Si permanecemos unidas no su­birán los precios." (Amas de casa de Sevilla.)

"El día en que se aplique el fa-langistómetro va a haber muchas sorpresas." (Diego Márquez Ho-rrillo.)

"M orden sólo es posible si hay vencedores   y   vencidos."   (Camón Aznar.)

MARZO

"En el "Libro Blanco" no existen utopías.'' (Villar palasí.)

"Si alguien quiere subvertir el or­den político, que lo haga a pecho descubierto en la calle, no en la mina." (Romeo Gorda.)

"Desaparecidas las circunstancias, o mejor dicho, resueltos los brotes subversivos que habían dado lugar al establecimiento del estado de ex­cepción, el Gobierno ha cumplido lo que había declarado en su nombre el vicepresidente del mismo en las Cortes de que no duraría un día más de lo necesario, para resolver aquellos problemas." (Fraga.)

"La guerra civil ha terminado a todos los efectos definitivamente y para bien de España." (Fraga.)

ABRIL

"Tanto en el pasado como en la actualidad, muchas formas demo­cráticas, y entre ellas probablemen­te las más destacadas, se han des­arrollado sin parlamentarismos ni pluripartidismo, que no son sus ele­mentos esenciales. Nosotros, y en ese camifeo no somos siquiera los únicos, ambicionamos una partici­pación del pueblo en las tareas pú­blicas mediante cauces que la ha­gan más amplia y señera, más efi­caz y auténtica... El pueblo espa­ñol se ha convertido, como no po­día ser menos, en protagonista de su futuro." (Franco.)

"La sociedad de consumo es una sociedad de egoístas. El ideal posi­tivo ha de ser libertad y justicia social." (Milián Puelles.)

MAYO

"España, por obra del sindicalismo, será alegre y faldicorta, tal como la quería José Antonio." (Martínez Emperador.)

"Desgraciadamente, en este país el sentido del equilibrio no es el que más abunda, pero el pueblo es­pañol tiene otras virtudes y las grandes inversiones que en este país se pueden hacer son la de edu­cación y la de desarrollo socio­económico. Una España que coma y que lea." (Pérez Embid.)

"Decimos no y mil veces no a la socialización de la Medicina." (doc­tor García Miranda.)

"En España los autores de la ley Orgánica del Estado son unos grandes expertos en política." (Fer-nández de la Mora.)

"La Monarquía sólo puede traer-1;.) el poder." (Marqués de Luoa de Tena.

"Hay que acabar con el miedo a la palabra socialismo." (Ruiz-Gi-ménez.)

"El Arturo político de España tendrá aires de competición." (Utre­ra Molina.)

JUNIO

"No importa que envejezcamos si  quedáis  vosotros."  (Franco.)

"Pocos en Europa podrán presu­mir de tanta apertura." (Martínez Emperador.

"Cuando haya asociaciones tipo político, sea de la ideología que sea, tenemos un partido político y yo m e opongo." (Fernández Cuesta Raimundo..)

"No nos gusta el esquema de los partidos políticos; pero tampoco el partido único o movimiento único, que es lo ocurrido en estos últimos años." (Emilio Romero.)

"El pueblo debe superar su ins■intiva resistencia al tributo." (Es­pinosa San Martín.)

JULIO

"No hay suficiente contenido pa­ra un próximo pleno'" (El presi­dente de las Cortes, Iturmendi.)

"El relevo de la Jefatura del Es­tado es un hecho normal impuesto por la condición mortal de los hom­bres... El transcurso del tiempo, da­da mi edad, no ofrecerá ningún nuevo elemento de juicio que pu­diera hacer cambiar mi decisión." (Franco.)

"Acepto, en mi nombre y en el de mis sucesores, las obligaciones y deberes que me impone esta de­signación, pues considero que, en definitiva, se trata de obedecer un mandato de nuestro pueblo." (Prín­cipe Jirtan Carlos.)

AGOSTO

"El saldo actual del total de los créditos concedidos a Matesa, in­cluidos los de prefinanciación, as­cienden a la suma de 9.978.893.924,58 pesetas." (Fraga.)

"Europa puede confiar en ni i y en mis amigos." (Solís.)

SEPTIEMBRE

"Puede tener la seguridad la opi­nión pública de que ni una sola responsabilidad, si la hubiere, que­dará impune." (Espinosa San Mar­tín, refiriéndose a Matesa.)

"Las Cortes están muy coartadas para realizar una tarea fiscaliza-dora y eAcaz." (Fanjul.)

"Me iré cuando no me dejen ha­blar. Espero que el Jefe del Estado no firme el estatuto del Asociacio-nismo político." (Eduardo Tarrago, na.)

 OCTUBRE

"Hay que resistir hasta dicieni bre." (Aparicio Bernal.)

"Mi gestión ha sido un total y rotundo fracaso." (Eduardo Tarra­gona, al dimitir.)

"Es imprescindible que en Es­paña exista, por fin, el tan anhela­do contraste de pareceres." (He-dilia.)

"Hemos sido terriblemente aus­teros." (Solís.)

"He sido solamente hombre de Estado." (Fraga.)

NOVIEMBRE

"No se puede ser leal a algo sin ser leal a todo." (Fernández Mi­randa.)

"Las Universidades no serán ma­nejadas desde el Ministerio." (Vi­llar Palasí.)

"Con el cargo público he dejado la política." (Fraga.)

"No me gustan las consignas." (Fernández Sordo.)

"Unos lo decimos y otros lo di­simulan, pero todos tenemos am­bición política." (Pedro Zaragoza.)

DICIEMBRE

"El episcopado español hace un llamamiento a la conciencia y al sentido cívico de todos los procura­dores, especialmente procuradores cristianos, para que procuren que la ley Sindical —que ha de regular las relaciones del mundo del tra­bajo—, esté asentada en esos ci­mientos inconmovibles de auténti­ca representatividad, de autono­mía y en general, de verdadera justicia social." (Bueno Monreal, a Europa Press, 10 de diciembre.) ND,4.1.1970

 

 

 

 

 

 

 

     1970

 

 

NUEVA POLITICA DE CONVENIOS COLECTIVOS

EN BUSCA DE PARTICIPACIÓN DEL TRABAJADOR EN LA EMPRESA

Cuando se escriba la historia laboral de los últimos años en España, se va a saber que, entre otras cosas, la mayoría de los llamados "conflictos laborales" que más dinero han costado a los españoles, más páginas a los periódicos y más ruido han formado dentro y fuera de las fronteras, se han producido por la falta de algo tan elemental como el diálogo.

Quizá el fallo consistió en trasladar tajantemente a la vida laboral el principio de autoridad mantenido en la vi­da política. El sector patro­nal, apoyado en las circuns­tancias históricas que hicie­ron viable una amplia politi­zación de la vida cotidiana, utilizó este principio para im­poner normas y criterios, sin que el diálogo fuera admitido —al menos en el terreno prác­tico— casi hasta el nacimien­to de la ley de Convenios Co­lectivos de 24 de abril de 1958.

El que la huelga no sea legal tiene, en este sentido, su justi­ficación histórica por la mis­ma traslación política que an­tes he apuntado. Y precisa­mente por lo inexorable del cambio de mentalidad de las (generaciones, ha sido nece­sario que los juristas sindica­les se hayan decidido a estu­diar la viabilidad del conflicto laboral sin necesidad de la intervención de los tribuna­les.

CAPITAL.- Que el capital y la empre­sa ha hecho las cuentas por su parte mientras el traba­jador permanecía marginado o intentaba hacer otras cuen­tas distintas ha sido tan real que, precisamente, el actual ministro de Trabajo, don Licinio de la Fuente, acaba de decir:

"Por razones morales y so­ciales es necesaria una mayor integración de todos los facto­res de la empresa y especial­mente una mayor informa­ción y participación de los trabajadores, porque con ello la empresa deja de ser el campo de batalla donde se desarrolla la guerra fría o caliente entre capital y tra­bajo para ir convirtiéndose, poco a poco en una auténtica comunidad de producción y de trabajo y también de ser­vicio a la sociedad entera."

En el mismo discurso, el mi­nistro ha afirmado que, sin perjuicio de los avances que se puedan hacer en el futuro, este instrumento de informa­ción y participación que es el jurado debe ser fortalecido tanto por la acción política del Gobierno como por la ac­ción de los trabajadores y de las propias empresas.

NEGOCIACIÓN.- El trabajo parte hoy para lle­gar a esa negociación del elemen­to básico del reglamento laboral, que últimamente ha sido sustituido por las ordenanzas laborales. En ellos se establecen las condiciones mínimas de trabajo por ra­ma de actividad, y en algunos ca­sos, por empresas. Estas ordenan­zas se establecen por orden del ministro de Trabajo, a propuesta de la Dirección General. Para lle­gar a la redacción de una orde­nanza son previos unos estudios y asesoramientos de las empresas, técnicos y trabajadores designados por la Organización Sindical.

En la actualidad están vigentes 177 reglamentaciones y ordenan­zas laborales, de las que 125 son de ámbito nacional.

Una vez establecidas las condi­ciones mínimas de trabajo para mejorar la producción, el sueldo y los beneficios, ha de llegarse al convenio colectivo, en el cual el Ministerio no es más que el que sentencia que sus cláusulas no se oponen al ordenamiento jurídico. Toda su negociación ha de llevar­se a cabo a través del Sindicato correspondiente, por medio de los representantes legales. En el su­puesto de que las partes no lleguen a un acuerdo, se establece por la Administración la norma de obligado cumplimiento, ordenación transitoria hasta que se consiga la solución del conflicto.

CONVENIOS.- En total, 1.219 convenios colec­tivos, que afectan a 2.340.000 tra­bajadores, se están negociando en este momento. Este hecho es, sin duda, la explicación más cercana de que en los últimos meses se ha­yan producido numerosos conflic­tos laborales. El convenio necesita un diálogo. Pero, ¿estamos prepa­rados para el mismo? El ministro de Trabajo apoya una mayor inten­sificación. El ministro de Sindica­tos acaba de condenar la palabre­ría —ausencia de diálogo— en el estudio de los problemas económi­cos. La realidad histórica procla­ma el triunfo de la minoría pa­tronal ante el trabajador. No hay más remedio que eliminar ésa circunstancia sin contemplaciones. Seguro que todos salimos ganando. ND, 13.2.1970.

 

DIFICULTADES DE ASOCIACIONISMO EN ESPAÑA

 

Lo que los artistas plásticos propugnan parece, por el momento, inviable desde el punto de vista legal en Es­paña. Los artistas plásticos piden, nada más y nada menos, que crear una asociación para el desenvolvimiento de su pro­fesión y la superación de las di­ficultades que ahora encuentran en su camino.

Hace unos años alguien, en el país, se empeñó en demostrar que existían cuantiosas asocia­ciones y que el asociacionismo no estaba precisamente por des­cubrir en España. Pero exami­nadas una a una estas asociacio­nes, todas tenían estos princi­pios comunes:

O se crearon con fin crema­tístico, y entonces eran sociedades anónimas, limitadas, comanditarias... O sus fines eran puramente deportivos, recreativos, pintores­cos: amigos de la capa y el som­brero cordobés, la peña del tore­ro, del equipo, los excursionistas de los jueves...

O eran asociaciones profesio­nales. Y entonces habían de pa­sar por la incardinación irreme­diable del sindicato correspon­diente, y caso de que éste no existiera, se echaría en ese con­glomerado variopinto que es el de Actividades Diversas.

DISTINTO.- Los artistas plásticos han exa­minado el panorama y, a pesar de todo, pidieron hacer una aso­ciación distinta para demostrar su existencia como hombres en la sociedad, para hacer saber su mayoría de edad en el propio manejo de las cuestiones artísti­cas del país, para eliminar el in­dispensable burocratismo en el montaje y demostración del arte. Y como primera respuesta ob­tuvieron una negativa gubernamental basada en un informe de Sindicatos, que, a su vez, recor­daba nada menos que una ley Sindical de 1940. Los artistas, si quieren tratar sus problemas, tienen que ingresar en la Agru­pación Sindical de Artistas.

Ahora van a llegar hasta el Supremo. Uno no ha tenido más remedio que apoyarles, aunque esos ánimos pretendan, a la vez, llevar el ascua a otra sardina. Quiero decir, para ver qué pasa, no sólo con los artistas plásticos, sino con todos aquellos que en este país pretendan asociarse fuera de las normas funciona­les de la legalidad vigente. Por­que nadie puede negar que, a estas alturas, resulta pintoresco no dar cauce a una asociación (que para nada pretende hacer gestiones políticas, que en eso el río revuelto parece  que podrá clarificarse pronto), basados en una ley Sindical de 1940 que hoy —y lo han dicho los propios mi­nistros— está prácticamente su­perada y esperando el carpetazo definitivo.

Un político de nuestros días —el procurador y sindicalista señor Lample Operé— ha dicho en un periódico de provincias que prefiere no opinar sobre el asociacionismo porque supone la posibilidad de no concretar y equivocarse.

Y uno piensa si no ocurrirá eso mismo con otra serie de po­líticos directamente responsables de poner en pie de manera más ágil, más contemporánea, más viva, esta sociedad, sin los ana­cronismos típicos que forman aún la leyenda negra de los es­pañolas.

Quizá sea preciso correr el ries­go de hacer algo, aunque nos equivoquemos. Porque lo contra­rio es cómodo e inoperante. Lo que de manera alguna parece ló­gico es sofocar los movimientos naturales de la sociedad, obli­gando a tomar unas vías tortuo­sas, caducas, que conduzcan a los pocos metros a una irremediable "estación termini".

La agilidad demostrada en España en los últimos diez años en los aspectos, económicos y finan­cieros no ha tenido una respuesta de igual signo en lo social y en lo político. Si los artistas consi­guen algo es posible que hayan hecho cantar, aunque no preci­samente en la madrugada, a otro gallo que esperamos que cante hace más de cuatro día. ND,20.3.70

 

 

 

 

ANÁLISIS

POLÍTICA DE MAREA ALTA

 

 

Parece que partidarios, escépticos, marginales y activistas están hoy de acuerdo en España sobre aquella frase de José Martí: “La política española no tiene bajamar. Vive en marea alta”. Es claro que aquel artículo fue escrito en 1892 y refiriéndose a un ensayo de “política racional”, pero los resultados aquí y ahora  son los mismos. No hay marea baja en estas horas, a juzgar, de una parte, por comentarios de Prensa y manifestaciones de hermandades, asociaciones y grupos de la más Francia raíz del Movimiento Nacional, y, por otra, de las algaradas, manifestaciones y comentarios en los órganos de opinión pública occidentales.

CONSEJO: SEIS DÍAS.- Ahora que se le anda buscando a las fechas de fin de un año una hipotética y consoladora meta de conclusión de etapa —que eviden­temente no tiene fundamento real—, cuando ya empieza el carnaval, en­tre serio y jocoso, de enaltecer personalidades y señalar sucesos, va a haber muy pocos que le nieguen al consejo de guerra de Bur­gos un puesto muy en cabeza de las noticias del año 1970.

Seis días exactamente ha durado la vista del consejo de guerra y se dice que casi otros tantos pue­den durar los días de estudio pa­ra el dictamen de la sentencia. Los hechos —excepto las escenas finales— han podido ser descritos mi­nuciosamente, por periodistas na­cionales y extranjeros. Las conclu­siones a extraerse pueden ser innumerables. Sin ánimo ni posibili­dad de agotarlas todas, he aquí al­gunas de ellas:

CONCLUSIONES.-  No hay que llamarse a enga­ño: en una situación de com­pleto orden público, los desórdenes tienen mayor resonancia y puede padecerse el reflejo de considerarlos de mayor magnitud de la que en sí tienen.

 Es evidente que la ETA es una minoría, no sólo en España, sino dentro del propio país vasco y que padece una fuerte crisis interna puesta absolutamente de manifiesto en estos días.     Tanto por las tendencias Ideológicas -des­prendidas de la raíz popular— como en los métodos de acción.

   Los intentos de influir sobre las  actuaciones   del   tribunal han sido claros por parte de determinados grupos.  Pero a ello hay que agregar que la postura del tribunal y el desarrollo de la vista han tenido matices de justeza, liberalidad y rectitud, que tan sólo han sido ro­tos por los propios procesados en una exaltación final, comprensible —pero no justificada nunca— dada su postura extremista.

   Hay una cuestión que asombra y admira —en el sentido etimológico del verbo en este proceso: habitualmente los activistas políticos suelen poseer un espíritu de riesgo y apresuramiento emocional e intelectual, que se desvanece cuando se les coloca en la situación límite de una sentencia inminente. La mayoría de ellos, ante las pruebas de un tribunal, suelen abandonar su afán de aventura pa­ra negar los hechos y las ideolo­gías. Pues bien, los procesados de este caso han demostrado el más alto grado de fanatismo al que se puede llegar. Ni las posibles sen­tencias de penas de muerte, ni la severidad del tribunal y las condenas elevadas a que se exponían han logrado hacerles aparecer con un grado de dubitación.

   Finalmente, el tribunal tiene la palabra. Los efectos sobre la  opinión pública  serán claros  y terminantes en estos momentos.

SECUESTRO Y PERSONAJES.- Queda por otro costado del mismo asunto, el problema del secuestro del cónsul Beihl. Varios son los personajes o los que hay que introducir en esta desagradable salsa política: Monzón y Larzábal, como representantes de la Anai Artea; Echave, el supuesto cerebro de la operación (desmentido por él mis­mo) y la familia del propio cónsul, que no ha dudado en dirigirse al Sumo Pontífice para que interceda.

ACTITUD DE SERENIDAD.- Parece que López Bravo ha atinado en el vocablo más necesario del momento, serenidad y esperanza. El motivo fue la reunión con la Comisión Permanente del Consejo Sindical, celebrado el día 10. De sus temas hay que deducir tres de actualidad crujiente: situación de las empresas, Mercado Común y ley Mills. 

Dionisio Martín Sanz, cuyas teorías sobre los dos primeros temas son bastante conocidas, volvió a referirse al escalofriante tema del riesgo grave de desaparición de múltiples empresas. Ha dicho:

"Como consecuencia de los continuados exámenes de la coyuntu­ra económica el país, el Consejo de Empresarios centra la situa­ción en los siguientes aspectos: graves dificultades financieras de las empresas; creciente aumento en los costes de los factores de la producción; intensificación de ¡a tendencia descendente del ni­vel de la cartera de pedidos y. como consecuencia , enorme incre­mento de los stocks."

Y apuntó a las soluciones: Es necesario que se arbitren las medidas oportunas para evitar  que  continúe  la   eliminación de empresarios, y señaló como ne­cesario el fortalecimiento de la empresa a través de reestructu­raciones, fusiones y asociaciones entre las mismas. Advirtió el pre­sidente del Consejo de Empresarios que, sin embarco, no bastará sólo con la redimensión de empresa, sino que será   la  formación del empresariado, por lo que habrá que dictar disposiciones que faciliten y estimules esta formación”

La respuesta del ministro de Asuntos Exteriores fue, en resumen, que la marcha de los acuerdos de España con la Comunidad Económica Europea es satisfactoria en el inventario de es­tos meses. Es necesario no levan­tar fantasmas sobre el tema de las preferencias generalizadas, ya que no pugnan con los beneficios que España puede obtener de ellas, los acuerdos con el Mercado Común.

Y la ley Mills, el quitasueños de miles de empresarios y de muchos Gobiernos. "España ha reaccionado con firmeza, claridad y decisión ante los posibles per­juicios." Y ante todo esto: serenidad y esperanza.

GARCÍA-RAMAL.- El coloquio estuvo presidido también por el ministro de Agricultura y en funciones de delegado nacional de Sindicatos, Allende  García-Báxter, quien aseguró que el ser delegado de Sindicatos no había sido para él un cargo sino una satisfacción. De cualquier manera,  García-Ramal parece dis­puesto a reasumir sus funciones co­mo titular de la Delegación Nacio­nal y así se anuncia que  el próximo día 18 asistirá al Consejo de Ministros y el  día 19 volverá con total normalidad a su despacho sindical .

LA VERDAD DE AGAMENÓN.- Aunque el procurador  Fernando Suárez proporcionara a la Comisión de Leyes Fundamentales la machadiana  frase de que “las verdades, son verdades, dígalas Agamenón o su porquero", por esta vez, la razón —no sabemos si la verdad, porque en semejante materias siempre es difícil ser un infalible zahorí de la verdad— le fue quitada a la ponen­cia y un grupo de procuradores sin­dicalistas ganaron la votación.

Quizá el tema sea secundario: se trataba de agregar la palabra "gestión" a la de asesoría que ejercen los sindicatos. De hecho en muchos aspectos ya la vienen rea­lizando y no hay razón para que en una ley, cuyo contenido fundamen­tal -como tantas veces se ha he­cho— es dar estado de naturaleza jurídica a situaciones consagra­das por la práctica sindicalista de los últimos treinta años, quitarle ahora esa posibilidad de gestión dentro de sus funciones.

Quizá la reflexión más apropia­da para esta semana —con tan só­lo tres días de discusiones— pue­da ser la de que parece que se lo­gra un avance poco efectivo de ca­ra a temas de máxima polémica con escasa repercusión en la opi­nión pública, pero de gran eficacia en el perfeccionamiento de los tér­minos primitivos del proyecto. O como apunta un periodista, puede que ocurra que cuando no hay te­mas de fondo polémico, se echa ma­no de la gramática y el palacio de las Cortes viene a constituirse una especie de desautorizada sucursal  de la Real de la Lengua. Nadie   había  pensado que en situaciones como estas, quizá pudiera ser llamado a un escaño provisional el mismísimo don Dámaso Alonso.

EL REGLAMENTO FUTURO.- Hay todavía dos temas de Cortes en la semana; de una parte el pro­yecto de ley sobre Régimen Agra­rio de la Seguridad Social fue dic­taminado en la sesión del día 10. Por otra, ese mismo día volvió a reunirse la Comisión Permanente de las Cortes, bajo la presidencia  de don Alejandro Rodríguez de Valcárcel. Tema del día: la reforma del Reglamento de las Cortéis. No­vedades: ninguna de cara a la Prensa y la opinión. Las sesiones seguirán adelante. Nadie podrá ne­garle a ese nuevo Reglamento, el día en que Lo conozcamos y se apruebe, que no fue premioso y difícil su elaboración. Quizá me­rezca la pena. ND, 13.12.1970

 

 EL PAÍS ENTERO PREGUNTA

 CARRERO BLANCO RESPONDE:

“Firmeza y apertura, doble fundamento de la polí­tica nacional”

 

"Nada que atente contra la paz pública quedará impune". Con estas palabras, -que podemos considerar claves en su fundamental discurso ante las Cortes-  el vicepresidente del Gobierno, señor Carre­ro Blanco, contestaba a la ansiosa pregun­ta del país entero que quiere ver restablecido el orden público con energía fren­te a cualquier sobresalto fabricado por los terroristas de la ETA. Y la aco­gida que nuestros representantes parla­mentarios dedicaron a tan clara y sere­na afirmación era como la respuesta re­sonada desde la calle entera de España, a la promesa que Carrero Blanca reali­zaba ante las Cortes en nombre del Gobierno entero y por "encargo del Caudillo".

La firmeza en defender la paz españo­la por todos los medios legales puestos al servicio del Gobierno, era la parte más esperada del importante discurso del vi­cepresidente y podemos decir que los partidarios de afirmar la autoridad han recibido larga satisfacción, puesto que el Gobierno ha repetido a través de su vice­presidente y especial portavoz, la volun­tad de luchar contra la "evidente agresión promovida por la actividad subversiva del comunismo". A quienes dibujan sonrisas despectivas cuando se habla de la per­manente agresión comunista contra to­dos los estados que no lo son bastaría recordarles que ahora mismo en toda Europa existen focos de diversa extrac­ción —comunistas ortodoxos o maoístas rabiosos— que pretenden aprovechar cualquier debilidad de la sociedad para destruir los fundamentos del Estado.

La agresión comunista, como ha dicho el señor Carrero Blanco, levanta en res­puesta el derecho de legítima defensa de la nación y en este sentido el Gobierno podría ampliar sus medidas de seguridad hasta el límite que considerase suficiente, dentro de la legalidad para ejercitar su derecho a la supervivencia.

Pero la afirmación de una voluntad de defensa constituye tan sólo una parte de lo que bien puede llamarse una política global de Gobierno. Junto a esta voluntad declarada de proteger la sociedad contra las agresiones de guerra subversiva movilizada por el comunismo en cualquie­ra de sus múltiples disfraces —el que va desde la obediencia china, hasta el que liega a la imbecilidad cómplice, ungida, a veces, de angelismos beatos, pasando por la pura ortodoxia moscovita—, el discur­so del vicepresidente del Consejo trae hasta la vida política española de este mes de diciembre, especialmente conmo­vida, una serie de compromisos para re­matar el desarrollo político español que deben saludarse con alegría, porque ga­rantizan la continuación del proceso ins­titucional español que había sufrido —to­do habrá que decirlo— ciertas detencio­nes que el país consideraba, quizá, de­masiado largas.

Proclamando que el Gobierno está de­cidido a proseguir con paso firme y se­guro el "desarrollo político" y concretan­do sus afirmaciones en una serie de anun­cios exactos que constituyen en fin de cuentas el único lenguaje comprensible para el hombre español de la calle, el vicepresidente nos ha comunicado que en el plazo más breve posible pasarán a las Cortes, para su estudio, los proyectos so­bre ley Orgánica de Justicia, sobre ley Electoral, la de Régimen Local y el Re­glamento de las Cortes, junto con una ley Orgánica de las Fuerzas Armadas que completen el capital punto VI de nuestra ley Orgánica o Constitución y otra sobre Familias numerosas.

Pero quizá entre todas estas segurida­des de actividad legislativa pendiente, ningún anuncio tan importante como el de preparar, lo antes posible, una regulación de las asociaciones de acción polí­tica capaces de encuadrar la participación de la sociedad, distinguiendo entre la unidad esencial y el uniformismo, que son cosas por naturaleza diferentes". "Sín-'tesis de la variedad y la pluralidad", las asociaciones políticas deben ser el cauce de unas instituciones cuyo remate espera el pueblo español con legítima impacien­cia.

La concepción de base del discurso del vicepresidente se mueve así desde la se­guridad de salvaguardia del orden públi­co, hasta la promesa de continuar un proceso de remate institucional que, se­gún sus propias palabras, recibirá un impulso considerable durante los próxi­mos meses, garantizando dentro de las instituciones la participación popular en las tareas del Gobierno. Programa do­ble hoy abierto a todas las necesidades españolas, tanto a las puramente defensi­vas, como a las de benéfica ofensiva le­gislativa, podemos decir que representa la respuesta justa a las preguntas que el país entero había venido haciendo a tra­vés de las innumerables manifestaciones que han conmovido estos últimos días la vida de la Patria. ND, 22.12.1970

 

 

PROBLEMAS ARTIFICIALES

 

 

Ortí Bordas y su intervención al clausurar el Consejo General de la Guardia de Franco en Madrid ha sido el protagonista de la jorna­da política nacional. Ortí Bordas, vicesecre­tario general del Movimiento, ha sumado su discurso a los gestos patrióticos de estos días.

Para él hay que estar convencido de que el país se forma en abigarrado haz, compues­to por Franco, el Ejército y el pueblo espa­ñol, aglutinado en torno a las ideas matri­ces del Movimiento. Este Movimiento man­tiene hoy su vigencia y lozanía, y para pre­servarlo es preciso unir, sumar y responsabilizar.

Quizá dentro del discurso haya que destacar este nuevo aspecto del problema: "Lo que no podemos permitir es que nos fabriquen problemas artificiales basados en he­chos episódicos por parte de unas minorías ínfimas..." Sobre todo cuando el país tiene problemas más exten­sos y que necesitan una cura de urgencia. "Queremos que antes que nada se satisfagan todas y cada una de las ne­cesidades sociales existen­tes" y que el patrimonio de la cultura vaya más allá de sus actuales fronteras.

Ortí Bordas opina que para arreglar la casa no es ne­cesario solicitar recetas po­líticas de importación y lan­zó las consignas del mo­mento:

--   Paz dinámica, creado­ra  y  de  imaginación fecunda;

--   Justicia para repartir­la en la prosperidad y adversidad, y

--  Libertad para partici­par y contribuir a la grandeza de España y defensa de su Estado.

Como es sabido, la Guar­dia de Franco tiene pendien­te su reestructuración inter­na de acuerdo con el decreto de su creación. Muy pocos dudan de que aquí estará el germen de una de esas aso­ciaciones de participación política, cuya nueva vigorización ha sido ya anunciada por el propio vicepresidente Carrero Blanco en el pleno de las Cortes.

 ASOCIACIONES.- Como simple anticipo de lo que será él próximo her­videro político dentro de los cauces legales, puede recor­darse que antes de que el Estatuto de las asociaciones políticas y de participación se empezara a tratar por la sección correspondiente del Consejo Nacional del Movi­miento, ya pudo conocerse las iniciativas de políticos de diversas tendencias. Así estaba Bailarín con su "De­mocracia social"; Cantarero del Castillo con "Reforma social española" (esta aso­ciación podría contar ya con la revista "Criba" como apoyo ante la opinión); Blas Pinar con "Fuerza nueva"; Tarragona con su asociación catalanista y quizá, quién sabe, puede que vuelvan a reunirse Pío Cabanillas, Fanjul y otros en torno a aquella "Acción política", que murió antes de llegar a constituirse. La oportuni­dad vuelve para todos, o va a volver.

NUEVE CIUDADES.- Entretanto, continúan las manifestaciones de adhesión ai Jefe del Estado, siendo la protagonista entre las ciudades Barcelona, con esa enorme concentración en la plaza d¡e Cataluña.

Ocho ciudades más han visto sus calles ocupadas por manifestantes con ban­deras, pancartas y vítores a Franco, al Ejército y otras fuerzas arañadas: Valencia, Murcia, Las Palmas, Granada, Toledo, Cuenca, Teruel, La Coruña... A és­tas les seguirán otras mañana.

En el otro platillo de la balanza, y quizá como pri­meros resultados del levan­tamiento del artículo 18 del Fuero de los Españoles, ahí están las noticias de la de­tención de 24 personas en Sevilla acusadas de perte­necer al partido comunista y el descubrimiento de una supuesta célula comunista en El Ferrol, con detención de 21 personas, según fuen­tes de la Policía.

BARCOS.- El primer resultado de la medida adoptada por el Grupo Sindical de Trabajadores Portuarios se ha co­nocido. En el puerto de El Musel, de Gijón, los trabajadores se han negado a descargar un barco francés que procedía de Angola, y que traía mineral para Uninsa. El barco irá a bus­car refugio en otras costas vecinas.

Por lo que respecta a Ga­licia, la medida del grupo de trabajadores no se va a limitar a los barcos france­ses; los italianos también caerán dentro del boicot.

CORTES .- La Lotería Nacional —me refiero a la de la suerte en dinero de curso legal, y no a la de la actualidad polí­tica— se llevó el resto de la jornada y su interés.

*   Aunque   todavía   hubo tiempo para que en el Ministerio de Asuntos Exte­riores se reuniera, por pri­mera vez después de la fir­ma en  agosto,  el Comité Conjunto  Hispano - Norte­americano, para tratar de la coordinación y efectividad, en materia de defensa entre ambos países.

* La noticia se anuncia hoy, pero probablemen­te sus primeros frutos no los veremos hasta la primavera próxima, cuando ya tenga­mos en vigor la nueva ley Sindical. Se trata de la re­unión de la Comisión Per­manente de las Cortes, para tratar sobre la nueva regla­mentación de las mismas. El reglamento está práctica­mente concluido, se ha po­dido saber. Faltan últimos retoques y ponerse a nego­ciar con el Gobierno sobre sus puntos. Repito: hasta la primavera.

* Y sin esperar la prima­vera, el Consejo de Rec­tores, reunido en Madrid, ha examinado la política del desarrollo científico de la Universidad y la investiga­ción. Una nueva política, que se espera empiece a dar resultados a corto plazo. ND, 23.12.1970.

 

 

ANÁLISIS. “Se ha capeado el temporal”

SE REAFIRMA EL RÉGIMEN CON SUS NOMBRES PROPIOS

 

Un orador contemporáneo de Mella dijo elocuentemente: "Los pueblos no perecen por débiles: perecen por viles, y no habría vileza mayor como la de renunciar a los frutos de una victoria que nos costó tanta sangre y que España custodia como un tesoro sagrado: la victoria del orden, que resplandece en la es­pada de Franco, sellada con la sangre de una gloriosa cruzada."

Toda la cita corresponde al discurso pronunciado por el que fuera primer presidente de las Cortes Españolas, don Esteban Bilbao, con ocasión de su ingreso en la Real Acade­mia de Jurisprudencia y Legislación, en mar­zo de 1945. Valía la pena recordarle por va­rios motivos. En primer lugar porque parece que la semana —que inició su andadura po­lítica con un Pleno de Cortes— estuvo mar­cada por las ideas políticas que se concentran en las palabras de Bilbao Eguía. Han sido muchas las personas que volvieron a oír al viejo y elocuente orador, esta vez por boca del actual presidente Rodríguez de Valcárcel: un discurso vibrante montado sobre ideas de limpio y tradicional patrio­tismo, al estilo del marqués de Bil­bao.

. Pero por otra parte, la semana ha discurrido entre concentraciones masivas por la distinta geografía española; gentes que se manifes­taban y autoridades que pronuncia­ban discursos con una base política común: "No habría vileza mayor como la de renunciar a los frutos de una victoria que nos costó tanta sangre..."

CARRERO BLANCO.- Ateniéndome a la cronología de los hechos tengo que señalar, pues, al Pleno de las Cortes del lunes 21, cómo el acto político que rompe la marcha de la semana y subraya dos o tres notas en el hacer del ac­tual Gobierno.

Fue, sin duda, el vicepresidente del Gobierno, almirante Carrero Blanco, el protagonista de la jorna­da con un discurso en el que se aportaron datos sobre la política de estos días, sobre la realidad social y económica del país y el progra­ma más inmediato de realizaciones.

Este periódico, en un editorial pu­blicado al día siguiente destacó es­tos aspectos del discurso de Carrero Blanco: en primer lugar el matiz de firmeza puesto de relieve por esta frase: "Nada que atente con­tra la paz pública quedará impu­ne." Era —según el editorial de ND-  la respuesta a la ansiosa pregunta del país entero que quiere ver res­tablecido el orden público con ener­gía.

Pero a ese matiz de severidad oficial se agregaba que era tan sólo una parte de lo que bien pue­de llamarse una política global del Gobierno, pero que había que agre­gar los compromisos del propio Gobierno para rematar el desarrollo político español, concretado en garantizar el proceso constitucional que había sufrido demasiadas de­tenciones, en materias como la ley Orgánica de Justicia, ley Electoral, Régimen Local, Reglamento de las Cortes, ley Orgánica de las Fuer­zas Armadas y, finalmente, la re­gulación de las asociaciones de acción política.

El discurso de Carrero Blanco tuvo un amplio eco en todos los pe­riódicos españoles que destacaron su contenido y. comentaron la fir­meza en la respuesta del Gobierno a los incidentes interiores y protes­tas exteriores y la promesa de de­sarrollo político nacional —aspecto sobre el que ya se venía escribiendo y que pude destacar en la crónica dominical de la pasada semana.

LICINIO DE LA FUENTE.- Aparte del vicepresidente del Go­bierno y de Rodríguez de Valcárcel. hubo un tercer orador en ese Pleno al que quizá no se haya destacado lo suficiente, precisamente por ha­ber tratado un tema menos patrió­tico, pero no menos esencial y, des­de luego, de enorme trascendencia para el país. Me refiero al ministro de Trabajo, Licinio de la Fuente, quien explicó a las Cortes y pidió aprobasen el proyecto de ley ya dictaminado sobre la Seguridad So­cial Agraria. Ha sido triste que la tercera parte del país no haya te­nido hasta ahora protección social. Esto ha ocurrido con las gentes del campo, el sector que ha soportado más directamente la crisis del de­sarrollo, el crecimiento, el cambio de signo del consumo y la acelera­ción de la era industrial. Sobre sus hombros, sueldos eventuales, lagu­nas de trabajo, faltas de inversión de capitales, estructuras anacróni­cas, etcétera, que tuvieron como consecuencia inmediata el absentis­mo rural, la despoblación de lugares que podrían ser objeto de ren­dimiento.

Pero a todo ello habría de agregarse su discriminación con el obrero industrial y el empleado de servicios; estos dos, amparados por una Seguridad Social para ellos, para sus hijos y para su vejez. Ahora, el ministro de Trabajo se apunta el gran tanto: esa tercera parte del país, la población rural, "aquella parte de los españoles que se ha quedado más rezagada en los frutos del enorme impulso del desarrollo", va a tener los mis­mos derechos sociales de protección que el resto de los trabaja­dores españoles.

Para el ministro de Trabajo esto significa que esta población rural ha entrado en su mayoría de edad en lo que se refiere al régimen so­cial. El hombre del campo, al igual que espera la lluvia en prolongados estiajes, "ha sabido esperar con impaciencia, pero sin ira, su turno de bienestar y de justicia".

Naturalmente, la ley fue apro­bada.

ORTI BORDAS.- Ortí Bordás, el vicesecretario ge­neral del Movimiento, que había tenido destacadas intervenciones políticas en los primeros meses del año que ahora termina, apenas si había vuelto a aparecer en tribuna pública con un discurso tan en­cendido como el que pronunció con ocasión de la clausura del Consejo General de la Guardia de Franco, el martes, día 22. El discurso te­nía su antecedente en Castellón, el pasado 12 de julio, en el que Ortí Bordás ya tocó temas como la posición del Movimiento y su come­tido actual; el reformismo social que "distribuya racionalidad en las estructuras y justicia entre los hombres" y la unidad de acción.

A esas ideas ha agregado un nuevo aspecto a su consigna: sobre la paz —él dice que hemos hecho costumbre de la paz— y la justicia, se agrega la libertad para participar y contribuir a la gran­deza de España y defensa de su Estado.

En este mismo discurso de Cas­tellón ya anticipó la idea que con­sideró más específica de su última intervención. El vicesecretario ge­neral del Movimiento había dicho: "No podemos perder el tiempo en historias pasadas, mientras los otros lo ganan inventando su particular futuro, ni caer en fragmentaciones suicidas o particularismos estériles." Es lo que ahora ha de­nominado fabricación de problemas artificiales basados en hechos episódicos por parte de unas minorías ínfimas...

LÓPEZ RODO.- Uno de los aspectos del desarro­llo político de la semana que han vuelto a levantar más expectación ha sido el de regulación de las asociaciones políticas. Estudiada su regulación, consideradas las enmiendas, hecho el informe de la ponencia y a punto de convocar a los consejeros del Movimiento para su discusión en el viejo palacio del Senado, entró el verano, las vacaciones y, después, el silencio.

Las asociaciones que, al rumor de la inminente puesta del sistema legal del contraste de pareceres, se venía levantando (ver ND, día 23, p. 3), volvieron a congelarse. Hubo un hecho que pudo ser, en gran parte, el causante de este prolongado ralentí: unas declaraciones de Torcuato Fernández Miranda al diario ABC en las que abogaba por un “pluriformismo” frente al pluralismo. Parece que, sin embargo, más allá de cualquier discusión sobre el vocabulario, la regulación de las asociaciones a entrar en circulación muy pronto.

López Rodó, en unas declaracio­nes hechas a la televisión de Estocolmo, ha dicho: "Del pluralismo es preciso no solamente hablar, sino también trasladarlo al campo de la legislación, estableciendo las reglas del juego. Este pluralismo debe ser auténtico, espontáneo. Entonces se verán surgir las dis­tintas líneas del pensamiento. Pero es preciso un denominador común: el respeto a las leyes, a la Cons­titución. Esas diferentes líneas del pensamiento pueden plasmarse en asociaciones para la acción políti­ca; es decir, para ofrecer al pue­blo programas políticos y realizar abiertamente la crítica de la ac­ción del Gobierno."

GARCÍA-RAMAL.- Otro hombre en la política de la semana ha sido el ministro delegado nacional de Sindicatos, Enri­que García-Ramal, que, a los po­cos días de su reincorporación al trabajo, aprobó que se hiciera el boicot a todos los barcos de ban­dera francesa que atracaran en puertos españoles. Según escritos y reuniones del grupo de trabaja­dores portuarios, la medida se ha llevado a cabo —incluso en los puertos gallegos se extendió el boicot también a los italianos—, si bien no se tienen noticias de gra­ves perturbaciones en el transporte marítimo. La medida se acordó como represalia por la actitud de los portuarios franceses con bar­cos españoles. Ustedes saben que todo está relacionado con los pro­blemas políticos de los últimos tiempos.

SÁNCHEZ BELLA.- Y a propósito de franceses, la Prensa española ha dado cuenta, en la 'semana, de la sorpre­sa del ministro de Información y Turismo, Sánchez Bella, al com­probar que la Primera Cadena de Radio y Televisión Francesa había mutilado unas declaraciones hechas por el ministro español. Los párra­fos mutilados fueron:

"Sin embargo, ahora, con motivo de hechos delictivos terroristas llevados a cabo por un minúsculo grupo de activistas que pretenden imponerse por la violencia, una in­formación desbordada y tendencio­sa ha llevado a la opinión pública francesa a manifestarse tumultuo­samente, boicoteando barcos espa­ñoles en los puertos, asaltando Con­sulados y edificios consulares es­pañoles y colocando carteles insultantes. Todo ello ante la compla­cencia y casa nos atreveríamos a decir el estímulo de medios infor­mativos que morosamente se han recreado en magnificar esta actitud de todo punto reprobable.

El pueblo español ha reacciona­do en la forma gallarda, entera y unánime que todos conocen. Pero habrá que hacer un gran esfuerzo para restablecer los puentes rotos y hacer que vuelvan las cosas al punto de partida. Deber de las cla­ses directoras será tratar de que las aguas vuelvan a su cauce, que la comprensión se imponga para que las relaciones entre ambos países discurran por los cauces amistosos de buena vecindad de los que nunca debieran salir."

LÓPEZ BRAVO.- El ministro de Asuntos Exterio­res ha celebrado dos actos de es­pecial interés: al comienzo de la semana impuso condecoraciones a altos jefes militares y tuvo pala­bras de elogio hacia las Fuerzas Armadas y calificó las manifes­taciones y escritos en algunos paí­ses extranjeros, sobre nuestro país, como "ola de incomprensión y ma­levolencia".

Celebró la primera reunión del Comité Conjunto Hispanonorte-americano sobre materia de de­fensa y se espera su respuesta al ruego presentado por el procura­dor Serrats (Salvador) sobre ins­talaciones militares norteamerica­nas en España, posible conocimien­to del balance de previsiones so­bre cómo el Gobierno piensa se desarrollarán las concesiones mu­tuas del convenio y alcance, y alteraciones que produciría la ley Mills.

BEIHL- desde el punto de vista políti­co, la semana tuvo un sufrido pro­tagonista, el cónsul Beihl, en su encierro y el final de la historia do la E. T. A. Los comentarios que han venido haciéndose a lo largo de los casi treinta días de secuestro me eximen de extenderme sobre el tema.

Y protagonistas finales, las gen­tes que se manifestaron en tantas ciudades españolas, poniendo de re­lieve su adhesión al Régimen.

Estamos en el último domingo del año. Me gustaría agregar co­mo el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona al resumir el año económico: "Se ha capeado el temporal con un mínimo de inflación".

  Si lo hemos logrado, feliz 71 a todos. ND, 27.12.1970

 

1971

 

CORTOMETRAJE:

SERENIDAD PARA MAÑANA

 

Que un país sufra vaivenes más o menos tensos en su política es un fenómeno normal dentro de la vida de los países y de la fisiólogo de Id política, que diría Cándido.

El consejo de guerra ce­lebrado en Burgos para pro­cesar a diversos miembros de ETA dio ocasión a que el sarpullido de las irregularidades político-sociales saltaran de las mi­norías a las calles y a las páginas de los periódicos. Con esa resonancia espec­tacular, cinemascópica y ro­mántica que adquiere casi todo lo español (sobre todo cuando se trata de algún in­genio folklórico, algún resi­duo de la España negra o —sobre todo— de la políti­ca del régimen), los medios de comunicación extranje­ros airearon mucho más que los nacionales cuanto empezaba a ocurrir aquí dentro o se suponía que iba a pasar, y más adelante, cuanto ocurrió por ahí fuera.

DEL CABO AL RABO.-  Como contrapartida a todo ello, la política interna por vía callejera se enardeció, y exaltó, proclamando la unidad de esas gentes con su Jefe de Estado y con el Ejército.

Probablemente se habrán escrito millones de palabras dedicadas a estos aconteci­mientos. Quizá deberán es­cribirse más, y sobre todo, aportarse cuanto ayude a reflexionar del cabo al rabo de esta historia, porque la lección puede valerle a muchos para andar por el futuro de los días más pró­ximos, esos que nos van a coger a mano dentro de poco.

Serenidad. Lo ha procla­mado algún órgano de ex­presión y me parece que puede ser él estado de áni­mo más apropiado para la circunstancia. Aprovechando la última tensión política del país, desde muchas es­quinas se pide la necesidad urgente del país de conti­nuar su desarrollo político. El mismo Gobierno lo re­conoce y lo programa. Ahora bien, continuando ese desarrollo político nadie va a librar al régimen de re­cibir, a las próximas de cambio, las andanadas que se le envían desde el ex­tranjero.

LOS ROMÁNTICOS.-  Hay algo claro: la mayoría de las gentes maduras que actualmente ostentan algunos escalones del poder en diver­sos países europeos, son los que vivieron una juventud romántica en España. Mu­chos estuvieron en nuestros campos de batalla; otros si­guieron la contienda de 1936 desde lejos geográficamente, pero con pasión muy cerca­na.

Quizá el régimen no se ocupara todo lo posible en borrar determinadas estam­pas que sólo han ido des­apareciendo hace poco; quizá no le dieron dema­siada oportunidad de ha­cerlo. Acaso muchos no pen­saron que era necesario. Aho­ra existe esta situación: el régimen que se abrió paso te diplomacia limpia, reno­vando ampliamente sus for­mas económicas, que se ha podido acercar a los países y firmar en la misma mesa convenios, intercambios de amistad, de cooperación, de finanzas y culturales, no tie­ne, sin embargo, buena pren­sa. Y la culpa no es de la Prensa propiamente tal, sino de otras miles de circuns­tancias.

QUEMA DE URGENCIA.-  Pero creo yo que esto se sabe. Como se sabe que no se ataca a España por abe­rración patológica de los ex­tranjeros. Se atacan diver­sos puntos del régimen que no agradan a ellos y que el régimen cree que no debe cambiar porque moleste a esos señores. Porque ante otros éxitos de españoles, esos mismos extranjeros pro­bablemente se quitan el go­rro.

Pero como todo esto se sa­be, aquí pienso que puede estar la serenidad. Y como se sabe que esa actitud de extranjeros la profesan mi­norías del interior (la unidad nacional tantas veces procla­mada engloba a un conjunto que, por pura biología, no puede abarcar a las mino­rías), lo que no puede hacer, se a estas alturas es iniciar una quema de urgencia de etapas transcurridas con or­den y de cara a un mañana que deseamos pacífico, uná­nime y justo.

Nadie venga a echarles ja­rros de agua fría al júbilo de los manifestantes; nadie le quite un gramo de patriotis­mo a sus organizadores; por el contrario, repito que son síntomas habituales en el proceso digestivo de la vi­da política ciudadana, útiles, necesarios y estimulantes para el Gobierno.

INSTITUCIONALIZACIÓN.- Lo importante es contar con ellos con ponderación y con serenidad para que al propio Gobierno no lleguen a sorprenderle éstas y otras exaltaciones patrióticas y se­pa darles el ritmo necesario dentro de la vida del país.

Serenidad porque el país cuenta hoy con catalizadores especiales que pacifican y unifican criterios. Pero su virtud, en gran parte carismática, habrá de ser un día sustituida por la prosa de una institucionalización fir­me, clara y participante.

Nadie puede sorprenderse a estas alturas que la incor­poración de vainas genera­ciones que no conocieron la guerra provoque situaciones de frialdad, incertidumbre, indiferencia o contestación. Lo importante es dar res­puesta, proveer a esa sabi­duría difusa y latente del pueblo ajeno, con situacio­nes concretas de serenidad, con la calculada lógica de los hechos.

La respuesta fácil es aque­lla de A. Seché: "La fuerza es sinónimo de violencia só­lo para los espíritus impo­tentes."

¿Es que no ha habido sere­nidad en estos momentos?

Planteo tan sólo la necesi­dad de esta virtud, lo que no implica, de necesidad, la au­sencia de ella. Estoy, como ya he hecho notar anteriormente, refiriéndome a una lección irrenunciable del fu­turo. Porque pretendo que, equipados con dialéctica, pa­triotismo, disposiciones oficiales y buena voluntad en am­plios sectores, los días que puedan venir no nos dejen sin la serenidad necesaria en la mochila. Porque sería em­prender una excursión con un olvido imperdonable. ND, 1.1.1971

 

TRAS EL JUICIO GLOBAL A ETA,

SE RESTABLECE LA CALMA

 

PANORAMA INTERIOR.- Cuando se haya de contar detenidamente la historia de los últimos tiempos en España, por muy desmemoriado y superficial que el cronista sea se habrá de referir a los meses de noviembre y di­ciembre de 1970, como altamente significativos dentro de la evolu­ción del régimen político español.

En ellos se cuajó una de las tensiones más fuertes sufridas en los últimos años, sentidas por la piel y el ánima de las gentes, estuvieran o no entroncados con la política vigente.

PODER.- El proceso de Burgos inició una vista pública, en principio contra 16 procesados pertenecientes a la facción política quizá más minori­taria, dura y espectacular de España, pero esta vista pública fue más allá del juicio a las 16 perso­nas procesadas (que, como sínto­ma del tiempo, naturalmente, in­cluían a gente joven, hombres, mujeres y dos sacerdotes), para ser un juicio global a la ETA, con enormes repercusiones —dima­nadas, en gran parte, por la in­formación que partía de la sala donde el juicio se celebraba—, que se hizo sentir en el Régimen, en la calle y, por supuesto, en las cancillerías y en el extranjero.

Que, como consecuencia de ello, se declarara el estado de excep­ción en todo el territorio de Gui­púzcoa y unos días después se eli­minaran las garantías del artícu­lo 18 del Fuero de los Españoles en todo el territorio nacional era sólo una muestra de lo que podía temerse. Pero, a la vez, ha sido un síntoma del poder con el que se ha sentido el Gobierno, que, pese a los embates del exterior y a las críticas internas, no creyó necesarias otras medidas más enérgicas.  Hoy,  desde dentro o desde fuera, hay que darle la ra­zón, porque un estado de excep­ción en todo el país hubiera tenido repercusiones muy desagradables, a lo que no se ha dado lugar. Pese a que el vicepresidente del Gobierno, en el Pleno de las Cortes. Explicó la situación política, y  económica  del país, la verdad es que los ánimos continuarían en tensión hasta después de los dieciocho días en que el tribunal militar, encerrado en sesión  permanente,  deliberó  sobre las  sentencias.

SENTENCIA.- Fue el lunes día 28, y en la Prensa del día 29, cuando se pudo co­nocer el resultado de estas deliberaciones: seis penas de muerte, tres de ellas dobles, y penas de reclusión que oscilaban entre los treinta y los doce años y una absolución.

Las manifestaciones de adhesión a Franco y al  Ejército, que se habían producido prácticamente en capitales españolas, tuvieron la cualidad de aunar las fuerzas más vivas del régimen frente o cualquier desequilibrio interno en estos momentos tan delicados, y, a la vez, pudieron ofrecer al exterior un panorama del régimen en su matiz de tendencia autárquica y dura.

Pero la consecuencia más inmediata  para los observadores políticos fue que el régimen se sintió estimulado y protegido, y, pese al gran escándalo de la ETA, al espectacular secuestro del cónsul Beihl, no había peligro de debili­dad, de enfermedad previa a ningún cataclismo nacional. Si la si­tuación se afrontaba con sereni­dad, las consecuencias políticas que se obtendrían podrían sobre­pasar a la crítica negativa. No ne­cesitaba, pues, el régimen extremar su mano dura para hacer sa­ber a los disidentes su propia postura y su camino. Es decir, que esos mismos disidentes, ante estas manifestaciones masivas, podrían darse cuenta de que por ese camino el régimen poco daño podría recibir.

EL DÍA "D".- El martes, día 29, se desarrolló una jornada política de gran ten­sión y de consultas al alto nivel, reflejadas en las reuniones del Consejo de Ministros y de los con­sejeros del Reino, bajo la presiden­cia del Jefe del Estado. Se cree que ambas reuniones estuvieron encaminadas a estudiar la situa­ción y las medidas a tomar tan pronto se supiera la confirmaron de la sentencia por el capitán ge­neral de la VI Región, García Rebull. También en este día hubo reunión de la comisión permanente del Consejo Nacional del Movimiento, y, entre otros asuntos de índole presupuestaria de la Secre­taría General del Movimiento, se decidió convocar para fechas próxi­mas un pleno del Consejo Nacional para estudiar la situación política. Fue el martes el día que em­pleó el auditor del consejo de gue­rra en estudiar las alegaciones presentadas por los abogados de­fensores de los procesados y del fiscal y emitir su informe, que pasaría a primeras horas de la noche al capitán general. En la ma­ñana del miércoles, día 30, ya co­nocía el Gobierno la confirmación de la sentencia en todos sus ex­tremos, a través del ministro del Ejército.

INDULTO.- Tras una reunión del Consejo de Ministros de aproximadamente una hora y media en el palacio de El Pardo, bajo la presidencia del Jefe del Estado, se pudo conocer la pos­tura que se adoptaba: indultos. De­finitivamente, 1970 no se cerraría con muertes por fusilamiento.

Todas las protestas ya en germen y algunas organizadas y exteriorizadas en diversos países quedaron desmanteladas. La noticia era co­nocida esa misma tarde y, por la noche, el Jefe del Estado se refe­riría a ello en el mensaje de fin de año ante las cámaras de tele­visión.

El día 30, pues, fue el final de esta tensa aventura espiritual de las gentes colocadas entre el si­lencio, la ansiedad, el deseo de la clemencia y el mantenimiento de un poder sin debilitamiento del ré­gimen.

CAPITULO ÚLTIMO.- Al ejercer Franco los privilegios que le concede la ley, la Prensa ha destacado que el poder se man­tiene incólume y se vigoriza pre­cisamente por esta muestra de clemencia. El propio capitán general de la VI Región Militar, García Rebull, enviaría al Jefe del Estado un telegrama, en nom­bre y representación de las uni­dades de la región en el que ma­nifestaba la inquebrantable adhe­sión y lealtad y ciega fe en sus decisiones, en el mejor servicio del pueblo español.

La contestación de la Casa Mili­tar del Jefe del Estado, en la que se mostraba la complacencia de Franco, puede decirse que era el último capítulo de esta larga his­toria que ha conmovido al país y al extranjero.

EJERCITO.- Cuando el país se encontraba to­davía en la duda por el resultado final, cuando se pedía la clemen­cia, pero sin intensificar la peti­ción, para no ser tachados de áni­mos contrarios al régimen y a las fuerzas armadas, Emilio Romero, desde el diario "Pueblo" escribió sobre el Ejército y su protagonis­mo histórico y terminaba con es­tos dos párrafos, el último de los cuales daba esperanzas a los re­sultados:

"La anécdota, y el tópico, han creado una imagen desfiguradora de los militares españoles. Lo que ha ocurrido de verdad es que el país los ha necesitado. Somos, hasta el momento, un país culturalmente relevante, humanamente valeroso, y políticamente disparatado. Los militares han sido una institución  generosa que ha ver­tido su sangre, copiosamente, en los campos de batalla y, además, han tenido que acudir en el pasa­do a la discordia nacional, acep­tando las vicisitudes y contratiem­pos mayores. Un militar insigne lleva treinta y cuatro años al frente del Estado, y a su inspira­ción, a su acierto, y su autoridad y a su sacrificio debemos una larga etapa de paz pública que ha permi­tido el progreso.

Este artículo es modestamente orientador para nuestros vecinos los franceses, que imaginan situa­ciones catastróficas. Lo de Bur­gos pasará, como pasan todas las cosas. Unos militares honestos, con las leyes que existen encima de la mesa, con una interpretación de los hechos, y siempre con la recta intención de aplicar la justicia, han dictado una senten­cia. Y otro militar, que ya está, en vida, en los espacios insondables de la Historia, ejercerá, a no dudarlo, en función de sus ejem­plares condiciones de moderación y de su fortaleza política, la vir­tud humana y excelsa de la cle­mencia… "

TRANQUILIDAD.- En todos los círculos políticos del país se pudo recoger la tran­quilidad que proporcionaba a to­dos los ánimos la decisión del Jefe del Estado. En el orden interna­cional, se ha librado al país de una nueva y más drástica campa­ña en contra, que hubiera tenido repercusiones incalculables. En el orden interno, se ha demostrado que no hay necesidad de durezas extremas para conservar la auto­ridad. La alusión de Franco en su mensaje confirmaba las opinio­nes políticas anteriores:

"Las clamorosas y multitudina­rias manifestaciones de adhesión que me habéis ofrecido durante este año con ocasión de mis viajes y visitas a Barcelona, Valen­cia, Zaragoza, Cáceres, Galicia, Guipúzcoa, Jerez, Cádiz y Sala­manca, y el inmenso plebiscito de adhesión en la plaza de Oriente de Madrid y en toda España que ha­béis rendido en los últimos días, no solamente a mi persona, sino al Ejército español y a nuestras instituciones, han reforzado nues­tra autoridad en tal modo que nos facilita, de acuerdo con el Consejo del Reino, el hacer uso de la prerrogativa de la gracia de